Sentencia Penal Nº 277/2010, Audiencia Provincial de Cordoba, Sección 2, Rec 470/2010 de 18 de Octubre de 2010

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Delito de denegación de sometimiento al test de alcoholemia

    Órden: Penal Fecha última revisión: 20/11/2014

    La negación a someterse al test de alcoholemia, se constituye como un delito autónomo que se regula dentro del conjunto de delitos contra la seguridad del tráfico, en concreto en el Art. 383 ,CP. DELITO PENA ATENUANTES Negarse a someterse a...

  • Delitos contra la Seguridad Vial

    Órden: Penal Fecha última revisión: 20/11/2014

    NOVEDAD: Con motivo de la supresión de las faltas penales, los accidentes de tráfico dejan de estar tipificados en la vía penal, salvo que los hechos revistan carácter de delito de conducción con alcoholemia en el que se hayan producido lesio...

  • Delito de conducción bajo los efectos del alcohol

    Órden: Penal Fecha última revisión: 20/11/2014

    NOVEDAD: Con motivo de la supresión de las faltas penales, los accidentes de tráfico dejan de estar tipificados en la vía penal, salvo que los hechos revistan carácter de delito de conducción con alcoholemia en el que se hayan producido les...

  • Los agravantes y los atenuantes en el Código Penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 13/11/2014

    Partiendo de la base de que la pena debe ser correlativa al delito cometido y a las circunstancias que lo rodeen, éstas podrán consistir en atenuantes o agravantes 1. las atenuantes son las que conllevan una disminución de la responsabilidad...

  • Bebidas alcohólicas y drogas en la conducción de vehículos

    Órden: Administrativo Fecha última revisión: 31/01/2016

    Desde el 31 de enero de 2016 está en vigor el Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial  No podrá circular por las ví...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Orden: Penal
  • Fecha: 18 de Octubre de 2010
  • Tribunal: AP - Cordoba
  • Ponente: Morillo-velarde Perez, Jose Maria
  • Núm. Sentencia: 277/2010
  • Núm. Recurso: 470/2010
  • Núm. Cendoj: 14021370022010100450

Encabezamiento

S E N T E N C I A Nº 277/10

Iltmos. Sres.:

Presidente:

D. José María Morillo Velarde Pérez

Magistrados:

D. José Antonio Carnerero Parra

Dª. Adela María Ávalos Cubero

APELACIÓN PENAL

Juzgado: de lo Penal nº 5 de Córdoba

Autos: Juicio oral rápido 195/10

Rollo nº 470

Año 2010

En Córdoba, a dieciocho de octubre de dos mil diez.

Vistos por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba los autos procedentes del Juzgado referenciado al margen, que ha conocido en primera instancia, en razón del recurso de apelación interpuesto por la Procuradora doña María del Sol Capdevila Gómez, actuando en nombre y representación de don Alejo , defendido por el Letrado don Juan González Utrera, siendo parte apelada el Ministerio Fiscal.

Es Ponente D. José María Morillo Velarde Pérez.

Antecedentes

Se aceptan los Antecedentes de Hecho de la sentencia recurrida, y

PRIMERO .- El día nueve de julio de dos mil diez, el Juzgado referido dictó sentencia cuyo relato de hechos es del siguiente tenor:

« PRIMERO.- El acusado ha sido condenado ejecutoriamente por delitos contra la seguridad del tráfico en las sentencias firmes que a continuación se reseñan, antecedentes penales todos ellos en vigor:

- Sentencia de conformidad dictada por el Juzgado de Instrucción Número 1 de esta capital el 10/09/09 en Diligencias Urgentes n° 134/09 como autor de un delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas del artículo 379.2 del C.P , a las penas de multa de 4 meses con una cuota diaria de 5 euros, 22 días de trabajos en beneficio de la comunidad y 8 meses de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores. Esta causa se transformó en Ejecutoria n° 134/2009, del Juzgado de lo Penal Número Dos de esta ciudad, dónde se practicó liquidación de condena de las últimas de las penas impuestas con comienzo el día 26/02/2010 hasta el día 23/10/2010.

Sentencia de conformidad dictada por el Juzgado de Instrucción Número 5 de esta capital el día 30/9/09 en Diligencias Urgentes n° 141/09 como autor de un delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas del artículo 379.2 del C.P , a la pena de multa de 8 meses con una cuota diaria de 5 euros, 26 días de trabajos en beneficio de las comunidad y 12 meses de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores. Esta causa se transformó en Ejecutoria n° 743/09, del Juzgado de lo Penal Número 4 de esta ciudad, dónde se practicó liquidación de condena de las. últimas de las penas impuestas con comienzo el día 24/10/2010 hasta el día 18/10/2011 ( notificada personalmente al condenado el día 22 de Abril de 2010, advirtiéndole expresamente de que durante dicho período debería abstenerse de conducir vehículos a motor bajo apercibimiento de incurrir en responsabilidades penales en caso de incumplimiento). No pudo entregar el permiso de conducir, requerido para ello por tenerlo caducado desde el día 30/07/09 ( tal y como consta en los antecedentes obrantes en la causa de la Dirección General de Tráfico).

_ Sentencia de conformidad dictada por el Juzgado de lo Penal Número Cinco de esta capital el día 4/03/2010 en el Juicio Rápido n° 74/2010 (dimanante de las Diligencias Urgentes n° 26/2010 tramitadas por el Juzgado de Instrucción Número Cinco) como autor de un delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas del artículo 379.2 del C.P , con la concurrencia de la circunstancia agravante de reincidencia a la penas de 4 meses y 15 días de prisión y y 3 años de privación del derecho de conducir vehículos a motor y ciclomotores.

SEGUNDO. Con conocimiento de que estaba privado del derecho de conducir vehículos a motor en la Ejecutoria n° 134/2009, del Juzgado de lo Penal Número Dos de esta ciudad ( y teniendo conocimiento de la responsabilidad en que podría incurrir en caso de incumplimiento) teniendo retenido el carnet de conducir, sobre las 4,50 horas del día 23 de Abril de 2010, el acusado Sr. Alejo circulaba por la calle Beato Henares, esquina con la calle Rey Don Pelayo de esta capital, con el vehículo de su propiedad, marca Audi, modelo A3, de color oscuro, matrícula ....-KVR , habiendo ingerido bebidas alcohólicas que mermaban muy sensiblemente sus facultades y reflejos para la conducción en grado tal que le impedía mantener el control de su vehículo por lo que circulaba en la calzada en zigzag, siendo observado por una dotación de la Policía Nacional, quién le dio el alto al conductor.

Una vez se acercaron los Agentes a Alejo , y al observar en el conductor signos evidentes de hallarse embriagado, avisaron a una dotación de la Policía Local para someter al mismo a las correspondientes pruebas de detección alcohólica.

Practicadas las mismas con un etilómetro de precisión marca Drager modelo ALCOTEST 7110-E ( número de serie ARIA-0036) a las 5,00 y 5,19 horas, arrojaron resultados de 0,91 y 0,95 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.

Se practicó un informe haciendo constar la sintomatología del conductor quién no mantenía el equilibrio, tenía un fuerte aliento a alcohol, pobre capacidad para comprender órdenes, con habla embotada.

El acusado ha estado privado de libertad por estos hechos el día 23 de Abril de 2010. »

En función de tales hechos y de los fundamentos jurídicos que consideró convenientes, dictó el siguiente fallo:

« Condeno a D. Alejo , mayor de edad, con DNI n° NUM000 , nacido el día 9/09/ 1969, en libertad provisional por esta causa, como autor criminalmente responsable de un delito contra la seguridad vial en su modalidad de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas ya definido, con la concurrencia de la circunstancia agravante de reincidencia ya descrita, a la pena de TRES (3) AÑOS DE PRIVACIÓN DEL DERECHO A CONDUCIR VEHÍCULOS A MOTOR Y CICLOMOTORES, a la pena de SEIS MESES DE PRISIÓN, accesoria de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, así como al pago de las costas procesales .

Firme que sea la presente sentencia remítase testimonio de la misma con expresión de su firmeza a la Dirección Provincial de Tráfico a los efectos previstos en el artículo 47.3 del C.P , de pérdida de vigencia del permiso de conducir vehículos a motor y ciclomotores.

Condeno a D. Alejo , mayor de edad, con DNI n° NUM000 , nacido el día 9/09/1969, en libertad provisional por esta causa, como autor criminalmente responsable de un delito contra la seguridad vial del artículo 384.2 del C.P ya definido, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad, a la pena de CUATRO MESES DE PRISIÓN e INHABILITACIÓN ESPECIAL PARA EL EJERCICIO DEL DERECHO DE SUFRAGIO PASIVO DURANTE EL TIEMPO DE LA CONDENA, así como al pago de las costas procesales. »

SEGUNDO .- Contra dicha sentencia se interpuso en tiempo y forma recurso de apelación por la representación indicada, en base a la argumentación de hechos y fundamentación jurídica que expresó, recurso que fue admitido, dándose traslado del mismo a la parte apelada por el término legal, transcurrido el cual se remitieron las actuaciones a este Tribunal que formó el correspondiente rollo.

Hechos

Se aceptan los hechos probados de la resolución recurrida, que aquí se dan por reproducidos en evitación de inútiles reiteraciones.

Fundamentos

PRIMERO .- La sentencia de instancia condenó al hoy recurrente como autor de dos delitos contra la seguridad del tráfico, uno de ellos por conducir bajo los efectos de bebidas alcohólicas del artículo 379.2 del Código Penal , y el otro por hacerlo vigente una pena de privación del correspondiente permiso.

Frente a ella se alza el recurso, cuyo primer motivo pretende la nulidad de la sentencia por incongruencia omisiva y haber faltado al deber de motivar las resoluciones judiciales establecido en el artículo 120.3 de la Constitución.

Centra su argumento en el hecho de que, reconocidos los acontecimientos por el acusado, la discrepancia entre las partes se manifestó en la respuesta penológica que había de merecer su conducta, solicitándose la imposición de la pena de trabajos de multa y la aplicación de una medida de internamiento; en su lugar, la juzgadora de instancia impuso la condena a privativa de libertad, de forma inmotivada según el apelante.

Debe tenerse en cuenta la doctrina del Tribunal Constitucional sobre la motivación de las resoluciones judiciales, en el sentido de que ésta no tiene por qué reunir la exhaustividad que la parte exija, sino que ha de ser suficiente para conocer las razones en las que el órgano jurisdiccional asienta su resolución, bastando la expresión de un razonamiento que, sin afectar directamente a las pretensiones expuestas por la parte, supongan la exclusión racional de éstas; circunstancia que concurre en el supuesto enjuiciado ya que el fundamento jurídico quinto alude expresamente al comportamiento reiterado del recurrente constitutivo de sendos delitos contra la seguridad en el tráfico. Y tanto esto es así que éste ha esgrimido en su recurso argumentos tendentes a contrarrestar la implícita apelación que la sentencia impugnada realiza a la gravedad de los acontecimientos derivada de esa reiteración recalcitrante, que no son compartidos por la Sala ya que no cabe olvidar que sobre aquella conducta anterior se superponen las circunstancias concretas del hecho enjuiciado, constitutivo no solamente de un delito contra la seguridad del tráfico por haberse producido la conducción mediando una condena de privación del derecho de conducir vehículos a motor, sino hacerlo bajo la influencia de bebidas alcohólicas, lo que exige una respuesta contundente de los órganos jurisdiccionales habida cuenta de la ineficacia de las penas impuestas anteriormente, cuya finalidad de prevención especial no ha cumplido finalmente su propósito.

SEGUNDO .- El segundo motivo del recurso denuncia el error en la valoración de la prueba en relación con las periciales practicadas.

A través del informe del facultativo perteneciente una asociación rehabilitadora de alcohólicos, pretende la parte recurrente evidenciar la errónea apreciación de la juzgadora de instancia respecto de la concurrencia de una pretendida circunstancia eximente de responsabilidad criminal al amparo de lo establecido en el artículo 20.2 del Código Penal .

No obstante, de la ponderación de tales pruebas tan sólo puede sacarse la conclusión de que el acusado padece una cierta dependencia del consumo de alcohol, cuestión que en nada empece a la establecida en la sentencia, pues una cosa es que el recurrente tenga una acusada tendencia fisiológica a dicho consumo y otra muy distinta que sus facultades intelectivas y volitivas estén afectadas en intensidad absolutamente determinante de la concurrencia de la circunstancia anterior, máxime cuando el grado de impregnación alcohólica apreciado en él, de 0,91 y 0,95 miligramos de alcohol por litro de aire expirado, con ser importante, no es en absoluto significativo de una anulación relevante de aquellas facultades, pudiendo entender en tal estado el carácter ilícito de su conducta y evitar la conducción de un vehículo de motor. En cualquier caso, el diagnóstico que aquel facultativo emitió por el conocimiento que del acusado tenía tan sólo alcanza a la descripción de su padecimiento, de la dependencia al consumo, pero no puede extenderse al grado concreto de la merma del conocimiento y voluntad del acusado en el momento de los hechos, por lo que no cabe extraer de su criterio la demostración del error de la juzgadora a la hora de valorar la prueba pericial practicada ante ella y protagonizada por el Médico forense.

TERCERO .- En igual medida debe decaer el último motivo del recurso, en el que se proclama la infracción del artículo 66 del Código Penal en relación con el artículo 21.2 del mismo texto, pretendiendo la estimación de la eximente incompleta de alcoholismo, al no existir prueba sobre la merma efectiva de las condiciones psicosomáticas del acusado más allá de la que supone la comisión del hecho delictivo, debiendo resaltarse el criterio jurisprudencial que establece la imposibilidad de apreciar esta circunstancia como un doble operador que a la par sea constitutivo del tipo penal y elemento de atenuación de la pena ( S.A.P. de Burgos de 18 de marzo de 2010 , con cita de otras resoluciones en tal sentido), ni siquiera respecto de la modalidad también cometida por el acusado de conducir teniendo retirado el permiso en virtud de sentencia firme, pues como él mismo reconoció en el acto del juicio, sabía que no podía hacerlo, con lo que admitió el mantenimiento de una situación de lucidez incompatible con la exigencia de la atenuante en tanto en cuanto supo en todo momento del significado ilícito de su conducta.

CUARTO .- No procede hacer expreso pronunciamiento en cuanto a las costas del recurso.

VISTOS los preceptos mencionados y los demás de general y pertinente aplicación.

Fallo

Que desestimamos el recurso de apelación interpuesto por la representación de don Alejo contra la sentencia dictada con fecha diecinueve de julio de dos mil diez por el Juzgado de lo Penal nº 5 de esta ciudad , cuyo fallo se confirma sin hacer especial pronunciamiento sobre las costas de esta instancia.

Notifíquese la presente resolución a las partes, y verificado, expídase testimonio de la misma que, con los autos originales, se remitirá al Juzgado de procedencia, para su ejecución y cumplimiento.

Así por esta nuestra sentencia, de la que se unirá certificación al rollo, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Bebida alcohólica
Delito contra la Seguridad Vial
Incongruencia omisiva
Consumo de bebidas alcohólicas
Internamiento
Delito contra la seguridad
Error en la valoración de la prueba
Eximentes de responsabilidad criminal
Voluntad
Valoración de la prueba
Prueba pericial
Eximentes incompletas
Hecho delictivo
Alcoholismo
Tipo penal
Sentencia firme
Atenuante