Sentencia Penal Nº 13/2012, Audiencia Provincial de A Coruña, Sección 6, Rec 40/2011 de 22 de Marzo de 2012

Documentos relacionados
  • Sentencia Penal Nº 23/2008, AP - Madrid, Sec. 7, Rec 26/2007, 22-02-2008

    Órden: Penal Fecha: 22/02/2008 Tribunal: Ap - Madrid Ponente: Gurrera Roig, Maria Matilde Num. Sentencia: 23/2008 Num. Recurso: 26/2007

    Se condena, por la Audiencia Provincial Sección Séptima de Madrid, a los acusados como autores del delito de lesiones y falta de lesiones. Se declaran como hechos probados, que a causa de las malas relaciones preexistentes entre los acusados, el primero causó diversas lesiones al segundo, las que requirieron de tratamiento médico odontológico; a su vez el segundo acusado causó en el primero lesiones que no precisaron tratamiento médico. El delito de lesiones y la falta de han quedado acr...

  • Sentencia Penal Nº 10/2011, AP - Pontevedra, Sec. 4, Rec 1/2011, 29-03-2011

    Órden: Penal Fecha: 29/03/2011 Tribunal: Ap - Pontevedra Ponente: Navares Villar, Maria Cristina Num. Sentencia: 10/2011 Num. Recurso: 1/2011

    LESIONES

  • Sentencia Penal Nº 28/2008, AP - Madrid, Sec. 23, Rec 71/2006, 11-03-2008

    Órden: Penal Fecha: 11/03/2008 Tribunal: Ap - Madrid Ponente: Mozo Muelas, Rafael Num. Sentencia: 28/2008 Num. Recurso: 71/2006

  • Sentencia Penal Nº 435/2013, AP - Tarragona, Sec. 2, Rec 6/2013, 07-10-2013

    Órden: Penal Fecha: 07/10/2013 Tribunal: Ap - Tarragona Ponente: Sanchez Siscart, Jose Manuel Num. Sentencia: 435/2013 Num. Recurso: 6/2013

    CUESTIÓN PREVIA. La representación de Ángel Jesús ha planteado como cuestión previa al inicio de la vista la posible prescripción de la responsabilidad criminal que frente a su defendido pretendía tanto el Ministerio Fiscal como la representación de Alfredo . El Ministerio Fiscal calificó inicialmente los hechos atribuidos provisionalmente a Ángel Jesús como constitutivos de una falta de lesiones ( art. 617.1 CP ), alegando su defensa que se habían producido paralizaciones intr...

  • Sentencia Penal Nº 52/2008, AP - Burgos, Sec. 1, Rec 22/2008, 21-10-2008

    Órden: Penal Fecha: 21/10/2008 Tribunal: Ap - Burgos Ponente: Marin Ibañez, Francisco Manuel Num. Sentencia: 52/2008 Num. Recurso: 22/2008

    LESIONES

Ver más documentos relacionados
  • Regulación del delito de lesiones

    Órden: Penal Fecha última revisión: 30/01/2014

    Con el castigo de los delitos de lesiones se busca proteger la salud de las personas, tanto desde un punto de vista físico como psíquico. Es necesario un efectivo menoscabo de la salud, nos encontramos ante delitos de resultado material. Para algunos autores las lesiones eran sinónimo de acciones violentas en las personas, sin que se requiera resultado material alguno. Existen supuestos en los que se afecta a la integridad corporal de la persona, pero sin perjudicar la salud como es el cas...

  • Delitos contra la salud y la integridad corporal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 08/01/2013

    En cuanto a los delitos contra la salud y la integridad corporal, se encuadran dentro de los delitos de contra los particulares, en el Título III "De las lesiones" del Libro II del Código Penal, donde se recogen conductas, cuya característica principal es que afectan a la integridad corporal o a la salud, física o mental, de las personas. Los bienes jurídicos protegidos son la integridad física o mental de las personas ya nacidas, ya que las lesiones al feto se tipifican en otra part...

  • Regulación de las lesiones permanentes no invalidantes

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 01/01/2016

    La lesión permanente no invalidante se define como la lesión, mutilación o deformidad causada por un accidente de trabajo o enfermedad profesional de carácter definitivo que no constituya incapacidad permanente, ni altere o disminuya la integridad física del trabajador y se encuentre catalogada en el baremo establecido al efecto.  El Tribunal Supremo, siguiendo doctrina previa (SSTS de 3 y 12 de noviembre de 2003) ha reiterado que la Ley obliga a indemnizar a todas y cada una de las lesio...

  • Efectos del consentimiento de la víctima en los delitos

    Órden: Penal Fecha última revisión: 04/01/2013

    En el ámbito del Derecho Penal, el consentimiento desempeña, un papel de inferior relevancia y mayor relativismo que en el Derecho Privado. Ello es debido a la circunstancia de que el Derecho Penal se construye sobre la base de una Estimativa Jurídica, es decir, de una escala de valores sociales, que en tanto en cuanto son protegidos mediante la amenaza de una pena y son, por consiguiente, objeto de protección y de tutela penal, adquieren la calidad de bienes jurídicos protegidos.    ...

  • Legítima defensa

    Órden: Penal Fecha última revisión: 13/11/2014

    El Código penal en el apartado cuarto del Art. 20 ,CP dispone que están exentos de responsabilidad criminal: ?El que obre en defensa de la persona o derechos propios o ajenos, siempre que concurran los requisitos siguientes: Agresión ilegítima. En caso de defensa de los bienes se reputará agresión ilegítima el ataque a los mismos que constituya delito y los ponga en grave peligro de deterioro o pérdida inminentes. En caso de defensa de la morada o sus dependencias, se reputará agre...

Ver más documentos relacionados
  • Demanda de juicio ordinario en accidente de circulación (Modelo I)

    Fecha última revisión: 20/05/2016

    NOTA: El daño patrimonial se puede manifestar como lucro cesante. Este perjuicio económico se define por ser la ganancia dejada de obtener como consecuencia directa e inmediata de un hecho lesivo. Estas "ganancias frustradas" ofrecen dificultades para su determinación, siendo necesaria la existencia de una cierta posibilidad objetiva que resulte del curso normal de las cosas y de las circunstancias especiales del caso concreto, no bastando, que las ganancias se funden en meras esperanzas   ...

  • Denuncia por delito de lesiones

    Fecha última revisión: 07/03/2016

    NOTA: Se modifica la la pena de mínima de prisión del delito de lesiones, a tres meses, en vez de seis meses, con la reforma de la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo. Será necesaria la denuncia de la persona agraviada, si no concurrieran los requisitos del primer apartado del Art. 147 del Código Penal (que la lesión requiera objetivamente para su sanidad, además de una primera asistencia facultativa, tratamiento médico o quirúrgico), castigándose con la pena de multa de uno a tres m...

  • Denuncia por accidente de tráfico

    Fecha última revisión: 08/03/2016

    NOTA: el baremo aplicable a partir de 1 de enero de 2016 es aprobado por la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación     AL JUZGADO DE INSTRUCCIÓN [JUZGADO]   D./Dña [NOMBRE_CLIENTE], provisto de DNI número [NIF_CIF_DNI_CLIENTE], y domicilio a efectos de notificaciones sito en [DOMICILIO_CLIENTE], ante el Juzgado comparezco y como mejor proceda en Derecho, DIGO: Que, ...

  • Demanda de acción de daños y perjuicios por negligencia médica (fallecimiento)

    Fecha última revisión: 11/04/2016

      NOTA: Mientras que la acción de reclamación de responsabilidad contractual está sometida a la prescripción de cinco años (art. 1964 CC), la prescripción de las acciones para exigir la responsabilidad extracontractual, es de un año a partir del momento en que el perjudicado conozca la existencia del daño (art. 1968 CC)    AL JUZGADO [JUZGADO]   Don/Doña [NOMBRE_PROCURADOR_CLIENTE], Procurador de los Tribunales y de Don/Doña [NOMBRE_CLIENTE] en su nombre y en el de su hermano, D...

  • Escrito de defensa alegando legítima defensa en procedimiento abreviado

    Fecha última revisión: 22/03/2016

    NOTA: Las eximentes se encuentran reguladas en el art. 20 del Código Penal. Cuando no concurran todos los requisitos necesarios para eximir de responsabilidad, producirán efectos atenuatorios, ya que así se dispone en el art. 21 del Código Penal.   AL JUZGADO DE INSTRUCCIÓN NÚMERO [NUMERO] DE [LOCALIDAD]     D./Dña. [NOMBRE_PROCURADOR_CLIENTE], Procurador de los Tribunales, en nombre y representación de D./Dña. [NOMBRE_CLIENTE], con la asistencia del/de la Letrado/a Don/Doña [NOM...

Ver más documentos relacionados
  • Caso práctico: Responsabilidad objetiva por retraso en el vuelo

    Fecha última revisión: 15/03/2013

  •  PLANTEAMIENTODon  "A" ha contratado un vuelo para volar y al embarcar le informaron de que el vuelo se había retrasado, por lo que el vuelo saldría unas 5 horas más tarde. Don "A" se disponía a ir a una importante reunión de trabajo, que no se podía aplazar. "A" decidió comprar otro billete en ese otro vuelo que salía una hora más tarde, ¿puede reclamar contra la compañía de vuelo con la que debería haber viajado?RESPUESTALa navegación aérea se regula en la Ley de Navegación...

  • Caso práctico: Caracteres de la legítima defensa

    Fecha última revisión: 02/01/2013

  • ¿Cómo se configura la legítima defensa por parte de la jurisprudencia? ¿Cuál es la doctrina al respecto?Veremos a continuación la concreción jurisprudencial de este concepto en relación con un caso de tiroteo en el que el recurrente inicia la acción ofensiva aunque luego se retira. En este sentido, el fundamento de derecho segundo de la STS 1725/2003 de 13 de marzo, afirma lo siguiente:“1) Como es notorio la legítima defensa, exige, para ser apreciada, ya lo sea como eximente complet...

  • Caso práctico: Presentación de declaración extemporánea y posibilidad de sanción.

    Fecha última revisión: 03/02/2015

  • PLANTEAMIENTOUn contribuyente no está obligado a presentar autoliquidación por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas en 2009. De forma que no presentó dicha autoliquidación. No obstante, ha realizado una simulación de la autoliquidación a través del programa PADRE y obtiene como resultado un eventual derecho a devolver como consecuencia de las retenciones que en su momento se practicaron.1. ¿Se puede presentar la autoliquidación correspondiente al periodo 2009 de forma ext...

  • Caso práctico: Elementos del delito de falso testimonio de peritos e intérpretes.

    Fecha última revisión: 20/12/2012

  • ¿Cuáles son los elementos y características básicas del delito de falso testimonio de peritos e intérpretes? ¿Cómo se configura jurisprudencialmente? En este sentido es clarificadora la STS 265/2005 de 1 de marzo, que en su fundamento de derecho cuarto dispone lo siguiente:“El elemento básico de la acción delictiva recogida en dicho precepto (Art. 459 ,CP) consiste en faltar maliciosamente a la verdad en el dictamen pericial prestado en causa judicial, de tal forma que la falsedad de...

  • Análisis legislativo sobre la existencia de responsabilidad empresarial por falta de medidas de seguridad e higiene en el trabajo

    Fecha última revisión: 18/04/2016

  • PLANTEAMIENTOAnálisis sobre la existencia de responsabilidad empresarial por falta de medidas de seguridad e higiene en el trabajo.El Art. 164 ,Ley General de la Seguridad Social, establece que todas las prestaciones económicas que tengan su causa en accidente de trabajo o enfermedad profesional -se aumentarán, según la gravedad de la falta, de un 30 a un 50 por 100, cuando la lesión se produzca por máquinas, artefactos o en instalaciones, centros o lugares de trabajo que carezcan de los d...

Ver más documentos relacionados
  • Resolución de TEAC, 00/3287/2011, 27-09-2012

    Órgano: Tribunal Económico Administrativo Central Fecha: 27/09/2012

  • Núm. Resolución: 00/3287/2011
  • ResumenAsunto: Infracciones y sanciones. Presentación fuera de plazo de varias declaraciones sin perjuicio económico, correspondientes a distintas obligaciones tributarias. Imposición de las sanciones que procedan por todas y cada una de ellas. Descripción En la Villa de Madrid, en la fecha arriba señalada (27/09/2012), ante este Tribunal Económico-Administrativo Central, en el recurso extraordinario de alzada para la unificación de criterio interpuesto por el el DIRECTOR DEL DEPA...

  • Resolución Vinculante de DGT, V2404-15, 29-07-2015

    Órgano: Sg De Impuestos Sobre El Consumo Fecha: 29/07/2015

  • Núm. Resolución: V2404-15
  • NormativaLey 37/1992 art. 91-Uno-1-6ºCuestiónTipo impositivo aplicable a los productos descritos.DescripciónLa entidad consultante fabrica y comercializa los siguientes productos de ortopedia:Ortesis plantares: plantillas hechas a la medida del cliente para corregir o aliviar deformidades o lesiones funcionales.Corsés: ortesis de tronco para inmovilizar o corregir la columna vertebral. Muñequeras, rodilleras, tobilleras, musleras y productos similares estándar y a medida.Fajas.Contestaci...

  • Resolución Vinculante de DGT, V0221-16, 21-01-2016

    Órgano: Sg De Impuestos Sobre El Consumo Fecha: 21/01/2016

  • Núm. Resolución: V0221-16
  • NormativaLey 37/1992 art. 91-Uno-1-6ºCuestiónTipo impositivo aplicable a los productos descritos.DescripciónComercialización de los siguientes productos utilizados en el ámbito de la odontología:Implantes quirúrgicos destinados a ser introducidos en el cuerpo humano y que permanecerán en él tras la intervenciónOrtesis, aparatos ortopédicos usados para alinear, apoyar, prevenir y corregir deformidades óseas, en el campo de la ortodoncia va referido a la aparatología fija y removible....

  • Resolución de TEAF Bizkaia, 5578, 13-03-2008

    Órgano: Tribunal Económico-administrativo Foral De Bizkaia Fecha: 13/03/2008

    ResumenSanción por dejar de ingresarCuestiónSanción por dejar de ingresar, derivada de comprobación abreviada. Se refleja en la autoliquidación una cantidad superior a la reamente ingresada bajo el concepto 'Ingresos efectuados en la Diputación Foral'. El reclamante alega falta de perjuicio económico, error material y debida diligencia, pero se desestiman las alegaciones con apoyo jurisprudencial.DescripciónEn la Villa de Bilbao a 13 de marzo de 2008, reunido el Tribunal Económico Admin...

  • Resolución Vinculante de DGT, V2384-12, 11-12-2012

    Órgano: Sg De Impuestos Sobre La Renta De Las Personas Físicas Fecha: 11/12/2012

  • Núm. Resolución: V2384-12
  • NormativaLey 35/2006. Art. 7 y 17Cuestión Se pregunta sobre la posible exención de la indemnización y sobre su sometimiento a retención, así como su imputación temporal. DescripciónEn 2011, la consultante obtiene sentencia favorable de un juzgado de lo contencioso-administrativo, en virtud de la cual se condena a la Administración demandada (Diputación Provincial) a repetir un procedimiento de selección de personal y, en el caso de no ser seleccionada la consultante, a indemnizarla por...

Ver más documentos relacionados
  • Orden: Penal
  • Fecha: 22 de Marzo de 2012
  • Tribunal: AP - A Coruña
  • Ponente: Sanchez Herrero, Jose Ramon
  • Núm. Sentencia: 13/2012
  • Núm. Recurso: 40/2011
  • Núm. Cendoj: 15078370062012100165
Resumen:
LESIONES

Encabezamiento

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 6

A CORUÑA

SENTENCIA: 00013/2012

Rollo: 40/2011

Órgano Procedencia: JDO. INSTRUCCION N. 2 de SANTIAGO DE COMPOSTELA

Proc. Origen: DILIGENCIAS PREVIAS PROC. ABREVIADO nº 0001831 /2008

SENTENCIA Nº 13/12

==========================================================

ILMOS/AS SR./SRAS

Presidente/a:

ANGEL PANTIN REIGADA

Magistrados/as

JOSE RAMON SANCHEZ HERRERO

JOSE GOMEZ REY

==========================================================

En SANTIAGO DE COMPOSTELA, a veintidós de Marzo de dos mil doce.

VISTA en juicio oral y público, ante la Sección 6ª de esta Audiencia Provincial, con sede en Santiago de Compostela, la causa instruida con el número 40/2011, procedente de DILIGENCIAS PREVIAS PROC. ABREVIADO nº 1831/2008, del JDO. INSTRUCCION N. 2 de SANTIAGO DE COMPOSTELA y seguida por el trámite de PROCEDIMIENTO ABREVIADO por el delito de LESIONES, contra Romualdo , con DNI NUM000 , cuyas circunstancias personales ya constan, representado por la Procuradora JOSEFINA ALVAREZ CANDEIRA, y defendido por la Letrada Dña. MONICA IGLESIAS RIOS; contra Jose Antonio , con DNI NUM001 , cuyas circunstancias personales ya constan, representado por la Procuradora YOLANDA VIDAL VIÑAS y defendido por el Letrado D. FRANCISCO IGLESIAS GANDARELA; y contra Juan Antonio con DNI NUM002 , cuyas circunstancias personales ya constan, representado por el Procurador/a ANTONIO CUNS NUÑEZ y defendido por el Letrado D. RICARDO RODIÑO VAZQUEZ. Siendo parte acusadora el Ministerio Fiscal y como ponente el Magistrado D. JOSE RAMON SANCHEZ HERRERO, quien expresa el parecer de la Sala.

Antecedentes

PRIMERO.- Las presentes actuaciones fueron tramitadas por el JDO. INSTRUCCION N. 2 de SANTIAGO DE COMPOSTELA en virtud de parte médico, dando lugar a la incoación de DILIGENCIAS PREVIAS PROC. ABREVIADO nº 1831/2008, habiéndose practicado las diligencias probatorias que se estimaron procedentes.

SEGUNDO.- Llevadas a efecto las diligencias probatorias y acordada por el instructor la prosecución del trámite establecido en el artículo 779 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal , se dio traslado de las diligencias al Ministerio Fiscal y a las partes personadas para que solicitaran la apertura del juicio oral o el sobreseimiento de la causa y evacuado tal trámite y adoptada la primera de las resoluciones, y señalada ésta Audiencia como órgano competente para el conocimiento y fallo de la causa, se dio traslado de las actuaciones a la defensa de los procesados quienes evacuaron el trámite formulando escrito de defensa, remitiendo a continuación los autos a esta Sala.

TERCERO.- Recibidas las actuaciones en esta Audiencia y examinadas las pruebas propuestas, se dictó auto admitiendo todas las pruebas propuestas por las partes , acordándose su práctica en el mismo acto del juicio señalándose para la celebración del juicio el día 14/3/2012 a las 9:30 horas.

CUARTO.- En el día y hora señalados se celebró el juicio oral con el resultado que obra en las actuaciones.

Hechos

Del resultado de las pruebas practicadas en el presente procedimiento, se declara probado: Sobre las 00.15 horas del 25/04/2008 el acusado Juan Antonio (con DNI NUM002 y sin antecedentes penales), salió del Bar "O Bigotes" sito en la rúa Raiña de nuestra ciudad, con intención de abandonar la zona, momento en que fue increpado por los también acusados Jose Antonio (con DNI NUM001 y sin antecedentes penales) y Romualdo (con DNI NUM000 ) -quienes estaban en unión de Damaso -, que se dirigieron al primero con expresiones como "hijo de puta", "nos tiramos a tu madre", "tu madre es más puta que las putas".

Ello provocó que Juan Antonio se volviese hacia los otros, produciéndose un enfrentamiento entre ellos, en el curso del cual Juan Antonio propinó a Jose Antonio un puñetazo en la cara con intención de menoscabar su integridad física, que le ocasionó una herida en el dorso de la nariz y la fractura de huesos propios conminuta, con desplazamiento interior, que fue reducida con anestesia tópica y local, un taponamiento y una férula de yeso, así como 6 puntos de sutura. Le pautaron ibuprofeno y la retirada del taponamiento a las 48 horas, de los puntos en 6 días y de la férula en 10 días. Con posterioridad mantuvo dificultades respiratorias y acudió a un especialista privado en otorrinolaringología, el cual le recomendó una operación quirúrgica llamada septorrinoplastia a la que aún no se ha sometido. Tardó en curar de sus lesiones 21 días, 10 de ellos impeditivos. Le quedan como secuelas alteración en la respiración nasal y cicatriz a de 2 cm. en el dorso de la nariz y desviación del tabique nasal.

También con igual ánimo propino a Romualdo dos golpes en la cara, uno en el ojo derecho y otro en la boca. Como consecuencia de estos golpes Romualdo presentó una hinchazón de la región supraciliar derecha por la que sólo precisó una primera asistencia facultativa. Tardó en curar 10 días, uno de ellos incapacitante. Sin secuelas. Con posterioridad a esta agresión se constató la pérdida parcial de dos piezas dentarias (muy leve en el caso de un molar y de más entidad en otro molar) que estaban afectadas por patologías previas y pendientes de endodoncia. No se ha podido establecer un nexo causal entre la agresión y la pérdida de material de estas piezas.

No se ha acreditado que las erosiones en ambos antebrazos que presentaba Juan Antonio a los cinco días y de las que tardaría en curar 7 días, uno de ellos incapacitante, le hubieran sido causadas por los otros dos acusados.

Fundamentos

PRIMERO.- Los anteriores hechos declarados probados son legalmente constitutivos de un delito de lesiones previsto y penado en el art. 147 CP , de una falta de lesiones prevista y penada en el art. 617.1 CP y de dos faltas de injurias del art. 620.2 CP .

a) Delito de lesiones, por las causadas a Jose Antonio . A la hora de optar por calificar los hechos como constitutivos de un delito de lesiones del tipo básico del art. 147 CP ( El que por cualquier medio o procedimiento, causare a otro una lesión que menoscabe su integridad corporal o su salud física o mental, [...] siempre que la lesión requiera objetivamente para su sanidad, además de una primera asistencia facultativa, tratamiento médico o quirúrgico ), tal como formalizó su acusación el Ministerio Fiscal, en vez un delito del art. 150 CP por el que formuló acusación la representación del Sr. Jose Antonio ( El que causare a otro la pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro no principal, o la deformidad ), hemos de fijarnos sólo en las lesiones sufridas por Jose Antonio , ya que en relación a Romualdo , que sufrió la pérdida parcial de piezas dentarias, sólo se ha formulado acusación por parte del Ministerio Fiscal, quien consideró los hechos como presuntamente constitutivos de una falta de lesiones.

Pues bien, en relación a Jose Antonio , hemos entendido que no concurre el requisito de deformidad previsto en este precepto, a pesar de que a Jose Antonio le haya quedado una pequeña cicatriz de 2 cm. en el dorso de la nariz y desviación del tabique nasal, y sí lo hacen los requisitos del art. 147, de más de una asistencia facultativa para la sanidad, tal como resulta del informe de la Médico forense Sra. Silvia .

Es cierto que por deformidad se entiende toda irregularidad física permanente que conlleva una modificación corporal de la que pueden derivarse efectos sociales o convivenciales negativos ( Ss. TS de 22 de enero 2001 y 16 de septiembre 2002 ), pero también se ha señalado ( STS nº 91/2009 ) que no toda alteración física puede considerarse como deformidad, pues la previsión del art. 150 requiere de una interpretación que reduzca su aplicación a aquellos casos en que así resulte de la gravedad del resultado, de manera que los supuestos de menor entidad, aunque supongan una alteración en el aspecto físico de la persona, queden cobijados bajo las previsiones correspondientes al tipo básico. Debe valorarse a estos efectos, que el Código Penal equipara la alteración constitutiva de deformidad del artículo 150 a la pérdida o inutilidad de un órgano o de un miembro no principal, lo que resulta indicativo de la exigencia de una mínima gravedad en el resultado ( STS de 31 marzo 2010 ).

Así, la jurisprudencia ha examinado en numerosas ocasiones la trascendencia de las cicatrices que restan como secuelas a los efectos de apreciar la deformidad, no encontrando dificultades para hacer esa calificación cuando las cicatrices alteran el rostro de una forma apreciable, bien dado su tamaño o bien a causa de sus características o del concreto lugar de la cara: en la STS nº 496/2009 se apreció por una "cicatriz lineal de 13 centímetros en hemicara izquierda en sentido horizontal, que interesa pómulo izquierdo y aleta nasal izquierda y que es perceptible a tres metros de distancia"; en la STS nº 811/2008 por una cicatriz en región maxilar anterior derecha de 6 centímetros de longitud que llega al borde medial del labio superior, y cicatriz en región malar de 4 centímetros en región derecha", en la STS nº 877/2008 también se admitió una "cicatriz de siete centímetros que, partiendo de la mejilla izquierda continúa hasta el pabellón auricular, produciendo en parte posterior del mismo discreta retracción y cicatriz de un centímetro en cara lateral izquierda del cuello". En definitiva, se dice, la consideración relativa a los posibles efectos negativos de la alteración física producida como consecuencia de las lesiones no solo en las relaciones sociales, sino también en las convivenciales e incluso en relación a la propia autoestima, que puede resultar afectada por la percepción del propio cuerpo, relativiza la trascendencia de la visibilidad de las secuelas, poniendo el acento en las características de éstas en relación con la alteración que causen en el aspecto físico del lesionado.

En el presente caso le quedó al lesionado una cicatriz de unos 2 cm. en el dorso de la nariz, y desviación del tabique nasal, habiendo sido calificadas estas secuelas como constitutivas de un perjuicio estético ligero por parte de la médico forense, que le atribuyó 2 puntos en relación al Baremo (folio 131). El otorrino Sr. Virgilio , que depuso a instancias del perjudicado, distinguió por un lado la cicatriz y por otro la afectación de la pirámide nasal, pero le dio una valoración entre 3 y 4 puntos, que también entraría dentro de la calificación del perjuicio estético ligero. Por último, la apreciación personal y directa por la Sala del estado del apéndice nasal del Sr. Jose Antonio nos lleva a admitir la calificación de ligero de este perjuicio, lo que nos lleva a rechazar la existencia de deformidad por la ausencia de gravedad de la cicatriz, ciñéndonos por tanto al tipo básico del 147, pues hubo más de una asistencia médica y se le dieron puntos de sutura, que constituyen tratamiento médico quirúrgico.

b) Falta de lesiones. Se emplea esta calificación en relación con las lesiones sufridas por el Sr. Romualdo , ya que las que se describen en el apartado correspondiente de los Hechos probados sólo han sido objeto de acusación por este tipo penal, de forma que, no habiendo requerido más que la primera asistencia sanitaria según el informe del Dr. Abel (folios 222 y ss.), hemos de excluir la tipificación dentro del art. 147, y remitirnos al tipo del art. 617.1, ambos del CP . Por otro lado, rechazamos la acusación formulada por Juan Antonio en relación a la falta de la que habría sido sujeto pasivo, absolviendo de ella a los acusados.

c) Faltas de injurias. El empleo de expresiones vejatorias dirigidas a Juan Antonio por parte de Jose Antonio y Romualdo , del tenor de las recogidas en los Hechos probados, son constitutivas claramente de una falta de tal índole, sancionada en el art. 620.2 CP .

SEGUNDO.- En cuanto a la autoría, del delito y de la falta de lesiones resulta criminalmente responsable en concepto de autor del art. 28 CP el acusado Juan Antonio , por haber realizado material y directamente los hechos que lo integran, habiendo causado lesiones a Jose Antonio y a Romualdo . De la falta de lesiones resultan penalmente responsables en el mismo concepto los acusados Jose Antonio y Romualdo , por su participación en tales hechos, al haber dirigido a Juan Antonio los insultos mencionados. Para llegar a esta conclusión hemos tenido en cuenta las declaraciones de los implicados y de los testigos que presenciaron parcialmente los hechos, en relación con los informes médicos relativos a las lesiones que presentaban tales implicados, lo que nos ha llevado también a rechazar la eximente de legítima defensa planteada por la defensa del Sr. Juan Antonio , tanto completa como incompleta, e igualmente la falta por la que había formulado acusación.

TERCERO.- La Sala concluye, tras valorar la prueba practicada, que Juan Antonio salió del bar Bigotes en el que había estado tomando algo, y desde el que había visto a los otros imputados en compañía de su amigo Damaso , quienes estaban en la calle en una actitud excesivamente alegre e irreverente, y quienes se dirigieron a él empleando frases poco amistosas. Este hecho se desprende a grandes rasgos de las declaraciones de todos los implicados y de la testigo Maite , que se encontraba trabajando dentro del citado establecimiento. Aunque Romualdo y Jose Antonio negaron haberse estado divirtiendo con la gente que pasaba, o en actitud excesiva -posiblemente motivada por la previa ingesta de alcohol-, se desprende de las declaraciones de los otros dos, de su relato acerca del vivero de un establecimiento contiguo, y de las declaraciones de la citada testigo.

Hasta aquí más o menos el relato coincide, como así también lo hace en que en un momento determinado Juan Antonio , que ya se marchaba, se dio media vuelta y se dirigió hacia los otros tres. Juan Antonio dice que es porque le insultaron, y éstos relatan que simplemente le chistaron. Consideramos más convincente el primer relato, tanto por la actitud previa de éstos que antes hemos expuesto, como porque no resulta lógico que el primero, que ya había presenciado su actitud con anterioridad -todos coinciden en ello-, se hubiera vuelto en actitud agresiva sólo porque le hubieran chistado, resultando además que los relatos de estos tres - Romualdo , Damaso y Jose Antonio - fueron absolutamente coincidentes sobre lo acaecido, sin las usuales diferencias que subsisten tras el paso del tiempo. Además, resulta compatible con la existencia de una serie de insultos, voces e imprecaciones que relataron también dicha testigo y el Sr. Marcos , que pasaba por allí y pudo apreciar que la situación no era pacífica, y que persistía en el tiempo, más allá del relato de los tres compañeros sobre la rapidez con que habrían ocurrido los hechos. Por ello estimamos la existencia de una falta de injurias.

Una vez que se produjo el enfrentamiento verbal, también difieren las versiones ofrecidas. Juan Antonio dijo que se había limitado a defenderse, cubriéndose la cara con los brazos, momento en el que Jose Antonio se habría producido las lesiones en la cara. Sin embargo, aunque el primero dice que hizo un ademán de protegerse al haber sentido que le acometían, y explicó que Jose Antonio pudo haberse lesionado con las mangas de su cazadora -que tenía una especie de remaches metálicos-, también dijo a reiteradas preguntas que había sido Romualdo el que había intentado abalanzarse contra él y es cuando se había protegido, lo que resta credibilidad a su versión porque resulta inconsistente.

En cambio, los otros tres coincidieron en que Juan Antonio , tras haber hecho Jose Antonio ademán de retirarse, le había lanzado un puñetazo a la cara. No obstante, Romualdo cuenta que a continuación él había agarrado a Juan Antonio de la cintura por detrás, para impedir que se moviese, sin que esta declaración haya quedado contrastada por ninguno de los intervinientes, pues Juan Antonio dijo que nadie le había agarrado por detrás, la testigo Maite dijo que era Jose Antonio el que le había agarrado por detrás del cuello -al identificar que quien había agarrado era quien sangraba después-, Jose Antonio dijo que no se había enterado de nada, e Damaso negó expresamente que Romualdo hubiera agarrado a Juan Antonio . Aquí ya se aprecia cómo, a diferencia de lo que habría sucedido antes, las versiones difieren a la hora de precisar las acciones concretas de cada uno de los intervinientes. No ha quedado acreditado por tanto el modo exacto en que ocurrió la dinámica que produjo las lesiones.

En cambio, sí que resulta más significativo el resultado: Jose Antonio sufrió una rotura de huesos propios de la nariz, Romualdo la de dos piezas dentarias, y Juan Antonio presentaba erosiones en ambos antebrazos cinco días después. Respecto de éste, el tiempo transcurrido desde los hechos no permite deducir más datos, salvo que a la forense le llamó la atención que los hechos que él relataba no eran compatibles con los signos que pudo evidenciar en el examen realizado, ya que él se quejaba del brazo y los signos estaban en los antebrazos. De todos los datos recabados es posible deducir -él ni siquiera lo ha negado- que Juan Antonio causó las lesiones que sufrieron los otros dos, al haber realizado movimientos, bien tendentes a causar el daño -tesis acusatoria-, bien al tratar de rechazar lo que entendió era un acometimiento contra su persona -tesis de la defensa-. En el primer caso el resultado le sería imputable a título de dolo, pues habría producido el fin pretendido al tirar sus golpes. En el segundo también, a través del dolo eventual: aún siendo consciente de que actuando como lo hizo podía ocasionar daños a las otras personas, decidió realizar su acción, sin importarle que ese resultado final se produjese, siendo sus actos proporcionados y adecuados para ocasionar las lesiones descritas.

La defensa de Juan Antonio ha pretendido encontrar en sus actos un supuesto de legítima defensa, ya que se limitó a defenderse de una agresión ilegítima de la que era objeto por parte de los otros tres. Esta supuesta agresión, que él relató y que vendría refrendada por la declaración de la antecitada testigo, no ha quedado probada -siendo carga de quien la propone-, pues su versión no fue coherente - Romualdo se abalanzó sobre él, pero las lesiones las presenta Jose Antonio -. Y además mientras que la testigo dice que Jose Antonio había agarrado a Juan Antonio por detrás mientras los otros lo golpeaban, Juan Antonio negó que le hubieran agarrado por detrás en ningún momento, y Romualdo dice que fue él quien efectuó tal llave. Debemos reseñar además la doctrina reiterada de la Sala 2ª del Tribunal Supremo, que ha estimado que «no es posible apreciar la existencia de una agresión ilegítima en supuestos de riña mutuamente aceptada "porque en ese escenario de pelea recíprocamente consentida, los contendientes se sitúan al margen de la protección penal al ser actores provocadores cada uno de ellos del enfrentamiento, de suerte que cuando el resultado lesivo se produce como efecto de una pelea originada por un reto lanzado o aceptado que da lugar a las vías de hecho, no cabe apelar a la legítima defensa, plena o semiplena, ya que la base de la misma es la existencia de una agresión ilegítima, y ésta no es posible de admitir con tal carácter en una riña voluntariamente aceptada" ( Ss. TS de 4 febrero 2003 , 17 marzo 2004 , 26 de enero 2005 y 28 noviembre 2006 ). En el presente caso no resulta compatible con esa eximente el hecho de que Juan Antonio , que se marchaba, hubiera decidido volver para enfrentarse con los otros, al margen de que no exista prueba suficiente del comienzo de los hechos. Por otro lado, las escoriaciones que presentaba Juan Antonio en los antebrazos no se corresponden con los hechos que relató, pues como indicó la médico forense, no se pudieron haber producido al haber tratado de impedir los golpes, sino que era preciso que se hubiera producido alguna rozadura, por lo que hemos de rechazar la relación de causalidad con los hechos analizados.

CUARTO.- De conformidad con lo establecido por los artículos 61 y siguientes del Código Penal , corresponde imponer al acusado Juan Antonio la pena de un año y seis meses de prisión y la inhabilitación correspondiente, por el delito de lesiones (atendidas las consecuencias producidas), y la de 45 días de multa por la falta, a razón de 6 € diarios, atendiendo a que no tiene un trabajo remunerado ni se ha acreditado otra fuente de ingresos. A Jose Antonio y Romualdo , la de diez días de multa, a razón de 6 € diarios, por las mismas razones, para la falta.

QUINTO.- En cuanto a la responsabilidad civil, a Jose Antonio le correspondería, de aplicarse el Baremo de tráfico correspondiente a 2008 (como criterio orientativo, STS 20 febrero 2006 ), por 10 días impeditivos y 11 no impeditivos, más 8 puntos de secuelas, la cantidad de 7.389,32 €. No podemos fijar mayor periodo de incapacidad que el establecido en el informe de la Médico forense, porque éste es el periodo fijado en el escrito de acusación presentado por el Ministerio Fiscal, toda vez que la acusación en su escrito no formuló ningún otro periodo alternativo que pueda ser considerado por el tribunal. En cuanto a las secuelas, los 5 puntos de dificultades respiratorias se mantienen por los dos peritos informantes, mientras que por las estéticas establecemos 3 puntos, entre medias de los dos informes, siempre dentro del perjuicio estético ligero. Se redondea esta cantidad a 8.000 € por el mayor daño moral que puede suponer la causación de lesiones dolosas, sin que sea de aplicación el recargo del 10% de perjuicio económico, al tratarse de un estudiante. Se indemniza además en 215 € por gastos médicos, y en 6.238 € en que ha sido presupuestada la intervención de septorrinoplastia, pues no existe otra valoración alternativa,

A Romualdo le corresponde la cantidad de 320 € que fue objeto de reclamación por el Ministerio Fiscal, al regir el principio rogatorio, en relación con la pérdida de piezas dentarias.

No es posible aplicar el art. 114 CP para moderar la responsabilidad del autor, toda vez que la posible participación de los lesionados en los hechos no es compatible con el alcance de las lesiones sufridas. Y no existe ningún supuesto de compensación al no haberse condenado a dichos perjudicados por la falta de la que fueron acusados, sin perjuicio de señalar que dicha compensación sólo podría efectuarse por las sumas concurrentes, y no por el total.

SEXTO.- De conformidad con lo establecido por los artículos 123 del Código Penal , y 239 y 240 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal , debe condenarse a los condenados al pago de las costas causadas, incluidas las de la acusación particular formulada por el Sr. Jose Antonio , pues ello se produce salvo que las pretensiones de esa parte sean abiertamente extrañas o desproporcionadas a las particularidades de los hechos ( Ss. TS de 20 marzo y 7 diciembre 2002 ), caso que no es el de esta causa porque la acción de esta causa fue dolosa y, a tenor de sus consecuencias, la pretensión de condena por el art. 150 CP no estaba en principio fuera de lugar ( STS 25 junio 2008 ).

Por todo lo expuesto, vistos los preceptos legales citados, sus concordantes y demás de general y pertinente aplicación, de conformidad con el artículo 117 de la Constitución , en nombre de S.M. el Rey, por la autoridad conferida por el Pueblo español,

Fallo

1.- Condenamos a D. Juan Antonio , como autor responsable de un delito de lesiones, ya definido, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad, a la pena de UN AÑO Y SEIS MESES DE PRISIÓN, inhabilitación para el derecho de sufragio pasivo por el tiempo de la condena y al pago de la cuarta parte de las costas procesales, incluidas las de la acusación particular. Igualmente a que indemnice a Jose Antonio en la cantidad de 14.453 € por todos los conceptos.

2.- Condenamos a D. Juan Antonio , como autor responsable de una falta de lesiones, ya definida, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad, a la pena de CUARENTA Y CINCO DÍAS DE MULTA a razón de 6 € diarios y al pago de la cuarta parte de las costas procesales, incluidas las de la acusación particular, que serán las correspondientes a una falta. Igualmente a que indemnice a Romualdo en la cantidad de 320 € por todos los conceptos.

3.- Condenamos a D. Romualdo y D. Jose Antonio como autores responsables de una falta de injurias, ya definida, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad, a la pena de DIEZ DÍAS DE MULTA a razón de 6 € diarios y al pago de la cuarta parte de las costas procesales, incluidas las de la acusación particular, que serán las correspondientes a una falta.

4.- Absolvemos libremente y con todos los pronunciamientos favorables a D. Romualdo y D. Jose Antonio de la falta de lesiones por la que fueron acusados, declarando de oficio la otra cuarta parte de las costas causadas.

La presente resolución no es firme y contra la misma, cabe interponer RECURSO DE CASACIÓN ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo, que ha de prepararse mediante escrito autorizado por Abogado y Procurador, presentado ante este Tribunal dentro de los CINCO DIAS siguientes a su notificación y que deberá contener los requisitos exigidos en el art. 855 y siguientes de la L.E.Criminal .

Así, por esta nuestra Sentencia, de la que se llevará certificación al Rollo de Sala y se anotará en los Registros correspondientes lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Deformidad
Falta de lesiones
Delitos de lesiones
Perjuicio estético
Perjuicios estéticos
Responsabilidad
Calificación de los hechos
Primera asistencia facultativa
Legítima defensa
Tipo penal
Agresión ilegítima
Valoración de la prueba
Práctica de la prueba
Bebida alcohólica
Falta de injurias
Dolo
Dolo eventual
Riña
Riña mutuamente aceptada
Lesividad
Relación de causalidad
Días impeditivos
Perjuicio económico
Daños morales
Perjuicios económicos