La contratación bancaria

Pertenece al Grupo
Incluídos en este Concepto
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Características generales de la contratación bancaria

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 25/01/2016

    La contratación bancaria, es decir, el contrato bancario, consiste en un acuerdo de voluntades sobre una operación bancaria.  Los contratos bancarios se caracterizan por ser: - Consensuales: Es necesario un acuerdo de voluntades, se perfeccionan p...

  • Clases de contratos bancarios

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 27/11/2012

    Los contratos bancarios constituyen un acuerdo de voluntades, entre el cliente y la entidad, sobre una operación bancaria.  Estos contratos pueden clasificarse según la función económica que cumplen. Se diferencian en ellos tres categorías: a) ...

  • Derecho Bancario

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 20/03/2017

    Existen diferentes definiciones del Derecho Bancario, se puede definir como el elenco de normas que regulan la actividad de las entidades de crédito; parte del derecho mercantil que regula las instituciones y operaciones de los bancos; conjunto de n...

  • El contrato bancario de cuenta corriente

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 25/01/2016

    El contrato de cuenta corriente, es un contrato en el cual la entidad de crédito se compromete a realizar por cuenta de su cliente aquellas operaciones típicas del servicio de caja. Es un contrato atípico y mixto, ya que se combinan en el mismo no...

  • Contrato de préstamo bancario y contrato de cuenta corriente

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 25/01/2016

    El préstamo bancario consiste en el préstamo de dinero, en el que una de las partes es una entidad de crédito, y la otra parte puede ser tanto una persona física como jurídica. La entidad de crédito entregará a la otra parte, dinero u otra cos...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Mercantil
  • Fecha última revisión: 25/01/2016

La contratación bancaria, es decir, el contrato bancario, consiste en un acuerdo de voluntades sobre una operación bancaria. Para que el contrato sea válido, exista, es necesario que concurran tres elementos: consentimiento, objeto y causa.

Así viene estipulado en el Art. 1261 ,Código Civil :

No hay contrato sino cuando concurren los requisitos siguientes:

1. Consentimiento de los contratantes.

2. Objeto cierto que sea materia del contrato.

3. Causa de la obligación que se establezca.”

Los contratos bancarios, en general, poseen dos características comunes:

- Una parte es, obligatoriamente, un banco o entidad de crédito.

- Operación bancaria que consiste en el negocio del dinero.

El Tribunal Supremo se ha pronunciado en diferentes ocasiones  sobre la mercantilizad de los contratos bancarios. Afirmó que siempre que los contratos revistan el carácter de operaciones bancarias, serán considerados mercantiles.

Los contratación bancaria se caracterizar por ser, en primer lugar, consensual. Se perfeccionan  por el mero consentimiento y obligan al cumplimiento de lo pactado y a las consecuencias que sean conformes a la buena fe, al uso y a la ley.

En segundo lugar, por ser oneroso, bilateral (excepto el préstamo) y conmutativo. Se caracterizarán, la gran mayoría, por ser de tracto sucesivo y de adhesión.

Las relaciones entre cliente y entidad estarán regidas por la mutua confianza.

Estos contratos bancarios, se encuentran sometidos a un principio de especialización operativa, es decir, ninguna persona física o jurídica, ya sea nacional o extranjera, podrá ejercer en territorio nacional las actividades que se encuentran por ley reservadas a las entidades de crédito, ni utilizar las denominaciones genéricas propias de las mismas que puedan inducir a error, sin haber obtenido la correspondiente autorización y estar inscrita en el registro que corresponda.

La contratación bancaria no cuenta con una regulación específica, entre las diversas normas que regulan las relaciones entre entidades de crédito y clientes, se pueden citar las siguientes:

- Código de Comercio, que regula los contratos de depósito, préstamo y fianza.

- Leyes mercantiles especiales: Ley de crédito al consumo, Ley sobre condiciones generales de la contratación, Ley de venta a plazos de bienes muebles, Ley general para la defensa de los consumidores y usuarios, etc.

- Los usos mercantiles, de gran importancia en la contratación bancaria.

Debe tenerse en cuenta también, las normas generales sobre contratación del Código Civil, Art. 1254 ,Código Civil  a Art. 1314 ,Código Civil;y las normas generales sobre contratación mercantil del Código de Comercio, Art. 50 ,CCom a 63 .

Hay que hacer hincapié en la voluntad de las partes, sin ella el contrato no existiría. Son frecuentes en este tipo de contratos, las condiciones generales estipuladas por los bancos y que deben ser aceptadas por ambas partes contractuales.

Como elementos de estos contratos bancarios, estarán las partes, el objeto y la forma.

Las partes de estos contratos serán dos: el cliente y la entidad de crédito.

El cliente, debe tener la capacidad para poder contratar y de representación. En la mayoría de supuestos, el cliente bancario estará en una posición de desigualdad económica respecto de la entidad. Será la parte débil del contrato, con poco margen de negociación por su parte.

Aquí el cliente puede ser un cliente bancario consumidor, y un cliente bancario no consumidor. En el primer caso, se tratará de aquella persona física o jurídica, que actúa en un ámbito ajeno a una actividad empresarial o profesional.

En segundo lugar, un cliente bancario no consumidor será la persona física o jurídica que actúa en ese ámbito profesional o empresarial.

Por el contrario, el cliente estará en una posición de igualdad económica respecto a la entidad de crédito, si se trata de una gran multinacional o análoga, contando en la negociación con mucho más margen de negociación.

La entidad de crédito, que será “toda empresa que tenga como actividad típica y habitual recibir fondos del público en forma de depósito, préstamo, cesión temporal de activos financieros u otras análogas, que lleven aparejada la obligación de su restitución, aplicándolos por cuenta propia a la concesión de créditos u operaciones de análoga naturaleza.”

Hoy en día tienen la consideración de entidades de crédito:

- El Instituto de Crédito Oficial.

- Los Bancos.

- Las Cajas de ahorros y la Confederación Española de Cajas de Ahorro.

- Las Cooperativas de Crédito.

- Los Establecimientos Financieros de Crédito.

En cuanto al objeto, estaría compuesto por el dinero y el precio. La mayoría de los contratos bancarios tienen por objeto el precio, aunque existen excepciones como es el contrato de alquiler de cajas de seguridad.

El dinero en estos contratos, se caracteriza por ser una cosa mueble, fungible, consumible, imperecedero, es decir, sólo se extingue por pago o sustitución, no por pérdida ni imposibilidad.

El precio se fijará teniendo en cuenta tres factores:

  1. Capital prestado.
  2. Tipo de interés nominal.
  3. Tiempo: de financiación y base del año (360 o 365 días).

En cuanto a la forma, hay que citar el Art. 51 ,CCom ,que establece lo siguiente: “Serán válidos y producirán obligación y acción en Juicio los contratos mercantiles, cualesquiera que sean la forma y el idioma en que se celebren, la clase a que correspondan y la cantidad que tengan por objeto, con tal que conste su existencia por alguno de los medios que el Derecho civil tenga establecidos. Sin embargo, la declaración de testigos no será por sí sola bastante para probar la existencia de un contrato cuya cuantía exceda de 9 euros,  a no concurrir con alguna otra prueba.”

Se exceptuarán los casos enumerados en el Art. 52 ,CCom .

Por lo tanto, la regla general es la libertad de forma, y la excepción es la formalidad. Como ejemplos de excepciones se pueden citar los siguientes:

1. La hipoteca bancaria, en la que es necesaria proceder a su inscripción en el registro correspondiente.

2. La fianza bancaria, que debe constar por escrito para ser válida.

3. El contrato de crédito al consumo, que si no consta por escrito será nulo de pleno derecho.

4. Los préstamos bancarios, que no devengarán interés si no se estipulan por escrito.

En la realidad, todos los contratos bancarios se realizan por escrito.

No hay versiones para este comentario

Contrato bancario
Contratación bancaria
Entidades de crédito
Operaciones bancarias
Persona física
Voluntad
Buena fe
Tracto sucesivo
Venta a plazos de bienes muebles
Defensa de consumidores y usuarios
Condiciones generales de la contratación
Cajas de ahorros
Voluntad de las partes
Desequilibrio económico
Actividades empresariales
Activos financieros
Cooperativas de crédito
Caja de seguridad
Tipo de interés
Contratos mercantiles
Inscripción registral
Declaración del testigo
Hipoteca
Contrato de crédito al consumo