Sentencia Penal Nº 169/2012, Audiencia Provincial de Alicante, Sección 2, Rec 215/2011 de 26 de Marzo de 2012

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Delito de conducción bajo los efectos del alcohol

    Órden: Penal Fecha última revisión: 20/11/2014

    NOVEDAD: Con motivo de la supresión de las faltas penales, los accidentes de tráfico dejan de estar tipificados en la vía penal, salvo que los hechos revistan carácter de delito de conducción con alcoholemia en el que se hayan producido les...

  • Delitos contra la Seguridad Vial

    Órden: Penal Fecha última revisión: 20/11/2014

    NOVEDAD: Con motivo de la supresión de las faltas penales, los accidentes de tráfico dejan de estar tipificados en la vía penal, salvo que los hechos revistan carácter de delito de conducción con alcoholemia en el que se hayan producido lesio...

  • Tasas máximas de alcohol permitidas en la conducción de vehículos

    Órden: Administrativo Fecha última revisión: 31/01/2016

    Desde el 31 de enero de 2016 está en vigor el Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial   No podrá circular por las ví...

  • Delito de denegación de sometimiento al test de alcoholemia

    Órden: Penal Fecha última revisión: 20/11/2014

    La negación a someterse al test de alcoholemia, se constituye como un delito autónomo que se regula dentro del conjunto de delitos contra la seguridad del tráfico, en concreto en el Art. 383 ,CP. DELITO PENA ATENUANTES Negarse a someterse a...

  • Impuestos de Fabricación

    Órden: Fiscal Fecha última revisión: 15/01/2016

    Tienen la consideración de impuestos especiales de fabricación: 1. Los siguientes impuestos especiales sobre el alcohol y las bebidas alcohólicas: a) El Impuesto sobre la Cerveza. b) El Impuesto sobre el Vino y Bebidas Fermentadas. c) El Impue...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Orden: Penal
  • Fecha: 26 de Marzo de 2012
  • Tribunal: AP - Alicante
  • Ponente: Ubeda De Los Cobos, Julio Jose
  • Núm. Sentencia: 169/2012
  • Núm. Recurso: 215/2011
  • Núm. Cendoj: 03014370022012100069

Encabezamiento

NIG: 03014-37-1-2011-0006023

AUDIENCIA PROVINCIAL

SECCIÓN SEGUNDA

ALICANTE

ROLLO DE APELACIÓN Nº 215/11

J/O NÚM. 233/2006

JUZGADO DE LO PENAL Nº6 DE ALICANTE

PROCEDIMIENTO ABREVIADO Nº 26/04

JUZGADO DE INSTRUCCIÓN Nº 1 de NOVELDA

SENTENCIA Núm. 169/2012

Iltmos. Sres.:

D. FCO JAVIER GUIRAU ZAPATA.

D. JULIO JOSÉ ÚBEDA DE COBOS.

D. JOSE Mª MERLOS FERNANDEZ.

En Alicante a 26 de marzo de dos mil doce

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Alicante, integrada por los Iltmos. Sres. del margen, ha visto el presente recurso de apelación en ambos efectos, interpuesto contra la sentencia número489/09, de fecha 18 de diciembre de dos mil nueve, dictada por el Juzgado de lo Penal núm.6 de Alicante , en su Juicio Oral núm. 233/2006 correspondiente a Procedimiento Abreviado nº 26/04 del Juzgado de Instrucción nº1 de Novelda, por delito de CONTRA LA SEGURIDAD DEL TRÁFICO; Habiendo actuado como parteapelante Jesús representado por la procuradora Dña. María Paz de Miguel Fernández y asistido del letrado D. Pascual Limiñana Lara, y, como parteapelada el Ministerio Fiscal.

Antecedentes

PRIMERO.- Son HECHOS PROBADOS de la Sentencia apelada, los del tenor literal siguiente: " El día 18 de enero de 2003, sobre las 02,50 horas aproximadamente, D. Jesús conducía el turismo CITROEN XANTIA matrícula ....-NHD por la Avenida de Elche, de Novelda. Como quiera que había ingerido alcohol, D. Jesús tenía mermadas sus facultades psico-físicas. Tras practicársele por los agentes de la Policía Local de Novelda la prueba de detección de alcohol (con el etilómetro de precisión marca válida por plazo de un año a contar desde el 25 de abril de 2002) dio un resultado de 0Ž99 miligramos de alcohol por litro de aire espirado a las 03Ž37 horas y de 0Ž99 a las 04Ž05 horas, no deseando contrastar dichos resultados con un análisis de sangre. La presente causa se incoó el 17 de diciembre de 2003 y estuvo paralizada desde el día 13 de abril de 2004 hasta el 11 de enero de 2006 sin que se practicase diligencia alguna. Posteriormente hubo de esperar casi un año para ser señalada."; HECHOS PROBADOS QUE SE ACEPTAN.

SEGUNDO.- El FALLO de dicha Sentencia literalmente dice: " Debo condenar y CONDENO a D. Jesús , como autor criminalmente responsable de un delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas, concurriendo la atenuante analógica de dilaciones indebidas, a la pena de TRES MESES DE MULTA a razón de 6 euros diarios, todo ello bajo apercibimiento, en caso de impago, de incurrir en la responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas diarias de multa no satisfechas, y; a la pena de PRIVACIÓN DEL DERECHO A CONDUCIR VEHÍCULOS A MOTOR por espacio de UN AÑO y UN DIA, todo ello con imposición de las costas procesales.

No ha lugar a imponer la accesoria de privación del derecho a conducir ciclomotores. Compútese los días que el condenado fue objeto de detención preventiva-18 de enero de 2003, 10 y 11 de agosto de 2009- en la presente causa que no hayan sido tenidos en cuenta en otras.".

TERCERO.- Contra dicha Sentencia, en tiempo y forma y por Jesús se interpuso el presente recurso alegando error en la valoración de la prueba.

CUARTO.- Admitido el recurso, cumplido el trámite de alegaciones con la parte apelada y habiendo sido elevadas las actuaciones a esta Sección se procedió a deliberación y votación de la presente sentencia.

QUINTO.- En la sustanciación de las dos instancias seguidas se han observado las prescripciones legales.

VISTO , siendo Ponente el Iltmo. Sr. D. JULIO JOSÉ ÚBEDA DE COBOS, Magistrado de esta Sección Segunda, que expresa el parecer de la Sala.

Fundamentos

PRIMERO .- En primer lugar, impugna el recurrente la Sentencia de instancia por entender que en la misma no se ha dado respuesta a las alegaciones exculpatorias planteadas, lo que se estima genera indefensión proscrita por el artículo 24 CE .

En el recurso se esgrimen los pedimentos sobre los que supuestamente no se efectuó pronunciamiento alguno por el Juez a quo, apreciando que todos ellos fueron tratados y descartados en la parte final del Fundamento Primero de la resolución impugnada, lo que determina la desestimación del motivo.

SEGUNDO .- Como segundo motivo, impugna el recurrente la sentencia de instancia al estimar que en el acto del juicio no se practicó prueba de cargo suficiente para desvirtuar la presunción de inocencia del acusado.

El delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas es un delito de peligro abstracto, que no consiste en la mera constatación de la presencia de un determinado grado de impregnación alcohólica sino en la conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas. Por tanto, para su apreciación deberán constatarse dos datos objetivos:

1.- La presencia de una determinada concentración alcohólica;

2.- Que la misma influya de forma importante el la conducción.

En este sentido se pronuncian las SSTC 148/85 , 22/88 , 5/89 , 222/91 , 24/99 ; ó las SSTS de 7 de julio de 1989 , 22 de febrero de 1991 , 23 de enero de 1993 , 9 de diciembre de 1999 , 11 de junio de 2001 , 15 de septiembre de 2006 y 12 de marzo de 2010 entre otras. Manifiesta esta última:

"Son dos los elementos que caracterizan el tipo delictivo regulado en el art. 379 del Código Penal : uno, objetivo, consistente en el grado de impregnación alcohólica que padece el sujeto activo, y otro, subjetivo, que se refiere a la influencia que tal grado de impregnación alcohólica determina en la conducción. Ahora bien, tal influencia no tiene por qué exteriorizarse en una flagrante infracción de las normas de tráfico visible e inmediata (delito de peligro concreto), apreciada por el agente actuante, o en la producción de un resultado lesivo (delito de resultado), sino que basta el delito de peligro «in abstracto», practicándose, en su caso, la correspondiente prueba de detección alcohólica, y apreciándose por los agentes los signos externos de donde puede deducirse después (mediante prueba indirecta) ese grado de influencia en la conducción. En este sentido, la jurisprudencia señala que no basta el dato objetivo del grado de impregnación alcohólica, sino que es preciso acreditar la influencia que la misma tenga en la conducción ( STS 5/1989, de 15 de enero ), no siendo necesario un peligro concreto ( Sentencia de 2 de mayo de 1981 ), sino únicamente que la «conducción» estuvo «influenciada por el alcohol» ( SSTS de 6 de abril de 1989 y 14 de julio de 1993 , entre otras muchas posteriores). entre otras muchas".

Por tanto, en contra de lo manifestado en el recurso, la consumación del delito no requiere una puesta en peligro de personas concretas.

La determinación del grado de alcoholemia exigido no tiene que procede de la medición a través de alcoholímetros o de pruebas de sangre, resultando suficiente la prueba testifical cuando resulte fiable y contundente. En este sentido la STC de 15 de noviembre de 2006 , con cita de otras muchas, manifiesta:

"De modo que, para subsumir el hecho enjuiciado en el tipo penal, no basta comprobar el grado de impregnación alcohólica en el conductor, sino que, aun cuando resulte acreditada esa circunstancia mediante las pruebas biológicas practicadas con todas las garantías procesales que la Ley exige, es también necesario comprobar su influencia en el conductor; comprobación que naturalmente deberá realizar el juzgador ponderando todos los medios de prueba obrantes en autos que reúnan dichas garantías. Por ello hemos afirmado que la prueba de impregnación alcohólica puede dar lugar, tras ser valorada conjuntamente con otras pruebas, a la condena del conductor del vehículo, pero ni es la única prueba que puede producir esa condena, ni es una prueba imprescindible para su existencia [ SSTC 145/1985, de 28 de octubre, FJ 4 ; 148/1985, de 30 de octubre, FJ 4 ; 145/1987, de 23 de septiembre, FJ 2 ; 22/1988, de 18 de febrero, FJ 3.a ; 222/1991, de 25 de noviembre, FJ 2 ; 24/1992, de 14 de febrero, FJ 4 ; 252/1994, de 19 de septiembre, FJ 5 ; 111/1999, de 14 de junio, FJ 3 ; 188/2002, de 14 de octubre, FJ 3 ; 2/2003, de 16 de enero, FJ 5.b ; 68/2004, de 19 de abril, FJ 2 ; 137/2005, de 23 de mayo , FJ 3]".

Entendemos que la prueba practicada es concluyente para entender acreditado que el acusado conducía el día de los hechos bajo la influencia del alcohol, pudiendo destacar:

La actuación de guardia civil se produce, no en un control aleatorio de

alcoholemia, sino al percibir una conducción irregular con un violento frenazo y fuertes acelerones

2) El acusado reconoció en el plenario que había bebido consumido alcohol, en concreto, dos o tres vasos de vino.

Practicada prueba de alcoholemia dió como resultado 0.99 miligramos de

alcohol por cada mil centímetros cúbicos de aire espirado. Repetida la prueba a los veintiocho minutos arrojó el mismo resultado.

4) Los dos agentes de la guardia civil que participaron en la detención apreciaron signos inequívocos de embriaguez no por simple remisión al atestado, sino recordando esta actuación concreta.

Por todo ello estimamos contundente la prueba de cargo practicada, no apreciando error en la valoración de instancia.En cuanto al alegato de descargo nos remitimos a los argumentos de la Juez a quo. La guardia civil apreció síntomas inequívocos de embriaguez, lo que contrastó al practicar la prueba de alcoholemia. No se ha acreditado que el acusado sufriera una crisis por la diabetes que padece o que esta circunstancia pudiera afectar a la citada medición. Además hay que tener en cuenta que este hecho, que se plantea para justificar el aspecto externo del acusado, no fue comunicado a la guardia civil, ni al Juzgado de instrucción.

Todo ello, determina la desestimación del recurso.

TERCERO .- Se declaran de oficio las costas de esta alzada.

Vistos los preceptos legales citados y demás de pertinente aplicación.

Fallo

FALLAMOS: Que DESESTIMANDO el recurso de apelación interpuesto por Jesús contra la sentencia, de fecha 18 de diciembre de dos mil nueve, dictada por el Juzgado de lo Penal Número 6 de Alicante, en el Juicio Oral nº 233/2006 , confirmamos dicha resolución, declarando de oficio las costas procesales causadas en esta alzada.

Notifíquese esta sentencia conforme a lo establecido en el art. 248.4 de la Ley Orgánica del Poder Judicial , haciendo constar que contra la misma no cabe recurso alguno. Y devuélvanse los autos originales al Juzgado de procedencia, interesándose acuse de recibo, acompañados de Certificación literal de la presente resolución a los oportunos efectos de efectividad de lo acordado, uniéndose otra al Rollo de Apelación.

Así, por esta nuestra sentencia, definitivamente juzgando, la pronunciamos, mandamos y firmamos.-D. FCO JAVIER GUIRAU ZAPATA.-D. JULIO JOSÉ ÚBEDA DE COBOS y D. JOSE Mª MERLOS FERNANDEZ.

Bebida alcohólica
Tipo penal
Prueba de cargo
Indefensión
Presunción de inocencia
Delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas
Conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas
Lesividad
Flagrancia
Consumación del delito
Prueba de testigos
Prueba biológica
Medios de prueba
Embriaguez
Práctica de la prueba
Error en la valoración
Atestado