Regulación de la sociedad de gananciales en el régimen económico matrimonial de derecho común

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Civil

El régimen económico-matrimonial de gananciales se puede definir como aquella sociedad por la que se convierten en comunes para los cónyuge, las ganancias o beneficios obtenidos, sin distinción alguna, por cualquiera de ellos, y que en el supuesto de disolución de la misma serán repartidos entre los dos a partes iguales. Se regula en los Art. 1344-1410 ,Código Civil.

 

La sociedad de gananciales se regula en los Art. 1344-1410 ,Código Civil. Este régimen económico-matrimonial se puede definir como aquella sociedad por la cual se convierten en comunes para los cónyuges las ganancias o beneficios obtenidos, sin distinción alguna, por cualquiera de ellos, y que en el supuesto de disolución de la misma serán repartidos entre los dos a partes iguales.

Tal y como establece el Art. 1345 ,Código Civil, dicho régimen económico matrimonial empezará en el momento de la celebración del matrimonio o, posteriormente, al tiempo de pactarse en capitulaciones. El Código establece una distinción entre bienes comunes y privativos. Los bienes privativos son los que pertenecen de forma exclusiva a uno de los cónyuges. Cada cónyuge ostenta la propiedad única de los bienes privativos, además de la administración y disposición de ellos. El cónyuge no titular, no tiene intervención en la gestión y disposición de esos bienes, a no ser que el cónyuge titular le confiera algún poder.

Son bienes privativos de cada cónyuge (Art. 1346 ,Código Civil):

  • Los bienes y derechos que le pertenecieran al comenzar la sociedad. 
  • Los que adquiera después por titulo gratuito. 
  • Los adquiridos a costa o en sustitución de bienes privativos. 
  • Los adquiridos por derechos de retracto perteneciente a uno solo de los cónyuges. 
  • Los bienes y derechos patrimoniales inherentes a la persona y los no transmisibles inter vivos.
  • El resarcimiento por daños inferidos a la persona de uno de los cónyuges o en sus bienes privativos.
  • Las ropas y objetos de uso personal que no sean de extraordinario valor.
  • Los instrumentos necesarios para el ejercicio de la profesión u oficio, salvo cuando estos sean parte integrante o pertenencias de un establecimiento o explotación de carácter común.

Los bienes adquiridos por derecho de retracto perteneciente a uno solo de los cónyuges y los instrumentos necesarios para el ejercicio de la profesión u oficio, no perderán su carácter de privativos por el hecho de que su adquisición se haya realizado con fondos comunes; pero, en este caso, la sociedad será acreedora del cónyuge propietario por el valor satisfecho. 

Según el Art. 1357 ,Código Civil los bienes comprados a plazos por uno de los cónyuges antes de comenzar la sociedad tendrán siempre carácter privativo, aun cuando la totalidad o parte del precio aplazado se satisfaga con dinero ganancial. Se exceptúan la vivienda y ajuar familiares, respecto de los cuales se aplicará el Art. 1354 ,Código Civil.

En la AP Barcelona, de 04/02/2004 se declara que no se incluyen en la sociedad de gananciales los bienes cuya propiedad se adquiere con posterioridad a su disolución, aunque lo sean por virtud de contrato realizado durante su vigencia.

Son bienes gananciales (Art. 1347 ,Código Civil):

  • Los obtenidos por el trabajo o la industria de cualquiera de los cónyuges.
  • Los frutos, rentas o intereses que produzcan tanto los bienes privativos como los gananciales.
  • Los adquiridos a titulo oneroso a costa del caudal común, bien se haga la adquisición para la comunidad, bien para uno solo de los esposos.
  • Los adquiridos por derecho de retracto de carácter ganancial, aun cuando lo fueran con fondos privativos, en cuyo caso la sociedad será deudora del cónyuge por el valor satisfecho.
  • Las empresas y establecimientos fundados durante la vigencia de la sociedad por uno cualquiera de los cónyuges a expensas de los bienes comunes. Si a la formación de la empresa o establecimiento concurren capital privativo y capital común, se aplica lo dispuesto en el Art. 1354 ,Código Civil. Como ejemplo, en la TS, Sala de lo Civil, nº 469/2003, de 14/05/2003, Rec. 2644/1997 se considera que puede ser estimada ganancial una farmacia que constituye una empresa o establecimiento fundado durante la vigencia de la sociedad de gananciales que regía el aspecto patrimonial del matrimonio.

Al margen de lo dispuesto en los dos artículos anteriormente citados, se pueden considerar otra serie de activos que forman parte de la sociedad de gananciales:

  • Derechos de usufructo o pensión, a los que hace alusión el Art. 1349 ,Código Civil y donde se dispone que el derecho de usufructo o de pensión, perteneciente a uno de los cónyuges, forma parte de sus bienes propios; pero los frutos, pensiones o intereses devengados durante el matrimonio serán gananciales. La TS, Sala de lo Civil, nº 1224/2003, de 20/12/2003, Rec. 666/1998 dictamina que los frutos de una pensión que se percibe durante la vigencia de la sociedad de gananciales con motivo de la jubilación tiene carácter ganancial, pero que la pensión de jubilación controvertida corresponde exclusivamente al esposo de la demandada.
  • Los frutos del ganado: el Art. 1350 ,Código Civil afirma que se reputarán gananciales las cabezas de ganado que al disolverse la sociedad excedan del numero aportado por cada uno de los cónyuges con carácter privativo.
  • Las ganancias en el juego y las adquisiciones por causas que eximan de la restitución. El Art. 1351 ,Código Civil señala que las ganancias obtenidas por cualquiera de los cónyuges en el juego o las procedentes de otras causas que eximan de la restitución pertenecerán a la sociedad de gananciales.
  • Los bienes donados o dejados en testamento a los cónyuges conjuntamente y sin especial designación de partes, constante la sociedad, se entenderán gananciales, siempre que la liberalidad fuere aceptada por ambos y el donante o testador no hubiere dispuesto lo contrario (Art. 1353 ,Código Civil).

Hay que tener en cuenta que el Art. 1354 ,Código Civil, sobre los bienes adquiridos mediante precio en parte ganancial y en parte privativo, aclara que corresponden pro indiviso a la sociedad de gananciales y al cónyuge o cónyuges en proporción al valor de las aportaciones respectivas.

En cuanto a los bienes adquiridos por uno de los cónyuges, constante la sociedad por precio aplazado, tendrán naturaleza ganancial si el primer desembolso tuviera tal carácter, aunque los plazos restantes se satisfagan con dinero privativo. (Si el primer desembolso tuviere carácter privativo, el bien será de esta naturaleza según el Art. 1356 ,Código Civil).

La TS, Sala de lo Civil, nº 715/2007, de 26/06/2007, Rec. 2750/2000 se pronuncia sobre la pertenencia o no a la sociedad de gananciales de algunas indemnizaciones:

  • Por lo que se refiere a las pensiones de jubilación, es doctrina consolidada que las generadas después de la disolución de la sociedad de gananciales es un bien de naturaleza privativa, como afirma la sentencia de 29 junio 2000. La de 20 diciembre 2003 resolvió un motivo planteado sobre la pensión de jubilación, en el que el recurrente consideró que dicha pensión debería tener carácter ganancial por el hecho de que la misma surja de la cotización a la Seguridad social durante el tiempo legal, pues esta cotización se realiza con dinero ganancial; la sentencia desestima el motivo porque la pensión de jubilación controvertida corresponde exclusivamente al esposo de la demandada, que la generó con su actividad laboral, y su nacimiento y su extinción dependen de vicisitudes estrictamente personales del mismo (el hecho de su jubilación, en cuanto al primero, y el de su eventual fallecimiento, en cuanto al segundo). Así mismo, la sentencia de 20 diciembre 2004 consideró que no es ganancial la pensión del marido ya que se trata de un derecho personal del trabajador al que no le es aplicable el 1358.
  • Respecto de las pensiones por jubilación anticipada, o con mayor, propiedad, la indemnización por extinción de la relación laboral en un plan de bajas incentivadas de la empresa en la que el marido prestaba sus servicios, la sentencia de 22 diciembre 1999 entendió que dicha prestación no retribuye un trabajo precedente ni constituye un complemento de los sueldos percibidos, sino que proviene de la pérdida de dicho trabajo por jubilación anticipada, de manera que la nueva situación laboral de D. [...], que ha obtenido después de la separación legal de su esposa, sólo a él afectan, con la consiguiente repercusión, no comunitaria, de la indemnización por prejubilación, que posee una clara proyección de futuro, y en este sentido, es ajena a los principios de la sociedad de gananciales.
  • En relación con las indemnizaciones obtenidas por el esposo por una póliza de seguros que cubría el riesgo de invalidez, se excluye del apartado 6 del Art. 1436 ,Código Civil, toda vez que su carácter es totalmente económico o patrimonial, basado en su derecho al trabajo, pero que no se confunde con éste, por ser una consecuencia económica y permanencia que se hace común en el momento en que se percibe por el beneficiario trabajador y, por consiguiente ingresa en el patrimonio conyugal, que al disolverse la sociedad de gananciales ha de liquidarse y repartirse entre ambos cónyuges o sus herederos (sentencia de 25 marzo 1988 , referida, sin embargo, al régimen navarro de la sociedad de conquistas).
  • La sentencia de 27 febrero 2007 ha considerado que los planes de pensiones del sistema de empleo, no hechos aun efectivos en el momento de la disolución de la sociedad de gananciales, en los que la sociedad no había efectuado ninguna inversión, debían considerarse privativos del marido.
  • Con relación a la cuestión que ahora nos ocupa, es decir, si una determinada indemnización por despido improcedente debe tener o no la consideración de bien ganancial, la sentencia de 29 junio 2005 declara tajantemente que la indemnización es un bien adquirido tras la extinción de la comunidad de gananciales y no pertenece, retroactivamente, a ésta, sino que es un bien propio de la persona que lo adquiere. Este argumento se complementa con lo que se afirma en la sentencia de 20 diciembre 2003 que considera que lo percibido por el pensionista vigente la sociedad de gananciales tiene esta condición.

El resumen de la doctrina de esta Sala lleva a la conclusión que existen dos elementos cuya concurrencia permite declarar que una determinada prestación relacionada con los ingresos salariales, directos o indirectos, deba tener la naturaleza de bien ganancial o, por el contrario, queda excluida de la sociedad y formará parte de los bienes privativos de quien la percibió. Estos dos elementos son:

  • la fecha de percepción de estos emolumentos: si se adquirieron durante la sociedad de gananciales, tendrán esta consideración, mientras que si se adquieren con posterioridad a la fecha de la disolución, deben tener la consideración de bienes privativos de quien los percibe;
  • debe distinguirse entre el derecho a cobrar estas prestaciones, que debe ser considerado como un componente de los derechos de la personalidad y que, por esto mismo, no son bienes gananciales porque son intransmisibles (sentencias de 25 marzo 1988 y 22 diciembre 1999), mientras que los rendimientos de estos bienes devengados durante la vigencia de la sociedad de gananciales, tendrán este carácter (sentencia de 20 diciembre 2003).

Sobre las mejoras introducidas en los bienes gananciales y privativos, el Art. 1359 ,Código Civil señala que las edificaciones, plantaciones y cualesquiera otras mejoras que se realicen en los bienes gananciales y en los privativos tendrán el carácter correspondiente a los bienes a que afecten, sin perjuicio del reembolso del valor satisfecho. No obstante, si la mejora hecha en bienes privativos fuese debida a la inversión de fondos comunes o a la actividad de cualquiera de los cónyuges, la sociedad será acreedora del aumento del valor que los bienes tengan como consecuencia de la mejora, al tiempo de la disolución de la sociedad o de la enajenación del bien mejorado. Según la TS, Sala de lo Civil, nº 551/2012, de 25/09/2012, Rec. 411/2010, esta regla no contempla ninguna suerte de presunción iuris tantum, en favor de la ganancialidad del plus de valor experimentado, sino que éste debe probarse por la parte que lo alegue. La mejora no cambia la calificación privativa del bien.

En cuanto a los incrementos patrimoniales de empresas gananciales o privativas, el Art. 1360 ,Código Civil determina que las mismas reglas del artículo anterior se aplicarán a los incrementos patrimoniales incorporados a una explotación, establecimiento mercantil y otro género de empresa.

Se presumen gananciales aquellos bienes que existan en el matrimonio mientras no se pruebe que pertenecen privativamente a uno de los dos cónyuges (Art. 1361 ,Código Civil).

En lo que concierne a las cargas de la sociedad de gananciales, estas son las recogidas en los Art. 1362-1363 ,Código Civil. En relación a dichas cargas, si para cualquiera de las atenciones que son cargo de la sociedad, uno de los cónyuges hubiera aportado bienes propios, tiene derecho a ser reintegrado a cargo de la masa ganancial, en los términos que resulta del Art. 1364 ,Código Civil.

 Existe un régimen de responsabilidad de los bienes gananciales contenido en los Art. 1365-1372 ,Código Civil. Dicho contenido se divide de la siguiente forma:

  • Ejercicio de la potestad doméstica (apdo. 1 del Art. 1365 ,Código Civil).
  • Gestión o disposición de gananciales que por ley o capítulos le corresponda (apdo. 1 del Art. 1365 ,Código Civil).
  • Ejercicio ordinario de la profesión, arte u oficio y administración ordinaria de los bienes propios (apdo. 2 del Art. 1365 ,Código Civil).
  • Deudas extracontractuales de los cónyuges, consecuencia de la actuación en beneficio de la sociedad conyugal o en el ámbito de la administración de los bienes, salvo si fuesen debidas a dolo o culpa grave del cónyuge deudor (Art. 1366 ,Código Civil).
  • Obligaciones contraídas por los dos cónyuges conjuntamente o por uno de ellos con el consentimiento expreso del otro (Art. 1367 ,Código Civil).
  • Obligaciones contraídas por uno solo de los cónyuges en caso de separación de hecho para atender a los gastos de sostenimiento, previsión y educación de los hijos que estén a cargo de la sociedad de gananciales (Art. 1368 ,Código Civil).
  • De las deudas de un cónyuge que sean, además, deudas de la sociedad responden también solidariamente los bienes de ésta (Art. 1369 ,Código Civil).
  • Deudas que genera la adquisición de un bien ganancial a plazos por uno de los cónyuges, respondiendo siempre el bien adquirido (Art. 1370 ,Código Civil).
  • Deudas del juego (Art. 1371 ,Código Civil).

Por otro lado, debe tenerse en cuenta lo dispuesto en el Art. 1373 ,Código Civil ya que se encuentra íntimamente relacionado con la responsabilidad de los bienes gananciales, al establecer la responsabilidad de los cónyuges por sus deudas privativas. En este artículo se señala que si los bienes privativos no fueran suficientes para satisfacer tales obligaciones, el acreedor podrá pedir el embargo de bienes gananciales, que será inmediatamente comunicado al otro cónyuge, y este podrá exigir que en la traba se sustituyan los bienes comunes por la parte que ostenta el cónyuge deudor en la sociedad conyugal, en cuyo caso el embargo llevara consigo la disolución de aquella. Si se realizase la ejecución sobre bienes comunes, se reputa que el cónyuge deudor tiene recibido a cuenta de su participación el valor de aquellos al tiempo en que los abone con otros caudales propios o al tiempo de liquidación de la sociedad conyugal.

En relación a lo anterior, el Art. 1374 ,Código Civil indica que tras la disolución se aplicará el régimen de separación de bienes, salvo que en el plazo de tres meses, el cónyuge deudor opte en documento público por el comienzo de una nueva sociedad de gananciales.

La gestión y la administración de la sociedad de gananciales se encuentra reguladas en los Art. 1375-1391 ,Código Civil.

Tal y como señala el Art. 1375 ,Código Civil en defecto de pacto en capitulaciones, la gestión y disposiciones de los bienes gananciales corresponde conjuntamente a los cónyuges, sin perjuicio de lo que se determina en los artículos siguientes.

Los Art. 1376-1377 ,Código Civil prevén la intervención del juez en el caso de que uno de los cónyuges se negara injustificadamente o estuviera impedido para prestar su consentimiento al otro. El primero de estos artículos se refiere al consentimiento que presta el juez en los casos en que encontrase fundada la petición del cónyuge. El segundo hace referencia al consentimiento que otorga el juez a uno de los cónyuges cuando el otro se niega o estuviera impedido, y lo considere de interés para la familia.

Serán nulos los actos a titulo gratuito si no concurre el consentimiento de ambos cónyuges, salvo que se trate de liberalidades de uso (Art. 1378 ,Código Civil).

Cada uno de los cónyuges podrá disponer por testamento de la mitad de los bienes gananciales, según el Art. 1379 ,Código Civil. El Art. 1380 ,Código Civil dispone que "la disposición testamentaria de un bien ganancial producirá todos sus efectos si fuere adjudicado a la herencia del testador. En caso contrario se entenderá legado el valor que tuviera al tiempo del fallecimiento".

Como administrador del propio patrimonio privativo, cada cónyuge dispone de los frutos y productos de sus bienes Art. 1381 ,Código Civil.

Un cónyuge puede tomar como anticipo de dinero ganancial, teniendo en cuenta los usos y circunstancias de la familia, para el ejercicio de su profesión o la administración ordinaria de sus bienes (Art. 1382 ,Código Civil).

El Art. 1386 ,Código Civil, establece la posibilidad de realizar gastos urgentes de carácter necesario, aun cuando revistan carácter extraordinario, sin necesidad del consentimiento de ambos cónyuges.

Los Art. 1387-1388 ,Código Civil prevén la gestión individual por parte de uno de los cónyuges, cuando el otro se encuentre incapacitado o hubiera abandonado al otro. La diferencia entre estos artículos radica en que en el Art. 1388 ,Código Civil, la transferencia de la gestión tiene lugar en virtud de una resolución judicial mientras que en el Art. 1387 ,Código Civil es automática. En todo caso, en supuestos de disposición sobre bienes inmuebles, establecimientos mercantiles, valores mobiliarios, necesitará la autorización del juez. En consecuencia, el acto sera anulable en el caso de no contar con dicha autorización (Véase la TS, Sala de lo Civil, nº 558/2010, de 23/09/2010, Rec. 1576/2006). El Art. 1389 ,Código Civil establece en estos caso para realizar actos de disposición sobre inmuebles, establecimientos mercantiles, objetos preciosos o valores mobiliarios, salvo el derecho de suscripción preferente, necesitará autorización judicial.

Los Art. 1390-1391 ,Código Civil se configuran como una limitación a la gestión individual. 

Hay que tener en cuenta que en la sociedad de gananciales se contempla el deber de información entre los cónyuges. Como dispone el Art. 1383 ,Código Civil: "Deben los cónyuges informarse recíproca y periódicamente sobre la situación y rendimientos de cualquier actividad económica suya".

Por último, en relación con la disolución y liquidación de la sociedad de gananciales es necesario atender a las diferentes causas que la producen. Dichas causas se encuentran recogidas en los Art. 1392-1393 ,Código Civil.

Según el Art. 1392 ,Código Civil, la sociedad de gananciales concluirá de pleno derecho cuando:

  • Se disuelva el matrimonio.
  • Sea declarado nulo.
  • Se acuerde la separación legal de los cónyuges.
  • Los cónyuges convengan un régimen económico distinto en la forma prevenida en este Código.

Por otro lado, el Art. 1393 ,Código Civil indica que también concluirá la sociedad de gananciales, a petición de uno de los cónyuges, en los casos siguientes:

  • Haber sido uno de los cónyuges judicialmente incapacitado declarado pródigo, ausente o en quiebra o en concurso de acreedores, o condenado por abandono de familia. Para que el juez acuerde la disolución bastará que el cónyuge presente la correspondiente resolución judicial.
  • Venir el cónyuge realizando por sí solo actos dispositivos o de gestión patrimonial que entrañen fraude, daño o peligro para los derechos del otro en la sociedad.
  • Llevar separado de hecho más de un año por acuerdo mutuo o por abandono del hogar.
  • Incumplimiento grave y reiterado del deber de información que impone el Art. 1383 ,Código Civil.

En cuanto a la disolución de la sociedad por el embargo de la parte de uno de los cónyuges por deudas propias, se estará a lo especialmente dispuesto en el Código Civil.

Tras practicarse la disolución de la sociedad de gananciales, se procederá a la liquidación de la misma, que comenzará por un inventario del activo y pasivo de la sociedad (Art. 1396 ,Código Civil).

En el activo habrán de comprenderse (Art. 1397 ,Código Civil):

  • Los bienes gananciales existentes en el momento de la disolución.
  • El importe actualizado del valor que tenían los bienes al ser enajenados por negocio ilegal o fraudulento si no hubieran sido recuperados.
  • El importe actualizado de las cantidades pagadas por la sociedad que fueran de cargo solo de un cónyuge y en general las que constituyen créditos de la sociedad contra este.

De acuerdo con el Art. 1398 ,Código Civil, el pasivo estará integrado por las siguientes partidas:

  • Las deudas pendientes a cargo de la sociedad.
  • El importe actualizado del valor de los bienes privativos cuando su restitución deba hacerse en metálico por haber sido gastados en interés de la sociedad.
  • Igual regla se aplicara a los deterioros producidos en dichos bienes por su uso en beneficio de la sociedad.
  • El importe actualizado de las cantidades que, habiendo sido pagadas por uno solo de los cónyuges, fueran de cargo de la sociedad y, en general, las que constituyan créditos de los cónyuges contra la sociedad.

En el Código se ordenan que en primer lugar se satisfagan las deudas de la sociedad frente a terceros (Art. 1399 ,Código Civil), comenzando por las alimenticias que, en cualquier caso, tendrán preferencia. Respecto a las demás, en el supuesto de que el caudal inventariado no alcanzase para pagar las deudas, se ha de atender a lo dispuesto para la concurrencia y prelación de créditos. 

En caso de que no hubiera metálico suficiente, el Art. 1400 ,Código Civil prevé que para el pago de las deudas, pueden ofrecerse adjudicaciones de bienes gananciales, pero si cualquier participe o acreedor lo pide, se ha de proceder a enajenarlos y pagar por su importe.

Los Art. 1401-1402 ,Código Civil contienen varias reglas de protección de las deudas gananciales. En este último artículo se les reconoce en la liquidación los mismos derechos que ostentan en la partición y en las herencias.

Una vez satisfechas las deudas y cargas de la sociedad (Art. 1403 ,Código Civil), se abonan las deudas que cada cónyuge tenga frente al caudal común.

El Art. 1404 ,Código Civil señala que una vez hechas las deducciones en el caudal inventariado que prefijan los artículos anteriores, el remanente constituye el haber de la sociedad de gananciales, que se divide por mitad entre los cónyuges o sus respectivos herederos.

Los Art. 1406,Art. 1407 ,Código Civil contienen ciertas reglas de atribución preferente de bienes. El Art. 1406 ,Código Civil señala en efecto que cada cónyuge tendrá derecho a que se incluyan con preferencia en su haber , hasta donde este alcance:

Para facilitar la realización de estas adjudicaciones preferentes, el Art. 1407 ,Código Civil prevé que en los casos de los números 3 y 4 del Art. 1406 ,Código Civil el cónyuge puede pedir, a su elección, que se le atribuyan los bienes en propiedad o que se constituya sobre ellos a su favor un derecho de uso o habitación. Si el valor de los bienes o el derecho superara al de haber del cónyuge adjudicatario, este debe abonar la diferencia en dinero.

El Art. 1409 ,Código Civil regula la hipótesis de que se haya dado comienzo a una sociedad de gananciales por nuevo matrimonio de uno de los cónyuges sin haber liquidado previamente el anterior. Así, resuelve lo siguiente: "Siempre que haya de ejecutarse simultáneamente la liquidación de gananciales de dos o más matrimonios contraídos por una misma persona para determinar el capital de cada sociedad se admitirá toda clase de pruebas en defecto de inventarios. En caso de duda se atribuirán los gananciales a las diferentes sociedades proporcionalmente, atendiendo al tiempo de su duración y a los bienes e ingresos de los respectivos cónyuges".

No hay versiones para este comentario

Sociedad de gananciales
Bienes privativos
Bienes gananciales
Frutos
Derecho de retracto
Prestación de jubilación
Disolución de la sociedad de gananciales
Jubilación anticipada
Capitulaciones matrimoniales
Cónyuge deudor
Cónyuge no titular
Testamento
Testador
Responsabilidad
Título gratuito
Régimen económico del matrimonio
Incremento del patrimonio
Dueño
A título oneroso
Establecimientos mercantiles
Derecho de usufructo
Intereses devengados
Bienes donados
Usufructo
Donante
Sociedad de conquistas
Cotización a la Seguridad Social
Extinción del contrato de trabajo
Derecho al trabajo
Actividad laboral
Bajas indemnizadas
Póliza de seguro
Prejubilación
Plan de pensiones
Indemnización por despido improcedente
Derechos de la personalidad
Plantaciones
Presunción iuris tantum
Incremento de valor
Cargas de la sociedad de gananciales
Pertenece al Grupo

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Regulación de la sociedad conyugal de conquistas en Navarra

    Orden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    En Navarra, el régimen económico matrimonial se regirá por las capitulaciones o contratos matrimoniales, regulados en los Art. 78-81 ,Ley 1/1973, de 1 de marzo.  En defecto de otro régimen establecido en capitulaciones matrimoniales, se observa...

  • Regulación de la separación de bienes

    Orden: Civil Fecha última revisión: 01/07/2016

    El régimen de la separación de bienes es aquel en que cada cónyuge es propietario de sus bienes y puede actuar con plena independencia y libertad en su administración y disposición. Dicho régimen se regula en los Art. 1435-1444 ,Código Civil...

  • Régimen económico matrimonial en Galicia

    Orden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    La Ley 2/2006, de 14 de junio, de derecho civil de Galicia, dedica su Título IX a la regulación del "régimen económico familiar". En lo que concierne al régimen económico matrimonial, a falta de convenio sobre el mismo en capitulaciones matrimo...

  • Régimen de bienes privativos afectados a las cargas del matrimonio

    Orden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    Una vez admitida la demanda de nulidad, separación o divorcio, el Juez, a falta de acuerdo de ambos cónyuges aprobado judicialmente, adoptará, con audiencia de éstos, las medidas a que se refiere el Art. 103 ,Código Civil, cuyo numeral quinto h...

  • Medidas provisionales respecto a los bienes gananciales o comunes

    Orden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    Una vez admitida la demanda de nulidad, separación o divorcio, el Juez, a falta de acuerdo de ambos cónyuges aprobado judicialmente, adoptará, con audiencia de éstos, las medidas a que se refiere el Art. 103 ,Código Civil, cuyo numeral cuarto h...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados