Caso práctico: Delimitación entre licencias de obra y licencias de actividad.

TIEMPO DE LECTURA:

  • Orden: Administrativo
  • Fecha última revisión: 07/10/2021
  • Origen: Iberley

PLANTEAMIENTO

Las licencias de obras y las de actividad o funcionamiento ¿son diferentes en su naturaleza y finalidad? ¿Se puede aprovechar el trámite de la licencia de instalación o de apertura para tratar de solucionar los problemas de ilegalidad o de falta de legalización de las obras?

RESPUESTA

Puede afirmarse que  mientras que la licencia de obras tiende a comprobar la adecuación del correspondiente proyecto al planeamiento urbanístico, la licencia de actividad tiene como fin acreditar si los locales o instalaciones reúnen las condiciones de tranquilidad, seguridad y salubridad exigibles.

Siendo figuras que responden a distinta finalidad, no se puede aprovechar el trámite de la licencia de instalación o de apertura para tratar de solucionar los problemas de ilegalidad o de falta de legalización de las obras, que tiene su propio camino y tratamiento.

La licencia de apertura debe ser previa o cuando menos simultánea a la de obras, aunque ello no significa que la alteración de la precedencia en el orden de otorgamiento de esas licencias implique sin mas la nulidad de la licencia de obras concedida antes de haberse obtenido la de apertura, pues cada una de ellas se ha de examinar conforme a los criterios propios, que por lo que se refiere a la licencia de obras son los de la normativa urbanística que resulte aplicable.

Si bien es cierto, que la licencia de obras es la que tiene por objeto asegurar que el proyecto presentado se acomoda al planeamiento urbanístico, ello no impide que con ocasión de la licencia de actividad se constate si las obras ejecutadas se ajustan al proyecto que sirvió de base para autorizar las obras.

En este sentido, la TS, Sala de lo Contencioso, de 25/01/2008, Rec. 761/2004 sostiene lo siguiente:

«[…] Ciertamente esta Sala ha señalado, en diversas sentencias que cita la recurrente, que las licencias de obras y las de actividad o funcionamiento tienen sustantividad propia y diferenciada aunque estén interrelacionadas.

Así la sentencia de 25 de mayo de 1994 (apelación 8667/90 ) declara, mencionando otros pronunciamientos anteriores, que "... la licencia de obras y de apertura son diferentes en su naturaleza y finalidad, pues mientras la licencia de obras tiende a comprobar la adecuación del correspondiente proyecto al planeamiento urbanístico, la de apertura tiene como fin acreditar si los locales o instalaciones reúnen las condiciones de tranquilidad, seguridad y salubridad normativamente exigibles y las que, en su caso, estuvieren dispuestas en los planes de urbanismo debidamente aprobados (sentencias de 2 de abril, 15 de julio y 16 de diciembre de 1992 )...».

Y en esta misma línea de remarcar que se trata de figuras que responden a distinta finalidad, la sentencia de 17 de abril de 1990 declara que «... no se puede aprovechar el trámite de la licencia de instalación o de apertura para tratar de solucionar los problemas de ilegalidad o de falta de legalización de las obras, que tiene su propio camino y tratamiento».

Ahora bien, antes de pronunciarnos sobre el reproche que la recurrente dirige a la sentencia aquí recurrida por haber infringido la doctrina que recogen esas sentencias, procede que hagamos algunas consideraciones.

Por lo pronto debe notarse que esos y otros pronunciamientos de esta Sala que seguidamente citaremos parten siempre de la premisa de que, a fin de evitar los gastos de ejecución de una obra que luego no pudiese ser destinada al fin previsto por no ser autorizable la actividad para la que había sido proyectada, el artículo 22.3 del Reglamento de Servicios de las Corporaciones Locales aprobado por Decreto de 17 de junio de 1955 determina que cuando se pretende la edificación de un inmueble destinado específicamente a establecimiento de características determinadas no debe concederse el permiso de obras sin el otorgamiento de la licencia de apertura.

De ello se deriva que la licencia de apertura debe ser previa o cuando menos simultánea a la de obras, si bien, como precisa la sentencia de 22 de enero de 2003 (casación 5436/1999 ) «...ello no significa que la alteración de la precedencia en el orden de otorgamiento de esas licencias que resulta del precepto citado implique sin mas la nulidad de la licencia de obras concedida antes de haberse obtenido la de apertura, pues cada una de ellas se ha de examinar conforme a los criterios propios, que por lo que se refiere a la licencia de obras son los de la normativa urbanística que resulte aplicable».

Hecha esta precisión, la doctrina contenida en las sentencias que invoca el recurrente debe entenderse completada, y en alguna medida matizada, por otros pronunciamientos posteriores en los que, sin negar la diferente naturaleza de la licencia de apertura y la de obras, se pone también de manifiesto la inevitable interrelación que existe entre ellas.

En este sentido la sentencia 7 de abril de 2003 (casación 117/2000 ) viene a señalar que, aunque con carácter general es acertada la tesis de que no cabe aplicar a la licencia de apertura los criterios urbanísticos que sólo juegan en la de obras, «...cuando por las razones que sean la licencia de obras se ha concedido antes que la de actividad y aquélla resulte nula, esta circunstancia, como ha declarado la sentencia de esta Sala de 18 de marzo de 2002 , no puede desconocerse al concederse la licencia de apertura, pues no cabe autorizar la actividad sobre un local que ha sido edificado ilegalmente».

Licencia de obras
Licencia de instalación
Legalización
Planeamiento urbanístico
Corporaciones locales
Otorgamiento de la licencia

No se han encontrado resultados...

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 06/04/2020

    El Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) es un tributo indirecto cuyo hecho imponible está constituido por la realización, dentro del término municipal, de cualquier construcción, instalación u obra para la que se exija ...

  • Delito de prevaricación urbanística

    Orden: Penal Fecha última revisión: 05/12/2019

    Este Título XVI del Código Penal se puede dividir en cuatro partes, atendiendo a la naturaleza de los diferentes delitos en él recogidos. En primer lugar, los delitos sobre la ordenación del territorio hacen referencia a aquellas acciones que pu...

  • Programación, estudios y proyectos de carreteras

    Orden: Administrativo Fecha última revisión: 09/10/2017

     Los Art. 9 a Art. 17 , preceptos integrantes de la Sección 2ª ("Programación, estudios y proyectos de carreteras") del Capítulo II de la Ley 37/2015 de 29 de Sep (Carreteras) , se ocupan de varios puntos de interés tales como los principios ...

  • Planeamiento urbanístico

    Orden: Administrativo Fecha última revisión: 02/03/2017

    Según el Diccionario del español jurídico de la RAE y el CGPJ, el planeamiento urbanístico (por lo general tratado en su doble vertiente de planeamiento general y de desarrollo) es aquel "conjunto de instrumentos normativos que rigen la ordenaci...

  • Travesías y tramos urbanos

    Orden: Administrativo Fecha última revisión: 09/10/2017

    Sobre las travesías y tramos urbanos de las carreteras del Estado ( y sobre el régimen jurídico de las autorizaciones referidas a los mismos) se pronuncian los Art. 46 a Art. 49 de la Ley de Carreteras.Las travesías son la parte de carretera en...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados