Resultado de la calificación del concurso.

Pertenece al Grupo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • La calificación del concurso de acreedores

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 01/02/2016

    El concurso se calificará como fortuito o como culpable. La calificación no vinculará a los jueces y tribunales del orden jurisdiccional penal que, en su caso, entiendan de actuaciones del deudor que pudieran ser constitutivas de delito.  La ley...

  • Efectos de la calificación del concurso como culpable

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 01/02/2016

    La calificación del concurso como culpable se basa en el perjuicio causado a los acreedores y en general al tráfico jurídico económico, sea porque el deudor, o los administradores sociales de la persona jurídica concursada, hayan provocado o agr...

  • Tramitación de la sección de calificación del concurso

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 01/02/2016

    La formación de la sección sexta se ordenará en la misma resolución judicial por la que se apruebe el convenio, el plan de liquidación o se ordene la liquidación conforme a las normas legales supletorias.    El Art. 167 ,Ley Concursal contin...

  • Fase de liquidación del concurso de acreedores

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 01/02/2016

    La fase de liquidación se configura en la Ley Concursal como una solución subsidiaria del concurso.  NOVEDAD: Ley 9/2015, de 25 de mayo, de medidas urgentes en materia concursal. Se modifican varios preceptos de la Ley Concursal, relativos al conv...

  • Aspectos generales de la Ley Concursal

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 17/11/2016

    El derecho concursal es la rama del derecho orientada a regular la situación excepcional en que se encuentra el deudor que no puede hacer frente a sus obligaciones. Comprende el estudio y regulación de la problemática del deudor en crisis, o la pr...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Mercantil
  • Fecha última revisión: 01/02/2016

El concurso fortuito es una categoría residual, que se aplica cuando no concurran las circunstancias que determinan la calificación del concurso como culpable.

Tal y como dispone el Art. 164 ,Ley Concursal, "El concurso se calificará como culpable cuando en la generación o agravación del estado de insolvencia hubiera mediado dolo o culpa grave del deudor o, si los tuviere, de sus representantes legales y, en caso de persona jurídica, de sus administradores o liquidadores, de hecho y de derecho, apoderados generales, de quienes hubieren tenido cualquiera de estas condiciones dentro de los dos años anteriores a la fecha de declaración del concurso, así como de sus socios conforme a lo dispuesto en el artículo 165.2." (Nueva redacción dada por la Ley 9/2015, de 25 de mayo)

Junto a dicho mecanismo, la ley establece una presunción de dolo o culpa grave que admite prueba en contrario y de culpabilidad del concurso, que no admite prueba en contrario.

Al establecer dichas presunciones, el legislador ha tenido en cuenta la experiencia anterior, a fin de tipificar las conductas que por su gravedad merecen un reproche especial. De lo cual resulta que en la práctica las presunciones constituyen la mayor parte de los supuestos.

El concurso ha de ser declarado culpable, tal y como dispone el citado precepto, cuando se acredite en la sección de calificación que la insolvencia ha sido generada o agravada con dolo o culpa grave.

Solamente procede la declaración de culpabilidad del concursado cuando concurran las circunstancias siguientes:

  • Acto u omisión
  • Dolo o culpa grave
  • Relación causal entre esa actuación y la generación o agravación del estado de insolvencia.

La carga de probar el dolo o la culpa grave reside principalmente en la administración concursal así como en el ministerio fiscal, que ejerce el papel de parte demandante en este incidente.

Solamente pueden verse afectados por la calificación aquellos que hayan sido administradores, liquidadores o apoderados en los dos años anteriores a la celebración del concurso.

En relación con el nivel de diligencia exigible, la ley concursal solamente asocia la culpabilidad a los casos de culpa grave, que tradicionalmente se ha equiparado al dolo. No se trata de penalizar la gestión negligente, sino la dolosa o gravemente negligente.

Presunciones de culpabilidad del concurso

La ley, en su Art. 165 ,Ley Concursal, señala unas presunciones de culpabilidad: (Nueva redacción dada por la Ley 9/2015, de 25 de mayo)

"1. El concurso se presume culpable, salvo prueba en contrario, cuando el deudor o, en su caso, sus representantes legales, administradores o liquidadores:

1.º Hubieran incumplido el deber de solicitar la declaración del concurso.

2.º Hubieran incumplido el deber de colaboración con el juez del concurso y la administración concursal o no les hubieran facilitado la información necesaria o conveniente para el interés del concurso o no hubiesen asistido, por sí o por medio de apoderado, a la junta de acreedores, siempre que su participación hubiera sido determinante para la adopción del convenio.

3.º Si el deudor estuviera obligado legalmente a la llevanza de contabilidad y no hubiera formulado las cuentas anuales, no las hubiera sometido a auditoría, debiendo hacerlo, o, una vez aprobadas, no las hubiera depositado en el Registro Mercantil o en el registro correspondiente, en alguno de los tres últimos ejercicios anteriores a la declaración de concurso.

2. El concurso se presume culpable, salvo prueba en contrario, cuando los socios o administradores se hubiesen negado sin causa razonable a la capitalización de créditos o una emisión de valores o instrumentos convertibles y ello hubiera frustrado la consecución de un acuerdo de refinanciación de los previstos en el artículo 71 bis.1 o en la disposición adicional cuarta o de un acuerdo extrajudicial de pagos. A estos efectos, se presumirá que la capitalización obedece a una causa razonable cuando así se declare mediante informe emitido, con anterioridad a la negativa del deudor, por experto independiente nombrado de conformidad con lo dispuesto por el artículo 71 bis.4. Si hubiere más de un informe, deberán coincidir en tal apreciación la mayoría de los informes emitidos.

En todo caso, para que la negativa a su aprobación determine la culpabilidad del concurso, el acuerdo propuesto deberá reconocer en favor de los socios del deudor un derecho de adquisición preferente sobre las acciones, participaciones, valores o instrumentos convertibles suscritos por los acreedores, a resultas de la capitalización o emisión propuesta, en caso de enajenación ulterior de los mismos. No obstante, el acuerdo propuesto podrá excluir el derecho de adquisición preferente en las transmisiones realizadas por el acreedor a una sociedad de su mismo grupo o a cualquier entidad, que tenga por objeto la tenencia y administración de participaciones en el capital de otras entidades con tal de que sea de su grupo o que esté participada por el acreedor. En cualquier caso, se entenderá por enajenación la realizada en favor de un tercero por el propio acreedor o por las sociedades o entidades a que se refiere el inciso anterior."

El concurso se calificará como culpable, en todo caso, cuando concurra cualquiera de los siguientes supuestos: (Art. 164 ,Ley Concursal)

  • Cuando el deudor legalmente obligado a la llevanza de contabilidad incumpliera sustancialmente esta obligación, llevara doble contabilidad o hubiera cometido irregularidad relevante para la comprensión de su situación patrimonial o financiera en la que llevara. La ley asimila a la falta de llevanza de contabilidad al supuesto de doble contabilidad, así como a la existencia de irregularidad relevante para la comprensión de su situación financiera o patrimonial.
  • Cuando el deudor hubiera cometido inexactitud grave en cualquiera de los documentos acompañados a la solicitud de declaración de concurso o presentados durante la tramitación del procedimiento, o hubiera acompañado o presentado documentos falsos.  En este caso el juez debe valorar en cada caso la gravedad de los hechos. Se trata de que el deudor aporte con su solicitud la información que se esperaba de él.
  • Cuando la apertura de la liquidación haya sido acordada de oficio por incumplimiento del convenio debido a causa imputable al concursado.
  • Cuando el deudor se hubiera alzado con la totalidad o parte de sus bienes en perjuicio de sus acreedores o hubiera realizado cualquier acto que retrase, dificulte o impida la eficacia de un embargo en cualquier clase de ejecución iniciada o de previsible iniciación. Se trata de un castigo a la ocultación de los bienes del deudor frente a sus acreedores, ya sea en el curso de un procedimiento de ejecución o con anterioridad a él.
  • Cuando durante los dos años anteriores a la fecha de la declaración de concurso hubieran salido fraudulentamente del patrimonio del deudor bienes o derechos.
  • Cuando antes de la fecha de la declaración de concurso el deudor hubiese realizado cualquier acto jurídico dirigido a simular una situación patrimonial ficticia. Se castiga con la declaración de culpabilidad al deudor que trata de aparentar una situación patrimonial distinta a la real, para lo cual debe haber tenido que manipular la contabilidad, incurriendo asimismo en una irregularidad contable.

 

No hay versiones para este comentario

Dolo
Culpa grave
Prueba en contrario
Declaración de concurso
Insolvencia
Administración concursal
Concurso fortuito
Calificación del concurso
Calificación culpable
Persona jurídica
Sección de calificación
Culpa
Adquisición preferente
Juez del concurso
Junta de acreedores
Cuentas anuales
Registro Mercantil
Acuerdos de refinanciación
Acuerdo extrajudicial de pagos
Doble contabilidad
Fecha de la declaración de concurso
Acto jurídico
Ocultación