Régimen jurídico de un delito de amenazas: amenazas de un mal constitutivo de delito, amenazas de un mal no constitutivo de delito y el delito leve de amenzas

Pertenece al Grupo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Las escuelas penales

    Órden: Penal Fecha última revisión: 26/12/2012

    Entre las más destacadas escuelas penales estarían las siguientes:       - Los precursores, entre los que destacan Feuerbach, Romagnosi, Bentham y Filangieri. - La Escuela Clásica, que se caracteriza principalmente por su estudio del Der...

  • Efectos del consentimiento de la víctima en los delitos

    Órden: Penal Fecha última revisión: 04/01/2013

    En el ámbito del Derecho Penal, el consentimiento desempeña, un papel de inferior relevancia y mayor relativismo que en el Derecho Privado. Ello es debido a la circunstancia de que el Derecho Penal se construye sobre la base de una Estimativa Jur...

  • Los delitos contra las Instituciones del Estado y la división de poderes

    Órden: Penal Fecha última revisión: 26/12/2012

    Los delitos de este apartado aparecen regulados en el Capítulo III del título XXI, Libro II del Código Penal, bajo la rúbrica ?De los Delitos contra las instituciones del Estado y la División de Poderes?, dividido en dos secciones: - Secci...

  • Fusiones y adquisiciones de empresas (M&A)

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 07/07/2017

    La compra de una empresa por parte de otra (adquisición) o la unión de dos empresas, dando lugar a otra de mayor tamaño (fusión) constituyen una de las maneras más recurrentes en la actualidad para ganar dimensión y competitividad. Generalmente...

  • Regulación de los delitos de desórdenes públicos

    Órden: Penal Fecha última revisión: 14/11/2014

    El Capítulo III, del Título XXII, regula los desórdenes públicos. Comprende los artículos que van desde el Art. 557 ,Código penal a Art. 561 ,Código penal.  NOVEDAD: La Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, modifica el articulado qu...

Ver más documentos relacionados
  • Formulario de denuncia (Amenazas, coacciones, robo con intimidación)

    Fecha última revisión: 03/11/2017

    AL JUZGADO DE INSTRUCCIÓN DE [LOCALIDAD] D./Dña. [NOMBRE_CLIENTE], mayor de edad, [ESTADO_CIVIL_CLIENTE], con domicilio en la Ciudad de [CIUDAD] calle [CALLE] nº [NUMERO], titular del Documento Nacional de Identidad nº [NIF_CIF_DNI_CLIENTE], an...

  • Denuncia por delito de amenazas

    Fecha última revisión: 29/03/2016

    NOTA: En las amenazas condicionales, si el culpable hubiere conseguido su propósito,se castiga con la pena de uno a cinco años si se hubiere hecho la amenaza exigiendo una cantidad o imponiendo cualquier otra condición. De no conseguirlo, la p...

  • Escrito de excusa para ser jurado

    Fecha última revisión: 05/04/2016

    NOTA: El Tribunal del Jurado, como institución para la participación de los ciudadanos en la Administración de Justicia, tendrá competencia para el enjuiciamiento de los delitos de homicidio (artículos 138 a 140); de las  amenazas (artículo 1...

  • Denuncia por delito de chantaje

    Fecha última revisión: 08/03/2016

    NOTA: La denuncia de este delito, tiene el efecto particular de que el juez o tribunal podrá abstenerse de acusar por el delito cuya revelación se hubiere amenazado, si estuviera castigado con una pena de prisión inferior a dos años. En caso de ...

  • Recurso de apelación contra auto de prisión provisional en proceso abreviado

    Fecha última revisión: 04/04/2016

    NOTA: Para acordar la prisión o la libertad provisional con fianza de quien estuviere en libertad se requerirá solicitud del Ministerio Fiscal o de alguna parte acusadora, resolviéndose previa celebración de la comparecencia a que se refiere el ...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Penal

El Código Penal le dedica al delito de amenazas el Capítulo II del Título VI. 

La acción típica es la "exteriorización de un propósito que ha de consistir en un mal, la privación de un bien presente o futuro, de carácter material o inmaterial". Es necesario que se exteriorice para que la víctima lo conozca. El mal ha de ser ilícito, posible y futuro. En el caso de las amenazas, el mal podrá ser lícito si la condición es ilícita.

NOVEDAD: Desaparece la falta leve de amenazas. La Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, introduce en el apartado 7 del Art. 171 ,CP el delito leve de amenazas. Como novedad, se exige denuncia previa por parte del sujeto pasivo, excepto, cuando el sujeto pasivo sea alguna de las personas a las que se refiere el 173.2 ,CP

Desde un punto de vista penalista, la amenaza consiste en la exteriorización hecha por una persona a otra del propósito de causarle a él, a su familia o a personas allegadas, un mal que puede ser, o no, delictivo.

El bien jurídico protegido, es la la libertad, en su fase interna, atacándose a la fase de formación de la voluntad o fase de motivación del sujeto. Básicamente son dos los bienes jurídicos tutelados, el sentimiento de tranquilidad y el ataque a la libertad en la formación de la voluntad, que se ataca sobre todo en los supuestos de amenazas condicionales. El sujeto pasivo es el destinatario de la amenaza. También sus familiares o personas íntimamente vinculadas con el sujeto pasivo.

Los requisitos se pueden esquematizar de la siguiente manera:

A) El sujeto activo ha de exteriorizar dicho propósito de tal manera que, según jurisprudencia del Tribunal Supremo, el mal ha de ser real, serio y persistente. Entendemos que el mal es real cuando es posible, cierto y determinado. Hay que tener en cuenta que el mal también ha de ser futuro.

B) El sujeto activo no tiene que pensar en realizar realmente dicho propósito, bastará con que el sujeto pasivo crea que el sujeto activo puede llevar a cabo ese mal, es decir, debe de pensar que la amenaza va ser eficaz. El sujeto pasivo debe comprender el sentido de lo que dice el sujeto activo. Pero en el caso de que el mal sea constitutivo de delito tiene que afectar solo a los bienes contenidos en el 169.1 ,CP (integridad moral, libertad sexual, intimidad, honor, patrimonio y orden socio-económico). En caso de que la amenaza es de un mal no constitutivo de delito, lo importante no es tanto la gravedad del mal, sino la condición que se impone, que ha de ser valorada por el Juez o Tribunal.

C) La gravedad del mal y su adecuación para intimar se comprueba relacionando el mal con la persona del sujeto pasivo y las circunstancias que le rodean. La amenaza ha de ser adecuada para intimidar. Es necesario tener en cuenta quien es sujeto activo, sujeto pasivo, las circunstancias personales de ambos y el contexto. En las amenazas no condicionales es importante contextualizar porque lo que se vulnera sobretodo es el sentimiento de tranquilidad y seguridad de la persona amenazada. El mal puede recaer tanto en la persona del amenazado, como en la familia de éste o personas a el vinculadas

D) La amenaza siempre ha de llegar a oídos del destinatario y que comprenda el sentido de la amenaza que se haga.

E) En las amenazas de mal constitutivo de delito, los bienes jurídicos que han de verse afectados son la intimidad, la vida, la integridad personal o corporal, la integridad moral, la libertad, la libertad sexual, el honor, el patrimonio o el orden socio- económico.

En el delito de amenazas, cabe la comisión dolosa, no cabe la imprudencia. En cuanto al iter criminis, las amenazas se consuman cuando llegan al conocimiento de la persona amenazada y ésta es consciente del sentido de la amenaza aunque no es necesario que se vea amedrentada por la amenaza. Cabe la tentativa, cuando la amenaza no llega al conocimiento del amenazado, pero cuando se interpone la denuncia de amenazas ya se tiene conocimiento de ella.

Se mantiene la tradicional estructura en torno a si la amenaza consiste en un mal constitutivo de delito, o si por el contrario el mal con el que se amenaza no es constitutivo de delito. Respecto a las primeras hay que atender también al criterio de si se exige o no alguna condición. Las segundas requieren siempre de la exigencia de una condición

1) Amenazas de mal constitutivo de delito. 169.1 ,CP

Se amenaza al sujeto pasivo o a sus familiares con perpetrar un mal constitutivo de delito.

Amenazas simples.- Son aquellas en las que se exterioriza un daño sin establecer ningún tipo de condición. Se amenaza al sujeto pasivo o a sus familiares con realizar un mal constitutivo de delito. Ha de ser serio, futuro y posible, sin exigencia de condición. El destinatario de la amenaza puede ser el sujeto pasivo o personas que se mueven en su círculo de proximidad. Con respecto a esto, se admiten dos interpretaciones, una restrictiva, como las personas contenidas en el Art. 23 ,CP, familiares o personas ligadas de forma estable por análoga relación de afectividad. Otra interpretación es la amplia, no se exige que sea una relación tan estrecha ni estable. Se incluyen relaciones vecindad, amistad, relaciones profesionales, es decir, cualquier vínculo de carácter cercano que sirva para causar temor al sujeto pasivo.

 Tipo agravado de amenazas simples, son las contenidas en el 170.1 ,CP, que tiene en cuenta el medio y en nombre de quien se hace la amenaza. El medio ha de ser grave e idóneo para ejecutar la amenaza, lo normal es que se lleven a cabo en nombre de alguna organización, aunque esto no lo exige el Código Penal. Se exige que vayan dirigidas a una colectividad o a grupos más o menos determinados de personas, como grupos étnicos, religiosos, sociales o profesionales. Lo normal es que se efectúen a través de radio o televisión, o medios de comunicación semejantes.

En este tipo agravado, se pueden incluir amenazas como las de poner una bomba en un medio de transporte.

Amenazas condicionales.- Contenidas en el 169.1 ,CP, son más graves que las amenazas simples porque imponen una condición y se anula la capacidad de tomar decisiones. El mal podrá ser constitutivo de delito o no. La ejecución o no del mal va a depender del cumplimiento de la condición por parte de la víctima.

La condición no tiene que consistir en dinero y puede ser lícita o ilícita. Una condición lícita, es por ejemplo, cuando el acreedor amenace a su deudor con que si no le paga, que lo mata. Si la víctima cumple la condición, la pena es más alta.

Existen dos tipos cualificados de amenazas condicionales: El primero de ellos es el contenido en el segundo párrafo del 169.1 ,CP, en atención al medio empleado para realizar la amenaza. Para ello el sujeto activo tiene que hacer la amenaza por escrito, por teléfono o a través de cualquier otro tipo de comunicación o reproducción. También se incluyen las amenazas que se hacen en nombre de grupos o entidades reales o ficticias, siendo irrelevante a efectos penales la existencia o no de esas entidades.

El segundo de los tipos cualificados es el contenido en el 170.1 ,CP, en él se contemplan las amenazas que son dirigidas a atemorizar a los habitantes de una población, grupo étnico, cultural o religioso, o colectivo social o profesional, o a cualquier otro grupo de personas, y tuvieran la gravedad necesaria para conseguirlo.

Tipo autónomo.- Son las amenazas terroristas, contempladas en el 170.2 ,CP. Como ya se sabe la finalidad terrorista es siempre un mal constitutivo de delito. Fue recogida como consecuencia de las modificaciones legislativas en el marco de la lucha antiterroristas. Este tipo consiste en la reclamación pública de acciones violentas por parte de bandas armadas y organizaciones o grupos terroristas, ya que de esta manera se induce a cometer un delito, dirigiéndose a un determinado colectivo. 

El delito leve de amenazas es añadido por la reforma hecha por la Ley 1/2015, de 30 de marzo, dispone que: "...el que de modo leve amenace a otro será castigado con la pena de multa de uno a tres meses. Este hecho sólo será perseguible mediante denuncia de la persona agraviada o de su representante legal". En caso de que el sujeto pasivo sea alguno de los contenidos en el 173.2 ,CP, la denuncia previa no es necesaria, y la pena será la de localización permanente de cinco a treinta días, siempre en domicilio diferente y alejado del de la víctima, o trabajos en beneficio de la comunidad (TBC) de cinco a treinta días, o multa de uno a cuatro meses, ésta última únicamente en los supuestos en los que concurran las circunstancias expresadas en el 84.2 ,CP.

2) Amenaza de mal no constitutivo de delito

Son siempre amenazas condicionales. En ese caso nos encontramos con tres tipos, el básico, el agravado y el específico.

Tipo básico.- El mal con el que se amenaza puede ser lícito o ilícito. La exigencia que conlleva la condición, es una conducta no debida, valorándose la condición en función del mal, aunque sea la condición sea lícita.

Si el mal es lícito, la condición ha de ser ilícita, por ejemplo, “si no quieres que llame a la policía, págame el doble de los daños causados con el coche”. Esto sería un caso de lucro antijurídico.

Si el mal recae en un delito distinto de los del 169.1 ,CP, no se puede castigar. Por ejemplo, el marido que amenaza a la mujer con dejar de pagar la pensión, si no le cede la custodia de los hijos. Esta es una amenaza que da lugar a una situación absurda.

Tipo agravado.- El 171.2 ,CP recoge el chantaje. Es un tipo de amenaza de un mal no constitutivo de delito. Aquí la pena es mucho mayor que en la del 171.1 ,CP ya que aquí el mal no delictivo, consiste en revelar o difundir hechos relativos a la vida privada o familiar no conocidos públicamente y que puedan afectar a su fama. No es un delito contar hechos, ni el mal, pero si se usan para conseguir algo es delito.

La condición ha de ser de contenido económico, obteniéndose un beneficio directo con él. En caso de que el beneficio económico sea indirecto, la jurisprudencia entiende que no hay chantaje. Se exige que los hechos no sea conocidos públicamente y que la revelación del hecho pueda afectar a la fama de esa persona. La pena va a depender de que se consiga o no el pago, sin necesidad de que se pague la totalidad del importe

Tipo específico.- Es el contenido en el 171.3 ,CP. En él se recoge una excusa absolutoria para el chantajeado. Cuando la amenaza consista en revelar o denunciar la comisión de algún delito en el que ha intervenido el chantajeado, si el chantajeado denuncia o pone en conocimiento del Ministerio Fiscal la amenaza, se permite al Ministerio Fiscal que lo exima de pena cuando el delito que hubiere cometido tuviere hasta dos años de prisión y que le rebajará la pena en uno o dos grados cuando esta pena exceda de dos años de prisión.

Tipos especiales.- El 171.4 ,CP delito de amenazas leves por "razón de género" y contra persona especialmente vulnerable que conviva con el autor, cuando el sujeto pasivo sea o haya sido su esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia.

El 171.5 ,CP castiga como delito de amenazas en el ámbito familiar, al que de modo leve amenace con armas u otros instrumentos peligrosos a alguna de las personas a las que se refiere el 173.2 ,CP, exceptuadas las contempladas en el apartado anterior.

Las penas de los delitos de los apartados 4 y 5, se impondrán en su mitad superior, cuando el delito se perpetre en presencia de menores, o tenga lugar en el domicilio común o en el domicilio de la víctima, o se realice quebrantando una pena de las contempladas en el Art. 48 ,CP o una medida cautelar o de seguridad de la misma naturaleza.

El 171.6 ,CP contempla un tipo atenuado de los delitos de los apartados 4 y 5, en atención a las circunstancias personales del autor y a las concurrentes en la realización del hecho.

Delito leve de amenazas

Por último el 171.7 ,CP regula el delito leve de amenazas, introducido por la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, que sólo será perseguible mediante denuncia de la persona agraviada o de su representante legal. Aclara, que cuando el ofendido fuere alguna de las personas a las que se refiere el apartado 2 del artículo 173, la pena será la de localización permanente de cinco a treinta días, siempre en domicilio diferente y alejado del de la víctima, o trabajos en beneficio de la comunidad de cinco a treinta días, o multa de uno a cuatro meses, ésta última únicamente en los supuestos en los que concurran las circunstancias expresadas en el apartado 2 del artículo 84. En estos casos no será exigible la denuncia a que se refiere el párrafo anterior.

 

No hay versiones para este comentario

Amenazas
Delito de amenazas
Voluntad
Delito leve de amenazas
Integridad moral
Libertad sexual
Comisiones
Tutelado
Iter criminis
Vecindad
Tentativa
Bandas armadas
Localización permanente
Trabajos en beneficio de la comunidad
Denuncia de la persona agraviada
Instrumento peligroso
Amenazas leves
Antijuridicidad
Excusa absolutoria
Ámbito familiar