Bebidas alcohólicas y drogas durante la conducción de vehículos

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Administrativo
  • Fecha última revisión: 12/02/2018

A la hora de conocer la normativa "marco" sobre "Bebidas alcohólicas y drogas" durante la conducción de vehículos, hay acudir a lo dispuesto en el Art. 14 del Real Decreto Legislativo 6/2105, de 30 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial. Tales disposiciones deben estudiarse en relación con lo dispuesto en los Art. 20 a Art. 26 del Reglamento General de Circulación

El Art. 14 del Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, precepto incluido en el Capítulo I ("Normas Generales") del Título II ("Normas de comportamiento en la circulación") de la Ley sobre tráfico, se ocupa, bajo el rótulo de "Bebidas alcohólicas y drogas" de las cuestiones esenciales en relación de las mismas con la conducción.

Así, el citado precepto establece lo siguiente:

  • No puede circular por las vías objeto de esta ley el conductor de cualquier vehículo con tasas de alcohol superiores a las que reglamentariamente se determine (A este respecto, véase el Art. 20 del Reglamento General de Circulación).

    Tampoco puede hacerlo el conductor de cualquier vehículo con presencia de drogas en el organismo, de las que se excluyen aquellas sustancias que se utilicen bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica, siempre que se esté en condiciones de utilizar el vehículo conforme a la obligación de diligencia, precaución y no distracción establecida en el Art. 10 .

  • El conductor de un vehículo está obligado a someterse a las pruebas para la detección de alcohol o de la presencia de drogas en el organismo, que se practicarán por los agentes de la autoridad encargados de la vigilancia del tráfico en el ejercicio de las funciones que tienen encomendadas. Igualmente quedan obligados los demás usuarios de la vía cuando se hallen implicados en un accidente de tráfico o hayan cometido una infracción conforme a lo tipificado en esta ley.

  • Las pruebas para la detección de alcohol consistirán en la verificación del aire espirado mediante dispositivos autorizados, y para la detección de la presencia de drogas en el organismo, en una prueba salival mediante un dispositivo autorizado y en un posterior análisis de una muestra salival en cantidad suficiente.

    No obstante, cuando existan razones justificadas que impidan realizar estas pruebas, se podrá ordenar el reconocimiento médico del sujeto o la realización de los análisis clínicos que los facultativos del centro sanitario al que sea trasladado estimen más adecuados.

  • El procedimiento, las condiciones y los términos en que se realizarán las pruebas para la detección de alcohol o de drogas se determinarán reglamentariamente (Así, vid. Art. 21 a Art. 23 del Reglamento General de Circulación)

  • A efectos de contraste, a petición del interesado, se podrán repetir las pruebas para la detección de alcohol o de drogas, que consistirán preferentemente en análisis de sangre, salvo causas excepcionales debidamente justificadas. Cuando la prueba de contraste arroje un resultado positivo será abonada por el interesado.

    El personal sanitario está obligado, en todo caso, a dar cuenta del resultado de estas pruebas al Jefe de Tráfico de la provincia donde se haya cometido el hecho o, cuando proceda, a los órganos competentes para sancionar de las comunidades autónomas que hayan recibido el traspaso de funciones y servicios en materia de tráfico y circulación de vehículos a motor, o a las autoridades municipales competentes.

No hay versiones para este comentario

Bebida alcohólica
Drogas
Circulación de vehículos
Agente de la autoridad
Accidente de tráfico
Reconocimiento médico
Análisis de sangre
Traspaso
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Conducta típica en el delito de negación a someterse al test de alcoholemia y drogas

    Orden: Penal Fecha última revisión: 07/10/2019

    La conducta regulada, es la de conducir un vehículo a motor o ciclomotor y negarse a someterse a las pruebas de alcoholemia y drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas, sin necesidad de resultado alguno. Nos encontramos, por lo ta...

  • La validez de las pruebas de alcoholemia y detención de estupefacientes

    Orden: Penal Fecha última revisión: 02/10/2019

    El Reglamento general de Circulación impone la obligación a todos los conductores de vehículos a someterse a las pruebas que se establezcan para la detención de las posibles intoxicaciones por alcohol o drogas. De igual manera, quedan obligados ...

  • Reforma del Código penal en las reclamaciones en materia de accidentes de circulación

    Orden: Civil Fecha última revisión: 30/09/2019

    La última reforma del Còdigo Penal relacionada con los accidentes de circulación fue la realizada por la Ley Orgánica 2/2019, de 1 de marzo, entrando en vigor el 03/03/2019.En primer lugar, con la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, por la que ...

  • Competencias en materia de tráfico

    Orden: Administrativo Fecha última revisión: 12/02/2018

    Sin menoscabo de las competencias que les correspondan a las CCAA por haberlas éstas asumido, el Real Decreto-Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, realiza el siguiente reparto de competencias en materia de tráfico:Administración General del Estad...

  • Delito de conducción bajo los efectos del alcohol y las drogas

    Orden: Penal Fecha última revisión: 02/10/2019

     La conducción bajo los efectos del alcohol o las drogas es uno de los diferentes delitos que se regulan dentro de los delitos contra la seguridad vial. Concretamente se encuentra dentro del Código Penal, en el Art. 379 apartado 2º.DELITOPENAEl q...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados