Reforma del Código penal en las reclamaciones en materia de accidentes de circulación

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Civil
  • Fecha última revisión: 30/09/2019

La última reforma del Còdigo Penal relacionada con los accidentes de circulación fue la realizada por la Ley Orgánica 2/2019, de 1 de marzo, entrando en vigor el 03/03/2019.

En primer lugar, con la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, se suprimió el Libro III, suprimiendo así, la figura de la falta. 

En lo que respecta a las reclamaciones por lesiones causadas en accidentes de tráfico, la reforma operada en el año 2015 derivó en importantes consecuencias para los perjudicados. Así, tras un accidente de tráfico podía acudirse a la jurisdicción penal, mediante la presentación de una denuncia ante el juzgado competente. La mayor parte de los siniestros eran considerados imprudencia leve lo que se solventaba por medio del juicio de faltas. Las ventajas que suponía acudir a la vía penal eran significativas para las víctimas: no era preceptivo abogado y procurador, el informe médico que valoraba las lesiones del perjudicado se realizada de manera gratuita por el médico forense (lo que evitaba un importante gasto económico para la víctima). Tras la reforma, la vía para reclamar tras un accidente de tráfico era la vía civil.

En segundo lugar, tenemos la reforma llevada a cabo por la Ley Orgánica 2/2019, de 1 de marzo, de modificación de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, en materia de imprudencia en la conducción de vehículos a motor o ciclomotor y sanción del abandono del lugar del accidente (en vigor desde 03/03/2019). Lo que se pretende con esta última reforma del CP, no es otra que endurecer las penas por delitos de tráfico, sobre la base de estos tres ejes, contenidos en su Preámbulo:

“1.° La introducción de tres supuestos que se van a considerar imprudencia grave por disposición de la ley, así como una interpretación auténtica de la imprudencia menos grave.

2.° El aumento de la punición de este tipo de conductas.

3.° La introducción del delito de abandono del lugar del accidente.”

El punto de partida de esta reforma operada en este año 2019 es el artículo 142 del CP. Dicho precepto recoge el delito de homicidio imprudente, y centra su atención en el concepto de “conducción temeraria”, siendo superior la sanción impuesta en caso de que dicha conducción se lleve a cabo bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas o exceso de velocidad, con resultado de muerte. En lo que respecta a la imprudencia “menos grave”, ésta tendrá tal consideración cuando no sea grave, (es decir, que no se conduzca bajo la influencia del alcohol o drogas) siempre que el hecho sea consecuencia de una infracción grave de tráfico, que será apreciada por el órgano juzgador.

Se introduce un nuevo precepto, el artículo 142 bis, con el que se faculta al Juez o Tribunal para imponer la pena de 9 años de prisión en caso de pluralidad de fallecidos, o fallecidos y heridos graves, causados por la imprudencia en la conducción de vehículos a motor.

En cuanto a la modificación operada en el artículo 152 del CP (lesiones por imprudencia), se castiga al que cause alguna de las lesiones previstas en los artículos precedentes por la imprudencia grave, teniendo tal consideración aquella conducción llevada a cabo bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas o exceso de velocidad. También se contempla una imprudencia menos grave (cuando no concurran las circunstancias del artículo 379 del CP, alcohol, drogas.) y se cause alguna de las lesiones del artículo 147.1, 149 y 150 CP.

Se introduce un nuevo artículo 152 bis: "elevación de las penas en un grado, cuando una pluralidad de personas que sufrieran las lesiones del artículo 152.1. 2.º o 3.º, o de dos grados cuando ese número de lesionados fuera muy elevado".

En cuanto a la modificación del artículo 382 CP, se basa en la introducción de la privación del derecho a conducir vehículos a motor o ciclomotores, complementaria de la ya prevista por la regla concursal que determina la aplicación de la pena del delito más grave en su mitad superior en los casos de producción de un resultado lesivo cuando concurra la conducción temeraria, prevista y penada en el artículo 381.

Por último, con esta última reforma también se ha introducido un nuevo tipo delictivo como es el de abandono de accidente mediante el artículo 382 bis.

En consecuencia, tras la poco afortunada reforma llevada a cabo en el año 2015, en lo que respecta a los accidentes de circulación, con la reforma de 2019, se rescata la vía penal nuevamente, en cuanto a la tramitación de la siniestralidad vial y con ello todas ventajas que se derivan de acudir a dicha vía.

 

No hay versiones para este comentario

Accidente de tráfico
Bebida alcohólica
Imprudencia grave
Imprudencia leve
Motocicletas
Médico Forense
Accidente
Consumo de drogas
Estupefacientes
Drogas tóxicas
Psicotrópicos
Drogas
Conducción con temeridad manifiesta
Delito contra la Seguridad Vial
Delito de homicidio
Homicidio imprudente
Lesión imprudente
Privación del derecho a conducir vehículos
Aplicación de la pena
Lesividad
Tipo penal
Siniestralidad
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados