Auxiliares dependientes e independientes del empresario.

Pertenece al Grupo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • La representación en el ámbito de la empresa

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 06/02/2013

    La representación es muy importante en el ámbito empresarial. Son necesarios representantes para el desarrollo de la actividad de la empresa en el mercado. Se hace necesario empezar distinguiendo entre representación legal (es la Ley la que impone...

  • El estatuto jurídico del empresario

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 20/01/2016

    Según el Art. 1 ,Código de Comercio será comerciante,  quien, teniendo capacidad legal para ejercer el comercio, se dedica habitualmente a él. Por tanto, la capacidad y la habitualidad del ejercicio son requisitos necesarios para la adquisición...

  • Llevanza de la contabilidad

    Órden: Contable Fecha última revisión: 13/01/2017

    Tal y como se indica establece el primer apartado del Art. 25 ,Código de Comercio, es obligación del empresario llevar una contabilidad ordenada, que se atenga a la normativa según su actividad y permita una verificación cronológica de todas las...

  • Apreciación de las causas para el despido objetivo

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 11/04/2016

    Respecto al ámbito de apreciación de la concurrencia de la causa para los despidos objetivos, la jurisprudencia ha señalado que si la causa es económica, ha de afectar a la empresa en su conjunto o globalidad, y si se trata de un grupo de empresa...

  • Concepto de empresario

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 09/05/2013

    Empresario mercantil es aquella persona física o jurídica de naturaleza privada que actúa en nombre propio y realiza para el mercado una actividad comercial, industrial o de servicio. El estatus público le obliga a inscribirse en el registro merc...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Mercantil

Como consecuencia del desarrollo y complejidad de la actividad empresarial por parte del empresario en el mercado, que se manifiesta a través de la organización de su actividad empresarial y a través de una presencia en el mercado, el empresario necesita de terceras personas para ello.

Es decir, necesita colaboradores o auxiliares tanto en el ámbito interno como en el externo de su actividad. A estos se les conoce como auxiliares del comerciante, es decir, a aquellos que, con sus perfiles propios y mercantiles, están subordinados al empresario de forma estable y duradera, realizando una labor representativa en sus actuaciones.

 

Son colaboradores o auxiliares porque realizan negocios frente a terceros, no sólo tareas dentro de la organización.  Así, los colaboradores del empresario pueden ser de diferentes clases y estar sometidos a normativas distintas. Se distinguen, de este modo, los colabores dependientes de los esporádicos, según su vinculación temporal con la empresa; internos o externos, según se encuentren o no dentro de la organización de la empresa; dependientes o independientes, según la autonomía con respecto al empresario; y generales y específicos, dependiendo de si esa representación se corresponde con un aspecto concreto de la actividad empresarial o sobre cualquiera de ellos.

Los negocios que realiza el auxiliar producen efectos jurídicos, directa e indirectamente, en la esfera jurídica del empresario. Pero las facultades de representación no sólo exigen una dependencia directa y duradera, sino que, además, es necesario un apoderamiento expreso, conclusión que se extrae de los  Art. 281,Art. 282,Art. 292 ,Código de Comercio, pues se refiere a los auxiliares mercantiles del comerciante (factores, dependientes y mancebos) como formas del mandato mercantil. De esta forma, el Código de Comercio confunde el mandato con la representación.

La representación exige una serie de requisitos y que el representante actué de tal forma que, de la misma, se deriven efectos jurídicos en la esfera del empresario, estando investido del suficiente poder de representación. Pero no es lo mismo el poder de representación (que puede existir tanto por la existencia de un apoderamiento expreso, es decir, legitimación directa, o bien por una apariencia a la que el derecho le otorga efectos jurídicos de representación y que se justifica la protección de terceros de buena fe que consienten esa representación llevados por una apariencia jurídica, es decir, la legitimación indirecta) y el apoderamiento (que consiste en otorgar un poder expreso de representación y delimitar su contenido). 

En relación con los colaboradores dependientes e independientes, los primeros son aquellos auxiliares que se encuentran subordinados al empresario de forma permanente y, en el desarrollo de sus actividades, no asumen ningún riesgo empresarial propio. Ejemplos de ellos que da el propio Código de Comercio son los factores (Art. 282,Art. 291 ,Código de Comercio ), los dependientes (Art. 292 ,Código de Comercio) y los mancebos (Art. 293 ,Código de Comercio).

Sin embargo, esta terminología es confusa y está completamente en desuso. Además el Código de Comercio les otorga estatutos diferentes, aunque se diferencian, únicamente, por las competencias que les atribuyen. De esta distinción podemos hablar de apoderados generales, como en el caso de los factores, y singulares, que son los dependientes y mancebos. Además, este listado de auxiliares tipificados no es completo y hay categorías de auxiliares que no se recogen.

Dentro de los auxiliares dependientes se distinguen el factor, los dependientes y los mancebos. Así, el factor, gerente o Director General (en terminología actual), regulado en el Art. 283 ,Código de Comercio, está autorizado para administrar, dirigir y contratar, por su cuenta, todo lo relacionado con el giro de la empresa. Se trata de un apoderado general con facultades de representación en todo lo relacionado con la empresa. Para que las facultades de actuación del factor sean efectivas es necesario inscribirlas en el Registro Mercantil. Esta representación del factor puede revocarse en cualquier momento. Sin embargo, a diferencia de la representación voluntaria, sus poderes subsisten después de la muerte del empresario.

Los dependientes,recogidos en el art. Art. 292 ,Código de Comercio, son apoderados singulares. Son aquellos auxiliares del empresario que realizan, de forma constante, alguna o algunas gestiones propias del tráfico de la empresa. A diferencia de los factores, sólo están capacitados para realizar actos concretos de la empresa. El principal, es decir, aquel por cuenta y en nombre de quien se realizan las operaciones, queda obligado por las gestiones que realice el dependiente y no es necesaria su inscripción en el registro mercantil.

Basta con un apoderamiento verbal o por escrito, siempre que se de a conocer tal apoderamiento, aunque es obligatorio que dicha designación se incluya en el reglamento interno de la empresa. Al igual que el factor, actúan por cuenta y en nombre de quien actúan, y si incumplen dicha obligación, el empresario no queda obligado, respondiendo ellos de los mismos, además de suponer su despido.

Por lo que se refiere a los mancebos, recogido en el Art. 293 ,Código de Comercio, también son apoderados singulares del empresario. Son aquellos que están autorizados para realizar una operación mercantil por parte de su principal. Está legitimado para vender, cobrar y recibir mercancías. La relación entre el empresario y mancebo es una apariencia, una presunción, y para romperla es necesario anunciarlo con carteles en la empresa. Los mancebos, en un almacén al por menor abierto a público, podrán cobrar y expedir recibos a nombre de su principal.

En almacenes al por mayor tendrán las mismas facultades si son ventas al contado y el pago se realiza en el propio almacén, pues, de lo contrario, deberán firmarse por el principal o el apoderado legítimamente para ello. También puede aceptar mercancías, pero si éstas están viciadas y las ha adquirido sin cerciorarse de su calidad, responde de las mismas. Igualmente si realiza gastos extraordinarios incumpliendo el contrato. Además, actualmente existen otros auxiliares del empresario como los agentes de comercio, viajantes y representantes.

Se caracterizan por estar subordinados al empresario y su finalidad es captar clientela, desarrollando su actividad fuera del establecimiento empresarial. Su función es introducir productos en el mercado. Su labor puede ser en régimen de exclusiva, tanto personal (con un solo empresario), material (un solo producto) o geográfica (en una zona). No está sometido a jornada laboral u horarios pero si tienen derecho a vacaciones remuneradas. Tienen derecho a ser indemnizados por la clientela captada en caso de extinción del contrato, siempre que tal extinción no derive del incumplimiento de sus obligaciones y siempre que no se pueda beneficiar posteriormente de esa clientela captada.

Por lo que se refiere a los colaboradores independientes, son aquellos que no están subordinados al empresario ni integrados en su empresa. Son empresarios en si mismos cuya colaboración es precisamente el objeto de su negocio. El vínculo que tienen con el empresario no es de carácter laboral sino mercantil. Distinguiremos entre agentes y mediadores. Así, los agentesson personas naturales o jurídicas que obligan de forma estable, a cambio de una remuneración, a promover actos y operaciones de comercio por cuenta ajena, como intermediarios independientes, sin asumir, salvo que se pacte lo contrario, riesgos de tales operaciones.

Se caracteriza, por tanto, por la estabilidad ( a diferencia de la comisión) y la independencia ( a diferencia de los dependientes). Por lo que se refiere a los mediadores, son aquellos que se obligan a poner en contacto a una persona con otra para que entre ellas se pueda celebrar el contrato objeto de la mediación. Busca la conexión negocial entre las partes contratantes. No actúa por cuenta de su cliente pues no se produce el apoderamiento. Ejemplo de ellos son los Corredores de Comercio y los Agentes de cambio y Bolsa.

En la navegación encontramos tipos especiales de auxiliares. Dados los conocimientos y experiencia que requiere la actividad marina y aérea, el empresario necesita personal de su confianza. Hay que distinguir entre auxiliares terrestres, que colaboran en tierra, y auxiliares a bordo, que colaboran en el propio buque o aeronave. También encontramos figuras mixtas. Así, ejemplos de estos auxiliares son el gestor naval, que es un apoderado general del naviero similar al factor terrestre. 

El consignatario de buques es un auxiliar que representa los intereses del naviero en tierra. Son aquellas personas físicas o jurídicas que actúan en nombre y representación del naviero o armador, responsabilizándose de los pagos que se deriven de la estancia del buque en puerto. Por último, el comandante de la aeronave es similar al capitán del buque, teniendo las mismas facultades. Se le exige una titulación específica y estar en el pleno disfrute de sus derechos civiles.

 

 

 

No hay versiones para este comentario

Actividades empresariales
Comerciantes
Mandato
Poder de representación
Colaboradores del empresario
Registro Mercantil
Buena fe del tercero
Riesgo empresarial
Mercancías
Representación voluntaria
Muerte del empresario
Inscripción registral
Operación mercantil
Agentes de comercio
Buque
Naviera
Jornada laboral
Derecho a vacaciones
Extinción del contrato
Incumplimiento de las obligaciones
Aeronaves
Comisiones
Consignatario
Capitán de buque
Estancia
Persona física
Armador