Sentencia Penal Nº 271/2011, Audiencia Provincial de Valladolid, Sección 4, Rec 479/2011 de 29 de Junio de 2011

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • La prueba en el procedimiento administrativo

    Órden: Administrativo Fecha última revisión: 19/01/2017

    La prueba en el procedimiento administrativo se encuentra regulada en los Art. 77-78 ,Ley 39/2015, de 1 de octubre, preceptos que establecen, entre otras cuestionses, que los hechos relevantes para la decisión de un procedimiento podrán acreditarse...

  • Fases del proceso de prueba en el juicio ordinario y verbal

    Órden: Civil Fecha última revisión: 02/06/2016

      La prueba será el mecanismo por el que las partes pretenden que el Tribunal adquiera el convencimiento de la verdad o certeza del hecho o afirmación fáctica que alegan. La prueba tendrá por objeto los hechos que guarden relación con la tutuel...

  • La reproducción de sonidos, imagenes o instrumentos de archivo como medios de prueba en el orden civil

    Órden: Civil Fecha última revisión: 18/05/2017

    Los artículos 382 a 384 de la LEC , en sede de prueba, se refieren a la reproducción de la palabra, el sonido y la imagen y de los instrumentos que permiten archivar y conocer datos relevantes para el proceso.  El Art. 382 se ocupa del valor prob...

  • Celebración del juicio oral en el proceso penal abreviado

    Órden: Penal Fecha última revisión: 12/11/2014

    Del juicio oral y de la sentencia El Juez o Tribunal examinará las pruebas propuestas y dictará auto admitiendo las que considere pertinentes y rechazando las demás, y prevendrá lo necesario para la práctica de la prueba anticipada. Contra los a...

  • Regulación de la valoración de la prueba en el proceso civil

    Órden: Civil Fecha última revisión: 12/05/2017

    La valoración de la prueba es la actividad judicial que busca el convencimiento o el rechazo de la misma. Esta actividad judicial se plasma en la sentencia, a los efectos de dejar patente la relación entre esta actividad y el pronunciamiento en ...

Ver más documentos relacionados
  • Recurso de casación por tráfico de drogas

    Fecha última revisión: 22/03/2016

     NOTA: El presente recurso de casación se basa en la nulidad de las intervenciones telefónicas practicadas; en la vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva por indefensión al haberse denegado la prueba interesada por la defensa en e...

  • Querella por delito de descubrimiento y revelación de secretos

    Fecha última revisión: 23/03/2016

    NOTA: Con la Ley 1/2015, de 30 de marzo, se modifica el art. 197 del Código Penal, y se tipifica la cesión- sin autorización-, de imágenes o grabaciones audiovisuales de otra persona, aunque se hubieran obtenido con la anuencia de dicha person...

  • Recurso de casación penal

    Fecha última revisión: 22/03/2016

    NOTA: Quedan exceptuadas de casación las sentencias que se limiten a declarar la nulidad de las sentencias recaídas en primera instancia.Se declarará la nulidad de la sentencia recurrida, en caso de que se cumpla lo establecido en los artículos ...

  • Formulario de contrato de producción fonográfica (o musical) para la explotación comercial de canciones en plataformas de internet.

    Fecha última revisión: 26/06/2017

    CONTRATO DE PRODUCCIÓN FONOGRÁFICAEn [LOCALIDAD], a [FECHA]REUNIDOSDE UNA PARTE.- D. [NOMBRE], mayor de edad, con N.I.F. nº [DNI] y con domicilio a efectos del presente documento en [DOMICILIO].DE LA OTRA.- D. [NOMBRE], mayor de edad, con N.I.F. n...

  • Solicitud de grabación de juicio oral

    Fecha última revisión: 31/03/2016

    NOTA: Según el 743.1 LECrim El desarrollo de las sesiones del juicio oral se registrará en soporte apto para la grabación y reproducción del sonido y de la imagen. El Letrado de la Administración de Justicia deberá custodiar el documento electr...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Orden: Penal
  • Fecha: 29 de Junio de 2011
  • Tribunal: AP - Valladolid
  • Ponente: Ruiz Romero, Jose Luis
  • Núm. Sentencia: 271/2011
  • Núm. Recurso: 479/2011
  • Núm. Cendoj: 47186370042011100287
Resumen:
V.DOMÉSTICA Y DE GÉNERO.LESIONES/MALTRATO FAMILIAR

Encabezamiento

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 4

VALLADOLID

SENTENCIA: 00271/2011

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 4 de VALLADOLID

Domicilio: C/ ANGUSTIAS Nº 21

Telf: 983 413275-76

Fax: 983 310 333

Modelo: 213100

N.I.G.: 47186 48 2 2007 0150525

ROLLO: APELACION PROCTO. ABREVIADO 0000479 /2011

Juzgado procedencia: JDO. DE LO PENAL N. 4 de VALLADOLID

Procedimiento de origen: PROCEDIMIENTO ABREVIADO 0000440 /2010

RECURRENTE: Isidro

Procurador/a: MARIA ARANZAZU MUÑOZ RODRIGUEZ

Letrado/a:

RECURRIDO/A: Adoracion , MINISTERIO FISCAL

Procurador/a: FERNANDO VELASCO NIETO,

Letrado/a: ,

SENTENCIA Nº 271/2011

Ilmos.Sres.Magistrados:

D. JOSE LUIS RUIZ ROMERO

D. ÁNGEL SANTIAGO MARTÍNEZ GARCÍA

DÑA.MARIA TERESA GONZALEZ CUARTERO

En VALLADOLID, a 29 de junio de dos mil once.

La Audiencia Provincial de esta capital ha visto en grado de apelación, sin celebración de vista pública, el presente procedimiento penal, dimanante del JDO. DE LO PENAL nº CUATRO de VALLADOLID, por delito de violencia de género, seguido contra, Isidro , siendo partes, como apelante, el referido acusado, defendido por el Letrado Francisco Hernández Sahagún y representado por la Procuradora Mª Aranzazu Muñoz Rodríguez y, como apelado, el Ministerio Fiscal, e Adoracion , defendida por la Letrada Victoria Delgado y representada por el Procurador, Fernando Velasco Nieto habiendo sido Ponente el Ilmo. Sr. Magistrado D. JOSE LUIS RUIZ ROMERO.

Antecedentes

PRIMERO.- La Sra. Juez del JDO. DE LO PENAL nº Cuatro de VALLADOLID, con fecha 3.3.11, dictó sentencia en el procedimiento de que dimana este recurso declarando probados los siguientes hechos:

" Isidro , nacido en Sobrón Lantarón (Alava) el día 26/3/1940, hijo de José y de Juliana, con D.N.I Nº NUM000 , sin antecedentes penales y en libertad por esta causa, y Dª. Adoracion que en la actualidad están divorciados, a marzo de 2007 llevaban juntos unos 35 años de los cuales 16 años fueron de matrimonio, residiendo a esa fecha en la Calle DIRECCION000 , Nº NUM001 , NUM002 , de Valladolid, teniendo tres hijos, Leovigildo , Alvaro y Roberto, en la actualidad, mayores de edad.

Que D. Isidro habitualmente en todos estos años, ha tratado a Dª. Adoracion de forma intimidatoria y agresiva, provocando en la familia incluidos los hijos, un estado de violencia y miedo, consiguiendo que Dª. Adoracion , dependiera psicológicamente de él, siendo normal que se dirigiera a ella diciéndole "puta, guarra, te voy a matar a ti y a tus hijos, les voy a hacer la vida imposible, no vales para nada", además en fechas determinadas le obligó al menos en dos ocasiones a darse duchas de agua fría, e incluso en una ocasión, cuya fecha no está determinada, la echó de casa desnuda al descansillo, la colocaba libros en las manos, y cuando no podía con el peso y bajaba los brazos la golpeaba con el cinto.

Esta situación se agravó aun más si cabe, en los dos últimos años del matrimonio, de manera que DªIsabel y sus hijos vivían en un estado de terror continuo, incluso amenazó a su hijo Roberto utilizando un cuchillo, siendo defendido por el resto de la familia.

Que en el mes de marzo de 2007, Dª. Adoracion tuvo que ser hospitalizada, momento que aprovechó el acusado para cambiar la cerradura del puerta del domicilio familiar, no dando llave a su esposa, impidiendo de esa manera que al salir del hospital pudiera siquiera recoger sus enseres personales.

Que además el día 15/3/2007, D. Isidro llamó a su esposa y a su hijo Leovigildo y les dijo que a ella le iba a matar y a su hijo le iba a cortar las piernas y que era un maricón de mierda.

Que el día 16/3/2007, su hijo Roberto acudió a recoger sus cosas y tuvo una conversación con el acusado, en el cual le informó que había comprado una escopeta, que iba a entra en la casa donde vivía Adoracion , que les iba a pone a todos contra la pared, les iba a poner en silla de ruedas a ella y a su hijo Leovigildo , que además había comprado una pistola de repetición, con cartuchos de bolas de rodamiento, que el otro día conduciendo enfiló a su hijo Leovigildo y no le atropelló, repitiendo que quería verlos sin piernas, que iba a tirar la puerta del domicilio de Leovigildo , que no merece vivir, que su hijo es un vicioso y un maricón de mierda, que las va a dispar con una escopeta de postas con bolas de rodamiento y cortarles las piernas, que les tenía vigilados y que se había gastado 3.000 euros en comprar una pistola y que había sido el dinero mejor gastado.

Que el día 19/3/2007, D. Isidro se personó en el domicilio de D. Leovigildo , donde vivía Dª. Adoracion , que se encontraba junto al marido de éste, D. Luis Alberto , y como no le abrían, golpeó reiteradamente la puerta llamó a su mujer cerda, que no sabía hacer nada, que era una puta y a su hijo, que creía que estaba dentro, y no era así ya que estaba Luis Alberto , le dijo que abriera la puerta, maricón de mierda, no te preocupes que te voy a matar, estás muerto , te voy a cortar las piernas."

SEGUNDO.- La expresada sentencia en su parte dispositiva dice así:

"1.-Que debo condenar y condeno a Isidro , cuyas circunstancias personales ya constan como autor responsable de un delito de amenazas en ámbito familiar, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad penal, a la pena de 9 meses de prisión y la privación para la tenencia y porte de armas por tiempo de 2 años, con las penas accesorias oportunas en cuanto a la inhabilitación especial para el derecho al sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, debiendo hacer frente al pago de las costas causadas.

Por aplicación de lo dispuesto en el artículo 57.2 del C.Penal , se impone a D. Isidro al prohibición de aproximarse a menos de 400 ms de Dª. Adoracion a cualquiera que sea el lugar donde se encuentre y prohibición de comunicarse con él por cualquier medio incluso informático o telemático por tiempo de tres años, a contar desde el efectivo requerimiento en fase de ejecución de la sentencia, bajo apercibimiento expreso al condenado de que en caso de incumplimiento, podrá incurrir en un delito de quebrantamiento de condena.

2.- Que debo condenar y condeno a Isidro , cuyas circunstancias personales ya constan como autor responsable de un delito de amenazas en ámbito familiar, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad penal, a la pena de 9 meses de prisión y la privación para la tenencia y porte de armas por tiempo de 2 años, con las penas accesorias oportunas en cuanto a la inhabilitación especial para el derecho al sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, debiendo hacer frente al pago de las costas causadas.

Por aplicación de lo dispuesto en el artículo 57.2 del C.Penal , se impone a D. Isidro al prohibición de aproximarse a menos de 400 ms de Dª. Adoracion a cualquiera que sea el lugar donde se encuentre y prohibición de comunicarse con él por cualquier medio incluso informático o telemático por tiempo de tres años, a contar desde el efectivo requerimiento en fase de ejecución de la sentencia, bajo apercibimiento expreso al condenado de que en caso de incumplimiento, podrá incurrir en un delito de quebrantamiento de condena.

3.- Que debo condenar y condeno a Isidro , cuyas circunstancias personales ya constan como autor responsable de un delito de amenazas en ámbito familiar, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad penal, a la pena de 9 meses de prisión y la privación para la tenencia y porte de armas por tiempo de 2 años, con las penas accesorias oportunas en cuanto a la inhabilitación especial para el derecho al sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, debiendo hacer frente al pago de las costas causadas.

Por aplicación de lo dispuesto en el artículo 57.2 del C.Penal , se impone a D. Isidro al prohibición de aproximarse a menos de 400 ms de Dª. Adoracion a cualquiera que sea el lugar donde se encuentre y prohibición de comunicarse con él por cualquier medio incluso informático o telemático por tiempo de tres años, a contar desde el efectivo requerimiento en fase de ejecución de la sentencia, bajo apercibimiento expreso al condenado de que en caso de incumplimiento, podrá incurrir en un delito de quebrantamiento de condena.

4.- Que debo condenar y condeno a Isidro , cuyas circunstancias personales ya constan como autor responsable de un delito de coacciones en ámbito familiar, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad penal, a la pena de 11 meses de prisión y la privación para la tenencia y porte de armas por tiempo de 2 años, con las penas accesorias oportunas en cuanto a la inhabilitación especial para el derecho al sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, debiendo hacer frente al pago de las costas causadas.

Por aplicación de lo dispuesto en el artículo 57.2 del C.Penal , se impone a D. Isidro al prohibición de aproximarse a menos de 400 ms de Dª. Adoracion a cualquiera que sea el lugar donde se encuentre y prohibición de comunicarse con él por cualquier medio incluso informático o telemático por tiempo de tres años, a contar desde el efectivo requerimiento en fase de ejecución de la sentencia, bajo apercibimiento expreso al condenado de que en caso de incumplimiento, podrá incurrir en un delito de quebrantamiento de condena.

5.- Que debo condenar y condeno a Isidro , cuyas circunstancias personales ya constan como autor responsable de un delito de amenazas en ámbito familiar, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad penal, a la pena de tres años de prisión y la privación para la tenencia y porte de armas por tiempo de 5 años, con las penas accesorias oportunas en cuanto a la inhabilitación especial para el derecho al sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, debiendo hacer frente al pago de las costas causadas.

Por aplicación de lo dispuesto en el artículo 57.2 del C.Penal , se impone a D. Isidro al prohibición de aproximarse a menos de 400 ms de Dª. Adoracion a cualquiera que sea el lugar donde se encuentre y prohibición de comunicarse con él por cualquier medio incluso informático o telemático por tiempo de cinco años, a contar desde el efectivo requerimiento en fase de ejecución de la sentencia, bajo apercibimiento expreso al condenado de que en caso de incumplimiento, podrá incurrir en un delito de quebrantamiento de condena.

6.- Que debo condenar y condeno a Isidro , cuyas circunstancias personales ya constan como autor responsable de una falta de amenazas en la persona de D. Leovigildo , a la pena de 8 días de localización permanente, debiendo hacer frente al pago de las costas causadas.

Por aplicación de lo dispuesto en el artículo 57.2 del C.Penal , se impone a D. Isidro al prohibición de aproximarse a menos de 400 ms de D. Leovigildo a cualquiera que sea el lugar donde se encuentre y prohibición de comunicarse con él por cualquier medio incluso informático o telemático por tiempo de 6 meses, a contar desde el efectivo requerimiento en fase de ejecución de la sentencia, bajo apercibimiento expreso al condenado de que en caso de incumplimiento, podrá incurrir en un delito de quebrantamiento de condena.

7.- Que debo condenar y condeno a Isidro , cuyas circunstancias personales ya constan como autor responsable de una falta de amenazas en la persona de D. Leovigildo , a la pena de 8 días de localización permanente, debiendo hacer frente al pago de las costas causadas.

Por aplicación de lo dispuesto en el artículo 57.2 del C.Penal , se impone a D. Isidro al prohibición de aproximarse a menos de 400 ms de D. Leovigildo a cualquiera que sea el lugar donde se encuentre y prohibición de comunicarse con él por cualquier medio incluso informático o telemático por tiempo de 6 meses, a contar desde el efectivo requerimiento en fase de ejecución de la sentencia, bajo apercibimiento expreso al condenado de que en caso de incumplimiento, podrá incurrir en un delito de quebrantamiento de condena.

8.- Que debo condenar y condeno a Isidro , cuyas circunstancias personales ya constan como autor responsable de una falta de amenazas en la persona de D. Leovigildo , a la pena de 8 días de localización permanente, debiendo hacer frente al pago de las costas causadas.

Por aplicación de lo dispuesto en el artículo 57.2 del C.Penal , se impone a D. Isidro al prohibición de aproximarse a menos de 400 ms de D. Leovigildo a cualquiera que sea el lugar donde se encuentre y prohibición de comunicarse con él por cualquier medio incluso informático o telemático por tiempo de 6 meses, a contar desde el efectivo requerimiento en fase de ejecución de la sentencia, bajo apercibimiento expreso al condenado de que en caso de incumplimiento, podrá incurrir en un delito de quebrantamiento de condena.

9.- Que debo condenar y condeno a Isidro , cuyas circunstancias personales ya constan como autor responsable de una falta de amenazas en la persona de D. Luis Alberto , a la pena de 8 días de localización permanente, debiendo hacer frente al pago de las costas causadas.

Por aplicación de lo dispuesto en el artículo 57.2 del C.Penal , se impone a D. Isidro al prohibición de aproximarse a menos de 400 ms de D. Luis Alberto a cualquiera que sea el lugar donde se encuentre y prohibición de comunicarse con él por cualquier medio incluso informático o telemático por tiempo de 6 meses, a contar desde el efectivo requerimiento en fase de ejecución de la sentencia, bajo apercibimiento expreso al condenado de que en caso de incumplimiento, podrá incurrir en un delito de quebrantamiento de condena.

En materia de responsabilidad civil D. Isidro , deberá indemnizar a Dª. Adoracion en la cantidad de 2.000 euros por el daño moral que ha sufrido en estos años, con los intereses legales correspondientes de conformidad con lo dispuesto en la artículo 576.L.ECivil "

TERCERO.- Notificada mencionada sentencia, contra la misma se formalizó recurso de apelación por la representación procesal del acusado, que fue admitido en ambos efectos y practicadas las diligencias oportunas y previo emplazamiento de las partes, fueron elevadas las actuaciones a este Tribunal y no habiéndose propuesto diligencias probatorias en esta instancia, y al estimar la Sala que no era necesaria la celebración de la vista para la correcta formación de una convicción fundada, quedaron los autos vistos para sentencia, previa deliberación.

CUARTO.- Como fundamentos de impugnación de la sentencia, se alegaron sustancialmente los siguientes:

- Error en la apreciación de las pruebas.

- Infracción de precepto legal y constitucional.

Hechos

Se admiten y esta Sala hace propios los hechos declarados probados por la sentencia de instancia.

Fundamentos

PRIMERO.- Se alega en primer lugar por el recurrente, el quebrantamiento de normas y garantías procesales, al haberse admitido como prueba en el acto del juicio, una grabación aportada por la denunciante. Se considera que atenta a la intimidad personal y que se trata de una prueba ilícitamente obtenida.

No podemos compartir tal criterio. Ya tuvo esta Sección ocasión de pronunciarse al respecto en el recurso de apelación resuelto por Auto 298/2010 de 6 de julio y además debemos recordar que en relación con la validez de tal grabación como prueba, la Sentencia del Tribunal Supremo nº 208/2006, de 20 de febrero , la cual explica que el Tribunal Constitucional (Cfr. STC de 29 de noviembre, nº114/1984 ), y que ha sido recogida en la, Sentencia de esta Sala dictada en el Rollo 22/2006 de fecha 6 de febrero de 2007 , ha indicado que «no hay secreto para aquél a quien la comunicación se dirige, ni implica contravención de lo dispuesto en el art. 18.3 CE la retención, por cualquier medio, del contenido del mensaje. Dicha retención (la grabación, en el presente caso) podrá ser, en muchos casos, el presupuesto fáctico para la comunicación a terceros, pero ni aún considerando el problema desde este punto de vista puede apreciarse la conducta del interlocutor como preparatoria del ilícito constitucional, que es el quebrantamiento del secreto de las comunicaciones. Quien entrega a otro la carta recibida o quien emplea durante su conversación telefónica un aparato amplificador de la voz que permite captar aquella conversación a otras personas presentes, no está violando el secreto de las comunicaciones, sin perjuicio de que estas mismas conductas, en el caso de que lo así transmitido a otros entrase en la esfera "íntima" del interlocutor, pudiesen constituir atentados al derecho garantizado en el art. 18.1 CE . Otro tanto cabe decir, en el presente caso, respecto de la grabación por uno de los interlocutores de la conversación personal o telefónica. Este acto no conculca secreto alguno impuesto por el art. 18.3 y tan sólo, acaso, podría concebirse como conducta preparatoria para la ulterior difusión de lo grabado. Por lo que a esta última dimensión del comportamiento considerado se refiere, es también claro que la contravención constitucional sólo podría entenderse materializada por el hecho mismo de la difusión (art. 18.1 CE ). Quien graba una conversación de otros atenta, independientemente de toda otra consideración, al derecho reconocido en el art. 18.3 CE ; por el contrario, quien graba una conversación con otro no incurre, por este sólo hecho, en conducta contraria al precepto constitucional citado. Si se impusiera un genérico deber de secreto a cada uno de los interlocutores o de los corresponsables "ex" art. 18.3 , se terminaría vaciando de sentido, en buena parte de su alcance normativo, a la protección de la esfera íntima personal "ex" art. 18.1 , garantía ésta que, "a contrario", no universaliza el deber de secreto, permitiendo reconocerlo sólo al objeto de preservar dicha intimidad (dimensión material del secreto, según se dijo). Los resultados prácticos a que podría llevar tal imposición indiscriminada de una obligación de silencio al interlocutor son, como se comprende, del todo irrazonables y contradictorios, en definitiva, con la misma posibilidad de los procesos de libre comunicación humana». Por ello, el motivo debe desestimarse.

Se hace igualmente referencia, a que no se admitió como medio de prueba de la defensa, una sentencia, de un juicio de faltas en la que se condenaba a un testigo por lesiones. Ello, no ha podido causar indefensión, puesto que dicho testigo reconoció, que en efecto, fue condenado, por tal motivo, por lo que la finalidad de aquella aportación documental, se cumplió via testifical.

Se alega, asimismo, error en la valoración de la prueba e indebida aplicación de los preceptos penales, por los que ha sido condenado el recurrente. Debe recordarse, una vez más, la doctrina relativa a la facultad del Juez de Instancia de apreciación y valoración de la prueba y la posibilidad de revisión de la misma en apelación.

"Como se ha señalado reiteradamente, en supuestos como el presente, de denuncia por el recurso del error cometido por el Juzgador de instancia en la apreciación de la prueba practicada en autos, debe recordarse la reiterada doctrina jurisprudencial comprensiva de que cuando la cuestión debatida por vía de recurso de apelación sea la valoración de la prueba llevada a efecto por el Juzgador de instancia (sobre la base de la actividad desarrollada en el juicio oral), conforme a la facultad que le confieren los artículos 741 y 973 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal , la observancia de los principios de inmediación, oralidad y contradicción a que tal actividad se somete, conduce a que deba concederse singular autoridad a la apreciación de la prueba llevada a cabo por el Juzgador en cuya presencia se practicaron ( SSTS 18-2-94 , 6-5-94 , 21-7-94 , 7-11-94 , 27-9-95 , 4-7-96 ), por lo mismo que es este Juzgador y no el de alzada quien goza de la especial y exclusiva facultad de intervenir en la práctica de la prueba y valorar los resultados tras una apreciación personal y directa del modo de narrar los participantes los hechos objeto del interrogatorio, haciendo posible con ella y con el objetivo resultado de los distintos medios de prueba reunidos en los autos formar en conciencia su convicción sobre la verdad de lo ocurrido; pues de tales ventajas, derivadas de la inmediación y contradicción, carece el Tribunal de apelación llamado a revisar esa valoración en la segunda instancia, lo que justifica que deba respetarse en principio el uso que haya hecho el Juez de su facultad de apreciar en conciencia las pruebas realizadas en el juicio, siempre que tal proceso se motive o razone adecuadamente en la sentencia ( SSTC 17-12-85 , 23-6-86 , 13-5-87 , 2-7-90 y SSTS 15-10-94 , 22-9-95 o 12-3-97 ).

Asimismo se ha señalado igualmente en reiteradas ocasiones que, para que pueda ser apreciado el error en la apreciación de las pruebas es necesario que aparezca de modo palmario y evidente que los hechos en que se haya fundamentado la condena carezcan de todo soporte probatorio, o que en manera alguna puedan derivarse lógicamente del resultado de tales pruebas, no pudiendo equipararse a tal error la mera discrepancia en cuanto a la valoración que de dichas pruebas ha hecho el juzgador de instancia en aplicación de lo prevenido en el artículo 741 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal , que consagra el sistema de libre valoración de la prueba, el cual autoriza al Juez o Tribunal a formar su íntima convicción sin otro límite que el de los hechos probados en el acto del juicio, a los que ha de hacer aplicación de las normas pertinentes, siguiendo sus mandatos, así como con el empleo de la lógica y de la experiencia. Este principio de la libre valoración de la prueba ha sido reconocido y complementado por la doctrina del Tribunal Constitucional, al socaire sobre todo de la interpretación y aplicación e la presunción de inocencia, integrada en el artículo 24 de la Constitución, como derecho fundamental, en relación con el artículo 741 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal . Pueden considerarse como requisitos esenciales de aquella doctrina que:

La prueba que haya de apreciarse ha de ser practicada en el juicio oral (principio de inmediación), salvo los supuestos admitidos de prueba anticipada; la carga probatoria incumbe a las partes acusadoras y no a la defensa, por corresponder al acusado el beneficio de la presunción de inocencia; dicha prueba ha de ser de cargo, suficiente para desvirtuar aquella presunción ( STC de 23 de mayo de 1990 ).

Pues bien, aplicando dicha doctrina al presente caso, no se observa, a juicio de esta Sala, de forma objetiva, el pretendido error en la valoración de las pruebas. El recurrente pretende imponer su versión subjetiva y parcial de los hechos. Ofrece su versión, sesgada e interesada, frente a la argumentación objetiva e imparcial de la Juzgadora que ha desmenuzado, detallada y pormenorizadamente en los Fdtos., 6º y 7º de la sentencia, cuál ha sido la diversa prueba practicada, y que valoración ofrece de cada una de ellas, no pudiendo olvidar, que se trata de valoración de pruebas de carácter personal, que no pueden ser nuevamente valoradas en esta segunda instancia, sin la solicitud de, al menos, nueva vista oral. La valoración que realiza es asumida y reproducida por esta sala, en aras a evitar reiteraciones inútiles. No existe tampoco infracción de preceptos legales pues los mismos, han sido aplicados a unos hechos, declarados probados, y que han sido admitidos en esta segunda instancia. Por todo ello, procede la confirmación de la sentencia impugnada.

SEGUNDO.- Visto el contenido del recurso de apelación, de la fundamentación de la sentencia de instancia y los fundamentos de la presente resolución, se considera procedente, al confirmarse la sentencia de instancia, imponer las costas del presente recurso a la parte recurrente.

Fallo

DESESTIMANDO el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal de Isidro , contra la sentencia dictada por el JDO. DE LO PENAL nº CUATRO de VALLADOLID en el procedimiento de que dimana el presente rollo, debemos confirmar la referida resolución recurrida con imposición de las costas procesales causadas en este recurso a la parte apelante.

Expídase testimonio de la presente resolución que, con los autos originales, se remitirá al Juzgado de procedencia, quien deberá acusar recibo de los autos y de la certificación, y reportado que sea, archívese este rollo, previa nota.

Así por esta nuestra sentencia, definitivamente juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACIÓN.- Leída y publicada fue la anterior sentencia por el Ilmo. Sr. Magistrado ponente, estando celebrando audiencia pública en el día 30/6/2011 de lo que doy fe.

Grabación
Valoración de la prueba
Secreto de las comunicaciones
Práctica de la prueba
Medios de prueba
Indefensión
Error en la valoración de la prueba
Presunción de inocencia
Prueba anticipada
Carga de la prueba
Error en la valoración
Maltrato familiar