Caso práctico: IVA aplicable en reforma de despacho ubicado en domicilio

TIEMPO DE LECTURA:

  • Orden: Fiscal
  • Fecha última revisión: 08/02/2021
  • Origen: Iberley

En este caso práctico analizamos la posible deducibilidad de las cuotas soportadas del Impuesto derivadas de ejecuciones de obra en la vivienda habitual de un profesional que desarrolla en ella su actividad profesional. Igualmente, analizamos el tipo impositivo aplicable.

PLANTEAMIENTO

Un profesional desarrolla su actividad por cuenta propia en su domicilio y quiere hacer una ampliación del despacho para adecuarlo a la recepción de visitas y tener una imagen más profesional.

¿Existe posibilidad de deducirse las cuotas soportadas del Impuesto? ¿La constructora que le haga estas obras le tiene que aplicar el 10 o el 21 por ciento de IVA?

RESPUESTA

1. El consultante podrá deducirse las cuotas soportadas del Impuesto cuando las obras que se realicen tengan la condición de bien de inversión conforme a la definición de bien de inversión dada en el artículo 108 y lo establecido en los preceptos ahora citados, es decir, siempre que cumplan los siguientes requisitos:

  • La ejecución de obra debe de estar sujeta y no exenta al impuesto.
  • La obra, el resultado de esta, debe de afectarse directa y exclusivamente a su actividad empresarial, no considerándose afectos:
    • Los bienes y derechos que se utilicen simultáneamente en la actividad profesional y en la vida privada del consultante.
    • Los bienes y derechos que no se registren en la contabilidad del profesional.
    • Los bienes y derechos que no se encuentren recogidos en el patrimonio empresarial o profesional del profesional.
  • Los bienes de inversión podrán deducirse cuando vayan a utilizarse en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional en la parte destinada a esta. Debiendo acreditarse el grado de utilización por parte del sujeto pasivo.

2. En caso de no cumplir estos requisitos, será de aplicación el tipo general del impuesto, del 21 por ciento.

  • Reconocimiento de la ejecución de obra como bien de inversión

Establece el artículo 93 de la LIVA que:

“Cuatro. No podrán ser objeto de deducción, en ninguna medida ni cuantía, las cuotas soportadas o satisfechas por las adquisiciones o importaciones de bienes o servicios efectuadas sin la intención de utilizarlos en la realización de actividades empresariales o profesionales, aunque ulteriormente dichos bienes o servicios se afecten total o parcialmente a las citadas actividades."

Por su parte, el artículo 94 de la LIVA dispone lo siguiente:

"Uno. Los sujetos pasivos a que se refiere el apartado uno del artículo anterior podrán deducir las cuotas del Impuesto sobre el Valor Añadido comprendidas en el artículo 92 en la medida en que los bienes o servicios, cuya adquisición o importación determinen el derecho a la deducción, se utilicen por el sujeto pasivo en la realización de las siguientes operaciones:

1º. Las efectuadas en el ámbito espacial de aplicación del impuesto que se indican a continuación:

a) Las entregas de bienes y prestaciones de servicios sujetas y no exentas del Impuesto sobre el Valor Añadido.

b) Las prestaciones de servicios cuyo valor esté incluido en la base imponible de las importaciones de bienes, de acuerdo con lo establecido en el artículo 83 de esta Ley.

c) Las operaciones exentas en virtud de lo dispuesto en los artículos 21, 22, 23, 24 y 25 de esta ley, así como las demás exportaciones definitivas de bienes fuera de la Comunidad que no se destinen a la realización de las operaciones a que se refiere el número 2º de este apartado.

Los servicios prestados por agencias de viaje que estén exentos del impuesto en virtud de lo establecido en el artículo 143 de esta Ley."

En este sentido, el artículo 95 de la LIVA determina que:

"Uno. Los empresarios o profesionales no podrán deducir las cuotas soportadas o satisfechas por las adquisiciones o importaciones de bienes o servicios que no se afecten, directa y exclusivamente, a su actividad empresarial o profesional.

Dos. No se entenderán afectos directa y exclusivamente a la actividad empresarial o profesional, entre otros:

1.º Los bienes que se destinen habitualmente a dicha actividad y a otras de naturaleza no empresarial ni profesional por períodos de tiempo alternativos.

2.º Los bienes o servicios que se utilicen simultáneamente para actividades empresariales o profesionales y para necesidades privadas.

3.º Los bienes o derechos que no figuren en la contabilidad o registros oficiales de la actividad empresarial o profesional del sujeto pasivo.

4.º Los bienes y derechos adquiridos por el sujeto pasivo que no se integren en su patrimonio empresarial o profesional.

5.º Los bienes destinados a ser utilizados en la satisfacción de necesidades personales o particulares de los empresarios o profesionales, de sus familiares o del personal dependiente de los mismos, con excepción de los destinados al alojamiento gratuito en los locales o instalaciones de la empresa del personal encargado de la vigilancia y seguridad de los mismos, y a los servicios económicos y socio-culturales del personal al servicio de la actividad.

Tres. No obstante lo dispuesto en los apartados anteriores, las cuotas soportadas por la adquisición, importación, arrendamiento o cesión de uso por otro título de los bienes de inversión que se empleen en todo o en parte en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional podrán deducirse de acuerdo con las siguientes reglas:

1ª. Cuando se trate de bienes de inversión distintos de los comprendidos en la regla siguiente, en la medida en que dichos bienes vayan a utilizarse previsiblemente, de acuerdo con criterios fundados, en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional.

2ª. Cuando se trate de vehículos automóviles de turismo y sus remolques, ciclomotores y motocicletas, se presumirán afectados al desarrollo de la actividad empresarial o profesional en la proporción del 50 por ciento.

(…)

4ª. El grado de utilización en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional deberá acreditarse por el sujeto pasivo por cualquier medio de prueba admitido en derecho. No será medio de prueba suficiente la declaración-liquidación presentada por el sujeto pasivo ni la contabilización o inclusión de los correspondientes bienes de inversión en los registros oficiales de la actividad empresarial o profesional.

5ª. A efectos de lo dispuesto en este apartado, no se entenderán afectos en ninguna proporción a una actividad empresarial o profesional los bienes que se encuentren en los supuestos previstos en los números 3º y 4º del apartado dos de este artículo."

Por su parte, el artículo 108 de la LIVA establece que:

“Uno. A los efectos de este Impuesto, se considerarán de inversión los bienes corporales, muebles, semovientes o inmuebles que, por su naturaleza y función, estén normalmente destinados a ser utilizados por un período de tiempo superior a un año como instrumentos de trabajo o medios de explotación.

Dos. No tendrán la consideración de bienes de inversión:

1º. Los accesorios y piezas de recambio adquiridos para la reparación de los bienes de inversión utilizados por el sujeto pasivo.

2º. Las ejecuciones de obra para la reparación de otros bienes de inversión.

3º. Los envases y embalajes, aunque sean susceptibles de reutilización.

4º. Las ropas utilizadas para el trabajo por los sujetos pasivos o el personal dependiente.

5º. Cualquier otro bien cuyo valor de adquisición sea inferior a quinientas mil pesetas (3.005,06 euros).”

En resumen, el consultante podrá deducirse las cuotas soportadas del Impuesto cuando las obras que se realicen tengan la condición de bien de inversión conforme a la definición de bien de inversión dada en el artículo 108 y lo establecido en los preceptos ahora citados, es decir, siempre que cumplan los siguientes requisitos:

  • La ejecución de obra debe de estar sujeta y no exenta al impuesto.
  • La obra, el resultado de esta, debe de afectarse directa y exclusivamente a su actividad empresarial, no considerándose afectos:
    • Los bienes y derechos que se utilicen simultáneamente en la actividad profesional y en la vida privada del consultante.
    • Los bienes y derechos que no se registren en la contabilidad del profesional.
    • Los bienes y derechos que no se encuentren recogidos en el patrimonio empresarial o profesional del profesional.
  • Los bienes de inversión podrán deducirse cuando vayan a utilizarse en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional en la parte destinada a esta. Debiendo acreditarse el grado de utilización por parte del sujeto pasivo.

En este sentido, se manifiesta la Dirección General de Tributos en Consulta Vinculante (V1916-19), de 22 de julio de 2019, al disponer que:

"En consecuencia, resultaría procedente deducir el Impuesto sobre el Valor Añadido soportado cuando las obras realizadas tengan la condición de bien de inversión en naturaleza de mejora y en el porcentaje que represente su grado de afectación al desarrollo de la actividad empresarial, y sin perjuicio de la regularización de bienes de inversión regulada en los artículos 107 y siguientes de la Ley 37/1992.

No podrán deducirse, sin embargo, las cuotas soportadas en las obras de reforma y acondicionamiento del inmueble que no tengan la condición de bienes de inversión y que se utilicen simultáneamente para actividades profesionales y para necesidades privadas (vivienda)."

  • Tipo impositivo aplicable de no ser reconocidos como bienes de inversión

Ahora debemos determinar que tipo impositivo es el aplicable para las obras objeto de consulta.

Debemos recordar que, en el caso que nos ocupa, el profesional receptos de los servicios de ejecución de obra actúa como profesional, a efectos del IVA, conforme a lo establecido en los artículos 4 y 5 de la LIVA.

Por su parte, el artículo 90 de la LIVA establece que será de aplicación el tipo general del impuesto, del 21 por ciento, siempre que no sea de aplicación el tipo reducido aplicable a determinadas operaciones del artículo 91 de la LIVA.

Dispone el artículo 91 de la LIVA que:

"Uno. Se aplicará el tipo del 10 por ciento a las operaciones siguientes:

(...)

2. Las prestaciones de servicios siguientes:

(...)

10.º Las ejecuciones de obra de renovación y reparación realizadas en edificios o partes de los mismos destinados a viviendas, cuando se cumplan los siguientes requisitos:

a) Que el destinatario sea persona física, no actúe como empresario o profesional y utilice la vivienda a que se refieren las obras para su uso particular.

No obstante lo dispuesto en el párrafo anterior, también se comprenderán en este número las citadas ejecuciones de obra cuando su destinatario sea una comunidad de propietarios.

b) Que la construcción o rehabilitación de la vivienda a que se refieren las obras haya concluido al menos dos años antes del inicio de estas últimas.

c) Que la persona que realice las obras no aporte materiales para su ejecución o, en el caso de que los aporte, su coste no exceda del 40 por ciento de la base imponible de la operación."

Vemos como el artículo 91 de la LIVA excluye de manera explícita el caso que aquí de abordamos al tratarse, el consultante, de un profesional que actúa como tal a efectos de esta operación. Por tanto, el tipo aplicable será el del 21 por ciento.

Bienes de inversión
Actividades empresariales
Ejecuciones de obras
Importaciones de bienes
Actividades profesionales
Impuesto sobre el Valor Añadido
Patrimonio empresarial
Prestación de servicios
Tipos impositivos
Actividades empresariales y profesionales
Vivienda habitual
Tipo general
Motocicletas
Medios de prueba
Cuota del I.V.A
Entrega de bienes
Derecho adquirido
Vigilancia y seguridad
Modelo 564. Impuesto sobre Hidrocarburos
Automóviles de turismo
Declaraciones-autoliquidaciones
Valor de adquisición
I.V.A soportado
Tipo reducido
Empresario individual
Comunidad de propietarios
Persona física
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Requisitos para considerar gastos como deducibles para los autónomos: Afectación a la actividad

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 12/05/2020

    La afectación a la actividad económica de un gasto es uno de los requisitos necesarios para que este tenga la condición de deducible tanto a efectos del IVA como del IRPF.La Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido regula en su título VIII todo l...

  • Deducciones (IVA). Cuotas deducibles

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 20/05/2021

    Los sujetos pasivos del IVA pueden restar de las cuotas devengadas por las operaciones que realizan las cuotas que han soportado en sus adquisiciones de bienes y servicios, siempre que se cumplan determinados requisitos. Este derecho de deducción de...

  • Regularización de las deducciones por los bienes de inversión (IVA)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 05/02/2021

    Previsto en el artículo 107 y ss. de la LIVA.Regularización de deducciones por bienes de inversión(Artículo 107 de la LIVA)Las cuotas deducibles por la adquisición o importación de bienes de inversión deberán regularizarse durante los 4 años...

  • Otros gastos de los autónomos cuya deduciblidad es controvertida

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 04/06/2020

    Podrán consultar información acerca de los siguientes gastos:Ropa de trabajo.Teléfono móvil.Viajes y desplazamientos.Vehículos.II. Otros gastos cuya deduciblidad es controvertidaa) Ropa de trabajo Hemos de partir de la premisa básica en materi...

  • Particularidades

    Orden: Contable Fecha última revisión: 12/01/2017

    Particularidades en el registro del IVA: Regla de la prorrata, Autoconsumo, Operaciones con contraprestación no dineraria, Operaciones a precio único, Arrendamiento financiero  1- Regla de la Prorrata.Aplicaremos la regla de la prorrata cuando el...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados