Delitos contra la libertad y la integridad moral

Pertenece al Grupo
Incluídos en este Concepto
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Delito de coacciones

    Órden: Penal Fecha última revisión: 27/12/2012

    El delito de coacciones está contenido en el Capítulo III, Título VI "Delitos contra la libertad" del Libro II del Código Penal. Su tipo básico está recogido en el Art. 172 ,CP. NOVEDAD: La LeyOrgánica 1/2015, de 30 de marzo, que modif...

  • Las escuelas penales

    Órden: Penal Fecha última revisión: 26/12/2012

    Entre las más destacadas escuelas penales estarían las siguientes:       - Los precursores, entre los que destacan Feuerbach, Romagnosi, Bentham y Filangieri. - La Escuela Clásica, que se caracteriza principalmente por su estudio del Der...

  • Cuadro comparativo de faltas

    Órden: Penal Fecha última revisión: 14/08/2015

    Tras la reforma hecha por la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo de reforma del Código Penal, desaparece la tradicional figura de la falta, que pasa a perseguirse como delito leve, o como infracción administrativa (castigada, en su caso, por la Le...

  • Regulación del juicio por delitos leves

    Órden: Penal Fecha última revisión: 01/10/2015

    El Juez de Instrucción será competente para el conocimiento y fallo de los juicios por delito leve, salvo que la competencia corresponda al Juez de Violencia sobre la Mujer de conformidad con 14.5 ,LECrim Los juicios de faltas que hayan quedado d...

  • Incapacidad de suceder por "indignidad"

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    La indignidad sucesoria es considerada como una "tacha sucesoria consistente en establecer que quienes cometen actos de particular gravedad contra un causante determinado pierden el derecho a heredar lo que tendencialmente podrían ostentar" (Lasart...

Ver más documentos relacionados
  • Querella por delito de coacciones

    Fecha última revisión: 09/03/2016

    NOTA: Con la reforma hecha por la Ley 1/2015, de 30 de marzo, las coacciones cuando sean constitutivas de un delito leve, sólo serán perseguibles mediante denuncia del agraviado o su representante legal (Según la Circular 1/2015)Frente a esta regl...

  • Denuncia por delito de amenazas

    Fecha última revisión: 29/03/2016

    NOTA: En las amenazas condicionales, si el culpable hubiere conseguido su propósito,se castiga con la pena de uno a cinco años si se hubiere hecho la amenaza exigiendo una cantidad o imponiendo cualquier otra condición. De no conseguirlo, la p...

  • Denuncia por delitos de torturas

    Fecha última revisión: 28/03/2016

    NOTA: Comete tortura la autoridad o funcionario público que, abusando de su cargo, y con el fin de obtener una confesión o información de cualquier persona o de castigarla por cualquier hecho que haya cometido o se sospeche que ha cometido, o por ...

  • Denuncia por coacciones por impedir el uso legítimo de la vivienda

    Fecha última revisión: 23/03/2016

    NOTA: El art. 172 del Código Penal, castiga a quien impidiere a otro con violencia hacer lo que la ley no prohíbe, sin estar legítimamente autorizado, con la pena de prisión de seis meses a tres años, o multa de 12 a 24 meses, según la gravedad...

  • Escrito de acusación por delito de vejaciones. Violencia de género

    Fecha última revisión: 14/03/2016

    NOTA: Con la reforma penal hecha por la Ley 1/2015, de 30 de marzo, las injurias y vejaciones leves quedan despenalizadas, excepto si el sujeto pasivo es alguna persona a las que se refiere el 173.4 del Código Penal, que establece "Quien cause inju...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Penal

La libertad es un derecho fundamental protegido en el Art. 17 ,C. Española. Hay que entenderla libertad como la capacidad de actuación en sentido amplio.

Es un atributo de la capacidad que tiene una persona para decidir lo que quiere o no quiere hacer, sin que su decisión se vea constreñida o mediatizada por otra u otras personas.

Podemos distinguir dos fases o vertientes en la libertad, una exterior y otra interior. La interna consiste en la formación de esa decisión que no trasciende al exterior, mientras que la otra es cuando se ejecuta esta decisión y trasciende al exterior.

NOVEDAD: La Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo,- que entra en vigor el 1 de julio- que modifica el Código Penal, elimina el Libro III, que regulaba las faltas. Surgen la modalidad de los delitos leves, como el delito leve de amenazas (171.7 ,CP), o el delito leve de coacciones (172.3 ,CP)

Se añaden varios preceptos el Art. 172 bis ,CP constituyente del delito de matrimonio forzado y el Art. 172 ter ,CPdelito de acoso, acecho u hostigamiento ("stalking") mediante llamadas telefónicas continuas, seguimientos o cualquier otra fórmula que lesione gravemente la libertad. También castiga el uso indebido de los datos de la víctima, que se produciría por ejemplo, cuando el sujeto activo suplanta la identidad de su victima, haciéndose pasar por ella en redes sociales.

 

 

Desde un punto de vista jurídico, la libertad puede entenderse de dos maneras:

- El ejercicio de derechos relacionados con las libertades públicas donde el sujeto actúa como ciudadano y el Estado le reconoce unos derechos relacionados con la vida pública. La conducta que ataque estos bienes se regula en otro título, el concerniente a las libertades públicas.

- La libertad puede ser de carácter personal. Un individuo ejerce sus derechos frente a otro individuo. Se trata de libertades individuales que afectan a derechos de carácter privado. Esta libertad es la que se protege en su fase externa en las detenciones ilegales, y en la fase interna, en los delitos de amenazas y coacciones.

Las causas de justificación en estos delitos no representan la excepción sino la regla general. El error es muy común y hay que estimarlo normalmente como un error de prohibición, contenido en el 14.3 ,CP. Si el error es vencible se castigará el delito con la pena inferior en uno o dos grados y si es invencible se exime de responsabilidad penal.

En lo referente a los atentados contra la integridad moral, el bien es esa integridad moral cuyo ataque supone siempre una actuación contraria a la voluntad del sujeto pasivo que ataca a su dignidad y produce vejaciones. Existen tres posturas con respecto a estos atentados:

- Una parte de la doctrina entiende que estas conductas tratan de infligir un sufrimiento de carácter físico o psíquico a la víctima sin causar ningún tipo de lesión, una situación de dolor

- Otra parte entiende que se protege la dignidad de la persona, que se encuentra atacada en la medida que hay acciones de carácter vejatorio, degradante o humillante. Esta opción aparece la más acertada.

- Por último, algunos creen que se protege la libertad de la persona, ya que se anula la capacidad de decisión de la víctima a través de múltiples métodos como las vejaciones, las humillaciones, o la falta de información respecto de algunos asuntos.

El Art. 173 ,CP regula los delitos contra la integridad moral, en los que la acción típica de esta conducta delictiva consiste en infligir a otra persona un trato degradante menoscabando gravemente su integridad o dignidad moral. Es muy importante distinguir este delito del de torturas, ya que existe una relación de grado con ellas. Las torturas se encuentran en el escalón superior y estas conductas contra la integridad moral en el escalón inferior.

Es un delito residual, ya que se encaja cuando la conducta no encaja en otra figura delictiva o cuando pudiendo incluir la conducta en otros delitos como el de lesiones o coacciones, estos no serían suficientes para valorar el aspecto vejatorio o humillante, este delito se enmarca en un proceso de actuaciones que han de producir una serie de resultados, como que la víctima padezca un sentimiento de humillación. Por ello la jurisprudencia del Tribunal Supremo interpreta de forma negativa el 173.1 ,CP, considerando que si la conducta tipificada no es tortura será trato degradante.

Se castigará también en el ámbito de cualquier relación laboral o funcionarial a quien, prevaliéndose de su relación jerárquica superior, realice contra otros de forma reiterada actos hostiles o humillantes que, sin llegar a constituir trato degradante supongan un grave acoso contra la víctima. También encuentran acomodo en este precepto las conductas de quienes tengan por objeto impedir el legítimo disfrute de su vivienda, llevándose a cabo actos hostiles o humillantes, incluso sin que lleguen a ser trato degradante.

El 173.2 ,CP encuadra dentro de esta conducta delictiva la de la violencia de género. Se trata de proteger la salud de la víctima pero cuando todavía no ha sido dañada, buscando proteger la estabilidad familiar. Es exigible una reiteración de esos comportamientos violentos que deben de cumplir una serie de requisitos:

- Debe de haber violencia física o psíquica sin provocar ningún tipo de daño, produciéndose comportamientos violentos y agresivos, considerados como vejatorios o humillantes.

- La violencia debe ser habitual o reiterada , para demostrarlo se atiende al número de actos violentos que deben ser como mínimo tres y la proximidad temporal entre esas acciones, no siendo necesario que la víctima sea la misma persona sino que sea del mismo entorno familiar, tampoco es necesario que los actos hayan sido enjuiciados, la víctima ha de ser alguno de los sujetos contemplados en el 173.2 ,CP.

 

 

REGULACIÓN ANTERIOR AL 1 DE JULIO DE 2015:

Los delitos contra la libertad y la integridad moral, contenidos en el Título VI del Libro II del Código Penal, son delitos que protegen principalmente la libertad del ciudadano, entendiendo como la libertad el derecho fundamental protegido en el Art. 17 ,C. Española. Hay que entender la libertad como la capacidad de actuación en sentido amplio. Hay que entenderla como atributo de la capacidad que tiene una persona para decidir lo que quiere o no quiere hacer, sin que su decisión se vea constreñida o mediatizada por otra u otras personas. Podemos distinguir dos fases o vertientes en la libertad, una interna y otra externa. La interna consiste en la formación de esa decisión que no trasciende al exterior, mientras que la exterior, es cuando se ejecuta esta decisión y trasciende al exterior.

Desde un punto de vista jurídico, la libertad puede entenderse de dos maneras:

- El ejercicio de derechos relacionados con las libertades públicas donde el sujeto actúa como ciudadano y el Estado le reconoce unos derechos relacionados con la vida pública. La conducta que ataque estos bienes se regula en otro título, el concerniente a las libertades públicas.

- La libertad puede ser de carácter personal. Un individuo ejerce sus derechos frente a otro individuo. Se trata de libertades individuales que afectan a derechos de carácter privado. Esta libertad es la que se protege en su fase interna, en los delitos de amenazas y coacciones, y en la fase externa, en las detenciones ilegales.

Las causas de justificación en estos delitos no representan la excepción sino la regla general. El error es muy común y hay que estimarlo normalmente como un error de prohibición, contenido en el 14.3 ,CP. Si el error es vencible se castigará el delito con la pena inferior en uno o dos grados y si es invencible se exime de responsabilidad penal.

En lo referente a los atentados contra la integridad moral, el bien es esa integridad moral cuyo ataque supone siempre una actuación contraria a la voluntad del sujeto pasivo que ataca a su dignidad y produce vejaciones. Existen tres posturas con respecto a estos atentados:

- Una parte de la doctrina entiende que estas conductas tratan de infligir un sufrimiento de carácter físico o psíquico a la víctima sin causar ningún tipo de lesión, una situación de dolor

- Otra parte entiende que se protege la dignidad de la persona, que se encuentra atacada en la medida que hay acciones de carácter vejatorio, degradante o humillante. Esta opción aparece la más acertada.

- Por último, algunos creen que se protege la libertad de la persona, ya que se anula la capacidad de decisión de la víctima a través de múltiples métodos como las vejaciones, las humillaciones, o la falta de información respecto de algunos asuntos.

El Art. 173 ,CP regula los delitos contra la integridad moral, en los que la acción típica de esta conducta delictiva consiste en infligir a otra persona un trato degradante menoscabando gravemente su integridad o dignidad moral. Es muy importante distinguir este delito del de torturas, ya que existe una relación de grado con ellas. Las torturas se encuentran en el escalón superior y estas conductas contra la integridad moral en el escalón inferior.

Es un delito residual, ya que se encaja cuando la conducta no encaja en otra figura delictiva o cuando pudiendo incluir la conducta en otros delitos como el de lesiones o coacciones, estos no serían suficientes para valorar el aspecto vejatorio o humillante, este delito se enmarca en un proceso de actuaciones que han de producir una serie de resultados, como que la víctima padezca un sentimiento de humillación. Por ello la jurisprudencia del Tribunal Supremo  interpreta de forma negativa el 173.1 ,CP, considerando que si la conducta tipificada no es tortura será trato degradante.

Se castigará también en el ámbito de cualquier relación laboral o funcionarial a quien, prevaliéndose de su relación jerárquica superior, realice contra otros de forma reiterada actos hostiles o humillantes que, sin llegar a constituir trato degradante supongan un grave acoso contra la víctima. También encuentran acomodo en este precepto las conductas de quienes tengan por objeto impedir el legítimo disfrute de su vivienda, llevándose a cabo actos hostiles o humillantes, incluso sin que lleguen a ser trato degradante.

El resultado de esta acción es un menoscabo grave de la integridad moral. El resultado tiene un importante componente subjetivo, ya que no afectan de la misma manera a una persona u otra los sentimientos de humillación, siendo esto un requisito indispensable del delito. El menoscabo ha de ser grave, en caso de que fuera leve se aplicará la falta del Art. 620 ,CP. El límite entre leve o grave está en la valoración que se haga de ese sentimiento de humillación en el sujeto pasivo.

 El 173.2 ,CP encuadra dentro de esta conducta delictiva la de la violencia de género. Se trata de proteger la salud de la víctima pero cuando todavía no ha sido dañada, buscando proteger la estabilidad familiar. Es exigible una reiteración de esos comportamientos violentos que deben de cumplir una serie de requisitos:

- Debe de haber violencia física o psíquica sin provocar ningún tipo de daño, produciéndose comportamientos violentos y agresivos, considerados como vejatorios o humillantes.

- La violencia debe ser habitual o reiterada , para demostrarlo se atiende al número de actos violentos que deben de ser como mínimo tres y la proximidad temporal entre esas acciones, no siendo necesario que la víctima sea la misma persona sino que sea del mismo entorno familiar, tampoco es necesario que los actos hayan sido enjuiciados, la víctima ha de ser alguno de los sujetos contemplados en el 173.2 ,CP.

No hay versiones para este comentario

Integridad moral
Delito leve
Trato degradante
Coacciones
Vejaciones
Delitos contra la libertad
Hecho delictivo
Delito de amenazas
Detenciones ilegales
Error de prohibición
Responsabilidad penal
Voluntad
Amenazas
Delito de matrimonio forzado
Delito de acoso
Stalking
Dignidad de la persona
Tortura
Acoso
Violencia de género
Violencia
Violencia fisica
Menoscabo grave de la integridad moral