Sentencia Penal Nº 2/2012, Audiencia Provincial de A Coruña, Sección 1, Rec 343/2011 de 10 de Enero de 2012

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Delito de coacciones

    Órden: Penal Fecha última revisión: 27/12/2012

    El delito de coacciones está contenido en el Capítulo III, Título VI "Delitos contra la libertad" del Libro II del Código Penal. Su tipo básico está recogido en el Art. 172 ,CP. NOVEDAD: La LeyOrgánica 1/2015, de 30 de marzo, que modif...

  • Delitos contra la libertad y la integridad moral

    Órden: Penal Fecha última revisión: 27/12/2012

    La libertad es un derecho fundamental protegido en el Art. 17 ,C. Española. Hay que entenderla libertad como la capacidad de actuación en sentido amplio. Es un atributo de la capacidad que tiene una persona para decidir lo que quiere o no quier...

  • El cumplimiento de un deber o el ejercicio de un derecho como causa de justificación de los delitos

    Órden: Penal Fecha última revisión: 04/01/2013

    El 20.7 ,CP, declara también exento de responsabilidad criminal a:  «El que obre en cumplimiento de un deber o en el ejercicio legítimo de un derecho, oficio o cargo».  Los requisitos para que se cumpla esta causa de justificación: Orige...

  • Las escuelas penales

    Órden: Penal Fecha última revisión: 26/12/2012

    Entre las más destacadas escuelas penales estarían las siguientes:       - Los precursores, entre los que destacan Feuerbach, Romagnosi, Bentham y Filangieri. - La Escuela Clásica, que se caracteriza principalmente por su estudio del Der...

  • Competencia y legitimación en los procesos de filiación, paternidad y maternidad

    Órden: Civil Fecha última revisión: 11/07/2017

    Los procesos sobre filiación, paternidad y maternidad tienen como objeto la reclamación o la impugnación de la filiación, correspondiendo al Juzgado de primera instancia del domicilio del demandadoLos procesos sobre filiación, paternidad y mate...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Orden: Penal
  • Fecha: 10 de Enero de 2012
  • Tribunal: AP - A Coruña
  • Ponente: Iglesias, Juan Luis Pia
  • Núm. Sentencia: 2/2012
  • Núm. Recurso: 343/2011
  • Núm. Cendoj: 15030370012012100002
Resumen:
LESIONES

Encabezamiento

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 1

A CORUÑA

SENTENCIA: 00002/2012

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 1 de A CORUÑA

I2516017

Domicilio: RÚA CAPITAN JUAN VARELA, S/N

Telf: 981.182067-066

Fax: 981.182065

Modelo: 213100

N.I.G.: 15030 48 2 2009 0005544

ROLLO: APELACION PROCTO. ABREVIADO 0000343 /2011

Juzgado procedencia: XDO. DO PENAL N. 4 de A CORUÑA

Procedimiento de origen: PROCEDIMIENTO ABREVIADO 0000392 /2010

RECURRENTE: Baltasar

Procurador/a: RAFAEL FRANCISCO PÉREZ LIZARRITURRI

Letrado/a: LUCIA RAMA VAZQUEZ

RECURRIDO/A: - MINISTERIO FISCAL

Procurador/a:

Letrado/a:

SENTENCIA

==========================================================

ILMOS.SRES

Presidente

D. JUAN LUIS PÍA IGLESIAS

Magistrados

D. JOSÉ MARÍA SÁNCHEZ JIMÉNEZ

D. IGNACIO ALFREDO PICATOSTE SUEIRAS

==========================================================

En A CORUÑA, a diez de Enero de 2012.

VISTO, por esta Sección 001 de esta Audiencia Provincial en la causa arriba referenciada, el recurso de apelación interpuesto por el Procurador RAFAEL FRANCISCO PÉREZ LIZARRITURRI, en representación de Baltasar , contra Sentencia dictada en el procedimiento PA : 0000392 /2010 del JDO. DE LO PENAL nº: 004 ; habiendo sido parte en él, como apelante el mencionado recurrente, como apelado - MINISTERIO FISCAL, representado por el Procurador y el Ministerio Fiscal, en la representación que le es propia, actuando como Ponente el Magistrado Ilmo. Sr. JUAN LUIS PÍA IGLESIAS.

Antecedentes

PRIMERO.- En el procedimiento de referencia se dictó Sentencia con fecha veinticinco de abril de dos mil once , cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: " Condeno al acusado Baltasar , ya circunstanciado, como autor penalmente responsable, sin concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, de un delito de maltrato de género, cualificado por ocurrir el hecho en el domicilio de la víctima -asimismo definido- a la pena de diez meses de prisión, con inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo por igual tiempo, privación del derecho a la tenencia y porte de armas por tiempo dos años y la prohibición de aproximarse a menos de 500 metros a Sofía , acudir a su domicilio o lugar de trabajo y comunicarse con ella, por cualquier medio, por periodo de tres años, con imposición de la mitad de las costas causadas. Asimismo absuelvo libremente al acusado Baltasar del delito de coacciones que se le imputaba, declarando las restantes costas de oficio.

Baltasar indemnizará a Sofía en la suma de 9.576 euros por días de incapacidad, 1.231,95 euros por los restantes días de curación, 791,10 por secuelas y 2.000 euros por daño moral. A estas cantidades resulta de aplicación el interés prevenido en el artículo 576 de la Ley de Enjuiciamiento Civil .

La pena de prisión impuesta al acusado se sustituye por la expulsión del territorio español, al que no podrá regresar en un plazo de diez años, contados desde la fecha de su expulsión.

Se mantiene la medida cautelar de naturaleza penal acordada en el auto de 23 de febrero de 2009 del Juzgado de Violencia sobre la Mujer núm. Uno de A Coruña , que se mantendrá hasta la firmeza de esta resolución y se proceda al cumplimiento efectivo de las penas de prohibición de aproximarse y comunicarse con Sofía , salvo que se disponga lo contrario.

Para el cumplimiento cautelar de naturaleza penal acordada en el auto de 23 de febrero de 2009 del Juzgado de Violencia Sobre la Mujer núm Uno de A Coruña , que se mantendrá hasta la firmeza de esta resolución y se proceda al cumplimiento efectivo de las penas de prohibición de aproximarse y comunicarse con Sofía , salvo que se disponga lo contrario.

Para el cumplimiento de la pena impuesta, será de abono al condenado la totalidad del tiempo que hubiera estado privado de libertad por esta causa.

Conclúyase con la mayor brevedad la pieza de responsabilidad civil para resolver sobre la solvencia o insolvencia del condenado".

SEGUNDO.- Contra dicha Sentencia, por la representación procesal del hoy recurrente, se interpuso recurso de apelación que formalizó exponiendo las alegaciones que constan en su escrito, el cual se halla unido a las actuaciones.

TERCERO.- Dado traslado del escrito de formalización del recurso a las partes, se presentó escrito de impugnación en base a considerar la sentencia objeto de recurso plenamente ajustada a derecho solicitando su confirmación.

CUARTO.- Por el Órgano Judicial sentenciador se remitieron a este Tribunal los autos originales con todos los escritos presentados y, recibidos que fueron, se señaló día para deliberación.

Hechos

Se acepta en parte el relato de hechos probados de la sentencia recurrida, que ha de ser sustituido en los términos siguientes:

" Ha sido probado y así se declara que Baltasar de 54 años de edad, de nacionalidad uruguaya, sin residencia legal en España y sin antecedentes penales, mantuvo una relación sentimental de convivencia con Sofía que finalizó en diciembre de 2010, si bien continuaron compartiendo el domicilio, sito en A Coruña, C/ DIRECCION000 núm. NUM000 , NUM001 NUM002 .

En la noche del 21 de febrero de 2009 Baltasar recriminó a Sofía que llegase tarde y que saliese con otras personas, al tiempo que la sujetó fuertemente por el cuello, le araño y golpeó.

Para impedir que Sofía saliese del domicilio se colocó delante de la puerta, cortándole el paso, pese a que ella le manifestó su intención de abandonar el domicilio, al no apartarse y continuar en su actitud Sofía saltó por la ventana, ocasionándose una luxación en el tobillo derecho, siguiéndola Baltasar que la trajo de nuevo al domicilio.

A consecuencia de lo anterior, Sofía , nacida el 7 de julio de 1983, sufrió luxación de tobillo derecho, erosiones en cuello y brazos, pequeño hematoma en párpado superior de ojo derecho, discretos hematomas en ambas muñecas y pequeño hematoma en cara antero lateral derecha del cuello, tardó en curar 223 días, con incapacidad para sus ocupaciones habituales durante 180 días, precisó reducción bajo anestesia local aplicación de frio, férula, medicación (antiinflamatorios no esteroides, analgésicos, anticoagulantes) y fisioterapia, le quedaron como secuelas en el pie talgia/metatarsalgia postraumática inespecíficas mínimo). "

Fundamentos

PRIMERO.- Se acepta en lo esencial la fundamentación de la sentencia recurrida, salvo en cuanto contradiga la de esta resolución.

SEGUNDO.- La prueba ha sido valorada correctamente en lo esencial, en cuanto al testimonio de la denunciante por ser preferible su valoración judicial a la que efectúa el apelante, dado que no se aprecian desviaciones lógicas, ni argumentos absurdos y la versión facilitada es verosímil y coherente, tanto con el reconocimiento por parte del apelante de un enfrentamiento tenso y de perfiles coactivos cuanto con la objetivación de lesiones que corroboran aquella versión.

Es cierto que no todas las lesiones acreditadas se relacionan causalmente con la conducta del acusado pero existen algunas causadas directamente por dicho apelante.

Así, es evidente que la denunciante saltó por una ventana voluntariamente sin que hubiese sido obligada o forzada a ello.

En ningún momento se produjo una situación que causase un temor tal que obligase a eludir la confrontación en términos tan drásticos, de modo que no se produjo la huida para evitar agresiones sino para salir del domicilio cuando el acusado lo impedía.

En semejante situación las alternativas son, entre otras y básicamente, ceder a la coacción, a lo que nadie está obligado, tratar de salir venciendo la fuerza coactiva, cual parece poco aceptable dado lo tenso de la situación, tratar de convencer a quien coacciona para que desista de su actitud o incluso negociar una salida no violenta a la situación.

La decisión extrema de salir por una ventana, parece que es excusada salvo que el riesgo que se afronta sea grave, inminente y de tal entidad que sea preferible asumir el otro riesgo de una salida por la ventana en principio peligrosa.

Pero, si ese riesgo no es tan elevado, parece desproporcionado, excesivo e inútil el que se asume al salir de un inmueble por una ventana, en el supuesto de que tal riesgo exista, porque, aun cuando no existan detalles exactos de la situación, es de suponer que la distancia entre la ventana y la calle es escasa o por lo menos aceptable y que la luxación en un pie aunque previsible depende más del azar o la escasa habilidad en el salto que de la dificultad objetiva en la salida.

Es verdad que quien provoca inicialmente la huida es el acusado, pero de eso a responsabilizarlo de toda consecuencia dañosa ulterior que pueda producirse en el curso de esa huida media justamente la consideración de la proporción que ha de guardarse cuando se trata de eludir una situación tensa, que no una agresión.

Así, no será proporcionada una defensa excesiva y tampoco puede serlo una huida temeraria (salvo por la relativa facilidad del salto, si esa peculiaridad existió), de modo que procede excluir de las consecuencias de la conducta del apelante las relacionadas con esa salida por la ventana, quedando reducidas las consecuencias lesivas a las directamente causadas por el acusado, extremo en el que, por lo tanto, se estima el recurso interpuesto.

Es muy sorprendente que el apelante discuta el componente sexista de su conducta, cuando se trata de una reacción agresiva por la conducta perfectamente lícita de una mujer sobre la que considera que debe tener algún control o alguna posibilidad de fiscalización, que va más allá de una petición impertinente y abusiva de explicaciones para desembocar en agresiones y coacciones obvias.

Si eso no es una manifestación de dominio y de exigencia sexista de control por medios violentos, de los que nuestro C. Penal destaca como lo que ha venido en denominarse violencia de género, apenas podría decirse otro tanto de conductas violentas y agresivas más equívocas, pero aquí la perfección del criterio que se niega no puede ser más clara, con independencia de que prácticamente siempre lo sea, salvo prueba e n contrario, tan difícil como categorizar los diferentes tipos de violencia más allá de sus consecuencias objetivas, no siempre fáciles de precisar.

Como es natural, si la violencia fue notable y la coacción eficaz, al punto de que la reacción excesiva de la víctima fue muy perjudicial, nadie puede negar que, como siempre, se haya causado un grave daño moral.

En realidad toda violencia causa siempre esa clase de daño, cuya graduación es casi imposible, pero su realidad obvia.

Cuando alguien agrede o trata violentamente a otro, además del daño físico o psíquico que pueden ser leves, se causa un sufrimiento moral indecible. Afortunadamente las experiencias vitales de quienes logran mantenerse al margen de toda violencia directa son cada vez más y eso reduplica la transcendencia de esta clase de sufrimiento que se aumenta hasta lo indecible cuando es causada en situaciones típicas de género, es decir, por quien ha compartido una intimidad con la víctima, presidida por el afecto y que no puede pervertirse en estos episodios agresivos, aun cuando la experiencia enseña que en tales contextos la ira y hasta la saña llegan a extremos inaceptables.

Por último ha de decirse que el art. 89 del C. Penal es de aplicación ineludible y ha sido aplicado correctamente, porque concurren todos los requisitos para ello, incluida la audiencia del acusado, presente en juicio y consciente de la acusación ad hoc del M. Fiscal.

No es novedad que el apelante tenga número de NIE, como se reconoce en la sentencia recurrida y en el atestado inicial, pero eso no equivale a residencia legal en España, como reconoce el propio apelante al decir que se encuentra "al final de la tramitación del procedimiento de residencia", lo que incide en la irregularidad administrativa actual de su situación.

TERCERO.- La indemnización por lesiones se fijará en periodo de ejecución de sentencia de acuerdo con los siguientes criterios:

a) Informe médico forense sobre los términos exactos o estimativos de la sanidad de las lesiones consistentes e n erosiones en cuello y brazos, pequeño hematoma en párpado superior de ojo derecho, discretos hematomas en ambas muñecas y pequeño hematoma en cara antero lateral derecha del cuello.

b) Aplicación estricta al resultado de ese informe del baremo orientativo de daños corporales sufridos a consecuencia de hechos de la circulación con un factor de corrección del 10%.

CUARTO.- Al estimarse parcialmente el recurso procede declarar de oficio las costas causadas en su tramitación.

VISTOS los artículos citados y demás preceptos legales.

Fallo

Que estimando en parte el recurso de apelación interpuesto por Baltasar contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal número Cuatro de A Coruña de veinticinco de abril de dos mil once , en el Juicio Oral 392/10, debemos revocar y revocamos en parte dicha sentencia y, en consecuencia, se dejan parcialmente sin efecto los pronunciamientos sobre responsabilidad civil, de modo que debemos condenar y condenamos a Baltasar a que indemnice a Sofía en 2.000 euros por daño moral y en la suma que se determine en ejecución de sentencia conforme a los criterios establecidos en el fundamento de derecho 3º de esta resolución, confirmando íntegramente el resto de los pronunciamientos de la sentencia recurrida, todo ello con expresa declaración de oficio de las causadas en este recurso.

Notifíquese la presente sentencia a las partes haciéndoles saber que La presente resolución es firme y contra la misma NO CABE INTERPONER RECURSO ALGUNO.

Así, por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Coacciones
Violencia
Violencia de género
Daños morales
Daños físicos
Atestado
Indemnización por lesiones
Ejecución de sentencia
Factor de corrección
Daño corporal