Sentencia Penal Nº 300/2012, Audiencia Provincial de Madrid, Sección 16, Rec 340/2011 de 18 de Abril de 2012

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Legítima defensa

    Órden: Penal Fecha última revisión: 13/11/2014

    El Código penal en el apartado cuarto del Art. 20 ,CP dispone que están exentos de responsabilidad criminal: ?El que obre en defensa de la persona o derechos propios o ajenos, siempre que concurran los requisitos siguientes: Agresión ilegíti...

  • Los agravantes y los atenuantes en el Código Penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 13/11/2014

    Partiendo de la base de que la pena debe ser correlativa al delito cometido y a las circunstancias que lo rodeen, éstas podrán consistir en atenuantes o agravantes 1. las atenuantes son las que conllevan una disminución de la responsabilidad...

  • Los medios de impugnación en el orden penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 12/01/2013

    La existencia de los recursos en el proceso penal es un elemento del derecho a la tutela judicial efectiva y el derecho a un proceso con todas las garantías o a un proceso sin dilaciones indebidas derivados del Art. 24 ,Constitución Española:“To...

  • Delitos contra la salud y la integridad corporal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 08/01/2013

    En cuanto a los delitos contra la salud y la integridad corporal, se encuadran dentro de los delitos de contra los particulares, en el Título III "De las lesiones" del Libro II del Código Penal, donde se recogen conductas, cuya característic...

  • La legítima defensa como supuesto de exoneración de la responsabilidad civil

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    La legítima defensa se trata de aquella causa de justificación que ampara a quien, frente una agresión ilegítima y actual a sus bienes jurídicos o los de un tercero, actúa impidiendo o repeliendo la agresión de modo proporcionado para evitarla...

Ver más documentos relacionados
  • Escrito de defensa alegando legítima defensa en procedimiento abreviado

    Fecha última revisión: 22/03/2016

    NOTA: Las eximentes se encuentran reguladas en el art. 20 del Código Penal. Cuando no concurran todos los requisitos necesarios para eximir de responsabilidad, producirán efectos atenuatorios, ya que así se dispone en el art. 21 del Código Penal...

  • Recurso de casación por tráfico de drogas

    Fecha última revisión: 22/03/2016

     NOTA: El presente recurso de casación se basa en la nulidad de las intervenciones telefónicas practicadas; en la vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva por indefensión al haberse denegado la prueba interesada por la defensa en e...

  • Escrito de la defensa preparando recurso de casación

    Fecha última revisión: 01/04/2016

      NOTA: La petición de proposición de interposición de recurso de casación, se formulará mediante escrito autorizado por Abogado y Procurador, dentro de los cinco días siguientes al de la última notificación de la sentencia o auto contra q...

  • Recurso de casación penal

    Fecha última revisión: 22/03/2016

    NOTA: Quedan exceptuadas de casación las sentencias que se limiten a declarar la nulidad de las sentencias recaídas en primera instancia.Se declarará la nulidad de la sentencia recurrida, en caso de que se cumpla lo establecido en los artículos ...

  • Recurso de apelación por error en la apreciación de la prueba

    Fecha última revisión: 16/03/2016

      NOTA: Según el art. 846 bis) LECrim: "Pueden interponer el recurso tanto el Ministerio Fiscal como el condenado y las demás partes, dentro de los diez días siguientes a la última notificación de la sentencia. También podrá recurrir el decl...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Orden: Penal
  • Fecha: 18 de Abril de 2012
  • Tribunal: AP - Madrid
  • Ponente: Brobia Varona, Rosa Maria
  • Núm. Sentencia: 300/2012
  • Núm. Recurso: 340/2011
  • Núm. Cendoj: 28079370162012100295

Encabezamiento

ROLLO RP 340/11

Juzgado Penal nº 21 de Madrid

Procedimiento abreviado 634/09

SENTENCIA Nº 300/12

AUDIENCIA PROVINCIAL DE MADRID

ILTMOS. SRES. DE LA SECCION DÉCIMO SEXTA

D. Miguel Hidalgo Abia

D. Eduardo Cruz Torres

Dña. Rosa Brobia Varona

------------------------------------

En Madrid, a 18 de abril de 2012

Vistos por esta Sección de la Audiencia Provincial de Madrid, en grado de apelación, el juicio Oral 634/09 procedente del Juzgado de lo Penal nº 21 de Madrid y seguido por delito de lesiones y por falta de lesiones, siendo partes en esta alzada como apelante la Procuradora Sra. Díaz-Guardamino en representación de Vanesa , y el Procurador Sr. López Linares en representación de María Dolores , y como apelado el Ministerio Fiscal. Y como Ponente la Magistrada Suplente Sra. Brobia Varona.

Antecedentes

PRIMERO. - Por el Magistrado del Juzgado de lo Penal núm. 21 de Madrid, en el procedimiento que más arriba se indica, se dictó sentencia, de fecha 20 de junio de 2011 que contiene los siguientes Hechos Probados: sobre las 14:00 horas del día 10 de marzo de 2008 Luis Alberto , mayor de edad, se encontraba en el interior de su vehículo aparcado frente a un supermercado de la Calle Rivadavia de Madrid, esperando a su compañera sentimental Beatriz , también mayor de edad, y sin antecedentes penales, cuando al pasar el vehículo conducido por la acusada Vanesa ,, en el que viajaba como acompañante la también acusada María Dolores , la puerta del lado donde iba sentada ésta última, se abrió accidentalmente, golpeando el vehículo de Luis Alberto . Este incidente motivó una discusión entre Luis Alberto , por un lado y las acusadas María Dolores y Vanesa . En el momento en que el acusado Luis Alberto se había dirigido a su vehículo a fin de buscar donde apuntar el número de matrícula del vehículo contrario, salió del supermercado la acusada Beatriz , en el curso de la cual llegan a agredirse ambas, cogiéndose del pelo y cayendo al suelo María Dolores sobre Beatriz , manteniendo un forcejeo ambas en el suelo, aproximándose la acusada Vanesa y propinando dos patadas a Beatriz en el costado y a la altura del hombro cuando ésta se encuentra en el suelo. En ese momento, el acusado Luis Alberto se aproximó a fin de defender a su compañera, propinando una patada a la altura de la espinilla a Vanesa y cogiendo de la chaqueta a María Dolores a fin de tirar de la misma y apartarla de encima de Beatriz .

Como consecuencia de los hechos Vanesa resultó con lesiones consistentes en contusión pretibial derecha, que únicamente precisaron la primera asistencia facultativa y que tardaron en curar seis días que no fueron impeditivos para sus ocupaciones habituales, curando sin secuelas.

Beatriz resultó con lesiones consistentes en con contusión en el hombro, contusión lumbar, y esguince cervical, que precisaron, además de la primera asistencia facultativa, tratamiento medicamentoso y rehabilitación, curando en treinta días, que no fueron impeditivos para sus ocupaciones habituales, curando sin secuelas.

María Dolores resultó con lesiones consistentes en contractura cervical, que precisaron, además de la primera asistencia facultativa, tratamiento medicamentoso y ejercicio de fisioterapia, curando en 7 días impeditivos para sus ocupaciones habituales y 83 días no impeditivos, curando con secuelas consistentes en agravación de artrosis previa.

En la parte dispositiva de la sentencia se establece: Que debo condenar y condeno a Luis Alberto como autor de un delito de lesiones del art. 147.2 del Código Penal , con la concurrencia de la eximente incompleta de legítima defensa del art. 21.1 y 20.2 del Código Penal , a la pena de tres meses multa, con una cuota diaria de seis euros y apremio personal para el caso de impago a razón de un día de privación de libertad por cada dos cuotas de multa impagadas, así como a que indemnice a María Dolores la cantidad de mil quinientos quince euros (1.515 euros) en concepto de lesiones y en la cantidad de quinientos euros (500 euros) en concepto de secuela; y como autor de una falta de lesiones del art. 617.1 del Código Penal a la pena de un mes de multa, con una cuota diaria de seis euros y apremio personal para el caso de impago a razón de un día de privación de libertad por cada dos cuotas de multa impagadas, así como a que indemnice a Vanesa en la cantidad de ciento ochenta euros (180 euros)por sus lesiones; que debo condenar a Beatriz como autora de una falta de maltrato de obra del art. 617.2 del Código Penal a la pena de treinta días multa, con una cuota diaria de seis euros y apremio personal para el caso de impago, a razón de un día de privación de libertad por cada dos cuotas de multa impagadas, absolviéndola del delito de lesiones del art. 147.1 del Código Penal de que venía siendo acusada; que debo condenar y condeno a Vanesa y a María Dolores como autoras de un delito de lesiones del art. 147.2 del Código Penal a la pena, a cada una de ellas, de ocho meses multa, con una cuota diaria de seis euros y apremio personal para el caso de impago a razón de un día de privación de libertad por cada dos cuotas de multa impagadas, así como a que, conjunta y solidariamente, indemnicen a la acusada Beatriz la cantidad de novecientos euros (900 euros) por sus lesiones; todo ello con los intereses legales de las anteriores cantidades hasta el día del pago y con condena a cada uno de los acusados Luis Alberto , Vanesa y María Dolores , al pago cada uno de ellos, de una cuarta parte de las costas procesales correspondientes a un juicio por delito, con declaración de oficio de la cuarta parte restante y con condena a los acusados Luis Alberto y Beatriz al pago de las costas correspondientes a un Juicio de Faltas por mitad.

SEGUNDO.- Notificada dicha sentencia a las partes personadas, la representación de Vanesa y de María Dolores formalizaron sendos recursos de apelación, haciendo las alegaciones que se contienen en sus escritos de recurso, y que aquí se tienen reproducidas.

De los escritos de formalización, se dio traslado por el Juez de lo Penal a las otras partes personadas por el plazo de diez días comunes para que pudiesen adherirse o impugnarlo.

TERCERO. - Recibidas las actuaciones en esta Audiencia Provincial, se formó el correspondiente rollo de apelación que aguardo el turno que le correspondía para resolución.

Hechos

Se sustituyen los hechos probados de la sentencia de instancia por los siguientes: Sobre las 14:00 horas del día 10 de marzo de 2008 Luis Alberto , mayor de edad, se encontraba en el interior de su vehículo aparcado frente a un supermercado de la Calle Rivadavia de Madrid, esperando a su compañera sentimental Beatriz , también mayor de edad, y sin antecedentes penales, cuando al pasar el vehículo conducido por la acusada Vanesa , en el que viajaba como acompañante la también acusada María Dolores , la puerta del lado donde iba sentada ésta última, se abrió accidentalmente, golpeando el vehículo de Luis Alberto . Este incidente motivó una discusión entre Luis Alberto , por un lado y las acusadas María Dolores y Vanesa . En el momento en que el acusado Luis Alberto se había dirigido a su vehículo a fin de buscar donde apuntar el número de matrícula del vehículo contrario, salió del supermercado la acusada Beatriz , en el curso de la cual llegan a agredirse ambas, cogiéndose del pelo y cayendo al suelo María Dolores sobre Beatriz , manteniendo un forcejeo ambas en el suelo, aproximándose la acusada Vanesa y propinando dos patadas a Beatriz en el costado y a la altura del hombro cuando ésta se encuentra en el suelo. En ese momento, el acusado Luis Alberto se aproximó a fin de defender a su compañera, propinando una patada a la altura de la espinilla a Vanesa y cogiendo de la chaqueta a María Dolores a fin de tirar de la misma y apartarla de encima de Beatriz .

Como consecuencia de los hechos Beatriz resultó con contusión lumbar, y esguince cervical, que precisaron, asistencia facultativa, tratamiento, curando en treinta días, que no fueron impeditivos para sus ocupaciones habituales, sin secuelas.

No ha quedado acreditado si necesitó tratamiento médico para su curación.

Vanesa resultó con lesiones consistentes en contusión pretibial derecha, que únicamente precisaron la primera asistencia facultativa y que tardaron en curar seis días que no fueron impeditivos para sus ocupaciones habituales, curando sin secuelas.

María Dolores resultó con lesiones consistentes en contractura cervical, que precisaron, además de la primera asistencia facultativa, tratamiento medicamentoso y ejercicio de fisioterapia, curando en 7 días impeditivos para sus ocupaciones habituales y 83 días no impeditivos, curando con secuelas consistentes en agravación de artrosis previa.

Fundamentos

PRIMERO. - Recurso de apelación de Vanesa :

Alega en primer lugar la defensa de la Sra. Vanesa de manera muy prolífica las contradicciones existentes entre los intervinientes en cómo se produjo el golpe al vehículo del Sr. Luis Alberto .

En segundo lugar manifiesta el apelante tanto Vanesa como María Dolores coinciden en que fue Beatriz la que al salir del supermercado se lanzó a agredir a María Dolores . Añade que Luis Alberto no aclaró quien empezó la pelea pues dijo que en ese momento estaba buscando algo en el coche. Entiende que la que agredió primero fue Beatriz a María Dolores y no al revés, y siempre con la presencia de Luis Alberto .

Así mismo mantiene la apelante que la juzgadora olvida que María Dolores también sufrió una erosión en la mejilla provocada por un golpe directo de Beatriz , y abrasiones en las manos y dedos provocadas por la pelea con Beatriz , lesiones que no fueron incluidas en el relato de hechos probados pero que constan en el parte médico.

Así mismo mantiene que la juzgadora estima que las lesiones de Beatriz , contusión en hombro y zona lumbar y esguince cervical son compatibles con la pelea con María Dolores y al caer al suelo, y añade que las mismas también son compatibles con la agresión de Vanesa mientras que ella estaba en el suelo, cosa la apelante entiende que no ha quedado acreditado. Mantiene que las lesiones de Beatriz se produjeron en la pela con María Dolores , sin intervención alguna de Vanesa .

Entiende que lo manifestado por Beatriz y por Luis Alberto no son prueba de cargo suficiente para enervar la presunción de inocencia de Vanesa . Además no entiende la apelante porqué la juzgadora la condena por un delito de lesiones, cuado también dice que el esguince cervical se le produjo en su pela con María Dolores y no por la intervención de Vanesa , reservando a ésta la contusión en el hombro y lumbar.

Mantiene que ella no agredió a nadie y que fue Beatriz la que inició la pelea.

En tercer lugar manifiesta que nadie, ni siquiera la defensa de Luis Alberto solicitó la atenuante de legítima defensa, que ha sido apreciada por la jueza de manera incomprensible y arbitraria. Por todo ello solicita una sentencia absolutoria.

SEGUNDO.- Recurso de apelación María Dolores :

Alega la apelante error en la valoración de la prueba. Mantiene que la defensa de María Dolores impugnó expresamente los informes forenses de Beatriz puesto que en el primero se incluía un esguince en el pie, que la Sra. Beatriz reconoció que no se produjo en este incidente sino con posterioridad al mismo.

También impugna el segundo informe porque al rectificar y eliminar el esguince en el pie, modifica el informe anterior y donde dice que hubo una contractura de trapecio, ahora dice que se produjo un esguince cervical, añadiendo dos lesiones nuevas contusión en el hombro y contusión lumbar. Mantiene que la defensa solicitó un nuevo informe forense que le fue denegado, y que cuando preguntó a la médico forense en el acto del juicio oral dijo no recordar nada con precisión.

Mantiene la apelante que la juzgadora vulnera el principio de presunción de inocencia ya que dice que las lesiones de Beatriz pudieron ser tanto del zarandeo y forcejeo con Luis Alberto como con las patadas de Vanesa cuando Beatriz estaba en el suelo. Entiende la apelante que nos es posible especular con una hipótesis sobre cómo se produjeron los lesiones.

Mantiene la Sra María Dolores que no se debió apreciar la atenuante de legítima defensa a Luis Alberto pues existió un exceso en la intensidad del medio empleado. Además añade que la envergadura de Luis Alberto era mucho mayor que la de María Dolores .

En cuanto a la pena impuesta, mantiene que la juzgadora motiva porqué no impone la pena mínima por haber sido por la acción de dos personas contra una, cuando esto no fue así, ya que fueron dos contra dos, uno de ellos un hombre de mayor fortaleza.

Por último manifiesta que está en desacuerdo con la minoración indemnizatoria que se ha aplicado a sus lesiones, ya que ella forcejeo con Beatriz no siendo asumible ni previsible la brutal intervención de Luis Alberto que le ocasionó graves lesiones.

TERCERO. - En primer lugar debemos decir que ninguna de las dos apelantes ha intervenido en el procedimiento ejercitando a la acusación particular, por lo que tan solo el Ministerio Fiscal tenía acción para recurrir respecto de la calificación o las circunstancias modificativas de la responsabilidad de Luis Alberto apreciadas en sentencia. El Ministerio Fiscal se ha limitado a impugnar los recursos de apelación por lo que ha consentido la aplicación de la atenuante analógica de legítima defensa que apreció la juzgadora, y puesto que el acusado Sr. Luis Alberto tampoco ha recurrido la sentencia, no es posible la modificación de su condena con todas las circunstancias favorables que se le han apreciado.

CUARTO. - En cuanto a la valoración de la prueba realizada por la juzgadora respecto de las condenas efectuadas a las dos apelantes, debemos decir que examinado lo actuado y más concretamente la grabación del acto del juicio oral, junto con la documentación obrante en autos, llegamos a idéntica conclusión a la que llegó la juzgadora de instancia, respecto a la mecánica de cómo se produjeron los hechos.

Hace mucho hincapié el letrado de la defensa de Vanesa sobre cómo se produjo el golpe en la puerta del coche del Sr. Luis Alberto . Pues bien el porqué se produjo la discusión y agresión mutua posterior es absolutamente irrelevante para la causa. Siendo indiferente en qué lado aparcó Vanesa , o qué puerta golpeó, o si ambos querían hacer parte o ambos se resistían a hacer el parte de siniestro. Lo cierto es que ambas parejas mantienen que era la contraria la que se puso muy nerviosa y exaltada y gritaba o insultaba. Ambas parejas mantienen que quien empezó el incidente fue la contraria y que ellos solo querían tomar los datos para dar el parte al seguro. Pero como decimos estos aspectos son irrelevantes pues lo cierto es que la juzgadora, y esta Sala de apelación han entendido probado que ambas parte se agredieron mutuamente.

En cuanto a si las lesiones de Beatriz se las produjo María Dolores en la pelea y forcejeo o se las produjo Vanesa con las patadas, entendemos que lo que la jueza trató de explicar es en cuanto a las contusiones en el costado y en el hombro, Beatriz se las atribuía a Vanesa con sus patadas, lesiones que en todo caso serían constitutivas de mera falta de lesiones y no de delito. La lesión más importante, el esguince cervical, lo achaca Beatriz al forcejeo con Luis Alberto y a la caída al suelo, pero no se descarta que se pudiera producir con las patadas que Vanesa le propinó estando tumbada en el suelo. De ahí la condena a María Dolores y a Vanesa por un delito de lesiones.

La juzgadora a dado credibilidad a las versiones de todos los acusados respecto de cómo y quienes les golpearon a cada uno de ellos, completando la prueba con la objetivación que da el parte de lesiones y con la compatibilidad de las mismas con la forma manifestada por cada persona sobre cómo se produjeron éstas.

Argumentación que atacan las apelantes aportando una interpretación más acorde con sus intereses, pero sin que exista dato alguno que nos permita variar la interpretación de la juzgadora de instancia.

En cuanto al informe forense de Beatriz que ha impugnado la defensa de María Dolores decir, que la propia Beatriz aclaró lo sucedido en el primer informe en el que se incluyó por error el esguince en el pie que se produjo con posterioridad a los hechos, y sin que tuviera relación alguna con los mismos. La médico forense si bien, en efecto no recordaba lógicamente lo sucedido con exactitud, dio una explicación acorde con lo manifestado por Beatriz , es decir que emitió un segundo informe porque hubo un error en el primero.

En cuanto al contenido del segundo informe y las lesiones en él recogidas hay que decir que no existe dato alguno para desconfiar o poner en duda este segundo informe, puesto que recoge las mismas lesiones que se detallaron desde un primer momento en el parte de primera asistencia, obrante al folio 2 de las actuaciones. En ese parte de lesiones del Hospital para el Juzgado fechado el día 10/03/2008, el mismo día en que ocurrieron los hechos, se recoge que Beatriz presentaba contusión lumbar y en hombro, y esguince cervical, con pronóstico leve.

Ahora bien lo que no compartimos es que esas lesiones sean constitutivas de delito. Dice el informe forense al folio 123-124 que requirió primera asistencia y tratamiento médico consistente en: medicamentoso y RHB (rehabilitación) tardando en curar 30 días.

La cuestión clave para la resolución del presente recurso, estribará en considerar si el tratamiento mediante rehabilitación o fisioterapia constituye o no tratamiento médico a los efectos previstos en el artículo 147 del C. Penal . A este respecto la sentencia de esta misma sección de 1-6-2011, nº 359/2011, rec. 186/2011 . Pte: Cubero Flores, Francisco David ya establecía que " Lo que caracteriza el tratamiento médico no es tanto que los cuidados dispensados lo sean efectivamente por licenciado en Medicina (no es frecuente que los médicos por sí mismos efectúen curaciones sólo "prescriben" las mismas), sino que la decisión de la terapia a adoptar sea competencia exclusiva, por su dificultad de diagnóstico, a personal sanitario con al menos licenciatura en medicina, colegiación, y cualificación profesional . Obviamente todas las heridas, salvo la que te mata, curan solas y la intervención del médico lo que hace es acortar la duración de la dolencia, que no se complique con algo peor, que cure con menor dolor o molestias o con las menores secuelas posibles.

En la medida en que dicha curación mediante rehabilitación fisioterapéutica ha sido acordada por facultativo, con una planificación específica y que era necesaria para la paliación del mal del enfermo, consideramos que existe tratamiento médico y en tal sentido es clara la jurisprudencia del Tribunal Supremo que en supuestos de rehabilitación mediante fisioterapia ha declarado la existencia de tratamiento médico a los efectos legales que nos ocupa. Veanse Sentencias de dicho Alto Tribunal de fecha 21.3.06 EDJ2006/37289 ; 15.12.04 EDJ2004/229469 ; 26.9.01 EDJ2001/31207 ; 10.4.02 EDJ2002/9886 ; 14.1.00 EDJ2000/445 ."

Respecto al tratamiento de rehabilitación para el esguince cervical no consta en la causa que ningún facultativo se lo prescribiese pues, lo que aparece al folio 56 es el parte que se produjo cuando se hizo la lesión en el pie de la que hemos hablado anteriormente no relacionada con estos hechos. Tampoco consta en la causa ninguna documentación de que la Sra. Beatriz recibiera realmente dicha rehabilitación.

Por otra parte el tratamiento medicamentoso no se dice en qué consistió ni quien se lo prescribió, ni si este fue curativo o meramente paliativo de los síntomas. Tanta incertidumbre no puede servirnos para calificar unos hechos que se demuestran de gran levedad como hechos típicos de un delito de lesiones, sino que los mismos deben ser calificados como una falta de lesiones.

Por este motivo debemos estimar parcialmente los recursos de apelación de la Sra. Vanesa y la Sra. María Dolores , absolviéndolas del delito de lesiones por el que venían siendo acusadas, condenándolas como autoras de una falta de lesiones del art. 617.1 del CP . a la pena de 6 días de localización permanente. Manteniendo la indemnización fijada. Se condena a cada una de ellas a un cuarto de las costas del procedimiento como si de un juicio de faltas se tratara.

QUINTO.- En cuanto a la minoración indemnizatoria que se ha aplicado a las lesiones de María Dolores debemos decir que al haberse apreciado la atenuante de legítima defensa en el autor de las mismas, se ha tenido por acreditado que ella en cierta manera contribuyó con su conducta a la producción de sus propias lesiones, por lo que la aplicación del art. 114 del CP , está justificada, siendo ajustada a derecho la minoración de dicha indemnización fijada por la juzgadora de Instancia.

SEXTO. - A tenor del art. 240. LECr . Las costas de esta alzada se declaran de oficio.

Vistos los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación.

Fallo

Que debemos estimar parcialmente los recursos de Apelación interpuestos por la Procuradora Sra. Díaz-Guardamino en representación de Vanesa , y el Procurador Sr. López Linares en representación de María Dolores contra la sentencia de 20 de junio de 2011del Juzgado de lo Penal nº 21 de Madrid en el PA. núm. 634/09, resolución que se revoca parcialmente.

Debemos ABSOLVER a Vanesa y a María Dolores del delito de lesiones del art. 147 del CP . por el que venían acusadas.

CONDENAMOS A Vanesa y a María Dolores como autoras de una falta de lesiones del art. 617.1 del CP . a la pena de 6 días de localización permanente, manteniendo la indemnización fijada, así como a cada una de ellas a un cuarto de las costas del procedimiento como si de un juicio de faltas se tratara.

Dejando invariada las condenas a Luis Alberto y a Beatriz .

Se declaran de oficio las costas de esta segunda instancia.

Contra esta sentencia no cabe recurso alguno. Notifíquese esta resolución a las partes.

Así por esta nuestra sentencia, de la que se llevará testimonio al Rollo de Sala, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACION.- Leída y publicada fue la anterior Sentencia por el ILMO SER MAGISTRADO que la dictó. Doy fe

Legítima defensa
Atenuante
Delitos de lesiones
Prueba de cargo
Presunción de inocencia
Error en la valoración de la prueba
Principio de presunción de inocencia
Falta de lesiones
Responsabilidad
Atenuante analógica
Grabación
Valoración de la prueba
Localización permanente