Sentencia Civil Nº 29/2015, Juzgados de lo Mercantil - Valladolid, Sección 1, Rec 379/2014 de 12 de Febrero de 2015

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Las cláusulas abusivas en los contratos con consumidores y usuarios

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 21/03/2017

    Estipulaciones no negociadas de forma individual que sean contrarias a la buena fe y que perjudiquen al consumidor, causando un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones que las partes tengan en virtud del contrato. Dichas obligaciones son nulas de pleno derecho, y se tendrán por no puestas.NULIDAD Y RETROACTIVIDAD DE CLÁUSULAS SUELO: El 21 de diciembre de 2016, el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea (Devolución cláusulas suelo. Sentencia TJUE C-154/15, de 21 de...

  • El contrato de préstamo bancario

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 25/01/2016

    El contrato de préstamo (bancario), consiste en el préstamo de dinero en el que una de las partes es una entidad de crédito, y la otra parte puede ser tanto una persona física como jurídica, la entidad de crédito entregará a la otra parte, dinero u otra cosa fungible, con la obligación de devolver otro tanto de la misma especie y calidad.  El préstamo bancario puede ser dos tipos: dinerario, consistente en el préstamo de dinero, y de especie, el cual el más importante es el llamado p...

  • La protección de los consumidores

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 31/03/2014

    El Art. 3 ,Ley para la Defensa de los Consumidores y Usuarios establece que: Son consumidores o usuarios las personas físicas que actúen con un propósito ajeno a su actividad comercial, empresarial, oficio o profesión. Lo serán también las personas jurídicas y las entidades sin personalidad jurídica que actúen sin ánimo de lucro en un ámbito ajeno a una actividad comercial o empresarial.  El 8 ,Ley para la Defensa de los Consumidores y Usuarios recoge una relación de los derechos b...

  • Contrato de préstamo bancario y contrato de cuenta corriente

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 25/01/2016

    El préstamo bancario consiste en el préstamo de dinero, en el que una de las partes es una entidad de crédito, y la otra parte puede ser tanto una persona física como jurídica. La entidad de crédito entregará a la otra parte, dinero u otra cosa fungible, con la obligación de devolver otro tanto de la misma especie y calidad. El contrato de cuenta corriente, es un contrato en el cual la entidad de crédito se compromete a realizar por cuenta de su cliente aquellas operaciones típicas del...

  • El consumidor y sus derechos básicos

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 20/01/2016

    Podemos definir al consumidor como toda persona física o jurídica que adquiere bienes o servicios como destinatario final de los mismos (que tenga la intención de no introducirlos de nuevo en el mercado). En sus inicios, el concepto de consumidor estaba íntimamente relacionado con el consumidor de alimentos y productos farmacéuticos, ampliándose posteriormente a la concepción como sujeto del tráfico económico ante las empresas, como destinatario final de los bienes y servicios para ...

Ver más documentos relacionados
  • Formulario de demanda de nulidad y devolución de cláusulas suelo, tras presentación de reclamación extrajudicial.

    Fecha última revisión: 23/01/2017

      AL JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA [LOCALIDAD] D./Dña [NOMBRE_PROCURADOR_CLIENTE], Procurador/a de los Tribunales, en nombre y representación de D./Dña. [NOMBRE_CLIENTE], mayor de edad, con domicilio en [CALLE], Nº [NUMERO], Código Postal [CODIGO_POSTAL], [LOCALIDAD], [PROVINCIA] y provisto de DNI [DNI], según se acredita por medio de apoderamiento apud acta otorgado en la Secretaría de este Juzgado/escritura de poder que se acompaña como Documento Nº [NUMERO], y bajo la dirección Letr...

  • Formulario de demanda en ejercicio de acción individual de nulidad y devolución de cláusulas suelo, tras reclamación previa a entidad de crédito.

    Fecha última revisión: 23/01/2017

      AL JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA [LOCALIDAD] D./Dña [NOMBRE_PROCURADOR_CLIENTE], Procurador/a de los Tribunales, en nombre y representación de D./Dña. [NOMBRE_CLIENTE], mayor de edad, con domicilio en [CALLE], Nº [NUMERO], Código Postal [CODIGO_POSTAL], [LOCALIDAD], [PROVINCIA] y provisto de DNI [DNI], según se acredita por medio de apoderamiento apud acta otorgado en la Secretaría de este Juzgado/escritura de poder que se acompaña como Documento Nº [NUMERO], y bajo la dirección Letr...

  • Carta a entidad financiera. Solicitud de nulidad y devolución cláusula suelo

    Fecha última revisión: 23/01/2017

    En [CIUDAD] a [DIA] de [MES] de [ANIO] Al Director/a del Banco [NOMBRE] Asunto: “Cláusulas suelo” Muy Señor/a Mío/a: Yo, [NOMBRE_CLIENTE] con DNI [NIF_CIF_DNI_CLIENTE], remito este escrito, en relación al préstamo hipotecario número [NUMERO], suscrito con esta entidad en fecha [FECHA], sobre la vivienda situada en calle [CALLE], número [NUMERO], de [CIUDAD], inscrita en el Registro de la Propiedad de [CIUDAD]. Como es noticia, la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea...

  • Carta dirigida a Entidad Bancaria solicitando la nulidad y devolución total de las cláusulas suelo.

    Fecha última revisión: 23/01/2017

    En [CIUDAD] a [DIA] de [MES] de [ANIO] Al Director/a del Banco [NOMBRE] Asunto: “Cláusulas suelo” Muy Señor/a Mío/a: Yo, [NOMBRE_CLIENTE] con DNI [NIF_CIF_DNI_CLIENTE], remito este escrito, en relación al préstamo hipotecario número [NUMERO], suscrito con esta entidad en fecha [FECHA], sobre la vivienda situada en calle [CALLE], número [NUMERO], de [CIUDAD], inscrita en el Registro de la Propiedad de [CIUDAD]. Como es noticia, la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea...

  • Demanda de nulidad por cláusula abusiva (Modelo II)

    Fecha última revisión: 03/05/2016

    NOTA: Demanda interpuesta por un contrato que contiene una cláusula abusiva referida a la carga de la prueba por parte del adherente, en contrato de condiciones generales de la contratación Las acciones individuales relativas a las condiciones generales de la contratación, desde el 1 de octubre de 2015, se interponen ante el Juzgado de Primera Instancia, con la modificación del art. 86 ter de la Ley Orgánica del Poder Judicial   AL JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA   D./ Dña. [NOMBRE_PROC...

Ver más documentos relacionados
  • Caso práctico: Las cláusulas suelo en el contrato de préstamo hipotecario tras la STS de 09/05/2013

    Fecha última revisión: 30/05/2013

  • PLANTEAMIENTO ¿Cuándo se califican como abusivas las cláusulas suelo en un contrato de préstamo hipotecario? RESPUESTA Los préstamos concedidos por bancos y entidades financieras a consumidores, garantizados por hipoteca pueden definirse como préstamos retribuidos en los que el prestatario, además de obligarse a devolver al prestamista el capital prestado, se obliga a pagar unos intereses fijos o variables. En el supuesto de que se trate de intereses variables, el tipo de interés a pag...

  • Caso práctico: Cómo reclamar la nulidad y devolución de cláusulas suelo

    Fecha última revisión: 25/01/2017

  • PLANTEAMIENTO 1.- ¿Qué son las cláusulas suelo? 2.- ¿Cuándo son nulas? 3.- ¿Cómo reclamar la nulidad y devolución de cláusulas suelo? 4.- ¿Cuáles son los efectos de la sentencia del TJUE de 21 de diciembre de 2016, dependiendo de la situación en la que se encuentre el deudor? RESPUESTA 1.- ¿Qué son las cláusulas suelo? Las cláusulas suelo son un apartado incluido en el contrato de hipoteca a tipo variable, que impide que el tipo de interés aplicado a la hipoteca baje de un deter...

  • Análisis de la Directiva 93/13/CEE del TJUE (nulidad de intereses abusivos)

    Fecha última revisión: 14/02/2014

  • RESUMEN Consideraciones sobre la Directiva 93/13/CEE  realizadas por el TJUE (nulidad intereses abusivos) ANÁLISIS La Sala Primera de este Tribunal, en una sentencia de fecha 14 de junio de 2012, concluyó que esta Directiva debería interpretarse en el sentido de que se opone a una normativa de un Estado miembro, que no permite que el juez que conoce de una demanda en un proceso monitorio, examine de oficio el carácter abusivo de una cláusula sobre intereses de demora contenida en un contra...

  • Caso práctico: Posesión de buena fe y mala fe, y posesión en precario

    Fecha última revisión: 21/11/2012

  • PLANTEAMIENTO Si un individuo que adquiera de buena fe. 1.- ¿Quiere decir que en lo sucesivo ostentará el mismo carácter? 2.- ¿Es posible el cambio de posesión de mala fe a buena fe? 3.- ¿Transcurrido más de  un año desde la pérdida de la posesión de una cosa mediante un acto de despojo, se puede seguir considerando como poseedor al despojado? RESPUESTA  1.- ¿quiere decir que en lo sucesivo ostentará el mismo carácter? No, el Art. 435 ,Código Civil nos dice que la posesión adqu...

  • Caso práctico: Incorporación a las condiciones generales de contratación

    Fecha última revisión: 07/02/2013

  • PLANTEAMIENTO En los casos de contratación electrónica, ¿se incorporarán las condiciones generales de contratación si consta la aceptación de todas las cláusulas del contrato, sin necesidad de firma convencional? RESPUESTA No. Este supuesto se incluía en el antiguo apartado 4 del Art. 5 ,Ley 7/1998, de 13 de abril, sobre condiciones generales de contratación, que se derogó con la Ley 3/2014, de 27 de marzo, por la que se modifica el texto refundido de la Ley General para la Defensa de...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Orden: Civil
  • Fecha: 12 de Febrero de 2015
  • Tribunal: Juzgados de lo Mercantil - Valladolid
  • Ponente:Escarda De La Justicia, Javier
  • Núm. Sentencia: 29/2015
  • Núm. Recurso: 379/2014
  • Núm. Cendoj: 47186470012015100018

Encabezamiento

JDO. DE LO MERCANTIL N. 1

VALLADOLID

SENTENCIA: 00029/2015

JDO. DE LO MERCANTIL N. 1 DE VALLADOLID

C/ NICOLAS SALMERON, 5-1º

Teléfono: 983218181

Fax: 983219636

S40000

N.I.G.: 47186 47 1 2014 0000435

PROCEDIMIENTO ORDINARIO 0000379 /2014- C

Procedimiento origen: /

Sobre OTRAS MATERIAS

DEMANDANTE D/ña. Jenaro

Procurador/a Sr/a. MARIA CRISTINA IZQUIERDO HERNANDEZ

Abogado/a Sr/a. JOSE LUIS PEREZ ORTEGA

DEMANDADO D/ña. BANCO DE CAJA ESPAÑA DE INVERSIONES SALAMANCA Y SORIA S.A.U.

Procurador/a Sr/a. FERNANDO TORIBIOS FUENTES

Abogado/a Sr/a.

SENTENCIA Nº 29/2015

En Valladolid, a doce de febrero de 2015.

Vistos por el Ilmo. Sr. D. Javier Escarda de la Justicia, Magistrado Juez titular del Juzgado de lo Mercantil nº1 de Valladolid, los presentes autos de JUICIO ORDINARIO sobre nulidad de condición general de contratación y reclamación de cantidad, seguidos ante este Juzgado bajo el número 379/2014, a instancia de don/doña Cristina Izquierdo Hernández, en representación de don Jenaro , bajo dirección letrada de don José Luis Pérez Ortega, frente a BANCO DE CAJA ESPAÑA, SALAMANCA Y SORIA S.A, representada por el/la procurador/a don/doña Fernando Toribios Fuentes, bajo dirección letrada de Pedro Antonio Villar y Villar, ha dictado

en nombre de S.M el Rey

la presente resolución en virtud de los siguientes

Antecedentes

PRIMERO . El/la procurador/a D/Dª Cristina Izquierdo Hernández, en representación de don Jenaro y mediante escrito que, dada la materia mercantil, correspondió a este Juzgado, presentó demanda de juicio ordinario frente a BANCO DE CAJA ESPAÑA, SALAMANCA Y SORIA S.A ejercitando acción de nulidad por abusiva de la estipulación tercera bis, en su referencia al tipo mínimo, cláusula suelo, contenida en la escritura de préstamo hipotecario de 27 de diciembre de 2010, que establece: 'El tipo de interés nominal aplicable se fijará, al inicio de cada sucesivo periodo anual adicionando un diferencial de CERO CON NOVENTA Y CINCO PORCENTUALES (0,95)al índice de referenciadenominado EURIBOR DOCE MESES, sin que en ningún caso, el resultante pueda ser inferior al 2,00 POR CIENTO '. Se interesa además que se restituyan las cantidades indebidamente cobradas previa presentación al Juzgado de la liquidación y cálculo de la diferencia entre la cuotas giradas y las que se debieron fijar sin aplicar dicha cláusula, condenando a abonar los intereses legales de dichas sumas indebidamente cobradas, condenando a que se recalcule y rehaga el cuadro de amortización del préstamo hipotecario suscrito y que regirá en lo sucesivo, contabilizando el capital que debió ser amortizado.

Con imposición de costas a la demanda.

SEGUNDO .- Por decreto se admitió a trámite la demanda dando traslado y emplazando a la entidad demandada.

TERCERO .- En representación de la entidad BANCO DE CAJA ESPAÑA, SALAMANCA Y SORIA S.A (UNICAJA), compareció el/la Procurador/a Sr/Sra Toribios Fuentes, quien presentó escrito de contestación ajustado a las prescripciones legales, en el que se oponía a la estimación de la demanda.

CUARTO .- La audiencia previa se celebró el 12 de febrero de 2015 sin que se llegara a un acuerdo.

La única prueba propuesta y admitida fue la documental obrante por lo que de conformidad con lo establecido en el art.429.8 LEC , tras las conclusiones quedó visto para sentencia.

QUINTO . En la tramitación de este juicio se han cumplido todas las prescripciones legales, incluso el plazo para dictar sentencia.

Fundamentos

PRIMERO . Se peticiona por la parte actora la nulidad de la cláusula 'suelo' contenida en el contrato de préstamo hipotecario suscrito con la entidad el 27 de diciembre de 2010.

Se argumenta en esencia que se trata de una cláusula no negociada, redactada unilateralmente dentro de un contrato de adhesión, estandarizado y se invoca la nulidad de la misma sobre la base del art.8 de la Ley de Condiciones Generales de Contratación (en adelante LCGC) y por la condición de consumidores de los mismos, de suerte que en aplicación de los arts.8 b ) y 82 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios (LGDCU ) estaríamos ante cláusulas nulas por abusivas, existiendo una desproporción y falta de reciprocidad en claro desequilibrio en los derechos y obligaciones de las partes en contra de las exigencias de la buena fe, habiendo además falta de información y transparencia.

SEGUNDO . En primer lugar, hemos de señalar que el demandante tiene la condición de consumidor que invoca de acuerdo con el art.3 del Real Decreto Legislativo 1/2007 que aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, vigente en el momento de contratar ('A efectos de esta norma y sin perjuicio de lo dispuesto expresamente en sus libros tercero y cuarto, son consumidores o usuarios las personas físicas que actúen con un propósito ajeno a su actividad comercial, empresarial, oficio o profesión.

Son también consumidores a efectos de esta norma las personas jurídicas y las entidades sin personalidad jurídica que actúen sin ánimo de lucro en un ámbito ajeno a una actividad comercial o empresarial.)

De acuerdo con el art.8.2 LCGC ('2. En particular, serán nulas las condiciones generales que sean abusivas, cuando el contrato se haya celebrado con un consumidor, entendiendo por tales en todo caso las definidas en el art. 10 bis y disp. adic. 1ª L 26/1984 de 19 julio, General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios.)

Conforme al art.82 LGDCU : '1. Se considerarán cláusulas abusivas todas aquellas estipulaciones no negociadas individualmente y todas aquéllas prácticas no consentidas expresamente que, en contra de las exigencias de la buena fe causen, en perjuicio del consumidor y usuario, un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato.

2. El hecho de que ciertos elementos de una cláusula o que una cláusula aislada se hayan negociado individualmente no excluirá la aplicación de las normas sobre cláusulas abusivas al resto del contrato.

El empresario que afirme que una determinada cláusula ha sido negociada individualmente, asumirá la carga de la prueba.

3. El carácter abusivo de una cláusula se apreciará teniendo en cuenta la naturaleza de los bienes o servicios objeto del contrato y considerando todas las circunstancias concurrentes en el momento de su celebración, así como todas las demás cláusulas del contrato o de otro del que éste dependa.

4. No obstante lo previsto en los apartados precedentes, en todo caso son abusivas las cláusulas que, conforme a lo dispuesto en los arts. 85 a 90, ambos inclusive:

a) vinculen el contrato a la voluntad del empresario,

b) limiten los derechos del consumidor y usuario,

c) determinen la falta de reciprocidad en el contrato,

d) impongan al consumidor y usuario garantías desproporcionadas o le impongan indebidamente la carga de la prueba,

e) resulten desproporcionadas en relación con el perfeccionamiento y ejecución del contrato, o

f) contravengan las reglas sobre competencia y derecho aplicable.'

De lo anterior se colige que no todas las cláusulas impuestas, no negociadas individualmente, incorporadas a un contrato de adhesión han de ser por ello nulas, sino aquellas que adolezcan de las condiciones reseñadas en los preceptos transcritos.

De acuerdo con la doctrina jurisprudencial emanada de nuestro Tribunal Supremo, fundamentalmente la sentencia de 9 de mayo de 2013 , constituyen requisitos para considerar abusivas las cláusulas no negociadas los siguientes:

a) Que se trate de condiciones generales predispuestas y destinadas a ser impuestas en pluralidad de contratos, sin negociarse de forma individualizada.

b) Que en contra de exigencias de la buena fe causen un desequilibrio importante en los derechos y obligaciones derivados del contrato.

c) Que el desequilibrio perjudique al consumidor -en este extremo, en contra de lo que insinuaba el Ministerio Fiscal, es preciso rechazar la posible abusividad de cláusulas perjudiciales para el profesional o empresario.'

Sobre la imposición de las cláusulas señala:

a) La prestación del consentimiento a una cláusula predispuesta debe calificarse como impuesta por el empresario cuando el consumidor no puede influir en su supresión o en su contenido, de tal forma que o se adhiere y consiente contratar con dicha cláusula o debe renunciar a contratar.

b) No puede equipararse la negociación con la posibilidad real de escoger entre pluralidad de ofertas de contrato sometidas todas ellas a condiciones generales de contratación aunque varias de ellas procedan del mismo empresario.

c) Tampoco equivale a negociación individual susceptible de eliminar la condición de cláusula no negociada individualmente, la posibilidad, cuando menos teórica, de escoger entre diferentes ofertas de distintos empresarios.

d) La carga de la prueba de que una cláusula prerredactada no está destinada a ser incluida en pluralidad de ofertas de contrato dirigidos por un empresario o profesional a los consumidores, recae sobre el empresario.

Ahora bien la imposición de cláusulas o condiciones generales por el empresario a los consumidores, no comporta su ilicitud. Se trata de un mecanismo de contratar propio de la contratación en masa, ante la imposibilidad y los costes de mantener diálogos individualizados o, como afirma la STS 406/2012, de 18 de junio, RC 46/2010 , se trata de un fenómeno que 'comporta en la actualidad un auténtico 'modo de contratar', diferenciable de la contratación por negociación, con un régimen y presupuesto causal propio y específico'. De tal forma, que ni siquiera cuando la totalidad del contrato hubiera sido predispuesto por una de las partes, ya que, dentro de los límites fijados por el legislador, la libertad de empresa permite al empresario diseñar los productos y servicios que ofrece y en qué condiciones, afirmando la STS 99/2009, de 4 de marzo, RC 535/2004 , que 'la calificación como contrato de adhesión (...) no provoca por ello mismo su nulidad'.

Sobre la naturaleza de las cláusulas referidas a la variación de los tipos de interés refiere sin duda que se trata de condiciones generales, aunque afecten a un elemento esencial del contrato de préstamo bancario:

'189. En el caso sometido a nuestra decisión, las cláusulas suelo forman parte inescindible del precio que debe pagar el prestatario. Definen el objeto principal del contrato.

190. En consecuencia, debe confirmarse en este extremo la sentencia recurrida: las cláusulas suelo se refieren al objeto principal del contrato y cumplen una función definitoria o descriptiva esencial.'

Sin embargo, el hecho de que una cláusula sea definitoria del objeto principal no elimina totalmente la posibilidad de controlar si su contenido es abusivo. Y cita en tal sentido la Directiva 93/13 y la STJUE de 3 de junio de 2010, Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid, C-484/08 .

En definitiva, ello no supone que el sistema no las someta al doble control de transparencia.

La OM de 5 de mayo de 1994 (vigente hasta el 29 de abril de 2012 al ser derogada por la letra b) de la disposición derogatoria única de la Orden EHA/2899/2011, de 28 de octubre, de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios (B.O.E. de 29 octubre)) ,regula el proceso de constitución de las hipotecas en garantía de préstamos hipotecarios a los consumidores que comienza por la entrega al solicitante de un folleto informativo, sigue con una oferta vinculante que incluya las condiciones financieras (entre ellas, en su caso, tipo de interés variable y límites a la variación del tipo de interés), posible examen de la escritura pública por el prestatario durante los tres días anteriores al otorgamiento y, por último, se formaliza el préstamo en escritura pública, estando obligado el notario a informar a las partes y a advertir sobre las circunstancias del interés variable, y especialmente si las limitaciones a la variación del tipo de interés no son semejantes al alza y a la baja.

Para nuestro TS la primera cuestión a dilucidar es si la información que se facilita, y en los términos en los que se facilita, cubre las exigencias positivas de oportunidad real de su conocimiento por el adherente al tiempo de la celebración del contrato, y las negativas de no ser ilegibles, ambiguas, oscuras e incomprensibles.

Se trata de verificar en primer lugar si las condiciones generales impugnadas, examinadas de forma aislada, cumplen las exigencias de transparencia requeridas por el artículo 7 LCGC para su incorporación a los contratos. Ello sería válido tanto para profesionales o empresarios como para consumidores.

Ahora bien, tratándose de consumidores se exige un plus. Así el artículo 80.1 TRLCU dispone que 'en los contratos con consumidores y usuarios que utilicen cláusulas no negociadas individualmente [...], aquéllas deberán cumplir los siguientes requisitos: a)

Concreción, claridad y sencillez en la redacción, con posibilidad de comprensión directa [...]-;b) Accesibilidad y legibilidad, de forma que permita al consumidor y usuario el conocimiento previo a la celebración del contrato sobre su existencia y contenido'. Lo que permite concluir que, además del filtro de incorporación, conforme a la Directiva 93/13/CEE y a lo declarado por esa Sala en la Sentencia 406/2012, de 18 de junio, el control de transparencia, como parámetro abstracto de validez de la cláusula predispuesta, esto es, fuera del ámbito de interpretación general del Código Civil del 'error propio' o 'error vicio', cuando se proyecta sobre los elementos esenciales del contrato tiene por objeto que el adherente conozca o pueda conocer con sencillez tanto la ' carga económica' que realmente supone para él el contrato celebrado, esto es, la onerosidad o sacrificio patrimonial realizada a cambio de la prestación económica que se quiere obtener, como la carga jurídicadel mismo, es decir, la definición clara de su posición jurídica tanto en los presupuestos o elementos típicos que configuran el contrato celebrado, como en la asignación o distribución de los riesgos de la ejecución o desarrollo del mismo'.

'211. En este segundo examen, la transparencia documental de la cláusula, suficiente a efectos de incorporación a un contrato suscrito entre profesionales y empresarios, es insuficiente para impedir el examen de su contenido y, en concreto, para impedir que se analice si se trata de condiciones abusivas. Es preciso que la información suministrada permita al consumidor percibir que se trata de una cláusula que define el objeto principal del contrato, que incide o puede incidir en el contenido de su obligación de pago y tener un conocimiento real y razonablemente completo de cómo juega o puede jugar en la economía del contrato.

212. No pueden estar enmascaradas entre informaciones abrumadoramente exhaustivas que, en definitiva, dificultan su identificación y proyectan sombras sobre lo que considerado aisladamente sería claro.

Máxime en aquellos casos en los que los matices que introducen en el objeto percibido por el consumidor como principal puede verse alterado de forma relevante.

213. En definitiva, como afirma el IC 2000, '[e]l principio de transparencia debe garantizar asimismo que el consumidor está en condiciones de obtener, antes de la conclusión del contrato, la información necesaria para poder tomar su decisión con pleno conocimiento de causa'.

215. Sentado lo anterior cabe concluir:

a) Que el cumplimiento de los requisitosde transparencia de la cláusula aisladamente considerada, exigidos por la LCGC para la incorporación a los contratos de condiciones generales, es insuficientepara eludir el control de abusividad de una cláusula no negociada individualmente, aunque describa o se refiera a la definición del objeto principal del contrato, si no es transparente.

b) Que la transparencia de las cláusulas no negociadas, en contratos suscritos con consumidores, incluye el control de comprensibilidad realde su importancia en el desarrollo razonable del contrato.

Nuestro Tribunal Supremo a la hora de tratar la falta de información de las cláusulas suelo/techo ha sido enormemente contundente, hasta el punto que refiere que:

'Las cláusulas examinadas, pese a incluirse en contratos ofertados como préstamos a interés variable, de hecho, de forma razonablemente previsible para el empresario y sorprendente para el consumidor, les convierte en préstamos a interés mínimo fijo del que difícilmente se benefician de las bajadas del tipo de referencia.

218. La oferta como interés variable, no completada con una información adecuada, incluso cuando su ubicación permite percatarse de su importancia, se revela así engañosa y apta para desplazar el foco de atención del consumidorsobre elementos secundarios que dificultan la comparación de ofertas. El diferencial del tipo de referencia, que en la vida real del contrato con cláusula suelo previsiblemente carecerá de transcendencia, es susceptible de influir de forma relevante en el comportamiento económico del consumidor.

219. Máxime en aquellos supuestos en los que se desvía la atención del consumidor y se obstaculiza el análisis del impacto de la cláusula suelo en el contrato mediante la oferta conjunta, a modo de contraprestación, de las cláusulas suelo y de las cláusulas techo o tipo máximo de interés, que pueden servir de señuelo....

221. Dicho de otra forma, pese a tratarse, según se ha razonado, de una cláusula definitoria del objeto principal del contrato, las propias entidades les dan un tratamiento impropiamente secundario, habida cuenta de que las cláusulas 'no llegaban a afectar de manera directa a las preocupaciones inmediatas de los prestatarios', lo que incide en falta de claridad de la cláusula, al no ser percibida por el consumidor como relevante al objeto principal del contrato.

...

2.2. Conclusiones.

223. Lo expuesto lleva a concluir que las cláusulas analizadas superan el control de transparencia a efectos de su inclusión como condición general en los contratos, pero no el de claridad exigible en las cláusulas -generales o particulares- de los suscritos con consumidores.

224. Lo elevado del suelo hacía previsiblepara el prestamista que las oscilaciones a la baja del índice de referencia no repercutirían de forma sensible en el coste del préstamo -recordemos que el BE indica que ' estas cláusulas se calculaban para que no implicasen cambios significativos en dichas cuotas', de forma que el contrato de préstamo, teóricamente a interés variable, se convierte en préstamo a interés fijo variable exclusivamente al alza.

225. En definitiva, las cláusulas analizadas, no son transparentes ya que:

a) Falta información suficientemente clara de que se trata de un elemento definitorio del objeto principal del contrato.

b) Se insertan de forma conjunta con las cláusulas techo y como aparente contraprestación de las mismas.

c) No existen simulaciones de escenarios diversos relacionados con el comportamiento razonablemente previsible del tipo de interés en el momento de contratar.

d) No hay información previa clara y comprensible sobre el coste comparativo con otras modalidades de préstamo de la propia entidad -caso de existir- o advertencia de que al concreto perfil de cliente no se le ofertan las mismas.

e) En el caso de las utilizadas por el BBVA, se ubican entre una abrumadora cantidad de datos entre los que quedan enmascaradas y que diluyen la atención del consumidor.

Sobre la abusividad de las cláusulas, nos remitimos a lo reseñado por el Tribunal Supremo plasmado ut supra. Añadiendo sobre el momento y las circunstancias a tener en cuenta:

'236. También el artículo 82.3 TRLCU dispone que 'el carácter abusivo de una cláusula se apreciará [...] considerando todas las circunstancias concurrentes en el momento de su celebración, así como todas las demás cláusulas del contrato o de otro del que éste dependa'.

237. Consecuentemente, para decidir sobre el carácter abusivo de una determinada cláusula impuesta en un concreto contrato, el juez debe tener en cuenta todas las circunstancias concurrentes en la fecha en la que el contrato se suscribió, incluyendo, claro está, la evolución previsible de las circunstancias si estas fueron tenidas en cuenta o hubieran debido serlo con los datos al alcance de un empresario diligente, cuando menos a corto o medio plazo. También deberá valorar todas las circunstancias que concurran en su celebración, así como todas las demás cláusulas del contrato, o de otro contrato del que dependa.

2.3. El desequilibrio en función de los bienes y servicios.

240. Para juzgar sobre el equilibrio de las condiciones incorporadas a contratos con consumidores hay que atender a la naturaleza de los bienes o servicios objeto de las cláusulas contractuales.

241. Así lo impone el considerando decimoctavo de la Directiva 93/13 según el cual 'la naturaleza de los bienes o servicios debe influir en la apreciación del carácter abusivo de las cláusulas contractuales' , y el tenor del art. 4.1 'sin perjuicio del artículo 7, el carácter abusivo de una cláusula contractual se apreciará teniendo en cuenta la naturaleza de los bienes o servicios que sean objeto del contrato [...]'.

242. También el artículo 82.3 TRLCU dispone que 'el carácter abusivo de una cláusula se apreciará teniendo en cuenta la naturaleza de los bienes o servicios objeto del contrato [...].

245. En definitiva, la finalidad de la normativa de consumo y la generalidad de sus términos imponen entender que el equilibrio de derechos y obligaciones es el que deriva del conjunto de derechos y obligaciones, con independencia de que el empresario haya cumplido o no la totalidad de las prestaciones. El desequilibrio puede manifestarse en la propia oferta desequilibrada, en la fase genética o en la ejecución del contrato, o en ambos momentos. Más aún, las SSTS 663/2010, de 4 de noviembre, RC 982/2007 ; y 861/2010, de 29 de diciembre, RC 1074/2007 , mantuvieron la posibilidad de cláusulas abusivas precisamente en contratos de préstamo.

2.4. Conclusiones.

246. De lo expuesto cabe concluir que el control abstracto del carácter abusivo de una condición general predispuesta para ser impuesta en contratos con consumidores:

a) Debe referirse al momento de la litispendencia o a aquel posterior en el que la cuestión se plantee dando oportunidad de alegar a las partes.

b) No permite valorar de forma específica las infinitas circunstancias y contextos a tener en cuenta en el caso de impugnación por un concreto consumidor adherente.

c) No impide el control del carácter abusivo de las cláusulas, el hecho de que se inserten en contratos en los que el empresario o profesional no tenga pendiente el cumplimiento de ninguna obligación.

d) Las cláusulas contenidas en los contratos de préstamo están sometidas a control de su carácter eventualmente abusivo.

En cuanto a la buena fe y al equilibrio en las cláusulas no negociadas, refiere:

250. En efecto, que una cláusula sea clara y comprensible en los términos expuestos no supone que sea equilibrada y que beneficie al consumidor. Lo que supone es que si se refiere a cláusulas que describan o definen el objeto principal del contrato en los términos expuestos no cabe control de abusividad -este control sí es posible en el caso de cláusulas claras y comprensibles que no se refieren al objeto principal del contrato-.

De forma correlativa, la falta de transparencia no supone necesariamente que sean desequilibradas.

251. El artículo 3 de la Directiva delimita tan sólo de manera abstracta los elementos que confieren carácter abusivo a una cláusula contractual que no ha sido negociada individualmente ( SSTJUE de 7 de mayo de 2002 , Comisión/Suecia apartado 17 , C-478/99, Freiburger Kommunalbauten, C-237/02, apartado 19, y las ya citadas Pannon GSM apartado 37, VB Pénzügyi Lízing, apartado 42 y Aziz apartados 67).

252. Tampoco la norma española contiene especiales precisiones de que qué debe entenderse por desequilibrio importante contrario a la buena fe, por lo que, atendida la finalidad de las condiciones generales -su incorporación a pluralidad contratos con consumidores- y de su control abstracto, no es posible limitarla a la esfera subjetiva.

253. Antes bien, es necesario proyectarla sobre el comportamiento que el consumidor medio puede esperar de quien lealmente compite en el mercado y que las condiciones que impone son aceptables en un mercado libre y abastecido. Máxime tratándose de préstamos hipotecarios en los que es notorio que el consumidor confía en la apariencia de neutralidad de las concretas personas de las que se vale el empresario (personal de la sucursal) para ofertar el producto.

254. En este sentido apunta la ya citada STJUE de 14 de marzo de 2013 , Aziz, que, al tratar el desequilibrio contrario a la buena fe, en el apartado 68 afirma que '[...] tal como la Abogado General indicó en el punto 71 de sus conclusiones, para determinar si una cláusula causa en detrimento del consumidor un «desequilibrio importante» entre los derechos y las obligaciones de las partes que se derivan del contrato, deben tenerse en cuenta, en particular, las normas aplicables en Derecho nacional cuando no exista un acuerdo de las partes en ese sentido [...], y en el apartado 69 que 'en lo que se refiere a la cuestión de en qué circunstancias se causa ese desequilibrio «pese a las exigencias de la buena fe», debe señalarse que, en atención al decimosexto considerando de la Directiva y tal como indicó en esencia la Abogado General en el punto 74 de sus conclusiones, el juez nacional debe comprobar a tal efecto si el profesional podía estimar razonablemente que, tratando de manera leal y equitativa con el consumidor, éste aceptaría una cláusula de ese tipo en el marco de una negociación individual'.

Sobre la licitud de las cláusulas suelo:

'256. Las cláusulas suelo son lícitas siempre que su transparencia permita al consumidor identificar la cláusula como definidora del objeto principaldel contrato y conocer el real reparto de riesgosde la variabilidad de los tipos. Es necesario que esté perfectamente informadodel comportamiento previsible del índice de referencia cuando menos a corto plazo, de tal forma que cuando el suelo estipulado lo haga previsible, esté informado de que lo estipulado es un préstamo a interés fijo mínimo, en el que las variaciones del tipo de referencia a la baja probablemente no repercutirán o lo harán de forma imperceptible en su beneficio.

257. No es preciso que exista equilibrio 'económico'o equidistancia entre el tipo inicial fijado y los topes señalados como suelo y techo -máxime cuando el recorrido al alza no tiene límite-.

258. Más aun, son lícitas incluso las cláusulas suelo que no coexisten con cláusulas techo y, de hecho, la oferta de cláusulas suelo y techo cuando se hace en un mismo apartado del contrato, constituye un factor de distorsión de la informaciónque se facilita al consumidor, ya que el techo opera aparentemente como contraprestación o factor de equilibrio del suelo.

259. En definitiva, corresponde a la iniciativa empresarial fijar el interés al que presta el dinero y diseñar la oferta comercial dentro de los límites fijados por el legislador, pero también le corresponde comunicar de forma clara, comprensible y destacada la oferta. Sin diluir su relevancia mediante la ubicación en cláusulas con profusión de datos no siempre fáciles de entender para quien carece de conocimientos especializados - lo que propicia la idea de que son irrelevantes y provocan la pérdida de atención-. Sin perjuicio, claro está, de complementarla con aquellos que permitan el control de su ejecución cuando sea preciso.'

Como aclaró el auto del TS de 3 de junio de 2013 : 'las circunstancias enumeradas constituyen parámetros tenidos en cuenta para formar el juicio de valor abstracto referido a las concretas cláusulas analizadas. No se trata de una relación exhaustiva de circunstancias a tener en cuenta con exclusión de cualquier otra. Tampoco determina que la presencia aislada de alguna, o algunas, sea suficiente para que pueda considerarse no transparente la cláusula a efectos de control de su carácter eventualmente abusivo'.

Tales criterios han sido recientemente ratificados por la jurisprudencia de nuestro Tribunal Supremo. Así en STS de 8 de septiembre de 2014 se señala respecto del control de transparencia:

'queda caracterizado como un control de legalidad en orden a comprobar, primordialmente, que la cláusula contractual predispuesta refiera directamente la comprensibilidad real, que no formal, de los aspectos básicos del contrato en el marco de la reglamentación predispuesta, de forma que el consumidor y usuario conozca y comprenda las consecuencias jurídicas que, de acuerdo con el producto o servicio ofertado, resulten a su cargo, tanto respecto de la onerosidad o sacrificio patrimonial que realmente supone para el consumidor el contrato celebrado, como de la posición jurídica que realmente asume en los aspectos básicos que se deriven del objeto y de la ejecución del contrato, STS de 26 de mayo de 2014 (núm. 86/2014 ).

...

Alcance. Conforme al anterior fundamento, debe concluirse que el control de transparencia, como parte integrante del control general de abusividad, no puede quedar reconducido o asimilado a un mero criterio o contraste interpretativo acerca de la claridad o inteligencia gramatical de la formulación empleada, ya sea en la consideración general o sectorial de la misma, sino que requiere de un propio enjuiciamiento interno de la reglamentación predispuesta a los efectos de contrastar la inclusión de criterios precisos y comprensibles en orden a que el consumidor y usuario pueda evaluar, directamente, las consecuencias económicas y jurídicas que principalmente se deriven a su cargo de la reglamentación contractual ofertada. Este es el alcance que, en plena armonía con la doctrina jurisprudencial expuesta de esta Sala, contempla a estos efectos la reciente Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión europea, de 30 de abril de 2014, C-26/13 , declarando, entre otros extremos, que: 'El artículo 4, apartado 2, de la Directiva 93/13 debe interpretarse en el sentido de que, en relación con una cláusula contractual como la discutida en el asunto principal, la exigencia de que una cláusula contractual debe redactarse de manera clara y comprensible se ha de entender como una obligación no sólo de que la cláusula considerada sea clara y comprensible gramaticalmente para el consumidor, sino también de que el contrato exponga de manera transparente el funcionamiento concreto del mecanismo de conversión de la divisa extranjera al que se refiere la cláusula referida, así como la relación entre ese mecanismo y el prescrito por otras cláusulas relativas a la entrega del préstamo, de forma que ese consumidor pueda evaluar, basándose en criterios precisos y comprensibles, las consecuencias económicas derivadas a su cargo'.'

TERCERO . La cláusula suelo es una condición general aunque afecte a un elemento esencial, predispuesta por el empresario e impuesta (al menos no se acredita lo contrario por quien tenía la carga de su prueba ex art.217.3 LEC ) de suerte que no ha sido negociada, no hay atisbo de ello ante la orfandad probatoria de esta litis.

En cuanto a que no sea posible realizar un control de abusividad sobre un elemento esencial (en cuanto conforma el precio), nos remitimos a lo arriba reseñado en cuanto que el Tribunal Supremo sí permite el mismo, como excepción, tratándose de consumidores y respecto de la concurrencia de otros parámetros.

Dicho de otra manera, el que se fije un tipo suelo del 2,00%, en sí mismo no puede ser objeto de control de abusividad pues el precio es el libremente pactado. Como reza la sentencia del TS de 29-12-1971 : 'La falta de reciprocidad económica de las obligaciones convenidas y la consiguiente lesión para alguna de las partes no determina en nuestro Derecho la rescisión fuera de los casos señalados por la ley, art.1.293'.

Ahora bien, si concurren otros parámetros de los enumerados a título ejemplificativo en la resolución de 9 de mayo de 2013, sí puede ser abusiva, incluso por un desequilibrio en su conjunto, ausencia de buena fe, falta de información etc.

Precisamente esta falta de información es determinante en el caso que nos ocupa, pues no consta que se le haya proporcionado una mínima información de la trascendencia de la cláusula limitativa.

Al hilo de ello, hemos de señalar que se produce por la entidad bancaria una vulneración de la Orden Ministerial de 5 de mayo de 1994 (vigente en el momento de suscribirse la póliza), al ser de aplicación al caso que nos ocupa en que el préstamo es de 123.000 €, no superándose por tanto los 150.253,026 € que fija como límite el art.1.1 3º.

Se aduce por la demandada, con énfasis, que la notaria plasmó en la escritura como DECLARACIÓN DE LA PARTE PRESTATARIA que la misma ha tenido a su disposición el texto íntegro de las condiciones generales con antelación suficiente a la celebración del contrato y que conoce con toda claridad el significado y alcance de las mismas, así como que ha recibido y aceptado la oferta vinculante, coincidente con las cláusulas financieras de la escritura, y con ello pretende acreditar que estaba la parte demandante suficientemente informada.

Nada más lejos de la realidad. De lo que da fe la notaria, a diferencia de la errónea creencia de la demandada, no es de una información adecuada sino de la mera manifestación de la prestataria, además mera 'cláusula de estilo' consecuencia de la Orden de 5 de mayo de 1994 y con el fin, sin duda, de cumplir formalmente su obligación.

Pues bien, la obligación de información al consumidor no recae solo en la entidad sino en el propio fedatario público y aquí no hay atisbo de que se haya dado cumplimiento al art.7 de dicha Orden:

'3. En cumplimiento del Reglamento Notarial y, en especial de su deber de informar a las partes del valor y alcance de la redacción del instrumento público, deberá el Notario:

1.º Comprobar si existen discrepancias entre las condiciones financieras de la oferta vinculante del préstamo y las cláusulas financieras del documento contractual, advirtiendo al prestatario de las diferencias que, en su caso, hubiera constatado y de su derecho a desistir de la operación.

2.º En el caso de préstamo a tipo de interés variable, advertir expresamente al prestatario cuando se dé alguna de las siguientes circunstancias:

a) Que el índice o tipo de interés de referencia pactado no sea uno de los oficiales a los que se refiere la disposición adicional segunda de esta Orden.

b) Que el tipo de interés aplicable durante el período inicial sea inferior al que resultaría teóricamente de aplicar en dicho período inicial el tipo de interés variable pactado para períodos posteriores.

c) Que se hubieran establecido límites a la variación del tipo de interés. En particular, cuando las limitaciones no sean semejantes al alza y a la baja, el Notario consignará expresamente en la escritura esa circunstancia, advirtiendo de ello a ambas partes.'

Además la mera lectura por el notario de la escritura no supone información adecuada.

Como reza la STS antes citada de 8 de septiembre de 2014 :

'En este sentido debe señalarse, sin perjuicio de la importante función preventiva que los Notarios realizan sobre el control previo de las condiciones generales de la contratación que, conforme a la caracterización y alcance del control de transparencia expuesto, la comprensibilidad real debe inferirse del propio juego o desarrollo de la reglamentación predispuesta, de forma que la lectura de la escritura pública y, en su caso, el contraste de las condiciones financieras de la oferta vinculante con la del respectivo préstamo hipotecario, no suplen, por ello solos, sin protocolo o actuación específica al respecto, el cumplimiento de este especial deber de transparencia.'

No hay tampoco simulación de 'escenarios diversos', fluctuaciones del tipo de interés, ni oferta vinculante (por más que se haya dicho en la escritura, por la mera 'manifestación del consumidor' que se recibió, no la ha aportado el banco, cuya facilidad probatoria era evidente), ni comparativa de costes, ni folleto informativo.

Al margen de lo anterior (que sería suficiente para dictar sentencia estimatoria) sobre lo que luego volveremos, la redacción de la cláusula del BANCO DE CAJA ESPAÑA, SALAMANCA Y SORIA S.A ni siquiera es clara, concreta, ni sencilla (no se trata de los casos contemplados en Autos de la A.P de Valladolid de 7 de marzo y 18 de septiembre de 2014 ):' El tipo de interés nominal aplicable se fijará, al inicio de cada sucesivo periodo anual adicionando un diferencial de CERO CON NOVENTA Y CINCO PORCENTUALES (0,95)al índice de referenciadenominado EURIBOR DOCE MESES, sin que en ningún caso, el resultante pueda ser inferior al 2,00 POR CIENTO '.

Aparece de una manera farragosa a continuación de la determinación del verdadero tipo variable contratado. No pasaría el primer filtro o control de transparencia; el de control de inclusión documental de la cláusula, conforme a los artículos 5 y 7 LCGC, mas no el de comprensibilidad de un consumidor medio.

Por otra parte la cláusula cuestionada, si no enmascarada, sí aparece cuando menos 'difuminada' en la póliza plasmada en la escritura en un mero párrafo de la cláusula TERCERA BIS, sin apartado específico, sin realce alguno más que la configuración en negrita antes vista ( 2,00 POR CIENTO), sin destacarse que ese y no otropodía ser el tipo 'fijo' a aplicar casi desde el inicio y durante muchos años de vigencia del contrato (NADA MENOS QUE TREINTA Y CINCO AÑOS), de manera que siendo la voluntad del consumidor la de suscribir un préstamo a interés variable se convirtió en un préstamo a tipo fijo.

Por si todo lo anterior fuera poco, ni siquiera consta que el empleado del banco con el que trató el actor, hubiera informado mínimamente del verdadero alcance de la obligación, transcendencia económica y jurídica de la cláusula suelo que firmaba y ello por cuanto que ni siquiera fue traído a juicio por la entidad demandada.

Entendemos por ello que la actuación de la entidad es contraria a los buenos usos y prácticas financieras, al no haber acreditado haber informado adecuadamente a los demandantes sobre la inclusión en su préstamo de una cláusula de limitación a la variación del tipo de interés.

Todo ello ha de conducir a la estimación de la demanda inclusive en cuanto a la aplicación retroactiva, sobre lo que trataremos a continuación.

CUARTO. Sobre la retroactividad de la nulidad declarada existen ciertamente sentencias discrepantes.

BANCO CEISS viene rechazando la aplicación del art. 1303CC y concordantes que obligaría a devolver lo indebidamente percibido. Para ello, invoca la propia doctrina de la STS de 9 de mayo de 2013 que declara la irretroactividad de los efectos de la nulidad si bien, a nuestro entender, no con la eficacia que pretende la entidad.

El origen de la polémica viene sin duda marcado por el pronunciamiento de la sentencia en relación con la irretroactividad de la misma, cuyo fallo se pronuncia así: ' No ha lugar a la retroactividad de esta sentencia, que no afectará a las situaciones definitivamente decididas por resoluciones judiciales con fuerza de cosa juzgada ni los pagos ya efectuados en la fecha de publicación de esta sentencia'

Sin embargo, hemos de considerar que dicha irretroactividad no es aplicable al caso de autos por cuanto que en aquel procedimiento no se ejercitaba una acción de condena a las partes demandadas a reintegrar las cantidades, sino una acción colectiva de cesación cuyos efectos se proyectan exclusivamente hacia el futuro.

Así, la propia sentencia reconoce: ' como regla, nuestro sistema parte de que la ineficacia de los contratos -o de alguna de sus cláusulas, si el contrato subsiste- exige destruir sus consecuencias y borrar sus huellas como si no hubiesen existido y evitar así que de los mismos se deriven efectos, de acuerdo con la regla clásica 'quod nullum est nullum effectum producit' (lo que es nulo no produce ningún efecto, tal como dispone el art. 1.303 del Código Civil : 'declarada la nulidad de una obligación, los contratantes deben restituirse recíprocamente las cosas que hubiesen sido materia del contrato, con sus frutos, y el precio con los intereses...').

El art. 1303CC resulta de aplicación al caso en que se parte de la nulidad, que consustancialmente tiene efectos ex tunc, sin que una sentencia judicial pueda abrogar o derogar la Ley, ni esa era obviamente la intención de nuestro TS. Nuestro más alto tribunal ya había acordado la devolución retroactiva en supuestos de nulidad de cláusulas abusivas ( STS 29-4-2010 ).

Obviamente no desconocemos que la jurisprudencia complementa el ordenamiento jurídico en términos del art.1.6 CC y que la sentencia dubitada del Tribunal Supremo ha sido dictada por el Pleno, en lo que incide la sentencia de la AP de Valladolid de 30 de octubre de 2014 , mas no podemos soslayar que no estaba conociendo nuestro más alto Tribunal de acciones individuales de nulidad y que aún no se ha pronunciado sobre los efectos (posible retroactividad) del éxito de las mismas, por lo que la más elemental prudencia aconseja una interpretación más favorable para la parte más débil del contrato, que no es otro que el consumidor, hasta tanto se pronuncie sobre ello el Tribunal Supremo.

En la sentencia del STS se señala: 'Se trata, como afirma la STS 118/2012, de 13 marzo, RC 675/2009 , '[...] de una propia restitutio in integrum, como consecuencia de haber quedado sin validez el título de la atribución patrimonial a que dieron lugar, dado que ésta se queda sin causa que la justifique, al modo de lo que sucedía con la 'condictio in debiti'. Se trata del resultado natural de la propia nulidad de la reglamentación negocial que impuso el cumplimiento de la prestación debida por el adherente' y tras indicar que esa regla rige en el caso de la nulidad de cláusulas abusivas, matiza que dicha regla general de eficacia retroactiva de las declaraciones de nulidad no puede ser impermeable a los principios generales del Derecho -entre ellos de forma destacada la seguridad jurídica ( artículo 9.3CE )- y reseña que '... esta Sala ha admitido la posibilidad de limitar los efectos de la nulidad ya que 'la 'restitutio' no opera con un automatismo absoluto, ya que el fundamento de la regla de liquidación de la reglamentación contractual declarada nula y por la que se pretende conseguir que las partes afectadas vuelvan a la situación patrimonial anterior al contrato, no es otro que evitar que una de ellas se enriquezca sin causa a costa de la otra y ésta es una consecuencia que no siempre se deriva de la nulidad' ( STS 118/2012, de 13 marzo, RC 675/2009 ).

Pues bien, en el presente caso sí se ha producido ese enriquecimiento por parte de la entidad sin contraprestación alguna y además no concurre la excepcionalidad manifestada por el TS por cuanto que éste conocía de una acción colectiva.

A nivel comunitario, el art. 6.1 de la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993 , recoge los efectos de una cláusula abusiva, al disponer que 'Los Estados miembros establecerán que no vincularán al consumidor, en las condiciones estipuladas por sus derechos nacionales, las cláusulas abusivas que figuren en un contrato celebrado entre éste y un profesional y dispondrán que el contrato siga siendo obligatorio para las partes en los mismos términos si éste puede subsistir sin las cláusulas abusivas'.

La doctrina jurisprudencial del TJUE en interpretación de dicha Directiva es clara al establecer la nulidad como efecto de las cláusulas abusivas utilizadas en los contratos con consumidores, prohibiendo la integración del contrato, siendo a tal efecto paradigmáticas las sentencias de 14 de junio de 2012 (Banco Español de Crédito), 21 de febrero de 2013 (caso Banif Plus Banck Zrt y los Sres. Csipai), 14 de marzo de 2013, 21 de marzo de 2013, citada por el TS al acoger la regla de la retroactividad, al disponer que la interpretación realizada por el TJUE de una norma de la Unión ' puede y debe ser aplicada por el juez a relaciones jurídicas nacidas y constituidas antes de la sentencia que resuelva sobre la petición de interpretación';y la de 30 de mayo de 2013, en tanto establece que cuando se haya declarado abusiva una cláusula los órganos jurisdiccionales nacionales están obligados ' a aplicar todas las consecuencias que, según el Derecho nacional, se deriven de ello para que el consumidor no resulte vinculado por dicha cláusula'.

Además, por la dimensión de la reclamación no se quiebra ni se pone en riesgo la seguridad jurídica, en el sentido de conservar efectos ya consumados y que no se produzcan trastornos graves con trascendencia para el orden público económico; argumento que a nuestra Audiencia le parece endeble e inconsistente (aun cuando no era sino un motivo esgrimido 'a mayor abundamiento') ante el riesgo que supone para ella 'la simple suma o acumulación de demandas individuales, al margen de la injusta discriminación que para los justiciables supone el trato diferenciado dependiendo de que se ejercite una acción individual o colectiva.'

Pues bien, en orden a lo primero, no hay estudio económico alguno, ni siquiera estimación, que determine que por el previsible incremento de demandas en el ejercicio de acciones individuales (de entenderse retroactivos los efectos de la nulidad) se vaya a provocar colapso alguno en el sistema financiero y, en punto a lo segundo, será el Tribunal Supremo el que haya de ponderar si se produce discriminación alguna por el trato diferenciado de los efectos de una y otra acción.

En definitiva, no concurren los motivos ni las causas para aplicar la doctrina excepcional de irretroactividad de los efectos de la cláusula nula, cuyo efecto legal es imperativo e insoslayable al no darse aquellos, procediendo en este caso concreto recalcular y rehacer el cuadro de amortización, contabilizando el capital que debió ser amortizado, condenando a abonar los intereses sobre las cantidades indebidamente cobradas.

QUINTO. En materia de costas, dadas las serias dudas jurídicas que suscita tal cuestión de la retroactividad, respecto de las que se han dado numerosas sentencias en distinto sentido (por todas y citando las más recientes, a favor de la irretroactividad las de la A.P Pontevedra de 13-2- 2014 y 20-3-2014 y la ya citada de la A.P de Valladolid de 30 de octubre de 2014 ; en contra la de la A.P de Jaén de 27-3-2014 y de Álava de 9-7- 2013), no procede ex art.394 LEC hacer expresa imposición de costas.

Vistos los artículos legales citados y demás de pertinente y general aplicación,

Fallo

Que ESTIMANDO INTEGRAMENTEla demanda interpuesta por don/doña Cristina Izquierdo Hernández, en representación de don Jenaro contra BANCO DE CAJA ESPAÑA, SALAMANCA Y SORIA S.A, DEBO DECLARAR Y DECLARO LA NULIDADpor abusiva de la estipulación tercera bis, en su referencia al tipo mínimo, cláusula suelo, contenida en la escritura de préstamo hipotecario de 27 de diciembre de 2010, que establece: 'El tipo de interés nominal aplicable se fijará, al inicio de cada sucesivo periodo anual adicionando un diferencial de CERO CON NOVENTA Y CINCO PORCENTUALES (0,95)al índice de referenciadenominado EURIBOR DOCE MESES, sin que en ningún caso, el resultante pueda ser inferior al 2,00 POR CIENTO '. CONDENANDOa que se restituyan las cantidades indebidamente cobradas previa presentación al Juzgado de la liquidación y cálculo de la diferencia entre la cuotas giradas y las que se debieron fijar sin aplicar dicha cláusula, CONDENANDOa abonar los intereses legales de dichas sumas indebidamente cobradas, y a que se recalcule y rehaga el cuadro de amortización del préstamo hipotecario suscrito y que regirá en lo sucesivo, contabilizando el capital que debió ser amortizado. No se hace expresa imposición de costas.

Notifíquese esta sentencia a las partes, haciéndoles saber que contra la misma cabe recurso de apelación que, en su caso, deberá interponerse ante este mismo Juzgado dentro de los veinte días siguientes a aquél en que se notifique esta resolución, acreditando la constitución de un depósito de 50 € en la cuenta de consignaciones del Juzgado ( Disposición Adicional Decimoquinta de la LOPJ , introducida por LO 1/2009 de 3 de noviembre).

Llévese el original al libro de sentencias.

Por esta mi sentencia, de la que se expedirá testimonio para incorporarlo a las actuaciones, lo pronuncio, mando y firmo.

PUBLICACIÓN .- Leída y publicada ha sido la presente sentencia por el Sr. Juez que la dictó hallándose celebrado audiencia pública en el mismo día de su pronunciamiento.

Cláusula suelo
Tipos de interés
Cláusula contractual
Buena fe
Variabilidad del interés
Prestatario
Clausula contractual abusiva
Cláusula abusiva
Defensa de consumidores y usuarios
Contrato de adhesión
Carga de la prueba
Contrato de préstamo
Nulidad de la cláusula
Objeto del contrato
Contraprestación
Cláusula techo
Elementos esenciales del contrato
Préstamo hipotecario
Empresario individual
Voluntad
Contrato de préstamo hipotecario
Persona física
Voluntad unilateral
Índice de referencia
Persona jurídica
Sin ánimo de lucro
Personalidad jurídica
Libertad de empresa
Servicio bancario
Cajas de ahorros
Hipoteca
Consumidores y usuarios
Prestamista
Litispendencia
Comisiones
Acción individual
Mala fe
Conversión de la divisa