Sentencia Penal Nº 266/2011, Audiencia Provincial de Alicante, Sección 3, Rec 16/2010 de 06 de Mayo de 2011

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Delito de estafa

    Órden: Penal Fecha última revisión: 18/12/2012

    Las estafas, que se regulan en la Sección primera del Capítulo VI del Título XIII del Código Penal, engloban a una serie de hechos que se caracterizan porque se produce un perjuicio patrimonial mediante una conducta engañosa. Esta sección es...

  • Efectos de la declaración de concurso sobre los actos perjudiciales para la masa activa

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 01/02/2016

    El 71.1 ,Ley Concursal declara rescindibles los actos de disposición patrimonial perjudiciales para la masa activa, realizados por el deudor dentro de los dos años anteriores a la declaración de concurso, aunque no hubiere existido intención frau...

  • El delito de insolvencias punibles

    Órden: Penal Fecha última revisión: 20/12/2012

      Las insolvencias punibles se castigan en el Capítulo VII bis del Título XIII. En cuanto al bien jurídico protegido es el derecho de crédito del acreedor enmarcado en el derecho a la satisfacción que tienen sobre el patrimonio del deudor...

  • Delitos contra los derechos de los trabajadores

    Órden: Penal Fecha última revisión: 18/02/2013

    Los delitos contra los derechos de los trabajadores aparecen contenidos en el Título XV del Código Penal, entre los Art. 311-318 ,Código Penal. El bien jurídico que se protege, gira en torno a los derechos propios nacidos de la relación labora...

  • Regulación de la relación de causalidad en la responsabilidad civil

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    Uno de los presupuestos necesarios para la generación de responsabilidad civil extracontractual, es la existencia de una relación causal entre la acción u omisión y el daño causado.     Entre los requisitos exigidos para que exista responsab...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Orden: Penal
  • Fecha: 06 de Mayo de 2011
  • Tribunal: AP - Alicante
  • Ponente: Mira-perceval Verdu, Jose Daniel
  • Núm. Sentencia: 266/2011
  • Núm. Recurso: 16/2010
  • Núm. Cendoj: 03014370032011100271

Encabezamiento

AUDIENCIA PROVINCIAL

SECCIÓN TERCERA

ALICANTE

PLAZA DEL AYUNTAMIENTO Nº4

Tfno: 965.935.967

Fax: 965935980

NIG: 03014-37-1-2010-0000717

Procedimiento: PROCEDIMIENTO ABREVIADO Nº 000016/2010- -

Dimana del Procedimiento Abreviado Nº 000017/2007

Del JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA E INSTRUCCION NUMERO 2 DE ELDA

SENTENCIA Nº 000266/2011

===========================

Ilmos/as. Sres/as.:

Presidente

JOSE DANIEL MIRA PERCEVAL VERDU

Magistrados/as

Mª DOLORES OJEDA DOMINGUEZ

FRANCISCA BRU AZUAR

===========================

En Alicante a seis de mayo de dos mil once.

VISTA en juicio oral y público, el pasado día 4 de Mayo de 2011, por la Audiencia Provincial, Sección Tercera, de esta capital, integrada por los Iltmos. Sres. del margen, la causa procedente del Juzgado de Instrucción de Elda nº 2, seguida de oficio, por delito de estafa, contra la acusada Santiaga , con DNI nº NUM000 , hija de Juan Vicente y de Amalia, nacida el 19/04/1950, natural de Guatemala, sin antecedentes penales, en libertad provisional por esta causa, representada por la Procuradora Dª Carmen Baeza Ripoll y defendido por la Letrado Dª María Sánchez Rico; En cuya causa fue parte acusadora el MINISTERIO FISCAL , representado por el Fiscal Juan Carlos Carranza Cantero; ejerció la Acusación Particular D. Gaspar , representado por la Procuradora Dª Laura Pérez de Sarrió siendo asistido por la Letrado Dª Ana Mansego Talavera. Actuando como Ponente JOSE DANIEL MIRA PERCEVAL VERDU, Presidente de esta Sección Tercera, que expresa el parecer de la Sala.

Antecedentes

PRIMERO.- Desde sus Diligencias Previas núm. 2594/2006 el Juzgado de Instrucción núm. 7 de Elda instruyó su Procedimiento Abreviado núm. 17/2007, en el que fue acusada Dª Santiaga por el delito de estafa, antes de que dicho procedimiento fuera elevado a esta Audiencia Provincial para continuar la correspondiente tramitación en el presente Rollo de Sala núm. 16/2010 de esta Sección Tercera.

SEGUNDO.- El MINISTERIO FISCAL, en sus conclusiones definitivas, calificó los hechos procesales como constitutivos de un delito continuado de estafa de los artículos 248 , 249 y 74 del Código Penal solicitando la pena de 2 años y 6 meses de prisión, inhabilitación por igual tiempo, costas e indemnización en 10.250 euros en favor de D. Gaspar .

La Acusación Particular calificó los hechos como constitutivos de un delito de estafa de los artículos 248 , 250.2 º y 7º del Cp , solicitando la pena de 6 años de prisión, multa, costas e indemnización de 14.400 euros.

TERCERO.- La DEFENSA, en el mismo trámite, solicitó la libre absolución de su defendida.

Hechos

Son -y así expresa y terminantemente se declaran- los siguientes:

ÚNICO-. La acusada, Santiaga , desde la primavera de 2006, trabajó dos o tres noches no consecutivas en el domicilio que ocupaban D. Gaspar y su esposa, Dª Esperanza . La función de la acusada era la de atender al matrimonio citado dada la avanzada edad del Sr. Gaspar - 88 años - y el estado de postración en el que se encontraba la Sra. Esperanza .

D. Gaspar extrajo de su cuenta bancaria las siguientes cantidades: el día 6/11/06, 2.250 €; el día 10/11/06 500€; el día 16/11/06 350 €; el día 24/11/06 2.000 €; el día 30/11/06 1.800 €; el día 12/12/06 3.800 €.

Estas cantidades las dispuso el Sr. Gaspar para aquellos fines que considerase oportuno sin que esté acreditado que las entregase en su totalidad, o en su mayor parte, a la Sra. Santiaga .

Tampoco está acreditado que las posible cantidades que se entregó a la acusada estuvieran motivadas para el pago de actuaciones judiciales para defenderse de un supuesta demanda de la que era objeto el Sr. Gaspar .

Fundamentos

PRIMERO.- El artículo 248 del Cp tipifica el delito de estafa. En él, y como el elemento caracterizador del tipo, se califica el engaño como bastante, haciendo referencia a que ha de ser precisamente esa maquinación del autor la que ha de provocar el error origen del desplazamiento patrimonial.

El engaño ha de ser idóneo, de forma que ha de tenerse en cuenta tanto su capacidad objetiva para hacer que el sujeto pasivo del mismo, como hombre medio, incurra en un error, como, al mismo tiempo, las circunstancias subjetivas del sujeto pasivo, o dicho de otra forma, su capacidad concreta para resistirse al artificio organizado por el autor; además, es preciso que exista una relación de causalidad entre el engaño que provoca el error y el desplazamiento patrimonial que da lugar al perjuicio, de donde se obtiene que aquél ha de ser precedente o, al menos, concurrente al momento en que tal desplazamiento se origina. Por lo tanto, el engaño debe ser la causa del error, el error debe dar lugar al acto de disposición y éste ha de ser la causa del perjuicio patrimonial (Cfr. TS 2.ª S 17 Jun. 2003 y 22/09/2004 ).

En el caso presente, y tras la celebración de la vista oral, esta Sala no alcanza a comprender cuál ha sido el engaño en el que incurrió el Sr. Gaspar , propiciado por la acusada, y que le llevara a entregar a esta última, en todo o en parte, las importantes cantidades de dinero señaladas.

La acusada ha negado en todo momento, cosa por otro lado comprensible, que el Sr. Gaspar le hiciera entrega de esas sumas de dinero. Reconoce desde el primer momento que el antedicho se prestó como fiador suyo en la apertura de una cuenta corriente bancaria, y que le entregó pequeñas sumas de dinero que en su conjunto alcanzaría las cantidades de 600 ó 700 euros. Así mismo manifiesta que el Sr. Gaspar era quien le seguía llegando a personarse en su domicilio y dejándole una vez, por debajo de la puerta, un sobre conteniendo 350 euros.

Esta versión de la acusada se encuentra confirmada por la declaración de D. Gumersindo , portero de la finca dónde vive la acusada, cuyo testimonio pareció totalmente fiable a juicio de esta Sala. El Sr. Gumersindo afirmó que un señor mayor - que identificó como el Sr. Gaspar - se presentó varias veces preguntando por la acusada, y que en una de ellas le intentó dar un sobre para que a su vez se lo entregara e a ella, cosa que él rechazó. También aseguró que Santiaga le pidió que no le dijera dónde vivía pues le estaba molestando.

El Sr Gaspar manifestó, en el acto de la vista, que había sido engañado por la acusada. Sin embargo, como se ha mencionado anteriormente, no ha quedado claro en qué consistió el engaño. Hay que remarcar, por ser necesario dado que las condiciones personales de las víctimas son esenciales para determinar el alcance y efectividad del engaño, que el Sr. Gaspar a pesar de sus actuales 93 años presenta una lucidez mental envidiable, tal como la Sala pudo apreciar en el acto de la vista. Es fácil deducir que en el año 2006 estuviera, como mínimo, en iguales condiciones mentales que en la actualidad.

El supuesto engaño, según manifiesta el Sr. Gaspar y sus hijas, y que siempre ha sido negado por la acusada, estribaría en haberle hecho creer la encartada que unas terceras personas, cuya identidad era desconocida para el Sr. Gaspar , estaban dispuestas a interponerle una demanda por un presunto acoso, y que la acusada necesitaba todo el dinero que se dice entregado para "arreglar" el asunto. Otras veces, y dando un matiz distinto, se dice que el dinero era para que la acusada no testificara en contra del Sr. Gaspar en esa supuesta demanda.

Este ardid, de ser cierto, podría ser suficiente para considerar que el Sr. Gaspar actuó bajo presión y engañado. Sin embargo en el acto del juicio oral la presunta víctima se encargó de hacer inoperante este extremo. Así aseguró que él sabia de los nulos conocimientos jurídicos de la acusada, y que no tenía miedo a ninguna demanda pues él no había hecho nada de lo que se le decía. En definitiva, esta posible demanda en nada afectó a la actuación de la presunta víctima, pues no se creyó lo que le decían.

A partir de la nula efectividad del ardid para producir un engaño en su víctima, o al menos un conocimiento distorsionado, es imposible determinar porqué el Sr. Gaspar hizo entrega de importantes sumas de dinero a la acusada. Si estas entregas, cuyas cantidades están en discusión, responden a un mero acto de liberalidad del acusado, o a otras razones, será objeto de discusión en un ámbito judicial distinto del penal, dado que no se ha acreditado el elemento esencial sobre el que descansa el tipo de la estafa.

Por todo lo expuesto procede dictar una resolución absolutoria a favor de la acusada, declarando de oficio las costas procesales causadas.

VISTOS, además de los preceptos citados, otros de pertinente aplicación del mismo Código Penal y los artículos 141 , 142 , 239 , 240 , 741 y 742 y demás de general aplicación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Fallo

FALLAMOS : Que debemos absolver y ABSOLVEMOS a la acusada en esta causa Santiaga del delito de estafa por el que venía siendo acusada, declarando de oficio las costas procesales causadas.

Notifíquese esta resolución conforme lo establecido en el artículo 248-4º de la Ley Orgánica del Poder Judicial .

Así, por esta nuestra sentencia, de la que se unirá certificación al Rollo de Sala, definitivamente juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.- Rubricados: JOSE DANIEL MIRA PERCEVAL VERDU. Mª DOLORES OJEDA DOMINGUEZ. FRANCISCA BRU AZUAR.

Delito de estafa
Relación de causalidad
Acto de disposición
Perjuicios patrimoniales
Acoso
Estafa