La omisión del deber de socorro como modalidad de delito contra la salud y la integridad corporal

Pertenece al Grupo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Regulación del delito de lesiones

    Órden: Penal Fecha última revisión: 30/01/2014

    Con el castigo de los delitos de lesiones se busca proteger la salud de las personas, tanto desde un punto de vista físico como psíquico. Es necesario un efectivo menoscabo de la salud, nos encontramos ante delitos de resultado material. Para al...

  • La culpa o dolo en la responsabilidad civil extracontractual

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    Por responsabilidad entendemos la obligación de resarcir las consecuencias lesivas para los derechos o intereses de otra persona derivadas de la actuación propia o ajena, bien procedan aquellas del incumplimiento de contratos, o bien de daños pro...

  • La acción y la omisión en la teoría del delito

    Órden: Penal Fecha última revisión: 13/11/2014

    La acción ha sido considerada tradicionalmente como el primero de los elementos constitutivos del delito, del cual se derivan los demás (la tipicidad, la antijuridicidad, la culpabilidad y, para algunos, la punibilidad) y que sin la existencia de...

  • Los delitos omisivos

    Órden: Penal Fecha última revisión: 27/12/2012

    En virtud de lo establecido por el Art. 10 ,Código Penal, existen dos tipos de delitos, delitos de acción o de comisión y delitos de omisión u omisivos, ya que la acción puede manifestarse en forma positiva (activa; acción) y en forma omisi...

  • Elementos y estructura del delito en el orden penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 13/11/2014

    Para poder hacer una enumeración de los elementos constitutivos del delito es necesario atender al concepto dogmático del mismo, en virtud del cual tales elementos son: la acción u omisión, la tipicidad, la antijuridicidad y la culpabilidad; aun...

Ver más documentos relacionados
  • Denucia por omisión del deber de socorro

    Fecha última revisión: 28/03/2016

    NOTA: El delito de omisión de socorro del art. 195 CP, se consuma desde el momento en que se marcha del lugar el causante del accidente, cuando nadie estaba prestando ningún auxilio a la víctima. El que tal auxilio pudiera producirse después no...

  • Denuncia de lesiones producidas por atropello y delito de omisión de socorro

    Fecha última revisión: 08/03/2016

      NOTA: El delito de omisión de socorro del art. 195 CP, se consuma desde el momento en que se marcha del lugar el causante del accidente, cuando nadie estaba prestando ningún auxilio a la víctima. El que tal auxilio pudiera producirse despué...

  • Escrito de excusa para ser jurado

    Fecha última revisión: 05/04/2016

    NOTA: El Tribunal del Jurado, como institución para la participación de los ciudadanos en la Administración de Justicia, tendrá competencia para el enjuiciamiento de los delitos de homicidio (artículos 138 a 140); de las  amenazas (artículo 1...

  • Denuncia por delito de denegación y abandono de asistencia sanitaria

    Fecha última revisión: 29/03/2016

    NOTA: En el delito de denegación y abandono de asistencia sanitaria, preceptuado en el art. 196 del Código Penal "El profesional que, estando obligado a ello, denegare asistencia sanitaria o abandonare los servicios sanitarios, cuando de la denega...

  • Escrito de subsanación de defectos formales en la consignación de cantidad.

    Fecha última revisión: 24/02/2016

      El secretario judicial concederá a la parte recurrente, con carácter previo a que se resuelva sobre el anuncio o preparación, un plazo de cinco días para la subsanación de los defectos advertidos, si el recurrente hubiera incurrido en defec...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Penal

El Título IX del Libro II en los Art. 195,Art. 196 ,CP regula la figura de la omisión del deber de socorro. El Art. 195 ,CP trata de la omisión del deber de socorro personal y el Art. 196 ,CP regula la denegación o abandono de asistencia sanitaria. Ambos se refieren a un delito genérico contra la seguridad o expectativa que tiene toda persona de ser ayudada en determinadas situaciones de peligro.

Bien jurídico protegido.- Es la solidaridad humana, entendida como el deber de todas las personas de prestar ayuda a socorrer a otras personas que se hallen en situación de peligro. La obligación de actuar en defensa de los bienes jurídicos no afecta a todos los bienes de los que es titular una persona sino solo a los personales e importantes como son la vida o la integridad física. Es un delito de omisión pura que se castiga con independencia del resultado lesivo que se genere como consecuencia de esa omisión. Las conductas referidas en el Art. 195 ,CP afecta a todos los ciudadanos, mientras que la conducta recogida en el Art. 196 ,CP afecta a determinados colectivos.

NOVEDAD: La reforma hecha por la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, produce la degradación normativa del delito de la omisión del deber de socorro, a tenor de la nueva redacción del 13.4 ,CP, que establece que cuando la pena por su extensión, pueda considerarse como leve y como menos grave, el delito se considerará, en todo caso, como leve, por lo que pasa a considerarse un delito leve. La competencia para el enjuiciamiento del delito de omisión del deber de socorro del 195.1 ,CP y 195.2 ,CP, sigue atribuida al Tribunal del Jurado, conforme a lo dispuesto en el art. 1.2, c) LO 5/1995, de 22 de mayo, y conforme a la Circular 1/2015 emitida por la Fiscalía General).

(Véase la Circular 1/2015, en el caso práctico (C P) "Circular 1/2015, sobre pautas para el ejercicio de la acción penal en relación con los delitos leves tras la reforma de la Ley 1/2015, de 30 de marzo que reforma el Código Penal", que se encuentra en documentos relacionados)

 

 

Modalidad genérica Art. 195 ,CP

El tipo básico se describe en el 195.1 ,CP, que regula la omisión del deber de socorro personal.

El sujeto pasivo de este delito es la persona que se halle desamparada y en peligro manifiesto y grave. Según la jurisprudencia, una persona desamparada es aquella que no puede prestarse ayuda a sí misma ni solicitarla de un tercero, cuando necesite ayuda externa. La presencia de una tercera persona implica que ya no hay desamparo con independencia de que pueda prestar una ayuda eficaz. Y se entiende que existe una situación de peligro, cuando existe una probabilidad racional de que se produzca un determinado resultado perjudicial para la vida o integridad corporal de esa persona. El peligro, a su vez, ha de ser manifiesto. Debe de existir un peligro perceptible o apreciable para la generalidad de las personas. Se entiende que el peligro es grave cuando el mal que se cierne sobre el sujeto, afecta a bienes jurídicos fundamentales como son la vida o la integridad.

La situación de desamparo va ser distinta según quién sea el sujeto activo; por ejemplo, en el caso de que un médico observe un accidente en el que ya hay personas ayudando, deberá ayudar igualmente, ya que su ayuda es más eficaz.

Pero si la víctima se coloca en situación de desamparo, como por ejemplo en la práctica de actividades de riesgo, no existirá la obligación de actuar impidiendo esa conducta, a no ser que se ostente una posición de garante.

El sujeto activo de este delito es aquel que tiene la obligación de prestar el socorro. El deber de socorrer lo tiene cualquier persona que conozca que alguien se encuentra en la situación descrita anteriormente. El Código Penal no exige que la persona obligada a socorrer sea solo la que se encuentra físicamente con el sujeto desamparado, sino que es suficiente que conozca la situación de riesgo.

No es necesario que sea la propia víctima la que solicite el socorro. Se exige para ser autor del delito, que la persona pueda prestar una ayuda mínimamente eficaz, sin que le suponga a él o a un tercero una situación de riesgo, que se han de concretar en bienes jurídicos tan importantes como la vida o la integridad física. No existe obligación de actuar si estos bienes se encuentran en peligro. Cuando alguien actúe de benefactor y genere un daño mayor al que trataba de evitar, no responderá de su actuación perjudicial.

Existen dos conductas típicas. Las contempladas en el 195.1,195.2 ,CP

El 195.1 ,CP atiende a la persona que no socorre, que omite la prestación de socorro, entendiéndose socorro o auxilio como la asistencia directa y persona o el traslado del sujeto pasivo a un lugar donde se le pueda prestar ayuda. Si consecuencia del no hacer se produce una lesión, no se va a imputar al sujeto activo porque el delito se consuma con la mera omisión.

El 195.2 ,CP nos dice que cuando el sujeto no puede prestar ayuda surge otra obligación que es la de pedir auxilio a cualquiera persona, la demanda con urgencia de ayuda a un tercero, es decir, se castiga no demandar ayuda cuando fuere urgente y se tendrá que solicitar a un tercero apto o capacitado para prestar la ayuda.

Se exige un dolo que abarque la situación de peligro y desamparo en la que se encuentre el sujeto pasivo, por tanto, debe de existir un conocimiento y una voluntad de omitir la ayuda, para que exista culpabilidad.

El estado de necesidad y el ejercicio legítimo de un derecho o cumplimiento de un deber oficio o cargo, pueden constituir causas de justificación.

Existe una causa de no exigibilidad de otra conducta, es una cláusula contenida en el Art. 195 ,CP, según la cual el deber de socorrer no surge si el prestar la ayuda implica un riesgo propio o ajeno. Ese riesgo tiene que ser personal, para la vida o para la integridad.

La pena que se prevé para este delito es de multa de tres a doce meses.

El 195.3 ,CP, recoge el supuesto de omisión de socorro cuando se intervino en la situación de riesgo, es un tipo cualificado. Antes la jurisprudencia entendía esta conducta como un tipo autónomo  de delito, independiente del tipo básico. Se conocía como delito de fuga ya que se extrajo del código de circulación y se elevó a la categoría de delito. Actualmente es una modalidad agravada del tipo básico de omisión del deber de socorro y tiene carácter subsidiario de él.

La conducta típica la conforma el no socorrer o demandar auxilio cuando el riesgo ha sido generado como consecuencia de una conducta previa del omitente. La actuación es más reprochable por haber creado el riesgo.

El sujeto pasivo es la persona en situación de desamparo y peligro manifiesto y grave. Aquí el desamparo se entiende de forma más restrictiva, puesto que la obligación de actuar subsiste aunque esa persona no se encuentre específicamente desamparada. Es decir, por el hecho de que el sujeto se desentienda de la situación sin comprobar si la víctima está en situación de riesgo, ya hay desamparo.

El riesgo se ha creado con la intervención del que ahora omite la ayuda. El riesgo pudo haber sido creado por una acción fortuita o como consecuencia de un comportamiento imprudente. No se aplica la comisión por omisión: situación de riesgo creada por una acción precedente del sujeto omitente. La comisión por omisión se aplicará cuando el riesgo haya sido creado dolosamente, aunque sea un dolo eventual, y el sujeto responderá por el resultado debido a su posición de garante.

Si se generan daños personales por la conducta imprudente del omitente habrá lesiones imprudentes y omisión del deber de socorro. Esto no es así en situación de caso fortuito.

La pena será de prisión de seis a dieciocho meses, y si el accidente se debiere a imprudencia, la de prisión de seis meses a cuatro años

 

El Art. 196 ,CP recoge el delito de denegación y abandono de asistencia sanitaria

El sujeto activo lo constituyen los profesionales sanitarios, es un delito especial impropio.

La conducta típica consiste en la denegación de asistencia sanitaria y el abandono de los servicios sanitarios.

En el supuesto de denegación de la asistencia sanitaria, es necesario que exista una solicitud por parte de la víctima, aunque no se haga de una manera expresa. Es suficiente con que el médico tenga conocimiento de esa situación de riesgo. La denegación tampoco habrá de ser expresa, basta con no asistir o con ralentizar esa asistencia.

En el supuesto de abandono de los servicios sanitarios, la conducta consiste simplemente en ausentarse del lugar de trabajo.

El resultado consiste en un grave peligro para la salud de las personas, y no es necesario que se produzca una petición de asistencia por parte del paciente. Para el castigo de estas conductas es necesario que ese abandono o denegación se realice incumpliendo las normas sanitarias, que se trate de una denegación no permitida, y que como consecuencia de ese abandono, se genere una situación de riesgo que ha de ser grave para la salud. Son castigados como delitos de peligro concreto.

El centro determinará quien tiene la condición de profesional y si el abandono es excusable o no. El sujeto activo debe estar obligado a prestar esa asistencia. Se preservan los supuestos del derecho de huelga de los profesionales de la sanidad.

No hay versiones para este comentario

Omisión
Deber de socorro
Delito de omisión del deber de socorro
Delito leve
Desamparo
Situación desamparo
Integridad física
Asistencia sanitaria
Auxilio
Ciudadanos
Lesividad
Tribunal del Jurado
Acción penal
Accidente
Autor del delito
Dolo
Voluntad
Comisión por omisión
Estado de necesidad
Cumplimiento de un deber
Ejercicio legítimo de un derecho
Caso fortuito
Dolo eventual
Daño personal
Derecho a huelga
Denegación de asistencia sanitaria