Resolución Vinculante de Dirección General de Tributos, V2016-17 de 26 de Julio de 2017

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: SG de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas
  • Fecha: 26 de Julio de 2017
  • Núm. Resolución: V2016-17

Normativa

Ley 35/2006, art. 64 y 75

Cuestión

Inclusión, a efectos de su incidencia en el IRPF del consultante, de los siguientes gastos: billetes de avión y viajes, respecto de los cuales el consultante no especifica su naturaleza o finalidad; adquisición de un vehículo para el desplazamiento a la universidad, gastos de mantenimiento y seguro del vehículo, y determinados gastos formativos y de examen referidos en la consulta.

Descripción

El consultante está divorciado. Según manifiesta en su escrito de consulta, el convenio regulador de divorcio aprobado judicialmente hace referencia respecto a la pensión por alimentos a pagar por el consultante a favor de sus hijos, entre otros gastos, a gastos extraordinarios, entre los que el convenio menciona a título de ejemplo, los gastos médicos, farmacéuticos u hospitalarios no cubiertos por la Seguridad Social, así como determinados gastos para la formación de los hijos.

Contestación

Dado que no se ha aportado el convenio regulador del divorcio, y al no manifestarse nada al respecto, se parte de la hipótesis de que el consultante no tiene atribuida la guarda y custodia de los hijos.

A las anualidades por alimentos a favor de los hijos se refiere el artículo 64 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no residentes y sobre el Patrimonio (BOE del día 29) estableciendo lo siguiente:

“Los contribuyentes que satisfagan anualidades por alimentos a sus hijos por decisión judicial sin derecho a la aplicación por estos últimos del mínimo por descendientes previsto en el artículo 58 de esta Ley, cuando el importe de aquéllas sea inferior a la base liquidable general, aplicarán la escala prevista en el número 1.º del apartado 1 del artículo 63 de esta Ley separadamente al importe de las anualidades por alimentos y al resto de la base liquidable general. La cuantía total resultante se minorará en el importe derivado de aplicar la escala prevista en el número 1.º del apartado 1 del artículo 63 de esta Ley, a la parte de la base liquidable general correspondiente al mínimo personal y familiar incrementado en 1.980 euros anuales, sin que pueda resultar negativa como consecuencia de tal minoración”.

En el mismo sentido se manifiesta el artículo 75 de la Ley del Impuesto para el cálculo de la cuota íntegra autonómica:

“Los contribuyentes que satisfagan anualidades por alimentos a sus hijos por decisión judicial sin derecho a la aplicación por estos últimos del mínimo por descendientes previsto en el artículo 58 de esta Ley, cuando el importe de aquéllas sea inferior a la base liquidable general, aplicarán la escala prevista en el número 1.º del apartado 1 del artículo anterior separadamente al importe de las anualidades por alimentos y al resto de la base liquidable general. La cuantía total resultante se minorará en el importe derivado de aplicar la escala prevista en el número 1.º del apartado 1 del artículo 74 de esta Ley a la parte de la base liquidable general correspondiente al mínimo personal y familiar que resulte de los incrementos o disminuciones a que se refiere el artículo 56.3 de esta Ley, incrementado en 1.980 euros anuales, sin que pueda resultar negativa como consecuencia de tal minoración”.

Los alimentos entre parientes se recogen en el artículo 142 del Código Civil con la siguiente configuración:

“Se entiende por alimentos todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica.

Los alimentos comprenden también la educación e instrucción del alimentista mientras sea menor de edad y aun después cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable.

Entre los alimentos se incluirán los gastos de embarazo y parto, en cuanto no estén cubiertos de otro modo”.

Conforme a lo anterior, si bien los específicos gastos formativos y de examen consultados podrían considerarse dentro de la pensión por alimentos, sin embargo los gastos de desplazamiento (billetes de avión y viajes) no pueden considerarse a tenor de la normativa civil transcrita como pensiones por alimentos a favor de los hijos, sin que puedan tampoco considerarse como pensión por alimentos los gastos correspondientes a la adquisición de un vehículo y los de mantenimiento y seguro del vehículo.

Lo que comunico a usted con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria (BOE del día 18).

Anualidad por alimentos
Base liquidable general
Divorcio
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Aeronaves
Pensión por alimentos
Convenio regulador divorcio
Mínimo por descendientes
Gasto sanitario
Guarda y custodia
Mínimo personal y familiar
Impuesto sobre sociedades
Rentas sujetas al IRNR
Cuota íntegra
Alimentos entre parientes
Menor de edad
Alimentista
Gastos de desplazamiento

Ley General Tributaria (Ley 58/2003 de 17 de Dic) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 302 Fecha de Publicación: 18/12/2003 Fecha de entrada en vigor: 01/07/2004 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Ley 35/2006 de 28 de Nov (IRPF -Impuesto sobre la renta de las personas físicas-) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 285 Fecha de Publicación: 29/11/2006 Fecha de entrada en vigor: 01/01/2007 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados