El TS determina que en caso de custodia compartida en la que los progenitores no puedan mantener la casa familiar, le den otro destino.

TIEMPO DE LECTURA:

Dicta una nueva sentencia sobre custodia compartida, en la que destaca la decisión que toma respecto a la vivienda familiar, debido a que los progenitores no pueden hacerse cargo de ella y de sus viviendas particulares.

  • Materias: Civil
  • Fecha: 16/05/2019

Familia

 

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo dicta una interesante sentencia en materia de custodia compartida: STS, Sala de lo Civil, Nº 215/2019, Rec 3683/2018, de 05/04/2019.

El recurso planteado ante el TS trae causa de una demanda de modificación de medidas definitivas adoptadas en juicio sobre relaciones paterno filiales, promovida por el progenitor no custodio, interesando la adopción de un régimen de guarda y custodia compartida respecto del hijo común en sustitución del régimen de guarda y custodia materna que habían pactado los progenitores de mutuo acuerdo en el anterior procedimiento, a la vista del informe del equipo psicosocial emitido entonces, que informaba a favor de una custodia materna, indicando la conveniencia de una custodia compartida cuando el menor cumpliera tres años de edad.

En primera instancia se reconoce un régimen de guarda y custodia compartida, acordando respecto al domicilio familiar que se seguirá el sistema nido, de modo que el menor quedará siempre en el domicilio familiar, alternándose los progenitores.

Ante esta decisión, la madre recurre y en segunda instancia se revoca la anterior, y se vuelve al régimen de custodia materna, al considerar la AP de Granada que no se ha producido ningún cambio “sustancial” o importante de las circunstancias que fueron tenidas en cuenta en el momento en que se establecieron las medidas definitivas por acuerdo entre las partes.

Al llegar el recurso al Supremo, menciona la sentencia 31/2019 de 19 de diciembre, que cita las de 12 y 13 de abril de 2016, “la modificación de medidas, tal como el cambio de sistema de custodia, exige un cambio 'cierto' de las circunstancias y que se adopte en interés de los menores (art.º 91 del C.Civil )”.

Y expresa al respecto:

“En el presente caso, dado que el menor contaba con meses cuando los progenitores rompieron su convivencia, que en la actualidad tiene siete años y que en anterior procedimiento ya se anunciaba la posibilidad de un cambio en el sistema de custodia, debemos concluir que se aprecia un cambio cierto y sustancial de las circunstancias concurrentes, como para posibilitar un cambio de custodia en interés del menor, unido ello al informe psicosocial favorable”.

Sobre la custodia compartida, señala que la sentencia recurrida se aparta de la doctrina dictada por el Supremo en sentencias como la de 25 de abril de 2014 o 2 de julio de ese mismo año que vienen a decir que:

“se prima el interés del menor y este interés, que ni el artículo 92 del Código Civil ni el artículo 9 de la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor , define ni determina, exige sin duda un compromiso mayor y una colaboración de sus progenitores tendente a que este tipo de situaciones se resuelvan en un marco de normalidad familiar que saque de la rutina una relación simplemente protocolaria del padre no custodio con sus hijos que, sin la expresa colaboración del otro, termine por desincentivarla tanto desde la relación del no custodio con sus hijos, como de estos con aquel'. Lo que se pretende es aproximar este régimen al modelo de convivencia existente antes de la ruptura matrimonial y garantizar al tiempo a sus padres la posibilidad de seguir ejerciendo los derechos y obligaciones inherentes a la potestad o responsabilidad parental y de participar en igualdad de condiciones en el desarrollo y crecimiento de sus hijos, lo que parece también lo más beneficioso para ellos”.

Por ello, acuerda el régimen de custodia compartida pero respecto a que los progenitores se alternen en la vivienda familiar, para que el niño no salga de la misma, es un sistema que impugna la parte recurrida y que no es compatible con la capacidad económica de los progenitores, que se verían obligados a mantener tres viviendas (la de cada uno y la común), unido a la conflictividad que añadiría el buen mantenimiento de la vivienda común ( artº 96 del C.Civil ).

A la vista de ello, respecto a la residencia del menor, concluye que “habrá de ser en el domicilio de cada uno de los progenitores, en el período respectivamente atribuido. En cuanto al destino de la vivienda familiar será el que las partes le den, de acuerdo con la naturaleza del bien”.

Por lo tanto, establece que la vivienda familiar sea vendida, arrendada…que le den un destino acorde con su naturaleza, al no poder mantenerla por no tener la capacidad económica suficiente.

Custodia compartida
Vivienda familiar
Guarda y custodia
Padre no custodio
Interés del menor
Modificación medidas definitivas separación y divorcio
Relaciones paterno-filiales
Hijo común
Régimen de custodia
Medidas definitivas separación y divorcio
Voluntad de las partes
Cambio custodia
Interés superior del menor
Protección jurídica del menor
Responsabilidad parental
Disolución del matrimonio
Capacidad económica del progenitor
Mantenimiento de la vivienda
Residencia
Capacidad económica
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • La regulacíon de la guarda y custodia de hijos

    Orden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    El régimen de guarda y custodia, entendida ésta como la función de los progenitores de vivir, cuidar y asistir a los hijos en los supuestos de crisis del matrimonio (nulidad, separación y divorcio) se encuentra regulado en el Art. 92 ,Código Civ...

  • Protección del honor, intimidad y propia imagen de los menores

    Orden: Civil Fecha última revisión: 02/06/2016

    En lo que respecta a la protección del honor, intimidad y propia imagen de los menores, el Art. 4 ,Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero establece una serie de singularidades en la materia, caracterizadas, principalmente, por la intervención impera...

  • Uso de la vivienda familiar

    Orden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    Por vivienda familiar hay que entender aquella en la que los cónyuges cumplen su deber de vivir juntos. El uso de la misma, en los llamados casos de crisis del matrimonio, parte de la regulación que del asunto realiza el Art. 96 ,Código Civil. ...

  • Los procesos de menores en la Ley de Enjuiciamiento Civil

    Orden: Civil Fecha última revisión: 21/07/2017

    Dentro de los procedimientos especiales concretados en el Libro IV del CC, se establecen los correspondientes a los menores, concretamente, en los arts. 769 a 778, los correspodientes a la guarda y custodia y alimentos,ingreso de menores con problema...

  • Medidas definitivas en el proceso de nulidad, separación o divorcio

    Orden: Civil Fecha última revisión: 20/07/2017

    El artículo 774 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en sus apartados 3 y 4 nos expone que  el tribunal resolverá en la sentencia sobre las medidas solicitadas de común acuerdo por los cónyuges, tanto si ya hubieran sido adoptadas, en concepto de ...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados