Administración y custodia del caudal hereditario como consecuencia del procedimiento de división del patrimonio hereditario

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Civil
  • Fecha última revisión: 11/12/2019

En orden a conocer las reglas sobre la administración del caudal hereditario (así como su conservación y custodia), habrá que acudir a lo dispuesto en el Art. 795 de la LEC. Tal precepto se completa, en lo que concierne a la administración, con lo dispuesto en los Art. 797 a Art. 805 de la LEC ("De la Administración del Caudal Hereditario").

 

 

 

 

En relación a la administración del caudal hereditario y su custodia, el Art. 795 de la LEC
 señala lo siguiente:

  • Hecho el inventario, determinará el tribunal, por medio de auto, lo que según las circunstancias corresponda sobre la administración del caudal, su custodia y conservación, ateniéndose, en su caso, a lo que sobre estas materias hubiere dispuesto el testador y, en su defecto, con sujeción a las reglas siguientes:
    • El metálico y efectos públicos se depositarán con arreglo a derecho.
    • Se nombrará administrador al viudo o viuda y, en su defecto, al heredero o legatario de parte alícuota que tuviere mayor parte en la herencia. A falta de éstos, o si no tuvieren, a juicio del tribunal, la capacidad necesaria para desempeñar el cargo, podrá el tribunal nombrar administrador a cualquiera de los herederos o legatarios de parte alícuota, si los hubiere, o a un tercero. 
      La Auto Civil Nº 10/2010, AP - Toledo, Sec. 1, Rec 61/2009, 02-02-2010 refiere que: “El art 795 de la LEC efectivamente señala que hecho el inventario, el tribunal determinara por auto lo que según las circunstancias corresponda sobre la administración del caudal hereditario, es decir, no impone el nombramiento de administrador en todo caso sino que permite, en atención a las circunstancias concurrentes, nombrar o no administrador según sea conveniente o necesario a consideración del Juez.” 
    • El administrador deberá prestar, en cualquiera de las formas permitidas por esta Ley, caución bastante a responder de los bienes que se le entreguen, que será fijada por el tribunal. Podrá éste, no obstante, dispensar de la caución al cónyuge viudo o al heredero designado administrador cuando tengan bienes suficientes para responder de los que se le entreguen.
    • Los herederos y legatarios de parte alícuota podrán dispensar al administrador del deber de prestar caución. No habiendo acerca de esto conformidad, la caución será proporcionada al interés en el caudal de los que no otorguen su relevación. Se constituirá caución, en todo caso, respecto de la participación en la herencia de los menores o incapacitados que no tengan representante legal y de los ausentes a los que no se haya podido citar por ignorarse su paradero.

En relación con lo anterior, los Art. 797 a Art. 805 de la LEC ("De la Administración del Caudal Hereditario) se ocupan de lo siguiente:

  • El  Art. 797 de la LEC se refiere a la toma de posesión del cargo de administrador de la herencia. Corresponde al Juez el nombramiento del administrador de la herencia de acuerdo a las regalas antes mencionadas. 
    La Sentencia Civil Nº 373/2016, AP - Pontevedra, Sec. 1, Rec 383/2016, 15-07-2016 debate esta cuestión: “Es competencia de la juez la de resolver sobre la procedencia y sobre las condiciones de la administración del caudal hereditario, su custodia y su conservación. El art. 795 establece que para ello se seguirá la voluntad del testador o, en su defecto, se determinan cuatro reglas con carácter subsidiario, sobre designación de administrador. La facultad judicial se establece en términos amplios, en línea con lo establecido en el art. 791 para los casos en los que no conste la existencia de testamento o de legitimarios. Quiere decirse que el juez goza, en defecto de disposición testamentaria, de amplia libertad para decidir tanto la conveniencia de la adopción de concretas medidas, como respecto de la facultad de nombrar administrador y de precisar el contenido de sus funciones de custodia y conservación. Desde esta consideración inicial no admitimos que pueda existir incongruencia en la decisión de la juez al no ajustarse milimétricamente a la propuesta del actor sobre designación del administrador y sobre la extensión de sus funciones. Se trata de preservar el patrimonio relicto íntegro y de garantizar los derechos de los llamados a la herencia.” 
  • El Art. 798 de la LEC aborda la cuestión de la representación de la herencia por el administrador.  
    A este respecto la Sentencia Civil Nº 180/2016, AP - Alicante, Sec. 6, Rec 363/2016, 12-07-2016 mentando  la Sentencia Civil Nº 299/2015, AP - Madrid, Sec. 10, Rec 377/2015, 10-09-2015 : "De forma que solo se puede dirigir frente a la HERENCIA YACENTE por resultar de nuestra Ley de Enjuiciamiento Civil la capacidad para ser parte de los patrimonios sin personalidad, así conforme el art. 6.4º LEC podrá ser parte las masas patrimoniales o los patrimonios separados que carezcan transitoriamente de titular. (...) En estos casos el artículo 798 LEC dice que mientras la herencia no haya sido aceptada por los herederos el administrador de los bienes representará a la herencia en todos los pleitos que se promuevan o estuvieran iniciados al fallecer el causante y sobre la persona a la que corresponda la administración de la herencia dice el art. 795.2 LEC que se nombrara administrador al viudo o viuda, ....a falta de los anteriores podrá nombrar a cualquier heredero o legatario o tercero'.'

  • La rendición periódica de cuentas se trata en el Art. 799 de la LEC.

  • El Art. 800 de la LEC regula la rendición final de cuentas y la impugnación de las mismas.

    En este aspecto cabe indicar que "la rendición de cuentas de la administración debe ir referida al periodo de tiempo en que el administrador ha ostentado dicho cargo en el procedimiento, fijando como dies a quo el de la toma de posesión, de modo que cualquier acto de administración o disposición de la herencia anterior a esa fecha no puede ser objeto de examen en la rendición, al no tratarse de actos sujetos al control judicial en el procedimiento." (Sentencia Civil Nº 180/2015, AP - Cadiz, Sec. 8, Rec 185/2015, 29-11-2015)

  • De las obligaciones relacionadas con la conservación de la herencia se ocupa el Art. 801 de la LEC.

  • El Art. 802 de la LEC trata del destino de las cantidades recaudadas por el administrador en el desempeño del cargo, por el cual el administrador depositará sin dilación a disposición del Juzgado las cantidades que recaude en el desempeño de su cargo, reteniendo únicamente las que fueren necesarias para atender los gastos de pleitos, pago de contribuciones y demás atenciones ordinarias

  • El Art. 803 de la LEC recoge la prohibición de enajenar los bienes inventariados y sus excepciones, las cuales son 

    1.° Los que puedan deteriorarse.

    2.° Los que sean de difícil y costosa conservación.

    3.° Los frutos para cuya enajenación se presenten circunstancias que se estimen ventajosas.

    4.° Los demás bienes cuya enajenación sea necesaria para el pago de deudas, o para cubrir otras atenciones de la administración de la herencia.

  • La retribución del administrador, que se regula de conformidad con lo dispuesto en el Art. 804 de la LEC.

  • Finalmente, el Art. 805 de la LEC versa sobre las administraciones subalternas, conservándose las dispuestas por el finado, con la misma retribución y facultades otorgadas por éste. Estas administraciones rendirán cuentas y remitirán lo recaudado al administrador judicial. Sólo se les podrán separar por justa causa.

 

Un ejemplo de sentencia que verse sobre la custodia y administración del caudal hereditario es la 10/2010, Audiencia Provincial de Toledo, Sección 1, Rec 61/2009 de 02 de Febrero de 2010. Se recurre la denegación de la constitución de administración del caudal hereditario solicitada por las recurrentes, que entienden que se ha infringido el artículo 795 LEC, además de una errónea valoración de la prueba. Este artículo señala que, una vez hecho el inventario, el Tribunal determinara por auto lo que según las circunstancias corresponda sobre la administración del caudal hereditario, es decir, no impone el nombramiento de administrador en todo caso, sino que permite, en atención a las circunstancias concurrentes, nombrar o no administrador según sea conveniente o necesario a consideración del Juez.

La Sala debe señalar que solo se pide la administración de tres inmuebles de entre los 56 que se integran en la herencia no partida, sobre la cual nada determinó el testador acerca de su administración. A pesar del pacto entre coherederos que otorga a cada uno de ellos la posesión de hecho de unos determinados bienes de la herencia, el presente procedimiento divisorio de la herencia abarca todo el caudal hereditario, independientemente del mencionado pacto.

Al igual que esto, la administración solicitada para la conservación y custodia de los bienes ha de recaer sobre toda la herencia y no sobre determinados bienes que a un concreto heredero le parezca oportuno, y esto obviamente no es lo interesado ni es lo razonable en las circunstancias dadas que alega la propia recurrente, en la que los herederos de mutuo acuerdo vienen disfrutando ya de determinados bienes como propios. Las apelantes (incluidas en este aspecto) evidentemente no querrán la intervención de un administrador sobre los bienes que de hecho detentan, si bien pretenden que ciertos bienes (los que no detentan) sean intervenidos, lo cual no es aceptable.

Las razones alegadas para justificar la administración de los bienes hereditarios no son suficientes, tanto es así que incluso con respecto a uno de los bienes sobre los que se solicita la administración ya está uno de los coherederos regentando un negocio de cuyos frutos sustenta su vida, por lo que se entiende que es el primer interesado en un adecuado funcionamiento y conservación. Otro de ellos es una vivienda ocupada por uno de los apelados, por lo que también se prevé su propio interés en la conservación de la misma.

Habiendo señalado todo esto, cabe destacar que, al igual que los restantes coherederos no abonan al caudal hereditario las rentas correspondientes al uso de cualquier tipo que den a los inmuebles que detentan y tampoco las solicitantes, no consta todavía por qué los apelados si han de abonarlas, como se pretende en el recurso como justificación de la necesidad de administrador, pues ni los bienes que detentan los apelados ni los que detentan los demás están definitivamente partidos y adjudicados y forman todos ellos parte de la herencia aun yacente a partir en el presente procedimiento.

De esta forma, el abono de rentas (si resulta exigible) lo es tanto de unos como de otros, por lo que se deduce que la administración también debería de atender a unos y a otros, sin perjuicio de que finalmente se de lugar al abono de lo percibido atendiendo al artículo 1061 CC, que cita el auto apelado en el caso de que uno o varios herederos hayan disfrutado de mayor porción de bienes de los que les corresponde y de los que se le hayan adjudicado con sus frutos.

No se puede confundir el derecho que se reconoce en el artículo 1063 CC con las obligaciones del administrador del caudal. Sin embargo, en el presente caso, dada la situación real de la mayoría de la herencia sobre la cual debe recaer la administración, se aprecia que ya se está llevando a cabo una conservación adecuada por parte de los propios herederos. Por estas razones, la Sala considera innecesario el nombramiento de administrador que posibilita el art 795 LEC , que puede conllevar gastos innecesarios e incluso distorsionar aquello sobre lo que aparece que existe mutuo acuerdo entre los herederos para hacerse cargo de todos los bienes, lo que es obvio que no quiere ni siquiera la propia parte apelante.

No hay versiones para este comentario

Caudal hereditario
Herencia
Caución
Legatario
Inventarios
Designación de administrador
Testador
Cónyuge viudo
Administración de la herencia
Representación legal
Voluntad del testador
Heredero forzoso
Testamento
Caudal relicto
Representación de la herencia
Coherederos
Frutos
Herencia yacente
Capacidad para ser parte
Bienes de la herencia
Dies a quo
Prohibición de enajenar
Valoración de la prueba
Administrador judicial
Haber hereditario
Administración de bienes

Ley 1/2000 de 7 de Ene (Enjuiciamiento civil) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 7 Fecha de Publicación: 08/01/2000 Fecha de entrada en vigor: 08/01/2001 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • La división judicial de la herencia

    Orden: Civil Fecha última revisión: 11/12/2019

    Este procedimiento esta formado por un conjunto de actuaciones cuyo objetivo es obtener judicialmente la división de un patrimonio hereditario cuando existan discrepancias entre quienes tienen derecho, testamentario o declarativo. En virtud del apar...

  • Intervención del caudal hereditario

    Orden: Civil Fecha última revisión: 11/12/2019

    Los Art. 790 y Art. 796 de la LEC recogidos bajo la rúbrica de "Intervención del Caudal hereditario" se ocupan de regular aquel "conjunto de medidas de prevención, de carácter inmediato y urgente que, a instancia de parte o en ciertos supuestos d...

  • La partición judicial de la herencia

    Orden: Civil Fecha última revisión: 07/01/2020

    La partición judicial de la herencia tendrá lugar cuando el testador no la ha realizado ni tampoco ha nombrado a contador-partidor, así como cuando no exista acuerdo entre los coherederos para la distribución del caudal relicto.CompetenciaPara de...

  • Base imponible del impuesto sobre sucesiones. Adquisiciones mortis causa. (ISD)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 20/02/2020

    En las adquisiciones por causa de muerte constituye la base imponible del impuesto el valor neto de la participación individual de cada causahabiente en el caudal hereditario, entendiéndose como tal el valor real de los bienes y derechos minorado p...

  • Fase de inventario en la partición de la herencia

    Orden: Civil Fecha última revisión: 08/01/2020

    El artículo 659 del Código Civil dispone que “La herencia comprende todos los bienes, derechos y obligaciones de una persona, que no se extingan por su muerte”.La primera fase para proceder a la partición de la herencia es la formación de in...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados