Conocimiento por el empresario de la infracción

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Laboral
  • Fecha última revisión: 05/05/2020

Con excepción de las causas de despido, el Estatuto de los Trabajadores no establece una clara tipificación de las conductas sancionables, concediendo al empresario la posibilidad de elegir la sanción que estime oportuna dentro de las limitadas por convenio colectivo.

Es reiterada y conocida la jurisprudencia que establece que el conocimiento por el empresario de la falta cometida a que se refiere el apdo. 2, art. 60 Estatuto de los Trabajadores (1), ha de ser un conocimiento cabal y suficiente para actuar con eficacia la facultad sancionadora.  (apdos. 1 y 2 art. 58 ET).

Acciones de las personas trabajadoras que implican la necesidad de investigación. Expediente disciplinario

Como ha declarado la doctrina (1), para obtener información cabal de las irregularidades cometidas por las personas trabajadoras, con la persistencia y continuidad en el tiempo de los efectos de la falta cometida, por encontrarnos con una acción permanente, la misma no adquiere carácter definitivo, para evitar el transcurso del plazo prescriptivo, hasta que se tenga conocimiento pleno de los hechos, pues, en otro caso, una falta que se está cometiendo permanentemente, hasta que la acción llega a conocimiento de los Superiores, beneficiaría al infractor. (2)

Como hemos indicado, debemos recalcar que el conocimiento por el empresario de la falta cometida a que se refiere el art. 60.2 del ET, ha de ser un conocimiento cabal y suficiente para actuar con eficacia la facultad sancionadora, por tanto, cuando se trata de hechos cuya autoría no está bien determinada, por la lógica precaución de los autores para que su conducta no resulte conocida o detectada, la actitud empresarial encaminada a obtener el conocimiento de la auditoria, no puede valorarse, evidentemente, como desidia o abandono en el ejercicio de su facultad sancionadora en el orden laboral a efectos de prescripción (3), pues, según declara la STS Nº 4572/2010, Sala de lo Social, Sección 1ª, de 19 septiembre 2011, lo relevante a estos efectos es cuando la empresa conoce los hechos, cuando estos llegan al conocimiento de la dirección, de quien tiene poder de decisión, para finalizar reiterando que ese conocimiento cabal de los hechos debe tenerlo la persona u órgano con facultad de sancionar, quien lo adquiere el día en que finaliza la investigación y es puesta en conocimiento de la empresa.

En este sentido la Sala IV ha señalado en sus STS de 27 de noviembre de 2001, 19 de junio de 2002, 25 de julio de 2002, 11 de octubre de 2005, y de 25 de enero 1996, rec. 1337/1995, que «interrumpe la prescripción de las faltas laborales la tramitación de expediente disciplinario, cuando el mismo es obligatorio en razón a exigirlo así la correspondiente norma legal o paccionada». Sin embargo esta doctrina ha sido matizada por otras SSTS como las de 24 de Noviembre de 1986, 20 de Junio de 1988, 4 de Julio de 1991 y 12 de Febrero de 1992, en el sentido de que la tramitación del expediente aludido sí interrumpe el plazo prescriptivo, aunque no esté ordenada por ningún precepto legal o convenido, cuando la misma es precisa o necesaria "para constatar la realidad y alcance de los hechos" acaecidos, siempre que sea conocida en forma por el afectado.

Es decir la interrupción de la prescripción de la falta cometida se produce cuando el expediente es medio preciso para llegar al conocimiento adecuado de los hechos. (4)

¿Cuándo vence el plazo de la empresa para sancionar?

Normativamente, como analizaremos, se fija un plazo máximo de seis meses para llevar a efecto una sanción, de tal modo que, una vez ya rebasado ese plazo, si la empresa tiene conocimiento del hecho sancionable, no podrá sancionar a la persona trabajadora.

El debate se centrará en la determinación del día inicial del plazo de esos seis meses establecido en el artículo 60.2 del Estatuto de los Trabajadores cuando existe un transcurso de tiempo superior entre la fecha de comisión de los actos que se imputan al trabajador y la fecha en la que se impone la sanción disciplinaria. En este caso podemos hacer uso del consolidado criterio de la STS, Sala de lo Social, Sección 1, Rec 4572/2010 de 19 de Septiembre de 2011, Ecli: ES:TS:2011:6619, cuyos términos son los siguientes:

1.- En los supuestos de despidos por transgresión de la buena fe contractual o abuso de confianza, "la fecha-en que se inicia el plazo de prescripción establecido en el artículo 60.2 del Estatuto de los Trabajadores no es aquella en que la empresa tiene un conocimiento superficial, genérico o indiciario de las faltas cometidas, sino que, cuando la naturaleza de los hechos lo requiera, ésta se debe fijar en el día en que la empresa tenga un conocimiento cabal, pleno y exacto de los mismos". (SSTS de 25 de julio del 2002, 27 de noviembre y 31 de enero del 2001, 18 de diciembre del 2000, 22 de mayo de 1996, 26 de diciembre de 1995 , 15 de abril de 1994, 3 de noviembre de 1993, y 24 de septiembre y 26 de mayo de 1992);

2.- Se ha de entender que ese conocimiento cabal y exacto lo tiene o adquiere la empresa, cuando el mismo llega a un órgano de la misma dotado de facultades sancionadoras o inspectoras. (SSTS de 25 de julio del 2002, 31 de enero del 2001, 26 de diciembre de 1995 y 24 de noviembre de 1989);

3.- En los supuestos en que los actos transgresores de la buena fe contractual se cometen por el trabajador de modo fraudulento o con ocultación, eludiendo los posibles controles del empresario, debe tenerse en cuenta que tal ocultación 'no requiere ineludiblemente actos positivos, basta para que no empiece a computarse la prescripción, que el cargo que desempeña el infractor obligue a la vigilancia y denuncia de la mis falta cometida, pues en este supuesto, el estar de modo continuo gozando de una confianza especial de la empresa, que sirve para la ocultación de la propia es una falta continua de lealtad que impide mientras perdura que se inicie el computo de la prescripción" (SSTS de 25 de julio del 2002 y 29 de septiembre de 1995).

"Es obvio que el conocimiento empresarial a que se refiere la jurisprudencia reseñada tiene que ser un conocimiento efectivo, real y cierto, no siendo aceptable sustituir ese conocimiento real y cierto por la mera posibilidad de haber tenido la empresa noticia de los hechos acontecidos, sin que ese conocimiento hubiese tenido lugar, y menos aún cabe admitir a este respecto la aplicación de ficciones o suposiciones".

"Como se vio, esta doctrina jurisprudencial ha declarado que no basta, a los efectos del inicio del plazo prescriptivo, con que la empresa tenga 'un conocimiento superficial, genérico o indiciario de las faltas cometidas', pues a tales efectos se requiere 'un conocimiento cabal, pleno y exacto' de los hechos acaecidos. Y es impensable que un conocimiento de caracteres tan exigentes y rigurosos se alcance por el simple hecho de que se hayan recogido en la contabilidad de la empresa las anotaciones o asientos relativos a las operaciones de que se trate".

"La jurisprudencia comentada exige que sean las personas u órganos de la empresa que tienen competencias sancionadoras o inspectoras, quienes tengan el referido conocimiento de los hechos acontecidos, y es prácticamente imposible que los concretos asientos contables diarios de la empresa sean conocidos por esas personas u órganos, salvo en el caso de que éstos realicen una auditoria o un expediente informativo en relación a tales asientos".

"Conforme a la jurisprudencia a que venimos aludiendo, la ocultación se debe considerar existente en los casos en que el empleado infractor desempeña un cargo que le obligue 'a la vigilancia y denuncia de la falta cometida, pues en este supuesto, al estar de modo continuado gozando de una confianza especial de la empresa, que sirve para la ocultación de la propia falta, es una falta continua de lealtad que impide mientras perdura que se inicie el cómputo de la prescripción".

 
Jurisprudencia

STSJ Andalucia Nº 3034/2011, Sala de lo Social, Sección 1, Rec 635/2011 de 09 de Noviembre de 2011, Ecli: ES:TSJAND:2011:10798

Existiendo un procedimiento criminal encaminado a su averiguación el mismo ha de interrumpir la prescripción, lo que lleva a que el nuevo cómputo no comience hasta que el proceso penal concluya, STS de 24 septiembre 1992 y las que allí se citan. En conclusión, el conocimiento completo y exacto de la conducta sancionada, en casos como el analizado, no cabe sostener que se produce sino cuando el camino de análisis judicial de la conducta del trabajador lleva a cabo todo su recorrido en la jurisdicción penal , de manera que la Sentencia en cuyos hechos se base sea firme, STS de 9 febrero 2009, por lo que la Sentencia acierta por lo menos en parte de su razonamiento, ya que cuando se les imputan los hechos justificadores del despido, no existía Sentencia firme, ni la empresa acreditó en el juicio otros hechos que las imputaciones que penalmente se hacían a los actores, por ello, no acreditados los hechos imputados, art. 55.4 ET, la sentencia que declaró el despido improcedente, no infringió los preceptos y jurisprudencia que se invoca, debiendo ser confirmada.

STS Nº 834/2018, Sala de lo Social, Sección 1, Rec 3540/2016 de 14 de septiembre de 2018, Ecli: ES:TS:2018:3364 (Voto particular)

Se analiza la prescripción de las faltas muy graves en un caso de despido disciplinario, en relación con el art. 60.2 del ET en supuestos de ocultación con transgresión de la buena fe contractual y abuso de confianza en el despempeño del trabajo.
 
STS, Sala de lo Social, Sección 1, Rec 3217/2002 de 15 de Julio de 2003
 
La Sala IV establece que cómputo del plazo de prescripción largo comienza desde que se cometió la falta y no cuando la empresa tuvo conocimiento de ella. Y si bien cuando se trata de faltas cometidas de forma continuada en el tiempo o faltas ocultadas, el día de inicio del plazo prescriptivo no es aquel en que se cometió cada una de ellas, sino aquel en que fue cometida la última o se tiene cabal y exacto conocimiento de ella, lo cierto es que ello no habilita a la empresa para iniciar la investigación cuando lo tenga por conveniente o para prolongar las averiguaciones indefinidamente.
 
 
(1) SSTSJ Andalucía Nº 2507/2010, Sala de lo Social, Sección 1, Rec 1391/2010 de 22 de septiembre de 2010, Ecli: ES:TSJAND:2010:4692; Nº 2580/2007, de 27 de julio de 2007, rec. 4544/2006 y la dictada en el Rec. nº 1197/08, cuando se trata de operaciones que implican la necesidad de una investigación.

(2) SSTS 21 septiembre 1987 , 27 enero 1990, 4 febrero 1991 y 29 septiembre 1995.

(3) STS, Sala de lo Social, de 25 octubre 2005, Rec. 622/2003.

(4) Criterio éste que se complementa con la posición mantenida en otras sentencias de la Sala (así en la de 15 de Abril de 1994), según la que "la fecha en que se inicia el plazo de prescripción establecido en el art. 60.2 del Estatuto de los Trabajadores no es aquélla en que la empresa tiene un conocimiento superficial, genérico o indiciario de las faltas cometidas, sino que, cuando la naturaleza de los hechos lo requiera, ésta se debe fijar en el día que la empresa tenga un conocimiento cabal, pleno y exacto de los mismos". STSJ Andalucía Nº 1908/2015, Sala de lo Social, Sección 1, Rec 1766/2014 de 08 de Julio de 2015

No hay versiones para este comentario

Plazo de prescripción
Ocultación
Convenio colectivo
Prescripción de las faltas laborales
Expediente disciplinario
Abuso de confianza
Transgresión de la buena fe contractual
Tramitación del expediente
Interrupción de la prescripción
Vencimiento del plazo
Sanciones disciplinarias
Buena fe contractual
Contabilidad de la empresa
Asiento contable
Sentencia firme
Despido improcedente
Cómputo de plazo de prescripción
Despido disciplinario
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados