Sentencia Penal Nº 253/2016, Tribunal Supremo, Sala de lo Penal, Sección 1, Rec ... 31 de Marzo de 2016
Sentencia Penal Nº 253/20...zo de 2016

Última revisión
15/04/2016

Sentencia Penal Nº 253/2016, Tribunal Supremo, Sala de lo Penal, Sección 1, Rec 10339/2015 de 31 de Marzo de 2016

Tiempo de lectura: 0 min

Tiempo de lectura: 0 min

Orden: Penal

Fecha: 31 de Marzo de 2016

Tribunal: Tribunal Supremo

Ponente: FERRER GARCIA, ANA MARIA

Nº de sentencia: 253/2016

Nº de recurso: 10339/2015

Núm. Cendoj: 28079120012016100255

Núm. Ecli: ES:TS:2016:1330

Núm. Roj: STS  1330:2016

Resumen
Las declaraciones que el acusado hizo al Médico forense que habría de dictaminar respecto a las bases de su imputabilidad, en el curso de la exploración necesaria para completar su dictamen han de ser excluidas del acervo probatorio, en cuanto que no se trata de declaraciones prestadas con las garantías que corresponden al imputado en el proceso, sino en un contexto, aunque vinculado al mismo, diferente. No sólo son manifestaciones efectuadas sin previa instrucción de sus derechos a no autoinculparse, sin presencia de letrado ni demás formalidades, sino que además su finalidad dista mucho de ser la de servir como medio de prueba o elemento de contraste. No obstante ello carece de efectos prácticos en este caso al concurrir otras pruebas. Alevosía: algunas resoluciones de esta Sala han analizado la posibilidad de una alevosía sobrevenida cuando, aun habiendo mediado un enfrentamiento previo sin circunstancias iniciales alevosas, se produce un cambio cualitativo en la situación, de modo que esa última fase de la agresión, con sus propias características, no podía ser esperada por la víctima en modo alguno, en función de las concretas circunstancias del hecho, especialmente cuando concurre una alteración sustancial en la potencia agresiva respecto al instrumento utilizado, el lugar anatómico de la agresión y la fuerza empleada. En este caso la posición de la víctima cuando se encuentra boca abajo impidió cualquier actuación defensiva por su parte. A ello se unió la contundencia del instrumento utilizado, la superioridad física del agresor, el número y la fuerza de los golpes y la zona anatómica a la que se dirigieron. Todo ello pone de relieve que el acusado se prevalió conscientemente de la inoperancia defensiva en la que había colocado a la víctima y amparada en ella ejecutó los golpes que determinaron su muerte, sin que aquella gozara de un mínimo resquicio para oponerse. De ahí que el comportamiento descrito impacte de plano en la alevosía como circunstancia cualificadora del homicidio. Es cierto que el relato de hechos ubica en el inicio del incidente una discusión entre agresor y víctima. Una mera discusión es incapaz encender las alertas de la víctima en relación a un acometimiento como en el que se desarrolló. Sin embargo los hechos dieron un giro determinante cuando el acusado, prevaliéndose de su superioridad física, propinó en el abdomen de la víctima la patada que consiguió derribarla y dejarla boca abajo. Y a partir de ese momento se produjo una alteración en la potencialidad agresiva, que aniquiló cualquier posibilidad de defensa de la víctima, que, como hemos señalado, encaja en los contornos de la alevosía. Confesión tardía: la jurisprudencia de esta Sala ha admitido como atenuante analógica la confesión tardía, es decir la que se produce una vez el declarante tiene conocimiento de que se sigue una causa contra él, siempre que aporte informaciones determinantes, relevantes, decisivas y eficaces para el esclarecimiento de los hechos y la realización de la justicia aplicando el derecho material correspondiente. Y esto es precisamente lo que el Jurado no consideró probado y el Tribunal de apelación validó. No solo no consta pues una base fáctica que permita sustentar la atenuación ni el recurso menciona prueba alguna como erróneamente valorada, sino que incluso alguno de los aspectos en los que el recurso basa la importancia de las revelaciones del acusado se refiere a extremos que no se han considerado acreditados, como por ejemplo el que la víctima esgrimiera un cuchillo. A estos efectos la confesión habrá de ser veraz en lo esencial, no ocultar elementos relevantes y no añadir falsamente otros diferentes.

Voces

Alevosía

Medios de prueba

Indefensión

Incongruencia omisiva

Autopsia del cadáver

Tribunal del Jurado

Derecho a la prueba

Omisión

Homicidio

Derecho a la tutela judicial efectiva

Valoración de la prueba

Prueba de cargo

Representación procesal

Práctica de la prueba

Riña

Error en la valoración de la prueba

Violación

Asesinato

Imputabilidad

Presencia judicial

Informes periciales

Cadáver

Legítima defensa

Calificación de los hechos

Presunción de inocencia

Modus operandi

Dolo

Antijuridicidad

Prueba documental

Trastorno mental

Trastorno mental transitorio