Sentencia Civil Nº 202/2012, Audiencia Provincial de Madrid, Sección 22, Rec 822/2011 de 13 de Marzo de 2012

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Uso de la vivienda familiar

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    Por vivienda familiar hay que entender aquella en la que los cónyuges cumplen su deber de vivir juntos. El uso de la misma, en los llamados casos de crisis del matrimonio, parte de la regulación que del asunto realiza el Art. 96 ,Código Civil.  ...

  • Protección del honor, intimidad y propia imagen de los menores

    Órden: Civil Fecha última revisión: 02/06/2016

    En lo que respecta a la protección del honor, intimidad y propia imagen de los menores, el Art. 4 ,Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero establece una serie de singularidades en la materia, caracterizadas, principalmente, por la intervención impera...

  • Mayoría de edad y beneficio de mayoría de edad

    Órden: Civil Fecha última revisión: 02/06/2016

    El Art. 321 ,Código Civil  regula los requisitos previos a la concesión del beneficio de mayor edad, un régimen similar al de la emancipación del menor de edad sujeto a patria potestad (de ahí que se aplique como a éste el Art. 323 ,Código C...

  • Los alimentos de origen familiar en Cataluña

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    Los alimentos de origen familiar en Cataluña se regulan en el Capítulo VII, del Título III, de la Ley 25/2010, de 29 de Julio, del libro segundo del Código Civil de Cataluña relativo a la persona y la familia.Esta clase de alimentos se regula e...

  • Extinción y prórroga de la potestad parental en Cataluña

    Órden: Civil Fecha última revisión: 18/10/2016

    La potestad parental en Cataluña se encuentra regulada en el capítulo VI del título III, de la ley 25/2010, de 29 de julio, del libro segundo del Código Civil de Cataluña, relativo a la persona y la familia, en cuyas secciones cuarta y quinta ...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Orden: Civil
  • Fecha: 13 de Marzo de 2012
  • Tribunal: AP - Madrid
  • Ponente: Hijas Fernandez, Eduardo
  • Núm. Sentencia: 202/2012
  • Núm. Recurso: 822/2011
  • Núm. Cendoj: 28079370222012100163

Encabezamiento

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 22

MADRID

SENTENCIA: 00202/2012

AUDIENCIA PROVINCIAL DE MADRID

Sección 22

C/ FRANCISCO GERVAS N: 10 (PLANTA 12*)

Tfno.: 914936204-05-06-07- Fax: 914936210

N.I.G. 28000 1 0004422 /2011

Rollo: RECURSO DE APELACION 822 /2011

Proc. Origen: MODIFICACION DE MEDIDAS SUPUESTO CONTENCIOSO 682 /2010

Órgano Procedencia: JDO. 1A.INST.E INSTRUCCION N. 1 de PARLA

De: Debora

Procurador: ALVARO FRANCISCO ARANA MORO

Contra: Marcos

Procurador: MARIA JOSEFA SANTOS MARTIN

SENTENCIA

Magistrados:

Ilmo. Sr. D. Eduardo Hijas Fernández

Ilmo Sr. D. Eladio Galán Cáceres

Ilmo. Sr. D. José Ángel Chamorro Valdés

_______________________________________

En Madrid a 13 de marzo de 2012

La Sección Vigésimo segunda de esta Audiencia Provincial ha visto, en grado de apelación, los autos de modificación de medidas complemetarias de divorcio seguidos, bajo el nº 682/2010, ante el Juzgado de Primera Instancia nº 1 de los de Parla, entre partes:

De una, como apelante principal, doña Debora , representada por el Procurador don Álvaro Arana Moro y defendida por la Letrado doña María Teresa González-Palencia Hernández .

De la otra, como también apelante, por vía de impugnación, don Marcos , representado por la Procurador doña María Josefa Santos Martín y asistido por el Letrado don Juan Jesús Ayuela Lobato.

Ha sido Ponente el Ilmo. Sr. Magistrado Don Eduardo Hijas Fernández.

Antecedentes

PRIMERO.- La Sala acepta y tiene por reproducidos los antecedentes de hecho contenidos en la resolución apelada.

SEGUNDO.- Con fecha 3 de marzo de 2011 por el Juzgado de Primera Instancia nº 1 de Parla, se dictó Sentencia , cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: "FALLO: Se estima parcialmente la demanda interpuesta por el Procurador Sr. González Pomares, en nombre y representación de Don Marcos contra Doña Debora , representada por el Procurador Sr. Pinilla, y ha lugar a la modificación solicitada en los siguientes términos:

Se acuerda, atribuir a ambos litigantes, por periodos de 1 año, el uso del domicilio conyugal, así como sus enseres, sito en la CALLE000 número NUM000 de la localidad de Parla, a computar desde la fecha de notificación de la presente sentencia, comenzando el uso del mismo por Doña Debora , todo ello sin hacer expresa condena en costas.

Notifíquese esta resolución a las partes y al Ministerio Fiscal, haciéndoles saber que frente a ella podrán interponer recurso de apelación, en el plazo de cinco días desde su notificación, para su resolución por la Audiencia Provincial.

Así lo pronuncio, mando y firmo"

TERCERO.- Notificada la mencionada resolución a las partes, contra la misma, previa la oportuna preparación, se interpuso recurso de apelación por la representación legal de doña Debora , exponiendo en el escrito presentado las alegaciones en las que basaba su impugnación.

De dicho escrito se dio traslado a las demás partes personadas, presentando la representación de don Marcos escrito de impugnación de la sentencia, del que se dio traslado al apelante principal.

Seguidamente se remitieron las actuaciones a esta Superioridad, en la que, previos los trámites oportunos, se acordó señalar para deliberación, votación y fallo del recurso el día 12 de los corrientes.

CUARTO.- En la tramitación de este recurso se han observado las prescripciones legales.

Fundamentos

PRIMERO.- Ambas partes, a través de sus respectivas direcciones Letradas, exponen ante la Sala su discrepancia con el criterio decisorio que, acerca de la asignación del uso del que fuera domicilio familiar, se recoge en la Sentencia dictada por la Juzgadora a quo, propugnando cada una de ellas que tal derecho le sea atribuido de modo indefinido, con exclusión del otro litigante, si bien la Sra. Debora postula, con carácter subsidiario, que la concesión del uso a su favor se mantenga hasta la liquidación de la sociedad de gananciales.

SEGUNDO.- Los artículos 96 y 103 del Código Civil establecen, como criterio a seguir por los tribunales respecto de la asignación del uso del domicilio familiar, la ponderación del interés merecedor de prioritario amparo, distinguiendo dos supuestos, según existan o no hijos conviviendo con los cónyuges inmersos en la litis matrimonial.

En la primera de dichas hipótesis, el uso, salvo otro acuerdo de las partes aprobado por el Juez, corresponde necesaria y directamente a los hijos y, tan sólo per relationem, al cónyuge en cuya compañía queden los mismos. El Tribunal Supremo, en sus recientes Sentencias de 1 y 14 de abril , 5 y 30 de septiembre de 2011 , ha declarado el carácter incondicional de dicho derecho tratándose de hijos menores de edad pues, en tanto se encuentren los mismos en dicha situación de minoría, y consiguiente dependencia jurídica de sus progenitores, el uso que ha de otorgarse a su favor no puede quedar limitado temporalmente. Pero una vez alcanzada la mayoría de edad, y según la tesis mantenida en la citada resolución de 5 de septiembre, cesa definitivamente la prioritaria protección que a favor del hijo otorga la Ley.

En el supuesto de no existir hijos, o sean ya los mismos mayores de edad, el párrafo tercero del citado precepto contempla la asignación judicial del derecho analizado al cónyuge cuyo interés, atendiendo a las circunstancias concurrentes, sea merecedor de prioritario amparo frente al otro, pero sin que el uso en tal modo asignado pueda prolongarse indefinidamente, habiendo de establecerse un límite prudencial a su vigencia. Se trata así de armonizar los intereses del beneficiario de la ocupación exclusiva y excluyente con los igualmente legítimos, y por ello también merecedores de protección, del otro consorte, ya sea en orden a la recuperación, en un determinado plazo, de la plenitud de sus facultades dominicales, de ser el mismo el titular exclusivo del inmueble, ya a fin de poder disfrutar de dicho bien o alcanzar una efectiva, que no meramente nominal o formal, liquidación del patrimonio común, que podría verse obstaculizada, cuando no impedida, de asignarse el derecho examinado con carácter indefinido.

En el supuesto que nos ocupa, el derecho objeto de debate fue atribuido a los hijos, entonces menores de edad, en compañía de la madre, en la Sentencia que, en fecha 3 de marzo de 1998 , puso fin al procedimiento de separación matrimonial de los hoy también litigantes, según se razonó en el sexto de los fundamentos jurídicos de dicha resolución.

Y en cuanto los citados descendientes no sólo han alcanzado la mayoría de edad, sino también la independencia económica, obvio es que no puede ya pervivir un derecho cuyos condicionantes fácticos, de conformidad con la examinada regulación legal, han desaparecido.

Ante tal situación, y tratando de evitar ahora la posible cohabitación de los cónyuges bajo el mismo techo, lo que ninguno de ellos postula, podría acordarse, tal como se razona y decide en la resolución apelada, una alternancia de los mismos en la ocupación exclusiva y excluyente del inmueble, y ello en tanto se procede a la liquidación de la sociedad de gananciales, o del condominio existente sobre el inmueble. Pero tal solución deviene jurídicamente inviable en el caso analizado, pues, según ha quedado cumplidamente acreditado, y así lo asume la Sra. Debora , el inmueble sede de la vida familiar es propiedad privativa del esposo, por lo que, en la coyuntura descrita, el mismo debe recuperar la plenitud de sus facultades dominicales, en los términos prevenidos en los artículos 348 y siguientes del Código Civil , sin que las mismas puedan quedar lastradas por un derecho, en su día reconocido en favor de los hijos y, tan sólo, per relationem en pro de la esposa, cuyos condicionantes, según lo expuesto, han quedado ya extinguidos.

Razones que nos llevan a desestimar el recurso formulado por la apelante principal, acogiendo, por el contrario, el que articula, por la vía del artículo 461 L.E.C ., el actor, bien entendido que ya no procede sancionar judicialmente en favor de este último un derecho, cual el que es objeto de debate, que la ley le reconoce directamente, en cuanto integrado en el contexto de sus facultades dominicales.

TERCERO.- En atención a la naturaleza de la cuestión debatida y singulares circunstancias concurrentes en el caso, no ha de hacerse especial condena en las costas del recurso, habiendo de asumir cada parte las causadas a su instancia a sufragar por mitad las comunes, si las hubiere, de conformidad con la doctrina emanada de los artículos 394 y 398 de la Ley de Enjuiciamiento Civil .

Vistos los preceptos citados y demás que general y pertinente aplicación,

Fallo

Que desestimando el recurso de apelación formulado por doña Debora , y estimando el deducido, en vía de impugnación, por don Marcos , ambos contra la Sentencia dictada, en fecha 3 de marzo de 2011, por el Juzgado de Primera Instancia nº 1 de los de Parla, en procedimiento de modificación de medidas seguido bajo el nº 682/2010 , debemos revocar y revocamos dicha resolución y, en su lugar, declaramos que no procede atribuir el uso del que fuera domicilio familiar a la Sra. Debora , por lo que se reintegra a don Marcos en la plenitud de las facultades inherentes a la titularidad privativa que le corresponde sobre dicho inmueble.

Todo ello sin hacer especial condena en las costas del recurso.

Así por esta nuestra Sentencia, de la que se llevará testimonio al rollo de la Sala y será notificada a las partes en legal forma, haciéndoles saber que contra la misma, y de concurrir los requisitos al efecto exigidos en los artículos 469 y 477, en relación con la disposición final 16ª, de la Ley de Enjuiciamiento Civil , podrán interponer, mediante escrito presentado ante este mismo Tribunal en el término de veinte días hábiles, recurso extraordinario por infracción procesal y/o recurso de casación, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACIÓN.- En el mismo día de la fecha, fue leída y publicada la anterior Sentencia por el Ilmo. Sr. Magistrado Ponente D. Eduardo Hijas Fernández; doy fe

Liquidación sociedad gananciales
Menor de edad
Vivienda familiar
Mayor de dieciocho años
Uso vivienda familiar
Hijo menor
Separación judicial del matrimonio
Descendientes
Independencia económica
Condominio
Copropiedad