Sentencia Civil Nº 518/2010, Audiencia Provincial de Malaga, Sección 4, Rec 755/2009 de 07 de Octubre de 2010

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Regulación del contrato de aparcamiento de vehículos como modalidad de depósito

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    Entran dentro de los supuestos del contrato de aparcamiento de vehículos, los aparcamientos que se realicen en un local o recinto perteneciente a un titular que tiene como actividad mercantil la de ceder el espacio para ese fin de aparcar vehícul...

  • Prescripción de la acción de reparación de daños

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    El Art. 1968 ,Código Civil señala que prescriben por el transcurso de un año la acción para exigir la responsabilidad civil por injuria o calumnia, y por las obligaciones derivadas de la culpa o negligencia de que se trata en en el Art. 1902 ,C...

  • Celebración del juicio oral en el proceso penal abreviado

    Órden: Penal Fecha última revisión: 12/11/2014

    Del juicio oral y de la sentencia El Juez o Tribunal examinará las pruebas propuestas y dictará auto admitiendo las que considere pertinentes y rechazando las demás, y prevendrá lo necesario para la práctica de la prueba anticipada. Contra los a...

  • La culpa o dolo en la responsabilidad civil extracontractual

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    Por responsabilidad entendemos la obligación de resarcir las consecuencias lesivas para los derechos o intereses de otra persona derivadas de la actuación propia o ajena, bien procedan aquellas del incumplimiento de contratos, o bien de daños pro...

  • Regulación de la valoración de la prueba en el proceso civil

    Órden: Civil Fecha última revisión: 12/05/2017

    La valoración de la prueba es la actividad judicial que busca el convencimiento o el rechazo de la misma. Esta actividad judicial se plasma en la sentencia, a los efectos de dejar patente la relación entre esta actividad y el pronunciamiento en ...

Ver más documentos relacionados
  • Contestación a la demanda de daños y perjuicios por negligencia médica (fallecimiento)

    Fecha última revisión: 11/04/2016

    NOTA: Mientras que la acción de reclamación de responsabilidad contractual está sometida a la prescripción de cinco años (art. 1964 CC), la prescripción de las acciones para exigir la responsabilidad extracontractual, es de un año a partir d...

  • Demanda de juicio verbal en accidente de circulación

    Fecha última revisión: 27/04/2016

    NOTA: El procedimiento del juicio verbal con la Ley 42/2015, de 5 de octubre, de reforma de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, sufre algunos cambios: la demanda sucinta solo se puede presentar en los juicios verbales en los que n...

  • Denuncia por accidente de tráfico

    Fecha última revisión: 08/03/2016

    NOTA: el baremo aplicable a partir de 1 de enero de 2016 es aprobado por la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación     AL JU...

  • Demanda de juicio ordinario en accidente de circulación (Modelo II)

    Fecha última revisión: 26/04/2016

    NOTA: El 1 de enero de 2016 entró en vigor el baremo recogido en el Anexo del Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre en su actualización por la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños ...

  • Solicitud de declaración de testigos por la parte acusada

    Fecha última revisión: 16/03/2016

    NOTA: La solicitud de diligencias previas se puede realizar, desde que se está personado, por todas las partes y durante la tramitación de las diligencias. Los que se personaren podrán desde entonces tomar conocimiento de lo actuado e instar la...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Orden: Civil
  • Fecha: 07 de Octubre de 2010
  • Tribunal: AP - Malaga
  • Ponente: Lopez Fuentes, Jose Luis
  • Núm. Sentencia: 518/2010
  • Núm. Recurso: 755/2009
  • Núm. Cendoj: 29067370042010100460

Encabezamiento

S E N T E N C I A Nº 518

AUDIENCIA PROVINCIAL MÁLAGA

SECCION CUARTA

PRESIDENTE ILTMO. SR.

D. JOAQUIN DELGADO BAENA

MAGISTRADOS ILTMOS. SRES.

D. JOSE LUIS LOPEZ FUENTES

D. ALEJANDRO MARTIN DELGADO

REFERENCIA:

JUZGADO DE PROCEDENCIA: JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA Nº7 DE MÁLAGA

ROLLO DE APELACIÓN Nº 755/2009

JUICIO Nº 111/2009

En la Ciudad de Málaga a siete de octubre de dos mil diez.

Visto, por la SECCION CUARTA de esta Audiencia, integrada por los Magistrados indicados al margen, el recurso de apelación interpuesto contra la sentencia dictada en juicio Verbal seguido en el Juzgado de referencia. Interpone el recurso Rocío , que en la instancia fuera parte demandante y comparece en esta alzada representada por el Procurador D. FELIPE TORRES CHANETA y defendida por el Letrado D. JUAN CARLOS CESPEDES VILLALBA. Es parte recurrida Juan Ignacio y ZURICH S.A., DE SEGUROS, que están representados por los Procuradores Dª. NOEMI LARA CRUZ y D. PEDRO BALLENILLA ROS y defendidos por los Letrados D. SALVADOR MARINA BENITEZ y Dª. MARIA TERESA FERNANDEZ CORUJO, que en la instancia han litigado como partes demandadas.

Antecedentes

PRIMERO.- El Juzgado de Primera Instancia dictó sentencia el día 11.05.09, en el juicio antes dicho, cuya parte dispositiva es como sigue: "Que debo desestimar y desestimo la demanda de juicio verbal planteada por el/la Procurador/a D/Dña. Felipe Torres Chaneta, en representación de D/Dña. Rocío , contra D/Dña. Casiano y el Consorcio, absolviendo a estos últimos de las pretensiones frente a ellos ejercitadas, con imposición a la actora de las costas del procedimiento."

SEGUNDO.- Interpuesto recurso de apelación y admitido a trámite, el Juzgado realizó los preceptivos traslados y una vez transcurrido el plazo elevó los autos a esta Sección de la Audiencia, donde se formó rollo y se ha turnado de ponencia. La votación y fallo ha tenido lugar el día 06.10.10 quedando visto para sentencia.

TERCERO.- En la tramitación del recurso se han observado las prescripciones legales.

Visto, siendo ponente el Ilmo. Sr. Magistrado D. JOSE LUIS LOPEZ FUENTES, quien expresa el parecer del Tribunal.

Fundamentos

PRIMERO.- Frente a la sentencia de instancia que desestima la demanda por entender que existe ausencia de prueba de cargo para determinar la culpabilidad de la demandada en la causación del accidente, existiendo versiones contradictorias, se alza la actora-recurrente, alegando la existencia de una errónea valoración de la prueba, al no ser valorada adecuadamente por la Juez "a quo" la declaración testifical y el presupuesto de daños aportado.

La parte apelada muestra su conformidad con la sentencia.

SEGUNDO.- Dispone el artículo 217 de la vigente Ley de E . Civil que, cuando al tiempo de dictar una sentencia o resolución semejante, el Tribunal considerase dudosos unos hechos relevantes para la decisión, desestimará las pretensiones del actor o del demando según corresponda a uno u otro la carga de probar los hechos que permanezcan inciertos y fundamenten las pretensiones, señalando a tal efecto que corresponde al actor la carga de probar la certeza de los hechos de los que ordinariamente se desprenda, según las normas jurídicas a ellos aplicables, el efecto jurídico correspondiente a las pretensiones de la demanda, mientras que al demandado le incumbe probar los hechos que, conforme a las normas que les sean aplicables, impidan, extingan o enerven la eficacia jurídica de aquellos.

El art. 1.902 del Código Civil exige como elementos o requisitos para que proceda la reparación del daño causado:

1. La acción u omisión productora del acto ilícito extracontractual.

2. La antijuridicidad de la misma.

3. La culpa del agente.

4. La producción de un daño.

5. La relación de causa a efecto entre la acción u omisión y el daño.

Todos estos elementos han de quedar debidamente acreditados para que pueda declararse la existencia de la culpa extracontractual recogida en el mencionado precepto.

Sin embargo de las pruebas practicadas en el juicio no ha resultado acreditada la relación de causalidad entre la acción del conductor demandado y el resultado producido, dada la insuficiencia de prueba practicada y la existencia de versiones contradictorias. Y es que una cosa es que el Juez no haya valorado correctamente la prueba practicada y otra bien distinta que no se haya valorado de la misma forma como lo ha hecho la parte recurrente.

Así vemos como la sentencia ha tomado en consideración la declaración del testigo que depuso en el acto del juicio, cuya declaración ha sido revisada por esta Sala, pudiendo comprobar como el citado testigo manifestó que: a) no vio la colisión; b) la conductora estaba maniobrando en el momento de la colisión; c) los daños del autobús se localizan en un lateral.

Pues bien, de esta declaración no puede extraerse la conclusión de que el autobús intentara pasar junto al vehículo de la actora cuando se encontraba parada o intentando entrar en el aparcamiento, provocando la colisión. La hipótesis invocada por las partes apeladas de que, tal vez la apelante diera marcha atrás durante la maniobra de aparcamiento para colocar de forma correcta su vehículo y de esta forma colisionara con el lateral del autobús que en ese instante estaba pasando por detrás, es tan posible como la sostenida por la apelante, y no existiendo prueba concluyente de la tesis defendida por la recurrente, hay que convenir con la Juez "a quo" que estamos en presencia de versiones contradictorias, por lo que, ante la falta de prueba, se debe desestimar la demanda.

TERCERO.- Como tiene declarado esta Sala en materia de accidentes de circulación la doctrina del Tribunal Supremo ha evolucionado hacia una responsabilidad cuasi-objetiva, impuesta por el reciente riesgo que los vehículos de motor provocan en la sociedad actual. En este sentido es cierto, como principio general, recogido en las Sentencias del mismo de 16 de septiembre de 1.996 , 11 de junio de 1.996 , 24 de mayo de 1.996 , 9 de junio de 1.993 , 19 de febrero de 1.987 , entre otras, que se impone al causante del daño la demostración suficiente y cumplida de su actuar diligente para exonerarle de toda responsabilidad y por tanto que su conducta no cabe ser tachada de negligente, al entrar en juego la inversión de la carga de la prueba o mantenerse con rigor la concurrencia de la diligencia debida y la necesidad de agotar todos los medios disponibles para evitar el accidente, según las circunstancias de tiempo y lugar.

Sin embargo, no es menos cierto que, cuando se trata de accidentes de circulación por colisión recíproca de vehículos y con único resultado de daños materiales, como aquí sucede, la inversión de la carga de la prueba no opera, según una consolidada doctrina legal, representada, entre otras, por las Sentencias del Tribunal Supremo de 20 de diciembre de 1.997 , 17 de julio de 1.996 , 20 de mayo de 1.990 , 10 de octubre de 1.988 , 10 de marzo de 1.987 .

En consecuencia, corresponde al inicial demandante acreditar que la parte contraria es la productora de la acción u omisión ilícita, que ha actuado de forma negligente y que a consecuencia de todo ello se ha producido el resultado dañoso, lo que no ha conseguido en el presente proceso.

CUARTO.- Que, ante la existencia de dudas de hecho sobre la mecánica del accidente, y ante la duda de si por parte del conductor del autobús no se obrara con cierta precipitación al no esperar la culminación de la maniobra de aparcamiento que realizaba la actora, es procedente no hacer pronunciamiento sobre las costas causadas en ninguna de las dos instancias (artículos 394.1 y 398.2 de la LEC).

En atención a lo expuesto, en nombre S.M. el Rey y por la autoridad conferida en la Constitución,

Fallo

Que estimando parcialmente el recurso de apelación interpuesto por la representación de Rocío contra la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia nº 7 de Málaga, con fecha de 11 de Mayo de 2.009 , en los autos de Juicio Verbal 111/09, y previa revocación parcial de dicha resolución, debíamos:

A) No hacer pronunciamiento sobre las costas causadas en primera instancia,. debiendo cada parte abonar las causadas a su instancia y las comunes por mitad.

B) Mantener la sentencia recurrida en todo lo demás.

C) No hacer pronunciamiento en cuanto a las costas causadas en esta alzada.

Notificada que sea la presente resolución remítase testimonio de la misma, en unión de los autos principales al Juzgado de Instancia, interesando acuse de recibo.

Así por esta nuestra sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACION.- En el día de su fecha fue leída la anterior sentencia, por el Iltmo. Sr. Magistrado Ponente, estando constituido en Audiencia Pública, de lo que doy fe.

Práctica de la prueba
Declaración del testigo
Accidente
Prueba de cargo
Valoración de la prueba
Garaje
Culpa
Culpa extracontractual
Inversión de la carga de la prueba
Responsabilidad cuasi objetiva
Responsabilidad
Daños materiales