Sentencia Civil Nº 258/2010, Audiencia Provincial de Tenerife, Sección 4, Rec 283/2010 de 15 de Septiembre de 2010

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Celebración del juicio oral en el proceso penal abreviado

    Órden: Penal Fecha última revisión: 12/11/2014

    Del juicio oral y de la sentencia El Juez o Tribunal examinará las pruebas propuestas y dictará auto admitiendo las que considere pertinentes y rechazando las demás, y prevendrá lo necesario para la práctica de la prueba anticipada. Contra los a...

  • Práctica de la prueba documental e inspección ocular en el proceso penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 12/11/2014

    De la prueba documental y de la inspección ocular (Art. 726-727 ,LECrim) El Tribunal examinará por sí mismo los libros, documentos, papeles y demás piezas de convicción que puedan contribuir al esclarecimiento de los hechos o a la más segura in...

  • Procedimiento al previo pronunciamiento del juicio oral en el proceso penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 12/11/2014

     El procedimiento que rige estos artículos de previo pronunciamiento se divide en 5 trámites distintos:   1. Interposición: Su propuesta deberá ser llevada a cabo dentro de los 3 primeros días concedidos para evacuar el trámite de calificaci...

  • La prueba en el procedimiento administrativo

    Órden: Administrativo Fecha última revisión: 19/01/2017

    La prueba en el procedimiento administrativo se encuentra regulada en los Art. 77-78 ,Ley 39/2015, de 1 de octubre, preceptos que establecen, entre otras cuestionses, que los hechos relevantes para la decisión de un procedimiento podrán acreditarse...

  • Fases del proceso de prueba en el juicio ordinario y verbal

    Órden: Civil Fecha última revisión: 02/06/2016

      La prueba será el mecanismo por el que las partes pretenden que el Tribunal adquiera el convencimiento de la verdad o certeza del hecho o afirmación fáctica que alegan. La prueba tendrá por objeto los hechos que guarden relación con la tutuel...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Orden: Civil
  • Fecha: 15 de Septiembre de 2010
  • Tribunal: AP - Tenerife
  • Ponente: Aragon Ramirez, Pilar
  • Núm. Sentencia: 258/2010
  • Núm. Recurso: 283/2010
  • Núm. Cendoj: 38038370042010100351

Encabezamiento

S E N T E N C I A No 258.

Rollo no. 283/10.

Autos no. 253/08 .

Juzgado de lo Mercantil n.o 1 de Santa Cruz de Tenerife.

Ilmos. Sres.:

PRESIDENTE

Don Pablo José Moscoso Torres.

MAGISTRADOS

Don Emilio Fernando Suárez Díaz

Dona Pilar Aragón Ramírez.

===========================

En Santa Cruz de Tenerife, a quince de septiembre de dos mil diez.

Visto, por la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial integrada por los Ilmos. Sres. antes resenados, el recurso de apelación interpuesto contra la sentencia dictada por el JUZGADO DE LO MERCANTIL n.o UNO DE SANTA CRUZ DE TENERIFE, en los autos n.o 253/08, seguidos por los trámites del Juicio Ordinario y promovidos, como demandante, por la entidad SOCIEDAD GENERAL DE AUTORES Y EDITORIES (SGAE), que ha comparecido ante este Tribunal representada por el Procurador Don Juan Manuel Beautell López y dirigida por el Letrado Don Juan Cruz Aunan Briones, contra la entidad PICACHO MÉDANO S.L., que ha comparecido ante este Tribunal representada por el Procurador Don Miguel Rodríguez López y dirigida por el Letrado Don Miguel Mendoza Puerta, ha pronunciado, EN NOMBRE DE S.M. EL REY, la presente sentencia siendo Ponente la Ilma. Sra. Magistrada Dona Pilar Aragón Ramírez, con base en los siguientes:

Antecedentes

PRIMERO.- Se aceptan los Antecedentes de Hecho de la resolución apelada.

SEGUNDO.- En los autos indicados la Ilma. Sra. Magistrado-Juez Dona Ana Fernández Arranz dictó sentencia el quince de enero de dos mil diez cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: «FALLO: ESTIMO PARCIALMENTE la demanda interpuesta por el Procurador Don Juan Manuel Beautell López, en nombre y representación de SGAE contra la entidad mercantil PICACHO MÉDANO SL, propietaria del BAR CABALLO BLANCO, situado en el Médano- Granadilla de Abona-, CONDENANDO a la entidad demandada a que se abstenga de realizar actos de comunicación pública de obras del repertorio gestionado por la demandante y a que abone la suma de 1.191,25 euros, sin expresa condena en costas.».

TERCERO.- Notificada debidamente dicha sentencia, se presentó escrito en los autos por la representación de la parte demandada, en el que solicitaba que se tuviera por preparado recurso de apelación contra tal resolución, petición a la que se accedió por el Juzgado mediante providencia en la que se acordó, además, emplazar a dicha parte por veinte días para la interposición de tal recurso; en el plazo conferido, se interpuso por escrito dicho recurso con exposición de las alegaciones en que se fundaba la apelación, del que se dio traslado a las demás partes por diez días, plazo en el que la representación de la parte demandante, presentó escrito de oposición al mencionado recurso.

CUARTO.- Remitidos los autos con los escritos del recurso y de oposición a esta Sala, se acordó, una vez recibidos y mediante providencia de once de junio pasado, incoar el presente rollo, designar Ponente y senalar para la deliberación, votación y fallo del presente recurso el día ocho de septiembre del ano en curso, fecha en la que ha tenido lugar la reunión del Tribunal al efecto.

QUINTO.- En la tramitación del presente recurso se han observado las prescripciones legales.

Fundamentos

PRIMERO.- Se basa el presente recurso en entender que la juzgadora a quo ha incurrido en error al valorar la prueba practicada, pues la aportada por la demandante no acredita la realidad de los hechos en que funda sus pretensiones, así como que se ha aplicado indebidamente el art. 384 L.E.C ., que regula la prueba por presunciones.

SEGUNDO.- Los hechos en que se basas la demanda y que la sentencia estima probados, son, en esencia, los siguientes: que la empresa demandada, en su negocio de restauración llamado "Bar Caballo Blanco", sito en El Médano, "mediante equipamiento instalado al efecto, viene haciendo uso de obras gestionadas por la SGAE", a lo que a anadía que dicha explotación constituía "un elemento necesario para la explotación del negocio". Esta última afirmación, importante para la aplicación de las tarifas aplicadas por la actora en sus contratos, fue rectificada con posterioridad a la demanda, en el sentido de admitir que la actividad musical era solo accesoria en el negocio.

Siempre de acuerdo con el escrito de demanda, la actividad por la que se reclama indemnización al no estar autorizada por la demandante, se habría prolongado desde marzo de 2.007 (el acta de Inspección aportada tiene fecha de 28 de febrero de dicho ano) hasta julio de 2.008 (la demanda está fechada el día 11 de ese mes).

TERCERO.- Según se sigue del fundamento quinto de la sentencia apelada, la juez de primera instancia se ha basado en la prueba documental (Acta de Inspección y fotografía) y en la testifical, aplicando la doctrina seguida en caso análogos por las Audiencias Provinciales conforme a la cual, "la mera existencia de un aparato de reproducción (de música) en un establecimiento abierto al público y en pleno uso a actividad, genera una presunción de utilización del aparato que, de no ser desvirtuada en contrario, justifica la acción de la SGAE para exigir el pago de la cuota correspondiente o indemnización equivalente a la misma" ( S.A.P. de Asturias de 11-3-99 , de Madrid de 5-5-93 y de 29-10-2.004 , de Pontevedra de 14-5-2.003 y de Ourense de 23-12-2.003 , entre otras muchas).

Hay que matizar sin embargo que dicha presunción no lleva necesariamente a la certeza de que la obra musical producida sea de la gestionada por la SGAE, ni desde luego de que dicha actividad se haya prologando en el tiempo desde la fecha en que se apreció hasta la de la interposición de la demanda, momento de otra parte que queda a la entera y libre disposición de la demandante.

CUARTO.- La recurrente cuestiona la eficacia probatoria de las mencionadas Acta de Inspección y fotografía. Ciertamente la primera presenta varias carencias e imprecisiones (no constan ni el nombre de su autor, ni el sello de la SGAE, ni la firma de algún representante de la demandada, se hace constar que la amenización con música es de "carácter necesario", etc.) y la fotografía no tiene fecha.

Pero en todo caso, las citadas pruebas documentales no son sino la plasmación material de unos hechos observados por su autor, D. Plácido , que declaró en el juicio como testigo, por lo que es dicha prueba testifical la realmente importante.

Y a juicio de esta Sala resulta insuficiente para acreditar la certeza de los hechos en que se basa la demanda, según se han expuesto más arriba.

El Sr. Plácido afirmó que acudió varias veces al local (dijo que el Acta y la fotografía las hizo en distintas visitas), pero sin mayor especificación en cuanto a número de días y a fechas; y contestó afirmativamente a la pregunta del letrado de la demandante de si se interpretaba "obra protegida", pero sin citar ni una sola pieza. De la fotografía se sigue que se trataba de música en vivo, interpretada con un piano eléctrico o un sintetizador y con guitarra, por lo que no hay un soporte físico (grabación) que se hubiera podido emplear para concretar que piezas musicales se interpretaban y por ende si eran o no de las gestionadas por la SGAE.

En estas circunstancias, a la vista de la vaguedad del testigo, su indudable interés en el pleito, dada la relación que le une con la parte actora, lo inexplicable del error referente al carácter de la amenización (se trata de un restaurante, no de una discoteca o karaoke), la Sala concluye que no se ha llevado a cabo prueba bastante, por parte de la demandante y de acuerdo con los criterios del art. 217 L.E.C . para tener por probado ni que la música ejecutada en el local de la demandada fuera de la gestionada por ella ni que, en todo caso, esta actividad se prolongara durante el tiempo por el que se reclama.

Por todo ello procede la estimación del recurso, con la consiguiente desestimación de la demanda.

QUINTO.- Las costas de la primera instancia serán de cargo de la entidad actora, sin que proceda hacer declaración alguna respecto a las generadas en esta alzada (arts. 394 y 398 L.E.C .)

Vistos los preceptos citados y demás de general y pertinente aplicación,

Fallo

Estimando el recurso de apelación interpuesto por la representación de la mercantil Picacho Médano S.L. contra la sentencia dictada por el juzgado de lo mercantil no 1 de esta provincia, en el juicio ordinario seguido al no 253/08, revocamos dicha resolución, haciendo las siguientes declaraciones

- Con desestimación de la demanda interpuesta por la entidad Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) contra la aquí apelante, absolvemos a Picacho Médano S.L. de todos los pedimentos formulados en su contra.

- La demandante deberá hacerse cargo de las costas causadas en la primera instancia, sin que proceda pronunciamiento alguno sobre las generadas en esta alzada.

Devuélvanse los autos originales al Juzgado de procedencia, con testimonio de esta resolución, para su ejecución y cumplimiento, y demás efectos legales.

Así por esta nuestra resolución, definitivamente juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Sociedad general de autores y editores
Valoración de la prueba
Práctica de la prueba
Prueba documental
Establecimientos abiertos al público
Prueba de testigos
Grabación