Nulidad de la sociedad de responsabilidad limitada

Pertenece al Grupo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • La disolución de las sociedades

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 25/01/2016

    La sociedad surge de un contrato, y como tal puede disolverse por la voluntad de los socios, por las causas que se establecen en la ley o porque así se establezca en los estatutos.   Lo que hay que separar es la disolución de la extinción de la ...

  • Los estatutos sociales de la sociedad de responsabilidad limitada

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 25/01/2016

    Los estatutos sociales son aquellas normas que han de regir el funcionamiento y la organización de la sociedad, formando parte de la escritura. Una de las menciones que se deben de recoger en las escrituras son los estatutos de la sociedad, que han ...

  • Concepto y características de la sociedad anónima

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 26/01/2016

    En nuestra legislación no podemos encontrar un concepto sobre lo que debemos entender por sociedades anónimas, no obstante, el 1.3 ,LSC dispone que en la sociedad anónima el capital, que estará dividido en acciones, se integrará por las aportaci...

  • Formalidades en la constitución de sociedades anónimas

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 26/01/2016

    La sociedad anónima se constituye mediante el cumplimiento de dos requisitos formales, el otorgamiento de escritura pública (donde deben ir contenidos los estatutos sociales) y la inscripción en el Registro Mercantil, con la que la sociedad adquie...

  • Los estatutos sociales de la sociedad anónima

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 26/01/2016

    Constituyen una de las menciones necesarias de la escritura de constitución. Su función es regular la organización y funcionamiento de la sociedad. Deberán establecer de forma clara el régimen de esa sociedad. Los estatutos sociales deben conte...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Caso práctico: Transformación, disolución y liquidación de sociedad

    Fecha última revisión: 10/01/2017

  • PLANTEAMIENTOLa empresa Sociedades, SA ha visto como su capital social se ha reducido por debajo del mínimo legal, es por ello que ha acordado por Junta General realizar la disolución y posterior liquidación de la sociedad, realizando la inscripci...

  • Caso práctico: Constitución de una sociedad mediante aportación dineraria

    Fecha última revisión: 16/12/2016

  • PLANTEAMIENTO Constituimos una SL con el capital mínimo establecido por la ley 3.000 €, el capital está dividido en 50 participaciones de 60€ de nominal cada una.  l señor M, que suscribe 15 participaciones, aporta a la sociedad un ordenado...

  • Caso práctico: Reducción del capital social en la operación acordeón

    Fecha última revisión: 13/02/2013

  • PLANTEAMIENTOEn relación con las operaciones de reducción y aumento simultáneo del capital social, vulgarmente denominadas “operaciones acordeón”:¿Quién es competente en la sociedad para adoptar el acuerdo en el que se fije la realización ...

  • Caso práctico: La responsabilidad del socio industrial

    Fecha última revisión: 01/12/2012

  • PLANTEAMIENTOXX es socio de la sociedad colectiva "XX y Cía" junto a tres personas más. El objeto social de la compañía radica en la promoción de viviendas en localidades costeras de toda Galicia. Al tiempo de la constitución de la sociedad, ...

  • Caso práctico: Cuenta 194 Capital emitido pendiente de inscripción

    Fecha última revisión: 15/12/2016

  • Cuenta 194 PLANTEAMIENTO Nuestra empresa tiene parte de su capital social (5.000 euros) aún pendiente de inscripción en el Registro Mercantil, ese capital social se compone de participaciones a largo plazo contabilizadas como pasivo por parte de ...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Mercantil
  • Fecha última revisión: 26/01/2016

La nulidad de la sociedad incurre en aquellas sociedades que adolecen de vicios en su contacto social o de irregularidad en su funcionamiento. Se trata de una serie de casos de la naturaleza jurídica diversa, pero que todas tienen en común la circunstancia de acarrear la disolución forzosa de la sociedad. Desde luego, el contacto social también puede ser inexistente, siguiendo los lineamientos generales de la teoría civil de la inexistencia y la nulidad.

Tras la inscripción de la sociedad, la acción de nulidad que se ejerce sobre ella solo se puede ejercitar por alguna de las siguientes causas:

1) Por la incapacidad de todos los socios fundadores. Se requiere la incapacidad de todos ellos, con que uno solo de los socios no sea incapaz, la sociedad no podrá ser declarada nula. La incapacidad ha de concurrir en el momento de la fundación, no en uno posterior.

2) Por no haber concurrido en el acto constitutivo la voluntad efectiva de, al menos, dos socios fundadores, en el caso de pluralidad de éstos o del socio fundador cuando se trate de sociedad unipersonal.

3) Por no haberse desembolsado íntegramente el capital social.

4) Por no expresarse en la escritura de constitución las aportaciones de los socios.

5) Por no expresarse en los estatutos la denominación de la sociedad, la cifra de capital social o el objeto social.

6) Por no expresarse en los estatutos el objeto social o ser éste ilícito o contrario al orden público. La ilicitud del objeto social puede producirse fundamentalmente por dos razones: a) Porque la actividad pretendida sea en si misma lícita. b) Porque, aun siendo lícita la actividad, por el ámbito de actividad al que pertenece la normativa reguladora, exija requisitos especiales que no se cumplen por el tipo de sociedad de responsabilidad limitada que se crea. Son actividades para cuyo desarrollo se exige la forma de sociedad anónima y un determinado capital mínimo.

No integran las causas de nulidad los supuestos de imposibilidad del objeto y la indeterminación del objeto a la hora de determinarlo. En el primer supuesto se reconduce a una causa de disolución.

Procedimiento.- La declaración de nulidad es siempre el resultado de un procedimiento judicial, previo ejercicio de la correspondiente acción. La acción de nulidad se sustancia mediante los trámites del juicio ordinario, contenidos en los artículos Art. 249 ,Ley de Enjuiciamiento Civil y Art. 399 ,Ley de Enjuiciamiento Civil. La competencia corresponde al tribunal en cuyo partido judicial tenga la sociedad afectada su domicilio social.

El plazo de prescripción de la acción debe determinarse en atención al carácter del supuesto de hecho que integre la causa concreta de nulidad que se considere.

Cuando se trata de las causas basadas en el objeto ilícito o contrario al orden público, o en la inexpresión en la escritura o en los estatutos de la denominación, las aportaciones de los socios, la cuantía del capital o el objeto social, la acción se considera imprescriptible en tanto subsistan tales causas

Si se trata de causa basada en la incapacidad de todos los socios fundadores, la acción caduca a los cuatro años, contados desde que finaliza la situación de incapacidad.

Si la causa se basa en la falta de voluntad efectiva de los fundadores y desembolso no íntegro  del capital social, la acción prescribe a los cinco años, contados desde que pudiera ejercitarse, es decir, desde la inscripción en el Registro Mercantil (La Ley 42/2015, de 5 de octubre, de reforma de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil reduce el plazo de quince años del Art. 1964 ,Código Civil a cinco años la prescripción de las acciones personales). La sociedad tiene la posibilidad de subsanar el vicio de nulidad que concurra, hasta el momento en que exista una sentencia firme.

La legitimación activa para ejercitar la acción de nulidad está en los socios y los administradores, al ser titulares de un interés jurídico justificado en la apertura de la liquidación de la sociedad, como efecto inmediato de la sentencia que declare la nulidad. La legitimación pasiva corresponde a la propia sociedad cuya nulidad se pretende, que actuará a través de su representante.

Para que la sentencia que declare la nulidad de la sociedad sea oponible frente a terceros, debe de ser inscrita en el Registro Mercantil correspondiente y publicarse en el Boletín Oficial del Registro Mercantil.

Los efectos que provoca la declaración judicial de nulidad es la apertura de la liquidación de la sociedad.

La nulidad no produce la desaparición de la sociedad con eficacia retroactiva, por lo que no se ven afectadas las obligaciones o créditos de la sociedad con terceros, y viceversa. Los socios, a su vez se encuentran obligados a desembolsar íntegramente el capital social, si la causa de nulidad ha sido esta falta de aportación íntegra.

La obligación de desembolso íntegro del capital solamente es aplicable, en caso de aportaciones no dinerarias, en los supuestos en que se hubiera producido una sobrevaloración de las mismas. Comprobada esta sobrevaloración por expertos independientes, surgirá un crédito de la sociedad contra el socio aportante, cuyo importe habría de ser completamente reintegrado por éste.

No hay versiones para este comentario

Incapacidad
Objeto social
Capital social
Sociedad de responsabilidad limitada
Acción de nulidad
Aportaciones de socios o propietarios
Aportaciones sociales
Fundaciones
Sociedad Unipersonal
Denominación social
Escritura de constitución
Prescripción de la acción
Registro Mercantil
Plazo de prescripción
Inscripción registral
Acción personal
Vicio de nulidad
Legitimación activa
Sentencia firme
Legitimación pasiva
Boletín Oficial del Registro Mercantil
Aportaciones no dinerarias