Resolución Vinculante de Dirección General de Tributos, V1497-20 de 20 de Mayo de 2020

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: SG de Impuestos sobre el Consumo
  • Fecha: 20 de Mayo de 2020
  • Núm. Resolución: V1497-20

Normativa

Ley 37/1992 art. 18-21-68-83-86-164 Rgto 952/2013 Rgto delegado 2446/2015 RIVA RD 1624/1992 art. 21-73

Cuestión

Tributación de la operación tanto a efectos aduaneros como en el Impuesto sobre el Valor Añadido, así como implicaciones en el caso en el que hiciera la operación descrita como actividad empresarial y, en particular, facturación a futuros compradores establecidos fuera del territorio de aplicación del impuesto.

Descripción

La consultante es una persona física que va a adquirir una piedra preciosa que parece ser un rubí a un proveedor de Tailandia.

El proveedor envía la piedra, en primer lugar, a Nueva York a un laboratorio gemológico que certificará su autenticidad y, posteriormente, la transportará al territorio de aplicación del impuesto con el certificado correspondiente.

Si bien esta operación la efectúa como particular se plantea iniciar una actividad comercial de comercialización de piedras preciosas.

Contestación

A) En relación con las cuestiones relacionadas con el Comercio Exterior, se informa lo siguiente.

1. El apartado 1 del artículo 139 del Reglamento (UE) nº 952/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 9 de octubre de 2013, por el que se establece el Código Aduanero de la Unión (DOUE de 10 de octubre) en adelante CAU, dispone que:

“1. Las mercancías introducidas en el territorio aduanero de la Unión serán presentadas en aduana inmediatamente después de su llegada a cualquier aduana designada o a cualquier lugar designado o aprobado por las autoridades aduaneras o a una zona franca por una de las siguientes personas:

a) la persona que introdujo las mercancías en el territorio aduanero de la Unión;

b) la persona en cuyo nombre o por cuya cuenta actúe la persona que introdujo las mercancías en dicho territorio;

c) la persona que asumió la responsabilidad por el transporte de las mercancías después de que fueran introducidas en el territorio aduanero de la Unión.”.

A su vez, el apartado 1 del artículo 158 del CAU establece que: “Todas las mercancías que vayan a incluirse en un régimen aduanero, salvo el régimen de zona franca, serán objeto de una declaración en aduana apropiada para el régimen concreto de que se trate.”.

Y continuando con los trámites necesarios para la importación de mercancías, el artículo 201 del CAU señala que:

“1. Las mercancías no pertenecientes a la Unión destinadas a ser introducidas en el mercado de la Unión o destinadas a utilización o consumo privados dentro de esta última se inclui rán en el régimen de despacho a libre práctica.

2. El despacho a libre práctica implicará:

a) la percepción de los derechos de importación debidos;

b) la percepción, según proceda, de otros gravámenes, con arre glo a las disposiciones pertinentes en vigor relativas a la percepción de dichos gravámenes;

c) la aplicación de medidas de política comercial y de prohibi ciones y restricciones en la medida en que no se hayan aplicado en una fase anterior; y

d) el cumplimiento de las demás formalidades aduaneras pre vistas para la importación de las mercancías.”.

Por tanto, conforme a lo señalado, cuando las mercancías se introduzcan en la Península, Islas Baleares e Islas Canarias, procedentes de terceros países estarán sujetas al pago de derechos de importación y, en su caso, Impuestos Especiales, y se requiere la presentación de una declaración de importación (DUA).

2.- Los derechos de importación se basan en el Arancel Aduanero Común (AAC), y están establecidos en el Reglamento (CEE) nº 2658/87 del Consejo, de 23 de julio de 1987, relativo a la nomenclatura arancelaria y estadística y al arancel aduanero común (DO L 256 de 7 de septiembre de 1987). Para el año 2020 se aplican los derechos contenidos en el Reglamento de Ejecución (UE) nº 2019/1176, de la Comisión, de 9 de octubre de 2019, por el que se modifica el anexo I del Reglamento (CEE) nº 2658/87, del Consejo, relativo a la nomenclatura arancelaria y estadística y al arancel aduanero común (DO L 280 de 31 de octubre de 2019).

La aplicación de los derechos de importación depende de la clasificación arancelaria de la mercancía importada y del origen de la misma.

Con la información aportada por la consultante no puede concluirse con certeza sobre el origen de la mercancía, para ello habrá que estar a lo dispuesto en el CAU, en cuyo artículo 60 se establece lo siguiente:

“1. Se considerará que las mercancías enteramente obtenidas en un solo país o territorio tienen su origen en este país o territorio.

2. Se considerará que las mercancías en cuya producción intervenga más de un país o territorio tienen su origen en aquel en el que se haya producido su última transformación o elabo ración sustancial, económicamente justificada, efectuada en una empresa equipada a tal efecto, y que haya conducido a la fa bricación de un producto nuevo o que represente un grado de fabricación importante.”.

En lo relativo a la clasificación arancelaria, de acuerdo con lo indicado por la consultante, en caso de obtener la certificación de autenticidad, la mercancía tendría la consideración de rubí y se clasificaría en la partida arancelaria 7103 91 00, para la cual se establece en el Reglamento de Ejecución (UE) 2019/1776 una exención de los derechos de importación.

En caso de que no fuera catalogado como rubí, habría que determinar la clasificación arancelaria que le corresponde dadas sus características certificadas y, en consecuencia, los derechos de importación que le resulten aplicables en este caso.

Sea como fuere, hay que tener presente que no forma parte del ámbito de competencias de esta Subdirección General la indicación de la concreta clasificación arancelaria. En efecto, de acuerdo con el apartado 8 del artículo 88 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria (BOE de 18 de diciembre), en relación con los artículos 14 y 33 del Reglamento (UE) nº 952/2013, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 9 de octubre de 2013, por el que se establece el Código Aduanero de la Unión, las consultas tributarias en materia de arancel aduanero común tienen el carácter de vinculantes, siendo esta información facilitada por las autoridades aduaneras. En España, en virtud de la Comunicación (2015/C261) relativa a la información arancelaria vinculante, la autoridad aduanera habilitada para recibir solicitudes de información arancelaria vinculante es el Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

3.- La base imponible de los derechos de importación estará constituida por el valor en aduana de las mercancías, para cuya determinación se ha de aplicar alguno de los métodos previstos en la normativa aduanera.

Así, el artículo 69 del Reglamento (UE) nº 952/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 9 de octubre de 2013, por el que se establece el Código Aduanero de la Unión (DO L 269 de 10 de octubre), establece que

“Para la aplicación del arancel aduanero común y de las medidas no arancelarias establecidas por disposiciones de la Unión que regulen ámbitos específicos relacionados con el comercio de mercancías, el valor en aduana de éstas se determinará de conformidad con los artículos 70 y 74.”.

El apartado 1 del artículo 70 del Código aduanero, establece que la base principal para determinar el valor en aduana de las mercancías será el valor de transacción, que es el precio realmente pagado o por pagar por ellas cuando se vendan para su exportación al territorio aduanero de la Unión, ajustado, en su caso.

El valor de transacción se aplicará siempre que se cumplan todas las condiciones establecidas en el apartado 3 del artículo 70, y se completará, en su caso, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 71 y 72 del Código Aduanero. Entre los elementos que completan el precio pagado por las mercancías se encuentran los gastos de transporte y seguro de las mercancías importadas.

No obstante, si la factura que emite el vendedor en Tailandia es previa a la certificación de autenticidad, podría darse uno de los supuestos previsto en el apartado 3 del artículo 70:

“3. El valor de transacción se aplicará siempre que se cumplan todas las condiciones siguientes:

a) que no existan más restricciones para la utilización o dispo sición de las mercancías por parte del comprador que las siguientes:

i) restricciones impuestas o exigidas por las normas o por las autoridades públicas de la Unión;

ii) limitaciones de la zona geográfica en la que las mercan cías puedan ser objeto de reventa;

iii) restricciones que no afecten sustancialmente al valor en aduana de las mercancías;

b) que ni la venta ni el precio estén sujetos a condiciones o consideraciones que impidan determinar el valor de las mer cancías que deban valorarse;

(…).”.

En la medida que la consultante lo que compra en Tailandia es un “cristal”, su valor real dependerá del resultado de la certificación que se realice en Nueva York, la cual se realiza con carácter previo a la entrada de la mercancía en España.

En este sentido, el apartado 1 del artículo 74 del Código Aduanero establece que en caso de que la determinación del valor en aduana de las mercancías no sea posible en el marco del artículo 70, se irán aplicando sucesivamente las letras a) a d) del apartado 2 del artículo 74 hasta llegar a aquella que permita en primer lugar determinar dicho valor.

“2. En el marco del apartado 1, el valor en aduana será:

a) el valor de transacción de mercancías idénticas que se ven dan para su exportación al territorio aduanero de la Unión y se exporten a ella al mismo tiempo que las mercancías que deban valorarse o en una fecha próxima;

b) el valor de transacción de mercancías similares que se ven dan para su exportación al territorio aduanero de la Unión y se exporten a ella al mismo tiempo que las mercancías que deban valorarse o en una fecha próxima;

c) el valor basado en el precio unitario al que se venda en el territorio aduanero de la Unión a personas no vinculadas con los vendedores la mayor cantidad total de las mercancías importadas o de otras mercancías idénticas o similares tam bién importadas; o

d) el valor calculado, igual a la suma:

i) del coste o valor de los materiales y del proceso de fabricación o transformación empleados en la produc ción de las mercancías importadas;

ii) de una cantidad en concepto de beneficios y gastos ge nerales, igual a la que suele cargarse en las ventas de mercancías de la misma naturaleza o especie que las que se valoren, efectuadas por productores del país de exportación en operaciones de exportación con destino a la Unión;

iii) del coste o valor de los elementos enumerados en el apartado 1 del artículo 71, apartado 1, letra e).”.

Finalmente, el apartado 3 del artículo 74 establece que en caso de que no sea posible determinar el valor en aduana con arreglo al apartado 1, la determinación de dicho valor se efectuará basándose en la información disponible en el territorio aduanero de la Unión, utilizando medios razonables que se ajusten a los principios y disposiciones generales contenidos en el Acuerdo relativo a la Aplicación del artículo VII del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio.

4.- Respecto a la declaración aduanera de importación indicar que se formaliza en el documento único administrativo (DUA). Las instrucciones para su cumplimentación del DUA están recogidas en la Resolución de 11 de julio de 2014, del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, en la que se recogen las instrucciones para la formalización del documento (BOE de 21 de julio).

5.- Conviene tener en cuenta que, dado el valor que señala la consultante para la mercancía objeto de importación (entre 100 y 300 euros), le podría resultar de aplicación el procedimiento especial establecido para los envíos que puedan considerarse como “mercancías sin valor estimable”.

El artículo 141 del Reglamento Delegado (UE) 2446/2015 de la Comisión, de 28 de julio de 2015, por el que se completa el Reglamento (UE) nº 952/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo con normas de desarrollo relativas a determinadas disposiciones del Código Aduanero de la Unión (DOUE de 29 de diciembre), en adelante, Reglamento Delegado, establece lo siguiente:

“3. Las mercancías incluidas en un envío postal que puedan acogerse a la franquicia de derechos de importación de conformidad con los artículos 23 a 27 del Reglamento (CE) nº 1186/2009 se considerarán declaradas para despacho a libre práctica por su presentación en aduana con arreglo al artículo 139 del Código, siempre que los datos necesarios sean aceptados por las autoridades aduaneras.”.

En relación con lo anterior, el artículo 23 del Reglamento de (CE) nº 1186/2009 del Consejo, de 16 de noviembre, relativo al establecimiento de un régimen comunitario de franquicias aduaneras (DOUE de 10 de diciembre), establece que:

“1. Salvo lo dispuesto en el artículo 24, serán admitidos con franquicia de derechos de importación los envíos consistentes en mercancías sin valor estimable expedidos directamente desde un tercer país a un destinatario que se encuentre en la Comunidad.

2. A efectos del apartado 1, por «mercancías sin valor estimable» se entenderá las mercancías cuyo valor intrínseco no sobrepase los 150 EUR en total por envío.”.

A su vez, el artículo 144 del Reglamento Delegado 2446/2015 dispone que:

“Un operador postal podrá presentar una declaración en aduana para despacho a libre práctica que contenga el conjunto reducido de datos a que se hace referencia en el anexo B respecto de las mercancías en un envío postal, cuando las mercancías cumplan todas las condiciones siguientes:

a) que su valor no exceda de 1 000 EUR;

b) que no se presente ninguna solicitud de devolución o de condonación en relación con ellas;

c) que no estén sujetas a prohibiciones o restricciones.”.

Teniendo en cuenta lo planteado en la consulta, cuando el valor de la mercancía sea inferior a 150 euros, ha de considerarse aduaneramente que se trata de envíos consistentes en mercancías sin valor estimable y, de acuerdo con lo previsto en el artículo 23 del Reglamento de (CE) nº 1186/2009 del Consejo, serán admitidos con franquicia de derechos de importación. Conforme dispone el artículo 141 anteriormente transcrito, las mercancías se considerarán declaradas para despacho a libre práctica por su mera presentación en aduana con arreglo al artículo 139 del CAU, siempre que los datos necesarios sean aceptados por las autoridades aduaneras.

6.- Adicionalmente, hay que indicar que, para los casos en que se superen las franquicias señaladas en el punto anterior, se prevén una serie de simplificaciones en la normativa aduanera para las compras por Internet realizadas por particulares y los envíos de escaso valor entre particulares, las cuales permiten que la declaración de importación se pueda realizar mediante un formulario establecido en la sede electrónica de la AEAT. Este servicio es gratuito, debiendo el particular satisfacer exclusivamente los derechos de importación e IVA que en su caso correspondan. No obstante, dichos importes son independientes de los que pueda cargar el operador postal o de transporte por almacenaje, transporte, despacho de aduanas, gestión del envío o servicios similares.

B) En relación con las cuestiones relacionadas con el Impuesto sobre el Valor Añadido, se informa lo siguiente.

7.- De acuerdo con el artículo 18 de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido (BOE del 29 de diciembre):

“Uno. Tendrá la consideración de importación de bienes:

Primero. La entrada en el interior del país de un bien que no cumpla las condiciones previstas en los artículos 9 y 10 del Tratado constitutivo de la Comunidad Económica Europea o, si se trata de un bien comprendido en el ámbito de aplicación del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, que no esté en libre práctica.

Segundo. La entrada en el interior del país de un bien procedente de un territorio tercero, distinto de los bienes a que se refiere el número anterior.”.

Adicionalmente, el artículo 86 de la Ley 37/1992 establece que:

“Uno. Serán sujetos pasivos del Impuesto quienes realicen las importaciones.

Dos. Se considerarán importadores, siempre que se cumplan en cada caso los requisitos previstos en la legislación aduanera:

1.º Los destinatarios de los bienes importados, sean adquirentes, cesionarios o propietarios de los mismos o bien consignatarios que actúen en nombre propio en la importación de dichos bienes.

(…).”.

De acuerdo con todo lo anterior, la introducción en el territorio de aplicación del impuesto de bienes procedentes de Estados Unidos es una operación de importación sujeta al Impuesto sobre el Valor Añadido en el que la consultante tendrá la consideración de sujeto pasivo del impuesto como propietaria de la piedra.

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 83 de la Ley 37/1992:

“Uno. Regla general.

En las importaciones de bienes, la base imponible resultará de adicionar al valor de aduana los conceptos siguientes en cuanto no estén comprendidos en el mismo:

a) Los impuestos, derechos, exacciones y demás gravámenes que se devenguen fuera del territorio de aplicación del impuesto, así como los que se devenguen con motivo de la importación, con excepción del Impuesto sobre el Valor Añadido.

b) Los gastos accesorios, como las comisiones y los gastos de embalaje, transporte y seguro que se produzcan hasta el primer lugar de destino de los bienes en el interior de la Comunidad.

Se entenderá por 'primer lugar de destino' el que figure en la carta de porte o en cualquier otro documento que ampare la entrada de los bienes en el interior de la Comunidad. De no existir esta indicación, se considerará que el primer lugar de destino es aquél en que se produzca la primera desagregación de los bienes en el interior de la Comunidad.

(…).”.

Así, la base imponible del impuesto será el resultado de adicionar determinados conceptos al valor considerado a efectos aduaneros y, en particular, los propios derechos arancelarios.

En cuanto a la liquidación del impuesto devengado con ocasión de la importación, de conformidad con el artículo 73 del Reglamento del impuesto aprobado por el Real Decreto 1624/1992, de 29 de diciembre (BOE del 31 de diciembre):

“1. Las operaciones de importación sujetas al impuesto se liquidarán simultáneamente con los derechos arancelarios o cuando hubieran debido liquidarse estos de no mediar exención o no sujeción, con independencia de la liquidación que pudiera resultar procedente por cualesquiera otros gravámenes.

(…)

2. A estos efectos, los sujetos pasivos que realicen las operaciones de importación deberán presentar en la aduana la correspondiente declaración tributaria, con arreglo al modelo aprobado por el Ministro de Economía y Hacienda, en los plazos y forma establecidos por la reglamentación aduanera.

(…).”.

Por tanto, el Impuesto sobre el Valor Añadido deberá ser liquidado por las autoridades aduaneras previa presentación por parte del sujeto pasivo de la declaración correspondiente, la Declaración Administrativa Única, a la que se hace referencia en apartados anteriores de esta contestación.

8.- La consultante plantea la posibilidad de efectuar la misma operación no como particular sino en el ejercicio de una actividad comercial, revendiendo las piedras importadas a adquirentes establecidos en distintas partes del mundo.

En primer lugar debe indicarse que dicha actividad supondría la ordenación por cuenta propia de factores de producción materiales y humanos o de uno de ellos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios, como define el artículo 5.dos de la Ley 37/1992 las actividades empresariales o profesionales.

La reventa de las piedras efectuadas por la consultante tendría la consideración de entregas de bienes de conformidad con el artículo 8 de la Ley 37/1992 que estarían sujetas al Impuesto sobre el Valor Añadido cuando se efectuasen en el territorio de aplicación del impuesto.

Dichas entregas estarían, en principio, sujetas al impuesto de conformidad con las reglas contenidas en el artículo 68, apartados uno y dos. 1º A), de la Ley del impuesto, salvo lo que se dispone a continuación respecto de las piedras que fueran transportadas a otro Estado miembro de la Unión Europea.

El tratamiento final de dichas entregas dependerá del destino de las piedras.

Así, las entregas efectuadas a adquirentes establecidos en el territorio de aplicación el impuesto estarán sujetas y no exentas, debiendo repercutir la consultante la cuota resultante de aplicar el tipo general del impuesto del 21 por ciento de acuerdo con el artículo 90 de la Ley 37/1992.

Para las entregas efectuadas a particulares y que fueran objeto de transporte o expedición a otro Estado miembro efectuado por la consultante o por cuenta de la misma, deberá estarse, además, a lo dispuesto en el artículo 68.cuatro de la Ley 37/1992 que dispone que:

“Cuatro. No se entenderán realizadas en el territorio de aplicación del impuesto las entregas de bienes cuya expedición o transporte se inicie en dicho territorio con destino a otro Estado miembro cuando concurran los requisitos a que se refieren los números 1.º, 2.º y 3.º del apartado anterior y el importe total de las mismas, excluido el impuesto, haya excedido durante el año natural precedente de los límites fijados en dicho Estado a estos efectos.

Lo previsto en este apartado será de aplicación, en todo caso, a las entregas efectuadas durante el año en curso a partir del momento en que el importe de los mismos supere los límites cuantitativos que establezcan los respectivos Estados miembros de destino.

Podrán optar por aplicar lo dispuesto en este apartado, en la forma que reglamentariamente se establezca, los empresarios cuyas ventas con destino a otros Estados miembros no hayan superado los límites indicados. La opción comprenderá, como mínimo, dos años naturales.

(…).”.

Los requisitos a los que se hace referencia en el citado apartado cuatro son:

“1.º Que la expedición o el transporte de los bienes se efectúe por el vendedor o por su cuenta.

2.º Que los destinatarios de las citadas entregas sean las personas cuyas adquisiciones intracomunitarias de bienes no estén sujetas al impuesto en virtud de lo dispuesto en el artículo 14 de esta Ley, o bien, cualquier otra persona que no tenga la condición de sujeto pasivo.

3.º Que los bienes objeto de dichas entregas sean bienes distintos de los que se indican a continuación:

a) Medios de transporte nuevos, definidos en el artículo 13, número 2.º de esta Ley.

b) Bienes objeto de instalación o montaje a que se refiere el apartado dos, número 2.º del presente artículo.

c) Bienes cuyas entregas hayan tributado conforme al régimen especial de bienes usados, objetos de arte, antigüedades y objetos de colección en el Estado miembro de inicio de la expedición o transporte de los bienes.”.

En conclusión, las entregas efectuadas para particulares establecidos en otros Estados miembros y objeto de transporte efectuado por la consultante o un tercero por su cuenta, estarán sujetos al Impuesto sobre el Valor Añadido pero sólo hasta el importe que hubiera sido aprobado por el Estado miembro de llegada de las piedras. A partir de la superación de dicho importe, afectando a las entregas subsiguientes inmediatas, no estarán sujetas dichas entregas, sin perjuicio de la tributación que proceda en el Estado miembro de destino. La superación del importe no afecta a la sujeción al impuesto de las entregas efectuadas con anterioridad a la superación de dicho importe.

Puede encontrar información no vinculante acerca de los importes aprobados por cada Estado miembro de la Unión para las “ventas a distancia” en la siguiente dirección de la Comisión Europea:

https://ec.europa.eu/taxation_customs/business/vat/eu-country-specific-information-vat_en

Por último, las entregas efectuadas a favor de destinatarios establecidos fuera del territorio de la Comunidad, podrían quedar exentas de conformidad con lo establecido en el artículo 21 de la Ley 37/1992 que establece que:

“Estarán exentas del impuesto, en las condiciones y con los requisitos que se establezcan reglamentariamente, las siguientes operaciones:

1.º Las entregas de bienes expedidos o transportados fuera de la Comunidad por el transmitente o por un tercero que actúe en nombre y por cuenta de éste.

2.º Las entregas de bienes expedidos o transportados fuera de la Comunidad por el adquirente no establecido en el territorio de aplicación del impuesto o por un tercero que actúe en nombre y por cuenta de él.

(…).”.

El desarrollo reglamentario de las condiciones para la aplicación de la anterior exención se efectúa en el artículo 9 del Reglamento del impuesto.

Por último, respecto de todas las entregas de piedras efectuadas por la consultante corresponderá a esta la condición de sujeto pasivo del impuesto de conformidad con el artículo 84 de la Ley 37/1992.

9.- En todo caso, la consultante como sujeto pasivo del Impuesto quedará sujeta a las obligaciones establecidas en el artículo 164.Uno de la Ley 37/1992 que dispone que:

“Uno. Sin perjuicio de lo establecido en el Título anterior, los sujetos pasivos del Impuesto estarán obligados, con los requisitos, límites y condiciones que se determinen reglamentariamente, a:

1º. Presentar declaraciones relativas al comienzo, modificación y cese de las actividades que determinen su sujeción al Impuesto.

2º. Solicitar de la Administración el número de identificación fiscal y comunicarlo y acreditarlo en los supuestos que se establezcan.

3º. Expedir y entregar factura de todas sus operaciones, ajustada a lo que se determine reglamentariamente.

4º. Llevar la contabilidad y los registros que se establezcan en la forma definida reglamentariamente, sin perjuicio de lo dispuesto en el Código de Comercio y demás normas contables.

5º. Presentar periódicamente, o a requerimiento de la Administración, información relativa a sus operaciones económicas con terceras personas y, en particular, una declaración recapitulativa de operaciones intracomunitarias.

6º. Presentar las declaraciones-liquidaciones correspondientes e ingresar el importe del Impuesto resultante.

Sin perjuicio de lo previsto en el párrafo anterior, los sujetos pasivos deberán presentar una declaración-resumen anual.

En los supuestos del artículo 13, número 2º, de esta Ley deberá acreditarse el pago del Impuesto para efectuar la matriculación definitiva del medio de transporte.

7º. Nombrar un representante a efectos del cumplimiento de las obligaciones impuestas en esta Ley cuando se trate de sujetos pasivos no establecidos en la Comunidad, salvo que se encuentren establecidos en Canarias, Ceuta o Melilla, o en un Estado con el que existan instrumentos de asistencia mutua análogos a los instituidos en la Comunidad.”.

10.- En cuanto a las obligaciones de facturación, cada una de las operaciones de venta efectuadas por la consultante deben quedar documentadas mediante la expedición de una factura, tal y como establece el artículo 164.uno.3º de la Ley del impuesto que señala que:

“Uno. Sin perjuicio de lo establecido en el Título anterior, los sujetos pasivos del impuesto estarán obligados, con los requisitos, límites y condiciones que se determinen reglamentariamente, a:

(…)

3.º Expedir y entregar factura de todas sus operaciones, ajustada a lo que se determine reglamentariamente.

(…).”.

El desarrollo reglamentario de las obligaciones de facturación se efectúa por el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación aprobado por el Real Decreto 1619/2012, de 30 de noviembre (BOE de 1 de diciembre), estableciendo el artículo 2.3 que:

“3. La obligación de expedir factura a que se refieren los apartados anteriores, se ajustará a las normas establecidas en este Reglamento, en los siguientes supuestos:

a) Cuando la entrega de bienes o la prestación de servicios a que se refiera se entienda realizada en el territorio de aplicación del Impuesto, salvo en los siguientes supuestos:

a´) Cuando el proveedor del bien o prestador del servicio no se encuentre establecido en el citado territorio, el sujeto pasivo del Impuesto sea el destinatario para quien se realice la operación sujeta al mismo y la factura no sea expedida por este último con arreglo a lo establecido en el artículo 5 de este Reglamento.

(…).”.

11.- Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.

Mercancías
Importaciones de bienes
Aduanas
Valor de aduana
Arancel aduanero
Territorio de aplicación del impuesto
Impuesto sobre el Valor Añadido
Documento único administrativo
Proveedores
Impuestos especiales
Importación de mercancías
Zonas francas
Franquicia
Actividades empresariales
Régimen aduanero
Comercialización
Persona física
Importación de productos
Origen de las mercancías
Entrega de bienes
Partida arancelaria
Gastos de locomoción
Valor real
Expropiación especial
Seguro de las mercancías
Derechos arancelarios
Carta de porte
Consignatario
Obligaciones de facturación
Actividades empresariales y profesionales
Condonación
Declaraciones Tributarias
Cesionario
Estado miembro de la Unión Europea
Liquidaciones tributarias
Cumplimiento de las obligaciones
Medios de transporte
Bienes usados
Número de identificación fiscal
Pago de impuestos

Ley General Tributaria (Ley 58/2003 de 17 de Dic) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 302 Fecha de Publicación: 18/12/2003 Fecha de entrada en vigor: 01/07/2004 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Real Decreto 1624/1992 de 29 de Dic (Reglamento del Impuesto sobre el Valor Añadido -IVA-) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 314 Fecha de Publicación: 31/12/1992 Fecha de entrada en vigor: 01/01/1993 Órgano Emisor: Ministerio De Economia Y Hacienda

Real Decreto 1619/2012 de 30 de Nov (Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 289 Fecha de Publicación: 01/12/2012 Fecha de entrada en vigor: 01/01/2013 Órgano Emisor: Ministerio De Hacienda Y Administraciones Publicas

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • El devengo y la base imponible en las importaciones de bienes en el IVA

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 08/02/2021

    El devengo de los derechos de importación se produce en el momento de la admisión de la declaración por la que se solicita el despacho a la libre práctica de los derechos. El devengo en las importaciones de bienes(Artículo 77 de la LIVA)Con car...

  • Zonas francas, depósitos francos y otros depósitos en el IVA

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 08/02/2021

    Las zonas francas, depósitos francos y situaciones de depósito temporal mencionados son los definidos como tales en la legislación aduanera. La entrada y permanencia de las mercancías en las zonas y depósitos francos, así como su colocación en...

  • Exenciones en el IVA relativas a regímenes aduaneros y fiscales

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 08/02/2021

    Prevista en el artículo 24 de la LIVA.¿Cuáles son las exenciones relativas a regímenes aduaneros y fiscales?(Artículo 24 de la LIVA y 12 del RIVA)De conformidad con el artículo 24 de la LIVA están exentas del impuesto, en las condiciones y con...

  • Exenciones en el IVA en las exportaciones de bienes. Entregas efectuadas fuera de la UE

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 08/02/2021

    Entregas en régimen de viajeros.Compras en tiendas libres de impuestos.Entrega de bienes a organismos humanitarios o educativos.Regulación de las exenciones en el IVA en las exportaciones de bienes. Entregas efectuadas fuera de la UE(Artículo 21 d...

  • Importaciones CANARIAS (IGIC)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 08/11/2019

    Podemos definir la Importación, como la entrada de bienes en las Islas Canarias, procedentes de la Península, Islas Baleares, Ceuta, Melilla, cualquier Estado miembro de la UE o de terceros Países, cualquiera que sea el fin  a que se destinen o l...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados