Delito de denegación de sometimiento al test de alcoholemia, drogas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Penal
  • Fecha última revisión: 28/02/2018

La negación a someterse al test de alcoholemia y drogas, se constituye como un delito autónomo que se regula dentro del conjunto de delitos contra la seguridad del tráfico, en concreto en el Art. 383 .

DELITO

PENA

ATENUANTES

Negarse a someterse a las pruebas de alcohol y drogas

Privación derecho conducir de 1 año hasta 4 años

+

Prisión de 6 meses a 1 año

 

Un grado la pena de prisión en atención a la menor entidad del riesgo causado y a las demás circunstancias del hecho.

“El conductor que, requerido por un agente de la autoridad, se negare a someterse a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y la presencia de las drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas a que se refieren los artículos anteriores, será castigado con la penas de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.”

La conducta regulada es la de conducir un vehículo a motor o ciclomotor y negarse a someterse a las pruebas de alcoholemia y drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas, sin necesidad de resultado alguno.

Se trata de un delito de peligro abstracto, siendo suficiente la negativa a esas pruebas.

Se considerará delito, la negativa abierta a someterse a las pruebas legalmente establecidas en todos los casos, aún cuando el conductor requerido no presente síntomas de haber ingerido alcohol o drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas, o no haya cometido irregularidad alguna.

 

El apdo. 2 del Art. 14 expresa la obligación del conductor de un vehículo a someterse a las pruebas para la detección de alcohol o de la presencia de drogas en el organismo, que se practicarán por los agentes de la autoridad encargados de la vigilancia del tráfico en el ejercicio de las funciones que tienen encomendadas. Igualmente quedan obligados los demás usuarios de la vía cuando se hallen implicados en un accidente de tráfico o hayan cometido una infracción conforme a lo tipificado en la ley. 

En su apartado 3 indica que las pruebas para la detección de alcohol consistirán en la verificación del aire espirado mediante dispositivos autorizados, y para la detección de la presencia de drogas en el organismo, en una prueba salival mediante un dispositivo autorizado y en un posterior análisis de una muestra salival en cantidad suficiente.

Se deben cumplir una serie de requisitos:

1º Requerimiento expreso por parte del agente de la autoridad, a someterse a dichas pruebas.

2º Que se realice de modo personal y directo, con el apercibimiento de poder incurrir en el delito penado en el Art. 383 .

3º Negativa a someterse a dichas pruebas, oponiéndose consciente y reiteradamente a su cumplimiento.

La Ley de Enjuiciamiento Criminal, en el inciso 7º del apartado 1 del Art. 796 , señala que "La práctica de las pruebas de alcoholemia se ajustará a lo establecido en la legislación de seguridad vial". 

Las pruebas para detectar la presencia de drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas en los conductores de vehículos a motor y ciclomotores serán realizadas por agentes de la policía judicial de tráfico con formación específica y sujeción, asimismo, a lo previsto en las normas de seguridad vial. Cuando el test indiciario salival, al que obligatoriamente deberá someterse el conductor, arroje un resultado positivo o el conductor presente signos de haber consumido las sustancias referidas, estará obligado a facilitar saliva en cantidad suficiente, que será analizada en laboratorios homologados, garantizándose la cadena de custodia.

Todo conductor podrá solicitar prueba de contraste consistente en análisis de sangre, orina u otras análogas. Cuando se practicaren estas pruebas, se requerirá al personal sanitario que lo realice para que remita el resultado al Juzgado de guardia por el medio más rápido y, en todo caso, antes del día y hora de la citación a que se refieren las reglas anteriores.

La legislación de seguridad vial está compuesta por el ya señalado Art. 14 de la RDLeg. 6/2015 de 30 de Oct (TR. de la ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial) y de los Art. 20 a Art. 26 del Real Decreto 1428/2003 de 21 de Nov (Reglamento General de Circulación)

El Reglamento enumera las personas que quedarán sometidas a estas pruebas a requerimiento de los agentes de la autoridad:

- A cualquier usuario de la vía o conductor de vehículo implicado directamente como posible responsable en un accidente de circulación.

- A quienes conduzcan cualquier vehículo con síntomas evidentes, manifestaciones que denoten o hechos que permitan razonablemente presumir que lo hacen bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

- A los conductores que sean denunciados por la comisión de alguna de las infracciones a las normas contenidas en este Reglamento.

- A los que, con ocasión de conducir un vehículo, sean requeridos al efecto por la autoridad o sus agentes dentro de los programas de controles preventivos de alcoholemia ordenados por dicha autoridad.

El Art. 22 del  Real Decreto 1428/2003 de 21 de Nov (Reglamento General de Circulación) dice:

"1. Las pruebas para detectar la posible intoxicación por alcohol se practicarán por los agentes encargados de la vigilancia de tráfico y consistirán, normalmente, en la verificación del aire espirado mediante etilómetros que, oficialmente autorizados, determinarán de forma cuantitativa el grado de impregnación alcohólica de los interesados.

A petición del interesado o por orden de la autoridad judicial, se podrán repetir las pruebas a efectos de contraste, que podrán consistir en análisis de sangre, orina u otros análogos (artículo 12.2, párrafo segundo, in fine, del texto articulado).

2. Cuando las personas obligadas sufrieran lesiones, dolencias o enfermedades cuya gravedad impida la práctica de las pruebas, el personal facultativo del centro médico al que fuesen evacuados decidirá las que se hayan de realizar.”

Los agentes de la autoridad le deberán informar, en todo caso, del derecho que tiene a formular cuantas alegaciones u observaciones considere oportunas, por él mismo o por medio de su acompañante o defensor, de las cuales se dejará constancia por medio de diligencia. Del mismo modo, se le hará saber de su derecho a contrastar los resultados obtenidos mediante el análisis de sangre, orina u otros a los que sea sometido en el centro médico correspondiente.

Si el sujeto decide realizar esa segunda prueba, será trasladado al centro sanitario más próximo al lugar de los hechos. El importe derivado de dichos análisis, previamente deberá ser depositado por el interesado, si el resultado posterior fuese positivo ya quedará sufragado con ese importe, mientras que si fuera negativo se le devolverá al propio sujeto.

El agente de la autoridad quedará obligado en los casos en que el resultado de los análisis fuese positivo o cuando el sujeto presentara síntomas evidentes de hacerlo bajo la influencia de bebidas alcohólicas o apareciera presuntamente implicado en una conducta delictiva, a los siguientes actos:

  1. Describir con precisión, en el boletín de denuncia o en el atestado de las diligencias que practique, el procedimiento seguido para efectuar la prueba o pruebas de detección alcohólica, haciendo constar los datos necesarios para la identificación del instrumento o instrumentos de detección empleados, cuyas características genéricas también detallará.
  2. Consignar las advertencias hechas al interesado, especialmente la del derecho que le asiste a contrastar los resultados obtenidos en las pruebas de detección alcohólica por el aire espirado mediante análisis adecuados, y acreditar en las diligencias las pruebas o análisis practicados en el centro sanitario al que fue trasladado el interesado.
  3. Conducir al sometido a examen, o al que se negase a someterse a las pruebas de detección alcohólica, en los supuestos en que los hechos revistan caracteres delictivos, de conformidad con lo dispuesto en la Ley de Enjuiciamiento Criminal, al juzgado correspondiente a los efectos que procedan.

Si el resultado de los mismos fuese positivo o el sujeto se negara a someterse a dichas pruebas, el agente procederá a la inmovilización del vehículo, a no ser que pueda hacerse cargo del mismo otra persona.

Los gastos que pudieran ocasionarse por la inmovilización, traslado y depósito del vehículo serán de cuenta del conductor o de quien legalmente deba responder por él.

Se debe tener en consideración que la negativa a la realización a la segunda prueba de alcoholemia, puede considerarse como delito contra la seguridad vial del Art. 380 CP además de delito de desobediencia del art. 383 del CP, y ello se desprende de lo dispuesto jurisprudencialmente, entre otras, la La negativa a la realización de una segunda prueba de alcoholemia se considera delito contra la seguridad vial y de desobediencia. (Voto particular). Sentencia núm. 531/2017 del TS de 11-07-2017, rec. 1923/2016

No hay versiones para este comentario

Bebida alcohólica
Drogas
Agente de la autoridad
Psicotrópicos
Estupefacientes
Drogas tóxicas
Denegación de sometimiento al test de alcoholemia
Motocicletas
Alcoholemia
Delito contra la Seguridad Vial
Accidente de tráfico
Test de alcoholemia
Análisis de sangre
Privación del derecho a conducir vehículos
Prueba de alcoholemia
Consumo de bebidas alcohólicas
Policía judicial
Cadena de custodia
Juzgado de guardia
Circulación de vehículos
Hecho delictivo
Atestado
Boletín de denuncia
Delito de desobediencia

Real decreto de 14 de septiembre de 1882 por el que se aprueba la Ley de Enjuiciamiento Criminal. VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 260 Fecha de Publicación: 17/09/1882 Fecha de entrada en vigor: 15/10/1882 Órgano Emisor: Ministerio De Gracia Y Justicia

RDLeg. 6/2015 de 30 de Oct (TR. de la ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 261 Fecha de Publicación: 31/10/2015 Fecha de entrada en vigor: 31/01/2016 Órgano Emisor: Ministerio Del Interior

Real Decreto 1428/2003 de 21 de Nov (Reglamento General de Circulación) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 306 Fecha de Publicación: 23/12/2003 Fecha de entrada en vigor: 23/01/2004 Órgano Emisor: Ministerio De La Presidencia

Pertenece al Grupo

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Delito de conducción bajo los efectos del alcohol y las drogas

    Orden: Penal Fecha última revisión: 12/02/2018

     La conducción bajo los efectos del alcohol o las drogas es uno de los diferentes delitos que se regulan dentro de los delitos contra la seguridad vial. Concretamente se encuentra dentro del Código Penal, en el Art. 379 apartado 2º.DELITOPENAEl q...

  • Bebidas alcohólicas y drogas durante la conducción de vehículos

    Orden: Administrativo Fecha última revisión: 12/02/2018

    A la hora de conocer la normativa "marco" sobre "Bebidas alcohólicas y drogas" durante la conducción de vehículos, hay acudir a lo dispuesto en el Art. 14 del Real Decreto Legislativo 6/2105, de 30 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refund...

  • El delito de tráfico de drogas

    Orden: Penal Fecha última revisión: 18/12/2012

    Los delitos relacionados con el tráfico de drogas, se regulan en el Código Penal dentro de los Delitos contra la Salud Pública, concretamente, en los Art. 368-378 ,CP. Se encuentra regulado dentro del Capítulo III "Delitos contra la salud públi...

  • Competencias en materia de tráfico

    Orden: Administrativo Fecha última revisión: 12/02/2018

    Sin menoscabo de las competencias que les correspondan a las CCAA por haberlas éstas asumido, el Real Decreto-Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, realiza el siguiente reparto de competencias en materia de tráfico:Administración General del Estad...

  • Actuaciones de la Policía Judicial en el juicio rápido de delitos

    Orden: Penal Fecha última revisión: 12/11/2014

     ElArt. 796 ,LECrim señala las diligencias, que la Policía Judicial deberá practicar en el tiempo imprescindible, y en todo caso, durante el tiempo de la detención.1. Sin perjuicio de recabar los auxilios a que se refiere el ordinal 1 del Art. 7...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados