Resolución No Vinculante de Dirección General de Tributos, 2373-97 de 17 de Noviembre de 1997

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: SG de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas
  • Fecha: 17 de Noviembre de 1997
  • Núm. Resolución: 2373-97

Normativa

Ley 43/1995 Art. 133

Cuestión

1º.- Si la entidad consultante está obligada en todo caso a presentar declaración por el Impuesto sobre Sociedades del período impositivo iniciado dentro de 1996.
2º.- Si las cantidades obtenidas por la impartición de cursos de formación a los colegiados están exentas del Impuesto.
3º.- Si el importe de la indemnización puede acogerse a la exención prevista en la letra c) del apartado 1 del artículo 134.

Descripción

La entidad consultante es un colegio profesional que realiza actividades de formación y reciclaje de los colegiados a los que cobra un precio por asistencia.
Por otra parte, la sede social del colegio está ubicada en un inmueble arrendado, por lo que puede percibir una indemnización del propietario por abandonar el local, invirtiendo las cantidades recibidas en la adquisición de mobiliario para la nueva sede social.

Contestación

El artículo 133.c) de la Ley 43/1995, de 27 de diciembre, del Impuesto sobre Sociedades, establece que el régimen de las entidades parcialmente exentas, previsto en el capítulo XV del título VIII de la misma, será aplicable a los colegios profesionales.
Por su parte, el artículo 142.3 de la citada Ley 43/1995, dispone que los sujetos pasivos a que se refiere el capítulo XV del Título VIII de esta Ley estarán obligados a declarar respecto de las rentas no exentas, excepto que dichas rentas estuvieran sujetas a obligación de retener y fueren las únicas que obtengan.
En consecuencia, en relación con la primera de las cuestiones planteadas, pueden plantearse las siguientes situaciones:
- que sólo obtenga rentas exentas, en cuyo caso no estará obligada a presentar declaración.
- que junto con rentas exentas o sin ellas, obtenga rentas no exentas sujetas a retención y fueran las únicas rentas no exentas que obtuviera, en cuyo caso tampoco estará obligada a presentar declaración.
- que obtenga, junto con las anteriores rentas o sin ellas, otras rentas que, de acuerdo con lo previsto en el artículo 134 de la Ley, no están exentas, en cuyo caso estará obligada a presentar declaración.
Por lo que se refiere a la segunda de las cuestiones planteadas, hay que tener en cuenta que el apartado 1 del artículo 134 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades contiene una enumeración de las rentas que se consideran exentas, entre las que figuran aquellas que procedan de la realización de actividades que constituyan su objeto social o finalidad específica. No obstante, el apartado 2 y 3 del mismo artículo 134 dispone lo siguiente:
"2. La exención a que se refiere el apartado anterior no alcanzará a los rendimientos derivados del ejercicio de explotaciones económicas, ni a los derivados del patrimonio, ni tampoco a los incrementos de patrimonio distintos de los señalados en el apartado anterior.
3. Se considerarán rendimientos de una explotación económica todos aquellos que procediendo del trabajo personal y del capital conjuntamente, o de uno sólo de estos factores, supongan por parte del sujeto pasivo la ordenación por cuenta propia de los medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes y servicios..."

Las actividades de formación y reciclaje organizadas por la entidad consultante, aun cuando vayan dirigidas exclusivamente a los colegiados, y por cuya asistencia percibe de los mismos una cantidad determinada en concepto de contraprestación, determinan rentas derivadas de una explotación económica y, en consecuencia, están sujetas y no exentas del Impuesto sobre Sociedades.
Finalmente, en relación con la última de las cuestiones planteadas, hay que tener en cuenta que, en las condiciones que determina, el artículo 134 declara exentas las rentas que se pongan de manifiesto en la transmisión onerosa de bienes afectos a la realización del objeto social o finalidad específica cuando el total producto obtenido se destine a nuevas inversiones relacionadas con dicho objeto social o finalidad específica.
La indemnización a la que se refiere la entidad consultante no deriva de la transmisión de un bien afecto a sus finalidades específicas, sino de un derecho procedente de su condición de arrendataria de un local de negocio que en este caso no se transmite, sino que se renuncia al mismo en favor del propietario, por lo que, en consecuencia, no podrá acogerse a la exención prevista en el artículo 134, debiendo integrarse en la base imponible en las condiciones que determina el artículo 135 de la Ley del Impuesto.
Lo que se comunica a Vd. con el alcance y efectos previstos en el apartado 2 del artículo 107 de la Ley General Tributaria.

Colegiado
Colegios profesionales
Impuesto sobre sociedades
Declaración Impuesto de Sociedades
Período impositivo
Cuantía de la indemnización
Dueño
Explotación económica
Objeto social
Obligación de retener
Contraprestación
Inversiones
Local comercial
Arrendatario
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados