Delito de descubrimiento y revelación de secretos

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Penal
  • Fecha última revisión: 28/10/2019

Dentro del Título X. Delitos contra la intimidad, el derecho a la propia imagen y la inviolabilidad del domicilio, se encuentra en el artículo 197 del Código Penal el delito de descubrimiento y revelación de secretos.

El artículo 197 del Código Penal contempla, por un lado, el apoderamiento de cartas, papeles, mensajes de email o cualesquiera otros documentos de naturaleza personal de la víctima y, por otro lado, la interceptación de cualquier tipo de comunicación de la víctima, sea cual fuere la naturaleza y la vía de dicha comunicación interceptada, sin el consentimiento de la víctima.

Según el preámbulo de la LO 1/2015, de 30 de marzo, se ofrece una respuesta también a los casos en los que se obtienen imágenes o grabaciones de otra persona dentro del ámbito de su intimidad y se divulgan contra su voluntad, lesionando dicha intimidad.

La transposición de la Directiva 2013/40/UE en España ha traído consigo, entre otras cosas, una separación clara entre la revelación de datos que afecten directamente a la intimidad personal y el acceso a otros datos que puedan afectar a la privacidad, pero no directamente a la intimidad personal. Por eso se tipifica de diferente manera este delito y el acceso a sistemas informáticos.

Se incluye también una tipificación de la interceptación de transmisiones entre sistemas cuando no sean transmisiones personales (las personales ya se encontraban penadas anteriormente), además de la facilitación o producción de programas informáticos o equipos diseñados con la función de realizar estos delitos.

Bien jurídico protegido

Lo que se pretende proteger mediante la tipificación de estas acciones es la intimidad, derecho fundamental consagrado en el artículo 18 de la Constitución: “se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen”. Este derecho comprende dos dimensiones diferentes; por un lado, la intimidad corporal, y por el otro, la intimidad personal. Es un aspecto de la intimidad más amplio que simplemente la intimidad corporal.

La intimidad personal se relaciona inevitablemente con la libertad de acción del sujeto, con las facultades positivas de actuación para controlar la información relativa a su persona y su familia en el ámbito público.

La idea de secreto, por otro lado, puede definirse como conocimientos que sólo están al alcance de unas pocas personas, que deben estar vinculados en última instancia a la intimidad, ya que esa es la finalidad protectora del tipo. En este sentido, la sentencia 666/2006, Tribunal Supremo, Sala de lo Penal, Sección 1, Rec 1392/2005 de 19 de Junio de 2006, en la que se dice que “la idea de secreto en el art. 197, 1o CP resulta conceptualmente indisociable de la de intimidad: ese «ámbito propio y reservado frente a la acción y el conocimiento de los demás»”. Así se desprende de la ubicación del precepto en el Título dedicado a los delitos contra la intimidad, y es coherente con su propia redacción, pues en el primer apartado relaciona los papeles, cartas o mensajes de correo electrónico con otros documentos o efectos personales. Y en el segundo apartado se refiere a datos reservados de carácter personal o familiar.

  • Concepto de intimidad

Según expone la sentencia 553/2015, Tribunal Supremo, Sala de lo Penal, Sección 1, Rec 456/2015 de 06 de Octubre de 2015, esta evolución del concepto de intimidad puede apreciarse en la jurisprudencia del Tribunal Constitucional así en un primer momento la intimidad se configura como el derecho del titular a exigir la no injerencia de terceros en la esfera privada, concibiéndola pues, como un derecho de corte garantista o de defensa. En un segundo momento a partir de la STC. 134/99 de 15.7, la intimidad pasa a ser concebida como un bien jurídico que se relaciona con la libertad de acción del sujeto, con las facultades positivas de actuación para controlar la información relativa a su persona y su familia en el ámbito público: “el derecho a la intimidad garantiza al individuo un poder jurídico sobre la información relativa a una persona o a su familia, pudiendo imponer a terceros (sean estos simples particulares o poderes públicos, su voluntad de no dar a conocer dicha información, prohibiendo su difusión no consentida”.

  • Concepto de secreto

Es necesario delimitar el concepto de secreto para entender el alcance del art. 197 CP. Éste aparece concebido en el art. 18.3 de la Constitución Española con un sentido formal. En relación con las comunicaciones técnicamente mediadas, se entiende que lo comunicado se encuentra dentro del ámbito del secreto, sea cual sea su contenido. En nuestro ordenamiento, el secreto opera como un derecho fundamental-medio, es decir, en la calidad de dispositivo de protección de ciertos procesos comunicativos que en la práctica social son el cauce de transmisión de datos comprendidos en el ámbito del derecho fundamental-fin que es la intimidad personal.

Hay que preguntarse si el artículo 197.1 CP traduce de forma lineal la opción constitucional, o si el legislador ordinario entiende “secreto” con un alcance más que formal, por lo que sería autónomo de alguna manera, no siendo relativo solamente a la intimidad. La Sala del Tribunal Supremo descarta esta opción en la sentencia 666/2006, Tribunal Supremo, Sala de lo Penal, Sección 1, Rec 1392/2005 de 19 de Junio de 2006, al entender que, aparte de no ser la más rigorosa técnicamente en el contexto constitucional, desde el derecho penal también se entiende que hay razones para entender que no es la pretendida por el legislador. Asimila textualmente el descubrimiento de los secretos a la vulneración de la intimidad, puesto que sitúa las correspondientes conductas en un plano de equivalencia, al conectarlas mediante la conjunción “o”. También amenaza a las acciones infractoras con una pena de privación de libertad de hasta 4 años.

Las comunicaciones del tipo de las intervenidas en la sentencia no están destinadas institucionalmente a ser el cauce normal de contenidos de carácter íntimo (que tampoco suelen serlo en la práctica). No se puede afirmar que los acusados pretendiesen vulnerar la intimidad del titular y usuario de la cuenta de email, ya que no era previsible el contenido de los mensajes. Aun así, la acción enjuiciada no debe ser considerada éticamente correcta o indiferente con respecto al ordenamiento jurídico, ya que las comunicaciones del querellante se intervinieron de manera ilegítima, aunque no fuese ello constitutivo de delito.

Grado de autoría
  • Cooperador necesario

El acusado de la sentencia 1219/2004, Tribunal Supremo, Sala de lo Penal, Sección 1, Rec 116/2003 de 10 de Diciembre de 2004 fue condenado como cooperador necesario del delito de difundir, revelar o ceder a terceros imágenes captadas de forma ilegal, sin haber tomado parte en su captación. Se exige que el sujeto activo tenga conocimiento del origen ilícito de las imágenes, completando de esta forma el atentado a la intimidad. Se califica como autónomo porque el sujeto activo del mismo no ha intervenido en el tipo básico contra la intimidad contemplado en el apartado 1º del artículo 197. Su definición autónoma responde a razones de política criminal, cuales son evitar la impunidad de ciertas conductas ajenas a la vulneración directa del derecho a la intimidad pero que igualmente atentan contra el mismo y son merecedoras de reproche penal. En síntesis, el Legislador establece el límite penal al uso arbitrario e ilegítimo de la libertad de información.

El cooperador necesario es un partícipe en los hechos propio de los autores, que sin su actuación el delito nunca se hubiera podido llevar a cabo, por lo que se le considera como autor (art. 28-b CP). El factum que se trata en este caso refleja de manera suficiente la conducta del acusado, sin que exista el error de subsunción pretendido por el mismo. Se acaba difundiendo el vídeo porque los autores de la captación de las imágenes son puestos en contacto con los del delito autónomo al que nos hemos referido precisamente por el acusado que contribuye de esta forma a la consumación del tipo de indiscreción. También le son aplicables las circunstancias agravantes de los apartados 5º y 6º del art. 197 CP, es decir, afectar a la vida sexual del perjudicado y concurrir en el mismo un móvil lucrativo.

No hay versiones para este comentario

Descubrimiento y revelación de secretos
Derechos fundamentales
Derecho a la propia imagen
Inviolabilidad del domicilio
Consentimiento de la víctima
Grabación
Derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen
Derecho a la intimidad
Poderes públicos
Cooperación necesaria
Amenazas
Libertad de información
Agravante
Incluídos en este concepto

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Tipo objetivo y subjetivo del delito de descubrimiento y revelación de secretos

    Orden: Penal Fecha última revisión: 28/10/2019

    Dentro del Título X. Delitos contra la intimidad, el derecho a la propia imagen y la inviolabilidad del domicilio, se encuentra en el artículo 197 del Código Penal el delito de descubrimiento y revelación de secretos.Tipo objetivoEn relación a...

  • Derecho a la propia imagen de la persona trabajadora

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 03/02/2020

    En el ámbito de las relaciones laborales, el derecho a la propia imagen no tiene desarrollo legal, si bien cuenta con múltiples alusiones a lo largo del Estatuto de los Trabajadores (arts. 4.2 e); 18, 20.3 o 50.1 ET), que imponen al empresario lím...

  • Delitos contra la intimidad y el honor

    Orden: Penal Fecha última revisión: 08/11/2019

    Los delitos contra la intimidad y el honor se encuentran regulados en los Títulos X y XI, del Libro II del Código Penal (Art. 197-216 ,Código Penal). El legislador español destina un Título específico en el Código Penal (Art. 197-204 ,Código...

  • Uso de las Redes sociales en el ámbito laboral

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 03/02/2020

    El manejo y utilización de las redes sociales se ha convertido en los últimos tiempos en una forma de la empresa de tener presencia en el mercado, y en alguna ocasión es también objeto de conflicto entre personas trabajadoras y empresas, existien...

  • Protección del honor, intimidad y propia imagen de los menores

    Orden: Civil Fecha última revisión: 02/06/2016

    En lo que respecta a la protección del honor, intimidad y propia imagen de los menores, el Art. 4 ,Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero establece una serie de singularidades en la materia, caracterizadas, principalmente, por la intervención impera...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados