Resolución de Tribunal Economico Administrativo Comunidad Foral de Navarra, 980499 de 02 de Marzo de 2001

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: Tribunal Economico Administrativo Comunidad Foral de Navarra
  • Fecha: 02 de Marzo de 2001
  • Núm. Resolución: 980499

Resumen

Solicita el recurrente la imputación total a su esposa de las cantidades depositadas en cuenta - vivienda en la que aparecían dos titulares: su esposa y un hermano de ésta. Se estima el recurso porque queda acreditado que, a pesar de la titularidad civil de la cuenta, los rendimientos y las imposiciones de la misma pertenecen exclusivamente a la esposa del recurrente la cual a su vez figuraba como segunda titular en la cuenta ? vivienda de su hermano sin haberse practicado deducción alguna por cantidades depositadas en ella.

Cuestión

Deducción de cantidades depositadas en cuenta ? vivienda en caso de cotitularidad.

Contestación

En examen de recurso interpuesto por Don (?) a propósito de tributación por Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas correspondiente al año 1996.

ANTECEDENTES DE HECHO

El ahora recurrente efectuó autoliquidación de su deuda tributaria por el Impuesto y año de referencia, dándose lugar a un saldo a su favor de 457.883 pesetas. Por la Sección gestora del Impuesto se procedió a revisar dicha autoliquidación mediante la práctica de la correspondiente liquidación provisional, de carácter modificativo de aquélla; y, tras alguna vicisitud impugnatoria que dio lugar a su rechazo por parte de la Sección gestora del Impuesto, viene el interesado a interponer ante este Organo el presente recurso aduciendo que han de imputarse a su esposa en su integridad las imposiciones en cuenta-vivienda que formalmente aparece como de titularidad compartida con un hermano de ella, habiendo de verse que ese hermano, que figura como segundo titular en esa cuenta, posee, a su vez, otra cuenta-vivienda, en la que, al revés, aparece como segundo titular la esposa del recurrente; que todo ello se hizo así a los meros efectos de precaverse frente a las consecuencias de eventual fallecimiento de uno u otro de los hermanos. Pero que las imposiciones en la cuenta-vivienda de que se trata se hicieron exclusivamente por la esposa del recurrente (quiere decirse que con rentas propias de ella) y que su hermano no se benefició en absoluto con correspondientes deducciones, sino que las tales deducciones por él efectuadas fueron las correspondientes exclusivamente a las íntegras imposiciones por él hechas en la otra cuenta-vivienda de la que él era real titular y en la que formalmente aparecía él como primer titular y la esposa del recurrente como segundo titular.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

1.- Ha de declararse por este Organo en primer lugar su competencia, por razón de la materia y de la naturaleza del acto impugnado (artículo 2.1.a. de su Reglamento), para conocer del presente recurso; éste, por otra parte, ha sido formulado por persona dotada de legitimación activa al efecto, al venir directamente afectada por el acto impugnado; y, en fin, ha de tenerse por interpuesto en tiempo hábil.

2.- Ciertamente la sola cotitularidad de unas cuentas no resulta cabalmente demostrativa de la relación jurídica existente entre esos cotitulares, y, por tanto, de tal cotitularidad no cabe extraer irrefragablemente la conclusión de que se esté en presencia de una real cotitularidad en términos sustantivos de Derecho civil, es decir, de un condominio de correspondientes saldos. Como señala la Jurisprudencia, tal cotitularidad indistinta de cuentas hace alusión únicamente a la titularidad del contrato bancario, cosa diferente de una real cotitularidad en los términos más arriba señalados; y ello de modo tal que esa cotitularidad en el contrato bancario puede obedecer simplemente a "la existencia de una relación de parentesco, amistad, gestión o mandato, que son significativos de una gestión conjunta" (no de una relación de condominio), pues implica una simple autorización para materiales actuaciones de extracción o para gestionar los saldos, o bien puede obedecer tal situación a cualesquiera otras causas, como es la aducida aquí por el recurrente. Pues bien: ha de tenerse presente que las declaraciones tributarias (y por declaración tributaria ha de entenderse aquí no sólo el correspondiente impreso convenientemente cumplimentado sino también el cúmulo de documentos acreditativos aportados por el contribuyente y en los que esa declaración y consiguiente autoliquidación han de basarse), las tales declaraciones tributarias, pues, se presumen ciertas y exactas, con lo que en cuanto se refiere, por ejemplo, a las atribuciones de rendimientos de capital mobiliario o, más directamente, en cuanto a real titularidad de las imposiciones hechas, ciertamente ha de estarse en principio a las menciones de titularidad (bien individual y exclusiva o bien, por el contrario, compartida) de los bienes o derechos constitutivos de la dicha especie de capital y cuyas menciones aparecen en los correspondientes documentos representativos. Acerca de si la real titularidad de índole civil o sustantiva corresponde aquí a la esposa del recurrente sin tenerla compartida con otra persona (un hermano) lo decisivo, en principio, sería, pues, ese señalamiento de cotitularidad que aparece en alguno de los documentos aportados por el interesado junto con su declaración tributaria y formando parte de ésta: así en lo que se refiere a cuenta-vivienda de la dicha cotitularidad formal. Pero eso en principio y a falta de contraria prueba. Y aunque no se esté ante una prueba absolutamente acabada e irrefragable, sí que prudencialmente cabe tomar como constitutivo de cabal prueba el conjunto de declaración escrita firmada por la otra o las otras personas que aparezcan como cotitulares, y la simple certificación de la entidad financiera en que, eventualmente, se haga constar que, hasta donde su conocimiento alcance, el real titular fuese el interesado y la otra persona figurase sólo a efectos de administrar los saldos, etc; y habiendo de tenerse en cuenta, en fin, que el resultado favorable para el interesado de una tal prueba resulta ineludible para que prospere su pretensión y que, tal como se establece en el artículo 114 de la Ley General Tributaria, "tanto en el procedimiento de gestión como en el de resolución de reclamaciones, quien haga valer su derecho deberá probar los hechos normalmente constitutivos del mismo". En fin, especialmente relevante ha de ser en estos casos la prueba de la exclusiva pertenencia al interesado de los fondos impuestos en la cuenta-vivienda de que se trata ("originaria pertenencia de los fondos depositados", a que se refieren Sentencias del Tribunal Supremo de 8 de febrero de 1991 y de 15 de diciembre de 1993). Y eso es lo que ha de tenerse por acreditado en el caso. En efecto, aunque la mera certificación expedida por (?) en el sentido de que todas las imposiciones en la dicha cuenta-vivienda provenían de los rendimientos de trabajo de la esposa del recurrente no es especialmente acreditativo de ello, ha de verse que una tal perfecta acreditación por esa vía sólo podría darse en extremosos supuestos, como el de que, por ejemplo, se hubiesen abonado directamente en dicha cuenta unos tales rendimientos por parte de la entidad pagadora de ellos o que, habiéndose abonado unos tales rendimientos en otra determinada cuenta o libreta, ésta sólo recogiese ese concepto de ingresos y luego coincidiesen en cuantía y en fechas las extracciones de esa libreta para efectuar las imposiciones en cuenta-vivienda; así que, visto eso, ha de bastar en el caso la consideración conjugada de la dicha certificación expedida por (?), y añadidamente a ello el hecho de haber sido la esposa del recurrente la solicitante de la apertura de la cuenta-vivienda de que se trata, y de haber firmado tan sólo ella el correspondiente contrato bancario, amén de la declaración escrita formulada por su hermano en el sentido de que los fondos acumulados en la repetida cuenta-vivienda correspondían en su totalidad a la hermana del recurrente. En fin, ha venido a mostrarse que el dicho hermano no se benefició de deducción en vivienda por las imposiciones de que se trata en esa concreta cuenta-vivienda. Y, por las razones que se han expuesto, resultan atribuibles exclusivamente a la esposa del recurrente las imposiciones efectuadas en la cuenta-vivienda de referencia, si bien ello ha de conllevar el que también a ella resulten imputables en su totalidad los correspondientes intereses rendidos por la dicha cuenta en el período impositivo y que ascendieron a 176.571 pesetas.

Y, en virtud de ello, este Organo, en sesión celebrada el día de la fecha arriba indicada, acuerda estimar recurso interpuesto por Don (?) a propósito de tributación por Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas para el año 1996, de suerte que queda anulada la liquidación que se le practicó, la cual habrá de reemplazarse por otra producida según lo señalado en la fundamentación del presente Acuerdo.

Declaraciones Tributarias
Contrato bancario
Condominio
Copropiedad
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Deuda tributaria
Liquidación provisional del impuesto
Legitimación activa
Relación jurídica
Mandato
Parentesco
Declaración por escrito
Rendimientos de capital mobiliario
Documentos aportados
Entidades financieras
Rendimientos del trabajo
Período impositivo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • La comunidad de bienes y la copropiedad

    Orden: Civil Fecha última revisión: 05/10/2016

    La copropiedad es una clase de comunidad de bienes, siendo ésta una situación en la que la titularidad de un derecho real, o de crédito, o de ambos pertenece a dos o más personas. La copropiedad es la misma situación de partencia de la titulari...

  • El concepto y las nociones generales de la propiedad horizontal

    Orden: Civil Fecha última revisión: 10/05/2019

    A falta de un concepto ofrecido por la propia Ley 49/1960, de 21 de julio, y siguiendo en este punto al Diccionario del español jurídico de la RAE y el CGPJ, se puede entender por propiedad horizontal la "forma de copropiedad o condominio que se ...

  • Procedimiento de verificación de datos tributarios

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 23/10/2015

    La Administración tributaria podrá iniciar el procedimiento de verificación de datos,Art. 131 ,Ley General Tributaria, en los siguientes supuestos:Cuando la declaración o autoliquidación del obligado tributario adolezca de defectos formales o in...

  • Devengo, Obligaciones y formularios (ISD)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 10/06/2016

    Los Art. 47-48 ,Real Decreto 1629/1991, de 8 de noviembre, establecen los requisitos para el devengo del impuesto sobre sucesiones y donaciones. Las obligaciones formales, por su parte se regulan en el Art. 91 ,Real Decreto 1629/1991, de 8 de noviemb...

  • Extinción de las sanciones tributarias

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 14/01/2016

    NOVEDADES: La Ley 34/2015, de 21 de septiembre, modifica la Ley General Tributaria, con efectos (salvo excepciones) a partir del 12/10/2015. En materia de prescripción se ven modificados los Art. 67,Art. 68,Art. 69,Art. 70 ,LGT (1) El Art. 190 ,LG...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados