La seguridad en el trabajo como elemento determinante en la prevención de riesgos laborales

Pertenece al Grupo
Incluídos en este Concepto
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Evaluación de la exposición a contaminantes químicos durante el trabajo

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 02/03/2016

    La Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, determina el cuerpo básico de garantías y responsabilidades preciso para establecer un adecuado nivel de protección de la salud de los trabajadores frente a los riesgos deriva...

  • Protección colectiva e individual en prevención de riesgos

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 14/12/2012

    Protección colectiva e individual Las técnicas que poseemos para evitar, reducir o controlar los riesgos pasan por establecer unas buenas medidas de prevención en las empresas, encaminadas a hacer descender las tasas de siniestralidad. Para ello e...

  • Exposición a agentes químicos durante el trabajo

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 14/12/2012

    Agentes químicosSe consideran contaminantes químicos los constituidos por materia inerte (orgánica, inorgánica, natural o sintética), es decir no viva, en cualquiera de sus estados de agregación (sólido, líquido o gas), cuya presencia en la a...

  • Evaluación y análisis de riesgos laborales

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 10/02/2015

    La Ley de Prevención de Riesgos Laborales, en consonancia con la Directiva Marco 89/391/CEE, establece como una obligación empresarial la Planificación de la acción preventiva a partir de una evaluación inicial de factores de riesgo y evaluar lo...

  • Higiene industrial

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 14/12/2012

    La higiene industriales uan técnica no médica de prevención de las enfermedades profesionales (E.P.), mediante el control del medio ambiente de trabajo de los contaminantes que las producen. La higiene industrial se ocupa de las relaciones y efect...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Laboral

Seguridad en el Trabajo

1.- El trabajo y la salud. Riesgos profesionales. Factores de riesgo

El "Trabajo" puede definirse como toda actividad de transformación de la naturaleza, para satisfacer las necesidades humanas.

Dos aspectos fundamentales a considerar en el trabajo son la "Tecnificación" y la "Organización"

De las condiciones en que se realiza el trabajo dependerá que éste sea beneficioso o perjudicial para la salud. Se entiende por "Condiciones de Trabajo" el conjunto de variables que definen la realización de una tarea concreta y el entorno en que ésta se realiza y que determina la salud del trabajador

El trabajo y la salud están íntimamente relacionados por lo que conviene integrar en la propia definición de salud aquellos aspectos que se van a ver influenciados por las condiciones de trabajo, y para ello, la más precisa es la enunciada por la Organización Mundial de la Salud en 1948: "Salud" es un estado de bienestar físico, mental y social completo y no meramente la ausencia de daño y enfermedad

En el contexto de la propia definición aparecen dos aspectos de suma importancia y fundamentales a la hora de establecer estrategias preventivas que conviene recalcar, uno de ellos es considerar la salud no solamente como mera ausencia de enfermedad, y otro el de conferirle carácter integral: físico, mental y social.

Conviene definir algunos conceptos y términos utilizados en salud laboral:

  • Peligro: aquella fuente o situación con capacidad de producir daño en términos de lesiones, daños a la propiedad, daños al medio ambiente o una combinación de ellos.

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales (Ley 31/1995, de 8 de Noviembre) en su artículo 4º define:

  • Riesgo Laboral: posibilidad de que un trabajador sufra un determinado daño derivado del trabajo. Es una combinación de la frecuencia y la probabilidad y de las consecuencias que podrían derivarse de la materialización de un peligro.

Asimismo define Daños derivados del trabajo las enfermedades, patologías ó lesiones sufridas con motivo u ocasión del trabajo.

La Seguridad y Salud Laboral pretende la mejora de las condiciones de trabajo a través de la aplicación de técnicas denominadas preventivas dirigidas a los distintos factores de riesgo.

A las distintas variables que puedan influir sobre la salud del trabajador (condiciones de trabajo), se las denomina también factores de riesgo. Para favorecer el análisis sistemático de los mismos, se clasifican en cinco grupos:

  • Condiciones de Seguridad

Condiciones materiales como: elementos móviles, cortantes… situados en máquinas, combustibles, herramientas, vehículos, instalaciones…

  • Entorno físico del trabajo

Se refiere a los componentes físicos del medioambiente del trabajo: Ruido, iluminación, vibraciones, condiciones termohigrométricas y radiaciones.

  • Contaminantes Químicos y Biológicos

Se refiere a los posibles contaminantes y agentes biológicos presentes en los puestos de trabajo

  • Carga de Trabajo

Exigencias que la tarea impone al individuo: esfuerzos físicos, niveles de atención, posturas, manipulación…

  • Organización del Trabajo

Distribución de tareas, reparto de funciones, responsabilidad, horarios, situaciones personales… Como se ha dicho, el trabajo, dependiendo de las condiciones en que se realice puede ser beneficioso o perjudicial para la salud, cuando el trabajo produce daños, éstos se tipifican de la siguiente forma:

  • Accidentes de Trabajo
  • Enfermedades Profesionales
  • Otros daños a la salud

Como el lógico, debe haber una serie de disciplinas preventivas que aplicadas a los distintos factores de riesgo sirvan para identificar, prevenir y controlar aquellos riesgos que podrían llegar a provocar daños profesionales.

Estas técnicas preventivas son las siguientes:

  • Seguridad en el Trabajo. "Disciplina que estudia las condiciones materiales que ponen en peligro la integridad física de los trabajadores provocando accidentes".
  • Higiene Industrial. "Estudia las situaciones que pueden producir una enfermedad a través de la identificación, evaluación y control de las concentraciones de los diferentes contaminantes físicos, químicos y biológicos presentes en los puestos de trabajo".
  • Medicina del Trabajo. "Analiza las consecuencias de los factores de riesgo sobre las personas, alerta cuando se producen situaciones que no han sido controladas"
  • Ergonomía. "Estudia la manera de planificar y diseñar los puestos de trabajo de manera que exista una adaptación entre éstos y el individuo".

La actuación sobre los factores de riesgo para la mejora de las condiciones de trabajo conlleva además la incorporación de otras disciplinas como la psicología, la ingeniería, la física, la química, la arquitectura, la biológica, el derecho, la económica, etc… ya que el tratamiento de las condiciones de trabajo debe ser multidisciplinar.

El objetivo de todo lo anterior es el de mejorar la calidad de vida laboral del trabajador, que como protagonista debe integrarse e involucrarse plenamente con la prevención de riesgos laborales, por lo tanto deberá tener los conocimientos y actitudes necesarias para el desempeño de sus funciones, por lo que la información y formación son también consideradas como técnicas preventivas fundamentales.

2.- Sistemas de control de riesgos

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales tiene como objetivo principal la protección de la seguridad y salud de los trabajadores.

La Ley también establece la evaluación de los riesgos como el proceso encaminado a estimar la magnitud de aquellos riesgos que no hayan podido evitarse. El estudio de los resultados de la evaluación de los riesgos determinará las bases de la planificación de la actividad preventiva que estará encaminada a evitar, controlar y reducir los riesgos detectados.

Son, por tanto, inspiradores de todo sistema elemental de control del riesgo de las siguientes acciones:

  • La planificación de la prevención desde el momento mismo del diseño del proyecto empresarial.
  • La evaluación inicial de los riesgos inherentes al trabajo y su actualización periódica a medida que se alteren las circunstancias.
  • La implementación y puesta en práctica de un conjunto de medidas preventivas, coherentes con los riesgos detectados, encaminadas a la disminución de los mismos.
  • El control de la efectividad de las medidas adoptadas.

Junto a estos elementos básicos, no podemos olvidar la información y formación de los trabajadores, que aseguren un mejor conocimiento, tanto de alcance real de los riesgos derivados del trabajo como de la forma deprevenirlos y evitarlos, de manera adaptada a las peculiaridades de cada centro de trabajo, a las características de las personas que en él desarrollan su prestación laboral y a la actividad concreta que realizan.

La adopción de medidas de protección de los trabajadores ha de tener en cuenta los principios generales de la acción preventiva que establece la Ley de Prevención pero plenamente aplicables al tema que nos ocupa.

Adviértase, desde el punto de vista de las medidas de protección, cómo la primera medida es precisamente evitar el riesgo y sólo cuando éste no sea evitable, procederemos a su evaluación y a la adopción de las medidas necesarias para reducirlo o eliminarlo. En relaci6n con este tema, es importante destacar que entre estos principios generales se encuentra la adopción de medidas que antepongan la protección colectiva a la individual, es decir, que únicamente adoptaremos medidas de protección individual frente a los riesgos, cuando la protección colectiva no sea eficaz.

3.- Tipos de medidas de carácter técnico que se pueden adoptar con objeto de reducir los riesgos profesionales

El riesgo al que está expuesto un trabajador está en función de la probabilidad de que suceda un daño y también de las consecuencias que podría tener para su salud en caso de que se produjera. En determinadas situaciones de riesgo higiénico, motivados por exposición de los trabajadores a sustancias contaminantes, el peligro estará en función de la naturaleza de los contaminantes y también de la cantidad, concentración y tiempo de contacto con ellos, por lo que disminuyendo, cualquiera de estos factores disminuirá el nivel de agresión.

En estos casos habrá que determinar:

  • La fuente que origina el contaminante.
  • El recorrido del mismo hasta llegar al trabajador.
  • El sistema de trabajo empleado en el proceso productivo.
  • La protección que emplea el trabajador.

Acto seguido, para la selección de las medidas de control tenemos tres posibles líneas de acción:

  • Control de riesgos en el origen.
  • Control de riesgos en el medio de transmisión.
  • Control del riesgo sobre el propio sujeto expuesto al peligro.

Siempre que sea posible, será preferible adoptar medidas de control de riesgo en el origen a medidas de control en el medio de transmisión y éstas serán más eficaces que los sistemas de control del riesgo sobre el propio trabajador.

3.1) SISTEMAS PARA CONTROLAR LOS RIESGOS EN EL ORIGEN

Los riesgos en el origen podemos controlarlos mediante:

a) Selección de equipos y diseños adecuados

Una selección y diseño adecuados de los equipos de trabajo es fundamental en la prevención de riesgos profesionales [ejmp: El Real Decreto 1316/ 1989, de 27 de octubre, sobre protección de los trabajadores frente a los riesgos derivados de la exposición al ruido durante el trabajo, establece expresamente la obligación del empresario de reducir el nivel más bajo y razonablemente posible los riesgos derivados de la exposición al ruido, habida cuenta del progreso técnico y de la disponibilidad de medidas de control, aplicadas a las instalaciones u operaciones existentes].

Sin embargo, a la hora de la selección y adquisición de nuevos equipos o modificación de los existentes, el empresario está obligado a tener en cuenta aquéllos que reduzcan al máximo el riesgo de exposición al ruido, de acuerdo con la información dada por el fabricante. Debemos tender a un concepto de "Seguridad Integral" que tenga en cuenta criterios preventivos en todas las fases del proceso productivo, empezando en la fase de proyecto.

b) Sustitución de productos peligrosos por otros que entrañen menor peligro.

Siempre y cuando las posibilidades del proceso productivo lo permita, es preferible eliminar el riesgo que adoptar medidas para reducirlo o evitarlo, para lo cual, la eliminación y sustitución de agentes peligrosos por otros que resulten menos nocivos, debe ser un factor a tener en cuenta en la planificación de la acción preventiva [ejmp: Las operaciones de limpieza de maquinaria mediante la utilización de disolventes orgánicos, con un alto índice de toxicidad, pueden ser realizadas en algunas ocasiones empleando mezclas de agua con detergentes con una toxicidad bastante menor].

En otras ocasiones un cambio de proceso ofrece la oportunidad de mejorar tanto la calidad de la producción como las condiciones de trabajo de los empleados [ ejmp : Una manera de disminuir la concentración de vapores contaminantes en el aire en un taller de pintura es sustituir los procesos de pulverización con pistola por otros de pintado con pincel o por inmersión].

c) Aislamiento o confinamiento del proceso.

Si no se puede evitar la emisión de un agente, al menos es conveniente minimizar su expansión en la medida de lo posible, acotando y cerrando el espacio donde se produce, de forma que afecte al menor número de trabajadores posible. En este caso, se pueden adoptar medidas complementarias, como la señalización y restricción de entrada a estos lugares, para asegurar un menor número de trabajadores expuestos y, por tanto, un mejor control del riesgo [ ejmp : Es un método muy difundido, por ejemplo, en la industria química en la que el aislamiento de los procesos peligrosos dentro de sistemas cerrados hace que con frecuencia la fabricación o manipulación de las sustancias tóxicas resulte menos peligrosa para los trabajadores de esa industria, debidamente formados y conocedores del modo de actuar].

También es un método muy recomendable cuando los causantes del riesgo son agentes físicos como el ruido o las vibraciones. En estos casos suelen resultar medidas efectivas el confinamiento de las máquinas en espacios cerrados lo más alejados posible de los puestos de trabajo o la disposición en los aparatos de carcasas absorbentes en el caso de ruidos o bancos neumáticos bajo las máquinas que generen vibraciones.

d) Métodos húmedos.

Consisten en aplicar a determinados procesos, chorros de agua u otro líquido, evitando o disminuyendo así la generación de polvo.

El peligro debido a la inhalación de polvos puede reducirse en gran parte mediante la pulverización de agua sobre la fuente de dispersión del polvo, evitando que pase a formar parte del medio ambiente de trabajo. Para que sea efectivo habrá que establecer mecanismos que garanticen la adecuada eliminación del polvo húmedo antes de que se seque y se vuelva a dispersar [ejmp : Se han conseguido importantes reducciones de la concentración de polvo usando agua a través de taladros en las operaciones de perforación de rocas. Asimismo, muchas fundiciones utilizan agua a presión para la limpieza de las superficies, en lugar de materiales abrasivos por chorreo].

e) Extracción localizada

Se aplica en el punto donde se genera la contaminación reduciendo la concentración de contaminantes antes de su difusión al medio de propagación.

Es la mejor solución contra gases, vapores, humos y polvos peligrosos.

La ventilación por extracción localizada se recomienda cuando:

  • El contaminante es de alta toxicidad.
  • Se generan grandes cantidades de contaminantes.
  • La emisión de contaminantes no es uniforme.
  • Los trabajadores se encuentran próximos al foco.

Las ventajas de un sistema de extracci6n localizada son:

  • La captura del contaminante puede ser completa.
  • Protege las instalaciones de la acción corrosiva del contaminante.
  • Evita la sedimentación de partículas gruesas sobre el puesto de trabajo.

Los inconvenientes son:

  • Se requieren muchos componentes mecánicos, lo que supone mayor coste de mantenimiento.
  • Hay gran cantidad de parámetros a controlar (caudal, concentración, etc.).

Los sistemas de extracción localizada se componen habitualmente de:

  • Campanas extractoras o cabinas de proceso.
  • Conductos.
  • Filtro.
  • Ventilador.

[ Ejmp : Es un método aconsejable, por ejemplo, en talleres mecánicos, aplicando el extractor junto al tubo de escape de los coches que tengan el motor en marcha, evitando que los gases tóxicos se disipen en el ambiente También se recomienda su utilización en trabajos de soldadura donde se puedan generar humos metálicos].

3.2) MÉTODOS DE CONTROL QUE PUEDEN APLICAR EN EL MEDIO DE PROPAGACIÓN

Habrá que actuar sobre el medio de propagación cuando la actuación sobre el foco resulte imposible o insuficiente. Entre los métodos de control durante la transmisión por el aire de los contaminantes se incluyen:

a) Orden y limpieza

El orden y limpieza en los locales y puestos de trabajo constituye uno de los pilares básicos en la prevención de riesgos profesionales. La actuación en estos aspectos resulta, por ser tan evidente y repetida, la gran olvidada de las tareas preventivas.

Es imposible tener un programa de salud efectivo a menos que el mantenimiento, el orden y la limpieza sean adecuados y el trabajador haya sido informado de la necesidad de tales medidas.

También la limpieza inmediata de cualquier derrame de productos tóxicos inflamables es un aspecto importante para minimizar los riesgos y las consecuencias.

En este aspecto, el Anexo II del Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, sobre las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo, establece lo siguiente: Las zonas de paso, salidas y vías de circulación de los lugares de trabajo y, en especial, las salidas de circulación previstas para la evacuación en casos de emergencia, deberán permanecer libres de obstáculos de forma que sea posible utilizarlas sin dificultades en todo momento. Los lugares de trabajo, incluidos los locales de servicio, y sus respectivos equipos e instalaciones, se limpiarán periódicamente y siempre que sea necesario para mantenerlos en todo momento en condiciones higiénicas adecuadas. A tal fin, las características de los suelos, techos y paredes serán tales que permitan dicha limpieza y mantenimiento. Se eliminarán con rapidez los desperdicios, las manchas de grasas, los residuos de sustancias peligrosas y demás productos residuales que puedan originar accidentes o contaminar el ambiente de trabajo. Las operaciones de limpieza no deberán constituir por sí mismas una fuente de riesgos para los trabajadores que las efectúen o para terceros, realizándose a tal fin en los momentos, de la forma y con los medios más adecuados.

Los lugares de trabajo y, en particular, sus instalaciones, deberán ser objeto de un mantenimiento periódico, de forma que sus condiciones de funcionamiento satisfagan siempre las especificaciones del proyecto, subsanándose con rapidez las deficiencias que puedan afectar a la seguridad y salud de los trabajadores.

Si se utiliza una instalación de ventilación, deberá mantenerse en buen estado de funcionamiento y un sistema de control deberá indicar toda avería siempre que sea necesario para la salud de los trabajadores. En el caso de instalaciones de protección, el mantenimiento deberá incluir el control de su funcionamiento. Ejemplo: En puestos de soldadura es habitual la generación de humos metálicos muy nocivos para la salud en caso de ser inhalados. En estos casos, está aconsejada la utilización de extractores localizados que aspiren y filtren dichos humos, permitiendo al trabajador respirar un aire limpio. Si por descuido o abandono no se realiza un adecuado mantenimiento de los filtros o del resto de seguridad de los elementos, la efectividad del sistema puede verse anulada por completo con el consiguiente riesgo que ello supone para la salud del trabajador.

b) Ventilación general.

Este método consiste en la dilución o mezcla del aire contaminado con aire puro a fin de mantener las concentraciones de los contaminantes presentes en los ambientes industriales, por debajo de unos límites aceptables previamente establecidos. Estos sistemas son recomendables cuando:

  1. La toxicidad del contaminante a eliminar es baja.
  2. Los trabajadores están suficientemente alejados del foco de emisión.
  3. La cantidad de contaminante generado no es grande.
  4. La emisión de contaminante es uniforme.

Precisión: No es recomendable, sin embargo, este sistema frente a humos y polvo, porque las altas toxicidades encontradas requieren muy altas cantidades de aire para mezclar.

La velocidad de generación de los contaminantes y su grado de evolución son muy elevados y los datos sobre las cantidades de humos y polvos producidos son muy difíciles de obtener. No se aconseja el uso de sistemas de ventilación general por dilución cuando existe una fuente de contaminación muy localizada (especialmente polvos o humos muy tóxicos).

Es el sistema habitualmente utilizado para controlar el riesgo producido por bajas concentraciones de vapores orgánicos.

Un correcto sistema de ventilación por dilución deberá reunir los siguientes requisitos:

  1. Las bocas de aspiración deben estar lo más cerca posible de los focos de contaminación.
  2. Las entradas de aire estarán diseñadas y dispuestas de manera que todo el aire aportado pase a través de la zona donde se encuentra el aire contaminado.
  3. Las rejillas de entrada y salida del aire deberán estar lo más alejadas posibles para evitar recirculaciones de aire viciado.

c) Separación entre emisor y receptor.

El aumento de la distancia entre el punto donde se genera un contaminante y el operario más próximo, implicará que éste llegará muy diluido a la zona de influencia del trabajador. Ésta es una medida que también resulta eficaz y recomendable en determinados procesos con un elevado nivel de ruido.

Los avances tecnológicos han permitido para estos casos la utilización cada vez más extendida de dispositivos de control remoto de las máquinas.

d) Sistemas de alarma.

La actuación de sistemas de alarma cuando el contaminante supera una concentración determinada es un buen método de actuación sobre el medio.

Alerta a los trabajadores de la situación de peligro, permitiendo la adopción de medidas de control antes de que los efectos de los contaminantes puedan suponer un daño para la salud de los trabajadores.

3.3) LA PROTECCIÓN DEL RECEPTOR

Las actuaciones sobre el trabajador están justificadas cuando las actuaciones sobre el foco y sobre el medio de transmisión han sido imposibles o insuficientes.

RECARGO DE PRESTACIONES POR CONTINGENCIAS PROFESIONALES ANTE EL ACCIDENTE DE TRABAJO DE MENOR DE 18 AÑOS, CON CONTRATO TEMPORAL, SIN EXPERIENCIA LABORAL Y SIN HABER RECIBIDO LA FORMACIÓN Y LA INFORMACIÓN NECESARIAS. RIESGO DE CAÍDA. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha fijado un recargo del 50 por 100 teniendo en cuenta que el empresario encomendó al  trabajador, menor de edad, con antigüedad de algo más de un mes, sin experiencia laboral, una  tarea con riesgo de caída, sin haberle dado la formación y la información necesarias y preceptivas. Ver sentencia TS, nº 33/2005, de 25/01/2005, Rec. 3501/1998

No hay versiones para este comentario

Condiciones de trabajo
Contaminante
Prevención de riesgos laborales
Ruido
Puesto de trabajo
Concentración
Evaluación de riesgos
Humos
Salud laboral
Seguridad y salud laboral
Integridad física
Centro de trabajo
Formación del trabajador
Medidas de seguridad en el trabajo
Contaminación
Residuos
Contrato de trabajo de duración determinada
Accidente laboral
Contingencias profesionales
Menor de edad