Regulación del usufructo vidual en la Comunidad Foral de Navarra

Pertenece al Grupo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Regulación del usufructo vidual en Aragón

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    La regulación del usufructo vidual en Aragón se encuentra en el Capítulo III del Título V del Libro Segundo del Decreto Legislativo 1/2011, de 22 de marzo, del Gobierno de Aragón, por el que se aprueba, con el título de «Código del Derecho Fo...

  • Regulación del usufructo vidual en el País Vasco

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    La regulación del usufructo vidual en el País Vasco se contempla, fundamentalmente, en los Art. 52,Art. 53,Art. 57 ,Ley 5/2015, de 25 de junio.   En cuanto a la regulación del usufructo vidual en el País Vasco se estará a lo dispuesto en los Ar...

  • Regulación del usufructo vidual en Galicia

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    La regulación del usufructo vidual en Galicia se encuentra en el Capítulo IV, del Título X, de la Ley 2/2006, de 14 de junio, de Derecho civil de Galicia. En concreto, dicha regulación está contemplada en los Art. 228-237 ,Ley 2/2006, de 14 de j...

  • Regulación del usufructo vidual en el Código Civil

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    El usufructo vidual es aquel que corresponde al cónyuge viudo que al morir su consorte no se hallase separado de éste judicialmente o de hecho, si concurre a la herencia con hijos o descendientes. En el régimen del Código Civil, recae sobre el ...

  • Regulación del usufructo vidual en Cataluña

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    La regulación del usufructo vidual en Cataluña se recoge en la Sección 2.ª del Capítulo II del Título IV de la Ley 10/2008, de 10 de julio, del libro cuarto del Código Civil de Cataluña, relativo a Sucesiones.Dicha regulación está contemp...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Civil

La regulación del usufructo vidual en Navarra se encuentra recogida en el Capítulo I del Título X ("De las limitaciones a la libertad de disponer") del Libro II, de la Ley 1/1973, de 1 marzo, por la que se aprueba la Compilación del Derecho Civil Foral de Navarra.
En concreto, dicha regulación está contemplada en los Art. 253-266 ,Ley 1/1973, de 1 de marzo.

 

El Art. 253 ,Ley 1/1973, de 1 de marzo define lo que se conoce como usufructo de fidelidad. En este sentido se precisa que el cónyuge viudo tiene el usufructo de fidelidad sobre todos Ios bienes y derechos que al premuerto pertenecían en el momento del fallecimiento. Se considera equiparada a estos efectos a la situación del cónyuge viudo el miembro sobreviviente en caso de fallecimiento del otro miembro de una pareja estable reconocida por la Ley.

El usufructo de fidelidad se dará en favor del cónyuge sobreviviente cuando el premuerto tuviera la condición foral de navarro al tiempo de su fallecimiento.

Este derecho se caracteriza por su inalienabilidad, no obstante, los nudo propietarios y el usufructuario conjuntamente podrán enajenar o gravar el pleno dominio de los bienes sobre los que recae el usufructo. De igual modo, en el precepto se prevé la posibilidad de renuncia anticipada del usufructo de fidelidad otorgada en escritura pública, antes o después del matrimonio.

El Art. 254 ,Ley 1/1973, de 1 de marzo contempla aquellos casos en los que procede la exclusión del usufructo, estableciendo que "no tendrá el usufructo legal de fidelidad":

  • En la separación de hecho: 
    • Ninguno de los cónyuges si la hubieren convenido o consentido; no se entenderá consentida por el cónyuge abandonado, aunque éste no denuncie el abandono ni inste la separación judicial, salvo que, requerido fehacientemente por el otro, dentro del término de seis meses no manifieste su voluntad contraria a la separación.
    • El cónyuge que motivó la separación por infidelidad conyugal, incumplimiento grave de los deberes familiares o por haber atentado contra la vida del otro.
  • En la separación de derecho: 
    • Ninguno de los cónyuges si la hubieren convenido o consentido.
    • El cónyuge que incurrió en causa de separación por abandono del hogar familiar, infidelidad conyugal incumplimiento grave o reiterado de los deberes conyugales o familiares o por haber atentado contra la vida del otro.
    • El cónyuge que la haya pedido en razón a la separación de hecho no consentida por el otro.
    • Ninguno de los cónyuges en los demás casos de separación.
  • El cónyuge que hubiere sido ejecutoriamente condenado por haber atentado contra la vida del otro.
  • El que, por sentencia firme, hubiere sido privado de la patria potestad sobre los hijos comunes.

Un cónyuge podrá privar del usufructo de fidelidad al otro, en testamento o contrato sucesorio, si hubiere incurrido en causa de separación por abandono del hogar familiar, infidelidad conyugal incumplimiento grave o reiterado de los deberes conyugales o familiares o por haber atentado contra la vida del otro, aunque no hubiese separación.

El Art. 255 ,Ley 1/1973, de 1 de marzo indica que el usufructo se extiende a los bienes y derechos pertenecientes al cónyuge premuerto, aunque estén afectos a llamamiento, reversión o restitución, con excepción de los siguientes bienes:

  • Los bienes sujetos a sustitución fideicomisaria, salvo que el disponente establezca lo contrario.
  • Los derechos de usufructo, uso, habitación u otros de carácter vitalicio y personal.
  • Los bienes que el cónyuge premuerto hubiere recibido por título lucrativo y con expresa exclusión del usufructo de fidelidad.
  • Los bienes que hubieren sido objeto de donación mortis casusa.
  • Los legados piadosos o para entierro y funerales.
  • Los legados para dotación de hijos u otros parientes a los que el testador se hallare obligado a datar.
  • Y los legados remuneratorios, siempre que conste la existencia del servicio remunerado.

Ante el caso de que se produzcan segundas o ulteriores nupcias por parte del cónyuge viudo, el 256 ,Ley 1/1973, de 1 de marzo precisa que quedarán excluidos los siguientes bienes:

  • Los que deben reservarse en favor de los hijos o descendientes de matrimonio anterior, conforme a lo establecido en las leyes doscientos setenta y cuatro y doscientas setenta y cinco.
  • Los que el cónyuge bínubo (esto es, el casado por segunda vez) deba dejar en favor de los mismos hijos y descendientes con preferencia respecto a los del matrimonio posterior, según lo establecido en la ley doscientos setenta y dos.
  • Los que el cónyuge bínubo hubiere adquirido por título lucrativo con llamamiento sucesorio en favor de hijos o descendientes de anterior matrimonio, si éstos sobrevivieren. Se exceptúa el caso de que para las segundas o posteriores nupcias se hubiese obtenido el consentimiento de todas las personas que ordenaron el llamamiento, o de las sobrevivientes.

El cónyuge viudo no adquirirá el usufructo de fidelidad si no hiciere inventario de todos los bienes a que conocidamente se extienda el usufructo.

El inventario, que debe constar en escritura pública, se iniciará dentro de los cincuenta días siguientes a la fecha de la muerte o de la declaración de fallecimiento del consorte y se terminará dentro de otros cincuenta. Dentro de este plazo de cien días podrán adicionarse en nuevos inventarios los bienes que se hubieran omitido. En caso de fuerza mayor, se suspenderán estos plazos mientras la causa dure. Si el usufructo de fidelidad no hubiere de empezar hasta extinguirse un usufructo establecido en favor de otras personas, estos plazos empezarán a contarse a partir de la fecha de extinción del usufructo voluntario.

Ante cualquier supuesto de nulidad del testamento, del contrato sucesorio, o de la institución de heredero ordenada en dichos actos, los plazos para la formalización de inventario empezarán a contarse a partir de la fecha en que el cónyuge viudo le fuera notificada la sentencia firme que hubiese declarado la nulidad. No obstante, a requerimiento del nudo propietario, el usufructurario está obligado a declarar ante qué Notario formalizó el inventario o adición al mismo. El nudo propietario tendrá derecho a obtener copia, y podrá requerir al usufrutuario para que subsane en escritura pública los errores y omisiones en que se hubiere incurrido.

Por otro lado, los 258,Art. 259 ,Ley 1/1973, de 1 de marzo abordan lo relativo a los derechos y obligaciones del usufructuario.

  • Así, y por lo que respecta a los derechos, el cónyuge viudo tendrá todos los derechos que, en general, corresponden al usufructuario conforme el capítulo I del título IV del libro tercero, y los que, en su caso, voluntariamente, le hubiesen sido concedidos por el cónyuge premuerto o hubieran sido pactados. Además, cuando el usufructo de fidelidad recaiga sobre acciones de sociedades anónimas, y siempre que los estatutos, pactos o acuerdos sociales no dispongan otra cosa, se, observarán las reglas siguientes:
    • El derecho preferente para suscribir nuevas acciones corresponde exclusivamente al nudo propietario; pero si éste no hiciere uso de su derecho, el usufructario podrá suscribir por si mismo a nombre del nudo propietario, abonando los desembolsos y gastos correspondientes, y en caso de no ejercitar esta facultad podrá exigir el valor de los derechos de suscripción que se hubieren enajenado.
    • El usufructo se extenderá a las nuevas acciones suscritas; pero el usufructuario deberá abonar al nudo propietario todos los desembolsos y gastos que la suscripción le hubiere reportado, y si no lo hiciere en el plazo de treinta días a contar del requerimiento del nudo propietario, no tendrá el usufructo sobre las nuevas acciones, y en tal caso le corresponderá el importe de los derechos de suscripción realizados por el nudo propietario. En los supuestos en que el usufructuario deba indemnizar al nudo propietario por los gastos y desembolsos ocasionados, no tendrá derecho de reembolso.
    • En caso de sustitución de títulos o de amortización de acciones, el usufructo recaerá por subrogación sobre los nuevos títulos o el importe de la amortización.
    • En el usufructo de obligaciones que se conviertan en acciones, el usufructo recaerá sobre las acciones, y se aplicará lo dispuesto anteriormente (las disposiciones de esta ley sobre usufructo de acciones se observarán, en la medida en que por su naturaleza sean aplicables, el usufructo de participaciones de sociedades de :responsabilidad limitada y de cuotas .sociales en sociedades colectivas, comanditarias o sociedades civiles).

En lo que concierne a las obligaciones, el cónyuge usufructuario debe:

  • Administrar y explotar los bienes con la diligencia de un buen padre de familia.
  • Pagar los gastos de última enfermedad, entierro, funerales y sufragios del cónyuge premuerto.
  • Prestar alimentos, dentro de Ios límites del disfrute, a los hijos y descendientes del cónyuge premuerto, a quienes éste tuviere obligación de prestarlos, y siempre que los alimentistas se hallaren en situación legal de exigirlos.
  • Pagar con dinero de la herencia las deudas del cónyuge premuerto que fueren exigibles. Si no hubiere dinero suficiente, podrá enajenar bienes de la herencia previo acuerdo con los nudo propietarios, y a falta de acuerdo o si los nudo propietarios fueren desconocidos o estuvieren ausentes, será necesaria la autorización judicial para enajenar bienes.
  • Pagar todas las cargas inherentes al usufructo.

El Art. 260 ,Ley 1/1973, de 1 de marzo contempla la posibilidad de transformación, de forma que si el usufructuario desatendiere las indicaciones o advertencias que respecto a la administración y explotación de los bienes le hicieren los nudo propietarios, éstos podrán acudir al Juez, mientras que si el viudo usufructuario no pudiera o no se aviniera a cumplir la decisión judicial, los nudo propietarios podrán pedir la entrega de los bienes y la sustitución del usufructo por una renta a su cargo no inferior al rendimiento medio obtenido en los cinco últimos años y revisable cuando varíen las circunstancias objetivas.

En lo tocante a las causas de extinción del usufructo de fidelidad, es el 261 ,Ley 1/1973, de 1 de marzo el que las cita. Estas son:

- Muerte del usufructuario

- Renuncia expresa en escritura pública

- Contraer el usufructuario nuevas nupcias, salvo pacto o disposición en contra del cónyuge premuerto.

A continuación, el Art. 262 ,Ley 1/1973, de 1 de marzo prevé que el viudo pierda el usufructo de fidelidad, a petición de los nudo propietarios en los siguientes casos:

  • Si viviera maritalmente con otra personal.
  • Si llevare vida notoriamente licenciosa, o corrompiera a los hijos.
  • Si enajenase o gravase bienes, salvo los casos previstos en los Art. 253,Art. 259 ,Ley 1/1973, de 1 de marzo, y a no ser que se hallare debidamente autorizado para ello por pacto o disposición del cónyuge premuerto.
  • Si incumpliese sus obligaciones con dolo o negligencia grave.
  • Si durante año y día hubiere incumplido de modo general, con negligencia, las obligaciones inherentes al usufructo de fidelidad conforme al Art. 259 ,Ley 1/1973, de 1 de marzo.

Una vez terminado el usufructo de fidelidad, los nudo propietarios podrán hacer efectiva la posesión de los bienes por medio de interdicto.

Es importante destacar lo señalado en el Art. 264 ,Ley 1/1973, de 1 de marzo relativo a las modificaciones voluntarias, por la propia voluntad del disponente o por pacto, expresando las siguientes:

  • Dispensar de la obligación de hacer inventario, salvo el caso de segundas o posteriores nupcias habiendo hijos o descendientes de anterior matrimonio.
  • Facultar para enajenar o gravar los bienes.
  • Autorizar la conservación del usufructo aunque el usufructuario contraiga nuevas nupcias.
  • Exigir la constitución de garantía para el ejercicio del usufructo.
  • Imponer plazos, condiciones y cargas, o modificar de cualquier modo la adquisición, ejercicio y extinción del derecho.

En los dos últimos casos enumerados se necesitará el consentimiento y aceptación del cónyuge usufructurario.

El Art. 265 ,Ley 1/1973, de 1 de marzo señala que en el usufructo voluntario universal o sobre bienes determinados, otorgado con condición de viudedad, a favor de cualquier persona, serán aplicables, en cuanto no se opongan al pacto o disposición que lo conceda, las leyes del presente capítulo.

Por último, el Art. 266 ,Ley 1/1973, de 1 de marzo declara la subsidiariedad para lo no establecido en el el capítulo I, de las disposiciones generales sobre el usufructo del Capítulo I, del Título IV, del libro tercero.

No hay versiones para este comentario

Usufructo de fidelidad
Usufructo
Cónyuge viudo
Usufructuario
Nudo propietario
Inventarios
Incumplimiento grave
Usufructo viudal
Descendientes
Escritura pública
Dueño
Legados
Separación de hecho
Sentencia firme
Contrato sucesorio
Voluntad
Pleno dominio
Inalienabilidad
Separación judicial del matrimonio
Testamento
Privación de la patria potestad
Hijo común
Sustitución fideicomisaria
Extinción del usufructo
Reversión
Donación
Testador
Fuerza mayor
Declaración de fallecimiento
Nulidad del testamento
Institución de heredero
Acuerdos sociales
Usufructo de acciones
Subrogación
Buen padre de familia
Sociedad civil
Responsabilidad limitada
Sociedad colectiva
Derecho reembolso
Bienes de la herencia