El sobreseguro e infraseguro como modalidad de seguros contra daños

Pertenece al Grupo
Incluídos en este Concepto
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • El seguro contra daños

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 29/01/2016

    La Ley de contratos de seguro (LCS), contempla dos grandes ramas de seguros, por un lado los seguros contra daños y por otro los seguros de personas. En concreto los seguros contra daños aparecen regulados en el Art. 25 ,LCS y siguientes.  Dentro ...

  • Enriquecimiento injusto en el seguro contra daños

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 29/01/2016

    El seguro no puede ser objeto de enriquecimiento injusto para el asegurado.  Para la determinación del daño se atenderá al valor del interés asegurado en el momento inmediatamente anterior a la realización del siniestro.(Art. 26 ,Ley de Contra...

  • El interés asegurado como elemento del contrato de seguro

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 29/01/2016

    El interés asegurado supone una relación de contenido económico entre la persona del asegurado y el objeto asegurado, susceptible de valoración pecuniaria, que puede sufrir un daño en el caso de que se produzca un suceso determinado.  El inter...

  • Elementos del contrato de seguro

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 28/01/2016

    El contrato de seguro debe cumplir con los elementos determinados por regla general en el Art. 1261 ,Código Civil. Como partes de este contrato se encuentran el asegurador, el asegurado y el tomador del seguro.  El Art. 1261 ,Código Civil expres...

  • Aspectos generales del contrato de seguro

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    El contrato de seguro es un contrato por el cual, una de las partes llamada asegurador, está obligado a pagar una cantidad a la otra parte, llamada asegurado, en caso de que se produzca algún hecho que genere daños sobre la cosa asegurada.    E...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Mercantil
  • Fecha última revisión: 29/01/2016

La Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro, dispone en su Art. 26 ,Ley 50/1980 que por medio del seguro no puede producirse un enriquecimiento injusto para el asegurado. Para la determinación del daño se atenderá al valor del interés asegurado en el momento inmediatamente anterior a la realización del siniestro.

 

Por otro lado el Art. 27 ,Ley 50/1980, establece límites a la indemnización afirmando que la suma asegurada representa el límite máximo de la indemnización a pagar por el asegurador en cada siniestro. Y en este sentido afirma el Art. 28 ,Ley 50/1980 que “no obstante lo dispuesto en el Art. 26 ,Ley 50/1980, las partes, de común acuerdo, podrán fijar en la póliza o con posterioridad a la celebración del contrato el valor del interés asegurado que habrá de tenerse en cuenta para el cálculo de la indemnización. Se entenderá que la póliza es estimada cuando el asegurador y el asegurado hayan aceptado expresamente en ella el valor asignado al interés asegurado.

El asegurador únicamente podrá impugnar el valor estimado cuando su aceptación haya sido prestada por violencia, intimidación o dolo, o cuando por error la estimación sea notablemente superior al valor real, correspondiente al momento del acaecimiento del siniestro, fijado pericialmente”.

La suma asegurada como límite máximo establecido contractualmente para el contrato de seguro, puede ser limitada o ilimitada, cuando se pacte o se deduzca de las prestaciones convenidas, pero ha de incluirse necesariamente en la póliza, como elemento esencial del contrato, por cuanto sirve de base para calcular la prima y de límite contractual a la futura prestación de la aseguradora.

Se habla de sobreseguro cuando la suma asegurada es notablemente superior al valor del interés asegurado. Dicho supuesto es bastante peligroso para el asegurador, pues puede producir incentivos para la provocación dolosa de un siniestro por parte del asegurado con el propósito de conseguir una indemnización mayor al valor del interés que aseguró. Asimismo puede resultar gravoso para el propio asegurado por cuanto pagará una prima mayor a la que realmente le correspondería en atención al valor real del interés asegurado al tiempo del siniestro, mientras que la regla indemnizatoria no permite que la prestación que tiene que satisfacer el asegurador sobrepase ese valor.

De este modo, la Ley de contrato de seguro establece dos medidas, por un lado, si la suma asegurada es notablemente superior al valor del bien asegurado, cualquiera de las partes puede exigir la reducción de la suma de la prima, restituyendo al asegurador el exceso de las primas percibidas e indemnizando, en caso de producirse el siniestro, el daño efectivamente causado, y de otro lado, si el sobreseguro se debe a la actuación de mala fe del asegurado el contrato sería ineficaz. El asegurador de buena fe podrá, no obstante, retener las primas vencidas y las del período en curso, tal y como dispone el Art. 31 ,Ley 50/1980.

Se habla de infraseguro o seguro parcial cuando la suma asegurada es inferior al valor del interés, lo cual es muy frecuente, dada la tendencia inicial de los asegurados a reducir las  cuantías de las primas en la medida de lo posible.

La situación de infraseguro puede ser creada por las partes al producirse la contratación o puede sobrevenir en el curso del contrato, bien sea por ejemplo por un aumento del valor de las cosas, una depreciación de la moneda, etc. Pero en cualquier caso, la que es verdaderamente interesante, dadas las consecuencias jurídicas que puede conllevar, es la que existe en el momento inmediatamente anterior al siniestro, ya que al cubrir entonces el seguro una parte tan sólo del interés asegurable, el asegurador tan solo resarcirá el daño en proporción a la cobertura por él asumida. Las partes, de común acuerdo, podrán excluir en la póliza, o con posterioridad a la celebración del contrato, la aplicación de la regla proporcional prevista anteriormente (Art. 30 ,Ley 50/1980).

En definitiva, en el caso de infraseguro, si acontece un siniestro parcial, la indemnización será el resultado de multiplicar el valor del daño por la proporción entre la suma asegurada y el valor del interés. Esto se conoce como la regla de proporcionalidad.

 

No hay versiones para este comentario

Asegurador
Interés asegurado
Suma asegurada
Contrato de seguro
Sobreseguro
Infraseguro
Valor real
Enriquecimiento injusto
Indemnización máxima
Intimidación
Violencia
Producción del siniestro
Dolo
Elementos esenciales del contrato
Valor de los bienes
Bienes asegurados
Mala fe
Buena fe
Prima vencida
Incremento de valor
Regla de proporcionalidad