Sentencia Penal Nº 143/2011, Audiencia Provincial de Madrid, Sección 6, Rec 376/2010 de 31 de Marzo de 2011

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Delitos contra la Seguridad Vial

    Órden: Penal Fecha última revisión: 20/11/2014

    NOVEDAD: Con motivo de la supresión de las faltas penales, los accidentes de tráfico dejan de estar tipificados en la vía penal, salvo que los hechos revistan carácter de delito de conducción con alcoholemia en el que se hayan producido lesio...

  • Delito de conducción bajo los efectos del alcohol

    Órden: Penal Fecha última revisión: 20/11/2014

    NOVEDAD: Con motivo de la supresión de las faltas penales, los accidentes de tráfico dejan de estar tipificados en la vía penal, salvo que los hechos revistan carácter de delito de conducción con alcoholemia en el que se hayan producido les...

  • Delito de denegación de sometimiento al test de alcoholemia

    Órden: Penal Fecha última revisión: 20/11/2014

    La negación a someterse al test de alcoholemia, se constituye como un delito autónomo que se regula dentro del conjunto de delitos contra la seguridad del tráfico, en concreto en el Art. 383 ,CP. DELITO PENA ATENUANTES Negarse a someterse a...

  • Tasas máximas de alcohol permitidas en la conducción de vehículos

    Órden: Administrativo Fecha última revisión: 31/01/2016

    Desde el 31 de enero de 2016 está en vigor el Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial   No podrá circular por las ví...

  • Delito de conducción con temeridad manifiesta

    Órden: Penal Fecha última revisión: 20/11/2014

    NOVEDAD: Con motivo de la supresión de las faltas penales, los accidentes de tráfico dejan de estar tipificados en la vía penal, salvo que los hechos revistan carácter de delito de conducción con alcoholemia en el que se hayan producido les...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Orden: Penal
  • Fecha: 31 de Marzo de 2011
  • Tribunal: AP - Madrid
  • Ponente: Abad Crespo, Julián
  • Núm. Sentencia: 143/2011
  • Núm. Recurso: 376/2010
  • Núm. Cendoj: 28079370062011100148

Encabezamiento

ROLLO DE APELACIÓN Nº 376/2010

JUZGADO DE LO PENAL Nº 2 DE MÓSTOLES (MADRID)

JUICIO ORAL Nº 25/2010

SENTENCIA Nº 143/2011

AUDIENCIA PROVINCIAL DE MADRID

SECCIÓN SEXTA

Ilmos. Sres.

Presidente

D. PEDRO JAVIER RODRÍGUEZ GONZÁLEZ PALACIOS

Magistrados

D. JOSÉ MANUEL FERNÁNDEZ PRIETO GONZÁLEZ

D. JULIÁN ABAD CRESPO

En nombre del Rey

En Madrid, a 31 marzo de de 2011.

Vistas las presentes actuaciones en segunda instancia ante la Sección Sexta de esta Audiencia Provincial de Madrid, constituida por los Magistrados consignados al margen, seguidas en dicho Tribunal como Rollo de Apelación nº 376/2010 por el trámite del Procedimiento Abreviado, en virtud del recurso de apelación interpuesto por don Jose Miguel contra la sentencia de fecha 7 de junio de 2010, dictada por el Juzgado de lo Penal nº 2 de Móstoles (Madrid) en el Juicio Oral nº 25/2010 , siendo Ponente el Magistrado de la Sección Ilmo. Sr. don JULIÁN ABAD CRESPO, quien expresa el parecer de la Sala.

Antecedentes

PRIMERO.- Por el Juzgado de lo Penal antes citado se dictó sentencia en los autos de Juicio Oral antes expresados, en la que se declararon como probados los siguientes hechos: "Sobre la una de la madrugada del día nueve de enero de 2010 el acusado, Jose Miguel , conducía a la altura del punto kilométrico 5,5 de la carretera M-407, en el término municipal de Fuenlabarada el vehículo Opel Vectra con matricula G-....-EP , con sus facultadles disminuidazas a consecuencia de una previa ingesta alcohólica, que mermaba considerablemente su capacidad para manejar los mecanismos de dirección, control y frenado de su vehículo, así como aumentaba el tiempote reacción ante acontecimientos imprevistos en dicha conducción, con perdida de reflejos y de capacidad visual, Al acercarse los agentes actuantes observaron que el acusado presentaba síntomas de previa ingestión alcohólica tales como fuerte olor a alcohol, ojos brillantes, por lo que se el requirió para que realizara las pruebas para la determinación del grado de impregnación del alcohol en aire, negándose el acusado en repetidas ocasiones a someterse a las mismas, a pesar de ser apercibido pro los agentes de que podría incurrir en un delito en caso de persistir en la negativa.

En acusado ya había sido condenado por delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas, y también había sido condenado por otro delito de negativa a someterse a pruebas de alcoholemia, todo según sentencia firme de fecha 9 de octubre de 2009, dictada por el juzgado de instrucción num 3 de Fuenlabrada ."

Siendo su fallo del tenor literal siguiente: "Que debo condenar y condeno a Jose Miguel , con NIE num NUM000 ,

como autor de un delito de conducción de un vehículo d motor bajo la influencia de bebidas alcohólicas, del articulo 379.2 del Código Penal , arriba definido, con la concurrencia de la circunstancia agravante de reincidencia del artículo 22.8 del Código Pena , a las siguientes penas; a) de prisión pro tiempo de cuatro meses y dieciséis dias; b) de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo pro el tiempo de esa condena; y c) de privación del derecho a conducir vehículos de motor y ciclomotores por tiempo de dos años, seis meses y un día, lo que comprota la pérdida de vigencia del permiso de conducir vehículos de moro que tuviere.

como autor de un delito de negativa a someterse a pruebas de alcoholemia, del artículo 383 del Código Penal , arriba definido, con la concurrencia de e la circunstancia agravante de reincidencia del artículo 22.8 del Código Penal , y con la concurrencia de la circunstancia atenuante analógica de embriaguez del artículo 21.6 del Código Penal , a las siguientes penas: A) de prisión pro tiempo de seis mees; b) de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo por el tiempo de esa condena; y c) de privación del derecho a conducir vehículos de motor y ciclomotores por tiempo de un año y un día.

Además, le debo condenar y le condeno al pago de las costas ocasionadas por el presente procedimiento."

SEGUNDO.- Contra dicha sentencia se interpuso recurso de apelación por la Procuradora doña Elena Querejeta Soto, en representación de don Jose Miguel ; y admitido el recurso, se dio traslado del mismo a las demás partes personadas, siendo impugnado por el MINISTERIO FISCAL; remitiéndose las actuaciones ante esta Audiencia Provincial para la resolución del recurso.

TERCERO.- En fecha 23 de diciembre de 2010 tuvieron entrada las actuaciones de la primera instancia en esta Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Madrid, formándose el presente rollo de apelación, señalándose para la deliberación del recurso el día 31 de marzo de 2011.

CUARTO.- Se aceptan los antecedentes de hecho de la sentencia recurrida, incluido el apartado de hechos probados, en cuanto no se opongan a los presentes.

Fundamentos

PRIMERO.- Se alega como primer motivo del recurso el error en la valoración de las pruebas en la sentencia recurrida en relación con el delito contra la seguridad del tráfico del art. 379.2 del Código Penal , argumentándose que no se ha acreditado que la ingestión de alcohol diera lugar a una conducción irregular.

Como resulta de la redacción del tipo penal, el delito contra la seguridad del tráfico en la modalidad de conducción de un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas, es un delito de peligro abstracto, no de peligro concreto, en el que los requisitos del tipo se colman con que la conducción cree una situación de peligro abstracto para los bienes personales o materiales de los demás usuarios posibles de la vía pública, sin necesidad de que la indicada situación de peligro haya llegado a producir una situación de riesgo concreto para personas o bienes determinados; criterio este que viene corroborado por la sentencia de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo de 22 de marzo de 2002 , en la que literalmente se dice lo siguiente: " La jurisprudencia ha declarado también que, para que proceda la aplicación del art. 379 del Código Penal , no es necesario demostrar la producción de un « peligro concreto» ni, por supuesto, ningún resultado lesivo, como demandan otros tipos penales, por cuanto el tipo aquí examinado exige únicamente la existencia de un « peligro abstracto» que, en todo caso, ha de ser real y no meramente presunto (v. SS 19 May. 1982 , 7 Jul. 1989 y 5 Mar. 1992 , entre otras) ."; consistiendo el indicado peligro abstracto, típico del delito antes expresado, en la situación creada por el conductor de un vehículo a motor que ha ingerido alguna de las sustancias antes indicadas, las cuales han influenciado o alterado relevantemente sus facultades psicofísicas necesarias para un adecuado control del vehículo que conduce, con lo que excede los límites de riesgo aceptados socialmente para tal tipo de actividad, lesionando el bien jurídico protegido con la tipificación penal de la conducta, cual es la seguridad del tráfico. Es decir, el delito se consuma con la mera conducción con las facultades psicofísicas alteradas o influidas por la ingestión de las indicadas sustancias, sin necesidad de que la alteración de dichas facultades haya dado lugar a una concreta maniobra irregular o anormal.

En apoyo de tal criterio puede citarse también la sentencia del Tribunal Constitucional nº 68/2004 , en la que se viene a mantener que el delito que nos ocupa exige probar la "influencia en el conductor" de la ingestión de alcohol.

En el mismo sentido, en la sentencia del Tribunal Constitucional nº 69/2004 se expresa que el delito no constituye una infracción meramente formal, pues para imponer la pena no basta con comprobar a través de la pertinente prueba de alcoholemia que el conductor ha ingerido alcohol o alguna otra de las sustancias mencionadas en el mismo, sino que es necesario que se acredite que dicha ingestión ha afectado a la "capacidad psicofísica del conductor" y, como consecuencia de ello, a la seguridad en el tráfico, que es el bien protegido por dicho delito.

Por todo ello, resulta irrelevante a los efectos de la condena pronunciada en la sentencia recurrida el que no se hubiera probado una maniobra o circulación irregular o anormal, pues el delito se comete, sin necesidad de ello, cuando se conduce con las facultades psicofísicas alteradas por la excesiva ingestión de bebidas alcohólicas. Con lo que el motivo de recurso debe ser desestimado.

SEGUNDO.- Como segundo y último motivo del recurso se alega el error en la sentencia recurrida en la valoración de la prueba en relación con el delito de negativa a someterse a la prueba de alcoholemia del art. 383 del Código Penal , afirmándose en el recurso que el acusado no se negó a la práctica de dicha prueba sino que no llegó a comprender las explicaciones de los agentes de la Guardia Civil ni las consecuencias de la negativa. Pero se omite en el recurso toda exposición de las pruebas o datos que pudieran resultar de las actuaciones que corroboraran dichas alegaciones, por lo que en el recurso no se viene a desvirtuar la concreta apreciación de las pruebas que se hace en la sentencia recurrida en relación con las pruebas que llevaron a la conciencia del Magistrado- Juez de lo Penal la convicción de que el acusado se negó a practicar la prueba de alcoholemia, siendo a destacar, habida cuenta que en el recurso se pretende fundar el motivo en que el acusado no entendía las explicaciones de los agentes de la Guardia Civil, que en la sentencia recurrida se considera probado que el acusado hablaba con una chica en español con normalidad y entendía a la perfección a los agentes. Razones por las que el motivo de recurso debe ser desestimado.

TERCERO.- Las costas del recurso se deben declarar de oficio al no apreciarse temeridad ni mala fe en la parte recurrente.

Vistos los preceptos citados y demás de aplicación,

Fallo

Que desestimando el recurso de apelación interpuesto por la representación de don Jose Miguel contra la sentencia de fecha 7 de junio de 2010, dictada por el Juzgado de lo Penal nº 2 de Móstoles (Madrid) en los autos de Juicio Oral nº 25/2010, debemos confirmar y confirmamos íntegramente lo dispuesto en el fallo de la sentencia recurrida, declarando de oficio las costas de este recurso.

Contra esta sentencia no cabe recurso.

Devuélvanse las actuaciones al Juzgado de su procedencia, con testimonio de esta sentencia, para su conocimiento y efectos.

Así por esta sentencia, definitivamente juzgando en segunda instancia, y de la que se llevará certificación al rollo de apelación, se pronuncia, manda y firma.

Bebida alcohólica
Delito contra la Seguridad Vial
Tipo penal
Error en la valoración
Drogas tóxicas
Estupefacientes
Psicotrópicos
Consumo de drogas
Lesividad
Valoración de la prueba
Mala fe
Temeridad