Delito de negación de sometimiento al test de alcoholemia, drogas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Penal
  • Fecha última revisión: 07/10/2019

La negación a someterse al test de alcoholemia y drogas constituye un delito autónomo que se regula también dentro de los delitos contra la seguridad del tráfico, el art. 383 del CP.

Se contempla una pena de prisión, de seis meses a un año, junto con la pena de privación de conducir vehículos a motor de uno a cuatro años.

Este tipo penal constituyó una importante novedad del CP de 1995. El anterior artículo 380 remitía al delito de desobediencia. Las dudas de constitucionalidad de este artículo fueron despejadas por las SSTC 161/1997, de 2 de octubre y 234/1997, de 18 de diciembre: “ni desde el principio de proporcionalidad (penas más graves que el delito de conducción etílica), ni desde el derecho a la no auto-incriminación puede cuestionarse la conformidad de la norma con el texto constitucional”.

La Ley Orgánica 15/2007, de 30 de noviembre, que modificó el Código Penal en materia de seguridad vial, desplazó el referido delito a su art. 383 suprimiendo la referencia a la desobediencia para dotarle de autonomía. En el Preámbulo de la referida Ley Orgánica se lee: “la negativa a someterse a las pruebas legalmente establecidas para detectar el grado de alcoholemia o de impregnación tóxica (...) pierde su innecesario calificativo de delito de desobediencia y pasa a ser autónomamente castigada”.

El vigente art. 383 del CP sanciona al conductor que, requerido por un agente de la autoridad, se negare a someterse a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia (STS nº 531/2017 de fecha 11 de julio).

  • Bien jurídico protegido

Existen tres tipos de interpretaciones sobre el bien jurídico protegido con este precepto:

  1. La primera de ellas es la que entiende que se trata de un delito de desobediencia
  2. Otra opción es entender que nos encontramos ante un delito contra la seguridad vial, y por lo tanto una acción que pone en claro peligro la vida y la integridad de las personas
  3. Y, por último, cabría la posibilidad de entender que nos encontramos ante un delito pluriofensivo, que combina los dos anteriores.

1.- Comenzaremos adelantando que, con posterioridad abordaremos el problema que ha planteado  entender este tipo penal como un delito de desobediencia. Pero ahora, es necesario señalar una serie de notas importantes acerca de la posible consideración de este delito como un delito de desobediencia. El hecho de que antes de la reforma operada en 2007 del CP este tipo penal –regulado en el art. 380 CP- remitiera de forma expresa a los autores de esta conducta a lo previsto en el art. 556, el de desobediencia, hacía que se entendiera esta conducta como un delito de desobediencia.

Sin embargo, la actual redacción de manera autónoma del art. 383 hace que esta tesis carezca ya de mucho sentido. El legislador, mediante el art. 383 CP ha creado un delito de desobediencia especial con unos requisitos específicos y objetivados. Se ha pretendido elevar el delito a lo que anteriormente se conocía como una simple falta de desobediencia, dotándolo de autonomía propia, desvalorizando esta conducta de una manera más grave.

2.- En segundo lugar, por lo que respecta a entender este delito como un delito contra la seguridad vial, es necesario comenzar indicando que debido a la ubicación de este dentro del Capítulo de “Delitos contra la seguridad vial” parece que se ha pretendido vincularlo directamente con la seguridad vial.

Sin embargo, en puridad, el peligro real para la seguridad vial se realiza a la hora de conducir ebrio o bajo sustancias tóxicas, y no ante la negativa de someterse a las pruebas de detección

3.- En tercer lugar, es posible (y parece lo más acertado) entender este tipo penal como una conducta pluriofensiva. Se tutela el principio de autoridad, reforzando la protección penal de la efectividad de los requerimientos legítimos para efectuar las pruebas. Únicamente de manera indirecta se protege además la seguridad vial. Produce un efecto de prevención positiva: conseguir el acatamiento de las pruebas para mantener la seguridad del tráfico viario, o atajar un peligro próximo para la seguridad vial.

Pero el contenido esencial no está en la tutela del tráfico, sino en el principio de autoridad. Eso explica que también nazca la infracción cuando el bien jurídico 'seguridad vial' está ausente: negativa por contumacia, o por simple enfado generado por la contrariedad de ser requerido para ello por parte de quien se encuentra en óptimas condiciones para conducir por no haber ingerido ni una sola gota de alcohol. Estaremos ante un delito del art. 383 (STS nº 531/2017 de fecha 11 de julio).   

  • Naturaleza jurídica

Nos encontramos ante un nuevo delito de peligro en abstracto, pues no se exige la producción de ningún resultado.

El art. 383 del CP constituye una norma penal en blanco, pues remite expresamente a la normativa administrativa para la comprobación de las tasas de alcoholemia, integrada por:

  1. El art. 14 del Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial.
  2. Los artículos 21 a 24 del Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento General de Circulación.
  • Autoría y participación

Únicamente podrá ser autor de este delito el conductor de un vehículo a motor o ciclomotor obligado y que se niegue a la realización de estas pruebas. No es posible apreciar una posible coautoría, ya que terceros que se encuentren en el coche no están obligados a someterse a las pruebas, pero no es descartable la participación.

Es posible apreciar responsabilidad de terceros en casos de inducción, por ejemplo, un amigo dentro del coche que le alienta a no someterse a estas pruebas. Sin embargo, las condenas en caso de participación en este delito son prácticamente nulas.

No hay versiones para este comentario

Delito de desobediencia
Tipo penal
Drogas
Test de alcoholemia
Delito contra la Seguridad Vial
Alcoholemia
Constitucionalidad
Agente de la autoridad
Denegación de sometimiento al test de alcoholemia
Tutela
Delito contra la seguridad
Bebida alcohólica
Motocicletas
Circulación de vehículos
Coautoría

RDLeg. 6/2015 de 30 de Oct (TR. de la ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 261 Fecha de Publicación: 31/10/2015 Fecha de entrada en vigor: 31/01/2016 Órgano Emisor: Ministerio Del Interior

Real Decreto 1428/2003 de 21 de Nov (Reglamento General de Circulación) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 306 Fecha de Publicación: 23/12/2003 Fecha de entrada en vigor: 23/01/2004 Órgano Emisor: Ministerio De La Presidencia

Ley Orgánica 15/2007 de 30 de Nov (Se modifica la LO. 10/1995, del Codigo Penal en materia de seguridad vial) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 288 Fecha de Publicación: 01/12/2007 Fecha de entrada en vigor: 02/12/2007 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Incluídos en este concepto

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados