La querella en el proceso penal

Pertenece al Grupo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Modos de iniciar el proceso penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 15/03/2013

    El proceso penal puede iniciarse a través de tres medios distintos: la denuncia, la querella o de oficio por el juez instructor. Sin embargo, el proceso no sólo comienza de estos tres modos, sino que también se le da inicio desde el momento en que...

  • Partes del proceso penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 11/03/2013

    Las partes en el proceso penal Se admite la existencia de partes en el proceso penal y conviene distinguir entre ellas en base a dos criterios; el primero atiende a la posición procesal, es decir, la existencia de dos peticiones enfrentadas. De est...

  • Características de las partes intervinientes en el proceso penal y del objeto del proceso penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 24/01/2013

    Cuando hacemos referencia a los sujetos del proceso penal, tenemos que hacer referencia a las partes del mismo. Dentro del proceso penal, tenemos que admitir la existencia de partes y hay que diferenciar entre ellas teniendo en cuenta la posición pr...

  • El acusador privado en el proceso penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 11/11/2014

    Dentro de los acusadores privados podemos diferenciar los acusadores por delitos privados o acusadores por delitos semipúblicos. Acusador privado ofendido por delitos privados, como bien indica su nombre, se trata del particular ofendido por un deli...

  • El acusador popular en el proceso penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 11/11/2014

    Acusador popularSe trata de una persona que se presenta en el proceso penal para ejercitar la acción penal popular, que es la que pueden ejercitar todos los ciudadanos por el mero hecho de serlo. Consagrada por el, Art. 125 ,Constitución Española ...

Ver más documentos relacionados
  • Solicitud de diligencias complementarias en procedimiento ordinario

    Fecha última revisión: 05/04/2016

    NOTA: La querella se presentará siempre por medio de Procurador con poder bastante y suscrita por Letrado. Se extenderá en papel de oficio, y en ella se expresará: 1.º El Juez o Tribunal ante quien se presente. 2.º El nombre, apellidos y vecind...

  • Solicitud de reserva de acción civil, apartándose de la querella

    Fecha última revisión: 11/03/2016

    NOTA: Según el art. 110 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que los perjudicados no se muestren parte en la causa, no quiere decir que renuncien al derecho de restitución, reparación o indemnización que a su favor puede acordarse en sentenci...

  • Modelo de querella

    Fecha última revisión: 05/04/2016

    NOTA: Con la Ley 4/2015, de 27 de abril, del Estatuto de la víctima del delito, la exención de la fianza de para la interposición de querella, además de aplicarse al ofendido y sus herederos o representantes legales, o al cónyuge o persona con a...

  • Querella por prevaricación judicial

    Fecha última revisión: 04/03/2016

    NOTA: En cuanto al delito de prevaricación judicial, la Ley 1/2015, de 30 de marzo, reforma el delito de prevaricación judicial, adaptando la redacción del artículo 446 CP, a la nueva legislación teniendo en cuenta que desaparecen las faltas, qu...

  • Querella por blanqueo de bienes

    Fecha última revisión: 30/03/2016

    NOTA: El blanqueo es esencialmente doloso en la medida en que las conductas típicas deben estar presididas por el doble elemento, uno cognoscitivo referido a la procedencia de los bienes que traen causa de un hecho punible de carácter grave, as...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Penal

 

La querella criminal se encuentra regulada en el Título II, del Libro I de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Art. 270-281 ,LECrim), bajo la rúbrica “Del sumario”.

Se puede definir la querella como una declaración por parte de una persona en virtud de la cual se pone en conocimiento de un órgano jurisdiccional la concurrencia de unos hechos determinados que pueden ser constitutivos de delito o falta. En la misma, se expresa la voluntad del querellante de pasar a formar parte, en el supuesto de que así proceda, en el proceso penal por medio del cual se enjuiciará dicho delito o falta.

Tal y como ocurre en la denuncia, la querella se constituye como un medio para conocer la “notitia criminis”, sin embargo, en este caso, es el querellante el que procede a ejercitar la acción penal, por consiguiente, ha de entenderse únicamente como una facultad del ciudadano y no como un deber u obligación. No obstante, esto no será así en caso de que la acción sea ejercitada por el Ministerio Fiscal, toda vez que aquí sí que estaremos ante un auténtico deber.

La Ley de Enjuiciamiento Criminal, condiciona la validez de la querella a la concurrencia de una serie de requisitos. Estos, se encuentran regulados en el Art. 277 ,LECrim:

 

  1. La querella se presentará siempre por medio de Procurador con poder bastante y además, ha de ser suscrita por Letrado.
  2. Deberá ser llevada a efecto en papel de oficio, en el cual se expresará:

 

  • El Juez o Tribunal ante quien se presente.
  • El nombre, apellidos y vecindad del querellante.
  • El nombre, apellidos y vecindad del querellado. En el caso de ignorarse estas circunstancias, se deberá hacer la designación del querellado por las señas que mejor pudieran darle a conocer.
  • La relación circunstanciada del hecho, con expresión del lugar, año, mes, día y hora en que se ejecute, si se supieren.
  • Expresión de las diligencias que se deberán practicar para la comprobación del hecho.
  • La petición de que se admita la querella, se practiquen las diligencias indicadas en el número anterior, se proceda a la detención y prisión del presunto culpable o a exigirle la fianza de libertad provisional, y se acuerde el embargo de sus bienes en la cantidad necesaria en los casos en que así proceda.
  • La firma del querellante o la de otra persona a su ruego, si no supiere o no pudiere firmar, cuando el Procurador no tuviere poder especial para formular la querella.

 

En lo que respecta a la legitimación para interponer una querella, cabe señalar que, de conformidad con el Art. 270 ,LECrim, puede ostentar la condición de querellante cualquier persona, con independencia de que fuera o no ofendido o perjudicado como consecuencia de la conducta típica. Esta afirmación significa que la concurrencia de una querella no depende de la naturaleza del hecho punible, es decir, de si el delito es público, semipúblico o privado. No obstante, en relación con lo anteriormente expuesto, cabe realizar una serie de apreciaciones:

 

1. Delitos públicos: Aquí no es preceptiva ni la querella ni la denuncia, toda vez que estos tipos delictivos son susceptibles de ser perseguidos de oficio. No obstante, la persona ofendida puede querellarse como acusación particular en el supuesto de que así lo estime oportuno. En caso de que así lo haga, el querellante para la persecución de delitos público deberá ser ciudadano español y reunir los requisitos establecidos por los Art. 102-103 ,LECrim:

  • No podrá ejercitar la acción penal el que no goce de la plenitud de los derechos civiles, el que hubiere sido condenado dos veces por sentencia firme como reo del delito de denuncia o querella calumniosas ni tampoco el Juez o Magistrado. No obstante, estos sujetos sí estarán legitimados para ejercitar la acción penal por delitos cometidos contra sus personas o bienes o contra las personas o bienes de sus cónyuges, ascendientes, descendientes, hermanos consanguíneos o uterinos y afines (Art. 102 ,LECrim)
  • Tampoco podrán ejercitar acciones penales entre sí, los cónyuges, a no ser por delitos cometidos por uno contra la persona del otro o la de sus hijos y por el delito de bigamia, ni los ascendientes, descendientes y hermanos por naturaleza, por la adopción o por afinidad a no ser por delitos cometidos por los unos contra las personas de los otros.

En cuanto a los extranjeros, estos podrán querellarse en el supuesto de que fueren directamente afectados en su persona o bienes o en los de sus representantes, actuando como acusación particular.

2. Delitos semiprivados: En estos tipos delictivos, la querella del ofendido es potestativa, sin embargo, en el supuesto de no presentarse, para que el delito sea perseguible, sí será necesaria la denuncia para el inicio de actuaciones.

3. Delitos privados: El único modo que permite el inicio de las actuaciones ante una conducta constitutiva de un delito de carácter privado, es la querella del perjudicado.

 

Por otra parte, cabe hacer referencia al órgano al que ha de presentarse la querella, el cual, de acuerdo con el criterio de territorialidad previsto en el Art. 14 ,LECrim, se corresponde con el Juzgado de Instrucción que proceda. No obstante, el Art. 272 ,LECrim, establece una excepción para el caso de  que el querellado ostente la condición de aforado, en cuyo supuesto deberá presentarse la querella ante el Tribunal que corresponda.

En cuanto a la forma, los Art. 277-281 ,LECrim vienen a establecer, con carácter general, una serie de requisitos:

 

  1. La querella ha de realizarse por escrito por medio de procurador y suscrita por Letrado (Art. 277 ,LECrim).
  2. En ella deberán constar, los datos del querellante y del querellado (los que fueren conocidos), una relación de los hechos y las diligencias que deberán realizar en aras a su esclarecimiento y las medidas que se estimen necesarias para asegurar la persona o los bienes del querellante.

 

Cabe señalar que, al igual que ocurre con la denuncia, el hecho de presentar una querella produce una serie de efectos en el supuesto de que sea admitida:

  1. El querellante se posiciona como parte acusadora
  2. Se practicarán las diligencias que hubieren sido propuestas para el esclarecimiento de los hechos y se adoptarán las medidas que el juez estime necesarias con el fin de asegurar la persona o bienes del querellado en el supuesto de que las mismas no hubieran sido adoptadas con carácter anterior.
  3. Se producirá la interrupción de la prescripción del delito en los términos del 132.2 ,Código Penal, es decir, desde que el procedimiento se dirija contra el culpable.

 

Finalmente, tal y como se desprende del párrafo segundo del Art. 274 ,LECrim, el querellante está en su derecho de abandonar la querella en cualquier momento. Sin embargo, el querellante quedará sujeto a las responsabilidades que pudieran resultar como consecuencia de sus actos anteriores. Por consiguiente, el hecho de que el querellante se aparte de la causa únicamente afectará a su condición de parte en el proceso, pero en ningún caso a la investigación o, en su caso, al enjuiciamiento de los hechos.

No hay versiones para este comentario

Querella
Acción penal
Vecindad
Voluntad
Poder bastante
Descendientes
Fianza de libertad provisional
Ascendientes
Hecho delictivo
Delito público
Persecución de los delitos
Consanguinidad
Bigamia
Sentencia firme
Delito privado
Prescripción del delito
Interrupción de la prescripción
Responsabilidad