Resolución de Tribunal Economico Administrativo Comunidad Foral de Navarra, 990444 de 18 de Febrero de 2003

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: Tribunal Economico Administrativo Comunidad Foral de Navarra
  • Fecha: 18 de Febrero de 2003
  • Núm. Resolución: 990444

Resumen

Se solicita se tome en cuenta la deducción por inversión en vivienda habitual. Se estima parcialmente el recurso. Para gozar de la deducción, ha de habitarse la vivienda en el plazo de 1 año desde su adquisición o terminación de las obras, salvo que el sujeto pasivo disfrute de otra vivienda habitual por razón del cargo, circunstancia que sucede en el presente supuesto, en cuyo caso, el plazo comenzará a contarse desde la fecha del ceses del citado cargo. Asimismo, la vivienda debe ser la residencia habitual durante al menos 3 años, pero al producirse una circunstancia que necesariamente exige el cambio de domicilio antes de tal fecha, no se pierde el derecho a las deducciones practicadas anteriormente, sí por el período en que no se residió en la vivienda. En cambio, su cónyuge, que siguió residiendo en la vivienda, tendrá derecho a la deducción.

Cuestión

Requisitos para la deducción por inversión en vivienda habitual y concepto de vivienda habitual.

Contestación

Vistos escritos presentados por Don (...), con D.N.I. número (...) y domicilio a efectos de notificaciones en (...), respecto a liquidación provisional girada por Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas correspondiente al año 1997.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- El ahora recurrente presentó su reglamentaria declaración-liquidación (número (...)/97) por el Impuesto y año referidos el día (...) de abril de 1998, resultando de la misma la cantidad a devolver de 267.307 pesetas.

SEGUNDO.- Practicada liquidación provisional modificativa de dicha declaración-liquidación y tras alguna vicisitud impugnatoria que dio lugar a su rechazo por la Sección gestora del Impuesto, viene ahora el interesado a interponer reclamación económico-administrativa ante este Tribunal Económico-Administrativo Foral, mediante escritos con fecha de entrada en el Departamento de Economía y Hacienda de (...) de mayo y de (...) de junio de 1999, insistiendo en su pretensión de que sea tomada en cuenta la deducción por inversión en vivienda habitual sita en (...).

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- Ha de declararse la competencia de este Tribunal Económico-Administrativo Foral para el conocimiento y resolución de la reclamación económico-administrativa interpuesta, dada la naturaleza del acto administrativo impugnado, en virtud de lo que disponen los artículos 154 y 155 de la Ley Foral 13/2000, de 14 de diciembre, General Tributaria, y artículos 18 y 19 del Reglamento del recurso de reposición y de las impugnaciones económico-administrativas de la Administración de la Comunidad Foral de Navarra, aprobado por Decreto Foral 178/2001, de 2 de julio, habiendo sido formulada la reclamación dentro de plazo y por persona debidamente legitimada al efecto.

SEGUNDO.- El artículo 26 de la Ley Foral 6/1992, de 14 de mayo, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, dispone que tienen la consideración de gasto deducible para la determinación del rendimiento neto del capital inmobiliario ?los intereses de los capitales ajenos invertidos en su adquisición o mejora?. Por su parte, establece el artículo 74.5.b) de la misma norma, en concepto de estímulos a la inversión, se podrá deducir de la cuota del Impuesto ?el 15 por ciento de las cantidades satisfechas en el ejercicio por la adquisición o rehabilitación de la vivienda que constituya o vaya a constituir la residencia habitual del sujeto pasivo?. Del tenor literal de este último precepto se desprende que para poder gozar de la deducción por inversión en vivienda habitual es preciso bien tener intención de ocupar en el futuro un determinado inmueble, bien ocuparlo de presente; pero, en principio, no se puede gozar de deducción fundada en vivienda habitual que ya ha dejado de ser ocupada.

Pero hay que hacer referencia también, al artículo 32 del Reglamento del Impuesto, el cual establece el concepto de vivienda habitual al disponer lo siguiente: ?Se entiende por vivienda habitual la edificación que constituya la residencia del sujeto pasivo durante un plazo continuado de, al menos, tres años. No obstante, se entenderá que la vivienda tuvo el carácter de habitual cuando, a pesar de no haber transcurrido dicho plazo, concurran circunstancias que necesariamente exijan el cambio de domicilio. Se entenderá que la vivienda no ha constituido la residencia del sujeto pasivo si en un plazo de doce meses, contados a partir de la fecha de adquisición o terminación de las obras, no ha sido habitada de manera efectiva y con carácter permanente por el propio sujeto pasivo, excepto cuando éste disfrute de vivienda habitual por razón de cargo o empleo y la vivienda adquirida no sea objeto de otra utilización, en cuyo caso el plazo antes indicado comenzará a contarse a partir de la fecha del cese. Cuando por incumplimiento de las condiciones establecidas en los párrafos anteriores se pierda el derecho a las deducciones practicadas el sujeto pasivo vendrá obligado a sumar a la cuota del Impuesto devengado en el ejercicio en que tal incumplimiento se haya producido, las cantidades deducidas más los correspondientes intereses de demora.?

Hay que distinguir, no obstante, el contenido de esta norma respecto del contenido del primer párrafo del artículo 74.5.b) de la Ley Foral 6/1992, puesto que, mientras que el artículo 32 del Reglamento define, a efectos del Impuesto, la vivienda habitual, el artículo 74 de la Ley establece el régimen de deducciones aplicables a la adquisición de la misma. En este sentido, la Ley atribuye el derecho a la deducción sobre la base de las cantidades satisfechas para la adquisición de la vivienda que ?constituya o vaya a constituir la residencia habitual del sujeto pasivo?, esto es, para la adquisición de la residencia habitual presente o futura del sujeto pasivo, pero no por las cantidades que pudieran seguir satisfaciéndose por la vivienda habitual pasada del mismo. Por su parte, la norma reglamentaria, al igual que la propia Ley Foral (en el tercer párrafo de su artículo 74.5.b)), establecen como requisito para que la vivienda sea considerada como habitual del sujeto pasivo su ocupación por el mismo durante un plazo continuado de tres años, señalando como excepción que ?se entenderá que la vivienda tuvo aquel carácter (el de vivienda habitual) cuando, a pesar de no haber transcurrido dicho plazo, concurran circunstancias que necesariamente exijan el cambio de vivienda?, pero obsérvese que la norma se refiere al pasado (tuvo aquel carácter) y no al presente o futuro como se pronuncia para la deducción. Los preceptos citados ponen de manifiesto la existencia de dos características en el concepto de ?vivienda habitual?: de una parte, el requisito de tiempo máximo que puede transcurrir para el inicio de la ocupación de la vivienda, y de otra, la condición, asimismo temporal, de habitación de la vivienda durante un número mínimo de años. Pues bien, ambos aspectos no son independientes entre sí, sino complementarios y, además, consecutivos en el tiempo, de modo que en primer término ha de cumplirse el requisito de ocupar la que va a ser vivienda habitual en un plazo máximo de 12 meses desde la terminación de las obras o desde la fecha de la adquisición, y a continuación ha de producirse la permanencia en la habitación de la vivienda al menos durante el período continuado de tres años previsto en la Ley y en el Reglamento.

En el caso que nos ocupa, tanto el interesado como su esposa habían cumplido ya el primero de los requisitos, por lo que el hecho de disfrutar de vivienda habitual por razón de cargo o empleo carece de virtualidad, ya que se trata de una excepción al primero de dichos requisitos, que lo único que pretende es trasladar a un momento posterior (el de la fecha del cese en el citado cargo o empleo) el inicio del cómputo del plazo de doce meses exigido por el Reglamento para que pueda entenderse que una vivienda ha constituido la residencia del sujeto pasivo. En cuanto al segundo de los requisitos, todavía no se había cumplido cuando en fecha (...) de mayo de 1997 el recurrente dejó de ocupar su vivienda habitual para pasar a instalarse en la residencia de solteros del acuartelamiento de (...) (Navarra), circunstancia ésta que por resultar una obligación inherente al puesto de trabajo que desempeña (ya que tiene la obligación a residir allí donde resulte destinado), constituye una circunstancia que necesariamente exige el cambio de domicilio, considerándose por tanto cumplido el requisito de la permanencia de tres años continuados en la vivienda que venía habitando. Ahora bien, aunque la vivienda tuvo el carácter de habitual por considerarse cumplidos los requisitos exigidos por la normativa del impuesto, y por esa misma razón no se pierde el derecho a las deducciones anteriormente practicadas, la misma residencia no constituyó, para el reclamante residencia habitual durante el año 1997, y en consecuencia no da derecho a la aplicación de las correspondientes deducciones durante dicho periodo.

Ahora bien, de los documentos aportados por el recurrente resulta acreditado que la vivienda de (...) siguió siendo el domicilio de su cónyuge y del resto de la unidad familiar durante el ejercicio cuestionado, por lo que cumpliéndose en su esposa todos los requisitos de necesaria concurrencia para dar derecho a la deducción por inversión en vivienda habitual, ha de concluirse que la inversión correspondiente a Doña (...) sí daría derecho a deducción por vivienda habitual; así que, habiendo sido abonado por los interesados un préstamo hipotecario destinado a la financiación de dicha vivienda, habrá de rectificarse la correspondiente liquidación relativa al ejercicio 1997 debiendo admitirse como deducción en cuota y como gasto de capital inmobiliario el 50 por ciento de lo satisfecho por dicho préstamo siempre que no se justifique un porcentaje de participación diferente de la interesada en dicha adquisición de vivienda.

Y, en consecuencia, este Tribunal, en sesión celebrada en el día de la fecha arriba indicada, acuerda estimar en parte la reclamación económico-administrativa interpuesta por Don (...), contra resolución dictada y liquidación provisional practicada por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas correspondiente al año 1997, debiendo ser modificada conforme a lo dispuesto en la fundamentación del presente Acuerdo.

Vivienda habitual
Deducción inversión vivienda habitual
Liquidación provisional del impuesto
Fin de la obra
Declaraciones-autoliquidaciones
Modelo 564. Impuesto sobre Hidrocarburos
Traslado de domicilio
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Residencia
Residencia habitual
Residencia habitual del sujeto pasivo
Acto administrativo impugnado
Rendimientos netos del capital inmobiliario
Gastos deducibles
Intereses de demora
Unidad familiar
Documentos aportados
Capital inmobiliario
Préstamo hipotecario
Contrato de hipoteca

No se han encontrado resultados...

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados