Resolución de Tribunal Economico Administrativo Comunidad Foral de Navarra, 980746 de 18 de Mayo de 2001

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: Tribunal Economico Administrativo Comunidad Foral de Navarra
  • Fecha: 18 de Mayo de 2001
  • Núm. Resolución: 980746

Resumen

Solicita el recurrente que se le considere la condición de minusválido y que se le aplique deducción en concepto de gastos de enfermedad, por los pagos realizados a sus cuidadores. Se desestima el recurso, ya que no resultan deducibles como gastos por enfermedad, los gastos por servicios externos no sanitarios, ocurriendo además que ni siquiera se acredita el desembolso por dichos pagos a cuidadores.

Cuestión

Deducción de gastos por enfermedad, consistentes en cuidado de anciano.

Contestación

En examen de recurso interpuesto por Don (?) a propósito de tributación por Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas correspondiente al año 1996.

ANTECEDENTES DE HECHO

Por la Sección gestora del Impuesto vino a practicársele al interesado una correspondiente liquidación por el Impuesto y año de referencia en la que se tomaba en cuenta, como rendimientos íntegros, la cantidad de 1.274.252 pesetas que el interesado había percibido de la Seguridad Social; y de ello resultaba una cantidad a pagar de 40.180 pesetas. El interesado dio en formular ante la Sección gestora correspondiente reclamación pretendiendo que se le aplicase deducción por minusvalía, así como deducción por alquiler de vivienda, pretensiones ambas, que fueron rechazadas por la dicha Sección gestora debido a, respectivamente, no haberse acreditado la condición de minusválido del interesado y no constituir su residencia habitual la vivienda alquilada a que aquél se refería. Y ahora da el contribuyente en interponer ante este Organo el presente recurso abandonando ya la pretensión de que se le practique deducción por alquiler de vivienda pero insistiendo en que tiene la condición de minusválido y añadiendo que también procede en el caso deducción en concepto de gastos de enfermedad.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

1.- Ha de declararse por este Organo en primer lugar su competencia, por razón de la materia y de la naturaleza del acto impugnado (artículo 2.1.a. de su Reglamento), para conocer del presente recurso; éste, por otra parte, ha sido formulado por persona dotada de legitimación activa al efecto, al venir directamente afectada por el acto impugnado; y, en fin, ha de tenerse por interpuesto en tiempo hábil.

2.- Como vino a señalar la Sección gestora del Impuesto, no aparece que el interesado, aparte su avanzada edad, contase, en el año a que se contrae la liquidación, ?con el reconocimiento de la condición de minusválido en grado igual o superior al 33 por ciento?. Y por lo que se refiere a la actual pretensión de reconducir el caso por la vía de las deducciones por razón de enfermedad, ha de verse que, por la razón ya señalada, no resulta aplicable al caso aquel concepto de gastos de enfermedad que se contiene en el artículo 30.g) del Reglamento del Impuesto, y que se refiere a ?los producidos a minusválidos (...) que se refieran tanto a personas como a medios para su necesario cuidado y posible vida normal?. Y, dicho lo anterior, tampoco resulta atendible esa actual pretensión de reconducir el caso por la vía de las deducciones ?comunes? por razón de enfermedad, pues, por lo que se refiere a personas no aquejadas de minusvalía, ha de verse (letra f) del dicho artículo 30 del Reglamento) que no resultan deducibles en este concepto los gastos por servicios (externos) no sanitarios (sino de mera compañía, vigilancia o cuidados ordinarios) prestados a, por ejemplo, ancianos, como es el caso; y eso al igual que tampoco lo serían los gastos de mera estancia (aparte los eventuales de carácter sanitario) en una residencia de ancianos. Pero es que, además, en el presente caso ni siquiera se acredita darse un supuesto de desembolso por pagos a cuidadores; y, muy al contrario, ocurre que el interesado tenía concedida, por resolución (?)/1996, del Director Gerente del Instituto Navarro de Bienestar Social, una ayuda económica para asistencia domiciliaria (y cuya ayuda se anunciaba que progresivamente sería sustituida por la prestación de correspondientes servicios); y, por otra parte y además, reconoce paladinamente el recurrente que le presta correspondientes ?servicios permanentes de limpieza, dedicación, medicación y cuidados? la hija con la que convive. Estos servicios no pueden tenerse como de carácter sanitario (únicos admisibles, como se ha dicho) y además no representan pago alguno, y sin que pueda darse pábulo al respecto a una valoración de cuantía estimable, que el recurrente hace, de los dichos servicios de atención y cuidados prestados por su hija.

Y, en virtud de ello, este Organo, en sesión celebrada el día de la fecha arriba indicada, acuerda desestimar recurso interpuesto por Don (...) a propósito de tributación por Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas correspondiente al año 1996, con lo que la correspondiente liquidación y subsiguiente resolución de la Sección gestora del Impuesto quedan confirmadas en sus propios términos.

Discapacitados
Arrendamiento de vivienda
Minusvalía
Discapacidad
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Rendimientos íntegros
Residencia habitual
Legitimación activa
Estancia
Residencia

No se han encontrado resultados...

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados