Sentencia Penal Nº 119/2010, Audiencia Provincial de Baleares, Sección 1, Rec 18/2007 de 22 de Diciembre de 2010

Documentos relacionados
  • Sentencia Penal Nº 855/2016, TS, Sala de lo Penal, Sec. 1, Rec 789/2016, 11-11-2016

    Órden: Penal Fecha: 11/11/2016 Tribunal: Tribunal Supremo Ponente: Gimenez Garcia, Joaquin Num. Sentencia: 855/2016 Num. Recurso: 789/2016

    Delito de abusos sexuales

  • Sentencia Penal Nº 8/2012, AP - Baleares, Sec. 1, Rec 10/2006, 28-02-2012

    Órden: Penal Fecha: 28/02/2012 Tribunal: Ap - Baleares Ponente: Martin Hernandez, Rocio Nobelda Num. Sentencia: 8/2012 Num. Recurso: 10/2006

    ABUSOS SEXUALES

  • Sentencia Penal Nº 19, AP - A Coruña, Rec 9009, 29-04-2000

    Órden: Penal Fecha: 29/04/2000 Tribunal: Ap - A Coruña Ponente: Fernandez Montells Y Fernandez, Antonio Num. Sentencia: 19 Num. Recurso: 9009

    En sus conclusiones definitivas, calificó los hechos del apartado a) como constitutivo de un delito continuado de abusos sexuales, tipificado en los arts. 181.3, 182.2°, 193 y 74 del Código Penal, constitutivo de un delito continuado de abusos sexuales previsto y penado en los arts.Calificó los hechos del apartado b) como constitutivos de un delito continuado de abusos sexuales tipificado en los arts. 181.2-2° y 3; 182.2°, 193 y 74 del Código Penal del que es responsable en concepto de a...

  • Sentencia Penal Nº 173/2016, AP - Valencia, Sec. 4, Rec 30/2015, 14-03-2016

    Órden: Penal Fecha: 14/03/2016 Tribunal: Ap - Valencia Ponente: Casas Herraiz, Olga Num. Sentencia: 173/2016 Num. Recurso: 30/2015

    PRIMERO.-Prueba practicada y resultado de la misma. Valoración y análisis de la prueba. Suficiencia de la prueba de cargo. El convencimiento acerca de la realidad de los hechos declarados probados, y que se contienen en el relato que antecede, lo ha obtenido la Sala tras valorar, en conciencia ( artículo741 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal ), las pruebas practicadas en el acto del juicio oral, e integradas fundamentalmente, además del interrogatorio de los propios acusados, por las decl...

  • Sentencia Penal Nº 51/2013, AP - Las Palmas, Sec. 1, Rec 8/2011, 16-09-2013

    Órden: Penal Fecha: 16/09/2013 Tribunal: Ap - Las Palmas Ponente: Cabello Diaz, Inocencia Eugenia Num. Sentencia: 51/2013 Num. Recurso: 8/2011

    PRIMERO.- Los hechos declarados probados son constitutivos de los siguientes delitos: a) Respeto del menor Laureano de: 1) un delito continuado de abusos sexuales, previsto y penado en los artículos 181.1 y 2 y 182.1 y 2, en relación con los a artículos 180.1.4 ª y 74, todos ellos del Código Penal , en la redacción anterior a la Ley Orgánica nº 5/2010, de 22 de junio, 2) un delito de abuso sexual, en grado de tentativa, previsto y penado en los artículos 181.1 y 3 y 182.1 del...

Ver más documentos relacionados
  • Régimen jurídico del delito de abusos sexuales

    Órden: Penal Fecha última revisión: 14/11/2014

    El abuso sexual es definido en el Art. 181 ,CP como la realización de actos atentatorios a la libertad y la indemnidad sexual de otra persona, sin violencia ni intimidación y sin el consentimiento válido de ella. En el Art. 182 ,CP se contemplan las modalidades cualificadas de abuso sexual. Faltará el consentimiento siempre que el sujeto pasivo haya expresado su negativa o no se le haya dado la oportunidad de pronunciarse. En caso de que el abuso sexual se ejecute a menores de dieciséis...

  • Delitos contra la libertad e indemnidad sexual

    Órden: Penal Fecha última revisión: 04/03/2013

    Los artículos del Título VIII del Libro II, aparecen agrupados bajo la rúbrica de "Delitos contra la libertad e indemnidad sexuales".  La libertad sexual puede definirse de manera abstracta como la facultad del ser humano de determinarse autónomamente en el ámbito de la sexualidad. En varias de las figuras delictivas del Título VIII, el sujeto pasivo específico es el menor de edad o el incapaz, o el menor de determinada edad, en muchos de estos supuestos no es propiamente la libertad ...

  • Fase de juicio oral del proceso penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 12/03/2013

    El término juicio oral se refiere, tanto a una fase concreta del proceso (Libro III de la Ley de Enjuiciamiento Criminal), que se refiere a los escritos de calificación provisional, artículos de previo pronunciamiento y prueba anticipada, como al juicio oral en sentido estricto, a través del cual, teniendo en cuenta los principios de inmediación, publicidad y contradicción, se practicarán las pruebas propuestas por las partes y admitidas por el Tribunal con base en las cuales se dictará ...

  • Delito de acoso sexual

    Órden: Penal Fecha última revisión: 07/01/2013

    El delito de acoso sexual se encuentra contenido en el 184.1 ,CP, este precepto protege el bien jurídico protegido de la libertad sexual en su fase interna, no teniendo por qué existir contacto físico, donde en muchas ocasiones el ataque a la libertad sexual se produce mucho antes. El acoso es una solicitud de favores de naturaleza sexual que se puede realizar a través de palabras, gestos o insinuaciones. No hace falta que la solicitud sea directa, consumándose el comportamiento con la...

  • El delito de agresiones sexuales

    Órden: Penal Fecha última revisión: 03/01/2013

    Contenido en el Art. 178 ,CP, es un atentado genérico contra la libertad sexual. Las agresiones sexuales siempre han de cometerse con violencia, intimidación y sin consentimiento.   La violencia es entendida como la fuerza física dirigida al cuerpo de la víctima, sin que se exija excesiva gravedad, ni un resultado lesivo ni una resistencia heroica por parte de la víctima, pero se exige la demostración de que ha existido una fuerza física suficiente para anular la voluntad de la víc...

Ver más documentos relacionados
  • Denuncia por delito de abuso sexual no consentido

    Fecha última revisión: 29/03/2016

    NOTA:  Los abusos sexuales constituyen un delito de semipúblico,- también calificado como semiprivado-, son los delitos que, una vez denunciados por la víctima o por sus herederos, para su persecución penal, permiten que puedan intervenir acusadores particular, popular, y Ministerio Fiscal. Se castiga al que sin violencia o intimidación y sin que medie consentimiento, realizare actos que atenten contra la libertad o indemnidad sexual de otra persona, será castigado, como responsable de...

  • Denuncia por delito de abuso sexual con prevalimiento de posición dominante

    Fecha última revisión: 29/03/2016

    NOTA:  Los abusos sexuales constituyen un delito de semipúblico,- también calificado como semiprivado-, son los delitos que, una vez denunciados por la víctima o por sus herederos, para su persecución penal, permiten que puedan intervenir acusadores particular, popular, y Ministerio Fiscal. El que realizare actos que atenten contra la libertad o indemnidad sexual de otra persona, sin violencia o intimidación, cuando el consentimiento se obtenga prevaliéndose el sujeto activo de una s...

  • Recurso de casación por tráfico de drogas

    Fecha última revisión: 22/03/2016

      NOTA: El presente recurso de casación se basa en la nulidad de las intervenciones telefónicas practicadas; en la vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva por indefensión al haberse denegado la prueba interesada por la defensa en el acto del juicio oral, en la vulneración de la presunción de inocencia.  Quedan exceptuadas de casación las sentencias que se limiten a declarar la nulidad de las sentencias recaídas en primera instancia.   Autos [AUTOS_NUMERO]   Recurso...

  • Recurso de casación penal

    Fecha última revisión: 22/03/2016

    NOTA: Quedan exceptuadas de casación las sentencias que se limiten a declarar la nulidad de las sentencias recaídas en primera instancia. Se declarará la nulidad de la sentencia recurrida, en caso de que se cumpla lo establecido en los artículos 238 y 240 de la LOPJ. Se retrotraerán las actuaciones al momento en que se cometió la infracción procesal, en base a la jurisprudencia antes expuesta del Tribunal Supremo, para que el Juez "a quo" dicte otra sentencia en la que de forma lógic...

  • Denuncia por delito de agresión sexual con agravante de uso de arma

    Fecha última revisión: 29/03/2016

    NOTA: A diferencia de los abusos sexuales, el delito de agresiones sexuales siempre se comete con violencia, intimidación y sin consentimiento. Establece el art. 191 CP que para proceder por los delitos de agresiones, acoso o abusos sexuales, será precisa denuncia de la persona agraviada, de su representante legal o querella del Ministerio Fiscal, que actuará ponderando los legítimos intereses en presencia, aunque cuando la víctima sea menor de edad, persona con discapacidad necesitada de ...

Ver más documentos relacionados
  • Caso práctico: Elementos del delito de falso testimonio de peritos e intérpretes.

    Fecha última revisión: 20/12/2012

  • ¿Cuáles son los elementos y características básicas del delito de falso testimonio de peritos e intérpretes? ¿Cómo se configura jurisprudencialmente?   En este sentido es clarificadora la STS 265/2005 de 1 de marzo, que en su fundamento de derecho cuarto dispone lo siguiente: “El elemento básico de la acción delictiva recogida en dicho precepto (Art. 459 ,CP) consiste en faltar maliciosamente a la verdad en el dictamen pericial prestado en causa judicial, de tal forma que la falsedad...

  • Caso práctico: Requisitos para que el testimonio de la víctima constituya prueba de cargo suficiente

    Fecha última revisión: 09/09/2014

  • ¿Cuáles son los requisitos para que el testimonio de la víctima constituya prueba de cargo suficiente? La declaración de la víctima puede ser prueba de cargo suficiente para enervar la presunción de inocencia aun cuando sea la única prueba disponible según ha reconocido en diversas ocasiones la jurisprudencia de la Sala de lo Penal del Tribuna Supremo y el Tribunal Constitucional. Esto no quiere decir que el hecho de que no se dispongan de más pruebas que la declaración de la víctima,...

  • Caso práctico: Responsabilidad municipal en el otorgamiento de licencias de obras y culpa de promotor.

    Fecha última revisión: 30/01/2013

  • La responsabilidad del Ayuntamiento en el otorgamiento de la licencia de obras ¿Puede provocar que se exonere de culpa al promotor? Para resolver esta cuestión analizaremos la TS, Sala de lo Contencioso, de 09/10/2009, Rec. 3526/2005, que confirmó una multa impuesta a una mercantil por la comisión de una infracción urbanística consistente en la realización de obras en contra del uso del suelo, concretamente, la construcción de viviendas en el ámbito del Plan Parcial de un municipio de ...

  • Caso práctico: Negativa a identificar a las personas que se encuentran en el local. Obstrucción a la labor inspectora.

    Fecha última revisión: 13/04/2016

  • PLANTEAMIENTO Negativa a identificar a las personas que se encuentran en el local. Obstrucción a la labor inspectora. Sanción. En una visita de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social realizada a una empresa  se halla a ocho personas trabajando, incluyendo los administradores de la sociedad. Mientras uno de los administradores acompañaba al funcionario a la visita por el centro, el otro administrador conduce a cuatro de los trabajadores a la sala contigua procediendo posteriormente a ab...

  • Caso práctico: Requisitos del dolo como causa del vicio de la voluntad para testar

    Fecha última revisión: 21/11/2012

  • PLANTEAMIENTO Requisitos del dolo como causa del vicio de la voluntad para testar. RESPUESTA Para poder apreciar dolo como vicio de la voluntad es necesario que concurran los siguientes supuestos: - Maquinaciones o artificios de una tercera persona que desvirtúen la voluntad libre del testador, bien sea simulando ó sugestionando, bien entendido que cualquiera de las modalidades pueden prolongarse en el tiempo para conseguir que la voluntad del testador continúe en el tiempo hasta el momento d...

Ver más documentos relacionados
  • Resolución de TEAC, 7036/2015/00/00, 18-02-2016

    Órgano: Tribunal Económico Administrativo Central Fecha: 18/02/2016

  • Núm. Resolución: 7036/2015/00/00
  • ResumenInfracciones y sanciones. Culpabilidad. Motivación. Ejemplo de utilización de fórmula generalizada o estereotipada que no es motivación suficiente de la culpabilidad. Rechazo del automatismo en las sanciones. Descripción En la Villa de Madrid, en la fecha arriba señalada, ante este Tribunal Económico-Administrativo Central, en el recurso extraordinario de alzada para la unificación de criterio interpuesto por LA DIRECTORA DEL DEPARTAMENT...

  • Resolución de TEAC, 00/3287/2011, 27-09-2012

    Órgano: Tribunal Económico Administrativo Central Fecha: 27/09/2012

  • Núm. Resolución: 00/3287/2011
  • ResumenAsunto: Infracciones y sanciones. Presentación fuera de plazo de varias declaraciones sin perjuicio económico, correspondientes a distintas obligaciones tributarias. Imposición de las sanciones que procedan por todas y cada una de ellas. Descripción En la Villa de Madrid, en la fecha arriba señalada (27/09/2012), ante este Tribunal Económico-Administrativo Central, en el recurso extraordinario de alzada para la unificación de criterio interpuesto por el el DIRECTOR DEL DEPA...

  • Resolución de 14 de junio de 2012, de la Dirección General de los Registros y del Notariado, en el recurso interpuesto contra la nota de calificación extendida por el registrador de la propiedad de Segovia n.º 1, por la que se suspende la inscripción de un testimonio de sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia n.º 3 de Segovia.

    Órgano: Direccion General De Los Registros Y Del Notariado Fecha: 26/07/2012

    En el recurso interpuesto por don J. E. P. de M. contra la notade calificación extendida por el registrador de la Propiedadde Segovia número 1, don Francisco Javier HernándezRodríguez, por la que se suspende la inscripción deun testimonio de sentencia dictada por el Juzgado de PrimeraInstancia número 3 de Segovia.HechosISe presenta en el Registro de la Propiedad de Segovianúmero 1 testimonio, de fecha 11 de noviembre de 2011, de lasentencia dictada por la jueza doña María Teresa delCaso...

  • Resolución de TEAF Navarra, 030285, 08-09-2005

    Órgano: Tribunal Economico Administrativo Comunidad Foral De Navarra Fecha: 08/09/2005

  • Núm. Resolución: 030285
  • ResumenUtilización de gasóleo bonificado en vehículo tipo todo terreno; la sanción se impone al titular del vehículo aunque la utilización del gasóleo se deba a un error de repostaje de otra persona; no se produce indefensión por no admitir la prueba testifical propuesta, ya que no afecta a la procedencia de la sanción; indiferencia de la proporcionalidad de colorantes y trazadores encontrados para la graduación de la sanción. SE DESESTIMA.CuestiónSanción por incumplimiento de la no...

  • Resolución de TEAF Gipuzkoa, 26.608, 27-04-2006

    Órgano: Tribunal Económico-administrativo Foral De Gipuzkoa Fecha: 27/04/2006

    ResumenSANCIÓN IRPF 2003: Presentación fuera de plazo de la declaración resumen anual de retenciones sobre rendimientos procedentes de inmuebles urbanos, modelo 180. Alegar que no se presentó la declaración por error y por desconocimiento pone de manifiesto falta de diligencia en el cumplimiento de las obligaciones tributarias. Se aprecia culpa siquiera en el grado de simple negligencia. Prueba de culpabilidad: teniendo en cuenta la infracción que se sanciona y no habiéndose presentado al...

Ver más documentos relacionados
  • Orden: Penal
  • Fecha: 22 de Diciembre de 2010
  • Tribunal: AP - Baleares
  • Ponente: De La Serna De Pedro, Monica
  • Núm. Sentencia: 119/2010
  • Núm. Recurso: 18/2007
  • Núm. Cendoj: 07040370012010100415
Resumen:
ABUSO SEXUAL CON ENGAÑO

Encabezamiento

AUDIENCIA PROVINCIAL DE PALMA DE MALLORCA

Sección Paralela

ROLLO DE SUMARIO ORDINARIO NÚMERO 18/07

ÓRGANO DE PROCEDENCIA: INSTRUCCIÓN 3 DE IBIZA

PROCEDIMIENTO DE ORIGEN: SUMARIO ORDINARIO Nº1/07

SENTENCIA núm.119/2010

S.S. Ilmas.

D. JUAN PEDRO YLLANES SUAREZ

D. MATEO RAMON HOMAR

Dª. MONICA DE LA SERNA DE PEDRO

En PALMA DE MALLORCA, a veintidós de diciembre de dos mil diez

VISTO ante la Sección Paralela de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca, constituida por el Ilmo. Sr. Presidente JUAN PEDRO YLLANES SUAREZ y por los Ilmos. Sres. Magistrados Don MATEO RAMON HOMAR y Doña MONICA DE LA SERNA DE PEDRO, el sumario ordinario número 1/07 procedente del Juzgado de Instrucción número 3 de Ibiza, Rollo de Sala nº18/07, por un delito de ABUSO SEXUAL CON ENGAÑO, seguido contra Bernabe , con DNI nº NUM000 , sin antecedentes penales y que ha estado privado de libertad por esta causa desde el día 16 de febrero de 2007, representado por el Procurador Don JOSÉ LUIS NICOLAU RULLAN NICOLAU y defendido por la Letrada Doña ASCENSIÓN JOANIQUET LAGARRAÑA; y Francisco , con DNI nº NUM001 , representado por el Procurador Don JOSÉ LUIS NICOLAU RULLÁN NICOLAU y defendido por el Letrado DON JOSÉ M. CÁNOVAS CÁNOVAS. Ha sido parte el Misterio Fiscal, representado por el Ilmo. Don ANTONIO TORRES, en ejercicio de la acción pública. Han sido también parte Doña Celestina y Josefina , representadas por la Procuradora Doña MARÍA ISABEL MUÑOZ GARCÍA y defendidas por la letrada Felicidad Lozano Ballesteros, en ejercicio de la acusación particular. Han sido también parte Doña Tarsila y Bárbara representadas por la Procuradora Doña MARÍA ISABEL MUÑOZ GARCÍA y defendidas por el letrado ÁNGEL MARTÍN ARCE, en ejercicio de la acusación particular. Han sido también parte Doña Juana y Dulce representadas por la Procuradora Doña MARÍA MAGDALENA DARDER BALLE y defendidas por el letrado VICENTE PINEDA COSTA, en ejercicio de la acusación particular. Ha sido también parte Doña Begoña representada por la Procuradora Doña ANA MARÍA ANIZ ROJAS y defendidas por la letrada CLAUDIA FERNÁNDEZ GOLFÍN, en ejercicio de la acusación particular. Han sido también parte Don Jose Augusto y Doña Irene representados por la Procuradora Doña MARÍA GARAU MONTANÉ y defendidas por el letrado MARIA NO LÓPEZ RUIZ, en ejercicio de la acusación particular. Es Magistrado Ponente, que expresa el parecer unánime de este Tribunal, la Ilma. Sra. Doña MONICA DE LA SERNA DE PEDRO.

Antecedentes

PRIMERO .- El presente procedimiento ordinario fue incoado por atestado redactado por la Comandancia de la Guardia Civil de Illes Balears en fecha 30 de enero de 2007 que, remitido al Juzgado de Instrucción nº4 de Eivissa, determinó la incoación de Diligencias Previas contra Bernabe y Francisco . A la vista del resultado de la instrucción, que apuntaba a que los hechos podrían ser indiciariamente constitutivos de un delito de abuso sexual, por auto de fecha 17 de febrero de 2007 se incoó procedimiento sumario ordinario que se registró con el número 1/07 de ese Juzgado de Instrucción. En fecha 29/01/09 se dictó Auto de prórroga de prisión de Bernabe . El día 1/06/09 se dictó Auto de procesamiento contra los imputados por la presunta comisión de hechos constitutivos de ABUSO SEXUAL. Por auto de fecha 18 de enero de 2010 se declaró concluso el sumario, siendo emplazados los procesados por término legal para su comparecencia ante esa Sala por medio de Procurador.

SEGUNDO.- Formado el correspondiente Rollo y recibidas las actuaciones en esta Audiencia Provincial, por auto de fecha 15 de abril de 2010, habiéndose cumplido los trámites de instrucción y de calificación provisional por las partes, se señaló para la celebración del juicio oral los días 22, 23, 24, 25 y 26 de noviembre de 2010. A dicho acto comparecieron todas las partes. Así, asistieron el Ministerio Fiscal (a través de la representación del Fiscal Jefe de Ibiza, Ilmo.Sr.D.Antonio Torres); los procesados, Bernabe , asistido de su Letrada Doña ASCENSIÓN JOANIQUET LAGARRAÑA; y Francisco , asistido de su Letrado DON JOSÉ M. CÁNOVAS CÁNOVAS; además de la Acusación Particular antes referida, practicándose las pruebas propuestas y celebrándose a continuación la fase de conclusiones definitivas e informe del juicio.

TERCERO.- El Ministerio Fiscal en sus conclusiones definitivas calificó los hechos como constitutivos de:

UN DELITO CONTINUADO DE ABUSO SEXUAL del que se consideró autor el procesado Bernabe , sin concurrir circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal :

Un delito continuado de ABUSO SEXUAL contra Bárbara , por abuso de superioridad, con acceso carnal por vía vaginal, previsto y penado con el artículo 182 en relación con los artículos 181-3 y 74-3, todos del Código Penal en su redacción original, más favorable que las posteriores redacciones del mismo para el acusado. Se solicita la imposición de pena de CINCO AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y, en su caso, suspensión de empleo o cargo público.

Un delito continuado de ABUSO SEXUAL contra Juana , por abuso de superioridad, con acceso carnal por vía vaginal, previsto y penado con el artículo 182 en relación con los artículos 181-3, ambos del Código Penal en su redacción original, más favorable que las posteriores redacciones del mismo para el acusado. Se solicita la imposición de pena de CINCO AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y, en su caso, suspensión de empleo o cargo público.

Un delito continuado de ABUSO SEXUAL contra Begoña , por abuso de superioridad, con acceso carnal por vía vaginal, previsto y penado con el artículo 182 en relación con los artículos 181-3 y 74-3, todos del Código Penal en su redacción original, más favorable que las posteriores redacciones del mismo para el acusado. Se solicita la imposición de pena de CINCO AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y, en su caso, suspensión de empleo o cargo público.

Un delito continuado de ABUSO SEXUAL contra Aurelia , por abuso de superioridad, con acceso carnal por vía vaginal, previsto y penado con el artículo 182 en relación con los artículos 181-3 y 74-3, todos del Código Penal en su redacción original, más favorables que las posteriores redacciones del mismo para el acusado. Se solicita la imposición de pena de CINCO AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y, en su caso, suspensión de empleo o cargo público.

Un delito continuado de ABUSO SEXUAL contra Isidora , por abuso de superioridad, con acceso carnal por vía vaginal, previsto y penado con el artículo 182 en relación con los artículos 181-3 y 74-3, todos del Código Penal en su redacción original, más favorables que las posteriores redacciones del mismo para el acusado. Se solicita la imposición de pena de CINCO AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y, en su caso, suspensión de empleo o cargo público.

Un delito continuado de ABUSO SEXUAL contra Socorro por abuso de superioridad, con acceso carnal por vía vaginal, previsto y penado con el artículo 182 en relación con los artículos 181-3 y 74-3, todos del Código Penal en su redacción dada por la Ley O. 11/1999, de 30 de abril. Se solicita la imposición de pena de OCHO AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y, en su caso, suspensión de empleo o cargo público.

Un delito continuado deABUSO SEXUAL contra Tarsila , por ser la víctima menor de 13 años y por abuso de superioridad, previsto y penado con el artículo 182-1 y 2 en relación con el artículo 181-1 , 2 y 3 , artículo 180-1-3ª y artículo 74-1 y 3 del C.P ., en la redacción dada por la Ley O. 11/1999, de 30 de abril. Se solicita la imposición de pena de DIEZ AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación absoluta.

Un delito continuado deABUSO SEXUAL contra Dulce , por abuso de superioridad, previsto y penado con el artículo 182-1 y 2 en relación con el artículo 181-1 , y 3 , artículo 180-1-3ª y artículo 74-1 y 3 del C.P ., en la redacción dada por la Ley O. 11/1999, de 30 de abril. Se solicita la imposición de pena de NUEVE AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y, en su caso, suspensión de empleo o cargo público.

Un delito continuado deABUSO SEXUAL contra Inmaculada , por abuso de superioridad, previsto y penado con el artículo 182-1 y 2 en relación con el artículo 181-1 , 2 y 3 , artículo 180-1-3ª y artículo 74-1 y 3 del C.P ., en la redacción dada por la Ley O. 11/1999, de 30 de abril. Se solicita la imposición de pena de NUEVE AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y, en su caso, suspensión de empleo o cargo público.

Un delito continuado deABUSO SEXUAL contra Verónica , por abuso de superioridad, previsto y penado con el artículo 182-1 y 2 en relación con el artículo 181-1 y 3 , artículo 180-1-3ª y artículo 74-1 y 3 del C.P ., en la redacción actual. Se solicita la imposición de pena de NUEVE AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y, en su caso, suspensión de empleo o cargo público.

Un delito continuado deABUSO SEXUAL contra Loreto , por abuso de superioridad, previsto y penado con el artículo 182-1 y 2 en relación con el artículo 181-1 y 3 , artículo 180-1-3ª y artículo 74-1 y 3 del C.P ., en la redacción actual. Se solicita la imposición de pena de DOCE AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación absoluta.

Un delito continuado deABUSO SEXUAL contra Celestina , por ser la víctima menor de 13 años y por abuso de superioridad, previsto y penado con el artículo 182-1 y 2 en relación con el artículo 181-1 , 2 y 3 , artículo 180-1-3ª y artículo 74-1 y 3 del C.P ., en la redacción actual. Se solicita la imposición de pena de CATORCE AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación absoluta.

Un delito continuado deABUSO SEXUAL contra Josefina , por abuso de superioridad, previsto y penado con el artículo 182-1 en relación con el artículo 181-1 y 3 y artículo 74-1 y 3 del C.P ., en la redacción actual. Se solicita la imposición de pena de OCHO AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y, en su caso, suspensión de empleo o cargo público.

UN DELITO CONTINUADO DE ABUSO SEXUAL del que se consideró autor por cooperación necesaria Bernabe y en calidad de autor en sentido estricto Francisco , sin concurrir circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal :

Un delito continuado deABUSO SEXUAL contra Bárbara , por abuso de superioridad, con acceso carnal por vía vaginal, previsto y penado con el artículo 182 en relación con los artículos 181-3 y 74-3, todos del C.P . en su redacción original, más favorable que las posteriores redacciones del mismo para los acusados. Se solicita la imposición de pena de CINCO AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y, en su caso, suspensión de empleo o cargo público.

Un delito continuado deABUSO SEXUAL contra Juana , por abuso de superioridad, con acceso carnal por vía vaginal, previsto y penado con el artículo 182 en relación con el artículo 181-3, ambos del C.P . en su redacción original, más favorable que las posteriores redacciones del mismo para los acusados. Se solicita la imposición de pena de CINCO AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y, en su caso, suspensión de empleo o cargo público.

Un delito continuado deABUSO SEXUAL contra Aurelia , por abuso de superioridad, con acceso carnal por vía vaginal, previsto y penado con el artículo 182 en relación con los artículos 181-3 y 74-3, todos del C.P . en su redacción original, más favorable que las posteriores redacciones del mismo para los acusados. Se solicita la imposición de pena de CINCO AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y, en su caso, suspensión de empleo o cargo público.

Un delito continuado deABUSO SEXUAL contra Isidora , por abuso de superioridad, con acceso carnal por vía vaginal, previsto y penado con el artículo 182 en relación con los artículos 181-3 y 74-3, todos del C.P . en su redacción original, más favorable que las posteriores redacciones del mismo para los acusados. Se solicita la imposición de pena de CINCO AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y, en su caso, suspensión de empleo o cargo público.

Un delito continuado deABUSO SEXUAL contra Socorro , por abuso de superioridad, con acceso carnal por vía vaginal, previsto y penado con el artículo 182 en relación con los artículos 181-3 y 74-3, todos del C.P . en su redacción dada por la Ley O. 11/1999, de 30 de Abril. Se solicita la imposición de pena de OCHO AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y, en su caso, suspensión de empleo o cargo público.

Un delito continuado deABUSO SEXUAL contra Inmaculada , por abuso de superioridad, previsto y penado con el artículo 182-1 y 2 en relación con el artículo 181-1 y 3 , artículo 180-1-3ª y artículo 74-1 y 3 del C.P ., en la redacción dada por la Ley O. 11/1999, de 30 de Abril. Se solicita la imposición de pena de SEIS AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y, en su caso, suspensión de empleo o cargo público.

Bernabe indemnizará, por los perjuicios morales y secuelas psicopatológicas, a las ofendidas:

Bárbara , Begoña y Aurelia : por la cantidad de cincuenta mil euros.

Juana , Isidora y Socorro : por la cantidad de veinte mil euros.

Tarsila , Loreto y Celestina : por la cantidad de setenta mil euros.

Inmaculada y Verónica : Sesenta mil euros.

Josefina : por la cantidad de cuarenta mil euros.

Al pago de las cantidades que como indemnización se solicita para Bárbara , Juana , Aurelia , Isidora , Socorro y Inmaculada , también será condenado Francisco ; en todo cado, de su satisfacción serán responsables solidarios ambos procesados.

La ACUSACIÓN PARTICULAR de Celestina y Josefina consideró que los hechos eran constitutivos de:

Respecto a Celestina , un delito continuado de abuso sexual por ser la víctima menor de 13 años y por abuso de superioridad , previsto y penado en el artículo 182-1 y 2 en relación con el artículo 181-1 , 2 y 3 , artículo 180-1-3ª y artículo 74-1 y 3 del C.P ., con la redacción actual.

Respecto a Josefina , un delito continuado de abuso sexual por abuso de superioridad , previsto y penado en el artículo 182-1 en relación con el artículo 181-1 y 3, y artículo 74-1 y 3 del C.P . en la redacción actual.

Sin concurrir circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal y conforme con la pena ya solicitada por el Ministerio Fiscal. De conformidad con el artículo 57 en relación con el artículo 48 del C.P ., procede imponer al acusado la prohibición de acercarse a Celestina y Josefina , en su domicilio, lugar de trabajo o cualquier sitio donde se encuentren y prohibición de acercarse a la misma por cualquier medio por un plazo de 5 años, que empezará a computarse desde que el condenado goce de libertad por cualquier causa. Se incluirán las costas procesales de la acusación particular en virtud del artículo 123 del C.P . Se aplicará el límite del cumplimiento efectivo de condena establecido en el artículo 76 del C.P . En cuanto a la responsabilidad civil , el acusado deberá indemnizar a Celestina , por la cantidad de 100.000 euros y Josefina por la cantidad de 60.000 euros a cada una por los daños morales. Tales cantidades devengaran los intereses legales de conformidad con lo dispuesto en el artículo 576 de la LEC .

La ACUSACIÓN PARTICULAR de Tarsila y Bárbara consideró que los hechos eran constitutivos de:

Respecto a Tarsila , dos delitos continuados de abuso sexual por abuso de la superioridad, con acceso carnal por vía vaginal, previsto y penado en el artículo 182, en relación con los artículos 181.3 y 74-3, todos del C.P , en su redacción original, más favorable que las posteriores redacciones del mismo para los acusados Bernabe , autor del primero, y autor por cooperacón necesaria del segundo, siendo el autor de este segundo delito continuado el otro procesado Francisco .

Respecto a Bárbara , tres delitos de abuso sexual por ser la víctima menor de 13 años de edad y por abuso de superioridad, previstos y penados en el artículo 182-1 y 2, en relación con el artículo 181.1 , 2 y 3 , artículo 180-1-3ª del C.P ., en la redacción dada por la Ley O. 11/1999, de 30 de abril, atribuible como autor a Bernabe .

De los hechos responden ambos procesados en concepto de autores, y de autor por cooperación Bernabe , de los artículos 27 y 28 del C.P ., en los términos especificados, sin concurrir circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal.

Para el procesado Bernabe se solicita la imposición de la pena de CINCO AÑOS DE PRISIÓN , para los delitos continuados de abuso sexual por abuso de superioridad, con la pena accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo, y en su caso, suspensión de empleo o cargo público; y de DIEZ AÑOS DE PRISIÓN por el delito continuado de abuso sexual por ser la víctima menor de 13 años, con la pena accesoria de inhabilitación absoluta, por cada uno de ellos.

Para los procesados Bernabe y Francisco se solicita la imposición de la pena de CINCO AÑOS DE PRISIÓN , para el delito continuado de abuso sexual por abuso de superioridad, previsto y penado con el artículo 182 en relación con el artículo 181-3, ambos del C.P . original, con la pena accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo, y en su caso, suspensión de empleo o cargo público.

En cuanto a la responsabilidad civil , ambos procesados, por los perjuicios morales y secuelas psicopatológicas, indemnizarán conjuntamente a Bárbara en el importe de cincuenta mil euros y el procesado Bernabe , indemnizará por los conceptos antes indicados a Tarsila en el importe de setenta mil euros. Ambos procesados deberán ser condenados al pago de los intereses legales de dichas cantidades y de las costas procesales (artículo 123), incluyendo las de esta acusación particular.

La ACUSACIÓN PARTICULAR de Juana y Dulce consideró que los hechos eran constitutivos de:

Respecto a Juana , dos delitos continuados de abuso sexual por abuso de superioridad con acceso carnal por vía vaginal, previsto y penado en el artículo 182 en relación con el artículo 181.3, ambos del C.P ., siendo autor el procesado Bernabe por cooperación necesaria y el procesado Francisco como autor directo.

Respecto a Dulce , un delito continuado de abuso sexual por abuso de superioridad con acceso carnal mediante penetración vaginal previsto y penado en el artículo 182.1 y 2 en relación con el artículo 181.1 y 3 , artículo 180.1.3ª y artículo 74.1 y 3 del C.P . en su redacción por L-O 11/1999, siendo autor el procesado Bernabe .

Sin concurrir circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal. Procede imponer al procesado Bernabe : por el delito continuado de abusos sexuales por abuso de la superioridad, con acceso carnal por vía vaginal, UNA PENA DE CINCO AÑOS DE PRISIÓN ; por el delito continuado de abusos sexuales por ser la víctima menor de 13 años, UNA PENA DE CINCO AÑOS DE PRISIÓN ; y por el delito continuado de abusos sexuales por abuso de la superioridad, UNA PENA DE NUEVE AÑOS DE PRISIÓN . Procede imponer al procesado Francisco por el delito de los abusos sexuales por ser la víctima menor de 13 años, UNA PENA DE PRISIÓN DE CINCO AÑOS .

Ambos procesados deberán indemnizar con carácter solidario a Juana en la cantidad de cincuenta mil euros por daños morales y secuelas y en la suma de 1860 euros por el coste del tratamiento psicológico seguido para su recuperación. Bernabe deberá indemnizar a Dulce en el suma de noventa mil euros por daños morales y secuelas y en la suma de 2160 del coste del tratamiento psicológico seguido para su curación que no ha alcanzado a ser completa. Se deberá imponer a los procesados el pago de las costas del juicio con carácter solidario.

La ACUSACIÓN PARTICULAR de Begoña consideró que los hechos eran constitutivos de delito continuado de agresión sexual del artículo 179 en relación con el artículo 180.1º,3,4 que implican la aplicación de la pena en su mitad superior, del que consideró al procesado Bernabe , sin concurrir circunstancias modificativas de la responsabilidad penal, solicitando la imposición de la PENA DE DIEZ AÑOS DE PRISIÓN y accesorias de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo por igual tiempo; y PROHIBICIÓN DE APROXIMARSE A DOÑA Begoña y a sus familiares directos, durante un periodo de quince años.

Subsidiariamente caso de no considerarse el tipo de agresión, sería de aplicación el artículo 182; abusos sexuales continuados cometidos con circunstancia especialmente degradante, de persona especialmente vulnerable con abuso de superioridad, con penetración vaginal en relación con el artículo 181.1.3 y 4 que remite al 180 circunstancias 3 y 4º del C.P ., ambas aplicadas conforme al artículo 73 y siguientes del C.P ., solicitando la imposición de la PENA DE SEIS AÑOS DE PRISIÓN y también la PROHIBICIÓN DE ACERCARSE O COMUNICARSE A DOÑA Begoña o sus familiares allegados .

La ACUSACIÓN PARTICULAR de Jose Augusto y Irene consideró que los hechos eran constitutivos de un delito continuado de abuso sexual por abuso de superioridad , previsto y penado en el artículo 182-1 y 2 en relación con el artículo 181-1 y 3 , artículo 180-1-3ª y artículo 74-1 y 3 del C.P ., en la redacción actual, del que consideró autor al procesado Bernabe , sin concurrir circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, solicitando la imposición de la PENA DE DOCE AÑOS DE PRISIÓN , con accesoria de inhabilitación absoluta. En cuanto a la responsabilidad civil , el procesado indemnizará a Loreto , por los perjuicios morales y secuelas psicopatológicas en 150.000 euros, más los intereses legales, debiendo ser condenado al pago de las costas incluidas las de la acusación particular.

CUARTO.- LA DEFENSA del procesado Bernabe interesó su absolución , considerando que los hechos no son constitutivos de delito alguno o alternativamente, habida cuenta de la disminución de las facultades mentales cognitivas- volitivas, que le impiden diferenciar el mundo de lo real con el de sus propias fantasías, sólo podría hablarse de autoría meramente material aunque desconectada del elemento culpabilístico que es necesario para el reproche punitivo inherente al ejecutor material de actos contrarios al Derecho. Sin delito no hay autor o la autoría hipotética o presunta del acusado no trascendería de la mera tipicidad. No procede hablar de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal; o alternativamente le es de aplicación la eximente completa del artículo 20 párrafo 1 º y 3º del C.P . Subsidiariamente se solicita la atenuante analógica del artículo 21.6 del C.P ., de dilaciones indebidas, como muy cualificada. En cualquier caso procede dictar sentencia en la que se absuelva al procesado.

LA DEFENSA del procesado Francisco interesó su absolución , e introduciendo ad cautelam la circunstancia atenuante analógica de dilaciones indebidas.

Hechos

I.- Que el procesado, Bernabe , considerándose asimismo como una persona que gozaba de cualidades o poderes especiales, se presentaba socialmente como " Santo ", con capacidad de conocer y curar enfermedades de los demás o problemas psicológicos o de cualquier otro orden. Para curar o sanar a los demás llevaba a cabo, lo que él denominaba, un intercambio de energía; a través de la imposición de manos o de las relaciones sexuales el procesado creía y hacía creer que absorbía la energía negativa que presentaba la persona, por la positiva que Bernabe tenía.

Su actividad laboral se reducía a esta ocupación de "sanación" y, durante varios años, llegó a vivir de ello, teniendo consulta fija en su propio domicilio valenciano.

En los años noventa, el procesado, entró en contacto con un grupo de futbolistas en activo a los que ayudaba anímicamente y, al menos uno de ellos - Maximiliano - le regaló un vehículo de alta gama.

II.- En este contexto, Bernabe fue adquiriendo un cierto reconocimiento social en la isla de Ibiza, siendo numerosas las personas que acudían a él bien de motu propio y por referencias, bien por que Bernabe se ofrecía para ayudarlas. Dichas consultas las llevaba a cabo el acusado, bien en el gimnasio "Cristina" -lo que ofrecía a Bernabe una apariencia de seriedad-, bien en otros lugares públicos o en su propia casa.

III.- Fruto de estos contactos, Bernabe fue conociendo a las perjudicadas. Éstas, siempre eran presentadas a Bernabe , bien por sus propias madres, que acudían a consulta con el procesado (caso de la madre de Aurelia , Loreto , y en cierto modo Celestina ), o bien a través de las amigas del grupo que ya habían entrado en contacto con Bernabe .

IV.- Para llegar a doblegar la voluntad de las perjudicadas y mantener relaciones sexuales con ellas, Bernabe llevaba a cabo, previa y cuidadosamente medida, una labor intelectual para conseguir provocar en cada una de ellas una confusión profunda, un temor reverencial y aturdimiento psicológico suficiente para obtener su aceptación y obediencia en lo que él manifestara que había que hacer. Todas mostraban su absoluta convicción en que Bernabe era una persona con poderes sobrenaturales, le admiraban considerándole alguien superior y llegaron a confiar en él de manera ciega.

Una vez conseguida esta dependencia y distorsión emocional y de la realidad, Bernabe dirigía las funciones psicológicas de comprensión y actuación de las perjudicadas en todos los ámbitos vitales; Bernabe aprovechaba la situación de dependencia de las chicas hacia él para mantener relaciones sexuales con ellas y para ordenarlas que las mantuvieran con terceros; como fue el caso de Cecilio , Maximiliano , Chapas " o Francisco .

V.- En el caso de Celestina y Tarsila , éstas mantuvieron su primera relación sexual con Bernabe cuando tenían menos de trece años.

VI.- En todos los casos, Bernabe mantuvo, en las circunstancias referidas, relaciones sexuales con las perjudicadas en numerosas ocasiones y durante largo tiempo; así:

1.- Aurelia : Ésta conoció a Bernabe cuando tenía dieciséis años -año 1995- y a través de su madre que iba a la consulta que el acusado mantenía en el gimnasio "Cristina", la primera relación sexual inconsentida y con penetración aconteció en el Hotel "Los Molinos", en la habitación en la que se hospedaba Bernabe , éste le pidió que se desnudara y se tumbara en la cama y mantuvo una relación sexual completa con la perjudicada. Tales relaciones sexuales se repitieron cada vez que Bernabe iba a Ibiza y en diferentes lugares hasta más allá de la mayoría de edad de la perjudicada; así como, en una ocasión en la que Aurelia fue a Valencia a ver a su amiga Isidora , ocasión en la que la Bernabe mantuvo una relación sexual inconsentida y completa con ambas perjudicadas.

2.- Isidora : Ella conoció a Bernabe cuando tenía dieciséis años -año 1995- y a través de su amiga Aurelia . Un día, después de haberse visto en varias ocasiones y habiendo accedido Isidora a que Bernabe le tratara, éste la llevó al Hotel "los Molinos", en su habitación procedió a desnudar a Isidora y, seguidamente, mantuvo con ella una relación sexual completa e inconsentida, que para Isidora resultó ser su primera relación sexual. Relaciones sexuales de la indicada naturaleza fueron mantenidas por Bernabe sobre la perjudicada durante todo ese curso escolar en el que Isidora se trasladó a Valencia para cursar el C.O.U. Dichas relaciones se producían en el domicilio de Bernabe en Valencia; así como cuando ambos coincidían en Ibiza. Las relaciones sexuales se sucedieron durante varios años.

3.- Bárbara : Ésta conoció a Bernabe cuando tenía quince o dieciséis años, pero no fue hasta los diecisiete años -año 1996-, y tras diferentes intentos del acusado en habitaciones de hoteles de Ibiza, cuando Bernabe mantuvo la primera relación sexual con penetración e inconsentida con ella, los hechos se produjeron en una casa abandonada en la carreterea de San Miguel; y se repitieron en numerosas ocasiones, bien en la casa de Bernabe en la localidad ibicenca de Santa Gertrudis, bien en el coche de Bernabe y, al menos, hasta el año 2000.

4.- Tarsila : Tarsila conoció a Bernabe en el año 2001, y a través de su hermana Bárbara . La primera relación sexual que Bernabe mantuvo con ella consistió en una felación; acto sexual que aconteció en la parte exterior trasera de la vivienda en la que residía Bernabe en Santa Gertrudis, Tarsila tenía once años. La segunda relación sexual consistió en una penetración, y aconteció cuando Tarsila tenía doce años, en la casa de Bernabe en la localidad de Santa Gertrudis. Allí, el acusado pidió a Tarsila que entrara en un cuarto oscuro y que se desnudara. En la tercera y última ocasión, Tarsila tenía ya trece años, Bernabe la recogió del colegio y la llevó a su casa a merendar, tras ello mantuvo relaciones sexuales completas con ella. Con anterioridad a los hechos expuestos, Tarsila no había tenido ninguna experiencia sexual.

5.- Juana : Conoció a Bernabe cuando tenía diecisiete años -año 1996-, a través de sus amigas Aurelia , Bárbara y Isidora . Tras un primer intento sin resultado, Bernabe llevó a ésta a la habitación que él frecuentaba en el hotel ibicenco "Royal Plaza" donde mantuvo con Juana la primera relación sexual completa; a partir de entonces mantuvo tres relaciones sexuales más con ella (la segunda en Casas Baratas, la tercera en la casa de Florian y la cuarta en el coche, cerca del cementerio de San Juan). A los diecinueve años de Juana cesaron estas relaciones sexuales ( Bernabe le dijo que ya no necesitaba más magia), era el año 1999.

6.- Begoña : Begoña conoció a Bernabe a través de su hermana Juana , cuando contaba con quince años de edad -año 1996-. El mismo día en que se conocieron Bernabe la invitó a cenar, junto con más personas, a su casa. Una vez en la vivienda y tras haber cenado, el acusado le pidió a Begoña que se desnudara delante de todo el mundo, entre sollozos Begoña obedeció. Tuvo que repetir el acto de desvestirse y vestirse en varias ocasiones, tras ello el acusado le pidió que, junto con otra chica le esperasen en una habitación. Cuando Bernabe accedió a la habitación mantuvo relaciones sexuales completas con Begoña y con la otra chica allí presente. Las relaciones sexuales entre Bernabe y Begoña se repitieron seis o siete veces en diferentes lugares y situaciones (así, la segunda vez en el coche de Bernabe , la tercera vez en casa de Bernabe en Valencia, la cuarta vez en la casa de Bernabe en San Lorenzo...).

7.- Dulce : Conoció a Bernabe a través de sus hermanas, Juana y Begoña . Dulce contaba con trece años de edad -año 1998- y no había tenido ninguna experiencia sexual previa, tras aceptar el "pacto de silencio" y pasar la primera "prueba" consistente en un beso, Bernabe la llevó a una casa en el campo y mientras le recordaba el contenido del referido pacto y la necesidad de pasar una segunda "prueba" mantuvo la primera relación sexual completa con ella. Las siguientes relaciones sexuales se repitieron, bien en la referida casa en el campo, bien en el coche de Bernabe .

8.- Inmaculada : Inmaculada conoció a Bernabe cuando tenía catorce años -año 1999- y a través de su amiga Dulce . Tras quedar unas cuantas veces a tomar algo y hablarle Bernabe de cómo podía él ayudarla, un día, la llevó a una casa en el campo y, estando presentes también Dulce y Francisco , le dijo que debía desnudarse, tras una primera negativa Inmaculada accedió. Al poco tiempo Bernabe la recogió en su coche y, camino de Portinatx, le dijo que se quitara la ropa y pasara al asiento trasero del vehículo manifestándole que la iba a "penetrar" porque era la forma de trasmitirle el poder, entre sollozos de Inmaculada Bernabe mantuvo su primera relación sexual con ella. El resto de relaciones sexuales de Bernabe sobre Inmaculada (en número indeterminado pero en un horquilla de cinco a diez actos sexuales completos) se prolongaron hasta que Inmaculada tuvo dieciséis años. Previamente a estos hechos, Inmaculada no había tenido ningún tipo de experiencia sexual.

9.- Verónica : Ella conoció a Bernabe cuando tenía catorce años -año 1999-, tras verse en varias ocasiones y hablar, un día Verónica fue, junto con sus amigas Inmaculada y Dulce , a casa de Bernabe , donde también se encontraba Francisco . En dicha casa, Bernabe delante de todos, pidió a Verónica que se desnudara, ella accedió finalmente quedándose a solas con Bernabe , el cual le dio un beso y le prometió ayuda. Tras la cena, y con la excusa de pasar una segunda "prueba" Bernabe la llevó a una habitación donde le dijo que debían mantener relaciones sexuales para poder ayudarla, consistió en una felación de Bernabe a Verónica . Ésta, con anterioridad a los hechos relatados no había tenido ninguna experiencia sexual. Tales episodios se repitieron durante dos años (hasta que Inmaculada alcanzó los diecisiete años) y en veinte ocasiones (cinco de ellas consistieron en intentos de penetración y, las quince restantes, fueron relaciones sexuales completas).

10.- Socorro : Conoció a Bernabe a través de su hermana Isidora y cuando tenía doce años si bien, no fue hasta que alcanzó los quince -año 1999- cuando, Bernabe , comenzó a hablar con ella. Después de varias conversaciones, y tras regalarle Bernabe a Socorro una camiseta de fútbol, la llevó a una casa en ruinas mientras le hablaba de la necesidad de que ella aceptara un "trato" entre los dos y, una vez Socorro hubo aceptado el trato y tras negarse ésta a desnudarse a petición de Bernabe , éste aparcó el coche en un bosque, sacó una toalla y le dijo que se desnudara y la penetró. Tras ello le entregó un pañuelo para que se limpiara y, de regreso a casa, volvió a hablarle de la importancia del "pacto de silencio". Con anterioridad a tales hechos, Socorro no había tenido ningún tipo de experiencia sexual. En la segunda ocasión las relaciones sexuales acontecieron en una casa en la que vivía Bernabe cerca de San Rafael. Relaciones sexuales idénticas a las relatadas se sucedieron en el tiempo hasta que Socorro tuvo veintiún años.

11.- Loreto : Conoció a Bernabe cuando tenía trece años -principios del año 2006-, a través de su madre quién la llevó a una cafetería, para conocerle; allí también se encontraban, junto a Bernabe , Inmaculada y Dulce . Quedaron otro día para hablar. En esta segunda ocasión Bernabe la llevó a su casa, él le hablaba todo el rato de que ella debía confiar en él, que era " Santo "; en un determinado momento, en el que hablaban de los complejos físicos de Loreto , éste le pidió que se bajara el pantalón y que se mirase al espejo y, tras ello, le dijo que tenía cinco segundo para meterse en la cama desnuda -él ya estaba dentro de la cama-, pese a la negativa de Loreto y siendo que el acusado le insistía en la necesidad de que accediera para que todo le fuera bien, ésta accedió finalmente y Bernabe mantuvo la primera relación sexual completa con ella. Finalizado el acto, la llevó a su casa y subió, también él, a tomar café con su familia. Estas relaciones sexuales se repitieron entre diez o quince veces durante el año 2006, teniendo lugar la mayoría en casa de Bernabe y otras veces en un bosque. Con anterioridad a los hechos relatados, Loreto no había tenido ningún tipo de experiencia sexual.

12.- Celestina : Conoció a Bernabe a través de las hermanas Begoña Juana Dulce , primas de Celestina , en el año 2002. Un día iban en coche con Bernabe Celestina y su prima Dulce , él paro el coche en un camino y pidió a Dulce que se quedase dentro. Bernabe y Celestina salieron a dar un paseo, en el curso del mismo el acusado comenzó a hablarle de los problemas personales y familiares que veía en ella y le dio un beso en la boca. Ya en Valencia ( Celestina vivía junto con su familia en dicha ciudad) y puesto que los padres de Celestina llevaban a otro de los hijos, aquejado de parálisis cerebral, a consulta con Bernabe , éste aprovechaba la circunstancia para, tras la sesión con el hermano de Celestina , quedarse a solas con ésta. En una ocasión en la que se encontraban los dos solos en casa de Bernabe , y cuando Celestina tenía doce años, el acusado le dijo que le iba a dar parte de la magia que él tenía para que ésta consiguiera tener una vida mejor y ayudar a su familia. En el comedor de la casa Bernabe le pidió a Celestina que se desnudara, él estaba desnudo y, mientras le continuaba hablando de sus "poderes" comenzó a darle besos hasta que la penetró. Al finalizar Bernabe le recordó que debía decir a sus padres que habían estado paseando y hablando de los estudios. Durante los cuatro años siguientes Bernabe mantuvo relaciones sexuales completas con Celestina con una periodicidad de una vez al mes (coincidiendo con cada una de las consultas que los padres de la perjudicada pedían a Bernabe para que ayudara al hijo y hermano enfermo).

13.- Josefina : Josefina conoció a Bernabe a través de su prima Celestina y cuando tenía dieciséis años -año 2006-, habían ido a cenar con Bernabe a un restaurante para celebrar el cumpleaños de Celestina , en esa ocasión el acusado se ofreció a ayudarla. Al mes siguiente quedaron en una cafetería de la localidad valenciana de "Torrente", a Josefina la llevó y la dejó su madre, si bien no se quedaron en dicho estblecimiento, sino que Bernabe la llevó a su casa, tras hablarle del "pacto", darle a elegir un "talismán" y hacerle desnudar mantuvo relaciones sexuales completas con ella, luego la llevó a su casa y, el acusado, subió a tomar café con la familiar de Josefina . En otra ocasión en la que, tanto la familia de Celestina como la de Josefina junto a Bernabe , comieron en la casa de ésta última, Bernabe pidió a los padres de ambas que les dejaran a las chicas para llevarlas a un partido de fútbol, los padres accedieron pero Bernabe las llevó primero a su domicilio. Una vez allí dejó a Celestina viendo un partido de fútbol en la tele y se llevó a Josefina a su despacho -que estaba en el mismo domicilio- manteniendo relaciones sexuales con ella.

14.- En todas las ocasiones, y una vez que cada perjudicada aceptaba el "pacto de silencio" que el acusado les proponía, Bernabe les regaló un "talismán protector".

15.- Todas las perjudicadas (a excepción de Celestina , Josefina y Loreto ) tuvieron que mantener relaciones sexuales con terceros ordenadas e impuestas por Bernabe .

VII.- No ha quedado acreditado que Bernabe presentara, en el momento de los hechos, trastorno mental alguno o cualquier otra circunstancia que le impidiera conocer la naturaleza de sus actos y actuar conforme a dicha comprensión.

VIII.- El otro procesado, Francisco , hijo de la dueña del gimnasio en el que Bernabe , entre otros lugares, pasaba consulta en Ibiza, y amigo personal de Bernabe , en una ocasión, en la casa en la que Bernabe residía en Ibiza y cuando Inmaculada tenía quince años, Francisco -que le doblaba la edad- compelió a aquella para mantener relaciones sexuales. Francisco , conociendo la influencia y obediencia que Inmaculada tenía a Bernabe , encontrándose los dos en una habitación de la casa, le dijo que debía hacerle a él lo mismo que le hacía a Bernabe , ordenándola que se tumbara en la cama y se desnudara, una vez Inmaculada hubo obedecido, Francisco mantuvo relaciones sexuales con penetración con ella.

IX.- Desde la incoación de la presente causa hasta su enjuiciamiento han transcurrido más de cuatro años.

Fundamentos

PRIMERO.- PRESCRIPCIÓN.- En primer lugar, antes de entrar en el análisis de los hechos a enjuiciar, ha de resolverse la petición, alegada por la defensa de Bernabe en trámite de conclusiones y, referente a la prescripción de los delitos imputados a Bernabe por los hechos denunciados por Bárbara , Aurelia , Isidora , Juana y Begoña .

Para el examen de la cuestión ha de tenerse en cuenta que los hechos denunciados se prolongan en el tiempo desde el año 1995, en el caso de Aurelia y Isidora ; desde el año 1996, en el caso de Juana y Begoña ; y, desde el año 1997, en el caso de Bárbara . En todos los casos las relaciones sexuales mantenidas por las denunciantes, ya fuera directamente con Bernabe , ya lo fuera con terceros por orden de aquél, se prolongaron hasta que las chicas contaban con más de veinte años, lo que nos sitúa, en la fijación del dies a quo, en el año 2.000 -haciendo un cálculo favorable a reo-, las denuncias fueron interpuestas en el primer semestre del año 2007. La ley aplicable resultaría el Código Penal de 1995 bajo la redacción dada por la reforma del mismo, a través de Ley Orgánica 11/99.

Los hechos denunciados, y sobre cuya prescripción se discute, son calificados como constitutivos de delito de abuso sexual con penetración contemplado en el art.182 del Código Penal , en su párrafo primero, y en el que se fija una penalidad de cuatro a diez años de prisión.

A los efectos de la prescripción el art. 131 fija el transcurso de diez años para las penas de prisión situadas entre cinco y diez años. En caso de continuidad delictiva, como es el caso presente, la pena del delito continuado podría llegar "....hasta la mitad inferior de la pena superior....", esto es, pena de hasta 12 años y 6 meses, y en tal caso la prescripción se alcanza por el transcurso de 15 años, ya que se está en una pena superior a los 10 años de prisión.

El porqué tener en cuenta la pena en abstracto máxima posible en caso de continuidad delictiva a los efectos de la prescripción, es consecuencia de la doctrina de la Sala segunda del Tribunal Supremo recogida en los Plenos no Jurisdiccionales de 29 de Abril de 1997 reiterado en el Pleno de 16 de Diciembre de 2008.

Al respecto ha de tenerse en cuenta que el actual art. 131 C. Penal habla de la "pena máxima señalada al delito", con lo que es claro que no puede tenerse en cuenta la pena en concreto posible por cualesquiera vicisitudes --grado de ejecución, de participación o circunstancias de atenuación--. Se debe tener en cuenta la pena máxima imponible en abstracto y por tanto deben tenerse en cuenta los incrementos de pena derivados de la continuidad delictiva aunque aparezcan como potestativos -- SSTS 356/1999 ; 458/1997; 26 Octubre 2001 , 867/2002 , entre otras--.

De lo dicho hasta aquí, cabe concluir que la prescripción alegada no procede porque no han transcurrido los 15 años precisos para estimar prescriptos los delitos.

SEGUNDO.- En primer lugar, procede examinar los hechos imputados a Bernabe , valorando en su conjunto y del modo ordenado por la Lecrim las pruebas practicadas en el juicio oral, se obtiene razonablemente la convicción de que los hechos relatados con la cualidad de probados, son constitutivos de once delitos continuados de ABUSO SEXUAL, previsto y penado en los artículos 182.1 y 181.1 y 3 en relación con el artículo 74 (por los hechos denunciados por Bárbara , Juana , Aurelia , Isidora , Socorro , Josefina , Loreto , Begoña , Dulce , Inmaculada , Verónica ), todos del Código Penal, y de dos delitos de ABUSO SEXUAL, previsto y penado en el artículo 181.1 y 2 y 182.1 y 2 en relación con el art.180.1.4 º (en el caso de los dos primeros hechos denunciados por Tarsila ), de un delito de abuso sexual del art. 182.1 y 181.1 y 3 del Código Penal (en el caso del tercer hecho denunciado por Tarsila ) y de un delito continuado de abuso sexuales del art. 182.1 y 2 en relación con el art. 181.1 y 2 y el 180.1.4º, todos en relación con el art.74 del Código Penal (en el caso de los hechos denunciados por Celestina ) , de los que es autor el procesado Bernabe . Las anteriores conclusiones incriminatorias se obtienen considerando que la prueba de cargo presentada por las acusaciones lo es en grado suficiente para romper la presunción de inocencia que ampara al acusado y ello atendido que dicha prueba, por un lado ha sido practicada de acuerdo con los principios de inmediación, oralidad, contradicción y defensa, por lo que resulta procesalmente válida y, por otro, resulta materialmente suficiente para quebrar la presunción de inocencia que ampara al procesado.

En nuestro caso, como prueba fundamental de cargo, se cuenta con el testimonio de las víctimas, ya que el procesado niega los hechos que se le imputan y los demás testigos lo son de referencia.

1º.- Así, el procesado Bernabe , se presentó como una persona dotada de poderes especiales, en el sentido de poseer, entre otros, la capacidad de interactuar con un tercero como intercambiador de energía, capacidad que, mediante la imposición de manos le permite absorber la energía negativa que percibe en una persona y trasladarle la positiva que él posee - técnica que descubrió con las ovejas cuando era pequeño-. Dichos poderes son perceptibles, para el acusado, desde su infancia -que sitúa entre los siete y ocho años-, reconociendo que en su pueblo le llamaban " Santo " o "el hijo del demonio" en atención a determinadas anécdotas acontecidas. El acusado relata que tiene visiones, siendo estas normales para él, hasta el punto de que forman parte de su existencia. No es hasta la edad de 25 ó 26 años, y tras entrar en contacto con otra persona cuya identidad no fue declarada y que la ayudó a canalizar sus energías, cuando comenzó a emplearlos para ayudar a los demás, y adoptó el nombre del " Santo " con el que le habían tildado desde pequeño. Considera haber curado tumores, enfermedades y problemas que nadie podía arreglar. Reconoce haber vivido siempre de sus poderes, si bien no cobraba dinero por los servicios que prestaba, vivía de las donaciones que quisieran ofrecerle; así, relata que desde el año 1991 ayudaba a deportistas de diversa categoría profesional, y estos, al final de la temporada deportiva le daban algo de dinero, alguno de dichos profesionales - Maximiliano - le regaló un vehículo de alta gama. Igualmente considera haber ayudado a todas las personas, y en algunos de los casos también a sus familias, a través de consejos, imposición de manos o, simplemente, a través de escucharlas; en concreto, para producir el intercambio de energía era necesaria la imposición de manos, la cual efectuaba sin tocar la piel de la persona.

El acusado manifestó que el empleo de sus poderes para ayudar a los demás le producía un profundo agotamiento, al menos físico -cuatro o cinco días sin energía-, hasta tal punto que le impedía mantener relaciones sexuales normales; afirma que su sexualidad ha estado condicionada por el "poder del Santo " y, de hecho, durante los últimos quince años, incluso las denunciantes, le llamaban " Millonario ", así como que cualquier "salida" de lo que comúnmente se considera una relación sexual normal le producía asco, concluyendo que para él, el sexo es algo secundario, sino terciario o cuaternario. Reconoce que esta situación le ha impedido mantener relaciones de pareja duraderas en el tiempo, por no haber podido atender las necesidades naturales que al respecto son necesarias en dichas relaciones -lo referido le aconteció, al menos, con dos de las novias que ha tenido, como son Bernarda y Carmela -.

El ejercicio de sus poderes lo llevaba a cabo en su propio domicilio habitual, sito en la localidad de Valencia en la CALLE000 , donde contaba con una habitación destinada a despacho profesional y donde atendía a las personas que querían consultarle. Como descanso de sus labores profesionales empezó, en el año 1995, a ir a la isla de Ibiza de vacaciones; ahora bien, en ella comenzó a hacerse conocido y, a su vez, a conocer a gente y a tratarles. Reconoce conocer a algunas de las chicas denunciantes de vista, y a otras de haberlas tratado, así como a sus familias. Al principio, cuando viajaba a Ibiza -que era en Navidad, primavera y verano-, comenzó alojándose en hoteles, en concreto el acusado se refirió al hotel "Royal Plaza", sito en la ciudad de Ibiza, y que reconoce haber utilizado como domicilio eventual en diversas ocasiones durante los años 1997, 1998, 1999 y en otra ocasión en los años 2003 ó 2004, así como en el Hotel "Los Molinos", en los años 1996 y 1997. También residió en la vivienda de un amigo de la isla - Florian - que tenía en la localidad de S.Rafael (años 2002/2003), así como en una casa propiedad de los padres de una de las chicas - Aurelia - en la localidad ibicenca de S.Lorenzo (o en la carretera de Santa Gertrudis a San Juan años 2001 y 2002).

De una manera u otra, el acusado manifiesta haber conocido a las denunciantes, habiéndose llegado a formar con el tiempo un grupo de amigos en el que el declarante desempeñaba el papel de prestar ayuda y consulta, tanto para ellas como para sus familiares. Reconoce que se organizaban cenas con las chicas en las viviendas que regentó y también en restaurantes, si bien, estas cenas eran en interés de ellas y organizadas a instancia de ellas, puesto que las chicas se limitaban a efectuarle preguntas y luego se iban, y que, en ningún caso la ayuda pasaba por qué éstas hicieran lo que él dijera. Las chicas, casi nunca venían solas a su casa, a excepción de Bárbara , si bien el número de asistentes variaba; niega que se formara un grupo entre él y ellas en el sentido de que ellas tuvieran que ir superando pruebas que él les indicaba.

Sobre la relación que se generó con las denunciantes y cómo veían estas al declarante, el acusado reconoció que era evidente que las chicas le admiraban, si bien puntualizó que esta admiración la provocaba en más gente; que le tenían confianza, puesto que le contaban todas sus cosas, lo mismo que a sus padres.

Con relación a la existencia de regalos que el acusado pudiera haber entregado a las denunciantes, éste manifestó que, a veces, llevaba regalos, si bien estos no consistían en grandes regalos y los entregaba indistintamente a las chicas, o a sus hermanos, o padres. Se trataba de darles, con ellos, una motivación para que hicieran bien sus tareas. Alguno de estos regalos consistió en camisetas de jugadores de fútbol o bufanda de algún club de fútbol y, en alguna ocasión, debido a su buena relación derivada de sus servicios a determinados futbolistas, hizo que un futbolista - Cecilio - acudiera al domicilio familiar de una de las chicas - Celestina - para hacer una visita a su hermano enfermo de parálisis cerebral, o bien organizó una cena en un restaurante italiano entre algún futbolista y alguna de las denunciantes con la presencia del acusado - Celestina y Josefina junto con Francisco , Aimar, su representante y Bernabe -, también recuerda una cena en el restaurante de Mar en Portinatx junto con Francisco .

Reconoce haber buscado trabajo a casi todas las chicas, ahora denunciantes, en la gestoría que había enfrente del Gimnasio Cristina de la localidad de Ibiza. Y, con relación a su contacto con el referido gimnasio, manifiesta el acusado, que conoció a la familia que lo regentaba a raíz de un accidente que sufrió, el ahora también acusado, Francisco , hijo de Maribel , que era quién explotaba dicho gimnasio. En dicho primer contacto ayudó a la madre y al hijo, surgiendo una amistad familiar a raíz de este inicio, si bien, niega haber utilizado en ningún momento las dependencias de dicho establecimiento para llevar a cabo sus consultas en la isla de Ibiza. Igualmente niega que Francisco fuera su "delegado" o "sustituto", aunque reconoce que, por afecto, pidió a Francisco que, sí ellas -refiriéndose a las denunciantes- tenían algún problema relacionado con la profesión de Francisco , pudieran contar con él.

Por lo que respecta al, tan referido, "pacto de silencio" y la entrega de un "talismán" a cada una de las personas denunciantes, refiere que en ningún momento existió, salvo con una de ellas - Verónica - a la que reconoce sí haberle pedido silencio para que le ayudara en algo determinado antes del verano del 95 ó 96; reconoce, respecto a Verónica , que le mandó un sms, días antes de su detención, en el que expresaba: "acuérdate del pacto de silencio", pero alega que se refería a otra cosa, no especificando cuál.

El acusado, Bernabe , se mostró categórico al manifestar que: Él solo ayudaba, primero, cuando se lo pedían y, segundo, cuando quería. Así como que los talismanes, que reconoció haber regalado a todas las chicas, habían sido cargados previamente de energía por él, y que sólo los daba sí le eran pedidos. De igual manera mantuvo insistentemente que él era conocido y se hacía llamar " Santo " y, quizá ocasionalmente, parapsicólogo, pero nunca se atribuyó la cualidad de psicólogo ni, tampoco, de mentalista.

Siendo preguntado por cómo conoció a cada una de las chicas que posteriormente le denunciaron el acusado declaró:

Qué, en primer lugar, conoció a Aurelia , la conoció a través de su madre y a petición suya, para tratarle problemas con la droga y con un novio, así como también problemas en casa. De igual manera reconoce haber tratado a Isidora , que le fue presentada por la intermediación de Aurelia , y a quien también trató; así como a Socorro , hermana de Isidora , a la cual conoció y ayudó, según manifiesta, tres o cuatro o cinco años después a petición de Isidora y cuando Socorro contaba con dieciséis años, empezó a ir por su casa y, ante la insistencia de Isidora la ayudó también. Reconoce que no se cayeron bien la primera vez que se conocieron. Isidora le pidió que le consiguiera algo de un jugador de fútbol para su hermana Socorro , y él reconoce haberle regalado una bufanda firmada del Barcelona.

Sobre la actitud y conducta de Aurelia y Isidora , Bernabe manifiesta que en el año 1997, a veces, ambas amigas aparecían por el Hotel "Los Molinos" donde él residía, le pedían consejos y se quedaban en la piscina del hotel cuando él salía, recalcando que fueron las únicas que acudieron a dicho hotel. Ya en el año 1998, los padres de Aurelia le ofrecieron una casa y, refiere, que en alguna ocasión fueron las chicas; si bien, seguidamente manifiesta que habitualmente iban a merendar o cenar, y en concreto hace referencia a Aurelia , Isidora , Juana y Begoña y, a partir de 2001 y 2002 también acudía Socorro .

Seguidamente le fue presentada, por conducto de estas dos amigas, a Juana . Así, relata el acusado, que un día durante el año 1997 ó 1998 Aurelia le llamó y le comentó que le habían hablado de él a una amiga suya, Juana , y que ésta quería conocerle, así que quedaron en una cafetería a la cual acudieron además de Bernabe y Juana , el novio de ésta, Isidora y Aurelia . En dicha tertulia Juana le contó a Bernabe su problema y éste manifestó que podría ayudarla, niega que Juana fuera con él al Hotel Royal Plaza de Ibiza, así como que nunca le pidió que se desnudase; a los dos años de ayudar a Juana , ésta presentó al declarante a su hermana Begoña , la cual le contó su problemática. La primera vez que le pidió ayuda le dijo que el primer consejo era que debía desnudarse delante de un espejo, cosa que aconteció en la casa en la que residía temporalmente Bernabe y a presencia de Aurelia , Isidora , Juana y ellos dos, Begoña mostró timidez pero no resistencia. Tal actuación es considerada por el declarante como favorecedora para vencer los complejos físicos que tenía Begoña , y dichas prácticas ya las había efectuado en otras ocasiones; niega que existiera relación sexual alguna con ella y manifiesta que le pareció que Begoña no creía en él y que por eso no la ayudó más, aunque reconoce haberle pedido un favor a alguien para encontrarle trabajo, de lo cual se arrepiente el declarante. Posteriormente en el año 2001, una vez que el declarante, por la ayuda que según él, prestaba a ambas hermanas, se introdujo en el entorno familiar de estas -conociendo a sus padres y yendo a tomar café a la casa- conoció a Dulce , la tercera de las hermanas Begoña Dulce Juana ; sus padres y sus hermanas fueron los que, en el año 2002 ó 2003, le pidieron ayuda para Dulce , en atención a que era muy sucia en su habitación y también, en el año 2004, por problemas con la boca que, según él, tenía mal. Reconoce haberla ayudado en dos ocasiones, cuando ésta contaba con catorce años, le regaló talismanes y, delante de sus padres, en concreto de su madre, realizó un contacto físico de imposición de manos.

Al tiempo en el que el acusado conoció a Juana , por conducto de Aurelia y Isidora , también conoció a Bárbara , la cual, en un primer momento, y cuando ella contaba con 16 años, le rechazó por ser Santo , si bien al año o año y medio sus tres amigas ( Isidora , Aurelia y Juana ) le convencieron para que la escuchara y le quitara la negatividad; y aceptó. En esta ocasión quedó con Bárbara en una cafetería al lado del Ayuntamiento de Santa Eulalia, a su vez acudieron Aurelia y Isidora . El declarante manifiesta que Bárbara contaba con 18 años y él tenía 42 ó 43 años, comenzó a tratarla, niega que Bárbara hubiera acudido en alguna ocasión a cualquier hotel con él, si bien reconoce que fue con la única de las denunciantes con la que mantuvo algún tipo de contacto sexual; así declaró que, si bien la relación sexual no fue completa, él le masturbó; probaron dos veces pero no funcionaba y continuaron la relación de amistad. Sitúa estos acontecimientos en el transcurso de los años 1998/1999. En el año 2003 al año 2005 Bárbara se fue a residir a Méjico; es en dicho momento cuando el acusado sitúa el momento en el que conoció a Tarsila , la hermana pequeña de Bárbara , si bien manifiesta que no la trató nunca, reconoce que se la trajo su hermana, una mañana sobre las 10.30 horas, porque, ella, se iba de viaje a Méjico. El acusado relata que, siendo el año 2005, Bárbara le llamó y le pidió que le comprara a Tarsila un móvil de su parte y por su cumpleaños, como el declarante no sabía dónde localizar a Tarsila , llamó a Aurelia y Isidora y les pidió que le entregaran el teléfono a Tarsila de parte de su hermana y del declarante, éste manifiesta que desconocía la edad con la que contaba Tarsila en ese momento. En septiembre de 2005 conoció a la madre de las hermanas Tarsila Bárbara . Niega el episodio relatado por Tarsila con relación a que el declarante le obligara a ésta a efectuarle una felación y apunta que sólo ha visto a Tarsila en tres ocasiones, una cuando se la trajo Bárbara a su casa, en la que también estaba Bernarda , la segunda en un campeonato de kárate, en el que Bernabe asistía con otras personal y la tercera vez, que Tarsila acudió a su consulta con su madre. El día que Bárbara le presentó a Tarsila en casa del declarante, estuvieron de visita tan solo 15 minutos.

Por otro lado, Bernabe , tras conocer y comenzar a tratar a Dulce , el declarante conoció, por habérsela presentado Dulce , a Inmaculada . Al principio entabló conversación con ella no para tratar un problema directamente suyo sino de su padre, manifestando haber tratado a Klaus, padre de Inmaculada , por problemas de alcoholismo y de una pierna. También a través de Dulce , Bernabe reconoce haber conocido a Verónica , a la cual llegó a tratar por un problema familiar de un hermano, habiendo hablado tanto con su madre como con ella.

En el año 2002/2003, en casa de Juana y Dulce , el declarante conoció a Celestina -prima de las anteriores-, a ésta no le trató el declarante, aunque sí reconoce haberle dado consejos así como que ella le pedía ayuda para conocer a futbolistas, por cuanto era una fanática del "Valencia". A quién sí trató fue al hermano de Celestina , aquejado de parálisis cerebral, al cual empezó a tratar en Valencia y en su consulta, si bien, al año de tratamiento comenzó él a ir a su casa para evitar los traslados del enfermo. Niega haber pedido a los padres de Celestina sí podía llevarse a la chica a solas, así como que ésta estuviera a solas en su casa de Valencia; negativa que alcanza también a Josefina , prima de Celestina , a la que conoció en septiembre u octubre de 2006 a través de su hermana mayor, por problemas con su novio y, que también, conoció a sus padres. A Josefina y Celestina , en el dieciséis cumpleaños de ésta última, las invitó a cenar y, a las 22.30 horas, Celestina pidió sí podía conocer una discoteca y como el portero era conocido del declarante les dejó entrar antes de la apertura y tomaron un zumo. En otra ocasión, tras comer el declarante en casa de Josefina y sus padres, donde también estaba Celestina y su familia, se las llevó a un partido de fútbol. El trato con Josefina se limitó a darle consejos acerca de novios; sitúa dichas conversaciones durante los años 2006 y 2007.

Y, por último, el declarante expone que conoció a Loreto a través de su madre. La madre de Loreto acudió a él en solicitud de ayuda para su hija mayor, Jana, y como el tratamiento iba bien llevó, también, a su hija menor Loreto ; ésta según el acusado, presentaba problemas graves con su hermana mayor, readaptativos y de alcohol y mentiras. Reconoce no haberla tratado muchas veces y que casi siempre que hablaba con ella era en casa de la menor, y para conversar, daban paseos por la carretera que había al lado de la casa de Loreto .

Respecto a la buena marcha de la relación del declarante con todas las chicas, éste reconoce que dichas relaciones fueron buenas, y que hasta el año 2005 no tuvo problemas con Juana y Dulce , ni con nadie, aunque sí reconoce desacuerdos con Begoña y otra de las chicas. A partir de 2006 y 2007 el declarante expone que ya no tenía relación con "las mayores", ya no había amistad y manifiesta que "él ya tenía claro que, carretera, puerta y manta".

Sobre el origen de tales desacuerdos el acusado, Bernabe , declaró que creía que se empezaron a originar cuando introdujo en el grupo a otra chica, Frida ; a ésta la había conocido en los años 2002 y 2003, se la habían presentado para que tratara una enfermedad importante que padecía, llevaba siete u ocho años sin salir a la calle y sufría ataques diarios de asma fuerte. La curó y la readaptó al trabajo, consiguiéndole uno en la gestoría anteriormente referida. Frida llamaba especialmente la atención del declarante, ésta, según el acusado, le decía que le pasaba algo paranormal. Cuando empezó a introducirla en el "grupo" solicitó al resto de chicas que la acogieran, pero estas la recibieron mal, en opinión del declarante, le tenían celos y el rechazo fue brutal; en un momento determinado eligió a esta persona en lugar de a las demás.

El acusado considera que esta elección puede ser el motivo de que se interpusieran las denuncias, no pudiendo explicarlas por otros motivos; razón a la que habría que añadir el hecho de que el declarante, al tiempo del inicio de la interposición de las denuncias, se disponía a hablar con los padres de una de ellas (parece hablar de Loreto ) para contarles lo que estaba haciendo su hija (actividad que tampoco expone), y justo antes fue detenido. Sí que expresó su sorpresa por la denuncia de Celestina y Josefina por cuanto no había tenido ningún problema con ellas.

Al hilo de lo anterior, Bernabe recuerda haber tenido un desencuentro, al inicio del 2007, con Bernabe , Begoña y Dulce y el novio de ésta última, Gaspar , en el domicilio de Begoña en la localidad de Valencia; refiere que Juana le citó allí, en dicha reunión se le hizo el comentario acerca del contenido de las denuncias, niega haber reconocido los hechos, ni siquiera parcialmente, ni haberlos justificado. Al segundo comentario que se efectuó al respecto y, atendiendo a la tirantez del momento, Bernabe manifiesta que se fue de la vivienda; negando haber ofrecido 10.000 euros, ni ninguna otra cantidad, a Gaspar para que se los entregara a Dulce .

Reconoce la sorpresa por la denuncia de alguna de las chicas, como de Celestina y Josefina , por cuanto con ellas no había mala relación.

Por lo que respecta al contacto con diversos futbolistas, Bernabe declaró que ninguno de los futbolistas, con los que tenía amistad, habían estado en fiestas del grupo, reconociendo sólo haber coincidido con " Corsario ", en el año 1999, en un restaurante regentado por los padres de Bárbara o de ella misma, y desconociendo la existencia de ninguna relación sexual entre estos y las chicas.

Por último, y referente a su relación con el otro acusado, Francisco , Bernabe reconoce haber mantenido una relación de amistad entre ellos y expone, además de lo referido anteriormente, que Francisco acudía algunas de las veces con las chicas a la casa en la que residía el declarante; que en una ocasión, Francisco , le hizo un comentario sobre dos de las chicas, algo referente a que había habido "algo" con Aurelia y Isidora -ellas le habían puesto el sobrenombre del " Sardina "- y éste le manifestó que "le apetecería, o que había tenido un rollo con ambas", recuerda que ellas también comentaron algo parecido; pero niega que él le hubiera dicho a Francisco que "convendría tener relaciones sexuales con ellas". A preguntas de las Acusaciones Particulares manifiesta que nunca pensaría algo parecido a que Francisco se hubiera beneficiado de sus relaciones con él, y de éste con las chicas, para obtener favores sexuales y, por último, niega categóricamente haber ordenado nunca que nadie se acostase con Francisco , ni con ninguna otra persona.

La declaración del acusado, Bernabe , resulta persistente, en lo sustancial, con su declaración en sede policial (ratificada judicialmente), y con las efectuadas a presencia judicial. Como corroboración de lo manifestado por él, cuenta con el aval de la declaración efectuada en sede de plenario por el otro acusado, Francisco , en alguno de sus extremos (otros, como las contradicciones expuestas en el acto de la vista oral respecto a su declaración en instrucción, serán puestos de relieve en el curso de la resolución). Así, Francisco afirmó que Bernabe no era una persona autoritaria, no pedía a nadie que le siguiera, si bien algunas aceptaban sus consejos y los aplicaban; reconoce que eran un grupo de amigos que se deshizo con la entrada de Frida , que provocó un conflicto entre las chicas; todas ellas querían muchísimo a Bernabe y sólo mostraban hacia él agradecimiento, cada vez que venía a Ibiza, todas le perseguían. Reconoce haber mantenido relaciones sexuales con Aurelia y Isidora , entre otras, pero no a presencia de Bernabe ; niega que éste le confiara nada -refiriéndose al cuidado de las chicas cuando Bernabe no se encontrara en la isla-. Igualmente desmiente que Bernabe pasara consulta en el gimnasio familiar y reconoce que, gracias a él, dieron trabajo a Begoña en dicho gimnasio. De igual manera expone que ninguna de las chicas le contó nada acerca de los futbolistas, si bien niega que estos mantuvieran ninguna relación sexual con ellas y reconoce que, tan solo una vez, estuvo en un restaurante con Cecilio y su mujer, junto con Bárbara y Bernabe . Francisco considera que Bárbara coaccionó al resto de las chicas del grupo para interponer las denuncias.

Por otra parte, del resto de testificales practicadas a instancia de la defensa también se obtienen rasgos de corroboración de lo manifestado por Bernabe -si bien, no obviaremos, aunque se expondrán en otro momento, una serie de afirmaciones vertidas por los testigos de la defensa que podrían ayudar a conformar la prueba de cargo practicada-.

Así, en primer lugar consta el testimonio de Bernarda , la cual afirmó haber mantenido una relación sentimental con el acusado desde el año 1997 hasta el año 2004 -si bien en instrucción fijó el año 2003 como el último año de relación entre ellos-. Con relación a la existencia de poderes del acusado, expone que éste descubría enfermedades de la gente y, la gente, se sorprendía de que pudiese arreglarlos tras haber pasado tanto tiempo de padecimientos. Reconoce que comenzaron los viajes a Ibiza con la intención de que Bernabe descansara y de que ellos pudieran estar juntos, puesto que el exceso de actividad que Bernabe mantenía en su consulta de Valencia les impedía convivir con tranquilidad; por ello, cuando llegaban a la isla procuraban que nadie lo supiera, sin embargo, a los escasos minutos de su llegada -ya fuera por que les vieran en el coche o por cualquier otro motivo que desconoce- empezaban las llamadas de las chicas a Bernabe , de hecho, manifiesta la declarante que, ante la falta de intimidad le expuso a Bernabe que cambiaran de coche o de color del vehículo, hasta llegaron a alquilar un vehículo para pasar desapercibidos. Refiere la utilización de cuatro coches, un Mazda rojo, un BMW azul y, en ocasiones un coche de alquiler o una furgoneta. Acerca de las residencias que frecuentaban en sus viajes a Ibiza, manifiesta que, en alguna ocasión se alojaron en hoteles, si bien generalmente lo hacían en casas que les prestaban, y así refiere una vivienda en Casas Baratas y otra en la localidad de S.Rafael. Por lo que respecta a la frecuencia de los viajes a la isla, relata que estos eran esporádicos y con una periodicidad de cuatro meses, en total calcula que Bernabe vendría unos cinco veces al año y ella unas tres veces. A preguntas del Ministerio Fiscal manifiesta que siempre venía con él, aunque quizá, algún viaje pudiera ser que Bernabe se hubiera adelantado en la llegada a Ibiza, reitera que ella estaba siempre en las cenas -pese a que, al contrario de la práctica totalidad del grupo formado, no aparece en ninguna de las fotos aportadas con carácter documental a la causa e introducidas debidamente en el plenario-. De hecho, relata que todas las chicas eran absolutamente efusivas con Bernabe , incluso delante de los padres de ellas - si bien luego matiza que sólo vio en una ocasión a Begoña mostrar su cariño efusivo a Bernabe delante de sus padres-; reconoce que las muestras de cariño de las chicas no eran iguales cuando iban dirigidas a Bernabe que cuando lo hacían hacia Francisco y sus amigos, con los que eran cariñosas pero no al nivel que lo eran con Bernabe .

La percepción de esta testigo respecto a las chicas era que éstas eran unas frescas -a preguntas de la Presidencia del Tribunal puntualizó qué por "frescas" la testigo entendía "liberal"- y su entendimiento de la edad adolescente la fijó, cronológicamente, en los diez años.

Por lo que respecta a la relación de Bernabe con el gimnasio "Cristina", expone que dichas relaciones eran profesionales y de gran amistad, y apunta -frente a lo expuesto por el acusado- que, Bernabe podía ir por el gimnasio a pasar consulta, pero no iba directo allí a pasarla.

Por último, con relación al episodio denunciado por Tarsila , la testigo relata que los hechos no acontecieron como constan en la denuncia; sitúa la fecha en el verano de 2004, por cuanto fue el último verano que estuvo con Bernabe , llegaron a la casa donde residían, Bárbara y Tarsila , pero Bárbara no se ausentó de la casa en ningún momento ni Bernabe y Tarsila se fueron solos a pasear, recuerda que se sentaron a hablar y tomaron algo de "picoteo". El motivo de la visita fue para que Bárbara le presentara a Bernabe a su hermana pequeña, para que la cuidara sí le pasaba algo, mientras Bárbara estaba ausente de la isla. Al respecto apunta, que a Bernabe no le gustaban las felaciones. Recuerda haber visto a Tarsila en algunas de las cenas que se hicieron.

También como testigos de la defensa fueron propuestos, y practicadas sus testificales, Imanol y Juliana , un matrimonio amigo de Bernabe y Bernarda - Juliana trabaja para ella- y que residen habitualmente en Valencia.

En primer lugar, Juliana relató que conocía a Bernabe desde los quince años y a Francisco desde hacía diez años, que Bernabe le había ayudado muchísimo hasta el punto de que su marido y ella seguían juntos en la actualidad gracias a los consejos de Bernabe ; matiza que Bernabe daba consejos pero no exigía que los siguiese, él los daba y, sí querías, los utilizabas y sino, no. Dice conocer las ayudas importantísimas que Bernabe ha hecho a la gente (no las relata) y afirma que Bernabe ejercía su "don" para hacer el bien. Expone que comenzaron a venir a Ibiza a partir del año 1997, y lo hacían con una frecuencia de dos o tres veces por año y dos o tres noches en cada viaje, si bien pormenoriza que en el tiempo en el que Bernabe se alojaba en hoteles, la declarante todavía no venía a la isla. Cuando fueron invitados por Bernabe residieron, siempre, en la casa de San Lorenzo. Dice conocer a Bárbara , Verónica , Aurelia , Isidora , Dulce , Juana y Inmaculada ; de hecho, en una visita del matrimonio a Bernabe , en el verano de 2003 fueron a cenar a casa de Juana y su familia. Al hilo de ello expone que las chicas "perseguían" a Bernabe , afirma haber vivido episodios de ir por la calle y que les pararan porque las chicas querían saludar o hablar con Bernabe , así como un día que se dirigían en coche a la residencia de Bernabe en San Lorenzo y que, por la carretera pasaron al lado de algunas de las chicas, inmediatamente, éstas llamaron al teléfono de Bernabe y éste, que siempre se mostraba atento a todas las personas, les pidió permiso para dar la vuelta e ir a saludar a las chicas, todas le preguntaron por cuándo había llegado a la isla y porqué no las había llamado. Según su conocimiento, a la testigo no le consta que Bernabe pasara consulta en el gimnasio de la familia de Francisco .

Recuerda haber estado presente en casa de Bernabe en el año 2003 ó 2004, era por la noche y vieron las luces de un coche que se acercaba por el camino a la casa, del vehículo bajaron Juana y Begoña y, Bernabe , teniendo conocimiento de que Begoña consumía cocaína, le aconsejó que no lo hiciera y que tomara zumo de naranja con miel en el desayuno.

Considera que el origen de la interposición de las denuncias viene motivado por la entrada en el grupo de Frida y el rechazo que provocó en las chicas; en dicho momento Bernabe dejó de lado al resto de las chicas porque ellas ya no le hacían caso a sus consejos.

Reconoce haber recibido un talismán de Carmela , si bien puntualiza que se lo dio él y que, ella, no lo pidió.

Desconoce la existencia y problemática del hermano de Celestina y que Bernabe lo tratara en Valencia.

Por su parte, Imanol manifestó mantener una relación de amistad importante con Bernabe , desde hacía unos veinte años, considerándolo como un amigo de "los de antes", que siempre muestra preocupación por el otro y siempre da consejos; de hecho, el testigo afirma, igual que su mujer Juliana , que Bernabe , en cierta forma, salvó su matrimonio. Reconoce que Bernabe manifiesta tener poderes y, si bien el testigo no cree en esas cosas, refiere haber visto muchas "casualidades", concluyendo que Bernabe "tiene algo especial", así relata que conoció la historia de un niño que estaba muy malito en el hospital y Bernabe ayudó a que curara, sin embargo, el declarante refiere que su sobrino murió de cáncer. Imanol sitúa en el año 1997 ó 1998 el momento en el que comienza a venir con su mujer a Ibiza a casa de Bernabe , venían dos o tres veces por año y se alojaban siempre en casa de él, que la sitúa el testigo entre la carretera de San Lorenzo a Santa Gertrudis. Refiere de motu propio, al igual que Juliana , que en año 2003, en uno de los viajes, cuando llegaron fueron a comer a casa de la familia de Juana , e igualmente, que cuando iban por la carretera hacía el domicilio de Bernabe , las chicas les vieron, llamaron a Bernabe y éste dio la vuelta y pasó a saludarlas, puntualiza que todas las chicas pasaron, una a una, a besar a Bernabe y a abrazarlo. Recuerda también la noche de verano en la que, estando ellos junto a Bernabe en la casa de éste último, vieron llegar un coche, si bien el declarante manifiesta que quienes iban en dicho vehículo eran dos personas, una era Aurelia y la otra no la recuerda, ahora bien, el testigo indica que no escuchó la conversación por que entendió que era algo entre las chicas y Bernabe , pese a no manifestar que se ausentara del lugar. Apunta haber presenciado los consejos de Bernabe a Begoña sobre el consumo de drogas y la conveniencia de ingerir el zumo de naranja y miel, y confirma que Begoña presentaba problemas de consumo de cocaína; ahora bien, a preguntas del Presidente del Tribunal, reconoció que el conocimiento de tales consumos le venía ofrecido por el comentario de una tal " Princesa ", la cual le había manifestado que a la salida de una discoteca se había encontrado con Begoña y que ésta la vio salir "pedo", no pudiendo ofrecer razón de que consumos puede englobar el término empleado, ni tampoco el estado de ánimo de dicha testigo directa en el momento del encuentro.

Imanol declaró haber estado en algunas de las cenas que se celebraban en casa de Bernabe y, expone, que las chicas mostraban una efusividad con Bernabe que rozaba la falta de respeto con el resto de invitados -peleaban por sentarse junto a él, si te despistabas te quitaban la silla y semejantes actitudes-, considera que las chicas, por aquel entonces, debían tener unos dieciocho o veinte años, y la actitud de ellas no era la de idolatrar a Bernabe pero tampoco le tenían miedo.

Al igual que Juliana , afirma no haber visto a Bernabe en el gimnasio "Cristina" y, tampoco conoce a la familia de Celestina y su problemática familiar.

Por último, con relación al otro acusado, Francisco , reconoce que éste les prestó el coche en alguno de los viajes a la isla y que Bernabe , en caso de delegar en Francisco , sería en alguna ocasión que las chicas tuvieran problemas de espalda.

La última relación de pareja de Bernabe antes del inicio del proceso fue, Carmela ; Carmela declaró como testigo en el plenario y manifestó que conoció a Bernabe el año anterior a que éste y Bernarda finalizaran su relación sentimental, no comenzando esta nueva relación hasta finales del año 2004. Reconoce que la relación presentaba algún punto de desacuerdo y, en concreto, con relación a la vida sexual de ambos, por cuanto a Bernabe , para poder desarrollar bien su trabajo, no le interesaba mantener muchas relaciones sexuales puesto que quedaba agotado y, al día siguiente, tenía que esforzarse mucho para conseguir el mismo resultado en su trabajo. Apunta que a Bernabe no le gustaban las felaciones.

Con relación a los "poderes" de Bernabe la testigo indica que, si bien ella era escéptica sobre la brujería de Bernabe , el tiempo y los hechos (no relatados) le habían demostrado que "algo" había, una capacidad especial. Concluye que Bernabe vive de ayudar a los demás.

Dentro del conjunto de chicas que en algún momento recibieron los consejos de Bernabe , se encuentran Frida y Tania ; Frida reconoce haber conocido a Bernabe en el año 2003, cuando ella tenía 20 años, y que fue a través de Francisco , el cual salía con una amiga suya, Lidia. Manifiesta que, de entrada, Bernabe le provocó rechazo e impacto, por cuanto le dijo cosas de ella que le sorprendieron. Empezó a confiar en él y le pidió ayuda, reconociendo que Bernabe tiene un "don" especial, puesto que ella era asmática rebelde y, de repente, de desapareció su dolencia, al igual que las migrañas diarias que padecía. Conoció a las chicas por Bernabe , éste le insistió en que debía ir a las cenas que se organizaban porque la declarante era bastante cerrada y antisocial, y debía vencer tales rasgos; sin embargo, las chicas no le aceptaron y la relación con ellas iba a peor, considera que las chicas parecía que tenían celos de ella y trataban a Bernabe como de su posesión; los cumpleaños de Bernabe los organizaba la declarante e invitaba a las chicas, dichas celebraciones se llevaban a cabo en las dos viviendas que conoció de Bernabe , la casa de San Lorenzo (de los padres de Aurelia ) y la casa de San José (perteneciente a otra familia). Frente a lo expuesto por Bernabe en su declaración, Frida afirma haber coincidido con Francisco y Maximiliano en alguna de las cenas. En concreto relata una vez que Bernabe había llegado a Ibiza y le llamó para que fuera a su casa, al llegar con una amiga del trabajo encontró a Bernabe con Maximiliano , se pusieron a hablar y cuando iban a sacar un "picoteo" llamó Juana a Bernabe por teléfono, éste le dijo que estaba en Ibiza y que fuera, sí quería, a su casa, cuando llegó, sin mediar palabra, cogió a Maximiliano de la mano y se lo llevó a una habitación por periodo de una hora, considera que mantuvieron relaciones sexuales; deduce que Juana conocía de antes a Maximiliano , supone que se lo presentó Bernabe . Bernabe le consiguió trabajo en la gestoría y a cambio, él solo quería que la testigo fuera fuerte, pero no le pidió ningún favor sexual, ni le impuso pacto de silencio alguno, ni obediencia. Cree haberle pedido a Bernabe que le regalara un talismán y niega que Francisco fuera el sustituto de Bernabe , desconociendo que aquél posea poder alguno y, también frente a lo expuesto por Bernabe en su declaración, desconoce que Francisco hubiera mantenido alguna relación sexual con cualquiera de las chicas.

Por su parte, Tania afirmó haber conocido a Bernabe en el año 1997, contando ella la edad de 22 años; se encontraba deprimida y su madre le acompañó. Tania , al igual que Frida , no creyó mucho en él en un primer momento pero, con el tiempo, fue ganando su confianza y reconoce que le iba muy bien hablar con él. Niega que Bernabe le dijera que debía obedecerle, ni le habló de un "pacto de silencio", ni de relación sexual alguna. Reconoce haber estado en alguna de las cenas que se organizaban en casa de Bernabe y conocer a algunas de las denunciantes, la relación con ellas era cordial, si bien no se relacionaba mucho con ellas por que no eran amigas suyas con anterioridad pero, cuando se las encontraba por la calle, éstas le preguntaban por Bernabe y le decían que cuando viniera haríamos una cena. También conoció a Frida , pero la testigo no advirtió una actitud especial con ella por parte de Bernabe y sí, reconoce, que a las chicas no les caía bien Frida . Tania reconoce que, en su caso, fue Bernabe quién le regaló un cuarzo que le protegía. Preguntada la testigo acerca de sí presenció en alguna de las cenas que Bernabe dijera a cualquiera que se desnudara, Tania negó haber estado presente en un episodio con esas connotaciones, si bien indica que ella sí que se desnudó en una ocasión; ocurrió un día en el que estaba hablando con Bernabe y ella pasaba una mala época, con problemas de pareja y de salud -espalda-, Bernabe le dijo que se quitara la ropa y le puso delante de un espejo preguntándole qué veía, a lo que ella contestó despreciando su cuerpo y Bernabe le hizo ver las cosas positivas y le dijo que le iba a ayudar hasta que ella viera las mismas cosas buenas de sí misma.

A través de Frida , Bernabe conoció a Coral, la cual declaró en sede de plenario haber iniciado el contacto con los acusados a finales del año 2003 cuando tenía 21 años, la declarante vivía fuera de la isla y, cuando venía, quedaba con Bernabe y hablaban, reconoce haber ido a algún cumpleaños con Bernabe y conocer a las chicas denunciantes las cuales, indica, eran cariñosas pero sin más.

En términos paralelos expuso su conocimiento la testigo Berta , ésta manifestó conocer a Bernabe desde hacía 12 ó 13 años, habiendo estado sometida a tratamiento ella y también su hija pequeña que, por aquel entonces, contaba con siete u ocho años de edad. No alberga ninguna sospecha de que Bernabe actuara con la niña como se le acusa y afirma que, por el contrario, les ayudó muchísimo y considera que Bernabe tiene poderes, si bien, a preguntas de la Acusación Particular ante estas afirmaciones globales sobre la posesión de poderes, apunta a que no sabe cuales son estos poderes, pero que los tiene.

Por otra parte, también declaró en el acto de la vista, Juan , propietario de un restaurante de Valencia al que Bernabe acudía con frecuencia desde hacía quince años, el testigo relató que en el año 2004 ó 2005 recuerda haber visto a alguna de las chicas denunciantes con Bernabe en su establecimiento, que las reconoció porque el declarante había estado una semana con Bernabe en Ibiza, en la casa de San Lorenzo. De su conocimiento de Bernabe , apunta que, éste, siempre se ha dedicado a ayudar a la gente con independencia de su nivel social.

También fue propuesto, por la defensa de Bernabe , el exfutbolista Cecilio , éste declaró conocer a Bernabe , si bien no eran grandes amigos y, mantener contacto bimensual con él. El inicio de la relación fue a raíz de que Bernabe conocía a varios jugadores de fútbol y fue éste quién se presentó al declarante en una ocasión en que el jugador no presentaba un estado de ánimo bueno y le intentó ayudar a ver las cosas de manera más positiva, él -refiriéndose a Bernabe - estaba convencido de que era Santo . Manifiesta que Bernabe nunca le pidió dinero a cambio y que su labor consistía en conversaciones sin ánimo de lucro, tampoco tiene conocimiento de que otros jugadores le hubieran pagado.

Tras exponer de manera profusa, y ajena al caso, la situación de estrés laboral durante su vida profesional como futbolista, y los negocios que mantiene, directa o indirectamente, en la isla; el declarante, ya en atención al objeto de enjuiciamiento, concretó que pasaba su periodo estival y de descanso en Ibiza desde el año 1993 ó 1994, en dichos periodos era frecuente que él y su familia, mientras paseaban, se encontraran con Bernabe y, entre ambos, nacía la idea de ir a cenar; apunta que Bernabe siempre venía con gente de todo tipo y edad, reconoce haber cenado en un restaurante de la localidad ibicenca de Portinatx, y entre los asistentes estaba Bárbara . Niega haber mantenido relación sexual alguna con cualquiera de las chicas, y con cualquier persona, insistiendo en que siempre estaba con su mujer y sus hijos por cuanto en esos escasos veinte días de vacaciones era el único momento del año en el que podía estar, tranquilamente, con su familia. Reconoce que, a petición de Bernabe , fue a ver al hermano de una de las chicas, Celestina ; éste niño estaba enfermo y aceptó en realizar la visita como tantas veces a hecho por otros niños y a petición de otras personas.

Por último, compareció a declarar Genaro , profesor de tenis y con quién algunas de las denunciantes manifiestan haber mantenido relaciones sexuales a indicación u orden de Bernabe . Al respecto el testigo afirma conocer a Bernabe desde hacía diez años, habiéndole sido presentado por una ex novia suya. Reconoce haber asistido a alguna de las cenas en casa de Bernabe , pero pocas y, al respecto diferencia dos tipos de cenas. En una, estaban Bernabe , Begoña , Bárbara y Isidora , que él recuerde y, en otra, apunta a que era "otro ambiente", con más amigos y presencia de chicas que no eran de las que ahora se habla aquí. En las cenas con las chicas no las percibió cohibidas y hablaban con naturalidad, no habiendo advertido ninguna indicación, por parte de Bernabe , para que se "acostaran" con nadie. Reconoce haber mantenido relaciones sexuales con alguna de ellas, refiere que era en una cena en casa de Bernabe en el campo, comenzó hablando con Bárbara de Méjico (él acababa de regresar y ella se disponía a marchar a dicho país), relata que, en el curso de esa conversación, en un momento se retiraron a un lugar más apartado y con cojines, dado había tres chicas ( Bárbara , Begoña y Isidora ), dos de ellas comenzaron a besarse, le quitaron los pantalones, el declarante expone que pensó: "pues vaya", y mantuvo relaciones sexuales con las tres, tras ello continuaron hablando de viajes. No volvió a repetirse. El testigo explica el acontecimiento como algo excepcional, pero no le dio más importancia, simplemente disfrutaron, no vio coacción de ningún tipo, lo achaca a que "esto es Ibiza".

Previamente a finalizar la exposición de la prueba de descargo presentada por la defensa de Bernabe , y fijar sus conclusiones, se ha de hacer mención a prueba testifical practicada a instancia de la defensa de Francisco y que hace referencia a Bernabe . Así, resulta destacable el testimonio de Adoracion -hermana de Francisco - la cual expuso que conoció a Bernabe cuando ella contaba con catorce años de edad, que Bernabe ayudó a su madre y a su hermano y, que en ocasiones, también le ayudó a ella pero, a cambio, nunca le habló de un "pacto de silencio" ni nada parecido. Niega que Bernabe empleara el gimnasio familiar para pasar consulta. Conoce a las denunciantes pero manifiesta haber tenido trato con Begoña , la cual trabajó en el gimnasio a petición de Bernabe , ésta no mostraba temor sino cariño hacia Bernabe .

Florian , amigo de Francisco y por quien conoció a Bernabe , declaró en la vista que era el año 2000 cuando conocío a Bernabe , durante los siguientes años lo vio en alguna otra ocasión y, sin poder precisar la fecha exacta pero durante algún periodo de los años 2002 ó 2003, invitó a Bernabe , y también a Bernarda ,a una habitación en su vivienda de San Rafael. Reconoce, también, que conoció a alguna de las chicas ( Isidora , Juana , Aurelia , Bárbara y Carlota ) con las que fueron a su casa junto con otros tres chicos; en otra ocasión Juana , Isidora , Aurelia , Francisco y el declarante estuvieron, también, en su casa pero, en esa ocasión, la visita fue más corta; dichas visitas las sitúa en el año 2000. Afirma no haber visto cohibidas a las chicas en ninguna de las ocasiones en las que estuvo con ellas.

2º.- Expuesta la prueba practica por la defensa de Bernabe sobre los hechos denunciados, podemos concluir que de la misma resulta, que Bernabe cree firmemente en que es una persona con un "don" especial y sobrenatural para ayudar a los demás, y este extremo viene corroborado por todos los testigos propuestos por su defensa. Así, las dos parejas sentimentales que mantuvo Bernabe durante el curso de los hechos- Bernarda y Carmela - creen firmemente en tales cualidades. Idéntica convicción muestran Berta , Frida , Tania y Berta , al igual que Imanol y, por su parte, Cecilio afirmó que Bernabe creía totalmente que era " Santo ".

Todos coinciden en señalar que Bernabe empleaba sus cualidades en ayudar a los demás; y, sus compañeras sentimentales avalan la problemática de Bernabe para mantener una vida sexual activa, al igual que, por referencias, afirman Francisco , Berta y Imanol .

En su conjunto, los testigos confirman que entre Bernabe , Francisco y las denunciantes se formó un grupo cerrado en el que era habitual que se hicieran cenas o meriendas, encuentros en los que todos, en algún momento, participaron; ahora bien, no encontramos uniformidad, entre los testigos, acerca del ambiente que primaba en el transcurso de dichas reuniones.

Así, Bernarda , Berta , Imanol y Frida afirman con vehemencia que en las cenas las denunciantes mostraban sus afectos a Bernabe de manera desmedida y, en ocasiones, hasta grosera y poco respetuosa; sin embargo, Coral (que reconoce haber participado en algún cumpleaños de Bernabe ) manifestó que las chicas eran cariñosas, pero sin más.

También se advierten contradicciones e incoherencias en las declaración de Imanol y Berta , tanto entre ellos, como con relación a lo manifestado por Bernabe . Llamativo resulta el episodio, relatado más prolijamente por Imanol , en le que, tras exponer una estampa idílica (en la que los tres, Bernabe , Berta y Imanol , se encontraban en el porche de la casa de Bernabe , comiendo sandía y mirando las estrellas) regresa al relato de los hechos afirmando que vieron aparecer las luces de un coche por el camino que se dirigía a la casa, una vez hubo llegado el coche al lugar donde se encontraban ellos, ambos testigos no aciertan a coincidir sobre quiénes bajaron del coche; así, Imanol habla de Aurelia y otra chica cuyo nombre no recuerda, mientras que Berta se refiere a Juana y Begoña ; pero sí coinciden en afirmar que Bernabe , conociendo que Begoña consumía cocaína, le aconsejó que dejara dicho consumo y desayunara zumo de naranja con miel. Ahora bien, solo Berta reconoce haber escuchado la conversación, porque Imanol , si bien ni él ni Berta manifestaron que éste se ausentara del lugar en dicho momento, sí que expone que decidió no escuchar la conversación entre Bernabe y las chicas por entender que era algo privado de ellos; sin embargo no duda, seguidamente, en afirmar con vehemencia el conocimiento de las adicciones de Begoña , adicción que considera acreditadas el testigo porque una tal " Princesa " le dijo que un día había visto a Begoña salir de una discoteca de madrugada "pedo".

También resulta relevante, y llama la atención del Tribunal, que atendiendo a la buena y antigua amistad que sendos declarantes manifestaron tener con Bernabe , al que habían acompañado en alguna ocasión a visitar a algún paciente, no conocieran la ayuda que Bernabe entregaba al hermano de Celestina , aquejado de parálisis cerebra, incluso, teniendo en cuenta que Bernabe llegó a llevar a Cecilio a casa de la familia del enfermo, lo cual cuando menos, resulta una anécdota a recordar por la popularidad evidente de este tipo de personajes públicos para una parte de la población.

En otro orden de cosas, por lo que respecta a la obediencia que los testigos de cargo aseguran que había que aceptar en la relación con Bernabe , es cierto que Berta y Frida declararon que, tal obediencia no era requisito para que Bernabe permaneciera prestando su "ayuda", que los consejos que daba Bernabe , sí querías los cogías y sino querías no, ahora bien, también manifestó Berta que en el momento en el que Frida entró en el grupo, Bernabe dejó de lado al resto de las chicas porque ellas ya no le hacían caso en sus consejos.

Con relación a las entregas de Bernabe de talismanes, éste se mostró categórico en afirmar que los talismanes los entregaba él a quién se los pedía, que no era algo para ir entregando así por así, por cuanto a él le costaba mucho cargarlos de energía. Ahora bien, por el contrario, no sólo las testigos de cargo afirmaron radicalmente lo contrario, sino que también dentro de los testigos de descargo encontramos ejemplos que así lo manifiestan. En el caso de Berta , ésta testigo declaró que Bernabe regaló a su marido y a ella un talismán, el cual engarzaron en un anillo, en idéntico sentido informó Tania y, en el caso de Frida , si bien afirmó en un primer momento que el talismán se lo había pedido ella a Bernabe , seguidamente dudó y, terminó afirmando que creía habérselo pedido.

Pasamos a revisar el extremo referente a la utilización, o no, del gimnasio "Cristina" para el desempeño de sus consultas por Bernabe . Éste lo negó de manera contundente en su declaración, y así lo confirmaron la totalidad de los testigos de descargo a los que se les preguntó, la totalidad a excepción de una persona la cual, además, era sobre la que podía presumirse una relación más estrecha con el acusado, y esta fue la que se presentó como compañera sentimental de Bernabe desde los años 97 al 03, en instrucción, y 04 en el acto de plenario. Bernarda , preguntada acerca de éste extremo, afirmó que Bernabe pasaba consulta en dicho gimnasio, aunque no fuera el único lugar en el que trabajaba Bernabe en la isla.

Discordancias entre lo manifestado por Bernabe y sus testigos se encuentran, también, en el tema referente a los ingresos económicos de Bernabe para su subsistencia. Así, Bernabe afirma que dichos ingresos provenían, en su mayor medida, de lo que los futbolistas, a los que atendía, le entregaban al final de la temporada; ahora bien, Cecilio negó éste extremo, no solo en lo referente a él sino también negó que otros jugadores lo hicieran. Sin embargo ha resultado un hecho incontrovertido en la causa el de que Maximiliano , jugador de futbol, regalara a Bernabe un Mercedes SLK.

Continuando con éste testigo, al cual en su declaración y a juicio del Tribunal, se centró en una suerte de exculpación o justificación constante innecesaria para quien declara en calidad de testigo, negó contundentemente haber asistido a ninguna de las cenas que, en casa de Bernabe , acontecían; al igual que haber mantenido cualquier relación sexual con ninguna de las chicas denunciantes, así como que ningún jugador de fútbol las mantuviera. Dichas afirmaciones chocan con lo manifestado por Frida -importante estandarte de la defensa-, la cual manifestó haber coincidido con él y con el Sr. Maximiliano en alguna de las cenas, y no sólo eso, sino que relata como, en una ocasión, en la que ella y su compañera de trabajo se encontraba en casa de Bernabe , con éste, y Maximiliano , llegó Juana y, sin mediar palabra, cogió por el brazo a Maximiliano y se lo llevó a una habitación en la que estuvieron por un periodo que la testigo fija en una hora y que, a su entender, debieron mantener relaciones sexuales; tal hecho conduce a la declarante a entender que Juana debía conocer con anterioridad a Maximiliano .

Por lo que respecta al conflicto por la entrada en el grupo de Frida , Bernabe manifestó que se volcó con ella, entre otras cosas, por la situación en la que se encontraban las chicas a las que él denomina "las mayores", las cuales ya no le hacían caso en sus consejos; sin embargo, Tania -que no hemos de olvidar que empezó a ser ayudada por Bernabe en el año 1997, por lo que pudo ver la evolución acontecida- manifestó no haber percibido una actitud especial de Bernabe hacia Frida .

La fragilidad de los testimonio prestados por el núcleo cuasi-familiar de Bernabe ( Bernarda , Carmela , Berta y Imanol ) o, si se quiere por el núcleo de sus coetáneos generacionales, no sólo viene motivado por sus contradicciones, tanto las propias como las que hemos interrelacionado, sino también porque, por ejemplo en el caso de Bernarda , que manifiesta haber acompañado al acusado hasta el año 2004 en sus viajes a Ibiza, no aparece en ninguna de las fotos aportadas por la defensa a la causa, así como tampoco el resto de testigos hace referencia a su constante presencia en la isla; incluso, Imanol y Berta al relatar el episodio del anoche en le porche de la casa en la que se acercó un vehículo, tampoco manifiestan que Bernarda se encontrara presente. Todos relatan con énfasis la credibilidad que les ofrece Bernabe , con relación a su poderes, pero ninguno, ni la defensa a través de la práctica de otra prueba, ha podido concretar o individualizar, siquiera alguno de los hechos sobrenaturales y curativos que efectuaba Bernabe . Este grupo de testigos se mostraron especialmente insistentes en la "persecución" que sufrían cuando acompañaban a Bernabe a la isla por parte de las ahora denunciantes, no explicándose como podían saber éstas que Bernabe había llegado a la isla; ahora bien ninguno de ellos afirmó que conociera o que Bernabe les hubiera manifestado que él no hubiera llamada a éstas, avisándolas de su llegada. Tan solo Bernarda expresó que no se consideraba tan ingenua para ello, si bien, y refiriéndose a otra pregunta, relató que, cuando llegaban a Ibiza pasaban por la tienda de los padres de Aurelia para recoger la llave de la casa que les prestaban, dató que más tarde rectificó al manifestar que la llave de la casa se encontraba en la propia vivienda, escondida en una maceta.

Por último, se hace preciso exponer otra de las contradicciones importantes que se han advertido. Con relación al episodio en el que Bárbara , antes de viajar a Méjico, acude a casa de Bernabe para presentarle a su hermana pequeña, Tarsila , Bernabe manifestó que cuando llegaron eran las 10.30 horas de la mañana y que Bernarda y él se disponían a ir a la playa contrariándoles la visita sin avisar de las chicas, y que ésta duró escasamente quince minutos; sin embargo nada de esto expuso Bernarda , sino que , por el contrario relató una visita tranquila en la que sacaron cosas para "picotear" y se pusieron a charlar. Choca que Bernarda no apreciara la inoportunidad de la visita, por el contrario evidenció Bernabe , más aún cuando dichas visitas sorpresa eran uno de los aspectos que más molestaban a Bernarda , según manifestó. El conocimiento, por parte de Bernabe y Bernarda , de Tarsila supone, también, el inicio de otras contradicciones entre ellos como son las veces y situaciones en las que ambos volvieron a ver a Tarsila . Bernabe manifestó que sólo la había visto en dos ocasiones más, además de la relata, una en un campeonato de kárate y otra en su consulta con su madre; sin embargo Bernarda afirmó sin dudas que, tras el primer encuentro, coincidió con Tarsila en varias de las cenas que se organizaron.

Por último, dejar constancia de que Bernarda no mencionó, al enumerar los diferentes coches empleados por ambos en Ibiza, el Mercedes SLK que Maximiliano le regaló a Bernabe .

3º.- Pasamos, pues, a examinar la prueba practicada a instancia de la defensa del otro procesado, Francisco ; en su declaración, Francisco manifestó haber conocido a Bernabe antes de su accidente náutico, más o menos, desde el año 1989. Reconoce que Bernabe ayudó mucho a su familia cuando él tuvo el accidente pero nunca le trató a él, salvo darle consejos muy positivos y haberse formado entre ellos una buena relación de amistad que no alcanzaba a que Bernabe le pidiera que se encargase de nada con relación a las chicas, salvo en el caso en el que las chicas pudieran presentar algún problema relacionado con su actividad profesional -fisioterapeuta y osteópata- ni, tampoco, que Bernabe trabajara nunca en el gimnasio de sus padres, puntualizando que ellos nunca contratan a nadie en el gimnasio que no tenga la titulación que representa.

Conocía a las denunciantes y, reconoce haber mantenido relaciones sexuales con Aurelia y Isidora , en el año 1997, después de cenar los tres y cuando las llevaba en coche a casa, las dos comenzaron a tocarse y le propusieron tener relaciones sexuales a lo cual él accedió y, posteriormente, en alguna ocasión, Isidora le citó en una casa que tiene en la CALLE001 y mantuvieron relaciones sexuales. Ya en el año 1998-1999 mantuvo relaciones sexuales con Bárbara , que tenía 18 años, pero no tuvieron feeling y no volvió a repetirse; posteriormente, en el año 1999-2000 conoció a Juana , ella tenía 20 años, la conoció en el estanco de Aurelia , dos años después comenzaron a mantener una relación; en ese momento ella trabajaba en un taller y quedaban al mediodía para mantener relaciones sexuales, varias veces hasta un total de en quince ocasiones, todo terminó cuando ella le manifestó que había conocido a un compañero de trabajo, hasta entonces había sido una relación muy bonita.

Todas las chicas con las que mantuvo relación sexual o sentimental tenían más de dieciocho años y él tendría de 26 a 28 años.

Niega haber mantenido ningún tipo de relaciones sexuales con Inmaculada y con Socorro .

El acusado, ante la exposición de contradicciones sobre lo declarado ahora y lo manifestado en sede policial y judicial, manifestó en el plenario que no había manifestado anteriormente todas las personas con las que había mantenido relaciones sexuales porque no se lo habían preguntado.

Relata como, tras ser puesto en libertad tras la detención, Aurelia , Isidora y Socorro fueron a buscarle al gimnasio para preguntarle qué había pasado y para interesarse por él y cuidarle, al igual que por Bernabe , sí hacía falta; en ese momento estaba presente Arturo -el declarante cree que Arturo era la persona por la que Juana le había dejado-. Sobre el motivo por el que, trascurridos unos meses, estas mismas personas interpusieron una denuncia contra él, tras manifestar su sorpresa y reconociendo que es un tema al que le ha dado muchas vueltas, sólo ha llegado a la conclusión de que Bárbara tuvo que ser quién coaccionó a Aurelia , Isidora y Socorro para que denunciaran. Hasta entonces las consideraba buenas amigas.

Niega conocer a Celestina , Josefina , Loreto ; sí a Inmaculada y a Verónica y a todas las demás, si bien matiza que a Tarsila la conoció un día en su consulta, tras un accidente de coche que tuvieron las dos hermanas y nunca más la volvió a ver.

Por lo que respecta a como percibía él las relaciones de las chicas con Bernabe , manifestó que todas le perseguían y sólo tenían palabras buenas y de agradecimiento hacia él; se formaban reuniones alegres y divertidas en las que Bernabe daba consejos y orientaba a las chicas que le pedían, pero considera que Bernabe no era una persona autoritaria ni pedía a los demás que le siguieran, algunas chicas aceptaban sus consejos y otras no.

Reconoce haber estado en varias ocasiones en la casa de Bernabe cuando se hacían cenas, generalmente en verano; coincidía, fundamentalmente, con Juana , Aurelia , Bárbara y Socorro .

Niega haber estado presente en la reunión en la que Bernabe le pidió a Begoña que se desnudara, ni en esa ocasión ni en ninguna otra; tampoco lo recuerda con Inmaculada .

Atendiendo a que con relación a este extremo, el acusado en su declaración en instrucción, había manifestado que sí había estado presente cuando Bernabe le dijo a Inmaculada que se desnudara, si bien no recordaba bien sí había sido con Verónica o con Inmaculada , y que, en cualquier caso él no vio el desenlace; sí que recuerda que, en ocasiones, Bernabe pedía esto a las chicas que no se encontraban conformes con su cuerpo.

Niega haber subido a una habitación con Inmaculada en una de las casas de Bernabe . Al igual que con lo anteriormente manifestado, por parte del Ministerio Fiscal se le puso de manifiesto su contradicción con su declaración en sede instructora - en la que el acusado manifestó que Inmaculada y él se habían enrollado, que sólo hubo besos y se tocaron, pero no recuerda haber subido a una habitación-.

Nunca, ninguna de las chicas, le manifestaron que Bernabe les ordenaba con quién tenían que mantener relaciones sexuales así como que las mantuvieran con el mismo Bernabe , y él nunca lo hubiera pensado en atención a la personalidad de Bernabe ; tan solo sospechó que Bernabe hubiera mantenido relación sexual con Bárbara pero, en este caso se debió al carácter posesivo y "mandón" de este última.

Confirma lo expuesto por Bernabe acerca del conflicto que provocó entre las chicas el hecho de que entrara en el grupo Frida , al igual que lo manifestado por aquél acerca de su problema por mantener una vida sexual activa con sus compañeras sentimentales, a las cuales conoció cuando venían a Ibiza.

Concluye manifestando que él nunca ha mantenido relaciones sexuales con nadie sin que fuera de mutuo acuerdo y con pleno consentimiento; niega categóricamente haberse aprovechado de la relación de las chicas, con las que mantuvo relaciones sexuales, y Bernabe por cuanto, a su entender, no necesitaba este tipo de ayudas.

Pues bien, la declaración del acusado Francisco , amén de las contradicciones que ya le fueron expuestas en el acto del plenario y a las que hemos hecho referencia anteriormente, resulta persistente con las anteriormente expuestas en sede policial y judicial, al menos con relación a los extremos por los que resultó interrogado en el acto del plenario. De igual manera los testigos propuestos por su defensa confirman lo por él expuesto, como Arturo , que manifestó que se encontraba con Francisco , cuando éste fue puesto en libertad tras haber sido detenido, al igual que el acusado, afirma que cuando estaban juntos, en casa del declarante, llegaron Aurelia , Isidora y Socorro interesándose por él y sorprendidas por lo acontecido; las tres manifestaron no poder entender lo que Bárbara "había liado". La explicación que el testigo ofrece a la expresión que escuchó de las chicas parte de su consideración de que Bárbara estaba despechada por que Bernabe ya no se daba tanta atención, ella se enfadó y el resto de chicas del grupo se vieron forzadas a denunciar porque Bárbara fue hablando con los novios que, en ese momento, tenía cada chica contándoles la vida promíscua de cada una de ellas; según el declarante, Aurelia , Isidora y Socorro manifestaron que la denuncia de Tarsila y Bárbara era una "ida de olla de Bárbara ".

Arturo declara que él era el chico que trabajaba con Juana cuando ésta mantenía una relación sentimental con Francisco , y que fue por él por quién Juana dejó a Francisco . También mantuvo relaciones sexuales y de amistad con Socorro , Isidora y Aurelia ; a la que menos conocía era a Bárbara .

Recuerda que Juana le habó de Bernabe y de lo que éste la había ayudado a ella, así como también a su familia.

La existencia de una relación sentimental normalizada entre Juana y Francisco viene también confirmada por la declaración testifical de Silvia; ésta relata que conoció a los acusados hace quince años y que acudió a las cenas en unas cuatro o seis ocasiones, en ellas se encontraban, también, amigos de Francisco no advirtió ninguna relación de superioridad de Francisco sobre las chicas presentes, más al contrario, se advertía una relación de amistad entre todos ellos; reconoce que Francisco le contó su relación con Juana y que habían estado juntos un año y después ella le había dejado por otro chico.

Respecto a Bernabe , dice haberle dado buenos consejos si bien, nunca le pidió ella ayuda, se relacionaron como buenos amigos.

Propuestas por la defensa, comparecieron a declarar dos ex-novias de Francisco , Lidia y Emperatriz. Lidia manifestó haber mantenido con Francisco una relación sentimental que abarcó los años 2003 y 2004, entre Bernabe y Francisco existía una amistad cercana, sólo coincidió con las denunciantes en una ocasión, en la que se organizó por Frida una cena para celebrar el cumpleaños de Bernabe .

Emperatriz, por su parte, afirmó haber mantenido una relación sentimental con Francisco desde el año 2004 hasta el 2007, durante esta relación manifiesta que Francisco le contó la relación que tuvo con Bárbara , no así la mantenida con Juana y las demás; y, a su entender, Bárbara mantenía una buena relación de amistad con Francisco , habiéndole hablado en una ocasión muy bien de él. Ella también estuvo con Francisco el día en el que fue puesto en libertad tras ser detenido, si bien, la declarante afirma que ella fue a buscarle al Juzgado y luego lo recogió su madre, dieron un paseo y Francisco volvió a su casa.

Respecto a su conocimiento de Bernabe , expone que durante el tiempo que ella estuvo con Francisco , Bernabe venía a Ibiza tres o cuatro veces al año, pero no recuerda que durante ese tiempo tuviera novia o, al menos, ella no la conoció.

Adoracion , hermana de Francisco , y Florian , amigo de Francisco desde los 16 años, no manifestaron conocer que Francisco hubiera mantenido, durante un año, una relación sentimental con Juana .

En esencia, la declaración de Francisco resulta corroborada por las testificales practicadas. En conclusión, la defensa de Francisco conforma la idea de que Bernabe y Francisco forjaron una buena relación de amistad, iniciada a finales de los años ochenta por la ayuda que Bernabe prestó a la madre de Francisco ; Bernabe podía ofrecer consejos o comentarios a Francisco pero su relación no pasó por la condición de " Santo " de Bernabe , ni se consideraba a Francisco como "sustituto" o "delegado" de Bernabe -así lo manifestó también Frida ; Arturo y Lidia confirman lo expuesto por Francisco acerca de la relación sentimental que tuvo con Juana , si bien, Adoracion , hermana de Francisco , Emperatriz, novia de Francisco durante tres años, y Florian , amigo de Francisco desde los 16 años, no conocieron dicho extremo o, al menos en el caso de Florian , no lo manifestó, en el mismo sentido se expresó Frida . También surgen contradicciones esenciales entre Francisco , Arturo y Emperatriz acerca de qué hizo Francisco , y a dónde se dirigieron con él los declarantes cuando éste fue puesto en libertad; Francisco manifiesta que fue al gimnasio y allí acudieron Aurelia , Isidora y Socorro y, todos junto a Arturo , fueron a casa de éste último; sin embargo, Arturo expone que las tres chicas llegaron cuando Francisco y él se encontraban en su casa; y, por último, Emperatriz relata una tarde absolutamente diferente, puesto que pasa por manifestar que fue ella quién acudió a recoger a Francisco a los Juzgados y tras unirse la madre de Francisco fueron a dar un paseo y Francisco regresó a su casa, dónde fueron a visitarle sus amigos y también Aurelia , Isidora y Socorro .

TERCERO.- Frente a ello se alza, como ya se ha apuntado, el testimonio de las denunciantes. Éstas declararon en el juicio con claridad, ofrecieron detalles complementarios a las preguntas que se les formularon por las partes y se advirtió como aumentaba su turbación por los hechos vividos a medida que iban explicando situaciones vividas, nerviosismo y sufrimiento que en el caso de Inmaculada y Loreto se mostró desde el momento de su entrada en Sala.

Comenzamos, pues, por exponer las declaraciones vertidas por las testigos directas, y denunciantes, de los hechos a enjuiciar e, iniciamos la exposición intentando seguir el orden cronológico en el que el acusado, Bernabe , las fue conociendo.

1.- Aurelia .- Conoció a Bernabe antes de tener 16 años, cuando trataba a su madre, pero éste le dijo que hasta que no alcanzara dicha edad no la trataría, puesto que a esa edad sería cuando ella comenzaría a tener problemas. Alcanzada dicha edad, en una ocasión en la que su madre fue al gimnasio "Cristina", la declarante fue con ella y subió a la consulta de Bernabe . Éste le manifestó que tenía dones y que ella tenía una vida que era un desastre, personalmente y en los estudios. Manifiesta la declarante que, tal y como él lo enfocaba, pensó que era una suerte que le ayudara, pero luego se dio cuenta que había que hacer "otras cosas". En otra ocasión en la que quedó a solas con él, éste le habló de un "pacto de confianza" que consistía en que, para que él pudiera ayudarla ella tenía que confiar 100% en él. Se encontraban en la cafetería del hotel "Los Molinos", a Aurelia le imponía y le sorprendía por su forma culta de hablar y, entonces, Bernabe le pidió que subiera con él a su habitación, una vez allí le pidió que se desnudara y ella accedió pensando que todo quedaría allí pero, por el contrario, Bernabe le pidió que se tumbara en la cama y, seguidamente, le penetró para, posteriormente, hacerle un dibujo en la espalda. Recuerda la declarante que se quedó en estado de shock, helada, pero Bernabe le "lió la cabeza", le recordó el pacto y ella no lo contó a nadie. Las relaciones sexuales se repitieron cada vez que Bernabe venía a Ibiza, la llamaba y la recogía, se iban al hotel, o a un bosque y también ocurrió en Valencia en una ocasión en la que la declarante fue a ver a su amiga Isidora , en casa de Bernabe y los tres a la vez.

Bernabe le regaló un talismán, le dijo que era para protegerla y que debía llevarlo; niega habérselo pedido ella.

Aurelia expone que ella fue la primera, de las chicas, que conoció a Bernabe y, a través de ella, éste conoció a Isidora , Bárbara y Juana , que eran su grupo de amigas y, reconoce, que era Bernabe quién organizaba las cenas, él les decía que decidieran sí se celebraban en sábado o domingo y ellas iban en grupo. Manifiesta no haber contado lo que le ocurría a sus amigas por vergüenza, y pese a coincidir en ocasiones, después de un episodio como los relatados, entre ellas intentaban mantener la amistad que les unía pese a lo ocurrido.

Sobre cuándo y cómo conoció a Francisco , Aurelia declara que lo conoció a través de Bernabe , éste le decía que Francisco era la única persona que dejaba que estuviera a su lado, que le llamaran a él cuando Bernabe no estuviera en la isla. Siempre que quedaban con Bernabe estaba también Francisco , con el tiempo éste tomó la iniciativa de llamarlas pero sí quedaban siempre ocurría lo mismo, Francisco le decía cualquier inseguridad que ella pudiera tener o le recordaba cualquier problema pero, finalmente, los problemas solo se arreglaban en la cama. Recuerda un episodio en el que, caminando por la calle, Francisco sacó unas llaves de su bolsillo y le preguntó: ¿Y estas llaves de dónde deben ser? Y le subía a un piso ubicado cerca de la Marina Botafoch, en le cual sólo había una cama. Aurelia reconoce que no le mostraba su negativa a Francisco , porque para ella era de la misma manera que Bernabe y porque, sino sabía que tendrían una reprimenda por parte de Bernabe ; pensaba que Francisco , en cierta manera, era lo mismo que Bernabe , a los dos los veía como superiores, dos tutores, dos maestros; Francisco ejercía mucha influencia y lo consideraba un seguidor de las enseñanzas de Bernabe , siendo, además que éste les decía que él también había tenido un maestro y que cuando él no estuviera tenía que dejar un discípulo, creyendo que éste era Francisco ; y, considera, que Bernabe ya le había "rodado" de esa manera.

Reconoce que las relaciones sexuales con Francisco se repitieron durante varios años. Recuerda una ocasión en la que mantuvo relaciones sexuales con Francisco y con su amiga Isidora a la vez, en esa ocasión, Isidora lloraba y él le decía que no se preocupara, que "eso" era para desbloquearla; Isidora lo aguantó porque, como todas, estaba igualmente condicionada.

Acerca de porqué durante todos los años que trascurrieron desde el año 1995 hasta el 2007 la declarante no percibió las irregularidades que le acontecían, ésta expuso en el plenario que, durante esos más de once años siempre había creído que todo ello era para bien, no era consciente de lo sucedido, de hecho nunca contó los hechos, y no fue hasta que los expresó cuando se dio cuenta de lo "tremendo" de su situación, hasta entonces reconoce que no podía detenerlo, se encontraba condicionada y, sino estaba con Bernabe consideraba, por lo que él le decía, que no le irían bien ni los estudios, ni la salud, ni nada. Afirma que la dependencia que tenía hacia los acusados la mantuvo hasta que interpuso la denuncia, Bernabe les decía que debían seguir el camino que ellos les indicaran. Reconoce haber tenido miedo y considera que aguantó la situación tantos años porque, para ella, era como si tuviera dos mundos, el suyo con estabilidad y el de Bernabe y Francisco , en el que no tenía ninguna iniciativa, lo que ellos les pedían no lo cuestionaban.

2º.-La segunda de las denunciantes que conoció a Bernabe , fue Isidora , ésta relata que lo conoció a los 16 años, en un primer momento a través de un encuentro casual con Aurelia , otro día lo volvió a ver en la tienda de los padres de su amiga. Un día quedaron para tomar un café en Santa Eulalia entonces, Bernabe le dijo que era especial y que podía ayudarla, él creía que la declarante tenía ciertos problemas (que ella no reconoce como tales en la actualidad). Cree recordar que todas las veces en las que quedó con Bernabe , estaba presente su amiga Aurelia .

Finalmente, en una de las ocasiones en la que quedaron, él la llevó al hotel "Los Molinos", y le dijo, ya en su habitación, que para poder ayudarla, ella tenía que cumplir ciertas condiciones, continuó diciéndole que, éstas no tenía por que entenderlas, que no lo podría comprender pero que eso era así y, seguidamente comenzó a desnudarle, la declarante expone que, en ese momento, ella temblaba pero que dejó de pensar. Tuvieron una relación sexual que, para la declarante era la primera vez. Una vez que trascurrió ese verano, la declarante se fue a estudiar C.O.U. a Valencia, en esa época el acusado, Bernabe , dirigía toda su vida y le decía a la declarante cuando iban a quedar, la citaba en su casa y mantenían relaciones sexuales. Dichas relaciones se prolongaron durante todo ese curso escolar, en una de las ocasiones mantuvo relación sexual con Bernabe y, también, con su amiga Aurelia .

Sobre el porqué, tras el episodio que la declarante relata haber vivido en el hotel "Los Molinos" Bernabe , continuó viendo a éste. Isidora manifestó que, esa noche, su amiga Aurelia le estuvo convenciendo de que Bernabe era una buena persona.

Con relación a sí Isidora también tuvo un talismán entregado por Bernabe , ésta afirma que sí, y que se lo regaló Bernabe , recuerda que un día se le rompió y manifestó que tuvo un ataque de pánico porque creía, porque así se lo había afirmado Bernabe , que dicho talismán protegía a toda su familia y a ella misma.

Acerca de cómo y porqué Bernabe ejercía tal influjo, en concreto, en ella, la declarante expuso que Bernabe no presionaba, sino que les decía que les iba a ayudar en un montón de cosas. Considera que, una vez que confías en él, ya todo lo que él dice se hace y, apunta que ella sólo quería tener la aprobación de Bernabe para poder seguir sintiéndose segura, confiaba tan plenamente en Bernabe que no se planteaba, ni cuestionaba nada; reconoce que no había ningún "éxito" tangible, ninguna recompensa, sino que, haciendo lo que él decía, él estaba allí, con ella y todo estaba bien.

Por lo que respecta a cuándo conoció a Francisco , y cómo fue, la declarante manifestó que se lo presentó Bernabe , era su mano derecha y, como todo lo que decía Bernabe había que hacerlo, nos dijo que debíamos tener relaciones sexuales con Francisco cuando él dijera. Era sus sustituto, y recuerda, que casi siempre que quedaba con Francisco , el encuentro terminaba en relación sexual, por eso, había temporadas que lo evitaba, por un lado Francisco le ayuda en lo que hablaban pero, por otro lado la moneda de cambio era, siempre, una relación sexual; cuando se distanciaba, relata la declarante, Bernabe le llamaba recriminando su actitud y ella hacía lo que le decía Bernabe . Para ella, el mejor premio era ver que ellos estaban contentos con lo que la declarante hacía. Reconoce que Francisco no se le impuso físicamente, para mantener las relaciones sexuales, pero sí psicológicamente; casi todas las veces que quedó con él, el encuentro terminó en relación sexual, hasta el punto de que, incluso, lo habló un día con los dos acusados y Bernabe le dijo: "si yo digo esto, se hace así, no sé porqué a estas alturas, todavía rechistas, sí todo esto lo hacemos por tú bien".

Preguntada la testigo acerca de sí fue a ver a Francisco , junto con otras amigas, una vez éste fue puesto en libertad tras ser detenido, la declarante confirma dicho extremo y expone que fue con Aurelia y Juana a casa de un amigo de Francisco , Arturo . Reconoce que todas mostraron su sorpresa por lo acontecido, que le preguntaron qué estaba pasando pero, refiere, no que se preocupara por Francisco sino, que a raíz de la detención era "como que no había abierto los ojos todavía", a raíz de la primera denuncia empezó a agobiarse y a darse cuenta de que había estado casi diez años como en una secta, se cuestionó lo ocurrido; reflexiones que hasta ese momento no se había planteado, reconoce que, visto con la perspectiva del tiempo, le faltó confianza en sí misma, que no vio lo que realmente sucedía y que también lo achaca al miedo a ser desgraciada y a perder el "poder" que él le daba.

Por último, la declarante apunta un dato curioso -que será objeto de comentario al valorar el conjunto probatorio- y referente a la apreciación relativa a que, según ella, cuando te ibas haciendo más mayor, era como que ellos ya no te hacían tanto caso.

3º.-En tercer lugar, Bernabe conoció a Bárbara , que luego se convirtió, junto con su hermana, en las personas que se atrevieron a romper el tal referido ya "pacto de silencio". Relevante resulta su declaración, también por la claridad con la que su testimonio nos sitúa para poder comprender los mecanismos empleados por el acusado para atraer y anular a las denunciantes.

Así, relata Bárbara , que conoció a Bernabe a los 15 ó 16 años, ello se debió a que por aquel entonces Bernabe ayudaba a la madre de su amiga Aurelia . Un día fue con su amiga y Bernabe a tomar algo, Bernabe comenzó a meterse con la declarante y a asustarla -le decía que no tenía tetas, que todo estaba muy mal con su familia...-, le manifestó que sí él no estaba a su lado, la declarante no tendría un buen futuro. Una noche fueron a cenar a un restaurante junto con Aurelia , Isidora y Francisco , toda la noche Bernabe estuvo diciéndole que debía superar sus miedos para ir bien en la vida, reconoce la declarante que todo eso le resultaba raro pero, por otra parte, sí en ese momento se iba era por ser una miedosa y él le estaba diciendo que, justo eso, era lo que debía superar; en ese contexto, relata la testigo que, el acusado le preguntó, mirándola de manera intensa y persistente y repitiendo varias veces la pregunta, sí podía confiar en ella, a lo que ella afirmó y él, con la misma insistencia le repitió, varias veces, sí lo decía de verdad, nuevamente la declarante le dijo que si. Recuerda que posteriormente fue al cuarto de baño y, al salir, Bernabe estaba en el pasillo y le dio un beso, a la testigo le llamó la atención dicha actitud y manifiesta que pensó si ese beso era como de padre o de amigo. Una vez finalizó la cena, Bernabe llevó a la declarante en coche al hotel "Royal Plaza", la testigo relató que le chocó que Bernabe no le hablara durante el trayecto, si bien, una vez se encontraron en la habitación, nuevamente, Bernabe continuó hablando mal de ella. Bárbara reconoce que, por aquel entonces, era muy insegura y él le decía todas sus "verdades", recuerda que él se le acercó mucho si bien cree que esa noche no pasó nada, pero que ella salió del hotel llena de miedo, con la cabeza distorsionada y no pensaba en otra cosa. En esa ocasión ellos dos se quedaron en el pasillo de la entrada de la habitación y, dentro de la habitación, propiamente dicha, se encontraban sus amigas Aurelia y Isidora con Francisco . En la segunda ocasión estuvo con Bernabe en el hotel "los Molinos", éste le pidió que se quitara la ropa mientras continuaba recordándole sus miedos, Bárbara consideró que era una prueba que quedaba sólo en eso, pero no, continuó hasta el final y tuvieron un intento de relación sexual; recuerda que Bernabe le preguntó porqué no tenía orgasmos y ella le dijo que eso le ocurría porque no quería hacerlo. Recuerda que Bernabe estuvo varios meses intentándolo y que la declarante se encontraba en una época difícil, tanto por su adolescencia como por su problemática familiar. El resto de relaciones sexuales con Bernabe se produjeron en una casa abandonada en la carretera de San Miguel, en su casa de Santa Gertrudis, en un coche.... . En todas esas ocasiones la declarante manifiesta que le decía a Bernabe que no quería, pero él, según la testigo, tiene el poder de manipular a las personas y, una vez que te ha infundido miedo, ya no sabes reaccionar.

Al igual que Aurelia y Isidora , Bárbara expone que Bernabe le regaló una piedra que les cuidaba, así como que también le habló del "pacto de silencio".

Sobre la personalidad de Bernabe con la declarante, y con el resto de chicas, Bárbara basa su personalidad en la necesidad de infundirles temor, miedo y que sólo él puede evitar que la vida les vaya mal. Recuerda que Bernabe utilizaba mucho los gritos, ridiculizaba a la persona cuya confianza quería ganar, o mantener, delante de otras personas; considera que todo ello provocaba que entraran en un estado de sumisión, hasta el punto de que, el hecho de que Bernabe no les gritara ya era una recompensa. En los primeros encuentros con Bernabe éste comentaba que sólo con él tendría un buen futuro, que sí ella confiaba en él, él podría entrar en sus problemas y conseguir que todo fuera bien y que fuera una ganadora. Recuerda que Bernabe siempre dividía a las personas en ganadoras o perdedoras; parecía que lo que buscaba era que llegaras a decir que harías lo que él quisiera. Acerca de porqué no abandonó el contacto con Bernabe tras los episodios en los que intentó abusar de ella, Bárbara apunta que, ella quería pensar que él era bueno porque todo el mundo le quería y era amigo de todos, con todos era simpático y con ella era un "borde" y, ella, no quería tenerle miedo. Al respecto, finaliza la declarante exponiendo que, a su entender, a Bernabe el miedo que infundía le daba el poder, conseguía, a través de él, que viéramos las cosas como él nos las decía y ya sólo esperábamos que nada con él fuera mal. Los miedos propios de la adolescencia nos los presentaba como la vida real. "Si no está, todo es negro, por el contrario, si está, todo es un camino de rosas", "desde que éste señor te dice las cuatro cosas más dolorosas que te han dicho nunca, lo tienes en la cabeza constantemente".

Referente al carácter manipulador de Bernabe con ellas, la declarante apunta que Bernabe buscaba trabajo a muchas de ellas y, sí ellas querían cambiar, él se enfadaba; lo mismo ocurría con los novios de las chicas. Bernabe les decía que él podía ver y oír todo lo que dijéramos y también, todo lo que pensáramos y, todas las cosas buenas que les pasaban eran gracias a la influencia de Bernabe , sin embargo, los malos acontecimientos se producían por culpa de ellas.

Sobre el episodio en el que Bárbara presentó a su hermana a Bernabe , recuerda la declarante que, por aquél entonces ya había pasado mucho tiempo de lo relatado, en una ocasión vio a Bernabe subir a una habitación con Dulce y le preguntó si "eso" continuaba, a lo que Bernabe le dijo que no, que eran pequeñas. Así que no tuvo problema en presentarle a su hermana. La presentación fue antes de que ella viajara al extranjero -año 2001- (Londres y Méjico), en casa de Bernabe a la que llegó, además de con su hermana Tarsila , con Aurelia . No recuerda haber visto a Bernarda en la casa, una vez se conocieron, Aurelia y la declarante se ausentaron una media hora de la casa. Tarsila , en aquel momento, tenía 12 años, la declarante relata que, pese a la pregunta que efectuó a Bernabe cuando le vio irse con Dulce , no podía concebir que éste le hiciera algo a su hermana y, recuerda que seguía creyendo en los poderes de Bernabe , y que sí en algún momento pensaba mal de él, este pensamiento le hacía sentirse culpable.

Sobre cómo conoció al otro acusado, Francisco , Bárbara expone que fue un día en la vivienda que empleaba Bernabe en Casas Baratas, se encontraban Aurelia , Isidora , Begoña ...., fue el día en el que Bernabe obligó a Begoña a desnudarse mientras esta lloraba, le hacía desvestirse y vestirse, porqué lo hacía mal y no era lo suficientemente sexi. Bernabe les dijo a Isidora y a la declarante que se fueran a una habitación con Francisco y allí mantuvieron una relación sexual. Bernabe siempre les decía dónde debían ir cada una. Mantuvo relaciones sexuales con Francisco en tres o cuatro ocasiones. No sabe sí Francisco era también Santo , pero sí reconoce que él les decía que eso era bueno para ellas y tilda a éste como la mano derecha de Bernabe , "un discípulo perfecto", puntualiza que con Francisco las charlas eran agradables pero considera que ese ambiente afable venía también motivado por que Francisco no necesitaba más, porque la parte desagradable ya la hacía Bernabe .

Bárbara manifestó que no fue hasta que su hermana Tarsila le contó porqué no quería ver más a Bernabe , relatándole que le había violado en dos ocasiones, hasta que ella se dio cuenta de todo y empezó a tomar conciencia de la realidad, por eso, en un primer momento habló con Francisco , porque todavía mantenía un vínculo de amistad con él. En esa llamada Francisco le dijo que reconocía que había cosas de Bernabe que a él tampoco le gustaban -como que se metiera con los demás- pero le insistió en que se calmara y que hablara con Bernabe .

Bárbara niega el relato ofrecido por Bernabe acerca de que ella le llamara a él, desde Méjico, para que le comprara un teléfono móvil a su hermana Tarsila .

4º.- Continuamos exponiendo la declaración de Tarsila por la vinculación estrecha entre las declaraciones de las dos hermanas, aunque no se sucedan cronológicamente en el relato de hechos.

Con relación a Tarsila , ésta declaró en el plenario haber conocido a Bernabe , a través de su hermana, cuando ella contaba con 11 años -año 2001-, recuerda que él se ofreció para ayudarla con el deporte que practicaba -kárate- y con los problemas familiares que tenían. Refiere haber sido abusada sexualmente, por Bernabe , en tres ocasiones; la primera de ellas, cuando se encontraba en la casa que Bernabe frecuentaba en Santa Gertrudis, a su hermana la llamaron por teléfono y se apartó de ellos, Bernabe la llevó detrás de la casa, se bajó los pantalones, ella mostró su negativa pero él le cogió por la cabeza, tuvieron sexo oral. No recuerda que ese día estuviera Elena en la casa de Bernabe . Relata Tarsila que cuando regresaba a su casa con su hermana estaba bloqueada y no podía contarlo porque pensaba que nadie la creería, eran un círculo de amigos y tenía temor. Ya, en esa ocasión, Bernabe le había dicho que todo lo que pasara no debía salir de allí y que, tuviera en cuenta que él la veía y la oía en todo momento. La siguiente relación sexual ocurrió cuando Tarsila tenía 12 años, su hermana Bárbara ya se había ido a Méjico y Bernabe le llamaba insistentemente diciéndole que debían estar pendientes de su madre y que debían hablar. La recogió y volvieron a ir a la casa de Santa Gertrudis, al llegar allí siguió hablándole y recuerda que le decía qué sí quería ser buena en kárate y ayudar a su madre, que tenía problemas con el alcohol, debía entrar en un cuarto, que estaba oscuro, y desnudarse. Tarsila expone que obedeció ante el temor que tenía y que además, Bernabe acrecentaba emitiendo opiniones sobre ella que le dejaban sin autoestima. En dicha ocasión Bernabe mantuvo una relación sexual completa con ella, para Tarsila era la primera vez y declaró que, cuando terminó, ella se quedó bloqueada. Por último, la tercera y última vez aconteció un año después, Tarsila contaba con trece años, Bernabe la recogió en el colegio y se la llevó a su casa a merendar y, tras ello, mantuvieron nuevamente relaciones sexuales completas. Tarsila se muestra clara al afirmar que durante este tiempo se sentía obligada, perseguida y tenía miedo, Bernabe le decía "lo que pasa en tu casa es por tú culpa" y, considera que, por eso consiguió Bernabe que ella hiciera lo que él quería; incluso muestra un sentido de culpabilidad al considerar que cuando le ocurrió el primer episodio, de sexo oral, con Bernabe , quizá sí se hubiera negado con más fuerza le habría dejado, pero reconoce que tenía miedo por su familia y por los "pactos".

5º.-En quinto lugar Bernabe conoció a Juana . Juana tenía 17 años cuando le conoció - 4/9/79-, era el año 1996 y fue en el estanco de los padres de Aurelia , donde se encontraba junto con Isidora y Bárbara . Bernabe , directamente, comenzó a decir cosas de la vida de Juana que, a ésta, la dejaron impresionada; reconoce que estaba pasando por una mala temporada anímica y psicológica. Bernabe le dijo que sí confiaba en él le ayudaría, y sino le hacía caso iba a ser una desgraciada. Ese mismo día se fueron a tomar un café a la cala de San Vicente, junto con sus amigas y Francisco . Bernabe le dijo que le iba a dar una oportunidad y se la llevó al hotel en el que se hospedaba -Royal Plaza-, le dijo que le iba a dar parte de su magia y que era la "elegida"; ya en la habitación, Bernabe intentó darle un beso pero ella se puso a gritar y llorar haciendo cesar a Bernabe en su actitud, él cual se enfadó y la dejó en su casa. Juana llamó a sus amigas, las cuales le dijeron que todo eso era normal, que confiara en él y que tenía poderes, que todo era una prueba, así que ella volvió a llamar a Bernabe , le pidió perdón y una nueva oportunidad, éste la citó en el hotel y allí mantuvo relaciones sexuales completas, previamente le había hablado de la necesidad de que confiara en él y le obedeciera para poder ayudarla a ella y a su familia, prometiéndole un amuleto que la protegería, talismán que le entregó él posteriormente diciéndole que tenía parte de su magia y que no rompiera el "pacto de silencio"-lo que ocurría era una cosa que ocurría allí, y ya está- porque conllevaría la pérdida de la magia.

A partir de entonces mantuvo tres relaciones sexuales más con Bernabe (la segunda en Casas Baratas, la tercera en casa de Florian y la cuarta en un coche cerca del cementerio de S.Juan), hasta que Juana cumplió los 19 años, momento en el que el acusado le dijo que ya tenía suficiente magia y que no era necesaria más.

Recuerda que cuando Bernabe llegaba a la isla les llamaba, a uno o a otra, para que se avisaran mutuamente. A veces iban a un restaurante y otras a su casa, hablaban de los problemas de cada uno y él les daba soluciones "mágicas" que, a veces, terminaban en relación sexual. La declarante afirmó que, en Bernabe , veía la solución a sus problemas, otorgándole más confianza que a sus propios padres, creía que el acusado tenía magia y, tal creencia, le otorgaba una falsa seguridad sintiendo que se desenvolvía mejor. Confiesa que en la primera relación sexual que mantuvo con Bernabe ella accedió por miedo, explica que él era una persona mayor, que veía a sus amigas contentas, al igual que lo estaban sus madres; le influyó su forma de hablar y de mirar y la sensación de que sus amigas parecía que lo adoraban, había oído hablar de él fenomenal a muchísimas personas y si ella no accedía se quedaría sin la "ayuda" y sin amigas; ahora le parecen increíbles sus reacciones, pero recuerda que para ella, Bernabe , era como un dios, ella asumía que tenía que hacer lo que él dijera, considera que estaba ciega, ahora ve que ni su familia ni ella tenían ningún problema cuando le conoció, nada más allá de su edad adolescente.

Acerca de cómo conoció a Francisco , declara que fue por Bernabe , éste le dijo que Francisco era su otro yo, que sí tenía problemas que le llamara y que tenía que ir con él. Recuerda que, en una ocasión, Bernabe y Francisco le recogieron en coche, y fueron a una casa; por el camino, Bernabe le dijo que iba a tener una experiencia que casi nadie tiene y que debía confiar; al llegar a la casa la experiencia consistió en mantener relaciones sexuales con los dos, Bernabe le pidió que le hiciera una felación. Declara haber mantenido relaciones sexuales con Francisco en unas 15 ocasiones -algunas de ellas en casa de éste, al mediodía porque ella tenía novio- y niega haber mantenido una relación sentimental consentida con él, más al contrario, en muchas ocasiones en las que Francisco la llamaba ella no cogía el teléfono porque no quería quedar con él y, a las tres o cuatro veces, le llamaba Bernabe y le decía que tenía que quedar con él, sino obedecían Bernabe les reñía mucho en las cenas, delante de las demás.

Al respecto de las cenas que se organizaban, manifiesta que en ellas Bernabe les daba pautas que todas seguían "como corderitos". En una de dichas cenas, cuando Bernabe conoció a su hermana Begoña , recuerda que se encontraban en una casa en el campo y, la declarante estaba presente cuando Bernabe le dijo a su hermana que se desnudara y que era para superar una prueba, había mucha gente ( Isidora , Bárbara , Aurelia , Carlota y Francisco ) y Begoña estaba muy asustada, se tuvo que desnudar mientras él la humillaba, la humilló tanto que le hizo desvestirse y vestirse varias veces, ella estaba muerta de miedo; luego, Bernabe le dijo a Begoña que subiera a una habitación, su hermana no le contó lo que allí ocurrió "de eso no se hablaba" pero, al día siguiente, Begoña no paraba de llorar y, la declarante le decía que tenía que confiar en él, le animó a confiar en él -la testigo llora-. Afirma que, cuando venía alguien nuevo al grupo Bernabe , en las cenas que él organizaba, a quien humillaba era a la nueva y las demás daban la razón a Bernabe .

Juana afirma que, entre el grupo, estaba bien visto que él te tuviera como un persona que hacía lo que él decía, así que no se cuestionaba cuando Bernabe les indicaba con quién debían acostarse cuando había una cena y explica como tuvo que mantener relaciones sexuales con Cecilio y Maximiliano .

Sobre el inicio del proceso, Juana recuerda que Bárbara le comentó lo de denunciar pero, la declarante, en un principio no quiso atenderla. Previo a que finalmente se decidiera a interponer, ella también, la denuncia recuerda que un día, después de Navidad, siendo ya el año 2007, fue con Bernabe a casa de su hermana Begoña , en Valencia; allí estaban sus hermanas y Gaspar , novio de Dulce en ese momento, hablaron con Bernabe de todo lo ocurrido y éste se mostró abatido, decía que no entendíamos nada pero que, aún así, asumiría las consecuencias. En un momento determinado se retiró, junto con Gaspar , al rellano de la escalera a hablar, recuerda la declarante que Bernabe le dijo que tenía 4.000 euros que quería que fueran para su hermana Dulce para y ella.

Acerca de Frida y sobre sí ésta creó un conflicto en el grupo, Juana afirma que cuando Bernabe decía que tenía que venir alguien, pues venía, pero que ella sólo tenía amistad con sus amigas de siempre. Y, con relación a las compañeras sentimentales de Bernabe , manifiesta que le suena Bernarda , habiendo coincidido con ella en alguna cena, pero no le suena Carmela .

6º.-Tras Juana , a la siguiente denunciante que conoció Bernabe fue a Begoña , hermana de la anterior y por quién entró en contacto con el acusado, tras requerírselo éste. Begoña expone que tenía 15 años cuando conoció a Bernabe , sufría anorexia nerviosa, y Bernabe cuando la vio le dijo que su vida era una mierda y que él se lo iba a solucionar, piensa que todas las cosas que él le decía era porque se las había contado su hermana anteriormente, ella miraba a su hermana sin entender lo que ocurría, esta sorprendida. Ese mismo día la invitó a cenar con más personas a las que, según el acusado, él había ayudado; tras la cena todos fueron a casa de Bernabe (eran unos siete u ocho) de 17 a 40 años, siendo la declarante la más joven de todos. En ese contexto, continua la testigo relatando, Bernabe le dijo, de forma autoritaria, dura y tajante, que se desvistiera, ella se puso a llorar, miró a su hermana, a los demás, pero todos le aconsejaban que lo hiciera. Tuvo que desvestirse y vestirse varias veces hasta que Bernabe le dijera que lo hacía bien, le pareció eterno. Después, Bernabe le dijo a ella y a otra chica que fueran a un cuarto y repartió a las demás por cuartos. Al poco tiempo entró él y mantuvo relaciones sexuales con las dos, la declarante estaba paralizada, bloqueada. Al día siguiente no le contó nada a su hermana, ni tampoco posteriormente; considera que no era algo para comentar, alguna vez se hacía algún comentario, pero eso se quedaba allí, tampoco era algo agradable y aunque no le gustaba lo que ocurría tenía miedo de dejar de hacer lo que Bernabe le dijera por sí pasaba algo.

En total, Begoña recuerda unas seis o siete relaciones sexuales con Bernabe , además de la relatad, la segunda vez la sitúa en un coche (un BMW azul con la tapicería de piel blanca, en dicha ocasión le dijo que las relaciones sexuales eran para que él pudiera transmitirle un poco de poder), la tercera en casa de Bernabe en Valencia, la cuarta en casa de Bernabe en San Lorenzo, recuerda haber tenido que mantener relaciones sexuales con más gente por indicación de Bernabe .

Considera que ella accedió a mantener relaciones sexuales con Bernabe por miedo a que le pasara algo a su familia y a ella, veía a Bernabe como alguien con poderes por eso le tenía miedo. Veía las relaciones sexuales como una exigencia, con sus palabras obligaba y era la manera de traspasar el poder, ella le creyó porque tenía 15 años, miedo y veía como las demás personas estaban contentas y le decían que era bueno para ella, incluso, en una ocasión en la que Begoña manifiesta haber discutido con Bernabe , recuerda que, al llegar a casa se lo contó a su madre y, al día siguiente, vinieron a su casa Bernabe y Francisco y Bernabe le dijo a su madre que sí yo le dejaba me moriría de cáncer a los tres meses; su madre le obligó a que siguiera con él.

Begoña manifiesta que Bernabe le regaló tres talismanes, le buscó trabajo en el Gimnasio "Cristina" dónde él tenía un despacho, en el piso de arriba.

7º.-La última de las hermanas Dulce Juana Begoña en conocer a Bernabe fue Dulce . Ésta expone que empezó a hablar con Bernabe y a que éste le "ayudara" porque él iba mucho por casa de sus padres y estaba con sus hermanas, cuando Dulce tuvo 13 años, un día, Bernabe comenzó a decirle que tenía muchos problemas (sexuales, de hombres...), le insistió en que tenía un problema sexual y él le podía ayudar, como también podía hacerlo para que ella jugara mejor al fútbol. Manifiesta la testigo que, hasta entonces, ella no se había dado cuenta de que tenía tantos problemas, ni siquiera sabía que era el sexo, le hizo llorar y sentirse mal. Otro día le habló del "pacto de silencio" y que en ningún momento debía dudar de lo que él le dijera, que "nada es lo que parece"; le dio unos días para que se pensara sí aceptaba el pacto y que la primera prueba era un beso, ella se negó, tras varios intentos por parte de Bernabe , éste lo consiguió, la declarante manifiesta que sintió asco. Transcurridas dos semanas, Bernabe fue a buscarla a casa y la llevó a una casa en el campo, le recordó lo del pacto y que tenía que pasar una segunda prueba, ella estaba totalmente confundida y el le decía que sí superaba la prueba podría ayudar a su familia, que él le iba a pasar sus poderes; allí mantuvo la primera relación sexual de su vida. Lloró y quería olvidar. Afirma haber mantenido más relaciones sexuales con Bernabe en esa casa y también en el coche.

Nunca contó nada a nadie por el pacto de silencio y porque él le decía que le podía escuchar y ver, por eso le regaló talismanes -los regalaba cuando entrabas en el grupo-, también tenía miedo de que no la creyeran porque todo el mundo quería a Bernabe .

Dulce era amiga de Verónica y de Inmaculada , por quien éstas conocieron a Bernabe . Recuerda que cuando tenía 13 ó 14 años las tres estuvieron en casa de Bernabe con Francisco , aquél le pidió que tuviera relaciones sexuales con Francisco y éste también le insistió diciéndole que también podía ayudarle, si bien, Dulce afirma que se negó estando ya en la habitación, Bernabe y Francisco le insistían pero ella les decía que no podía, éstos desistieron.

Por último, recuerda el episodio en casa de su hermana Begoña , en fechas inmediatamente anteriores a que interpusieran las denuncias, manifiesta que Bernabe reconoció en parte lo que había ocurrido pero que decía que creía que lo había hecho porque era bueno y, recuerda que Gaspar le contó que Bernabe había intentado sobornarlo para que ella quitar la denuncia.

8º.-De las amigas, antes referidas, de Dulce a quién primero conoció Bernabe fue a Inmaculada , ésta contaba con la edad de 14 años cuando su amiga Dulce le dijo que Bernabe " Santo " quería conocerla, fueron a un restaurante; allí Bernabe recalcó todos los defectos que veía en ella y le dijo que era muy débil y que los problemas que tenía en su casa era por su mala personalidad, la declarante relata que no podía parar de llorar y él continuaba diciéndole que él era psicólogo y que podía ayudarle pero, que para ello, tenía que estar al lado suyo. Reconoce que por aquel entonces había problemas en su familia.

Pasaron dos meses hasta que estuvo a solas con él, habían quedado también con Dulce y Francisco en una casa en el campo. Bernabe les decía que tenía que saber que ellas confiaban en él al 100%, y a la inversa, para que él pudiera luchar por las batallas personales de ellas, para eso había que hacer un pacto con una serie de pruebas, la primera fue la de que debía desnudarse (esto ocurrrió en casa de Bernabe , Inmaculada había ido con su amiga Dulce y también estaba Francisco presente), la declarante se negó, miraba a su amiga Dulce pero su cara era como si no tuviera expresión; finalmente se desvistió mientras Bernabe insistía en que sólo era una prueba, luego volvió a vestirse. Al llegar a casa, la declarante cuenta que no podía dejar de llorar. Otro día, Bernabe le vino a buscar en coche, se dirigían por el camino de Portinatx, Bernabe le hablaba y le decía todo lo que hacía mal y, le comentaba, que todo lo que hacía bien era porque él le había ayudado. Dentro del coche él le pidió que se quitara la ropa y se pusiera en la parte trasera del coche, le dijo que le iba a penetrar porque era la forma de trasmitir el poder, la declarante relata que lloraba y él le recriminaba que lo hiciera, que era normal todo, ella manifiesta que, cuando terminó, sólo quería meterse en la ducha porque se sentía sucia. Inmaculada contaba con catorce años. Mantuvo con Bernabe de cinco a diez actos sexuales no consentidos.

Inmaculada declara que conoció a Francisco al poco tiempo de conocer a Bernabe , y a través de él. Recuerda un día en casa de Bernabe con Francisco , Dulce y Verónica ; ese día Bernabe obligó a Dulce a irse con Francisco a una habitación, cuando ésta regresó la mandó a ella y le dijo, Bernabe , que subiera a la habitación y le hiciera a Francisco el mismo caso que a él, que él - Bernabe - había tenido un maestro y ahora él era el maestro de Francisco . La declarante manifiesta que se negó pero que Bernabe le dijo que era lo mismo estar con él que con Francisco , que él nos pasaba su poder y Francisco también. Refiere que Francisco estaba presente cuando Bernabe le comentó lo referido. Ya en la habitación, Francisco le dijo a la declarante: "Vas a hacer exactamente lo mismo que haces con Bernabe , desnúdate y túmbate", ella accedió porque tenía miedo de que sino hacía caso Francisco se lo diría a Bernabe y éste le abandonaría. Inmaculada contaba con quince años de edad.

Las relaciones sexuales con Bernabe finalizaron cuando Inmaculada tuvo dieciséis años. Recuerda que había que había que guardar estricta obediencia a lo que les decía Bernabe , atendiendo al pacto de silencio, manifiesta que le regaló un amuleto. Nunca habló de esto con sus amigas, ni siquiera con Dulce , que estuvo presente en alguna ocasión y que no empezó a ser consciente de lo ocurrido hasta las denuncias; hasta entonces siempre pensó que, los hechos narrados, tenían que estar bien, se suponía que él las estaba ayudando. Siempre hacía lo que él le decía.

Por lo que respecta a su hermana Laila, Inmaculada relata que no sabía que Bernabe se la había llevado a pasear, después de interponer la denuncia le preguntó a su hermana y esta les contó, a la declarante y a su madre, Laila tampoco había contado nada.

9º.-A través de Inmaculada , Bernabe , conoció a su amiga Verónica . Ésta relata que se conocieron cuando ella tenía 14 años, una noche, Inmaculada y ella, encontraron a Bernabe por la playa dŽen bossa, él comenzó a decirle cosas sobre ella, Verónica recuerda que le impresionó; Bernabe le dijo que ya se verían en su casa.

El primer día que Verónica fue a casa de Bernabe , lo hizo con sus dos amigas ( Inmaculada y Dulce ), allí se encontraba también Francisco . Bernabe le dijo a Verónica que tenía demasiada vergüenza y que debía desnudarse para vencerla; entre todos le convencieron y se quedó a solas con Bernabe semidesnuda, éste le dio un beso y le dijo que le ayudaría en todo, que tenían que hacer un pacto. Después de la cena Bernabe le dijo que faltaba la última prueba y que fuera con él, sus amigas le dijeron que hiciera lo que él dijera. En la habitación Bernabe le dijo que tenía que tener relaciones sexuales con él, sino, no le aceptarían en el grupo y sería una desgraciada. La declarante expone que, finalmente accedió, pero le dijo que no quería perder su virginidad y, entonces él le practicó sexo oral, aceptó chantajeada porque sino sería una desgraciada, creía totalmente que sino no sería feliz.

Bernabe comenzó a ir por su casa y le prometió, a su hermano menor, que le traería una camiseta del Real Madrid sí se portaba mejor.

Verónica mantuvo relaciones sexuales con Bernabe durante dos años, desde los catorce a los dieciseís, las primeras veces (unas cinco), sólo fueron intentos de penetración y, las restantes (unas quince), ya fueron relaciones sexuales completas. Estas relaciones finalizaron cuando Verónica tuvo diecisiete años.

Recuerda que Bernabe le decía que él veía su pasado y su futuro, le regaló dos talismanes; y que decía que a Francisco había que hacerle el mismo caso que a él.

Interpuso la denuncia porque se dio cuenta de lo que le había ocurrido cuando vio que Bárbara abría los ojos por lo que le había pasado a su hermana Tarsila . Hasta entonces la declarante considera que había estado cegada, no veía la realidad, entre sus amigas se sabía algo, pero no del todo, y no se hablaba del tema. Considera que lo más costoso ha sido entender como ha podido estar tan manipulada.

Exhibidos los sms que Bernabe le remitió a la declarante (folio 217) y en los que decía: " te recojo a las cuatro en vara de rey" - 1/12/06 y, "no rompas nuestro pacto de silencio" -27/01/07, Denisse los recuerda y los reconoce.

10º.- Socorro , hermana de Isidora (la segunda de las denunciantes que conoció a Bernabe ) relata que conoció a éste cuando tenía 12 años, Bernabe iba a su casa a ver a su madre, se lo presentaron y dijo que la ayudaría cuando tuviera 15 años. En un primer momento no le gustó. Estuvo tres años viendo como Bernabe venía a recoger a su hermana Isidora , un día, comenzó a hablar con ella de fútbol y le dijo que le traería una camiseta de Guardiola, recuerda que todo el mundo hablaba bien de él y comenzó a caerle bien. Cuando Socorro tenía 15 años, un día, Bernabe la invitó a tomar café, le habló todo el tiempo de que él podría hacer que ella fuera feliz, que ayudaría a su familia; luego, le llevó a una casa en ruinas que, según él, quería comprar. Le habló de que tenían que hacer un trato y confiar en él. El "pacto de silencio" incluía a su familia y a ella, "ella se lo daba todo a él y él le ayudaría en todo, no solo le ofrecía lo bueno sino, también, todo lo malo que podía ocurrir. Recuerda la declarante que, con el tiempo, quedó anulada, ya no pensaba, sólo le consultaba a él y hacía lo que él opinaba.

El día que se encontraban en la casa en ruinas, Socorro aceptó el trato y Bernabe abrió la puerta trasera del coche y le dijo que debía desnudarse, ella se negó y se fueron en el coche mientras él intentaba tranquilizarla. Volvió a empezar y aparcó el coche en un bosque, sacó una toalla, le dijo que se desnudara y comenzó a hacerle caricias hasta que la penetró, le entregó un pañuelo para limpiarse y la llevó de vuelta a casa, mientras en el trayecto le recordaba el pacto de silencio. Era la primera vez que Socorro tenía relaciones sexuales.

La segunda vez que mantuvo relaciones sexuales con Bernabe fue en una casa cerca de San Rafael. Hablaron y después hubo relación sexual. Socorro recuerda que durante ese primer año las relaciones fueron casi iguales. Mantuvo relaciones sexuales con Bernabe hasta los veintiún años, la primera vez intentó negarse, el resto ya no pensó en nada

Por Bernabe , Socorro conoció a Francisco y recuerda haber mantenido una relación sexual con él y otra chica. Bernabe les decía que también debían mantener relaciones con quién él les dijera, y Francisco era su mano derecha, la primera vez con Francisco fue en San Rafael, él le explicaba el poder de las relaciones, que con ellas le introducían energía buena.

No fue hasta que se produjo la detención de Bernabe , cuando Socorro empezó a sentirse mal por lo vivido, fue al psicólogo y, con su ayuda, se dio cuenta de todo lo que le había pasado.

11º.-La última de las chicas denunciantes que residía en Ibiza fue Loreto , la declarante manifestó haber conocido a Bernabe cuando tenía 13 años, a través de su madre, en un bar. Recuerda que era una cafetería en San Juan, Bernabe estaba también con Dulce y Inmaculada ; él le dijo que era Santo . Quedaron otro día para hablar pero él la llevó a su casa, allí Bernabe le dijo que debía abrirle tres puertas (refiriéndose a la boca, al pecho y al pubis) para poder ayudarla a ella y a su hermana ( Bernabe había conocido a la familia de Loreto a través de su madre, quién le había solicitado ayuda para la hermana mayor de Loreto , Jana). Loreto recuerda que la situación no le pareció normal pero que habiéndole conocido a través de su madre y viendo que ella confiaba en él y que, supuestamente, era mágico y especial, pues accedió a permanecer con él. Manifiesta que hablaban de los complejos que Loreto tenía y él le dijo que debía bajarse el pantalón y que se mirase en el espejo; luego le dijo que tenía cinco segundos para meterse en la cama desnuda, él ya estaba dentro, Loreto se negó y él le dijo que sino no lo hacía nada iría bien por lo que accedió finalmente y mantuvo su primera relación sexual. Cuando todo terminó, Bernabe le llevó a casa de su familia y subió con ellos a tomar café.

Loreto expone que no sabe porqué reaccionó así, que se quedó quieta y lloró. Dicha situación se repitió 10 ó 15 veces, tanto en casas como en el bosque. Reconoce que, en parte, le tenía miedo y que no contó nada por el pacto de silencio que tenía con Bernabe y el temor que le provocaba que, sí contaba algo, él dejara de ayudarla sino colaboraba, recuerda también, que Bernabe le tranquilizaba diciéndole que con la penetración le traspasaba su magia. Bernabe le regaló un amuleto. Los hechos ocurrieron desde principios de 2006 hasta noviembre del mismo año.

En el acto del plenario, a preguntas de la presidencia del Tribunal, Loreto manifestó que las relaciones con Bernabe eran como "acostarse con mi padre".

12º.-Las dos últimas denunciantes son Celestina y Josefina . Ambas residían en Valencia, dónde también ocurrieron los hechos. Celestina es prima hermana de las hermanas Begoña Dulce Juana y, a través de ellas conoció a Bernabe y, a través de ella, Josefina lo conoció también.

Celestina manifestó que lo conoció en el año 2002, cuando ella contaba con 12 años. Estaba en Ibiza en casa de sus tíos y allí estaba Bernabe , con sus primas. Su primer contacto con Bernabe ocurrió en Ibiza, un día, iban su prima Dulce y ella con Bernabe en el coche, él paró el coche en un camino y le pidió a Dulce que se quedara en el coche, ellos bajaron y dieron un paseo; durante el mismo Bernabe le decía a Celestina que tenía muchos complejos y que debía confiar en él para ayudar a su hermano y conseguir que no les pasara nada malo a su hermano (que sufre parálisis cerebral) y a ella, Bernabe le pidió que le diera un beso y ella se lo dio en la mejilla pero él le dio un beso en la boca y le abrazó. Ya en Ibiza, Celestina recuerda que sus padres llevaban a su hermano a casa de Bernabe , para que éste le tratara, pero, al año de ser tratado y, puesto que en la casa de Bernabe no había ascensor y resultaba muy complicado llevar a su hermano, Bernabe comenzó a ir por su casa a tratar a su hermano; en ese contexto Bernabe comenzó a decirles a sus padres que tenía que ayudar a la declarante en sus estudios y que la dejaran ir con él. Así que, Bernabe se la llevaba e iban a su casa, allí le dijo que le transmitiría su magia, que debía confiar en él para tener una vida mejor y mejorar sus relaciones con los chicos; estando en el comedor le dijo que debía quitarse la ropa, que no pasaba nada, ellas se la quitó mientras él se iba al baño, Bernabe regresó desnudo, continuó diciéndole que ella debía encontrar a alguien que comprendiera el problema de su hermano y comenzó a darle besos hasta que la penetró. Era la primera vez que mantenía relaciones sexuales con alguien, tenía doce años. Al finalizar Bernabe le dijo que no le dijera nada a sus padres, salvo que habían hablado de sus estudios y que habían paseado. Le dijo que tenía poderes curativos y que sabía lo que pensaba y que él siempre se iba a enterar de lo que hacíamos. Manifiesta que cada vez que Bernabe iba a su casa, luego se iban los dos solos y mantenían relaciones sexuales. Así se sucedieron cuatro años, la declarante considera que mantuvieron relaciones sexuales, aproximadamente, una vez al mes (en cinco o seis ocasiones fue sexo oral); y recuerda que en ocasiones intentaba evitarlo, no deseaba ir, pero tenía miedo de que le pasara algo malo a su hermano.

Bernabe le regaló un talismán, le dijo que le protegería y que debía llevarlo siempre puesto.

Durante el último año, Bernabe también conoció a su prima Josefina y, en ocasiones, iban los tres juntos. Recuerda una vez que comieron todos en casa de los padres de Josefina , ambas se fueron juntas con Bernabe a su casa. La declarante expone que no quiso pensar que a su prima le podría estar pasando lo mismo que a ella, pero sí apunta a que, en esa ocasión, ella se quedó viendo la tele en casa de Bernabe , mientras éste y Josefina se encontraban en su despacho. Luego fueron juntos a ver un partido de fútbol. Su prima nunca le comentó nada, al igual que tampoco habló con sus primas ni con Verónica y Inmaculada , a quienes conocía de Ibiza.

13º.-En el caso de Josefina , ésta relata que conoció a Bernabe en casa de su prima, en mayo de 2006. Para el cumpleaños de Celestina (que cumplía 16 años), Bernabe les llevó a cenar a un restaurante, luego fueron a un pub y a una discoteca. En esa cena él propuso a la declarante ayudarla, al igual que hacía con su prima, al cabo de un mes la llamó y quedaron en una cafetería de Torrente, al lugar del encuentro la llevó su madre y la dejó, porque confiaba en Bernabe al saber que trataba a su primo. En lugar de quedarse en la cafetería Bernabe le dijo que subiera al coche y la llevó a su casa, en su despacho le ofreció un talismán cargado de poder mientras le decía que debía confiar en él y obedecerle, la declarante eligió y Bernabe le dijo que se pusiera de pie, él también se puso, le pidió que se acercara, si bien, cada vez que Josefina le preguntaba el porqué había que hacer eso, Bernabe le hacía retroceder; luego, Bernabe le dio un beso y le dijo que se desnudara, Josefina preguntaba porqué y él le pedía que retrocediera un paso y se pusiera lo que se había quitado inmediatamente antes de preguntar, así hasta que Josefina dejó de preguntar y se quedó desnuda. Bernabe mantuvo relaciones sexuales completas con ella, Josefina tenía 16 años. La dejó en su casa y subió a tomar café con sus padres, ella se fue a la ducha.

La segunda vez ocurrió después de una comida en casa de sus padre, donde también habían ido sus tíos y su prima Celestina . Era Septiembre de 2006 y después de la comida Bernabe les dijo a sus padres que se llevaba a las dos al fútbol. Josefina recuerda que pensó, que como iba con su prima no le pasaría nada. Pero, antes de ir al campo de fútbol, fueron a casa de Bernabe a ver antes un partido por la tele, Celestina se quedó viendo la tele y él y la declarante fueron al despacho dónde mantuvieron relaciones sexuales. Nunca le contó nada a su prima.

Recuerda que cuando conoció a Bernabe , le pareció una persona que imponía, estaba con mucha gente y cuando él hablaba todo el mundo estaba en silencio y decía cosas de los demás. Tenía miedo de él. Bernabe le decía que sino hacía lo que él decía le iban a ir mal las cosas, Josefina le creía. Apunta a que siempre fue Bernabe quien se ofreció para ayudarla, que ella nunca le pidió ayuda, considera que ella tenía los problemas normales en el instituto o con su novio.

Se planteó denunciar a Bernabe cuando su prima Celestina le llamó, tras la detención de éste, para que viera la noticia por internet; cuando su prima Celestina le preguntó se puso a llorar y le reconoció lo ocurrido, en ese mismo momento se enteraron también sus padres.

CUARTO.- La jurisprudencia, en una línea muy consolidada ha establecido que el testimonio del perjudicado por el delito, aunque sea prueba única, puede constituir prueba suficiente para pronunciar condena. La razón que alegan tanto el Tribunal Supremo - por ejemplo en STS de 31 de Enero de 2005 - como el Tribunal Constitucional para esta construcción es la de que en los casos de enjuiciamiento de conductas, como la que nos ocupa, caracterizadas por la clandestinidad de su comisión - producidas en la intimidad del hogar o buscando de propósito la ausencia de testigos-, la dificultad de su prueba por medios externos a los propios implicados directamente en los hechos determina que descartar desde el primer momento la declaración de la víctima aboca a la absoluta impunidad. Ahora bien, sin perjuicio de múltiple casuística, esta misma jurisprudencia ha incidido en la necesidad de una valoración extremadamente prudente y ponderada de estos testimonios. Así, la STS de 25 de Octubre de 2006 realiza un análisis de diferentes sentencias que tratan la cuestión que nos incumbe y destaca que nos hallamos en situaciones de riesgos límite para la presunción de inocencia porque en algunas ocasiones -y la que nos ocupa es una de ellas- las manifestaciones del perjudicado no son únicamente la prueba única de la autoría, sino que, además, son el único que elemento para acreditar la propia existencia del delito. Éste es precisamente nuestro caso; la declaración de las menores no sólo debe tener virtualidad suficiente para imputar a los acusados ser autores de un delito comprobado por otros medios sino que, además, debe colmar, la prueba de que los hechos, tal y como los describe la víctima, han existido.

En atención a la aludida prudencia en la valoración se han alcanzado unos conocidos criterios -no de validez del testimonio de la víctima, pero sí de examen del mismo- que la STS de 16 de Mayo de 2003 , con cita de la STS de 19 de Febrero de 2000 , sistematiza en:

A) Ausencia de incredibilidad subjetiva, que pudiera resultar de sus características o de sus circunstancias personales. En este punto dos son los aspectos subjetivos relevantes. De un lado las propias características físicas o psicoorgánicas de la víctima, en las que se ha de valorar la incidencia que en la credibilidad de sus afirmaciones pueden tener algunas veces ciertos trastornos mentales o enfermedades. De otro, la inexistencia de móviles espurios que pudieran resultar bien de las tendencias fantasiosas o fabuladoras de la víctima, como un posible motivo impulsor de sus declaraciones, o bien de las previas relaciones acusado-víctima, denotativas de móviles de odio o de resentimiento, venganza o enemistad, que enturbien la sinceridad de la declaración, haciendo dudosa su credibilidad, y creando un estado de incertidumbre y fundada sospecha incompatible con la formación de una convicción inculpatoria sobre bases firmes; pero sin olvidar también que aunque todo denunciante puede tener interés en la condena del denunciado, no por ello se elimina de manera categórica el valor de sus afirmaciones.

B) Verosimilitud del testimonio, basada en la lógica de su declaración y el suplementario apoyo de datos objetivos. Esto supone que la declaración de la víctima ha de ser lógica en sí misma, o sea no contraria a las reglas de la lógica vulgar o de la común experiencia -lo que exige valorar si su versión es o no insólita, u objetivamente inverosímil por su propio contenido- y, además, debe analizarse si está rodeada de corroboraciones periféricas de carácter objetivo obrantes en el proceso. Es decir, si el propio hecho de la existencia del delito está apoyado en algún dato añadido a la pura manifestación subjetiva de la víctima. Esta exigencia debe ponderarse adecuadamente en delitos que no dejan huellas o vestigios materiales de su perpetración puesto que el hecho de que en ocasiones el dato corroborante no pueda ser contrastado no desvirtúa el testimonio si la imposibilidad de la comprobación se justifica en virtud de las circunstancias concurrentes en el hecho. Además, los datos objetivos de corroboración pueden ser muy diversos: lesiones en delitos que ordinariamente las producen; manifestaciones de otras personas sobre hechos o datos que sin ser propiamente el hecho delictivo atañen a algún aspecto fáctico cuya comprobación contribuya a la verosimilitud del testimonio de la víctima; periciales sobre extremos o aspectos de igual valor corroborante, ...

C)Persistencia en la incriminación, que debe ser mantenida en el tiempo, y expuesta sin ambigüedades ni contradicciones.

QUINTO.- Aplicando este marco jurisprudencial a nuestro supuesto hay que señalar que no se ha probado que concurra ningún hecho que permita desvirtuar las manifestaciones de las chicas denunciantes en lo que a su incredibilidad subjetiva se refiere. No se apunta a que padezcan ningún trastorno psicológico, no se alega que sean fatasiosas o que fabulen, inventando lo que han contado.

Así, examinados los informes periciales -forenses y de parte-, presentados por las acusaciones y, si bien el objeto de dichos informes no versó sobre la credibilidad de cada una de las perjudicadas, sino por su estado de salud mental; lo cierto es que, tanto por lo expuesto en dichos informes, como por las aclaraciones que sus autores/as expusieron en el acto del plenario se desprende esta ausencia de incredibilidad subjetiva. En todos los informes se expone que las perjudicadas no presentaban ningún trastorno previo -a excepción de Begoña que, en el momento de los hechos, padecía una anorexia nerviosa- y que no se halló, en cada uno de los casos informados, ningún otro posible desencadenante de las lesiones psíquicas, y trastornos que las chicas padecen en la actualidad. Como decíamos, los informes periciales no versaban sobre la credibilidad de las perjudicadas, pero sí que se expuso en el acto de la vista que, presentando cada perjudicada la sintomatología propia de los abusos sexuales el mecanismo pericial para alcanzar dicha conclusión pasa por ser uno de los poco diagnósticos para los que se requiere una valoración de los hechos desde la perspectiva del profesional de la psicología que lo acuerda (perito Sra. Lorenza ); en idénticos términos se expresaron las peritos Sra. Rafaela y Sra. Lina , con relación al informe elaborado sobre Celestina , aclarando que no advirtieron ninguna incoherencia ni contradicción en Celestina y que, el protocolo del informe pasa por que el perito valore el testimonio y la credibilidad de quien lo ofrece, como primer punto metodológico. Sobre la ausencia de incredibilidad subjetiva de las perjudicadas se informó categóricamente por los peritos Sr. Erasmo y Rafael , que la sintomatología, compatible con el sufrimiento de episodios de abuso sexual, no puede tener su origen en un estrés por la interposición de la denuncia, sino que dicha sintomatología, concurrente en todas las denunciantes, no puede llegar a producirse de no haber ocurrido los hechos.

Al tiempo, tampoco se ha demostrado la existencia de un móvil de resentimiento de las chicas hacia el procesado que las hubiese podido determinar en sus manifestaciones. Pese a que Bernabe aludió a un posible motivo de celos originado en Bárbara ante la llegada al grupo de Frida y el interés y atención que ésta última provoco en el ahora acusado, es lo cierto que nada de esto se ha acreditado con el grado de certeza necesario para tenerlo en consideración. Así, si bien es cierto que tanto Bárbara , como Aurelia , Isidora , Juana y Socorro , no mostraron simpatía por Frida , todas explicaron que la entrada en el grupo de ésta no provocó ningún conflicto, sino que, simplemente, no era del grupo de amigas desde la infancia que formaban las referidas. Frente a ello, el testigo de la defensa, Arturo , expuso en el acto de juicio oral, que el día en el que fue puesto en libertad el otro procesado, Francisco , y encontrándose ambos en casa del declarante, llegaron Juana , Aurelia y Isidora , preocupándose por Francisco ; una de las tres exclamó no poder entender "la que había liado Bárbara " (recordemos que Bárbara y Tarsila fueron las primeras que interpusieron denuncias por lo hechos ahora enjuiciados). Al respecto, y a preguntas de la presidencia del Tribunal, Arturo explicó que dicha exclamación entendió que se refería a que Bárbara estaba despechada porque Bernabe ya no le daba tanta atención a ella, ésta se enfadó y el resto de amigas se vieron forzadas a interponer la denuncia, por cuanto, Bárbara fue a los novios de cada chica contando la vida promiscua de cada una, por lo que éstas tuvieron que denunciar. Ahora este intento de presentar la existencia de móvil espurio en las denunciantes, aún en el caso de existir no explicaría el porqué de las acusaciones que se han formulado contra los procesados, ya que no se observa conexión lógica alguna entre una rivalidad entre Bárbara y Frida y los hechos que se han denunciado. Pero es que, además, tampoco se llegó a acreditar plenamente dicho móvil. Así, por no constar, no consta la existencia de que todas las denunciantes mantuvieran una relación sentimental con terceros, en el momento de la denuncia y que éstos reconocieran que Bárbara había ido a explicarles la situación, y además, éste móvil no recoge a la totalidad de las denunciantes, como es el caso de Loreto y de Celestina y Josefina . En el caso de estas dos últimas, es el propio procesado, Bernabe , el que manifestó haberse sorprendido fuertemente ante el conocimiento de que Celestina y Josefina también habían interpuesto denuncias contra él, por cuanto consideraba que mantenía con ellas, todavía, una buena relación. Y, en el caso de Bárbara , la defensa intentó presentar un móvil espurio sobre su denuncia, alegando de manera confusa y sin concretar que, justo en el momento en el que fue detenido se disponía a acudir a una cita con los padres de ésta para ponerles en conocimiento de lo que su hija, y una amiga de ésta, hacían los fines de semana. Ni los padres de Loreto declararon sobre este extremo, ni el acusado concretó cual era esa grave y reprochable actitud de Loreto ni la veracidad de su conocimiento.

En cuanto a la verosimilitud de los testimonios- segundo aspecto a analizar según lo expuesto en el fundamento anterior- hay que destacar que lo que se narra por las chicas aparece como posible y lógico -en el sentido de que no es inverosímil ni imposible físicamente-. Se admite por los procesados el contacto personal con las perjudicadas, las visitas a las casas de campo en las que Bernabe residía temporalmente en Ibiza, las cenas o meriendas que allí se organizaban y, el contacto, también, con la mayoría de las familias de estas chicas. La defensa intentó probar la imposibilidad a través de las declaraciones testificales practicadas a su instancia, si bien valorada dicha prueba, ésta mantiene la citada línea de defensa en un puro intento de apreciar la inverosimilitud de los testimonios. Y ello es así, por cuanto ha quedado acreditado que ni Juliana , ni Imanol , ni Bernarda se encontraban presentes en todo momento con Bernabe , sino que sus visitas a Ibiza eran menos frecuentes que las de Bernabe , de hecho, y a título de ejemplo, no se aprecia que en la documental fotográfica presentada por la defensa se encuentren entre los invitados a dos de las fiestas de cumpleaños de Bernabe , ninguno de dichos testigos. En el caso de Frida , Coral, Silvia, Lidia o Tania , todas ellas conocieron a Bernabe , y participaron en las cenas que se llevaban a cabo, con posterioridad al inicio de estos hechos, los cuales, en muchos de los casos, ya habían cesado en lo que al mantenimiento de relaciones sexuales se refiere.

Por otro lado, como elementos de corroboración de la versión de las denunciantes -segundo aspecto a valorar en lo que se refiere a la verosimilitud- es cierto que no se cuenta con rastros físicos, como no podía ser de otra manera dado el tiempo trascurrido. Ahora bien, se pondera, en primer lugar, que los actos descritos no dejan huellas en el cuerpo y, en segundo lugar, que el acervo probatorio contiene elementos que apoyan la narración de las perjudicadas. Así, se destacan los siguientes:

a)La declaración de María Consuelo y Sacramento , hermana y madre de Inmaculada , respectivamente. María Consuelo relató al Tribunal que en alguna ocasión iba a pasear con Bernabe y con un vecino, pero que, en una ocasión fue ella sola, Bernabe la llevó en coche hacia Cala Xarraca y le decía que debían hablar, puso una toalla en el suelo y le dijo que se desnudara - María Consuelo tenía 10 años-, si bien la declarante recuerda que se puso a llorar y Bernabe la llevó a casa, éste le decía que era para que ella mostrar que tenía confianza con él.

La madre de María Consuelo , Sacramento , manifestó que María Consuelo no se lo había contado todo -acerca del episodio expuesto- y, pormenorizó que hacía unos días que la niña le había añadido más datos que los ofrecidos por ésta. Así, relató que cuando María Consuelo se quedó en bragas le contó que entró en un estado de pánico y se volvió a vestir; Bernabe , le dijo: Vamos a hacer un juego divertido, tu te alejas y cuando yo diga un, dos, tres, vienes corriendo y yo te cojo. Sacramento , continúa relatando, que María Consuelo le manifestó que lo hizo varias veces y que cuando él la cogía la apretaba contra él y se frotaba.

También añadió que, cuando Inmaculada tenía 14 años llegó un día llorando a casa y le dijo que había conocido a un hombre - Bernabe - que le había dicho cosas sobre ella y su familia. Inmaculada se encontraba confusa. Inmaculada tampoco le había contado nada, pero ello no le impedía advertir la fuerte influencia de Bernabe en su hija Inmaculada .

b)La declaración prestada por Gaspar , que fue novio de Dulce en el momento en el que las hermanas decidieron interponer las denuncias. El testigo relata el intento de soborno del procesado, Bernabe , sobre las hermanas Begoña Juana Dulce . Recuerda que ese día estaba en casa de Begoña , dónde también se encontraba Dulce ; llegaron a la casa Bernabe junto con Juana y el testigo, que acababa de enterarse de lo sucedido, tuvo un encontronazo con Bernabe , estuvieron un par de horas comentando acerca de los hechos y, refiere, que delante de las hermanas Bernabe no reconoció los hechos pero les decía que esas situaciones habían sido necesarias para transmitirles la magia; Bernabe le pidió al declarante que salieran solos al rellano de la escalera y allí, por como le habló Bernabe al declarante, éste interpretó que le reconocía los hechos y le dijo que podía zanjarse el tema por 8.000 ó 10.000 euros. Las hermanas Begoña Dulce Juana no le habían contado nada hasta entonces.

c)La declaración de Paloma , madre de Aurelia . La cual manifestó que conocía a los acusados del gimnasio "Cristina" y que Bernabe pasaba consulta allí, Maribel -madre del otro procesado- le comentó que Bernabe ayudaba mucho y le apuntó para ser tratada por él. En la consulta, Bernabe le preguntó pro toda la familia y le pidió fotos de sus hijas, cuando la declarante le comentó que tenía problemas con ellas por los estudios, él le manifestó que las trajera a consulta; apunta a que él llegó a decirse, sin hablar de títulos, que era médico en medicina natural y psicólogo y que podía contestar a las preguntas de los hijos mejor que los propios padres. Ella creía en él.

Paloma reconoce haberle pagado por las consultas, si bien, él le dijo en la primera consulta que le cobraría el tratamiento en tres pagos. Su hija no le contó nada.

d. La declaración de Irene , madre de Loreto . Irene relata que la primera vez que acudió a Bernabe , y le conoció, fue por problemas familiares y fue al gimnasio "Cristina", en ésta primera consulta Bernabe le pidió que le llevara dos fotos de sus hijas. Reconoce que Bernabe se ganó su confianza. Primero ayudó a la hija mayor, se hizo amigo de la familia y era invitado a comer o tomar café en la casa, en una ocasión Bernabe le dijo que se iba a preocupar también por Loreto , para que tuviera una personalidad fuerte. Irene cuenta que llevó, en una ocasión, a su hija a una cafetería en la que había quedado con Bernabe , allí había más niñas, una era Dulce . Sitúa cronológicamente el hecho a principios del año 2006. recuerda que, en ocasiones, veía rara a Loreto y se lo comentaba a una amiga, pero ésta le decía que no se preocupara, que ayudaba a las niñas. Loreto no le contó nada.

Finaliza su declaración manifestando que su hija Loreto tuvo un intento de suicidio.

e)La declaración de Amanda , madre de Verónica . Amanda declaró que había conocido a Bernabe a través de la madre de Inmaculada , que éste le trató a ella en tres ocasiones, luego le llamó porqué tenía problemas con su hijo, pero él le dijo que los problemas reales eran con su hija, Verónica tenía 14 años y Bernabe comenzó a visitar la casa familiar, mantenían una relación de confianza y por eso la declarante permitía que Verónica se fuera con él, ella estaba muy tranquila cuando su hija se encontraba con Bernabe y junto a sus amigas. Reconoce que Verónica no le contó nada de lo sucedido.

f)La declaración de Daniela , madre de Socorro . Manifiesta que su hija se lo presentó, ella no acudió a él pero Bernabe se ofreció para quitarle las migrañas que padecía. Recuerda que Bernabe estaba muy metido en el gimnasio "Cristina", lo consideraba como parte del equipo del establecimiento. Confió en Bernabe . Socorro no le contó nada de lo sucedido.

g)La declaración de Agueda , madre de Juana , Begoña y Dulce . Manifiesta que oía hablar de él y quiso saber con quién iban sus hijas, Bernabe se fue metiendo poco a poco en la casa e iba muchas veces a comer o tomar café. Muchas veces pasaba a recoger a sus hijas y, cuando éstas no querían ir, ella les decía que fueran, que Bernabe les ayudaba. Agueda reconoce que confiaba en Bernabe y que estuvo en su consulta en Valencia. Recuerda que trajo a la casa a futbolistas como Cecilio y Maximiliano . Sus hijas tuvieron temor cuando le denunciaron, por que él decía que podía hacernos daño incluso con la mente, reconoce que llegó a pensar que podía ser cierto.

h)La declaración de Gervasio , padre de Celestina . Manifiesta que comenzaron a tratar a su hijo, aquejado de parálisis cerebral, en el año 2002; tenían consulta una vez al mes y siempre Bernabe se llevaba a Celestina después. El declarante reconoce que creía en Bernabe .

i)La declaración de María Luisa , madre de Josefina . Manifiesta que lo conoció en casa de su hermana -esposa de Gervasio -, se había integrado tanto en casa de dicha hermana que la declarante lo invitó a comer a la suya. Una vez llamó a Josefina para quedar en una cafetería de Torrente. Él decía que era psicólogo, Santo y que tenía poderes. Tenía mucha labia y alardeaba de conocer gente importante. No sospechó nada y se ganó la confianza de todos, su cuñado Gervasio lo consideraba un íntimo amigo. Bernabe fue quién les preguntó si queríamos que Josefina recibiera su ayuda, por problemas en el instituto. Josefina nunca le contó nada.

j) Las periciales, forenses y de parte, sobre las lesiones y, en su caso, secuelas que padecen las perjudicadas. Así, la perito Otilia , a través de su informe (folios 2134 y ss, tomo IX de la causa) y declaración en el acto del plenario manifestó, con relación a Bárbara que el testimonio que le ofreció le resultó creíble, no habían hallado en su estudio la existencia de una sintomatología adaptativa previa. Igualmente, en la pericial psicológica de Tarsila (folios 2212 y ss, tomo IX de la causa) y en la declaración del perito en el acto de la vista, se expuso que el perito no había observado indicativos de que Tarsila faltara a la verdad, ni tampoco otro posible desencadenante del trastorno adaptativo con ansiedad que sufre la perjudicada. En el informe pericial de Josefina (folios 1171 y ss, tomo V de la causa) se expone que Josefina no presentaba una patología previa, al relatar los hechos, Josefina da a entender una situación de dominio y sumisión, los peritos psicólogos apuntan, como rasgos de su personalidad, la dependencia y sumisión. En el informe pericial de Dulce , elaborado por los mismos peritos, se expone que Dulce presenta un estado psicológico patológico, mostrando una elevada victimización que se corresponde, no solo con los abusos sexuales sufridos, sin también con las relaciones personales mantenida con el procesado Bernabe , causantes de su confusión personal, Dulce manifiesta no saber quién es. Advierten una cronificación de la patología que presenta, tanto por la edad crítica en la que se iniciaron los hechos como por la personalidad base de la perjudicada.

Los peritos de Josefina y Dulce (Sra. Gloria y Sr. Laureano ) expusieron en el acto del plenario que, si bien el objeto de la pericia no versaba sobre la credibilidad de las perjudicadas, sí tienen en cuenta como éstas han percibido los hechos y, para elaborar el diagnóstico de su estado mental han de aceptar la coherencia y lógica de lo narrado; en sendos casos las reacciones psicológicas resultaban congruentes con los episodios de abuso sexual que relataban Josefina y Dulce .

Los peritos psicólogos que elaboraron el informe pericial de Juana (folios 1397 y ss, tomo VI de la causa), Don. Rafael y Sra. Erasmo , después de exponer que si bien Juana presentaba cierta sintomatología cuando acudió a consulta, en la actualidad su estado mental ya es adecuado y no presenta patología alguna, fueron preguntados a instancia de las defensas si las alteraciones psicológicas expuestas podían haber sido acusada únicamente por la presentación de una denuncia y lo que comporta o, por el contrario, deben ir anudadas a la existencia de los abusos; al respecto ambos peritos expusieron que si bien ambas situaciones son compatibles y no se excluyen para la causación de dichas alteraciones, sí que afirman que de no haber ocurrido los hechos denunciados y, en el caso en el que sólo se hubiera presentado una denuncia por un hechos no vividos, no podría producirse la sintomatología advertida en Juana , y esta sintomatología es posible que haya estado silenciada durante todo el transcurso del tiempo desde que acontecieron los hechos hasta que se interpone la denuncia, la persona aguanta los síntomas, incluso niega los hechos como mecanismo de defensa pero, de repente puede ocurrir un acontecimiento que provoque la expresión de esa sintomatología.

En el caso de Begoña , los peritos forenses, tanto en su informe (folio 1540 y ss, tomo VI de la causa) como en el acto de la vista, exponen que Begoña presenta una sintomatología propia de sometimiento a persuasión coercitiva, son un diagnóstico de trastorno disociativo no especificado junto a sintomatología postraumática y depresiva. La sintomatología referida, consiste en el intento deliberado de influir en alguien utilizando medios para subordinar la voluntad de éste a la del que persuade. Relatan un dato curioso, el primer día que Begoña entró en la consulta de los psicólogos, al ver que ambos eran hombres adultos, y uno de ellos tenía barba -como Bernabe - Begoña desconfió tanto de ellos que, incluso, les pidió que se identificaran como psicólogos colegiados.

En los informes psicológicos de Celestina (folios 1579 y ss) se determina que ésta presenta sintomatología cronificada de estrés postraumático, no habiendo advertido en el relato de Celestina ninguna incoherencia, ni contradicción, habiendo valorado el testimonio de la perjudicada y su credibilidad como primer punto metodológico del informe. Los peritos coinciden en afirmar que las personalidades de Celestina y Josefina son parecidas, ambas presentan rasgos de alta obediencia a las normas, no discuten la orden emitida por la autoridad, son dependientes, sumisas y presentan baja autoestima.

En lo que se refiere a la persistencia - tercer aspecto a valorar en el testimonio de las víctimas- debe señalarse que no se ha puesto de manifiesto por las partes ninguna contradicción ni retractación en las declaraciones. Hay que destacar que no se han detectado contradicciones esenciales o erróneas de las perjudicadas referidas al núcleo de los hechos, sus manifestaciones, aunque tensas a medida que se avanzaba en la narración de lo ocurrido, fueron claras, expresadas sin reservas y con aportaciones de datos accesorios a los hechos que apuntan a la realidad de lo narrado. Se trata de declaraciones coincidentes en los episodios y complementarias entre sí.

Todo lo anterior determina que se considere que lo relatado en el apartado de hechos probados de esta resolución es cierto y se ha acreditado en el procedimiento por medios lícitos de prueba.

Nos encontramos, pues, en condiciones de afirmar la validez y credibilidad de los testimonios aportados por cada una de las perjudicadas en la presente causa. Partimos, para llegar a la anterior conclusión, de trece declaraciones testificales de cargo en las que, a través de los recuerdos de las vivencias experimentadas, se proyectan sobre los acusados señalándolos como responsables de numerosos hechos atentatorios contra la libertad sexual de las perjudicadas; en la base de dicho atentado se encuentra la naturaleza del consentimiento prestado por las testigos para que el ataque se consumara. La prueba de cargo se nos presenta como un bloque sólido, sin fisuras que, reproduciendo aquí los datos tenidos en cuenta para elevar a la categoría de prueba de cargo a tales testimonios -en concreto acerca de la verosimilitud, ausencia de incredibilidad subjetiva y corroboración-. Esta credibilidad viene fundamentalmente constituida por el contenido de dichas declaraciones testificales y su interrelación y, resulta plenamente avalada por los informes periciales aportados, tanto porque determinan una serie de lesiones psíquicas -en pocos casos adquieren la categoría de secuelas- compatibles con la versión de los hechos ofrecida por las perjudicadas, así como por la conclusión final ofrecida por los peritos psicólogos que presentaron informe sobre Juana y que se mostraron tajantes al afirmar que la sintomatología patológica no podría presentarse, como lo hizo, de no haber ocurrido realmente los hechos.

Frente a esta prueba de cargo demoledora hallamos como descargo, en el caso de Bernabe , una negación selectiva de los hechos. Así, puede advertirse en su declaración como no resultan controvertidos todos aquellos hechos que, comprensibles o no a la experiencia, no vinculan negativamente en un plano jurídico al acusado con las testigos; ahora bien, resulta negados, casi categóricamente, todos aquellos extremos que conforman los hechos imputados. Y decimos casi categóricamente por que, por ejemplo en el caso de los episodios de desnudos, el propio acusado afirmó que, en ocasiones y para vencer los complejos físicos, él solicitaba a la persona que se desnudara, tal práctica constituía una técnica empleada en su tratamiento. Para mostrar que así era, se presenta como testigo de la defensa a Tania , la cual relata que acudió a Bernabe para que le ayudara, tenía complejos y no se aceptaba físicamente, Bernabe le dijo que se desnudara y ésta lo hizo, relatando como el acusado, mediante esta técnica, intentaba hacerle ver como debía aceptarse, agradarse y quererse. Así las cosas podríamos pensar que nos encontramos ante un caso igual al de muchas de las testigos- perjudicadas y que, quizá la interpretación que estas hacen de lo acontecido podría hallarse sugestionado por otros extremos o variables. Pero ello no es así, no puede obviarse un dato que al Tribunal le parece fundamental, y que no es otro que la edad de las chicas al conocer a Bernabe . Así, frente a Tania que lo conoció a los 22 años, al igual que Frida que lo conoció a los veinte años, todas las denunciantes conocieron a Bernabe al final de su infancia e inicio de la etapa adolescente, o bien cuando ya se encontraban en esta adolescencia.

Al hilo de lo anterior, curiosa resulta la coincidencia de que, no sólo en todos los casos denunciados, el interés de Bernabe por conocer a las chicas y el inicio de las relaciones sexuales inconsentidas con ellas, se produjera cuando estas contaban con edades que oscilaban entre los 11 años a los 15, 16 ó 17 sino que además, la coincidencia surge también, en la edad que éstas tenían cuando afirman que Bernabe dejó de mantener relaciones sexuales con ellas. En general, ninguna de las denunciantes afirma haber seguido manteniendo relaciones sexuales con Bernabe una vez cumplieron los 19 ó 20 años. Esta coincidencia puede explicar, también, el porqué en casos como el Frida , Coral, Silvia, Tania o Berta , (que conocieron a Bernabe cuando ya habían alcanzado la veintena) afirmen no haber protagonizado episodios como los denunciados.

Al respecto, y acerca del argumento de la defensa referente a que en el caso de Adoracion (que conoció a Bernabe cuando contaba con la edad de 14 años) ningún hecho parecido a los denunciados sufrió, no puede acogerse como contraindicio eficaz, por cuanto resulta obvio entender que hechos como los denunciados no iban a ocurrirle a una chica adolescente que era la hija de la dueña del gimnasio donde Bernabe pasaba consulta, siendo que además de ello, y gracias a la familia de Adoracion , Bernabe había obtenido publicidad y reconocimiento en Ibiza; las circunstancias que rodeaban a Adoracion resultaban suficientes como para que Bernabe no la tratara de la misma manera.

El acusado niega, también, haber mantenido relaciones sexuales con ninguna de ellas, salvo con Bárbara , con quien dice haber mantenido un "prototipo de relación sexual" que no funcionó. Curioso resulta que, aceptando haber mantenido algún tipo de relación sexual y, reconociendo haber masturbado a Bárbara , sin embargo niegue que dentro de esa relación se produjera sexo oral y, consideramos que tal negación se produce, entre otras cosas, porque concurren otras perjudicadas que también aluden a episodios de sexo oral con Bernabe y, en estos otros casos el procesado niega cualquier tipo de contacto sexual. Para acreditar que no pudieron darse situaciones en las que las chicas practicaran sexo oral a Bernabe , la defensa presenta a las dos últimas personas que mantuvieron una relación sentimental duradera con él ( Bernarda y Carmela ), las cuales, partiendo de la premisa de que la pobreza de las relaciones sexuales entre ellos, cuando eran pareja, fue causa determinante, junto con otros aspectos, para la ruptura de la relación sentimental, puntualizan que las declaraciones de las perjudicadas no pueden ser ciertas por que a Bernabe no le gustaba mantener sexo oral y tampoco podía llevar una vida sexual activa porque, con ella, perdía parte de su magia. Ahora bien, si tenemos en cuenta la premisa de la que ambas parten, podremos convenir que ambas testigos no ofrecen un marco preciso o fiable de la conducta de Bernabe en su vida sexual, puesto que la actuación de Bernabe con ellas puede responder a otros motivos.

Por lo demás, el resto de testigos presentados como descargo de las imputaciones referidas a Bernabe , vienen a mostrarnos a una persona que sólo se dedicaba a ayudar a los demás, e incapaz de llevar a cabo los hechos imputados, pero, y como ocurre generalmente en hechos de esta naturaleza, no son testigos directos de los hechos acusados. Su aportación a la prueba no pasa de la alegación de un perfil bondadoso sobre la personalidad de Bernabe , en el que no pueden encajar las piezas conformadas por las perjudicadas, pero ahí se queda. Y tal efecto no puede alcanzar a crear una duda razonable en el Tribunal.

Por el contrario, las declaraciones d ellas perjudicadas, prolijas en detalles, pese al paso del tiempo, conforman trece acusaciones, fuertes individualmente como carga probatoria y, que interrelacionadas provocan una convicción de certeza a la Sala. La estructura y sucesión de los acontecimientos narrados por cada perjudicada son absolutamente coincidentes en su esencia y las casualidades son tan abundantes que, en definitiva, dejan de ser tales para otorgar a sus testimonios la credibilidad y verosimilitud necesaria para convencer al Tribunal de que lo realmente acontecido es lo expuesto por las perjudicadas.

QUINTO.- La tipificación de los hechos probados debe realizarse sobre la base de la acusación formulada, expuesta que fue en los antecedentes de hecho de la presente resolución y, partiendo de ella, esta Sala considera que del relato de hechos probados se determina que Bernabe cometió once delitos continuados de abuso sexual con penetración, previstos y penados en el art.182.1 en relación con el art.181.3 y el art.74, todos del Código Penal (por los hechos probados referentes a Bárbara , Aurelia , Isidora , Juana , Begoña , Dulce , Socorro , Inmaculada , Verónica , Loreto y Josefina ), de un delito de abuso sexual con penetración, previsto y penado en el art. 182.1 y 2 en relación con el art.180.4 y 181.1 y 2 y el art. 74 del Código Penal (por los hechos probados referentes a Celestina ) y, para el caso de los hechos probados y que hacen referencia a Tarsila , se califican como constitutivos de dos delitos de abuso sexual con acceso carnal del art. 182.1 y 2 en relación con el art.181.1 y 2 y el art.180.1.4º del Código Penal y de un delito de abuso sexual con penetración del art.182.1 en relación con el art. 181.1 y 3 del Código Penal .

La STS de 8 de Junio de 2007 recuerda que el delito de abusos sexuales del artículo 181 del Código Penal está comprendido entre los que constituyen un ataque a la libertad o indemnidad sexual de otro. Así se desprende del tenor literal del precepto que describe la conducta típica como la realización de actos que ataquen a dichos bienes jurídicos, sin violencia o intimidación y sin que medie verdadero consentimiento de la víctima. El tipo objetivo consiste, por lo tanto, en una conducta de naturaleza o contenido sexual ejecutada mediante un contacto físico entre el sujeto activo y el pasivo. Es indiferente que el contacto se realice por el sujeto activo sobre el cuerpo del sujeto pasivo, o que sea éste quien lo lleve a cabo, por indicación o acción del primero, sobre el cuerpo de éste. Y, aunque la conducta penada en el artículo 181 CP no está específicamente descrita -a diferencia de lo que ocurre en el artículo 182 CP -, es patente que los comportamientos de Bernabe que se han descrito en los hechos probados son una conducta de claro contenido sexual.

Por otro lado, el tipo subjetivo exige el conocimiento de la naturaleza sexual del acto que se ejecuta, lo que implica a su vez la conciencia de afectación del bien jurídico. Tradicionalmente se ha requerido la concurrencia de un ánimo tendencial consistente en el llamado ánimo libidinoso o propósito de obtener una satisfacción sexual. Generalmente, tal ánimo se desprende de la propia conducta del sujeto, pues es precisamente lo que la explica. Las STS de 8 de Junio de 2007 y de 6 de Abril de 2004 indican que para afirmar el dolo basta con el conocimiento del peligro creado con la acción, de manera que será suficiente con que el autor conozca que su conducta, por su propia naturaleza, puede afectar negativamente a la libertad o indemnidad sexual de la víctima, porque lo importante es el atentado a la libertad o indemnidad sexuales y no tanto la intención del autor orientada a la satisfacción de sus deseos de esa clase, aunque normalmente aparezcan unidos.

Además, el recurso al número tres del artículo 181 CP obliga a remitirse a la STS de 5 de Enero de 2009 , la cual expone que "mientras que en los tipos de agresión sexual la acción típica exige un medio comisivo de violencia o de intimidación para vencer la voluntad contraria de la víctima y lograr así una relación sexual no consentida, en los tipos de abuso [...] el desvalor de la acción estriba en la ausencia de un autentico consentimiento que pueda valorarse, más allá de la pura aquiescencia formal o exterior, como verdadero y libre ejercicio de la libertad personal dentro de la esfera de la autodeterminación sexual". Añade esta sentencia que sobre ese fundamento común -ausencia de verdadero consentimiento- se articulan los distintos supuestos del artículo 181 CP . El primero referido a la carencia de condiciones personales o físicas necesarias para determinarse libremente en el ámbito de las relaciones sexuales -los ejecutados sobre menores de trece años o sobre personas que se hallen privadas de sentido o que padezcan un trastorno mental del que se aprovecha el autor-. El segundo derivado de la aquiescencia obtenida prevaliéndose el responsable de una situación de superioridad manifiesta que coarte la libertad de la víctima. En estos casos el consentimiento nace condicionado por una situación de inferioridad experimentada por el sujeto pasivo en términos que, sin eliminarla, restringe su libertad, en cuanto reduce las posibilidades reales de la decisión, y de lo cual se aprovecha el sujeto activo prevaliéndose de su superioridad.

Este segundo supuesto es apreciable, según la sentencia que se ha mencionado, "en muy distintas situaciones y variadas circunstancias", aunque precisándose que esto "no significa que se encuentren dentro del ámbito de lo típico todos los casos en que se aprecie cualquier desigualdad entre las personas, o una falta de equilibrio o paridad de capacidades, situaciones personales o posibilidades reales de influir, convencer o conducir el ánimo o la decisión del otro", sino que "es necesaria una manifiesta superioridad y un prevalimiento de ella en términos tales que resulten incompatibles con un verdadero ejercicio de la libertad personal, entendida como capacidad de autodeterminarse". En este sentido la STS de 12 de Marzo de 2009 , con cita de la STS 841/2007, de 22 de Octubre , recuerda que el fundamento de agravación deriva de que el sujeto activo, consciente de que tiene una condición o cualidad sobre la víctima, la instrumentaliza en su beneficio particular con finalidad delictiva de cohibir la resistencia de la víctima. Es un "modus operandi" a través del cual el agente obtiene el consentimiento viciado de la víctima en base a la concurrencia de tres elementos: a) situación manifiesta de superioridad del agente; b) que dicha situación influya de forma relevante coartando la capacidad de decidir de la víctima; y, c) que el agente, consciente de esa situación de superioridad y de los efectos inhibidores que en la libertad de decidir de la víctima produce, se prevalga, la ponga a su servicio y así obtener el consentimiento viciado de la víctima.

Estas últimas sentencias indican, además, que la circunstancia del tercer párrafo del artículo 181 CP está concebida en gran amplitud, "de suerte que ya no se limita su aplicación a abusos sobre personas menores de edad o disminuidos psíquicos. Es perfectamente concebible que una persona mayor de edad, sin ningún déficit físico o psíquico relevante, se encuentre in concreto en una situación tal en la que se sienta obligado a consentir y mantener una relación sexual que rechaza" porque "hay que tener en cuenta que el actual C penal define el prevalimiento en el art. 181-3 º como nota positiva en aquella situación de superioridad manifiesta que coarte la libertad de la víctima, con lo que se está expresando la doble exigencia de que prácticamente exista una situación de superioridad y que esta sea evidente y por tanto eficaz porque debe coartar efectivamente la libertad de la víctima, y como nota negativa, que lo separa de la intimidación, no tiene que haber un comportamiento coactivo que anule el consentimiento (ni mucho menos violento)", con cita de las STS 170/2000, de 14 de Febrero y STS de 10 de Octubre de 2003 .

En nuestro caso la conducta que el ejercía sobre las chicas debe calificarse de prevalimiento (también en el supuesto de Begoña , en el que no puede compartirse la lectura que de los hechos efectúa su defensa letrada, y por la que considera que en el desarrollo de los hechos existió violencia o intimidación. Así, los hechos declarados probados respecto a dicha perjudicada no alcanzan la entidad suficiente para calificarlos de intimidatorios, desde la perspectiva jurídica expuesta).

Acerca de la naturaleza del consentimiento, las declaraciones de las perjudicadas resultan también contundentes y conducentes a considerar que dicho consentimiento se hallaba viciado, siendo por tanto inhábil para determinar que las relaciones sexuales mantenidas eran aceptadas por ellas.

Todas las perjudicadas constituyen un conjunto de personas que, en el momento de los hechos, se encontraban en el final de su infancia o inicio de adolescencia, situación que, en alguna de ellas, se unía a la existencia de problemas familiares (como problemas de alcoholismo o separación de progenitores) lo suficientemente importantes para ser sugestionadas a través de una promesa de mejoría del ambiente familiar o de los logros personales que podrían alcanzar.

La presentación de Bernabe a cada una de las chicas, se producían siguiendo un mismo patrón en todos los casos. Éstas acudían a él a través de su grupo de amigas, en unos casos, o a través de sus propias madres o familiares directos, en otros muchos. Los únicos datos con los que contaban en ese primer encuentro era, la actitud inquietante de Bernabe hacia ellas, el cual les expresaba aspectos negativos que consideraba que las chicas presentaban en su personalidad y la gravedad que en un futuro iban a tener dichos rasgos; y una rumorología intangible pero con gran fuerza sugestiva -muchas de las madres, y algún padre, de las perjudicadas declararon que ellas confiaban plenamente en Bernabe y en que éste poseía poderes especiales-; todo ello junto con la importante diferencia de edad entre las chicas y Bernabe .

En este contexto el acusado había creado ya un primer caldo de cultivo al que se añadían las circunstancias personales y familiares de cada chica que el aparentaba adivinar. Cuando la perjudicada conocía a Bernabe por su madre (como en el caso de Aurelia ), ésta ya le había comunicado al ahora procesado cuales eran sus inquietudes respecto a su hija y, de igual manera ocurría cuando la presentación venía motivada por las amigas de la presentada- provocaba que la chica se planteara la posibilidad de que Bernabe tuviera esas cualidades sobrenaturales. En todas las ocasiones, en el primer encuentro de Bernabe con cada una de las perjudicadas, el tono empleado por el procesado era despreciativo, hiriente y cruel -lo cual encaja en los rasgos de la personalidad que del procesado realizan la perito psicóloga forense que lo examinó-. Esta actitud negativa, si bien en un primer momento podría pensarse que podía suponer un motivo para que la recién presentada se alejara y no desear mantener contacto con una persona que la desprecia, sin embargo el efecto que producía -y, repetimos, en todos los casos- era el de provocarles una fuerte inquietud y confusión, la cual se solventaba a través de la madre o del propio grupo de amigas que había motivado que la chica en cuestión conociera a Bernabe y que le animaban para que no tuviera en cuenta ese primer encuentro y confiara en él puesto que Bernabe era " Santo " y conocía cosas de los demás imposibles de conocer, así como que se decía que había curado cánceres y otras enfermedades; junto a ello cada chica recordaba sus propios problemas personales o familiares y que él le había dicho que podía solucionar, y la reflexión continuaba recordando que todo el mundo quería Bernabe , sus amigas decían que él les ayudaba, por lo que la chica se preguntaba cómo iba a dudar de sus amigas, y que si no éstas le darían de lado. En otros casos la confianza en Bernabe venía predeterminada por la madre de la chica, la cual era la que había llevado a su hija a conocer a Bernabe , porque ella misma confiaba plenamente en él, con lo que resulta fácil entender que alguien se convenza de algo si es la madre la que te empuja a ello porque realmente cree que es bueno aquello.

Así las cosas, y obtenido este principio de confianza de cada chica, el procesado Bernabe , entraba de lleno en su finalidad última, el control de estas personas en todos los ámbitos de su vida, también en el sexual. Y en ese momento entraban en juego las premisas de tan aberrante relación, que eran expuestas por Bernabe a cada una de ellas; así la necesidad de confiar al 100% en él, no cuestionarse lo que él dijera -"que la magia era así"-, obediencia hacia lo que él indicara y, por último pero determinante, aceptar un "pacto de silencio". Este acuerdo conllevaba el compromiso de que cada una no pudiera exteriorizar a terceros nada a cerca de su relación individual con el acusado, hasta tal punto que entre ellas, aún compartiendo físicamente la vivencia de alguno de los episodios, ni siquiera lo comentaban, aún una vez hubiera pasado.

Una visión global de lo expuesto, situándonos en el momento del primer episodio sexual de cada denunciante, nos conduce irremediablemente a concluir que, bajo la apariencia de una falsa libertad de elección, el acusado, antes de llegar a ese desenlace, había empleado tales mecanismos de sugestión en las chicas que provocaba el bloqueo sistemático de sus voluntades a través de cada uno de los items expuestos, presentándoles una realidad absolutamente ficticia. Resulta absolutamente obvio que el consentimiento de cada una de las perjudicadas era un consentimiento viciado y, consiguientemente inhábil para entender aceptadas las relaciones sexuales que el acusado mantenía con ellas o les hacía mantener con terceros.

Dicho vicio de consentimiento no se renovaba cada vez, sino que una vez obtenido éste se presenta duradero en el tiempo, tanto a través de los "mandamientos"o directrices con los que en esa primera vez el acusado adoctrinó a cada chica, como por las veces en las que Bernabe les recordaba a ellas los compromisos a los que habían llegado y por el hecho de que rota esa barrera de control de voluntades por cada una de ellas, éstas planteándose la situación, concluían que el mantener relaciones sexuales con él o con quién él indicara era un "mal menor" y no volvían a plantearse sí realmente querían hacer lo que hacían, simplemente lo asumían como algo que había que aceptar y una carga necesaria para obtener la ayuda que Bernabe les había prometido.

En cuanto al ánimo que movía al acusado, no cabe duda que dentro de él se encontraba un deseo sexual, derivado de los propios contenidos de los actos; ahora bien, además de que éste ánimo no resulta imprescindible para apreciar la concurrencia de los elementos del tipo, a juicio de la Sala, lo que movía la conducta del acusado, Bernabe , era una intención más global de poder y control de estas personas y de las relaciones sociales que mantenía. Así se advierte en la conducta del procesado, un deseo de notoriedad social. Bernabe en un momento determinado accede y conoce a parte de un colectivo social minoritario, como son los futbolistas referidos en la causa, con evidente popularidad y capacidad económica. Estos, siendo alentados por Bernabe en su ánimo para llevar a cabo su actividad profesional, le entregaban bienes de diversa naturaleza con los que Bernabe cubría sus necesidades; estas relaciones, de las que Bernabe alardeaba, el apoyo que en Ibiza encontró al conocer a la familia del otro procesado, Francisco , que facilitaron la publicidad de Bernabe entre la clientela de su gimnasio y le permitieron el uso del mismo para sus consultas, junto con la existencia de una rumorología acerca de sus poderes sobrehumanos carente de real sustento, otorgó en un momento dado y ante un conjunto más o menos delimitado de personas, entre las que se encuentran las denunciantes y sus familias, un poder, control y reconocimiento social que Bernabe fomentaba. Dentro de este deseo de poder y control se encontraban las relaciones sexuales que mantuvo con las denunciantes y que hizo que estas mantuvieran con terceros, al igual que el intento de dirigir sus vidas en todos los ámbitos, como se desprende de las propias declaraciones de las perjudicadas y de los informes psicológicos elaborados sobre ellas, en los que, en muchas ocasiones, se hace referencia a que uno de los aspectos que más les ha costado superar, o todavía les cuesta, a las perjudicadas es aprender a decidir por sí mismas, puesto que derivado de la relación que tuvieron con Bernabe , todas dejaron de decidir, sometiendo a la consideración de Bernabe lo que debían hacer en las distintas situaciones ante las que se encontraron.

Por último, no cabe duda que Bernabe conocía la naturaleza sexual de los actos que ejecutaba o mandaba ejecutar y así se desprende de las calificaciones que el propio acusado declaró en el acto del plenario -si bien sobre este tema se hablará al atender a las circunstancias modificativas de la responsabilidad que alegó su defensa-.

SEXTO.- Finalmente, debe señalarse que los hechos calificados como delitos de abusos sexuales, lo son con carácter de continuado, a excepción de los abusos sexuales a los que fue sometida Tarsila .

Así, la jurisprudencia del tribunal Supremo no exceptúa de la figura del delito continuado las infracciones contra la libertad sexual aunque las mismas ofenden bienes eminentemente personales. Para su construcción es preciso, de acuerdo con la definición que del mismo ofrece el art. 74.1 CP , que el autor realice la pluralidad de acciones "en ejecución de un plan preconcebido o aprovechando idéntica ocasión"; y tratándose de atentados contra la libertad sexual es necesario, además, que las acciones incidan sobre un mismo sujeto pasivo con el que el autor establece una abusiva relación sexual, duradera en el tiempo, en la que no es fácil particularizar los diversos episodios en que la misma se concreta. Sentado lo anterior, todas éstas exigencias concurren en el presente caso puesto que los encuentros sexuales que el acusado, Bernabe , mantuvo con cada una de las denunciantes cumplían con aquella misma finalidad de carácter sexual, tratándose de actos plurales, diversos, repetidos en el tiempo y con proximidad temporal entre unos y otros, pese a la diferencia temporal entre el primero y el último de ellos.

En el caso de Tarsila , por el contrario, las tres relaciones sexuales inconsentidas que Bernabe mantuvo con Tarsila deben ser penadas por separado.

La decisión de no advertir continuidad delictiva en los hechos denunciados por Tarsila , ha de pasar por el examen de dos puntos relevantes para apreciar dicha continuidad; en primer lugar que se esté en presencia de un dolo conjunto o un dolo continuado, las dos modalidades dolosas a que se refiere el art. 74 Cpenal , el primero equivale a un plan preconcebido, y el segundo un aprovechamiento de idéntica ocasión, es decir una unidad de acción y su aprovechamiento consciente, o, por el contrario que se esté en presencia de un dolo renovado en el que está ausente la unidad jurídica de acción en las dos modalidades citadas.

El dolo renovado no es un dolo conjunto, sino que es un dolo autónomo no vinculado a plan alguno ni a aprovechamiento de idéntica ocasión.

En segundo lugar, puede ser relevante el distanciamiento temporal, en que ocurren las acciones, de tal forma que haga aparecer las diferentes ocasiones delictivas como disgregadas, y sin relación de unas con otras.

Pues bien, los dos criterios aludidos, en su aplicación al caso de autos de acuerdo con las previsiones del art. 74 del Cpenal vigente, llevan a la consideración de que no se está en una continuidad delictiva, se insiste, en relación al presente caso, ya que como recuerda la STS de 4 de Julio de 1991 , es cuestión que debe ser analizada caso a caso.

En efecto, los abusos sexuales relatados por Tarsila se produjeron en tres ocasiones, y en cada una de ellas la denunciante tenía una edad diferente. Así la primera ocasión se produjo cuando contaba con once años de edad, en la segunda ya tenía doce años y, por último en la tercera ocasión, Tarsila tenía trece años.

La unión de estos datos lleva a la conclusión de que no se está en un dolo unitario ni en la modalidad de dolo conjunto ni en la modalidad de dolo continuado.

No existió unidad jurídica de acción sino un dolo nuevo con ocasión de cada abuso sexual, y por lo tanto se está en presencia de acciones autónomas y disgregadas que deben ser valoradas como cada una en su propia entidad, y toda vez que fueron tres los abusos sexuales (uno de sexo oral y dos de penetración) se estará en presencia de dos delitos de abuso sexual del art. 182. 1 y 2 del Código Penal (en relación al punto cuarto del art. 180 CP ) -por cuanto en las dos primeras ocasiones se produjeron cuando Tarsila todavía no tenía la edad de trece años, por lo que la falta de consentimiento del punto primero del art. 181 viene determinada por la edad de la menor y la agravación del párrafo segundo del art.182 se constituye por el prevalimiento del 180.1.4º); y un delito de abuso sexual del art. 182.1 en relación con el art.181.3 CP .

Concluyendo, los hechos declarados probados resultan constitutivos de once delitos de abuso sexual de carácter continuado del art.182.1 en relación con el art.181.1 y 3, de un delito continuado de abuso sexual del art.182.1 y 2, y de dos delitos de abuso sexual del art. 182.1 y 2.

La Sala no comparte la calificación jurídica que, de algunos hechos, realizan las acusaciones.

Así, con relación a Tarsila , que las acusaciones califican a través del art.182.1 y 2 en relación con el art. 181.1, 2 y 3 y 180.1.3º y con carácter continuado; la Sala entiende, dando por reproducidos los argumentos para la no apreciación de la continuidad delictiva, que la falta de consentimiento de Tarsila residía primordialmente en su edad inferior a los 13 años -181.1 y2 en las dos primeras relaciones sexuales -11 y 12 años- a lo que debe añadirse como agravación de la conducta, el prevalimiento del procesado que se encuentra en el párrafo cuarto del 180. No resulta aplicable el punto tercero del 181 por cuanto en dicho precepto el prevalimiento concurrente se emplea para determinar el consentimiento inhábil, mientras que el prevalimiento del 180 actúa como agravante cuando ha sido utilizado en la ejecución del delito, como es el caso de autos.

Este mismo argumento debe ser aplicado en el caso de la calificación de los hechos que las acusaciones hacen con relación a Celestina .

En la calificación de los hechos denunciados por Tarsila , Dulce , Inmaculada , Verónica , Loreto y Celestina las acusaciones estiman concurrente la agravación contenida en el punto tercero del art. 180 Cp , esto es, cuando la víctima sea especialemtne vulnerable. Sin embargo, dicha calificación no puede ser acogida por la Sala toda vez que, no explicitándose la concurrencia de una enfermedad o cualquier otra situación de vulnerabilidad en las perjudicadas, la constitución de la especial vulnerabilidad por razón de la edad de las perjudicadas ya es tenida en cuenta para conformar, o bien la falta de consentimiento de la relación sexual, o bien el prevalimiento como agravante o como determinante de la falta de consentimiento, por lo que, volver a utilizar el mismo dato fáctico para construir una nueva agravación de la conducta conculcaría el non bis in idem.

SÉPTIMO.- De los anteriores delitos es responsable en concepto de autor, por haber tomado parte directa en los mismos, de conformidad con lo previsto en el art. 27 y 28 del Código Penal , el procesado Bernabe .

OCTAVO.- Con relación a los hechos imputados al procesado Francisco , la Sala ha considerado probado que el procesado abusó sexualmente -con penetración- en una ocasión de Inmaculada . Sin embargo, no puede tener como probados el resto de abusos sexuales que se le imputan por las acusaciones.

Es cierto que todas las chicas que se presentan como perjudicadas frente a Francisco , avaladas en sus afirmaciones incluso por las testigos que no presentan esta condición de perjudicadas, presentan a Francisco como el "discípulo" de Bernabe , su mano derecha, la única persona -según Bernabe - que dejaba que estuviera a su lado y, en definitiva su sucesor. Todas manifiestan que Francisco estaba siempre con Bernabe y que, si bien nunca les forzó físicamente, sí que alguna considera haberse sentido presionada psicológicamente por él.

Ahora bien, en todos los casos -salvo en el de Inmaculada - las perjudicadas manifiestan que accedieron a mantener relaciones sexuales inconsentidas con Francisco porque Bernabe así los disponía y que, en tales momentos, o bien era ordenado por Bernabe en ese instante, o bien habían recibido la instrucción -diferida en el tiempo- de que con Francisco debían comportarse igual que con él.

Todas ellas manifiestan que accedían a mantener relaciones sexuales con Francisco por miedo a que Bernabe les riñera o les abandonara.

De ellos podemos deducir que, efectivamente, las relaciones sexuales mantenidas con Francisco por las denunciantes, no eran consentidas libremente por estas, pero si descendemos a examinar la naturaleza, origen y causa de este consentimiento viciado faltan datos indiciarios para poder considerar que dicha falta de validez del consentimiento prestado fuera provocada directa y únicamente por Francisco . Sólo en el caso de Inmaculada se describe una escena capaz de provocar la certeza y convicción suficiente en el Tribunal de que, en ese momento Francisco coaccionara directamente a Inmaculada , para que ésta finalmente accediera a mantener relaciones sexuales con él.

Así, Inmaculada expuso con gran claridad y no menos sufrimiento, que "recordaba un día en casa de Bernabe con Francisco , Dulce y Verónica ; ese día Bernabe obligó a Dulce a irse con Francisco a una habitación, cuando ésta regresó la mandó a ella y le dijo, Bernabe , que subiera a la habitación y le hiciera a Francisco el mismo caso que a él, que él - Bernabe - había tenido un maestro y ahora él era el maestro de Francisco . La declarante manifiesta que se negó pero que Bernabe le dijo que era lo mismo estar con él que con Francisco , que él nos pasaba su poder y Francisco también. Refiere que Francisco estaba presente cuando Bernabe le comentó lo referido. Ya en la habitación, Francisco le dijo a la declarante: "Vas a hacer exactamente lo mismo que haces con Bernabe , desnúdate y túmbate".

En el resto de abusos sexuales denunciados, de las declaraciones testificales, no llega a quedar suficientemente clara la posición de Francisco ante los hechos, no se especifica que Francisco estuviera al corriente de que su relación con las chicas derivara exclusivamente de la concepción que éstas tenían sobre él y que había sido formada por Bernabe acerca de que fuera su discípulo, ni que él estuviera presente cuando Bernabe les ordenaba acostarse con él, ni que en el momento previo a mantener relaciones sexuales con cualquiera de ellas, Francisco se presentara ante ellas coaccionándolas directamente y por "meritos" propios.

Y ello es así por cuanto, del examen de las testificales de cargo, a excepción de Inmaculada , encontramos en los relatos fisuras, falta de complemento de algunas declaraciones con otras y, en definitiva una acusación genérica que provoca dudas, que la Sala considera razonables, como para resultar aplicable el principio in dubio pro reo.

Así, Aurelia relata un episodio en el que Francisco coacciona a su amiga Isidora para conseguir mantener relaciones sexuales con ella, encontrándose Aurelia presente. Isidora lloraba y, según Aurelia , Francisco le dijo que se calmara, que manteniendo relaciones sexuales con él la desbloqueraría; sin embargo, nada de lo relatado es expuesto por dicha perjudicada en su declaración en el acto de la vista.

En el caso de Juana , negada por ésta la existencia de una relación sentimental con Francisco , frente a ello se alza la prueba de la defensa a través de sus testigos Arturo y Silvia, los cuales afirman lo contrario.

Y, en el caso de Socorro , ésta expuso en el acto del plenario que mantuvo relaciones sexuales con Francisco ; la primera vez ocurrió en la casa de San Rafael tras haberle dicho Bernabe -no constando que Francisco estuviera presente en ese momento- que éste era su mano derecha y que manteniendo relaciones sexuales les introducían energía buena. Sin más confirmación de que el consentimiento de Socorro fuera viciado por Francisco , no puede extraerse de lo manifestado que directamente éste se prevaliera de su condición para mantener relaciones con Socorro .

Todas ellas, de una u otra manera, y a excepción de Inmaculada , acabaron manteniendo una relación que Francisco que comúnmente podría entenderse de amistad, hasta el punto de que -siendo consciente la Sala de la confusión que el inicio de la causa necesariamente hubo de provocar en las perjudicadas- Aurelia , Isidora y Socorro acudieron a la casa de Arturo en cuanto tuvieron conocimiento de que Francisco había sido puesto en libertad provisional, preocupándose por su estado y, al parecer, ofreciéndose a quedarse con él esa noche haciéndole compañía.

En definitiva, el Tribunal no descarta que los hechos por los que Francisco viene siendo acusado pudieran haber acontecido de la forma y manera expuesta por las perjudicadas, pero carece de los suficientes indicios con la necesaria contundencia para, jurídicamente, considerarlos probados.

Se presenta, en conclusión, a Francisco , como la persona que, quizá con mayor preferencia o asiduidad que otros, se aprovechaba de los efectos que la anulación de la voluntad de las denunciantes ocasionada por Bernabe , provocaba en ellas. Dicha figura del aprovechamiento del consentimiento viciado por otro no encuentra encaje punitivo en los preceptos penales que protegen el bien jurídico de la libertad sexual. Francisco , con relación a estas perjudicadas, se presenta en la misma posición que otras de las personas que, en condición de testigos, fueron propuestos por la defensa ( Cecilio o Chapas " o Maximiliano ).

En el caso de Inmaculada , la cuestión es diferente; y ello no solo por la trascripción de su declaración y la claridad y concreción con que Inmaculada expuso lo acontecido, sino también por la corroboración indirecta de los hechos a través de la declaración de su amiga, y también perjudicada, Dulce . Ésta expuso que el mismo día que Inmaculada reconoce haber mantenido relaciones inconsentidas con Francisco , momento antes había sido ella la que, ordenada por Bernabe debía haber accedido a mantener las relaciones con Francisco . Pero, en el caso de Dulce ésta presentó resistencia psíquica a ello, por lo que Bernabe y Francisco desistieron en su insistencia y, en su lugar, tuvo que subir Inmaculada .

Los argumentos que al respecto planteó la defensa, acerca de si Inmaculada recordaba las horas del día en que se produjeron los hechos, si había o no luz artificial o si recordaba haber advertido alguna cicatriz o cualquier otro defecto estético en el procesado -referente a la cicatriz por el accidente náutico sufrido tiempo atrás por éste-, resultan irrelevantes para desvirtuar la expuesta prueba de cargo; siendo, como manifestó Inmaculada , que en dicho momento se encontraba asustada, bloqueada y desconcertada, resulta de todo punto factible y lógico que una persona sometida a tal estado estresante no repare en aspectos circunstanciales o periféricos no relevantes para activar un mecanismo de defensa -que por otra parte no pudo accionar- ante un acontecimiento desagradable, no querido y humillante.

Por tanto, los hechos imputados a Francisco y que han sido declarados probados resultan constitutivos de un delito de abuso sexual con penetración del art. 182.1 en relación con el 181.1 y 3 del Código Penal . La penalidad prevista para éste delito va desde los cuatro a diez años de prisión, teniendo en cuenta la apreciación de la circunstancia atenuante ordinaria, por analogía, de dilaciones indebidas se está en considerar que los hechos calificados han de ser castigados con cuatro años de prisión y, en la esfera civil, se deberá indemnizar en 30.000 euros a Inmaculada , por los daños y perjuicios sufridos -esta cantidad deberá ser satisfecha solidariamente por ambos acusados-.

NÓVENO- Por lo que respecta a la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, la defensa de Bernabe solicitó la apreciación de la eximente completa del art.20.1 o, subsidiariamente la incompleta del punto primero del art.21 del Código Penal ; por otra parte se solicitaba la apreciación de la atenuante analógica, como muy cualificada, del art.21.6 por dilaciones indebidas.

Pues bien, en primer lugar examinaremos la concurrencia o no del trastorno mental de idea delirante que la defensa de Bernabe alega.

Así, si bien la pericial de parte afirma que el acusado presenta un trastorno delirante, la pericial forense considera que el acusado presenta una idea delirante sobrevalorada, no habiendo hallado en las exploraciones realizadas la suficiente concurrencia de rasgos de dicho trastorno, como para así haberlo diagnosticado.

Examinando el informe pericial de parte, elaborado por el Dr. Roque y el Dr. Casiano , esta Sala no puede acoger, con efectos jurídicos, lo en él expuesto. La estructura del informe, dividida en tres bloques, pasa por realizar una exploración psicológica, neurológica y examen psiquiátrico del paciente, cada exploración o examen contiene una serie de signos o sintomatología y que, sin desarrollo argumentativo lógico o motivación del porqué se alcanza dicho diagnóstico, concluye con la concurrencia de un trastorno delirante en el procesado; para, posteriormente exponer la doctrina médica de dicho trastorno (y que se encuentra también recogida en una página de la red -www.biopsicología.net-) si bien, tras ella no se nos indica el porqué, resultando un diagnóstico tan complicado de efectuar, en el caso presente los rasgos que al respecto se hayan podido advertir en el procesado, pasan necesariamente por considerarle aquejado de dicho trastorno y no de otro fronterizo al delirante (como parece ser la esquizofrenia o de cualquier otro trastorno sicótico); finalmente, el tercer bloque del informe se limita a exponer las referencias que el paciente, ahora procesado, refirió a los autores del informe.

Lo anteriormente expuesto, junto con la falta de aclaración o complemento de dicha pericial en el acto del juicio oral, acto en el que los peritos de parte se limitaron a exponer sus ideas del trastorno delirante con carácter general y sin adecuarlos al caso de autos, así como a efectuar una suerte de contrapericial de lo expuesto en sus informes por los peritos forenses, resulta insuficiente, a juicio del Tribunal, para dar por acreditado el trastorno de ideación delirante del que debería partir el juicio, ahora ya, estrictamente jurídico y de carácter normativo, y por el que poder concluir acerca de la falta de capacidad de comprensión de la antijuridicidad y adecuación del comportamiento a dicha comprensión del procesado.

Lo expuesto resultaría suficiente para descartar la concurrencia de circunstancia modificativa de la responsabilidad criminal del Sr. Bernabe , y que apuntaba su defensa; pero es que además, en el caso en el que se hubiera acogido dicha tesis médica nos encontraríamos ante el absurdo de que la defensa habría practicado abundante prueba testifical, en principio para corroborar lo expuesto por su defendido pero, admitiendo que éste sufría o sufre un trastorno delirante convertiría en inhábiles a todos los testigos referidos por cuanto, en cierto modo, participaban de una suerte de trastorno asociado al del procesado, por cuanto creían en su grandiosidad y concurrencia de poderes especiales.

En conclusión, se acoge el informe pericial forense, debiendo entender que el procesado sufre una ideación delirante sobrevalorada pero que no le afecta a su capacidad de entender y querer y, por tanto, no se admite la concurrencia de circunstancia alguna que modifique la responsabilidad criminal de Bernabe en lo referente a su estado mental.

Por lo que respecta a la concurrencia de la atenuante analógica de dilaciones indebidas.

A estos efectos debemos recordar cuáles son los criterios a tener en cuenta para concluir si se han producido o no dilaciones indebidas según ha venido estableciendo la jurisprudencia, a saber. A) naturaleza y circunstancias de litigio, singularmente su complejidad, debiendo prestarse exquisito cuidado al análisis de las circunstancias concretas; b) los márgenes ordinarios de duración de los litigios del mismo tipo; c) la conducta procesal correcta del demandante, de modo que no se le pueda imputar el retraso; d)el interés que en el proceso arriesgue el demandante y consecuencias que de la demora se siguen a los litigantes y e) la actuación del órgano judicial que sustancia el proceso y consideración de los medios disponibles. A estos criterios se añaden otros, centrados fundamentalmente en lo inadmisible de apelar a la "falta ancestral de medios personales y materiales adecuados y suficientes de la administración de justicia" - STS 603/2004, de 14 de mayo de 2004 - y en la necesidad de recordar que el derecho a la jurisdicción reconocido en el artículo 24.1 de la CE no puede entenderse como algo desligado del tiempo en que deber prestarse la tutela judicial por los órganos del Poder Judicial, sino que ha de ser comprendido en él, de modo que se juzgue y haga ejecutar lo juzgado dentro de términos temporales razonables -STC 36/94 , 5/85 Y 133/88-. De ahí que el derecho a un proceso sin dilaciones indebidas, aunque se trate de un derecho perfectamente autónomo, mantenga una íntima conexión, tanto con el derecho a la tutela judicial efectiva del art. 24.1 ce , como con el conjunto de garantías reconocidas como derechos fundamentales, como el derecho a la defensa.

Desde esta perspectiva interpretativa, y atendiendo a las vicisitudes que han provocado que la presente causa haya tardado cuatro años en resultar enjuiciada, debido a los innumerables informes periciales que debieron realizarse tanto a las perjudicadas, como en el caso del acusado Bernabe y, si bien es cierto que la causa del retraso se encuentra suficientemente justificada y que el presente caso no encuentra parangón -por volumen de perjudicados por los hechos a enjuiciar- con otros en los que se sustancien ilícitos de semejante naturaleza, también es cierto que desde la perspectiva de los encartados tales justificaciones no han de resultar satisfactorias frente a los cuatro años de pendencia de la causa, por lo que se está en estimar la concurrencia de la atenuante analógica simple de dilaciones indebidas, conforme a los criterios establecidos en el Acuerdo del Pleno no jurisdiccional de la Sala Segunda del Tribunal Supremo de 21 de mayo de 1999 y en diversas resoluciones posteriores, e particular, las STS NÚM. 1033/1999, de 25 de junio , 46/2001 de 24 de enero , 1113/2000, de 24 de junio y 386/2000, de 13 de marzo , entendiéndose que el reconocimiento de la vulneración del derecho reclama para su efectividad un traducción concretada en una reducción penológica.

En concreto, el tipo del artículo 182.1, en relación con el artículo 181.3, ambos del CP establece una horquilla de pena de entre cuatro y diez años de prisión. Por aplicación de la continuidad delictiva ex artículo 74.3 CP la pena debe imponerse en la mitad superior, pudiendo alcanzarse la pena superior en grado, por lo que se mantiene la misma en la mitad superior -entre siete y diez años de prisión- , acordándose imponer el mínimo legal -siete años- puesto que no constan circunstancias personales en el procesado que permitan elevar la pena, al tiempo que las derivadas de los hechos ya han sido utilizadas para tipificar la acción y valorar la continuidad delictiva.

Por tanto, resultando once delitos de abuso sexual del art. 182.1 del Código Penal , la pena ha imponer ascenderá a los setenta y siete (77) años de prisión. Por la comisión de dos delitos autónomos de abusos sexuales del art.182.1.2. que, castigados a pena privativa de libertad de siete años, arrojarán un total de catorce (14) años. Por el delito de abuso sexual del art. 182.1 en relación con el art.181.1 y 3 se imponen cuatro (4) años de prisión y, por último, por el delito continuado de abuso sexual del art. 182.1.2 CP , se castiga con ocho años y seis meses de prisión.

En total, la pena privativa de libertad que se impone al procesado Bernabe asciende a ciento tres años (103) y seis meses de prisión, no obstante, de acuerdo con lo dispuesto en el art 76 CP , el máximo de cumplimiento efectivo de la condena impuesta no podrá exceder del triple del tiempo de la más grave de las penas (ocho años y seis meses de prisión), debiendo declararse extinguidas las que procedan desde que las ya impuestas cubran dicho máximo, máximo que, a su vez, no podrá exceder de veinte años de prisión.

Estas penas impuestas, por imperativo de lo previsto en ellos artículos 55 y 56 CP llevan como pena accesoria la de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena; así como, en virtud de lo dispuesto en el art. 57 CP , se impone la prohibición de comunicación, por cualquier medio, y/o acercamiento a las perjudicadas, así como a sus domicilios o lugares de trabajo a una distancia inferior a los 100 metros y por tiempo de 109 años (prohibición que por aplicación del art.76, a efectos prácticos, será de 26 años).

En el caso del procesado Francisco , atendiendo a que ha resultado condenado por un único delito de abuso sexual del art.182.1 en relación con el art.181.1 y 3, y siendo que la horquilla penológica por dicho delito parte de los cuatro años de prisión hasta los diez años, se considera procedente, atendiendo a la concurrencia de la atenuante analógica ordinaria de dilaciones indebidas, la imposición de una pena privativa de libertad de cuatro años, junto con la accesoria de inhabilitación del ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante todo el tiempo de la condena, así como la prohibición de comunicación, por cualquier medio, y/o aproximación a Inmaculada , así como a su domicilio de residencia o trabajo, a una distancia inferior a los 100 metros y por tiempo de cinco años.

DÉCIMO.- En cuanto a la responsabilidad civil, el daño moral causado a trece personas desde el inicio de su adolescencia, en ocasiones todavía siendo niñas, cuyo normal desarrollo se vio seriamente afectado por la acción del acusado, debe ser indemnizado con una cantidad que de alguna forma repare ese daño moral, que esta Sala, de forma prudente, teniendo en consideración los bienes jurídicos afectados, las lesiones o trastornos que presentan las perjudicadas, la edad de cada una de ellas cuando se produjo el primero de los abusos sexuales continuados y las circunstancias en las que se han producido los hechos considera debe ascender a 30.000 euros en el caso de Loreto , Tarsila , Celestina , Dulce , Inmaculada , Verónica ; y de 20.000 euros en el caso de Bárbara , Juana , Aurelia , Isidora , Socorro , Begoña y Josefina . En el caso de las perjudicadas, Juana y Dulce , a dicha cantidad deberá añadirse los 1.860 euros y los 2.160 euros que, respectivamente, fueron justificados por su defensa técnica y que constituyeron gastos de tratamiento psicológico.

En general no han sido admitidas las cantidades, que notablemente superiores en casi todos los casos, fueron solicitadas por las acusaciones, por cuanto no resultaron justificadas en su cuantía.

DÉCIMO PRIMERO.- Con arreglo a lo dispuesto en el art. 123 del Código Penal , los acusados deben satisfacer las costas procesales correspondientes a las infracciones por las que se les condena, incluyéndose las costas de las Acusaciones Particulares y de la forma que se expondrá en la parte dispositiva de la presente.

Vistos además de los citados, los artículos de general y pertinente aplicación del Código Penal y de la Ley Procesal Penal

Fallo

LA SALA ACUERDA : Que debemos CONDENAR Y CONDENAMOS a Bernabe como autor de once delitos continuados de ABUSO SEXUAL con penetración y prevalimiento, de dos delito de ABUSO SEXUAL sobre menor de trece años, con penetración y prevalimiento y de un delito de ABUSO SEXUAL con penetración y prevalimiento, y de un delito continuado de ABUSO SEXUAL sobre menor de trece años, con penetración y prevalimiento. Concurriendo la circunstancia modificativa de la responsabilidad criminal atenuante analógica de dilaciones indebidas, a la pena de ciento tres años (103) y seis meses de prisión, junto con la accesoria de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y la prohibición de comunicación, por cualquier medio, y/o acercamiento a cualquiera de las perjudicadas y de sus lugares de trabajo o residencia, a una distancia inferior a los cien metros y por tiempo de 109 años.

En atención al sistema de acumulación jurídica la condena impuesta a Bernabe quedará limitada en su cumplimiento efectivo a veinte años, tanto para la condena a la pena privativa de libertad como para la condena a inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo y, con relación a la pena de prohibición de comunicación y/o aproximación a las perjudicadas tendrá una duración efectiva de 26 años.

LA SALA ACUERDA: Que debemos CONDENAR Y CONDENAMOS a Francisco como autor de un delito de ABUSO SEXUAL con penetración y prevalimiento, concurriendo la circunstancia modificativa de la responsabilidad criminal atenuante analógica de dilaciones indebidas, a la pena de 4 años de prisión, junto con la accesoria de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y la prohibición de comunicación, por cualquier medio, y/o acercamiento a Inmaculada y de su lugar de trabajo o residencia, a una distancia inferior a los cien metros y por tiempo de 5 años

En el ámbito de la responsabilidad civil se condena a Bernabe a pagar 30.000 euros a cada una de las siguientes perjudicadas: Loreto , Tarsila , Celestina , Dulce , Inmaculada y Verónica ; y 20.000 euros a cada una de las siguientes perjudicadas: Bárbara , Juana , Aurelia , Isidora y Socorro , Begoña y Josefina .

Las cantidades correspondientes, en el caso de Juana y Dulce , se verán incrementadas respectivamente por 1.860 euros y 2.160 euros correspondientes a los gastos por tratamiento psicológico. La responsabilidad civil declarada a favor de Inmaculada deberá ser asumida solidariamente por ambos condenados.

En todos los casos, las referidas cantidades devengarán los intereses previstos en el art.576 LEC .

Se impone al procesado Sr. Bernabe el pago de las costas del presente procedimiento, incluidas las de la acusación particular, a excepción de las costas causadas por la perjudicada Inmaculada que deberán ser asumidas, solidariamente, por ambos condenados.

Notifíquese la presente resolución a las partes.

Así por esta nuestra sentencia, de la que se unirá certificación al rollo de Sala, definitivamente juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACIÓN : En la misma fecha fue leída y publicada la anterior resolución por el Ilmo. Sr/a. Magistrado que la dictó, celebrando Audiencia Pública. Doy fe.

DILIGENCIA : Seguidamente se procede a cumplimentar la no tificación de la anterior resolución. Doy fe.

Abuso sexual
Delitos continuados
Prueba de cargo
Presunción de inocencia
Informes periciales
Práctica de la prueba
Bebida alcohólica
Dolo
Delito continuado de abusos
Dies a quo
Alcoholismo
Prevalimiento
Prescripción del delito
Drogas
Presencia judicial
Culpa
Prueba de testigos
Consumo de drogas
Vicios del consentimiento
Coacciones
Prueba de descargo
Voluntad
Sin ánimo de lucro
Trastorno mental