Resolución de Tribunal Economico Administrativo Comunidad Foral de Navarra, 990607 de 18 de Febrero de 2003

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: Tribunal Economico Administrativo Comunidad Foral de Navarra
  • Fecha: 18 de Febrero de 2003
  • Núm. Resolución: 990607

Resumen

Se solicita la rectificación de la liquidación practicada al entregar íntegramente los emolumentos percibidos en calidad de parlamentario foral a la formación política a la que pertenece. Se desestima el recurso. Tales rendimientos aparecen específicamente entre los derivados del trabajo, debiendo quedar sujetos al impuesto, con la única excepción de las partidas asignadas para gastos, cosa que no sucede, ya que consta el abono de un único tipo de asignación retributiva plenamente sujeta. Tampoco queda amparado como gasto deducible, pues no se halla entre ninguno de los supuestos tasados contemplados como deducibles. Y al ser imputados los emolumentos al interesado, y no al partido político, en virtud de la naturaleza personal del impuesto, sólo cabe su atribución a él mismo.

Cuestión

Gravamen de los emolumentos percibidos como parlamentario foral, entregados al partido político al que pertenece.

Contestación

Visto escrito presentado por Don (?), con D.N.I. número (?) y domicilio, a efectos de notificaciones, en Pamplona (Navarra), en relación con liquidación provisional girada por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas correspondiente al año 1997.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- El ahora recurrente presentó su reglamentaria declaración-liquidación (número (...)) por el Impuesto y año referidos en (?) de junio de 1998, resultando de la misma una cantidad a devolver de 1.293.895 pesetas.

SEGUNDO.- Practicada liquidación provisional modificativa de dicha declaración-liquidación y tras alguna vicisitud impugnatoria que dio lugar a su rechazo por la Sección gestora del Impuesto, viene ahora el interesado a interponer reclamación económico-administrativa ante este Tribunal Económico-Administrativo Foral, mediante escrito con fecha de entrada en el Departamento de Economía y Hacienda de (...) de mayo de 1999 (número de registro (...)), señalando que los emolumentos que percibió del Parlamento de Navarra en su calidad de parlamentario foral fueron íntegramente entregados a la formación política a la que pertenece, por lo que no pueden computarse como rendimientos suyos. Aporta en apoyo de su tesis Acuerdo de la Diputación Foral de Bizkaia en el que se decidió excluir de gravamen los emolumentos que se entregasen a partidos políticos o centrales sindicales por parte de los cargos electos de tales formaciones y subraya lo inconstitucional de tomar como rendimientos gravables dichas cantidades que se entreguen obligatoriamente a los partidos políticos. Solicita, pues, sea rectificada la liquidación provisional girada en el sentido de haber de quedar conforme él en su día formuló su declaración-liquidación.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- Ha de declararse la competencia de este Tribunal Económico-Administrativo Foral para el conocimiento y resolución de la reclamación económico-administrativa interpuesta, dada la naturaleza del acto administrativo impugnado, en virtud de lo que disponen los artículos 154 y 155 de la Ley Foral 13/2000, de 14 de diciembre, General Tributaria, y artículos 18 y 19 del Reglamento del recurso de reposición y de las impugnaciones económico-administrativas de la Administración de la Comunidad Foral de Navarra, aprobado por Decreto Foral 178/2001, de 2 de julio, habiendo sido formulado el recurso dentro de plazo y por persona debidamente legitimada al efecto.

SEGUNDO.- La primera de las cuestiones a la que es inexcusable referirse al examinar la petición realizada por el interesado en su escrito es la de la naturaleza de los rendimientos percibidos por él. A juicio de este Tribunal, aun cuando no puede considerarse que la actividad que realiza un parlamentario ?en este caso un miembro integrante del Parlamento de Navarra- sea asimilable a la actividad laboral de un empleado por cuenta ajena, no podemos olvidar que tampoco la Ley Foral 6/1992, de 14 de mayo, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, define en su artículo 14.1 los rendimientos del trabajo como los estrictamente procedentes del trabajo por cuenta ajena (esto es, los derivados de una relación regida por el Estatuto de los Trabajadores o de cualquiera de los estatutos funcionariales vigentes) sino como contraprestaciones derivadas del trabajo personal del sujeto pasivo, por oposición a aquellos otros rendimientos que provienen de actividades empresariales o profesionales. Es decir, al definir los rendimientos del trabajo la norma los opone a aquellos otros que derivan de ?la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios? (artículo 35.1). Es evidente, entonces, que las contraprestaciones que percibe un parlamentario foral en razón de la actividad o esfuerzo personal que realiza en el ejercicio de su función pública legislativa se integran en ese amplio concepto que define el artículo 14.1 de dicha Ley Foral. Pero es que, dejando a un lado la anterior exposición, lo cierto es que en el elenco ejemplificativo que contiene el artículo 15 de la misma Ley Foral 6/1992, de 14 de mayo, en su letra f), aparecen específicamente entre los rendimientos de trabajo ?las cantidades que se abonen por razón de su cargo a los miembros del Parlamento de Navarra??, exceptuándose en su inciso final aquellas ?cuantías que las mencionadas Instituciones asignen para gastos?. En definitiva, lo determinante para que se dé el supuesto de hecho de sujeción es que se trate de la percepción de cantidades que se abonen por razón del cargo, en este caso de parlamentario foral, con independencia del ?nomen iuris? que se les dé a las mismas (indemnizaciones, retribuciones, asignaciones, etc.), con la única excepción de las partidas asignadas para gastos.

TERCERO.- Vista ya la naturaleza de los rendimientos percibidos por el interesado, es conveniente hacer aquí una exposición de la evolución que ha sufrido legislativa y reglamentariamente la regulación de la cuestión objeto de debate. Originariamente, el Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por Acuerdo de la Diputación Foral de 18 de febrero de 1982 preveía en el artículo 26 la posibilidad de excluir de gravamen determinados rendimientos del trabajo percibidos por los sujetos pasivos siempre que se tratara de dietas por desplazamiento y gastos de viaje, cumpliéndose, además, las condiciones fijadas en tal precepto. Por su parte, e independientemente de la exclusión de gravamen mencionada, el artículo 29 del propio Reglamento venía a recoger una amplia lista de gastos deducibles, lista que además no tenía naturaleza de ?numerus clausus?, dada la redacción que venía a encabezar dicho precepto: ?Para determinar el rendimiento neto del trabajo se deducirán de la suma de rendimientos íntegros los gastos necesarios para la obtención de aquéllos, entre los que pueden enumerarse los siguientes...?. Sin embargo, a partir de la Ley Foral 26/1985, de 27 de diciembre, se produce una sustancial modificación en esta materia, ya que, si bien se mantiene en lo esencial la regulación referente a las dietas y asignaciones para gastos de viaje, se produce una notabilísima reducción del número de gastos admitidos como deducibles de los rendimientos íntegros de trabajo, teniendo en cuenta, por otro lado, que la relación de gastos deducibles de los rendimientos íntegros de trabajo utiliza desde ese momento un sistema de ?numerus clausus? si atendemos al tenor literal del primer párrafo del artículo 10º.3 de las Normas del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, modificadas por el artículo 9º de la Ley Foral 26/1985, de 27 de diciembre, y posteriormente al del artículo 10.3 del Texto Refundido del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas: ?Para la determinación de los rendimientos netos a que se refiere este artículo se deducirán, en su caso, de los rendimientos íntegros obtenidos por el sujeto pasivo, exclusivamente, los siguientes conceptos...?. Por consiguiente, así como de la redacción del artículo 29 del Reglamento del Impuesto de 1982, se desprende la posibilidad de deducir de los rendimientos íntegros de trabajo cualesquiera gastos ?necesarios para la obtención de aquéllos?, a partir de la Ley Foral 26/1985, de 27 de diciembre, sólo es posible deducir de los rendimientos de trabajo los gastos específicamente marcados primero en la propia Ley Foral y después en el Texto Refundido. Y heredera de estas últimas modificaciones es la Ley Foral 6/1992, de 14 de mayo, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, que en su artículo 18 dispone que ?tendrán la consideración de gastos deducibles (de los rendimientos íntegros del trabajo) exclusivamente los siguientes??. Pues bien, en el presente caso no nos encontramos en ninguno de dichos supuestos tasados de gastos que la Ley Foral 6/1992 contempla como deducibles, por lo que no procede admitir la pretensión del interesado en este concreto punto.

La única posibilidad de acoger la pretensión del interesado residiría en que dichas retribuciones se le abonasen en concepto de dietas y asignaciones para gastos de viaje (en concreto, como gastos de locomoción, manutención y estancia) y que, por dicho motivo y cumpliendo determinadas condiciones, pudiesen ser excluidas de gravamen por la vía del artículo 4º del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por Decreto Foral 209/1992, de 8 de junio. Pues bien: si se comprueba la certificación aportada en su declaración-liquidación por el propio recurrente relativa a los ingresos por él obtenidos del Parlamento de Navarra, se ve cómo dicho Órgano de representación le abonó en el ejercicio 1997 un único tipo de asignación retributiva plenamente sujeta al Impuesto, y por ende, sometida a la correspondiente retención, y no como ocurre con otros parlamentarios forales en que se les abona dos tipos de asignaciones: una sujeta a retención y otra exceptuada de gravamen, siendo ésta última consecuencia de la aplicación del inciso último del artículo 15.f de la Ley Foral 6/1992, ya citado con anterioridad, que excluía de la consideración de rendimientos del trabajo, entre otras, las cantidades que dicha Institución foral asigna para gastos. De lo anterior se desprende que únicamente si se le hubiese asignado un determinado importe retributivo para gastos, éste podría haber gozado de la exclusión de gravamen de dichos ingresos en aplicación del inciso último del artículo 15.f de la Ley Foral 6/1992 (regulación ésta que, a diferencia de la regulación general o común de las dietas o gastos de viaje contenida en el artículo 4º del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por Decreto Foral 209/1992, de 8 de junio, no establece ninguna limitación o cuantía más que la pudiera deducirse del propio régimen establecido por dicha Institución parlamentaria), y dado que la citada Institución foral no asignó cantidad alguna tendente a paliar los gastos en que hubiese incurrido el interesado en el ejercicio de su cargo, no cabría aplicar la exclusión de gravamen prevista en el citado inciso. Así que, ajustándose la liquidación provisional practicada a las prescripciones legales antes expuestas, cabe declararla ajustada a Derecho.

CUARTO.- Por último, en relación con las alegaciones del interesado referentes a que si se le imputan esos ingresos (que en realidad sólo le son gravados en una reducida parte) se produciría un agravio comparativo con la situación de otros parlamentarios de otros partidos políticos y/o de otras Comunidades Autónomas vecinas (como la del País Vasco) y quedaría vulnerado, en su opinión, el principio de capacidad económica recogido en el artículo 31 de la Constitución, no corresponde a este Tribunal determinar la existencia o no de eventual vicio o tacha de inconstitucionalidad en que pudiera incurrir la norma objeto de aplicación, ya que es ésta cuestión cuyo análisis le está vedado a este Tribunal. Es decir, la citada argumentación del recurrente deviene ineficaz a los efectos demostrativos pretendidos al aspirar a obtener una interpretación correctora de la norma examinada a la luz de los principios constitucionales, cosa que no le está permitida a este Tribunal, por ser materia propia del conocimiento del Tribunal Constitucional.

Permítasenos, no obstante, una precisión acerca de quién sea el titular o perceptor de los rendimientos debatidos. No hay que olvidar que el artículo 20 de la Ley Foral 6/1992, de 14 de mayo, cuando se refiere a la individualización de los rendimientos del trabajo, dice expresamente dichos rendimientos ?corresponderán exclusivamente a quien haya generado el derecho a su percepción?. Y tampoco debe olvidarse que el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas es un tributo de carácter directo y de naturaleza personal (artículo 2º de la Ley Foral 6/1992), y que, como en muchas ocasiones tenía dicho el Organo de Informe y Resolución en Materia Tributaria, ha de estarse en estos casos, a la imputación de la renta a aquel que sea titular de la fuerza de trabajo, que será quien despliegue la actividad. En este sentido, y de acuerdo con los datos que obran en poder de este Tribunal, fue al interesado a quien el Parlamento de Navarra atribuyó los emolumentos debatidos y no a la formación política de la que el interesado era integrante en aquel momento. Así que, por mucho que la formación política ?(...)? certifique que ha cobrado del Parlamento navarro determinadas cantidades, no es ella la perceptora sino el ahora recurrente, y no hay que olvidar que la posición del sujeto pasivo de los tributos no puede ser alterada por actos o convenios entre particulares (artículo 36 de la Ley General Tributaria).

Y, en consecuencia, este Tribunal, en sesión celebrada en el día de la fecha arriba indicada, acuerda desestimar la reclamación económico-administrativa interpuesta por Don (?) contra liquidación provisional practicada por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas correspondiente al año 1997, confirmándose dicha liquidación en sus propios términos.

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Partido político
Rendimientos del trabajo
Modelo 564. Impuesto sobre Hidrocarburos
Declaraciones-autoliquidaciones
Liquidación provisional del impuesto
Gastos deducibles
Rendimientos íntegros
Gastos de viaje
Dietas
Contraprestación
Acto administrativo impugnado
Actividad laboral
Actividades empresariales y profesionales
Funcionarios públicos
Rendimientos netos del trabajo
Rendimientos netos
Rendimientos íntegros del trabajo
Gastos de locomoción
Estancia
Principios constitucionales
Capacidad económica

Ley General Tributaria (Ley 58/2003 de 17 de Dic) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 302 Fecha de Publicación: 18/12/2003 Fecha de entrada en vigor: 01/07/2004 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Real Decreto 439/2007 de 30 de Mar (Reglamento del IRPF y modifica el Real Decreto 304/2004 -Reglamento de Planes y Fondos de Pensiones-) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 78 Fecha de Publicación: 31/03/2007 Fecha de entrada en vigor: 01/04/2007 Órgano Emisor: Ministerio De Economia Y Hacienda

RDLeg. 1/1995 de 24 de Mar (Estatuto de los Trabajadores) DEROGADO

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 75 Fecha de Publicación: 29/03/1995 Fecha de entrada en vigor: 01/05/1995 Órgano Emisor: Ministerio De Trabajo Y Seguridad Social

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Gastos deducibles en los rendimientos del trabajo (IRPF)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 04/03/2016

    El rendimiento neto del trabajo será el resultado de disminuir el rendimiento íntegro en el importe de los gastos deducibles contemplados en el Art. 19 ,LIRPF.  En virtud de lo establecido en el Art. 19 ,LIRPF, tendrán la consideración de Gasto...

  • Dietas y gastos de viaje (IRPF)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 14/03/2016

    Se considerarán rendimientos íntegros del trabajo, entre otras las dietas y asignaciones para gastos de viaje, excepto los de locomoción y los normales de manutención y estancia en establecimientos de hostelería con los límites que se establece...

  • Gastos deducibles en los rendimientos del capital inmobiliario (IRPF)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 07/03/2016

    Podrán deducirse  de los rendimientos íntegros todos los gastos necesarios para su obtención, así como las cantidades  destinadas a la amortización  del inmueble y de los restantes bienes cedidos con el mismo, siempre que respondan a su depre...

  • Rendimientos del trabajo (IRPF)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 09/01/2019

    Se considerarán rendimientos íntegros del trabajo, tal y como dispone el Art. 17 ,LIRPF, todas las contraprestaciones o utilidades, cualquiera que sea su denominación o naturaleza, dinerarias o en especie, que deriven, directa o indirectamente, de...

  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas GIPUZKOA (IRPF)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 30/07/2018

    El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas en Gipuzkoa (IRPF Gipuzkoa) se encuentra regulado en la NORMA FORAL 3/2014, de 17 de enero, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas del Territorio Histórico de Gipuzkoa, y en el Reglam...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados