Titulación habilitante exigida al trabajador para la realización de un contrato en prácticas

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Laboral
  • Fecha última revisión: 07/07/2020

Ningún trabajador podrá estar contratado en prácticas en la misma o distinta empresa por tiempo superior a dos años en virtud de la misma titulación o certificado de profesionalidad. Tampoco se podrá estar contratado en prácticas en la misma empresa para el mismo puesto de trabajo por tiempo superior a dos años, aunque se trate de distinta titulación o distinto certificado de profesionalidad. A ESTOS EFECTOS, LOS TÍTULOS DE GRADO, MÁSTER Y, EN SU CASO, DOCTORADO, CORRESPONDIENTES A LOS ESTUDIOS UNIVERSITARIOS NO SE CONSIDERARÁN LA MISMA TITULACIÓN, SALVO QUE AL SER CONTRATADO POR PRIMERA VEZ MEDIANTE UN CONTRATO EN PRÁCTICAS EL TRABAJADOR ESTUVIERA YA EN POSESIÓN DEL TÍTULO SUPERIOR DE QUE SE TRATE (letra c) del apdo. 1, art. 11 ET).

La legislación laboral ha querido que el trabajador esté en posesión de determinadas titulaciones académicas, profesionales o laborales para poder concertar un contrato en prácticas. Según el apdo. 1, art 11 Estatuto de los Trabajadores, el contrato de trabajo en prácticas podrá concertarse con quienes estuvieren en posesión de (El vigente art. 1 Real Decreto 488/1998, de 27 de marzo, establece igualmente como títulos profesionales habilitantes para celebrar el contrato en prácticas los de Diplomado Universitario, Ingeniero Técnico, Arquitecto Técnico, Licenciado Universitario, Ingeniero, Arquitecto, y Técnico o Técnico Superior de la formación profesional específica, así como los títulos oficialmente reconocidos como equivalentes que habiliten para el ejercicio profesional):

- título universitario o de formación profesional de grado medio o superior o títulos oficialmente reconocidos como equivalentes, de acuerdo con las leyes reguladoras del sistema educativo vigente,

- o de certificado de profesionalidad de acuerdo con lo previsto en la Ley Orgánica 5/2002, de 19 de junio, de las Cualificaciones y de la Formación Profesional, que habiliten para el ejercicio profesional, dentro de los cinco años, o de siete años cuando el contrato se concierte con un trabajador con discapacidad, siguientes a la terminación de los correspondientes estudios, de acuerdo con las siguientes reglas.

Estableciéndose únicamente las limitación de que:

- no hayan transcurrido más de cinco años desde la terminación de los estudios (siete si el contrato se formaliza con un trabajador con discapacidad).

- ningún trabajador podrá estar contratado en prácticas en la misma o distinta empresa por tiempo superior a dos años en virtud de la misma titulación o certificado de profesionalidad. Tampoco se podrá estar contratado en prácticas en la misma empresa para el mismo puesto de trabajo por tiempo superior a dos años, aunque se trate de distinta titulación o distinto certificado de profesionalidad. A ESTOS EFECTOS, LOS TÍTULOS DE GRADO, MÁSTER Y, EN SU CASO, DOCTORADO, CORRESPONDIENTES A LOS ESTUDIOS UNIVERSITARIOS NO SE CONSIDERARÁN LA MISMA TITULACIÓN, SALVO QUE AL SER CONTRATADO POR PRIMERA VEZ MEDIANTE UN CONTRATO EN PRÁCTICAS EL TRABAJADOR ESTUVIERA YA EN POSESIÓN DEL TÍTULO SUPERIOR DE QUE SE TRATE (letra c) del apdo. 1, art. 11 ET).

Normativa

Jurisprudencia

STSJ Andalucía Nº 2654/2007, Sala de lo Social, Sección 1, Rec 2640/2007 de 10 de Octubre de 2007

"Ante todo ello habrá que concluir que el certificado de profesionalidad que según la jurisprudencia permite acceder a los contratos en practicas, hoy día, comporta necesariamente que los títulos sean oficialmente reconocidos como equivalentes a los de Diplomado Universitario, Ingeniero Técnico, Arquitecto Técnico, Licenciado Universitario Ingeniero, Arquitecto, y Técnico o Técnico Superior de la formación profesional específica (art. 1 RD 488/1988 ), es decir, título universitario o de formación profesional de grado medio o superior que habiliten para el ejercicio profesional (art. 11.1 ET ), ello hace que nos encontremos con una regulación claramente diferenciada de la existente cuando dichas sentencias fueron dictadas, donde solamente se exigía, "titulaciones que habiliten legalmente para la práctica profesional".

Expuesto lo anterior habrá que concluir que en el presente caso, ninguna constancia queda de que el Diploma de participación en curso de administrativo de personal, impartido por el Centro de Estudios Inforen, sea equiparable a título universitario o de formación profesional de grado medio o superior que habiliten para el ejercicio profesional y que haya obtenido como tal dicho reconocimiento oficial.

Ante todo ello el recurso debe ser desestimado, en cuanto el Contrato de practica suscrito carece del apoyo legal que impone el art. 11.1 ET h el art. 1 del RD 488/1988 , el que solamente puede obtener, en su caso, el de Diplomada en Relaciones Laborales que igualmente ostentaba para actora, pero cuya actividad propia de dicha Diplomatura no fue desarrollada por la misma, confirmándose la sentencia recurrida, con imposición de costas a la parte recurrente, ya que como recuerda las sentencias del Tribunal Supremo de fechas 1 de abril de 1996 (rec. núm. 2898/95) y 14 de abril de 1999 (rec. núm. 1599/98), por cuanto el artículo 233.1 del Texto Refundido de la Ley de Procedimiento Laboral establece el criterio del vencimiento en cuanto a las costas al señalar que "la sentencia impondrá las costas a la parte vencida en el recurso, excepto cuando goce del beneficio de justicia gratuita".

STSJ Madrid Nº 538/2013, Sala de lo Social, Sección 5, Rec 4780/2012 de 17 de Junio de 2013

"(...) cumpliéndose las exigencias de forma previstas en los artículos 17 y siguientes del RD 488/1998 , no cabe aplicar la presunción prevista en el artículo 22 del citado Decreto en el sentido de permitirse la posibilidad de presumir celebrado por tiempo indefinido el contrato en prácticas en el que no se hubiesen observado las exigencias de formalización escrita o celebrado en fraude de ley y entendiendo como entendemos que el contrato se celebró para lo que, jurisprudencialmente se denomina como 'dar firmeza, en sentido práctico, a una formación ya adquirida a nos conocimientos que ya se poseen (STS de 11 de febrero de 1993)".

STS 14 de Enero del 2013, Rec. 4767/2012

"En la versión del ET en la fecha en la que la extinción se produce, el artículo 11 del ET señala en su apartado primero que el contrato de trabajo en prácticas podrá concertarse con quienes estuvieren en posesión de título universitario o de formación profesional de grado medio o superior o títulos oficialmente reconocidos como equivalentes, de acuerdo con las leyes reguladoras del sistema educativo vigente, o de certificado de profesionalidad de acuerdo con lo previsto en la Ley Orgánica 5/2002, de 19 de junio (LA LEY 981/2002), de las Cualificaciones y de la Formación Profesional, que habiliten para el ejercicio profesional, dentro de los cinco años, o de siete años cuando el contrato se concierte con un trabajador con discapacidad, siguientes a la terminación de los correspondientes estudios, de acuerdo con las siguientes reglas:

a) El puesto de trabajo deberá permitir la obtención de la práctica profesional adecuada al nivel de estudios o de formación cursados. Mediante convenio colectivo de ámbito sectorial estatal o, en su defecto, en los convenios colectivos sectoriales de ámbito inferior, se podrán determinar los puestos de trabajo, grupos, niveles o categorías profesionales objeto de este contrato.

b) La duración del contrato no podrá ser inferior a seis meses ni exceder de dos años, dentro de cuyos límites los convenios colectivos de ámbito sectorial estatal o, en su defecto, los convenios colectivos sectoriales de ámbito inferior podrán determinar la duración del contrato, atendiendo a las características del sector y de las prácticas a realizar. Las situaciones de incapacidad temporal, riesgo durante el embarazo, maternidad, adopción o acogimiento, riesgo durante la lactancia y paternidad interrumpirán el cómputo de la duración del contrato.

c) Ningún trabajador podrá estar contratado en prácticas en la misma o distinta empresa por tiempo superior a dos años en virtud de la misma titulación o certificado de profesionalidad. Tampoco se podrá estar contratado en prácticas en la misma empresa para el mismo puesto de trabajo por tiempo superior a dos años, aunque se trate de distinta titulación o distinto certificado de profesionalidad. A los efectos de este artículo, los títulos de grado, máster y, en su caso, doctorado, correspondientes a los estudios universitarios no se considerarán la misma titulación, salvo que al ser contratado por primera vez mediante un contrato en prácticas el trabajador estuviera ya en posesión del título superior de que se trate. No se podrá concertar un contrato en prácticas en base a un certificado de profesionalidad obtenido como consecuencia de un contrato para la formación celebrado anteriormente con la misma empresa.

d) Salvo lo dispuesto en convenio colectivo, el período de prueba no podrá ser superior a un mes para los contratos en prácticas celebrados con trabajadores que estén en posesión de título de grado medio o de certificado de profesionalidad de nivel 1 o 2, ni a dos meses para los contratos en prácticas celebrados con trabajadores que están en posesión de título de grado superior o de certificado de profesionalidad de nivel 3.

e) La retribución del trabajador será la fijada en convenio colectivo para los trabajadores en prácticas, sin que, en su defecto, pueda ser inferior al 60 o al 75 por 100 durante el primero o el segundo año de vigencia del contrato, respectivamente, del salario fijado en convenio para un trabajador que desempeñe el mismo o equivalente puesto de trabajo.

f) Si al término del contrato el trabajador continuase en la empresa no podrá concertarse un nuevo período de prueba, computándose la duración de las prácticas a efecto de antigüedad en la empresa.

La LO 5/2002 establece el catálogo nacional de cualificaciones profesionales integrando las distintas ofertas de formación profesional, la reglada que se regula en el RD de 15 de diciembre de 2006 y la continua a partir del Real Decreto 395/2007 de 23 de marzo que deroga en parte el Real Decreto 488/1998, de 27 de marzo de contratos formativos, estableciendo un modelo único"

STS 29 de mayo de 2008, Rec. 4247/2006

"(...) la doctrina de la Sala ha sido ya unificada por las sentencias de 22 de noviembre de 2.005 (Rec. 4752/2004), 4 de abril de 2.006 (Rec. 856/2005) .... En (el) ... fundamento jurídico segundo de esta última sentencia, la Sala, reiteraba el contenido de la sentencia de 2 de abril de 2006 , recordando que : '....ya había precisado con anterioridad en la importante sentencia de 13 de junio de 1988 que 'tanto en la beca como en el contrato de trabajo se da una actividad que es objeto de una remuneración, de ahí la zona fronteriza entre ambas instituciones'. Las becas-añadía la sentencia citada- son en general asignaciones dinerarias o en especie 'orientadas a posibilitar el estudio y formación del becario' y si bien 'es cierto que este estudio y formación puede en no pocas ocasiones fructificar en la realización de una obra', por lo que 'no son escasas las becas que se otorgan para la producción de determinados estudios o para el avance en concretos campos de la investigación científica', hay que tener en cuenta que 'estas producciones nunca se incorporan a la ordenación productiva de la institución que otorga la beca'. De ahí que si bien el perceptor de una beca realiza una actividad que puede ser entendida como trabajo y percibe una asignación económica en atención a la misma, por el contrario, aquel que concede la beca y la hace efectiva no puede confundirse nunca con la condición propia del empresario ya que no incorpora el trabajo del becario a su patrimonio, circunstancia esencial a la figura del empresario, cuya actividad si bien puede carecer de ánimo de lucro, lo que siempre es subjetivo, no carece nunca de lo que en este aspecto puede denominarse sentido de lucro en la actividad que ejerce. Por su parte, la sentencia de 7 de julio de 1998 precisa que el becario, que ha de cumplir ciertas tareas, no las realiza en línea de contraprestación, sino de aportación de un mérito para hacerse acreedor de la beca y disminuir así la carga de onerosidad que la beca representa, por lo que con ésta se materializa un compromiso que adquiere el becario y que no desvirtúa la naturaleza extra laboral de la relación existente. De ahí que la clave para distinguir entre beca y contrato de trabajo sea que la finalidad perseguida en la concesión de becas no estriba en beneficiarse de la actividad del becario, sino en la ayuda que se presta en su formación. El rasgo diferencial de la beca como percepción es su finalidad primaria de facilitar el estudio y la formación del becario y no la de apropiarse de los resultados o frutos de su esfuerzo o estudio, obteniendo de ellos una utilidad en beneficio propio. La sentencia de 22 de noviembre de 2005 insiste en que la esencia de la beca de formación es conceder una ayuda económica de cualquier tipo al becario para hacer posible una formación adecuada al título que pretende o que ya ostenta, bien en centro de trabajo de la entidad que concede la beca, bien en centro de estudios ajeno al concedente, mientras que la relación laboral común no contempla ese aspecto formativo y retribuye los servicios prestados por cuenta y a las órdenes del empleador, con independencia de que la realización de los trabajos encomendados puedan tener un efecto de formación por la experiencia, que es inherente a cualquier actividad profesional. De ahí que las 'labores encomendadas al becario deben estar en consonancia con la finalidad de la beca y, si no es así y las tareas que se le ordena realizar integran los cometidos propios de una categoría profesional, la relación entre las partes será laboral"

No hay versiones para este comentario

Contrato de prácticas
Certificados de profesionalidad
Formación profesional
Puesto de trabajo
Trabajador discapacitado
Contratos de trabajo formativos
Arquitecto técnico
Servicio público educativo
Convenio colectivo
Plazo de contrato
Convenios Sectoriales
Período de prueba
Fraude de ley
Beneficio de justicia gratuita
Maternidad a efectos laborales
Acogimiento
Riesgo durante el embarazo
Paternidad
Riesgo durante la lactancia
Incapacidad temporal
Contrato de Trabajo
Maternidad
Vigencia del contrato
Becas
Antigüedad del trabajador
Centro de trabajo
Contraprestación
Ánimo de lucro
Frutos

RDLeg. 2/2015 de 23 de Oct (Estatuto de los Trabajadores) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 255 Fecha de Publicación: 24/10/2015 Fecha de entrada en vigor: 13/11/2015 Órgano Emisor: Ministerio De Empleo Y Seguridad Social

Ley 3/2012 de 6 de Jul (Medidas urgentes para la reforma del mercado laboral) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 162 Fecha de Publicación: 07/07/2012 Fecha de entrada en vigor: 08/07/2012 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Ley 11/2013 de 26 de Jul (Apoyo al emprendedor y estímulo del crecimiento y la creación de empleo) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 179 Fecha de Publicación: 27/07/2013 Fecha de entrada en vigor: 28/07/2013 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

RD-Ley 16/2013 de 20 de Dic (Medidas para favorecer la contratación estable y mejorar la empleabilidad de los trabajadores) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 305 Fecha de Publicación: 21/12/2013 Fecha de entrada en vigor: 22/12/2013 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Real Decreto 488/1998 de 27 de Mar (se desarrolla el art. 11 del ET en materia de contratos formativos) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 85 Fecha de Publicación: 09/04/1998 Fecha de entrada en vigor: 09/04/1998 Órgano Emisor: Ministerio De Trabajo Y Asuntos Sociales

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Contrato en prácticas

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 17/09/2020

    El contrato en prácticas tiene como finalidad facilitar la obtención de la práctica profesional adecuada al nivel de estudios sin que puedan haber transcurrido más de cinco años desde su terminación. Actualmente, los jóvenes menores de 30 año...

  • Requisitos de los trabajadores y periodo de prueba en el contrato en prácticas

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 07/07/2020

    El periodo de prueba no podrá ser superior a un mes para los contratos en prácticas celebrados con trabajadores que estén en posesión de título de grado medio o de certificado de profesionalidad de nivel 1 ó 2, ni a dos meses para los contratos...

  • Contrato en prácticas para personas con discapacidad

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 27/10/2016

    Será posibre formalizar un contrato en prácticas para personas con discapacidad con un trabajador con discapacidad con un grado igual o superior al 33%, o pensionistas de la Seguridad Social que tengan reconocida una pensión de incapacidad permane...

  • Formalización, limitaciones y certificación del contrato en prácticas

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 08/07/2020

    El contrato en prácticas deberá formalizarse por escrito, haciendo constar expresamente la titulación del trabajador, la duración del contrato y el puesto o puestos de trabajo a desempeñar durante las prácticas. Asimismo, el empresario deberá ...

  • Duración, jornada y retribución de los contratos en prácticas

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 08/07/2020

    La duración de los contratos en prácticas no podrá ser inferior a seis meses ni exceder de dos años. Dentro de estos límites los convenios colectivos podrán determinar la duración del contrato, atendiendo a las características del sector y...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados