Constitución de fundaciones
Ver Indice
»

Última revisión
28/01/2016

Constitución de fundaciones

Tiempo de lectura: 6 min

Tiempo de lectura: 6 min

Relacionados:

Orden: mercantil

Fecha última revisión: 28/01/2016


Según establece el @@11@@##Ley de Fundaciones##, los Estatutos de la Fundación deberán ser redactados haciendo constar las siguientes menciones:

  • Denominación.
  • Fines fundacionales.
  • Domicilio y ámbito territorial.
  • Composición del órgano de gobierno (Patronato).
  • Reglas básicas para la aplicación de los recursos al cumplimiento de los fines fundacionales y para la determinación de los beneficiarios, y cualesquiera otras disposiciones y condiciones lícitas que se tengan a bien establecer por el fundador o fundadores.

 

 

Con anterioridad a otorgar la escritura pública de constitución, el Protectorado deberá tener conocimiento del proyecto de los Estatutos de la Fundación, sobre la cual emitirá un informe orientativo, pero no vinculante.

Asimismo, el art. 5 de Ley de Fundaciones establece que en los Estatutos deberá constar la denominación de la fundación, que no podrá coincidir o asemejarse con ninguna otra inscrita en el Registro de Fundaciones. En relación con dicha denominación, el mencionado precepto realiza una serie de matizaciones:

  • No podrán incluirse términos o expresiones que resulten contrarios a las Leyes o que puedan vulnerar los derechos fundamentales de las personas.
  • No podrá formarse exclusivamente con el nombre de España, de las Comunidades Autónomas o de las Entidades Locales, ni utilizar el nombre de organismos oficiales o públicos, tanto nacionales como internacionales, salvo que se trate del propio de las entidades fundadoras.
  • La utilización del nombre o seudónimo de una persona física o de la denominación o acrónimo de una persona jurídica distintos del fundador deberá contar con su consentimiento expreso, o, en caso de ser incapaz, con el de su representante legal.
  • No podrán adoptarse denominaciones que hagan referencia a actividades que no se correspondan con los fines fundacionales, o induzcan a error o confusión respecto de la naturaleza o actividad de la fundación.
  • Se observarán las prohibiciones y reservas de denominación previstas en la legislación vigente.
  • La denominación propuesta no podrá coincidir o asemejarse con la de una entidad preexistente inscrita en otro Registro público, o con una denominación protegida o reservada a otras entidades públicas o privadas por su legislación específica.

Con el fin de que se cumplan todos estos requisitos, deberá solicitarse al Registro de Fundaciones una certificación que acredite que una determinada denominación está o no está previamente inscrita, que debe acompañarse posteriormente a la escritura de constitución. La certificación negativa de denominación debe haber sido expedida, como máximo, tres meses antes de la fecha de otorgamiento de la escritura. El nombre solicitado se reserva durante seis meses si se solicita prórroga de denominación. Si han transcurrido más de seis meses, debe solicitarse como si se tratara de nueva denominación.

Por otra parte, el art. 12 de Ley de Fundaciones dispone el carácter preceptivo de la dotación a la fundación. Así pues, el precepto establece que la dotación podrá consistir en bienes o derechos de cualquier clase, no obstante, deberá de ser adecuada y suficiente para poder ejecutar el cumplimiento de los fines fundacionales, presumiéndose como dotación suficiente aquella cuyo valor económico supere los 30.000€. En el supuesto de que la dotación sea de inferior valor, el fundador deberá justificar su adecuación y suficiencia a los fines fundacionales mediante la presentación del primer programa de actuación, junto con un estudio económico que acredite su viabilidad utilizando exclusivamente dichos recursos.

El propio art. 12 de Ley de Fundaciones distingue entre dotaciones dinerarias y dotaciones no dinerarias al establecer que, si la aportación es dineraria, podrá efectuarse en forma sucesiva. En tal caso, el desembolso inicial será, al menos, del 25 %, y el resto se deberá hacer efectivo en un plazo no superior a cinco años, contados desde el otorgamiento de la escritura pública de constitución de la fundación. Por el contrario, si la aportación no es dineraria, deberá incorporarse a la escritura de constitución una tasación realizada por un experto independiente.

No obstante, en uno y otro caso, deberá acreditarse o garantizarse la realidad de las aportaciones ante el notario autorizante, en los términos que reglamentariamente se establezcan.

De igual modo, el compromiso de aportaciones  de terceros podrá ser aceptado como aportación siempre y cuando la obligación sea acreditada mediante títulos ejecutivos.

Sin embargo, en ningún caso podrá ser considerado como dotación el mero propósito de recaudar donativos.

El art. 10 de Ley de Fundaciones se refiere a la escritura de constitución de la fundación, donde establece que deberá contener:

  • El nombre, apellidos, edad y estado civil del fundador o fundadores, si son personas físicas, y su denominación o razón social, si son personas jurídicas, y, en ambos casos, su nacionalidad y domicilio y número de identificación fiscal.
  • La voluntad de constituir una fundación.
  • La dotación, su valoración y la forma y realidad de su aportación.
  • Los Estatutos de la fundación.
  • La identificación de las personas que integran el Patronato, así como su aceptación si se efectúa en el momento fundacional.

Asimismo, para la válida constitución de una fundación, esta deberá estar dotada de un Protectorado, el cual se constituye como el órgano gubernativo de la propia fundación. Tanto es así que, tal y como se desprende del art. 35 de Ley de Fundaciones , para que sea posible concurrir a la primera inscripción de una fundación en el Registro de Fundaciones, es preciso que el propio Protectorado emita un informe  sobre la idoneidad de los fines de la fundación así como sobre la suficiencia de la dotación, el cual será preceptivo y vinculante.

Finalmente, para que una fundación sea válida y despliegue todos sus efectos, el art. 13 de Ley de Fundaciones exige que tanto la escritura pública de constitución como los demás documentos anteriormente señalados deberán presentarse  para su inscripción en el Registro de Fundaciones correspondiente en el plazo máximo de seis meses desde el otorgamiento de la misma.

En el supuesto de que hubieran transcurrido los seis meses desde el otorgamiento sin que los patronos hubiesen instado la inscripción en el correspondiente Registro de Fundaciones, el Protectorado procederá a cesar a los patronos, quienes responderán solidariamente de las obligaciones contraídas en nombre de la fundación y por los perjuicios que ocasione la falta de inscripción. No obstante, previa autorización judicial, el Protectorado procederá a nombrar nuevos patronos, los cuales deberán asumir la obligación de inscribir la fundación en el correspondiente Registro de Fundaciones, momento a partir del cual la fundación adquiere personalidad jurídica.

 

LIBROS Y CURSOS RELACIONADOS

Fundaciones en el Derecho Admistrativo español
Disponible

Fundaciones en el Derecho Admistrativo español

Dpto. Documentación Iberley

6.83€

6.49€

+ Información

Régimen jurídico de las fundaciones y las sociedades mercantiles especiales
Disponible

Régimen jurídico de las fundaciones y las sociedades mercantiles especiales

Dpto. Documentación Iberley

6.83€

6.49€

+ Información

Manual de Derecho societario
Disponible

Manual de Derecho societario

Miguel Ángel Tenas Alós

17.00€

16.15€

+ Información

Las penas previstas para las personas jurídicas en el Código Penal español
Disponible

Las penas previstas para las personas jurídicas en el Código Penal español

David Florin Tugui

21.25€

20.19€

+ Información

Régimen del Derecho Civil de Galicia
Disponible

Régimen del Derecho Civil de Galicia

Dpto. Documentación Iberley

6.83€

6.49€

+ Información