Sentencia Penal Nº 13/2010, Audiencia Provincial de Navarra, Sección 2, Rec 1/2010 de 02 de Febrero de 2010

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Los medios de impugnación en el orden penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 12/01/2013

    La existencia de los recursos en el proceso penal es un elemento del derecho a la tutela judicial efectiva y el derecho a un proceso con todas las garantías o a un proceso sin dilaciones indebidas derivados del Art. 24 ,Constitución Española: “...

  • Fase de juicio oral del proceso penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 12/03/2013

    El término juicio oral se refiere, tanto a una fase concreta del proceso (Libro III de la Ley de Enjuiciamiento Criminal), que se refiere a los escritos de calificación provisional, artículos de previo pronunciamiento y prueba anticipada, como al ...

  • Celebración del juicio oral en el proceso penal abreviado

    Órden: Penal Fecha última revisión: 12/11/2014

    Del juicio oral y de la sentencia El Juez o Tribunal examinará las pruebas propuestas y dictará auto admitiendo las que considere pertinentes y rechazando las demás, y prevendrá lo necesario para la práctica de la prueba anticipada. Contra los a...

  • La prueba en el procedimiento administrativo

    Órden: Administrativo Fecha última revisión: 19/01/2017

    La prueba en el procedimiento administrativo se encuentra regulada en los Art. 77-78 ,Ley 39/2015, de 1 de octubre, preceptos que establecen, entre otras cuestionses, que los hechos relevantes para la decisión de un procedimiento podrán acreditarse...

  • Procedimiento sancionador simplificado en materia de extranjería

    Órden: Administrativo Fecha última revisión: 24/04/2016

    El procedimiento simplificado Este procedimiento se tramitará cuando los hechos denunciados se califiquen como infracción de carácter leve prevista en alguno de los supuestos contemplados en el Art. 52 ,Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero (Art. 2...

Ver más documentos relacionados
  • Recurso de casación penal

    Fecha última revisión: 22/03/2016

    NOTA: Quedan exceptuadas de casación las sentencias que se limiten a declarar la nulidad de las sentencias recaídas en primera instancia.Se declarará la nulidad de la sentencia recurrida, en caso de que se cumpla lo establecido en los artículos ...

  • Recurso de casación por tráfico de drogas

    Fecha última revisión: 22/03/2016

     NOTA: El presente recurso de casación se basa en la nulidad de las intervenciones telefónicas practicadas; en la vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva por indefensión al haberse denegado la prueba interesada por la defensa en e...

  • Recurso de apelación contra auto de prisión provisional en proceso abreviado

    Fecha última revisión: 04/04/2016

    NOTA: Para acordar la prisión o la libertad provisional con fianza de quien estuviere en libertad se requerirá solicitud del Ministerio Fiscal o de alguna parte acusadora, resolviéndose previa celebración de la comparecencia a que se refiere el ...

  • Recurso de apelación por error en la apreciación de la prueba

    Fecha última revisión: 16/03/2016

      NOTA: Según el art. 846 bis) LECrim: "Pueden interponer el recurso tanto el Ministerio Fiscal como el condenado y las demás partes, dentro de los diez días siguientes a la última notificación de la sentencia. También podrá recurrir el decl...

  • Escrito de la defensa preparando recurso de casación

    Fecha última revisión: 01/04/2016

      NOTA: La petición de proposición de interposición de recurso de casación, se formulará mediante escrito autorizado por Abogado y Procurador, dentro de los cinco días siguientes al de la última notificación de la sentencia o auto contra q...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Orden: Penal
  • Fecha: 02 de Febrero de 2010
  • Tribunal: AP - Navarra
  • Ponente: Goyena Salgado, Francisco Jose
  • Núm. Sentencia: 13/2010
  • Núm. Recurso: 1/2010
  • Núm. Cendoj: 31201370022010100058

Encabezamiento

S E N T E N C I A Nº 13/2010

En Pamplona/Iruña , a 2 de febrero de 2010 .

El Ilmo. Sr. D. FRANCISCO JOSÉ GOYENA SALGADO , Magistrado de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra, ha visto en grado de apelación el Rollo Penal de Sala nº 1/2010, en virtud del recurso de apelación interpuesto contra la sentencia dictada por el Juzgado de Instrucción Nº 4 de Pamplona/Iruña , en los autos de Juicio de faltas inmediato nº 74/2009 , sobre falta de lesiones ; siendo apelante, D. Julián , defendido por el Letrado D. JESUS ANTONIO SANZ CARO; y apelado, el MINISTERIO FISCAL; así como D. Jesús Ángel .

Antecedentes

PRIMERO.- Se admiten los de la sentencia de instancia.

SEGUNDO.- Con fecha 13 de octubre de 2009 , el Juzgado de Instrucción Nº 4 de Pamplona/Iruña dictó en el citado procedimiento sentencia cuyo fallo es del siguiente tenor literal:

"Absuelvo a Julián de las faltas de injurias y amenazas de las que venía acusado.

Condeno a Jesús Ángel e Julián como autores criminalmente responsables de una falta de lesiones a una pena de 30 días de multa y fijo la cuota diaria en 6 euros por lo que Jesús Ángel e Julián deben pagar cada uno de ellos una multa de 180 euros.

Condeno a Jesús Ángel e Julián a pagar las costas procesales causadas en la tramitación de este procedimiento.

La presente Resolución no es firme y contra la misma cabe interponer recurso de apelación en ambos efectos en este Juzgado y por escrito para ante la Audiencia Provincial de Pamplona/Iruña en el plazo de cinco días desde su notificación".

TERCERO.- Notificada dicha resolución fue apelada en tiempo y forma por Julián , en los términos previstos en los artículos 976 y 790 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal .

CUARTO.- Dado traslado del recurso, el MINISTERIO FISCAL y Jesús Ángel solicitaron la desestimación del recurso y la confirmación de la sentencia de instancia.

QUINTO.- Remitidos los autos a la Audiencia Provincial, previo reparto, correspondieron a esta Sección Segunda, en donde se incoó el citado rollo, quedando los mismos por su orden para sentencia.

SEXTO.- Se admiten y se dan por reproducidos los hechos declarados probados en la sentencia apelada, que son del siguiente tenor literal:

"Apreciando en conciencia la prueba practicada se declara expresa y terminantemente probado que sobre las 2'00 horas del día 9 de julio de 2009, en el edificio del Casino Iruña de esta localidad y como consecuencia de una discusión por el acceso, Jesús Ángel golpeó en la cara a Julián causándole lesiones, erosiones en mucosa del lado izquierdo de la boca, tumefacción y eritema en pómulo izquierdo, dolor en región costal posterior derecha a nivel D10 y pérdida de sustancia de un centímetro de diámetro en cara externa de la tercera falange distal derecha, que curaron sin necesidad de tratamiento médico en 7 días durante los cuales no estuvo impedido para la realización de sus ocupaciones habituales, después de que Julián hubiera agarrado al primero por el cuello causándole lesiones, cuatro erosiones paralelas en región laterocervical izquierda, que curaron sin necesidad de tratamiento médico en 3 días durante los cuales no estuvo impedido para la realización de sus ocupaciones habituales.

No ha quedado acreditado que durante el incidente Julián hubiera golpeado ni intentado golpear ni insultado ni anticipado males futuros a Jesús Ángel "

Fundamentos

PRIMERO.- SE ACEPTAN los fundamentos de derecho de la sentencia recurrida, que este Tribunal asume a los efectos de integrar los de la presente resolución.

SEGUNDO.- La sentencia de instancia, objeto del presente recuso de apelación, formula el siguiente fallo:

""Absuelvo a Julián de las faltas de injurias y amenazas de las que venía acusado.

Condeno a Jesús Ángel e Julián como autores criminalmente responsables de una falta de lesiones a una pena de 30 días de multa y fijo la cuota diaria en 6 euros por lo que Jesús Ángel e Julián deben pagar cada uno de ellos una multa de 180 euros.

Condeno a Jesús Ángel e Julián a pagar las costas procesales causadas en la tramitación de este procedimiento.

La presente Resolución no es firme y contra la misma cabe interponer recurso de apelación en ambos efectos en este Juzgado y por escrito para ante la Audiencia Provincial de Pamplona/Iruña en el plazo de cinco días desde su notificación".

Frente a dicha resolución se interpone por Julián recurso de apelación con base en los motivos que estimó oportunos y con el suplico de que se dicte sentencia por la que, estimando el presente recurso de apelación, absuelva al recurrente con todos los pronunciamientos favorables, y condenando a D. Jesús Ángel al pago de una indemnización de 240 €, o subsidiariamente estableciéndose a cargo de D. Jesús Ángel una indemnización de 150 €, una vez compensadas ambas indemnizaciones.

Admitido a trámite el recurso y dado traslado al Ministerio Fiscal, evacuó el trámite haciendo las alegaciones que estimó oportunas y solicitando la confirmación de la sentencia recurrida.

Asimismo por el apelado Jesús Ángel se evacuó el trámite haciendo las alegaciones que estimó oportunas y solicitando la confirmación de la sentencia de instancia.

TERCERO.- El examen de la prueba practicada lleva a este Tribunal a considerar correcta y ajustada derecho la sentencia de instancia, tanto en lo correspondiente a la valoración de la prueba, como a la aplicación del derecho al caso concreto, por lo que debe ser confirmada por sus propios fundamentos no desvirtuados por las alegaciones vertidas en el recurso de apelación que examinamos.

A este respecto cabe hacer las siguientes consideraciones:

A.- Como primer motivo de apelación se formula error en la valoración de la prueba por inexistencia de prueba acreditativa de la comisión de la falta, por la que se condena a D. Julián . Infracción de los principios de presunción de inocencia e in dubio pro reo e infracción del art. 617.1 del C. Penal .

Hay que señalar que aun cuando el motivo de apelación primero del recurso que examinamos, plantea todas las cuestiones que hemos señalado en su anunciación, finalmente a la vista del desarrollo del mismo, lo que viene a desarrollar en realidad es la impugnación de la sentencia de instancia, por entender que ha existido un error en la valoración de la prueba, sin que se fundamente las restantes alegaciones de infracción de los principios de presunción de inocencia e in dubio pro reo.

En cualquier caso, en relación con la infracción del principio "in dubio pro reo", hay que señalar que, conforme a reiterado criterio de esta Sala, apoyado a su vez en el reiterado criterio del T. Supremo, la infracción del principìo "in dubio pro reo" se produce cuando el Juzgador, advirtiendo dudas sobre la concurrencia de los elementos que integran el tipo penal, no hace aplicación del mismo, sino que resuelve obviando tales dudas. Por el contrario cuando el Juzgado de Instancia no alberga ningún tipo de duda, como es el caso presente, la no aplicación del principio no determina infracción del mismo, sino que por el contrario la no aplicación es la técnica correcta aplicable al caso.

En relación con la infracción del principio de presunción de inocencia, dicho principio con indudable relevancia constitucional, al venir consagrado en el art. 24 de la Constitución, se produce cuando se dicta sentencia de tenor condenatorio no existiendo prueba de cargo suficiente y de dicho tenor para sustentar dicho fallo condenatorio o cuando la que se aporta no es suficiente a tales efectos, o finalmente cuando no queda sujeta a los principios de aportación regular al proceso.

Por el contrario en el caso presente ha existido prueba de cargo, regularmente traída a juicio, consistente en las declaraciones de uno de los coinculpados, testificales aportadas por dicha parte para apoyar su versión de los hechos y la documental obrante en autos, y que ha sido sujeta a los principios de inmediación, oralidad y contradicción.

En consecuencia no procede admitir el motivo por infracción del principio de presunción de inocencia, ya que se ha respetado las exigencias constitucionales que exige el mismo.

B.- En relación con la alegación de error en la valoración de la prueba, el examen de la misma, como ya apuntábamos, lleva a este Tribunal a considerar que la realizada por el Juzgador de instancia es correcta y ajustada a las reglas de la lógica, la experiencia y sin que se aprecie que no haya tenido en cuenta algún elemento de prueba sustancial para la resolución del juicio.

El motivo que examinamos viene a apoyarse en la necesidad de dar una mayor preeminencia a la declaración del recurrente, apoyada por los testigos que aporta a su favor, frente a la declaración de testigos que apoyarían la versión dada por el también coimputado Jesús Ángel .

A tal respecto hace una serie de consideraciones que implican la valoración que a juicio de la parte debe hacerse del conjunto de la prueba practicada.

No compartimos la tesis de la parte recurrente, en cuanto a que la versión de los hechos, que da el recurrente tenga las características de mayor credibilidad o verosimilitud frente a la del otro coinculpado, y ello en primer lugar porque a juicio de este Tribunal, a la vista del examen de la prueba practicada, llegamos a la convicción de que el recurrente no ha dicho la verdad en sus declaraciones, o por lo menos en aspectos sustanciales que hacen dudar de la verosimilitud del resto de los aspectos fácticos conforme lo relata el recurrente.

En este sentido cabe ver como en el escrito de denuncia que formula ante la Policía Foral, el recurrente manifiesta que junto con su novia y otro amigo quieren acceder al portal, donde se encuentra en uno de los pisos, el Casino que, de alguna manera era custodiado en cuanto a su acceso por el coinculpado. Para ello manifiestan al portero que no van al Casino, sino que quieren acceder al cuarto piso, donde reside un amigo al que identifican como Joaquín. Dicha versión o excusa es corroborada por el coinculpado.

Al parecer empiezan a subir por la escalera, siendo ya curioso, como apunta el coinculpado que, teniendo que acceder a un cuarto piso, no lo hagan por el ascensor y sí por la escalera, pero en principio la cuestión puede ser sólo algo anecdótico puesto que el acceso al cuarto piso, ciertamente, se puede hacer de las dos maneras. No obstante al parecer al llegar al rellano donde se encuentra el Casino, son abordados por el coinculpado que les requiere para que bajen nuevamente y salgan a la calle, a lo que el recurrente accede voluntariamente. Hemos de hacer especial hincapié en la voluntariedad con que el recurrente realiza la acción de bajar las escaleras y salir a la calle, puesto que de manera insistente así lo señala en el escrito de denuncia que formula ante la Policía Foral, señalando de manera, diríamos que machacona, que todas las actuaciones del mismo en cuanto a los requerimientos que se le hacen por el coinculpado, para abandonar el lugar, lo hace de forma voluntaria.

Como primera cuestión que surge de lo anterior es que al ser voluntaria la actuación del recurrente, no cabe hablar de una actuación coactiva por parte del coinculpado, en cuanto que le requirió para que bajara y voluntariamente lo hicieron. Se podrá discutir si el coinculpado podía o no haber hecho ese requerimiento, que desde luego podría determinar un abuso que no es objeto de denuncia, pero en cualquier caso no supone una actitud coactiva dado que el abandono se hizo voluntariamente.

Por otra parte hay que señalar que resulta altamente extraño, que si efectivamente iban al cuarto piso, ya que al parecer ahí vivía un amigo del recurrente y al parecer también conocido de alguno de los testigos que aporta esta parte, no persistiera en su actitud de llegar hasta el cuarto piso, haciendo ver al coinculpado la realidad de la razón, por la cual había pedido acceso libre al interior del portal y escaleras del edificio en el que también se sitúa el Casino, conducta perfectamente lícita y que podría exigir el recurrente, máxime siendo agente de Policía, conocedor por tanto de dicha posibilidad en el sentido de que no se le limitara su libertad de deambulación hasta el lugar donde quería ir, en principio de forma lícita y absolutamente razonable.

Pues bien nada de esto hace el recurrente, que no vuelve a hablar para nada de esta circunstancia.

Podríamos entender que en el fragor de la discusión y posterior desarrollo de los hechos, en el que resultaron lesionados tanto el recurrente como el otro coinculpado, aquél no recordara la circunstancia que le había llevado al lugar de los hechos y que no insistiera en ello. Pues bien la más elemental lógica, cuando además se viene asesorado por letrado, es haber propuesto la prueba de la existencia del citado Joaquín, como amigo e inquilino del piso cuarto del edificio en el que se sitúa el Casino, para poner de manifiesto que no era una burda excusa la manifestada al coinculpado para acceder en definitiva al Casino.

La falta de lógica en la actuación del acusado, unido a la inexistencia del citado amigo Joaquín, lleva a este Tribunal a considerar que el recurrente no ha dicho la verdad, al menos en aspectos tan esenciales como los que dan origen a todo el posterior suceso, y que dicha falta de credibilidad, que cabe imputar al recurrente, resta credibilidad por no decir que la anula a buena parte de su declaración, de manera que este Tribunal no puede sino dudar de que la versión de los hechos, que quiere hacer valer, desvirtuando a su vez la versión de los hechos que da el coinculpado, tenga mayor relevancia probatoria.

En definitiva el recurrente ha ocultado la verdad sobre la verdadera circunstancia en que se producen los hechos, y en este sentido damos verosimilitud a la versión del coinculpado, en cuanto a que lo que buscaban el recurrente y sus amigos, era acceder al local del Casino, sin pasar por la circunstancia de ser socios o tener invitación, de manera que la actuación del coinculpado ya no se revela tan intempestiva y fuera de lugar, sino que por el contrario el recurrente quiso abusar de una circunstancia engañosa y encima, además, quiso de alguna manera hacer valer su condición de agente de policía para obtener una ventaja, de claro tenor intimidatorio respecto del coinculpado.

C.- Si la versión del recurrente, al menos en aspectos tan esenciales como el origen de los sucesos no es creíble, y de ahí se deduce la dudas que tengamos sobre la verosimilitud y credibilidad de su versión de los hechos en su conjunto, lo mismo alcanza a los dos testigos que apoyan su versión, que vienen a reproducir la falta de verosimilitud respecto del origen de los hechos, a lo que también hay que añadir la indudable relación de amistad, una de las testigos al parecer es novia del recurrente, que hace que su testimonio sea subjetivamente interesado y por lo tanto aparezcan serias dudas de credibilidad.

Por todo lo expuesto, entendemos que no cabe estimar el recurso formulado en los términos en los que se hace.

D.- Consecuentemente con todo lo anterior y siendo procedente la confirmación del relato de hechos probados, que se declara en la sentencia de instancia, la aplicación del art. 617.1 del C. Penal deviene correcta y ajustada a Derecho por el Juzgado de Instancia, y en definitiva debe confirmarse.

CUARTO.- Como segundo motivo de recurso de apelación que examinamos, se plantea la infracción de los arts. 109, 110 y 116 del C. Penal .

La estimación del motivo, como señala el propio escrito de recurso, viene condicionada por la estimación del primer motivo del recurso, y en definitiva ello determina, al margen de lo que manifestemos en relación con la petición subsidiaria, la desestimación con carácter principal de esta alegación, que ataca el que la sentencia de instancia no haya fijado una indemnización a favor del recurrente, en tanto en cuanto que siendo absuelto de la falta por la que viene condenado, y por lo tanto condenado por una falta de lesiones el otro coinculpado, debería haberse apreciado la indemnización que solicita por las lesiones sufridas.

En cuanto a la petición subsidiaria, y entendiendo que debe valorarse las lesiones sufridas de distinta manera, ciertamente de los partes facultativos se aprecia que son lesiones, dentro de la similitud que tienen unas y otras, y que en definitiva estamos ante lesiones leves y por ello estamos ante un juicio de faltas, pero que son o tienen distinto alcance también temporal para adquirir o alcanzar la sanidad.

Ello no obstante la valoración que hace el Juzgador de Instancia es razonable, puesto que estamos hablando de una diferencia indemnizatoria de 150 €, y no deja de existir dentro del procedimiento penal una posibilidad de discreción a la hora de valorar las lesiones sufridas en uno y otro caso, de manera que debemos confirmar el criterio del Juzgador de Instancia, que sobre la base de la global similitud de las lesiones, aun cuando puntualmente unas y otras tengan sus pequeñas diferencias, sin embargo debe mantenerse la compensación íntegra, o si se quiere la no determinación de una indemnización a favor de uno o de otro, sobre la base de que ambos coinculpados participaron de mutuo acuerdo en una pelea en la que resultaron lesionados, por lo que no es irracional la afirmación del Juzgador de Instancia, de que ambos deben de soportar las consecuencias lesivas que de alguna manera asumieron al intervenir en la pelea.

Por todo lo expuesto, procede desestimar la petición tanto principal como subsidiaria en relación con la fijación de una indemnización a favor del recurrente.

QUINTO.- Dado que estamos ante un juicio de faltas no procede hacer expresa imposición de costas en esta segunda instancia.

Vistos los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación.

Fallo

QUE DESESTIMANDO el recurso de apelación interpuesto por D. Julián , frente a la sentencia de fecha 13 de octubre de 2009 , dictada en autos de juicio de faltas inmediato nº 74/2009, debo confirmar y confirmo la citada resolución, sin hacer expresa imposición de costas en esta segundad instancia.

Notifíquese la presente resolución a las partes y con certificación de la misma devuélvanse los autos al Juzgado de procedencia.

Líbrese por la Sra. Secretario Judicial de este Tribunal certificación de la presente resolución, que se dejará en el rollo correspondiente, llevando la original al Libro de sentencias penales de esta Sección.

Así por esta mi Sentencia, de la que se unirá testimonio al Rollo, lo pronuncio, mando y firmo.

In dubio pro reo
Error en la valoración de la prueba
Práctica de la prueba
Presunción de inocencia
Prueba de cargo
Principio de presunción de inocencia
Falta de lesiones
Responsabilidad
Amenazas
Pago de la indemnización
Valoración de la prueba
Impugnación de la sentencia
Tipo penal
Declaración del testigo
Coimputado