Resolución de Tribunal Económico Administrativo Regional, 8/08637/2016/00/00 de 12 de Septiembre de 2019

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: TEAR de Madrid
  • Fecha: 12 de Septiembre de 2019
  • Núm. Resolución: 8/08637/2016/00/00

Resumen

IAE. Se plantea si la reclamante, por su actividad reaseguradota, debe tributar en los epígrafes 821 (Entidades aseguradoras de vida y capitalización) y 822 (Entidades aseguradoras de enfermedad y riesgos diversos), como sostiene la inspección de los tributos del Ayuntamiento de Madrid o bien, únicamente en éste último epígrafe, como sostiene la reclamante, dado que no ejerce la actividad de seguros de vida, sino de el riesgo asegurado en virtud del contrato de reaseguro.

Descripción

Tribunal Económico-Administrativo Regional de Madrid

SALA TERCERA

FECHA: 12 de septiembre de 2019

 

PROCEDIMIENTO: 28-08637-2016

CONCEPTO: IAE

NATURALEZA: PRIMERA INSTANCIA GENERAL

RECLAMANTE: X, SA - NIF ...

REPRESENTANTE: ... - NIF ---

DOMICILIO: ... - España

 

En Madrid , se ha constituido el Tribunal como arriba se indica, para resolver en primera instancia la reclamación de referencia, tramitada por procedimiento general.

 

Se ha visto la presente reclamación contra el acuerdo de 22 de enero de 2016 del Ayuntamiento de Madrid, por el que se desestima el recurso de reposición interpuesto contra  las actas de Disconformidad números ...7 y  ...8 incoadas por el  impuesto sobre actividades económicas, por la que se aprueba  la inclusión censal en el IAE de la sociedad reclamante en el epígrafe 821 (Entidades aseguradoras de vida y capitalización).

 

 

ANTECEDENTES DE HECHO

 

PRIMERO.-

 El día 26/04/2016  tuvo entrada en este Tribunal la presente reclamación, interpuesta en  10/03/2016 .

Con fecha 10 de octubre de 2014, la inspección de los tributos del Ayuntamiento de Madrid extendió las acta de Disconformidad números ...7 y ...8  (Periodo impositivo 01/01/2011 al 31/12/2014)  y por la que se aprueba  la inclusión censal en el IAE de la sociedad reclamante en el epígrafe 821 (Entidades aseguradoras de vida y capitalización), además del epígrafe 822 (Entidades aseguradoras de enfermedad y riesgos diversos) por el que venía tributando.

 

SEGUNDO.-

 Mediante acuerdo de 12 de enero de 2015 de la Inspectora Jefa del Departamento Jurídico-Administrativo del Ayuntamiento de Madrid se aprueba la propuesta contenida en el acta de referencia.

 

Contra dicho acto se recurrió en reposición, siendo desestimado mediante el acuerdo objeto de la presente reclamación.

 

TERCERO.-

  Contra dicho acuerdo se interpone la presente reclamación económico-administrativa. Mediante escrito de 14 de Junio de 2016, la reclamante alega, en síntesis,que el único epígrafe a utilizar por su actividad reaseguradora deberá ser, exclusivamente, el epígrafe 822 (Entidades aseguradoras de enfermedad y riesgos diversos)

 

El Real Decreto Legislativo 6/2004, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados, determina, en su artículo 57, las entidades que pueden aceptar operaciones de reaseguro, señalando entre ellas aquellas que hubieran obtenido la pertinente autorización administrativa, tal y como sucede en el caso que nos ocupa aclarándose, en el apartado Dos del referido artículo, la necesaria separación que debe haber entre las entidades reaseguradoras y los tomadores de seguros y asegurados, poniendo de relieve nuevamente la diferencia entre actividades aseguradoras y reaseguradoras.

 

El contrato de reaseguro parte de la existencia previa de un contrato de seguro por el que el asegurado descarga sobre el aseguradas eventuales consecuencias económicas perjudiciales que pudieran derivarse del riesgo que pesa sobre él, a cambio del pago de una prima. Desde este momento, el patrimonio del asegurador puede verse gravado, en caso de realización del riesgo asegurado, con el importe de la indemnización (seguro de daños), o con el importe de la suma asegurada (seguro de personas). Existe, pues, una posibilidad de que nazca una deuda en el patrimonio del asegurador, y este débito, o la suma de muchos de ellos, puede que suponga un desequilibrio técnico-financiero en la empresa aseguradora. Éste es el riesgo que el asegurador descarga, en todo o en parte, sobre el reasegurador mediante el contrato de reaseguro. El concepto de reaseguro viene dado por la finalidad que busca el reasegurado cuando concierta este contrato: buscar protección contra el riesgo que representa para él el eventual pago de una indemnización o de una suma asegurada.

 

El reaseguro es un contrato en el que el reasegurador, acepta, a cambio de una prima establecida, indemnizar total o parcialmente al reasegurado por la responsabilidad que éste último adquiera como consecuencia de la suscripción de una póliza de seguros, o de un conjunto de ellas.

 

El contrato de reaseguro se definió "como un contrato por medio del cual, y pagando una prima establecida, el asegurador se descarga sobre otro de los riesgos de los cuales se hizo responsable, aunque no deje de serlo frente a su asegurado primitivo. El primer contrato (seguro directo) subsiste tal y como fue concertado sin alteración ni novación. El reaseguro es absolutamente extraño al contrato primitivo, con el cual el reasegurador no contrae ninguna especie de obligación. Los riesgos cedidos por el asegurador constituyen entre él y su reasegurador un contrato totalmente nuevo y distinto del primero (seguro directo) que sigue subsistiendo con toda su fuerza". Hoy debe efectuarse alguna matización en relación con la traslación del riesgo del reasegurado a su reasegurador.

 

El reasegurador no asume el mismo riesgo que pesa sobre el reasegurado (responsabilidad por los riesgos asegurados), sino que lo que se desplaza son las consecuencias económicamente desfavorables que puede ocasionarle ese riesgo al reasegurado.

 

Además no existe cesión del riesgo asegurado en el primer contrato, debido a que ese riesgo y el riesgo reasegurado son distintos; el primero consiste en la posibilidad de que se produzca el siniestro previsto en la póliza del seguro (accidente, incendio, robo, muerte, etc.) mientras que el riesgo asegurado en virtud del contrato de reaseguro siempre consiste en la posibilidad del nacimiento de una deuda como consecuencia de la responsabilidad adquirida por un asegurador en una póliza de seguro.

 

Afirmado el carácter asegurativo de las operaciones de reaseguro, se debe incluir al reaseguro dentro de la categoría de seguros contra daños, partiendo de la propia sistemática de la Ley de Contrato de Seguro que regula el contrato de reaseguro en la Sección 101 de su Título II, dedicado a los seguros contra daños, tal y como se ha señalado anteriormente.

 

Los seguros contra daños son aquéllos cuyo fin principal es reparar la pérdida sufrida, a causa de un siniestro, en el patrimonio del tomador del seguro. Este tipo de seguros se caracterizan por la existencia de un interés asegurable sometido al principio indemnizatorio. El importe de la indemnización se determina después del siniestro en función del daño patrimonial sufrido por el asegurado, dentro de los límites marcados por la suma asegurada y por la proporción en que se encuentre el valor del interés asegurado con la suma asegurada.

 

El daño que se resarce a través del reaseguro es la deuda surgida en el patrimonio del asegurador, como consecuencia de la responsabilidad que ha adquirido debido a la realización del riesgo asegurado por la póliza de seguro original.

 

En base a lo expuesto, la reclamante solicita la anulación de su alta en el epígrafe epígrafe 821 (Entidades aseguradoras de vida y capitalización).

 

Por último, la reclamante solicita, con carácter subsidiario, y para el supuesto de que se entendiese inevitable el alta en ambos epígrafes, que se aplique el criterio establecido en la sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, de 22 de julio de 2002, en la que un supuesto similar, autorizada a operar con carácter general sin distinción entre los ramos de vida y no vida, por ser dicha diferenciación exigida por la normativa vigente con posterioridad, tal y como sucede en nuestro caso, dicho Tribunal concluye considerando exigible la tributación en un solo epígrafe, en ese caso, el 823, referido a "Otras entidades Aseguradoras".

 

 

FUNDAMENTOS DE DERECHO

 

PRIMERO.-

 Este Tribunal es competente para resolver de conformidad con lo dispuesto en la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria (LGT), así como en el Reglamento general de desarrollo de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria, en materia de revisión en vía administrativa (RGRVA), aprobado por Real Decreto 520/2005, de 13 de mayo. No concurre ninguna de las causas de inadmisibilidad previstas en el artículo 239.4 de la LGT.

 

SEGUNDO.-

 Este Tribunal debe pronunciarse respecto a lo siguiente:

La cuestión que se plantea en el presente supuesto, es si la hoy reclamante, por su actividad de reaseguradora, debe tributar en los epígrafes 821 (Entidades aseguradoras de vida y capitalización) y  822 (Entidades aseguradoras de enfermedad y riesgos diversos), como sostiene la inspección de los tributos del Ayuntamiento de Madrid o bien, únicamente en éste último epígrafe, como sostiene la reclamante, dado que no ejerce la actividad de seguros de vida, sino de el riesgo asegurado en virtud del contrato de reaseguro consiste en la posibilidad del nacimiento de una deuda como consecuencia de la responsabilidad adquirida por un asegurador en una póliza de seguro de vida o no de vida. El artículo 77 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro define el contrato de reaseguro en los siguientes términos:

 

"Por el contrato de reaseguro el reasegurador se obliga a reparar, dentro de los límites establecidos en la Ley y en el contrato la deuda que nace en el patrimonio del reasegurado a consecuencia de la obligación por éste asumida como asegurador en un contrato de seguro.

El pacto de reaseguro interno, efectuado entre el asegurador directo y otros aseguradores, no afectará al asegurado, que podrá, en todo caso, exigir la totalidad de la indemnización a dicho asegurador, sin perjuicio del derecho de repetición que a éste corresponda frente a los reaseguradores, en virtud del pacto interno."

 

Asimismo, el artículo 78 de la citada Ley dispone: "El asegurado no podrá exigir directamente del reasegurador indemnización ni prestación alguna. En caso de liquidación voluntaria o forzosa de su asegurador gozarán de privilegio especial sobre el saldo acreedor que arroje la cuenta del asegurador con el reasegurador."

Por otro lado, en cuento al seguro de vida, el artículo 83 de la citada Ley 50/1980 establece: "Por el seguro de vida el asegurador se obliga, mediante el cobro de la prima estipulada y dentro de los límites establecidos en la Ley y en el contrato, a satisfacer al beneficiario un capital, una renta u otras prestaciones convenidas, en el caso de muerte o bien de supervivencia del asegurado, o de ambos eventos conjuntamente."

 

En base a la definición de contrato de reaseguro, establecida en el artículo 77 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro, en contraposición con la definición de contrato de seguro de vida establecido en su artículo 83, -ambas anteriormente reproducidas- debe concluirse que el contrato de reaseguro no es, en ningún caso, un contrato de seguro de vida, sino un seguro partrimonial o de daños, criterio que se corrobora a la vista de que su regulación queda sistematizada en el título II, del seguro de daños de la citada Ley de Contrato de Seguro, conformando su décima y última sección; mientras que es el título III "seguro de personas", en el que se regulan los seguros sobre la vida. Consecuentemente, debe anularse la inclusión censal de la hoy reclamante en el epígrafe 821 (Entidades aseguradoras de vida y capitalización), dado que la actividad de reaseguros, tanto de vida como de no vida, se encuadra en el epígrafe  822 (Entidades aseguradoras de enfermedad y riesgos diversos).

 

 

Por lo expuesto

Este Tribunal Económico-Administrativo acuerda ESTIMAR la presente reclamación, anulando el acto impugnado.

 

Contestación

Criterio:

El reaseguro no es un seguro de vida, sino patrimonial, por tanto no se incluye en el epígrafe del IAE correspondiente a los primeros, sino únicamente en el de riesgos diversos.

Reaseguro
Asegurador
Impuesto sobre Actividades Económicas
Riesgo asegurado
Inspección tributaria
Suma asegurada
Seguro contra daños
Seguro de vida
Contrato de seguro
Acta de disconformidad
Póliza de seguro
Operaciones de seguro reaseguro capitalización
Cuantía de la indemnización
Período impositivo
Seguro de personas
Actividad aseguradora
Autorizaciones administrativas
Pago de la indemnización
Pago de primas de seguro
Compañía aseguradora
Incendios
Robo
Daños y perjuicios
Accidente
Novación
Tomador del seguro
Interés asegurado
Daño patrimonial
Derecho de repetición
Saldo acreedor
Causa de inadmisión
Contrato de seguro de vida
Revisión en vía administrativa
Póliza de seguro de vida

Ley General Tributaria (Ley 58/2003 de 17 de Dic) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 302 Fecha de Publicación: 18/12/2003 Fecha de entrada en vigor: 01/07/2004 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Real Decreto 520/2005 de 13 de May (Reglamento de desarrollo de la Ley 58/2003, General Tributaria, en materia de revision en via administrativa) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 126 Fecha de Publicación: 27/05/2005 Fecha de entrada en vigor: 27/06/2005 Órgano Emisor: Ministerio De Economia Y Hacienda

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • El contrato de reaseguro

    Orden: Mercantil Fecha última revisión: 29/01/2016

    La Ley de Contrato de Seguro define el reaseguro en su Art. 77 ,LCS, de forma que «por el contrato de reaseguro el reasegurador se obliga a reparar, dentro de los límites establecidos en la Ley y en el contrato, la deuda que nace en el patrimonio d...

  • Naturaleza, forma y denominación de las entidades aseguradoras

    Orden: Mercantil Fecha última revisión: 02/03/2020

    Las entidades aseguradoras y reaseguradoras se constituirán mediante escritura pública, que deberá ser inscrita en el Registro Mercantil.  FORMAS JURÍDICAS DE LAS ENTIDADES ASEGURADORASNaturaleza, forma y denominación de las entidades asegurad...

  • Naturaleza jurídica del contrato de seguro

    Orden: Mercantil Fecha última revisión: 02/03/2020

    El contrato de seguro se define como aquél por el que el asegurador se obliga, mediante el cobro de una prima y para el caso de que se produzca el evento cuyo riesgo es objeto de cobertura, a indemnizar, dentro de los límites pactados, el daño pro...

  • Aspectos generales del contrato de seguro

    Orden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    El contrato de seguro es un contrato por el cual, una de las partes llamada asegurador, está obligado a pagar una cantidad a la otra parte, llamada asegurado, en caso de que se produzca algún hecho que genere daños sobre la cosa asegurada.  El...

  • Disolución y liquidación de entidades aseguradoras

    Orden: Mercantil Fecha última revisión: 02/03/2020

    Las causas y procedimiento de revocación, disolución y liquidación de una entidad aseguradora se encuentran desarrollados a lo largo de los Art. 169-189 ,Ley 20/2015, de 14 de julioLa revocación de la autorización administrativa de una entidad ...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados