La pensión de alimentos de los hijos como efectos comunes a la nulidad, separación y divorcio

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Civil

Por alimentos se entiende todo lo indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia medica. Los alimentos comprenden también la educación e instrucción del alimentista mientras sea menor de edad y aun después cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable (Art. 142 ,Código Civil). La cantidad mínima imprescindible para el desarrollo de la existencia en condiciones de suficiencia y dignidad, se denomina mínimo vital. 

 

 

Los padres tienen la obligación de alimentar a sus hijos, aunque hayan sido privados de la patria potestad, tal y como establecen los Art. 110-111 ,Código Civil, estribando la razón de esta obligación en la misma relación de filiación. 

Cuando hay nulidad, separación o divorcio del matrimonio, el juez "determinará la contribución de cada progenitor para satisfacer los alimentos y adoptará las medidas convenientes para asegurar la efectividad y acomodación de las prestaciones a las circunstancias económicas y necesidades de los hijos en cada momento" (Art. 93 ,Código Civil). 

En este sentido, de los alimentos entre parientes se ocupa el Código Civil en sus Art. 142-153 ,Código Civil.

Concretamente, en cuanto a la pensión de alimentos de los hijos, determina el Art. 142 ,Código Civil que "los alimentos comprenden también la educación e instrucción del alimentista mientras sea menor de edad y aun después cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable". A este respecto, a los hijos no emancipados no se les puede privar de pensión alimenticia, puesto que el Art. 154 ,Código Civil recoge dentro de los deberes de los progenitores "velar por ellos, tenerlos en su compañía, alimentarlos, educarlos y procurarles una formación integral".

Se pronuncia en este sentido la TS, Sala de lo Civil, nº 55/2015, de 12/02/2015, Rec. 2899/2013, al determinar que "de inicio se ha de partir de la obligación legal que pesa sobre los progenitores, que está basada en un principio de solidaridad familiar y que tiene un fundamento constitucional en el Art. 39 ,Constitución Española y que es de la de mayor contenido ético del ordenamiento jurídico. De ahí, que se predique un tratamiento jurídico diferente según sean los hijos menores de edad, o no, pues al ser menores más que una obligación propiamente alimenticia lo que existen son deberes insoslayables inherentes a la filiación, que resultan incondicionales de inicio con independencia de la mayor o menor dificultad que se tenga para darle cumplimiento o del grado de reprochabilidad en su falta de atención". 

Por su parte, la TS, Sala de lo Civil, nº 740/2014, de 16/12/2014, Rec. 2419/2013 estudia el caso en el que el progenitor alimentante pase por dificultades económicas, en cuyo caso se determina que la Sala habrá de revisar la aplicación del Art. 146 ,Código Civil. En este sentido, es fundamental lo establecido por la TS, Sala de lo Civil, nº 184/2016, de 18/03/2016, Rec. 2541/2014, que considera que "lo normal será fijar siempre en supuestos de esta naturaleza un mínimo que contribuya a cubrir los gastos repercutibles más imprescindibles para la atención y cuidado del menor, y admitir sólo con carácter muy excepcional, con criterio restrictivo y temporal, la suspensión de la obligación, pues ante la más mínima presunción de ingresos, cualquiera que sea su origen y circunstancias, se habría de acudir a la solución que se predica como normal, aún a costa de una gran sacrificio del progenitor alimentante", doctrina ésta completada por la TS, Sala de lo Civil, nº 111/2015, de 02/03/2015, Rec. 735/2014 al estipular que "la falta de medios determina otro mínimo vital, el de un alimentante absolutamente insolvente".

En cuanto al referido mínimo vital, la jurisprudencia generada por las diversas audiencias provinciales, como por ejemplo la AP Vizcaya, Sección 4, nº 783/2010, de 15/10/2010, Rec. 427/2010, se refiere a éste como el "mínimo imprescindible para el desarrollo de la existencia de los menores en condiciones de suficiencia y dignidad a los efectos de garantizar, al menos y en la medida de lo posible, un mínimo desarrollo físico, intelectual y emocional al que deben coadyuvar sus progenitores por razón de las obligaciones asumidas por los mismos en su condición de tales". Por su parte, la AP Barcelona, Sección 12, nº 765/2013, de 06/11/2013, Rec. 1140/2012 considera que "en esta cantidad se reflejan los mínimos gastos de todos los capítulos repercutibles, como vestido, sanidad y educación que, aun cuando el menor asista a un centro público, son generados por las necesidades de material escolar, libros, actividades complementarias, cuotas de la asociación de padres, y demás gastos ordinarios que comporta habitualmente un menor". 

Por otro lado, el obligado a prestar alimento, podrá satisfacer tal obligación, bien pagando la pensión que se fije, o bien recibiendo y manteniendo en su propia casa al que tiene derecho a ellos. No obstante, "esta elección no será posible en cuanto contradiga la situación de convivencia determinada para el alimentista por las normas aplicables o por resolución judicial. También podrá ser rechazada cuando concurra justa causa o perjudique el interés del alimentista menor de edad"  (Art. 149 ,Código Civil).

En lo relativo a la cuantía, estipula el Art. 146 ,Código Civil que ésta "será proporcionada al caudal o medio de quien los da y a las necesidades de quien los recibe". Asimismo, "se reducirán o aumentarán proporcionalmente según el aumento o disminución que sufran las necesidades del alimentista y la fortuna del que hubiere de satisfacerlos" (Art. 147 ,Código Civil). El Art. 148 ,Código Civil, determina, además, que "la obligación de dar alimentos será exigible desde que los necesitare para subsistir la persona que tenga derecho a percibirlos; pero no se abonarán sino desde la fecha en que se interponga la demanda", verificándose el pago por meses anticipados, y, "cuando fallezca el alimentista, sus herederos no estarán obligados a devolver lo que éste hubiese recibido anticipadamente".

Es importante, asimismo, recordar que el concepto de alimentos incluye tanto los gastos ordinarios como los extraordinarios, que serán establecidos en el convenio regulador o en la resolución judicial. No obstante, en la práctica es imposible relacionar todos los conceptos de cada una de las categorías, por lo que, en caso de discrepancias, se estará a lo determinado por el Juez según el Art. 93 ,Código Civil. En este sentido, atendiendo principalmente a la doctrina de las audiencias provinciales, como por ejemplo la AP Cordoba, Sección 2, de 27/06/2013, Rec. 163/2013, se desprende que:

  • Son ordinarios los gastos perfectamente previsibles y, por ello, deberán ser atendidos con el importe de la pensión alimenticia.
  • Son extraordinarios los gastos que no se pueden preveer, pudiendo diferenciarse entre los necesarios y los no necesarios.

 Los gastos extraordinarios "son aquellos que no se pueden preveer, tales como actividades extraescolares y gastos sanitarios no cubiertos por la Seguridad Social o seguros privados sanitarios correspondientes; por lo tanto, no son gastos extraordinarios los libros, matrículas y material escolar, pues son gastos perfectamente previsibles que deberán ser atendidos con el importe de la pensión alimenticia. Además dentro de los gastos extraordinarios se debe distinguir entre los necesarios (como pueden ser por ejemplo el cambio de unas gafas), que no requieren el previo consentimiento del progenitor no custodio, y los no necesarios (como pudieran ser unas clases de tenis, por ejemplo), que sí precisan del previo conocimiento y consentimiento del progenitor no custodio". 

No obstante, en cuanto a los requisitos para la exigibilidad de los gastos extraordinarios, se distingue entre aquellas actuaciones que requieren acuerdo y las que no lo precisan. Así, en la AP Barcelona, Sección 12, nº 501/2009, de 09/07/2009, Rec. 430/2009 se determina que "los gastos extraordinarios, entendidos rectamente como aquellos que son necesarios, no periódicos e imprevisibles (como gastos médicos, odontológicos, etc. no incluidos en la Seguridad Social o seguro privado) no requieren acuerdo, por su condición de necesarios, sino comunicación suficiente al otro progenitor, y deben costearse por mitad, salvo razones especiales que determinen otra distribución". Asimismo, "sólo los gastos no necesarios, como los extraescolares (que no son extraordinarios) requieren ese acuerdo, que debe incluir la proporción de pago y que, en caso de desacuerdo, puede ser suplido por decisión judicial". 

Finalmente, por lo que respecta al cese de la obligación de suministrar alimentos, se estará a lo determinado en los Art. 150-152 ,Código Civil.

No hay versiones para este comentario

Alimentista
Menor de edad
Pensión de alimentos del hijo
Mínimo vital
Alimentante
Filiación
Pensión por alimentos
Privación de la patria potestad
Divorcio
Capacidad económica
Alimentos entre parientes
Necesidades de los hijos
Emancipado
Principio de solidaridad
Hijo menor
Gasto sanitario
Obligación legal de alimentos
Padre no custodio
Consentimiento del progenitor
Actividades de refuerzo y/o extraescolares
Pertenece al Grupo

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Modificación de la atribución de la vivienda familiar en los casos de separación, divorcio o nulidad

    Orden: Civil Fecha última revisión: 21/06/2019

    Respecto a la atribución de la vivienda familiar, así como de los bienes muebles de uso doméstico, esta no tiene carácter definitivo e inmutable en sentencia. Es decir, pese a que tiene efectos de cosa juzgada, no es inmutable ni permanece inatac...

  • Regulación del contrato de vitalicio en Galicia

    Orden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    La regulación del vitalicio está recogida en el el Capítulo III, del Título VII, rubricado como "De los contratos", de la Ley 2/2006, de 14 de junio, de Derecho Civil de Galicia.En concreto, dicha regulación está contemplada en los Art. 147-156...

  • Objeto de la prestación legal de alimentos entre parientes

    Orden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    Se entiende por alimentos todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica del sujeto.Los alimentos comprenden también la educación e instrucción del alimentista mientras sea menor de edad y aun después cua...

  • La regulación de alimentos entre parientes en el Código Civil

    Orden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    La obligación legal de alimentos entre parientes se encuentra regulada en el Título VI, "De los alimentos entre parientes", del Libro Primero del Código Civil. En concreto, está recogida en los Art. 142-153 ,Código Civil.  La obligación lega...

  • Sujetos obligados a la prestación legal de alimentos entre parientes

    Orden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    El Art. 143 ,Código Civil se encarga de establecer quiénes están recíprocamente obligados a satisfacer la prestación de alimentos.Esta obligación de alimentos se encuentra regulada en el Art. 142-153 ,Código Civil.  Los sujetos obligados r...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados