Las «guardias domiciliarias» son tiempo de trabajo -en función al tiempo de reacción fijado para la llamada- según el Tribunal de Justicia de la UE.

TIEMPO DE LECTURA:

El Tribunal de Justicia considera que el tiempo de guardia que un trabajador pasa en su domicilio con la obligación de responder a las convocatorias de su empresario en un plazo de ocho minutos debe considerarse «tiempo de trabajo». No pueden establecerse excepciones a la definición de «tiempo de trabajo» fijada por la Directiva 2003/88, relativa a determinados aspectos de la ordenación del tiempo de trabajo.

  • Materias: Laboral
  • Fecha: 11/04/2018

bomberos vistiendose

Analizando una petición de decisión prejudicial del Tribunal Laboral de Nivelles (Bélgica) en relación a la retribución reclamada por los servicios de guardia domiciliaria de bomberos voluntarios contratados por los servicios públicos de protección contra incendios, el TSJUE responde a la pregunta del órgano jurisdiccional sobre la posible consideración del tiempo de guardia como tiempo de trabajo a los efectos del artículo 17, apartado 3, letra c), inciso iii), de la Directiva 2003/88/CE de 4 de Nov DOUE (Aspectos de la ordenación del tiempo de trabajo).

Siguiendo el artículo 2 de la Directiva 2003/88, el tiempo de guardia que un trabajador pasa en su domicilio con la obligación de responder a las convocatorias de su empresario en un plazo de ocho minutos, plazo que restringe considerablemente la posibilidad de realizar otras actividades, debe considerarse «tiempo de trabajo».

El Tribunal de Justicia liga las posibilidades que el trabajador tenga de dedicarse a sus intereses personales y sociales -en relación al tiempo de reacción a la llamada del empresario- para considerar las «guardias domiciliarias» como tiempo de trabajo o no. En el caso planteado, la obligación de permanecer presente físicamente en el lugar determinado por el empresario y la restricción que, desde un punto de vista geográfico y temporal, supone la necesidad de presentarse en el lugar de trabajo en un plazo de ocho minutos, limitan de manera objetiva las posibilidades que tiene un trabajador de dedicarse a sus intereses personales y sociales.

El concepto de «tiempo de trabajo», establecido en el artículo 2 de la Directiva 2003/88, debe interpretarse en el sentido de que se aplica a una situación en la que un trabajador tiene la obligación de permanecer en su domicilio durante el período de guardia, de estar a la disposición del empresario y de poder presentarse en su lugar de trabajo en un plazo de ocho minutos.

Para Luxemburgo, 

- La definición de tiempo de trabajo establecida por el artículo 17, apartado 3, letra c), inciso iii), de la Directiva 2003/88 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 4 de noviembre de 2003, ha de respetarse. Siendo contraria a derecho la legislación nacional de un Estado miembro que mantenga o adopte una definición de “tiempo de trabajo” menos estricta.

- La definición de “tiempo de trabajo” contenida en el artículo 2, apartado 1, de la Directiva 2003/88 no debe interpretarse en el sentido de que se extiende automáticamente a los trabajadores que permanecen en situación de disponibilidad y tienen la obligación de responder a llamadas del empresario en un período breve de tiempo (sin estar obligados al mismo tiempo a estar presentes físicamente en el establecimiento de dicho empresario), y cuya capacidad de llevar a cabo otras actividades durante ese tiempo puede, por tanto, estar limitada.

- Es preciso atender a la calidad del tiempo del que el trabajador puede disfrutar cuando permanece en situación de disponibilidad, que se traduce, por ejemplo, en su capacidad de dedicarse a sus intereses personales o a su familia. En este contexto, lo más importante no es la proximidad al centro de trabajo exigida, sino la calidad del tiempo. Si dicho tiempo puede calificarse o no como “tiempo de trabajo” en un caso particular es una cuestión que debe determinar el órgano jurisdiccional nacional en función de los hechos.

Prejudicialidad
Incendios
Centro de trabajo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Responsabilidades en materia de prevención de riesgos laborales para el Sector de la Construcción

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 11/03/2016

    Las obligacones y responsabilidades en materia de prevención de riesgos para el Sector de la Construcción se establecen en la Ley 32/2006, de 18 de octubre, reguladora de la subcontratación en el Sector de la Construcción Obligaciones del coordi...

  • Exigencias básicas de seguridad en caso de incendio (SI)

    Orden: Administrativo Fecha última revisión: 02/03/2017

    Las "Exigencias básicas de seguridad en caso de incendio (SI)" se encuentran reguladas en el Art. 11 ,Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo. Para un adecuado conocimiento del Documentos Básico al que se refiere tal precepto, debe acudirse a los Ane...

  • Exigencias básicas de los edificios

    Orden: Administrativo Fecha última revisión: 02/03/2017

    Las exigencias básicas que deben cumplir los edificios se regulan en los Art. 9-15 ,Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo, preceptos que, al mismo tiempo, se ocupan de los denominados Documentos Básicos para el cumplimiento de las dichas exigenci...

  • Cuenta 678. Gastos excepcionales

    Orden: Contable Fecha última revisión: 16/06/2016

    Detalle del contenido de la cuenta: En esta cuenta se registran aquellas pérdidas y gastos de carácter excepcional y cuantía significativa que, en base a su naturaleza, no deban contabilizarse en otras cuentas del Grupo 6 o del Grupo 8. A título ...

  • Delitos contra la seguridad colectiva

    Orden: Penal Fecha última revisión: 07/07/2015

    En el  Título XVII se engloban los delitos contra la seguridad colectiva, teniendo en común todos ellos que afectan a la seguridad colectiva, sirviendo su tipificación para adelantar la intervención del Derecho penal para condenar determinadas c...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados