Los contratos de colaboración y distribución: comisión, agencia, concesión y franquicia

Pertenece al Grupo
Incluídos en este Concepto
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Contrato de comisión

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 16/10/2017

    El contrato de comisión es considerado por nuestro Real decreto de 22 de agosto de 1885 por el que se publica el Código de Comercio. como un contrato de mandato mercantil, y la actividad que ha de constituir el objeto del contrato es el de un traba...

  • Contrato de distribución internacional

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 16/10/2017

    El contrato de distribución internacional es uno de los contratos de colaboración más utilizados por las empresas en el comercio internacional, provee de una solución eficaz y poco onerosa a la hora de establecer redes comerciales en el exterior....

  • Regulación del contrato de mandato

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    El mandato es aquel contrato en el que un mandante encarga a un mandatario que realice un acto jurídico determinado en nombre propio pero en interés y por cuenta del mandante. Es un contrato diferente del arrendamiento de servicios o del de represe...

  • El contrato de cuentas en participación

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 16/10/2017

    En virtud del contrato de cuentas en participación los comerciantes pueden interesarse en  las operaciones de otros comerciantes, contribuyendo para ellas con la parte del capital que convengan, y haciéndose partícipes de sus resultados próspero...

  • Supuestos especiales de contrato de comisión

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 16/10/2017

    Supuestos especiales en el contrato de comisión:1. Comisión de compra y venta2. Comisión de garantía3. Comisión de transporte1. Comisión de compra y ventaLa comisión de compra y venta tiene lugar cuando el comisionista adopta la posición de m...

Ver más documentos relacionados
  • Contrato de comisión mercantil por venta de un inmueble.

    Fecha última revisión: 23/10/2017

    CONTRATO DE COMISIÓN MERCANTILEn [LOCALIDAD], a [FECHA]R E U N I D O SDE UNA PARTE.- D./Dña. [NOMBRE], mayor de edad, con D.N.I. núm. [DNI], y con domicilio a efectos del presente documento en [DOMICILIO].DE LA OTRA.- D./Dña. [NOMBRE], mayor de e...

  • Contrato de intermediación inmobiliaria, (contrato de agencia)

    Fecha última revisión: 29/02/2016

    Por el contrato de agencia una persona natural o jurídica, denominada agente, se obliga frente a otra de manera continuada o estable a cambio de una remuneración, a promover actos u operaciones de comercio por cuenta ajena, o a promoverlos y conclu...

  • Modelo de Contrato de colaboración periodística (freelance)

    Fecha última revisión: 11/04/2016

    NOTA: El freelance desarrolla su profesión bajo la modalidad de contrato mercantil de prestación de servicios.  Contrato de colaboración periodística En [PROVINCIA],  a [DIA] de [MES] de [ANIO]. REUNIDOS:    De una parte, D./DÑA. [NOMBRE...

  • Contrato de comisión mercantil por venta de mercancía

    Fecha última revisión: 29/08/2017

     CONTRATO DE COMISIÓN MERCANTILEn [LOCALIDAD], a [FECHA]REUNIDOSDE UNA PARTE.- D./Dña. [NOMBRE], mayor de edad, con N.I.F. nº [DNI] y con domicilio a efectos del presente documento en [DOMICILIO].DE LA OTRA.- D./Dña. [NOMBRE], mayor de edad, c...

  • Contrato de mandato (Modelo genérico)

    Fecha última revisión: 12/05/2016

      NOTA: Por el contrato de mandato se obliga una persona, el mandatario, a prestar algún servicio o hacer alguna cosa, por cuenta o encargo de otra persona, la mandante. El mandante deberá pagar al mandatario la remuneración convenida y e indemn...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Mercantil
  • Fecha última revisión: 16/10/2017

En algunas de estas figuras de colaboración mercantil, el objeto del contrato es la mera realización de una actividad, en cuanto medio que puede dar lugar o no a un determinado resultado.

De este tipo de contrato son el contrato de distribución y el contrato de franquicia. En otras figuras, destaca como objeto la consecución de un resultado concreto, como sería el contrato de comisión mercantil o el contrato de agencia.

Bajo los llamados contratos de colaboración mercantil se encuentran los tipos contractuales, que podrán estar legalmente contemplados o no, en los que se gestionan intereses ajenos como medio para establecer y obtener la colaboración de un tercero en la realización de determinadas actividades mercantiles de cierta complejidad.

Todos estos contratos son consensuales, por lo que se perfeccionan por el mero consentimiento de los contratantes. Son, igualmente bilaterales y sinalagmáticos.

Contrato de comisión

El contrato de comisión es considerado por nuestro Código de Comercio como un contrato de mandato mercantil, y la actividad que ha de constituir el objeto del contrato es el de un trabajo cualificado como acto o contrato mercantil, pero no cualquier actividad. La comisión es un contrato intuitu personae, fundado, como el mandato, en la mutua confianza entre los contratantes.

Puede definirse el contrato de comisión como el mandato en virtud del cual el mandatario (llamado comisionista) se obliga a realizar o a participar en un acto o contrato mercantil por cuenta de otra persona, que será el comitente. Por tanto, el contrato de comisión es un subtipo cualificado del contrato de mandato.

Contrato de agencia

El contrato de agencia es aquel por el cual una persona, ya sea natural o jurídica, denominada agente, se obliga frente a otro de manera continuada o estable, a cambio de una remuneración, a promover actos u operaciones de comercio por cuenta ajena, o a promoverlos y concluirlos por cuenta y en nombre ajenos, como intermediario independiente, sin asumir, salvo pacto en contrario, el riesgo y ventura de tales operaciones.

Contrato de concesión

El contrato de concesión, también denominado de distribución en exclusiva, es aquel contrato concertado entre dos operadores económicos, en el que uno de ellos se compromete a comercializar (en nombre y cuenta propios), los productos de la otra parte del contrato. El producto o distribuidor (que será el conceedente) otorga al concesionario la exclusiva de reventa de sus productos dentro de una zona geográfica determinada y bajo sus directrices de supervisión.

Contrato de franquicia

Mediante el contrato de franquicia, nace una colaboración empresarial mediante la que una empresa (que será la empresa franquiciadora) que ha ideado y experimentado un producto, un servicio o un particular proceso productivo o distributivo, concede a terceros empresarios independientes (que serán los franquiciados) la autorización para producir y vender, o para vender, o para prestar servicios, bajo los signos distintivos y con las modalidades técnicas de comercialización del concedente.

Otros contratos de colaboración: la mediación o corretaje y las cuentas en participación.

Mediante el contrato de mediación, una de las partes del contrato se obliga a abonar a la otra (que será el mediador o corredor), una remuneración por indicarle la oportunidad de concluir un negocio jurídico con un tercero por servirle de intermediario en esa conclusión, siempre que haya contribuido eficazmente a ella, dependiendo su remuneración, salvo pacto en contrario, de la celebración del contrato en que ha intervenido.

El contrato de mediación se integra en los contratos de colaboración y gestión de intereses ajenos, cuya esencia reside en la prestación de servicios encaminados a la búsqueda, localización y aproximación de futuros contratantes, sin intervenir en el contrato ni actuar propiamente como mandatario.

El mediador facilita la conclusión de un contrato y su remuneración está condicionada generalmente a esta conclusión. El contrato de mediación se asemeja al contrato de mandato o al de comisión, pero no se confunde con éstos porque la esencia de la mediación radica en que la función del mediador está dirigida a poner en relación a los que pueden ser contratantes, sin intervenir en el contrato, ni actuar como mandatarios; el mediador a diferencia del mandatario, no contrata. Tampoco puede equipararse al contrato de agencia, porque no solo el agente recibe un encargo estable, mientras que el del corredor es esporádico, no pudiendo ser la duración de su contrato indefinida, sino también porque el mediador es una persona que actúa tratando de facilitar la conclusión de un contrato, pero sin llegar a ser portador de la defensa de los intereses de una de las partes, como hace el agente. El mediador, según queda dicho, acerca a las partes para que sean ellas las que contrate, no para suplantar a alguna de ellas (por eso, se dice que el corredor tiene una cierta imparcialidad). Tiene derecho a la percepción de una remuneración, que se denomina comisión, que se devenga en el momento de la perfección del contrato que ha facilitado el mediador, sin que el devengo de tal comisión dependa de la ejecución por las partes de dicho contrato. Pero la obligación de pago de tal comisión presupone que el contrato de compraventa que se perfeccione sea el que corresponda a la verdadera situación jurídica y registral del inmueble o inmuebles que se tratan de vender, lo que el agente de la propiedad inmobiliaria que interviene como mediador, tiene el deber profesional de averiguar y conocer.

El contrato de mediación es atípico, pero existe un conjunto de normas que disciplinan el ejercicio de determinadas profesiones de mediadores. Así, por ejemplo, la relativa a los agentes mediadores (Ley 26/2006, de 17 de julio, de mediación de seguros y reaseguros), califica a los agentes y a los corredores de seguros como mediadores.

El otro de los contratos que hemos mencionado es el contrato de cuentas en participación. Este contrato consiste en la colaboración económica en virtud de la cual una persona (partícipe) realiza una aportación patrimonial al negocio de un empresario (gestor) para participar en los resultados económicos del mismo, sin intervenir en su gestión y sin arriesgar mayor capital que el aportado. Esta forma de colaboración económica (como figura intermedia entre el préstamo y la sociedad) ofrece importantes ventajas prácticas, tanto para el partícipe como para el gestor. Para el partícipe porque le permite participar en los resultados de una actividad mercantil con riesgo limitado y para el gestor porque le permite obtener recursos financieros para su propio negocio, sin tener que compartir la titularidad ni la gestión del mismo y condicionando la devolución  y la remuneración del capital aportado por el partícipe a los resultados del negocio.

El contrato de cuentas en participación se encuentra regulado en los Art. 239Art. 243 del Código de Comercio

No hay versiones para este comentario

Contrato de colaboración
Contrato de comisión
Contrato de agencia
Objeto del contrato
Contrato de mandato
Mandato
Contrato de franquicia
Contratos mercantiles
Contrato de mediación
Mandatario
Comercialización
Partes del contrato
Actividad mercantil
Contrato de distribución
Contrato de comisión mercantil
Comisionista
Dueño de obra
Comitente
Concesionaria
Franquiciador
Franquiciado
Corretaje
Cuentas en participación
Negocio jurídico
Prestación de servicios
Contrato de cuentas en participación
Perfeccionamiento del contrato
Contrato de compraventa
Corredores de seguros
Agentes mediadores
Reaseguro